EUR-Lex Access to European Union law

Back to EUR-Lex homepage

This document is an excerpt from the EUR-Lex website

Document 52020IR4616

Dictamen del Comité Europeo de las Regiones — El reinicio de los sectores de la cultura y la creación

COR 2020/04616

OJ C 106, 26.3.2021, p. 38–43 (BG, ES, CS, DA, DE, ET, EL, EN, FR, HR, IT, LV, LT, HU, MT, NL, PL, PT, RO, SK, SL, FI, SV)

26.3.2021   

ES

Diario Oficial de la Unión Europea

C 106/38


Dictamen del Comité Europeo de las Regiones — El reinicio de los sectores de la cultura y la creación

(2021/C 106/08)

Ponente:

Giuseppe VARACALLI (IT/Renew Europe), concejal de Gerace (Calabria)

RECOMENDACIONES POLÍTICAS

EL COMITÉ EUROPEO DE LAS REGIONES

1.

señala que la pandemia de COVID-19 ha puesto de manifiesto de forma dramática la idea que todos defendemos —a saber, que la cultura puede ser la gran baza para el desarrollo social, económico y sostenible de Europa— y, por otro lado, la realidad que afecta a los sectores de la cultura y la creación. Habida cuenta de que el término «sectores de la cultura y la creación» no está definido con precisión y que las transiciones desde unas artes y una cultura financiadas o subvencionadas con fondos públicos hacia operadores y creadores culturales independientes que actúen con criterios comerciales son tan fluidas como los límites del sector, se llama la atención, en particular, sobre los operadores que, en principio, no reciben o apenas reciben apoyo del sector público. Este sector en casi todos los países se basa en gran medida en pequeñas empresas, artistas independientes y otros autónomos de la creación, y se caracteriza por ser un sector vulnerable, a menudo precario, lo que lo ha convertido en uno de los más afectados por la crisis pandémica, como ha puesto de manifiesto el CDR en su Resolución sobre las prioridades para 2020-2025;

2.

recuerda que una de las premisas generales de los sectores de la cultura y la creación (SCC) es que implican «encuentros», esto es, un disfrute colectivo, lo que los ha sometido a un confinamiento que aún no se ha levantado para algunos ámbitos y sus actividades vinculadas y está provocando graves pérdidas económicas y de empleo; otra premisa es que los SCC están intrínsecamente ligados al progreso, la investigación y el crecimiento, así como al patrimonio cultural tangible e intangible. Llama la atención sobre el hecho de que los trabajadores del sector de las artes en vivo se encuentran entre las categorías más perjudicadas por la crisis generada por la pandemia de COVID-19. Estas personas y sus familias corren el riesgo de quedarse sin ingresos para sobrevivir. Pide, por ello, a las instituciones europeas y a los gobiernos nacionales que apoyen a los trabajadores de este sector garantizando que los fondos del programa Europa Creativa lleguen a todas las formas del sector cultural y creativo y a todos los que participan en él, independientemente de su tipo de empleo; en colaboración con los Estados miembros, este apoyo podría materializarse con una renta mínima de supervivencia;

3.

subraya que los artículos 6 y 167 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea establecen que las competencias de la UE en el ámbito de la cultura consisten en apoyar, coordinar o complementar la acción de los Estados miembros. De acuerdo con el principio de subsidiariedad, el CDR apoya las iniciativas de la UE en este ámbito de competencia, ya que ponen de relieve la importante dimensión transnacional y europea de este sector. Los entes locales y regionales tienen competencias importantes por lo que respecta a la promoción del diálogo cultural e intercultural, y, en plena crisis pandémica, también deben coordinar las redes locales y regionales multidimensionales del sector de la cultura que engloben a todos los agentes pertinentes. El presente Dictamen tiene en cuenta los resultados del Barómetro Regional y Local Anual de la UE;

4.

destaca la importancia del arte y la cultura libres e independientes, poniendo de relieve el valor intrínseco de la producción cultural y artística e insistiendo a la vez en la necesidad de fomentarlos como pilares fundamentales para reforzar la identidad europea y poner en valor su función social, e insta a dar a la cultura y al arte un papel más destacado en el debate sobre el futuro de la UE; de este modo también se lograría que los SCC sean considerados prioritarios a nivel nacional generando sinergias con otras políticas y Fondos Estructurales en el próximo período de programación;

5.

propone un diálogo constante con las organizaciones de los SCC para poder desarrollar sistemas de apoyo fácilmente utilizables, dando lugar a una movilización que favorezca la innovación y la educación en el marco de un ecosistema territorial dinámico: creando fondos ad hoc para la creación de redes, regulando la movilidad de los agentes culturales, promoviendo canales especializados y plataformas informáticas donde incluir fichas informativas de artistas, asociaciones, agentes culturales, etc. para favorecer su internacionalización (como sucede con Europass) e impulsando la publicación de todas las convocatorias de licitaciones, medidas y acciones específicas y adaptadas para que los artistas individuales y los profesionales del sector puedan acceder a ellas y beneficiarse de ellas más fácilmente, teniendo en cuenta que muchos de los trabajadores que los SCC emplean son trabajadores autónomos y precarios e integran principalmente pequeñas y medianas empresas, con o sin ánimo de lucro;

6.

recuerda la necesidad de informar aún mejor a los gobiernos regionales y locales sobre las medidas e iniciativas establecidas para los SCC en la UE, aplicando durante este período un mayor seguimiento local y regional de los SCC y reconociendo las competencias regionales y locales en las políticas culturales de cara a la distribución equitativa de los fondos destinados a estos sectores, dado que las instituciones territoriales conocen mejor sus estructuras de base. Un punto de partida podría ser la plataforma existente https://creativesunite.eu, así como el aprovechamiento pleno del potencial de las oficinas nacionales de Europa Creativa;

7.

reitera «la importancia de capitalizar e impulsar las oportunidades digitales para fomentar la cultura de manera interactiva y favorecer la accesibilidad cultural a todos los grupos sociales, sobre todo a los jóvenes, como futuros custodios y promotores del patrimonio cultural» (1). También subraya la necesidad de incrementar la financiación de la UE para cofinanciar estas actividades de digitalización. Esto resulta especialmente pertinente en el contexto de la pandemia actual, en el ámbito de la cultura en general, poniéndose de relieve la brecha digital existente por razones geográficas, económicas y generacionales;

8.

reafirma que «la cultura debe situarse en el centro de las relaciones internacionales de la Unión» y que en el ámbito de la diplomacia internacional «han surgido formas y enfoques alternativos», entre ellos la diplomacia cultural (2). Sostiene asimismo que la diplomacia cultural europea debería centrarse en la promoción de la UE y sus Estados miembros, así como de los entes locales y regionales, también a través de intercambios educativos y culturales, dirigiéndose a la opinión pública y a terceros países ayudando así a promover una imagen positiva de la UE y sus Estados miembros y regiones, como recurso identitario que refuerce la cohesión social y el diálogo. Para seguir manteniendo la posición de vanguardia que ocupan las diversas formas de expresión141 de cultural europeas en la era posterior a la COVID-19 es necesario un cambio de paradigma en el que tomemos una mayor conciencia no solo de lo que tenemos y debemos promover —también mediante formas alternativas y virtuales—, sino sobre todo del potencial de creación y la capacidad de interacción con otros sectores (fertilización cruzada) en todos los campos de las artes y la cultura. La pandemia de COVID-19 nos ha hecho comprender la importancia de reforzar y desarrollar la diplomacia cultural de la UE y de estar en condiciones de competir con un mayor abanico de productos culturales y una mayor innovación en un mundo en el que han surgido nuevas potencias, también en la esfera de la cultura; de hecho, la coyuntura derivada de la COVID-19 constata la importancia del trabajo en red y de la promoción de circuitos de actuaciones de artes escénicas, circo y también expositivos para poder compartir proyectos que trascienden de lo local y autonómico; por ello se precisa diseñar un circuito de cada subsector artístico para empezar a operar giras e itinerancias en el año 2022;

9.

subraya al mismo tiempo la importancia permanente de promover el acceso tradicional al patrimonio original con el fin de promover y preservar el patrimonio común artístico, histórico y judeocristiano de Europa;

10.

considera que las convocatorias de la Unión Europea también deben destinarse a premiar en mayor medida proyectos que fomenten el papel social de la cultura, la experimentación y la innovación en las artes visuales contemporáneas, destinados a la regeneración de zonas urbanas periféricas, rurales o desfavorecidas, escuelas, hospitales, casas de acogida o centros penitenciarios, otorgando premios a artistas y creativos por la realización de un proyecto cultural europeo de gran escala que, por una parte, apueste por el arte contemporáneo y la innovación y, por otra, produzca unos resultados capaces de conectar de una manera original, innovadora y sensible con los destinatarios, con la colectividad, contribuyendo así a desarrollar nuevos modelos de calidad de vida;

11.

solicita que se entablen diálogos con los distintos Estados miembros con vistas a adoptar instrumentos que sean capaces de captar la compleja diversidad de subsectores de los SCC, subsectores que no en todos los casos pueden beneficiarse de medidas de protección para los trabajadores. Invita a considerar un sistema de protección social general que permita el acceso a ayudas y subsidios ante determinadas situaciones adaptando el sistema existente para hacerlo menos rígido y obsoleto y proporcionando nuevos marcos normativos adaptados a los nuevos mecanismos de creación, producción y distribución que existen en el sector, haciendo hincapié en la creatividad, para reconocer la profesionalidad de los agentes culturales; y, en este contexto, es necesario defender la necesidad de incorporar al cuerpo de trabajadores de la Administración pública los titulados de Arte Dramático y otros titulaciones relativas a la creación y que no están insertadas en la Administración para contribuir al desarrollo de programas transversales desde la perspectiva actoral, audiovisual y teatral; en definitiva desde la creación;

12.

subraya la urgente necesidad de garantizar un marco legislativo cierto donde se recoja expresamente la salud y la seguridad de todos los trabajadores culturales y artistas en su entorno de trabajo y de tener plenamente en cuenta las precarias condiciones de trabajo de los SCC en este período de pandemia y mientras dure la recuperación de sus consecuencias;

Relación con las prioridades políticas

13.

expresa su preocupación por la situación de los SCC, a pesar de las medidas transversales y sectoriales aplicadas desde el inicio de la pandemia de COVID-19;

14.

acoge con satisfacción el acuerdo sobre el programa Europa Creativa alcanzado en diciembre de 2020 entre el Consejo y el Parlamento Europeo, y en particular la ayuda de 2 200 millones EUR garantizada a los artistas. Este acuerdo reconoce la importancia de los sectores de la cultura y la creación y supone un incremento significativo de la ayuda a un sector que necesitará una asistencia sustancial a lo largo de toda la fase de recuperación;

15.

subraya la necesidad de apostar por actividades culturales sostenibles, favoreciendo la inversión sin límite de edad en artistas y otros creadores culturales que generen valores como, por ejemplo, democracia, apertura al mundo, integración social, inclusión y conciencia sobre el medio ambiente, y para el disfrute público del arte, promoviendo su impulso y reactivación a través de los programas de la UE y facilitando el acceso a un abanico de instrumentos de apoyo financiero sostenibles, tales como subvenciones públicas, capital riesgo y acceso a créditos a largo plazo con condiciones de reembolso favorables;

16.

acoge con satisfacción la decisión de facilitar la participación de proyectos culturales de pequeña escala en el programa Europa Creativa simplificando sustancialmente los procedimientos burocráticos, principalmente en la fase de solicitud; recomienda además integrar las inversiones en cultura de los distintos fondos de la UE, simplificar los procedimientos y ampliar cuando proceda la posibilidad de cofinanciación hasta el 80 % para los proyectos llevados a cabo por agentes pequeños, a la vez que se ofrece la posibilidad de que el porcentaje restante sea cubierto por fundaciones, entidades bancarias e instituciones. Se une en ese sentido a la petición del Parlamento Europeo de que «se ofrezca a los sectores e industrias de la cultura y la creación un apoyo de una cuantía considerable y basado principalmente en subvenciones, con el fin de garantizar los medios de subsistencia de las comunidades locales» y coincide en la necesidad de «[destinar] a los sectores e industrias de la cultura y la creación, en función de sus necesidades específicas, al menos el 2 % del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia dedicado a la recuperación» (3). Pide que los SCC se integren en el REACT-UE, insistiendo en la necesidad de integrar la cultura en las políticas nacionales mediante la aplicación del REACT-UE y del Instrumento Europeo de Apoyo Temporal para Atenuar los Riesgos de Desempleo en una Emergencia (SURE), para evitar que los costes de la cultura repercutan en los presupuestos de las ciudades y regiones, ya afectados durante la pandemia de COVID-19, e invita a recurrir a la financiación en cascada (Cascade Funding), mecanismo ya previsto por la Comisión Europea con el nombre de Financial Support for Third Parties (apoyo financiero a terceros);

17.

está de acuerdo con la necesidad de crear un portal único de la UE que combine información de todos los programas de la UE que financian el patrimonio cultural (4);

18.

acoge con satisfacción el creciente interés y esfuerzo de los entes locales y regionales de toda Europa para promover visiones y acciones compartidas en los Estados miembros. Espera que puedan reproducirse en otros países iniciativas análogas a las establecidas en el marco de la Carta de Agrigento (5), suscrita por cientos de alcaldes y por los presidentes de las regiones italianas y compartida por asociaciones particularmente representativas y por el Comité Europeo de las Regiones (6);

19.

espera que el sector del patrimonio cultural pueda en todo momento permitir la participación —a pesar de las restricciones provocadas por la pandemia de COVID-19—, la sostenibilidad, la protección y la innovación (los cuatro pilares sobre los que se proyectaron las iniciativas del Año Europeo del Patrimonio Cultural) y que, dada la crisis provocada por la COVID-19, los incrementos de los fondos para Europa Creativa pasen a ser estructurales y se gestionen directamente por los entes regionales;

20.

los profesionales del patrimonio cultural son los mejor posicionados para comunicar a toda la comunidad los beneficios vitales del patrimonio cultural para la economía, la cultura, el medio ambiente y la sociedad;

21.

defiende un papel más importante para los creadores, artistas, personal técnico y otros agentes culturales y del patrimonio, no solo como meros «medios» para aumentar la economía y la competitividad; De hecho, la situación de la COVID-19 ha puesto de manifiesto, más si cabe, la necesidad de implementar la cultura en el sistema educativo de forma transversal y curricular. En este sentido, es de vital importancia la inclusión, en el horario lectivo, de las artes escénicas;

22.

expresa su especial preocupación por la creciente escasez de artesanos cualificados, profesionales de la restauración y expertos en patrimonio. Pide a las instituciones europeas que incluyan la preservación de prácticas y conocimientos valiosos en futuras iniciativas de conservación del patrimonio cultural;

Dimensión local o regional específica

23.

solicita, garantizando el respeto de la complementariedad y la subsidiariedad —principio rector de la UE en el ámbito de las relaciones culturales—, una mayor acción de los Estados miembros, que podrían realizar acciones de apoyo o coordinación con vistas a definir un enfoque estratégico europeo para reiniciar los SCC;

24.

reconoce el papel clave que han desempeñado los entes locales y regionales en la promoción, el fomento y el apoyo de las actividades culturales relacionadas con la música, las artes plásticas, el folclore, las artes escénicas, las artes audiovisuales, las publicaciones, el patrimonio cultural, etc., mediante subvenciones que han ayudado a mejorar las condiciones de los beneficiarios durante los meses de cierre o reducción de aforo de los espacios públicos como consecuencia de las medidas sanitarias contra la COVID 19, pero también a través de otras medidas de apoyo, como por ejemplo proporcionar gratuitamente salas para actividades culturales o facilitar el uso de los espacios públicos;

25.

recuerda que, cuando se habla de cultura y creatividad, no siempre nos referimos a objetos materiales; a veces, de hecho, cultura y creatividad se subliman en lo intangible, haciendo del propio artista una obra de arte, cosa que sucede con cantantes y bailarines, malabaristas y trapecistas, músicos y mimos, o actores y acróbatas. Cada uno de ellos participa en la transmisión de tradiciones y costumbres, crea emociones, transmite sentimientos, promueve el territorio, atrae a turistas y supera todo tipo de barreras psicológicas pero, a veces, no logra superar las estructurales que en este momento se ven acentuadas por la pandemia. La experiencia de los profesionales del patrimonio cultural es un bien público único que es esencial para lograr calidad, valores y sostenibilidad en la protección y preservación del patrimonio. Las administraciones deben por ello adoptar medidas estratégicas dirigidas a la protección de los diferentes ecosistemas culturales;

26.

aboga por una intervención de la UE para activar las colaboraciones oportunas entre los Estados miembros, destinadas a apoyar, promover y reactivar los distintos subsectores de los SCC cuya actividad ha quedado detenida por la pandemia de COVID-19. Cada subsector tiene características y necesidades distintas y requiere unos espacios diferentes y un trato diferente, pero todos ellos contribuyen a crear oportunidades regionales para el turismo y para el desarrollo social, económico y cultural de las regiones. Entre otros muchos ejemplos en ese sentido cabe citar el patrimonio cultural, el material, con la gestión extremadamente compleja de monumentos y sitios arqueológicos –incluidos los subacuáticos– museos, archivos y bibliotecas; y el inmaterial –festejos regionales y locales, gastronomía, artesanías–; las actividades de divulgación, desde conferencias a eventos como las capitales europeas de la cultura; las artes escénicas y espectáculos, música y danza, desde la ópera, los circos, hasta los artistas callejeros; la industria creativa, incluidos el cine, edición, diseño, publicidad, así como la radio y televisión; las artes gráficas, la escultura, la pintura, la arquitectura; y las instituciones y fundaciones culturales;

27.

exhorta a los entes locales y regionales a utilizar los fondos de la UE y los distintos programas y medidas para promover a artistas individuales, sobre todo a los menos conocidos pero ya presentes en el sector, impulsando desde este mismo momento oportunidades eventos e intercambios, también virtuales, que permitan hacer emerger el rico potencial creativo que se esconde en los territorios, haciendo de estos artistas embajadores y promotores de sus propias culturas como muchos lo fueron en el pasado. Colectivamente, consiguen crear un carácter europeo común, manteniendo en ocasiones las peculiaridades propias de los distintos países y regiones. Pide que se fomente una estrecha colaboración con los servicios nacionales del programa Europa Creativa para aumentar el conocimiento y la información en los territorios y aboga por facilitar también, en el marco de este programa, la colaboración entre las regiones;

28.

apoya firmemente la decisión del Consejo y del Parlamento Europeo de dar prioridad en el capítulo cultural a la cooperación transfronteriza a fin de reforzar la cooperación transnacional y la dimensión transfronteriza de la creación, circulación y visibilidad de las obras europeas, así como la movilidad de los operadores culturales y creativos. Expresa su disposición a contribuir a la elaboración de un «estatuto de artista europeo» en cooperación con el Parlamento Europeo; a este respecto, pide que se preste especial atención a los artistas de las regiones europeas más alejadas. Coincide con el Parlamento Europeo en la necesidad de «proteger el empleo en el sector del patrimonio cultural, de apoyar a los profesionales de la restauración y a los expertos en materia de patrimonio y de dotarlos de los medios necesarios para proteger los sitios del patrimonio europeo» (7); también recuerda que no hay que olvidar a los profesionales del patrimonio cultural, que trabajan en entornos interdisciplinarios e intersectoriales y combinan enfoques tradicionales, creativos e innovadores para salvaguardar el patrimonio irremplazable de Europa para las generaciones futuras. Por ello, aboga por promover una mayor movilidad al permitir que los profesionales del patrimonio cultural validen toda la amplitud de sus conocimientos y habilidades formales y no formales;

29.

reitera algo que siempre ha estado claro para quienes trabajan en la esfera de la cultura: las ciudades y regiones capaces de poner en valor su historia, transmitir su relato, renovarse y reinventarse, creando espacios para economías ligeras, creativas y sostenibles, no solo atraerán a los turistas y a las actividades económicas que estos generan, sino que también favorecerán la implantación de empresas, el valor inmobiliario de la zona y el equilibrio generacional e intercultural en unas sociedades que en la actualidad son estructuralmente multirraciales y pluriconfesionales;

30.

invita a los entes territoriales a que, en sus esfuerzos para apoyar un reinicio de las artes se abran a la experimentación y a interesarse por la multitud de nuevos proyectos y planteamientos que están surgiendo en el momento actual, en el que se necesita un cambio de paradigma para revitalizar los SCC. La regeneración de las zonas urbanas y las regiones debería implicar proyectos sencillos que hagan más fácil el acceso de todos al conocimiento, también en las zonas periféricas y las regiones menos desarrolladas o ultraperiféricas, a través de las infraestructuras culturales ya existentes o en proyecto y su integración e implicación en el territorio, y la realización de los planes de tutela y conservación del patrimonio histórico de dichas áreas;

31.

considera necesario diseñar soluciones creativas para la recuperación, regeneración, reinterpretación y gestión de las propias zonas, que podrán ir desde operaciones virtuales e intangibles en relación con el entorno a intervenciones físicas en la ubicación en cuestión, recurriendo, por ejemplo, a las artes visuales, escénicas y relacionales, a las artes aplicadas, a la comunicación, a la manufactura digital, a la realidad virtual, haciendo partícipes a las comunidades a través de actividades que estimulen la cohesión social y el desarrollo de redes interpersonales caracterizadas por la aplicabilidad y la sostenibilidad. Cabe citar como ejemplo el itinerario artístico «Fiumara d’Arte», un recorrido interprovincial al aire libre marcado por obras de artistas de fama mundial: a través de eventos específicos, estas obras actúan como catalizadores de nuevos talentos que tienen así la oportunidad de darse a conocer. Se desarrolla de este modo la cultura local reforzando su identidad y sus peculiaridades, creando un valor único e intransferible de base local que destaca los factores culturales, también a escala europea;

32.

recuerda las posiciones ya expresadas sobre la iniciativa «Capitales Europeas de la Cultura», que ha contribuido a poner de relieve la riqueza, la diversidad y los aspectos comunes de las culturas europeas. Se considera necesario continuar con esta y otras iniciativas que, al igual que la del «Sello de Patrimonio Europeo», podrían aprovecharse aún más. En efecto, es importante desarrollar el conocimiento cultural y creativo, sobre todo en las generaciones más jóvenes, sin subestimar la importancia del turismo y el turismo escolar, que están sufriendo no menos gravemente que los SCC y no pueden funcionar de forma virtual;

33.

subraya la importancia del voluntariado en la protección del patrimonio cultural, por lo que acoge con satisfacción la convocatoria específica en el marco del Cuerpo Europeo de Solidaridad referida al patrimonio cultural;

Observaciones generales

34.

considera necesario promover en toda Europa la difusión de la cultura y la creación artística y la promoción internacional de artistas, curadores de arte, críticos y otros creadores culturales así como creadores vinculados a otras disciplinas, a través de convocatorias que insistan en el papel social del arte y de la cultura y en las que participen entes locales y regionales, instituciones culturales en sentido estricto, escuelas, hospitales, casas de acogida y centros penitenciarios liderando proyectos destinados a la regeneración de zonas e inmuebles urbanos periféricos o vulnerables. Los proyectos deberían prever la colaboración entre entidades europeas de distintos países y una fase de promoción en varios Estados de la UE y dar lugar a obras que sean capaces de conectar de una manera original, innovadora y sensible con la colectividad, contribuyendo así a desarrollar nuevos modelos de calidad de vida y marcando un oportuno cambio de ritmo hacia una verdadera democratización de la cultura y ampliación de la participación ciudadana; igualmente se deben promover las nuevas formas de innovación de gestión cultural, con la potenciación de incubadoras de proyectos e iniciativas culturales;

35.

sostiene la necesidad de producir nuevas obras, pero sobre todo de utilizar el arte y la cultura para respaldar objetivos sociales más integrados, estructurados y eficientes, especialmente en una época de crisis del mercado, tanto sistémicas como debidas a la pandemia de COVID-19. En particular, inspirándose libremente en el sistema «Art bonus» creado por el Gobierno italiano que se ha traducido en buenas prácticas de mecenazgo, podrían crearse convocatorias y concursos destinados a favorecer el encargo de obras de artistas y creadores culturales europeos contemporáneos por parte de particulares y empresas, que el comprador se comprometería a exponer públicamente durante un período determinado; en instituciones museísticas e incluso promover su itinerancia;

36.

subraya, en relación con las «agrupaciones culturales» o los «distritos creativos», que la crisis de la COVID-19 ha hecho necesario situar a las ciudades y regiones en el centro de las redes de conocimiento con el fin de que se beneficien plenamente de la libre circulación de ideas, capitales y personas en la economía de redes mundial. El apoyo de los entes locales y regionales es esencial para el desarrollo de estas agrupaciones, pero también deben estar interconectadas en redes de conocimiento integradas y escalables, europeas y mundiales, para mejorar su eficacia. Por ello, las instituciones de la UE deberían apoyar financieramente a los entes locales y regionales, así como a los agentes locales, para la realización de este tipo de proyectos;

37.

invita a tratar a los SCC como productores de bienes de primera necesidad, de forma que, en caso de nuevos acontecimientos extraordinarios como la pandemia de COVID-19, no se vean penalizados por un confinamiento. Por lo tanto, será necesario ser previsores y establecer directrices comunes para que puedan seguir operando, aunque con restricciones en cuanto a su accesibilidad;

38.

acoge con interés el nuevo «Bauhaus europeo», anunciado por la presidenta Von der Leyen, en el marco de la estrategia «Oleada de renovación», al considerar necesario alimentar una nueva estética europea basada en la necesidad social de belleza, en las interconexiones entre las realidades existentes, la regeneración y el medio ambiente, y en el desarrollo y la utilización de materiales medioambientalmente sostenibles, siguiendo el ejemplo del trabajo del grupo Superstudio de Milán;

39.

reitera, en este sentido, su petición anterior de que «se incrementen en la nueva agenda urbana las inversiones en cultura y en planes de utilización y gestión participativa y sostenible del patrimonio cultural, incluido el abandonado o en desuso», además de promover su conservación y difusión, «aprovechando al máximo las iniciativas innovadoras promovidas por los municipios y los procesos de cooperación impulsados por los actores locales» (8).

Bruselas, 5 de febrero de 2021.

El Presidente del Comité Europeo de las Regiones

Apostolos TZITZIKOSTAS


(1)  Dictamen del Comité Europeo de las Regiones — La cultura en una Unión que se esfuerza por lograr más resultados: el papel de las regiones y de las ciudades (DO C 141 de 29.4.2020, p. 39).

(2)  Dictamen del Comité Europeo de las Regiones — Hacia una estrategia de la UE para las relaciones culturales internacionales (DO C 207 de 30.6.2017, p. 95).

(3)  Resolución del Parlamento Europeo, de 17 de septiembre de 2020, sobre la recuperación cultural de Europa [2020/2708(RSP)].

(4)  Proyecto de informe de la Comisión CULT del Parlamento Europeo, 2019/2194 (INI).

(5)  La Carta de Agrigento, firmada en Roma el 30 de octubre de 2019, tiene por objeto promover políticas eficaces para mejorar el disfrute del patrimonio cultural comunitario (http://www.anci.it/wp-content/uploads/Carta-di-Agrigento-per-una-nuova-Agenda-europea-della-Cultura.pdf).

(6)  Dictamen del Comité de las Regiones — La cultura en una Unión que se esfuerza por lograr más resultados: el papel de las regiones y de las ciudades (DO C 141 de 29.4.2020, p. 39), punto 20.

(7)  Resolución del Parlamento Europeo, de 17 de septiembre de 2020, sobre la recuperación cultural de Europa [2020/2708(RSP)].

(8)  Dictamen del Comité de las Regiones — La cultura en una Unión que se esfuerza por lograr más resultados: el papel de las regiones y de las ciudades (DO C 141 de 29.4.2020, p. 39).


Top