52001PC0388

Propuesta de directiva del Consejo relativa a las condiciones en las que los nacionales de terceros países pueden viajar libremente en el territorio de los Estados miembros durante un período no superior a tres meses por la que se introduce una autorización específica de viaje y por la que se fijan las condiciones de entrada para desplazamientos de una duración no superior a seis meses /* COM/2001/0388 final - CNS 2001/0155 */

Diario Oficial n° 270 E de 25/09/2001 p. 0244 - 0250


Propuesta de DIRECTIVA DEL CONSEJO relativa a las condiciones en las que los nacionales de terceros países pueden viajar libremente en el territorio de los Estados miembros durante un período no superior a tres meses por la que se introduce una autorización específica de viaje y por la que se fijan las condiciones de entrada para desplazamientos de una duración no superior a seis meses

(presentada por la Comisión)

ÍNDICE

1. Antecedentes

2. Derecho derivado de la cooperación intergubernamental de Schengen

3. ¿Por qué una nueva propuesta de Directiva- y ¿con qué contenido-

4. Una nueva Directiva ¿para qué Estados-

4.1. Dinamarca :

4.2. Reino Unido e Irlanda :

4.3. Noruega e Islandia :

5. Base jurídica

6. Subsidiariedad y proporcionalidad

7. Comentarios de los artículos

8. Propuesta de directiva del Consejo

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

1. Antecedentes

Está previsto que, de conformidad con lo dispuesto en el número 3) del artículo 62 del TCE, el Consejo adopte, en el plazo de cinco años a partir de la fecha de entrada en vigor del Tratado de Amsterdam, "medidas que establezcan las condiciones en las que los nacionales de terceros países puedan viajar libremente en el territorio de los Estados miembros durante un período no superior a tres meses". Tales medidas, de ejecución del número 3) del artículo 62, deben, sin embargo, tener en cuenta las disposiciones vigentes del acervo de Schengen integrado en la Unión, que contemplan la libre circulación de nacionales de terceros países durante períodos de corta duración (Capítulo 4 del Título II del Convenio de aplicación el Acuerdo de Schengen, artículos 19-24).

En el «Marcador para supervisar el progreso en la creación de un espacio de libertad, seguridad y justicia en la Unión Europea» se mencionan la propuesta y aprobación de medidas relativas a la libre circulación en el territorio de los Estados miembros a lo largo del año 2001. La Comisión y los Estados miembros tienen derecho de iniciativa en la materia.

Aunque algunos Estados miembros hayan tomado iniciativas puntuales en la materia sobre algunos aspectos de "la libre circulación de nacionales de terceros países" [1], una de las cuales, la iniciativa francesa, fue aprobada por el Consejo JAI los días 28/29 de mayo [2], la Comisión consideró, y así lo destacó en una declaración formulada con motivo de la aprobación de dicha iniciativa, que era conveniente presentar una propuesta que agrupara en un mismo instrumento jurídico todos los elementos fragmentarios por los que se definen las condiciones de dicha libre circulación durante un período no superior a tres meses dentro de un plazo de seis meses, así como durante un período no superior a seis meses en el territorio de los Estados miembros, sin permanecer más de tres meses en el territorio de un Estado miembro por períodos de doce meses. Una propuesta de este tipo:

[1] Iniciativa de la República Portuguesa con vistas a la adopción del Reglamento del Consejo relativo al período durante el cual los nacionales de países terceros, exentos de la obligación de visado, pueden circular libremente en el territorio de los Estados miembros (DO C 164 de 14.6.2000, p. 6).

[2] DO L 150 de 6.6.2001, p. 4, Reglamento n° 1091/2001 de Conseil.

- responde a las conclusiones del Consejo Europeo de Tampere ( 22), en la medida en que contribuye "al desarrollo de una activa política común en materia de visados"

- constituye una "comunitarización" y una adaptación al sistema del Tratado constitutivo de la Comunidad Europea, al tiempo que desarrolla un elemento sustancial del acervo de Schengen.

- representa una solución, basada en el Derecho comunitario, para los nacionales de terceros países que tengan un interés legítimo en entrar para desplazarse durante un período no superior a seis meses, sin permanecer más de tres meses en el territorio de un Estado miembro.

2. Derecho derivado de la cooperación intergubernamental de Schengen

Los Estados miembros que operan en el marco de Schengen han desarrollado una amplia cooperación en materia de condiciones en que los nacionales de terceros países pueden viajar dentro de un espacio sin fronteras interiores en estancias de corta duración.

En principio, en el acervo de Schengen se contemplan dos categorías de disposiciones relativas a las estancias en el espacio sin fronteras:

a) La primera categoría se refiere a las disposiciones para estancias no superiores a tres meses. Este caso hipotético se regula para tres grupos de nacionales de terceros países, es decir:

- los extranjeros en estancias cortas sujetos a la obligación de visado (artículo 19),

- los extranjeros en estancias cortas exentos de visado (punto 1 del artículo 20),

- los extranjeros titulares de un permiso de residencia expedido por un Estado Schengen (artículo 21).

b) La segunda categoría se refiere a las estancias superiores a tres meses.

El artículo 18 del Convenio de aplicación del acuerdo de Schengen estipula que los visados para una estancia superior a tres meses serán visados nacionales expedidos con arreglo a la legislación nacional.

Para los nacionales de terceros países que no estén sujetos a la obligación de visado, la disposición del apartado 2 del artículo 20 del Convenio de aplicación de Schengen prevé el derecho de los Estados miembros a prolongar más allá de tres meses la estancia de un nacional de un tercer país (no sujeto a la obligación de visado) en su territorio en circunstancias excepcionales o en aplicación de las disposiciones de un acuerdo bilateral suscrito antes de la entrada en vigor del Convenio de aplicación Schengen.

Efectivamente. algunos terceros países han suscrito acuerdos bilaterales con la totalidad o una parte de los Estados Schengen. Por lo tanto, los nacionales de estos terceros países pueden en la práctica, si no dejan el espacio Schengen, acumular sucesivamente el derecho a una estancia corta que les concede bilateralmente cada uno de los Estados miembros sobre la base del régimen de exención de visado. Pueden así viajar durante un período máximo de estancia (E) igual a tres meses multiplicados por el número de Estados miembros (EM) con los que exista dicho acuerdo bilateral de exención de visado (E = EM x 3 meses).

3. ¿Por qué una nueva propuesta de Directiva- y ¿con qué contenido-

La Comisión considera que las distintas disposiciones vigentes sobre la libre circulación de nacionales de terceros países en el territorio de los Estados miembros requieren un enfoque global, que permita dotar de coherencia al conjunto y garantizar una interpretación idéntica de las condiciones impuestas a las distintas categorías de nacionales de terceros países.

Respecto del apartado 2 del artículo 20, que permite a algunos nacionales de terceros países gozar de una estancia ilimitada (E = EM x 3 meses) sobre la base de los acuerdos bilaterales, hay que tener en cuenta que los Estados Schengen han considerado que tal situación no era compatible con el espíritu de un espacio sin fronteras: El Comité Ejecutivo había aprobado una decisión sobre la armonización de los acuerdos relativos a la supresión de la obligación de visado (SCH/Com-ex (98) 24 [3] del 23.6.1998) con el fin de armonizar algunas disposiciones. Esta decisión del Comité Ejecutivo obliga a los Estados miembros a introducir algunas cláusulas estándar en los acuerdos bilaterales de supresión de visado que negocien y, en particular, una cláusula que limite a tres meses por períodos de seis meses la duración total de la estancia autorizada en exención de visado, calculada para el conjunto del espacio Schengen.

[3] Esta decisión figura en la lista de los elementos del acervo de Schengen integrados en el marco de la UE pero respecto de la cual el Consejo decidió que no debía ser objeto de un desglose entre el primero y el tercer pilar debido a que "se trata de una disposición relativa a un ámbito que ni entra dentro de la actividad de la Comunidad ni forma parte de los objetivos de la Unión Europea, estando por lo tanto relacionada con alguno de los ámbitos en que los Estados miembros se reservaron libertad de acción" (véase Anexo B 3ª parte y considerando 4f de la Decisión n° 1999/435 del Consejo)

De lo que precede se desprende que, después de la entrada en vigor del Tratado de Amsterdam, los acuerdos bilaterales de exención de visado ya no podrán justificar la posibilidad de viajar de facto en el espacio sin fronteras durante más de tres meses. Lo contrario se opondría a la idea de la creación de un espacio único de libertad, seguridad y justicia y no sería compatible con la limitación de las estancias cortas exentas de visado establecida en el número 3 del artículo 62 del TCE. Un espacio sin fronteras exige una política común en materia de libre circulación en los territorios de los Estados miembros.

Sin embargo, varias categorías de nacionales de terceros países pueden tener un interés legítimo en pasar una estancia de una duración entre tres y seis meses en el espacio sin fronteras (músicos, estudiantes, turistas, visita familiar...), sin que por ello su situación sea asimilable a la inmigración. El objetivo de la presente Directiva es regular las condiciones de entrada con vistas a desplazamientos de este tipo.

Ante dicha situación se imponen las siguientes conclusiones :

De lo anteriormente dicho se desprende, en primer lugar, que es preciso fijar las condiciones en las que los nacionales de terceros países pueden viajar libremente en el territorio de los Estados miembros durante un período no superior a tres meses.

En segundo lugar, conviene constatar que la posibilidad que ofrece el apartado 2 del artículo 20 del Convenio de aplicación de Schengen a los Estados miembros de concluir acuerdos bilaterales, está excluida en virtud del número 3) del artículo 62 del Tratado.

En estas circunstancias, es preciso, por consiguiente, prever una disposición comunitaria relativa a aquellas personas que contemplen desplazarse en el espacio sin fronteras durante un período entre tres y seis meses, sin permanecer más de tres meses en el territorio de un Estado miembro.

En tercer lugar es necesario legiferar - y respetar el plazo de cinco años impuesto por el Tratado de Amsterdam para transformar el acervo de Schengen en un instrumento jurídico «clásico» del Tratado. La iniciativa portuguesa mencionada en el apartado 1 se refiere al período durante el cual los nacionales de terceros países, exentos de la obligación de visado, pueden viajar libremente en el territorio de los Estados miembros [4]. Se limita exclusivamente a los nacionales de terceros países exentos de visado y deja sin definir algunos aspectos comunes a todas las categorías que tienen acceso al «espacio Schengen» para estancias cortas.

[4] DO C 164 de 14.6.2000, p. 6.

La propuesta francesa referente al Reglamento relativo a la libre circulación con visado para estancias de larga duración, que fuera aprobado por el Consejo los días 28/29 de mayo de 2001 [5], se propone, por su parte, dar al visado para estancias de larga duración el valor concomitante de un permiso de residencia durante tres meses, a la espera de la expedición del permiso de residencia.. En efecto, anteriormente, el titular de un visado para estancias de larga duración no podía efectuar sino un tránsito en los territorios de los otros Estados Schengen para dirigirse al país que le había expedido el visado. Para garantizar un enfoque global, la presente Directiva recoge el objetivo del Reglamento, es decir dar al titular de un visado para estancias de larga duración la posibilidad de viajar libremente durante un período de tres meses.

[5] DO L 150 de 6.6.2001, p. 4.

Todas los factores anteriormente mencionados han llevado a la Comisión a considerar que era necesario integrar en un único instrumento todas las disposiciones relativas a la circulación de los nacionales de terceros países en un espacio sin fronteras, con el fin de garantizar la transparencia necesaria y la seguridad jurídica.

La presente propuesta de Directiva contempla, en síntesis, las siguientes medidas :

a) fijar las condiciones que deben reunir, para poder viajar libremente durante un período no superior a tres meses dentro de un plazo de seis meses, los nacionales de terceros países que se encuentran legalmente en el territorio de un Estado miembro y que

- están sujetos a la obligación de visado;

- están exentos de la obligación de visado;

- están en posesión de un permiso de residencia expedido por un Estado miembro (para estas personas el permiso de residencia equivale a un visado para estancias de corta duración en caso de que estén sujetas al régimen de visado);

- están en posesión de un visado para estancias de larga duración expedido por un Estado miembro a la espera de un permiso de residencia.

b) introducir una autorización específica de viaje para los nacionales de terceros países que prevean desplazarse en el territorio de los Estados miembros durante un período no superior a seis meses dentro de un plazo de doce meses, así como las condiciones y los procedimientos administrativos referentes a la misma. Los beneficiarios de esta autorización específica de viaje no pueden residir más de tres meses en el territorio de un mismo Estado miembro;.

c) responder a la necesidad de transformar las disposiciones relativas a la expulsión en un instrumento jurídico «clásico» del Tratado, en caso de que el nacional de un tercer país ya no reúna las condiciones para poder viajar libremente en el territorio de los Estados miembros o para ser beneficiario de una autorización específica de viaje.

d) tener en cuenta la disposición relativa a la declaración de presencia de los nacionales de terceros países prevista en el artículo 22 del Convenio de aplicación de Schengen, transformándola en una disposición facultativa. En efecto, los Estados miembros son los que encuentran en la mejor situación para evaluar la conveniencia o no de obligar a los nacionales de terceros países a declarar su presencia y, en caso afirmativo, de fijar las condiciones de aplicación de esta medida.

e) recoger el objetivo del Reglamento del Consejo relativo a la libre circulación con visado para estancias de larga duración;

f) tener en cuenta las modificaciones que deben aportarse a la Instrucción Consular Común y al Manual Común.

A este respecto, conviene destacar los dos elementos siguientes :

En primer lugar, habida cuenta de la naturaleza de la autorización específica de viaje, es necesario integrar en el presente instrumento los elementos de base relativos a los procedimientos de expedición de la autorización específica de viaje, y, en particular, hacerle aplicable mutatis mutandis las instrucciones relativas a los procedimientos de expedición de un visado de corta duración, establecidas por la Instrucción consular común.

De ello se deriva, en segundo lugar, la necesidad de adaptar la Instrucción Consular Común y el Manual Común a las disposiciones relativas a la autorización específica de viaje que tengan eficacia normativa. Estas modificaciones se efectúan por las disposiciones que figuran en los Anexos.

A eso se añade la necesidad de adaptar estos dos instrumentos a aquellas disposiciones relativas a la libre circulación de los nacionales de terceros países titulares de un visado para estancias de larga duración que tengan eficacia normativa.

Finalmente, la Comisión hace hincapié en que conviene tener en cuenta los objetivos definidos en Tampere, a saber, por una parte, la voluntad de ofrecer a los nacionales de terceros países que residan legalmente en el territorio de los Estados miembros derechos y obligaciones comparables a los de los ciudadanos de la Unión Europea y, por otra parte, la necesidad de definir a largo plazo un estatuto uniforme para las personas a las que se concede asilo [6] .

[6] Véase la Comunicación de la Comisión COM (2000) 755 final de 22.11.2000 y, en particular, su apartado 3.3.

4. Una nueva Directiva ¿para qué Estados-

Las bases jurídicas de la presente propuesta se encuentran en el Título IV del Tratado y suponen un desarrollo del acervo "Schengen". Por lo tanto, debe proponerse y aprobarse, respetándose los Protocolos anexos al Tratado de Amsterdam.

Consecuencias derivadas de los distintos Protocolos :

4.1. Dinamarca :

Dinamarca, en principio, de acuerdo con el Protocolo anejo al Tratado de Amsterdam sobre la posición de Dinamarca, no participa en la adopción por el Consejo de medidas propuestas en virtud del Título IV del Tratado CE. No obstante, puesto que se trata de una propuesta o iniciativa de desarrollo del acervo de Schengen según lo dispuesto en el Título IV, Dinamarca puede, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 5 del Protocolo anteriormente mencionado, decidir incorporar esta decisión a su Derecho nacional. Esta decisión creará una obligación de Derecho público internacional entre Dinamarca y los otros Estados miembros mencionados en el artículo 1 del Protocolo por el que se integra el acervo de Schengen en el marco de la Unión Europea.

En cuanto a la autorización específica de viaje para nacionales de terceros países que piensen desplazarse en el territorio de dos o varios Estados miembros durante un período no superior a seis meses, hay que tener en cuenta que el objetivo de esta medida es regular el supuesto del apartado 2 del artículo 20 del Convenio de aplicación de Schengen de conformidad con las disposiciones del Tratado CE (número 2) del artículo 62 y número 3) del artículo 63). Como ya se ha mencionado, este caso hipotético existe en la práctica bajo el régimen Schengen. En efecto, varios terceros Estados han celebrado acuerdos bilaterales con todos los Estados Schengen a este respecto. Los nacionales de estos terceros países pueden, pues, por el momento, permanecer en el espacio Schengen durante un período prácticamente ilimitado (E = EM x 3 meses) bajo el régimen de exención de visado de corta duración, beneficiándose de una residencia de corta duración en cada uno de dichos Estados miembros y acumulando de esta manera, sucesivamente, varias residencias de corta duración.

La presente propuesta constituye, por lo tanto, una medida de desarrollo del acervo de Schengen.

4.2. Reino Unido e Irlanda :

El Título IV del Tratado CE no es aplicable al Reino Unido ni a Irlanda, a menos que estos dos países decidan lo contrario, según las modalidades indicadas en el Protocolo sobre la posición del Reino Unido e Irlanda anejo a los Tratados.

4.3. Noruega e Islandia :

De conformidad con lo dispuesto en el párrafo primero del artículo 6 del Protocolo Schengen, el Consejo celebró el 17 de mayo de 1999 con la República de Islandia y el Reino de Noruega un Acuerdo sobre la asociación de estos dos Estados a la ejecución, aplicación y desarrollo del acervo de Schengen [7]. De conformidad con el artículo primero de dicho Acuerdo, la República de Islandia y el Reino de Noruega están asociados a las actividades de la Comunidad Europea y de la Unión Europea en los ámbitos a que se refieren las disposiciones citadas en los Anexos A y B del Acuerdo y su futuro desarrollo. El Anexo A recoge las disposiciones del Convenio de aplicación de Schengen relativas a las condiciones de circulación de los nacionales de terceros países. Por consiguiente, la presente Directiva deberá tratarse en el marco del Comité Mixto de conformidad con lo dispuesto en el apartado 3 del artículo 2 del Acuerdo. Hay que tener en cuenta que los artículos 4 y 8 de dicho Acuerdo se aplicarán a la hora de su aprobación por el Consejo.

[7] DO L 176 de 10.7.1999, p. 35.

5. Base jurídica

En su Decisión por la que se desglosaba el acervo de Schengen entre el primer y el tercer pilar (Decisión 1999/436/CE), el Consejo determinó el número 3) del artículo 62 y el número 3) del artículo 63 del TCE como las bases jurídicas de los Tratados pertinentes para las disposiciones del Capítulo "Condiciones de circulación de los extranjeros [8]".

[8] Hay que señalar que el apartado 2 del artículo 19 que implicaba una disposición de naturaleza transitoria no fue objeto del desglose debido a que esta disposición se había vuelto anticuada mientras tanto.

El número 3) del artículo 62 es, pues, la base jurídica para las medidas relativas a la libre circulación de nacionales de terceros países en el territorio de los Estados miembros durante un período no superior a tres meses.

En cuanto a la propuesta por la que se autoriza a los nacionales de terceros países a entrar y a desplazarse libremente en el territorio de los Estados miembros durante un período no superior a seis meses por períodos de doce meses, sin permanecer más de tres meses en el territorio de un mismo Estado miembro, conviene examinar más detenidamente el objetivo que la Comisión se propone alcanzar.

El apartado 1 del artículo 20 del Convenio de aplicación de Schengen indica claramente que la duración máxima de tres meses en un período de seis meses se aplica al conjunto del «territorio Schengen», de modo que el tiempo pasado en los diversos Estados miembro se suma. Sin embargo, el apartado 2 del artículo 20 permite a un Estado miembro «prolongar más allá de tres meses la estancia de un extranjero en su territorio, en circunstancias excepcionales o en explicación de las disposiciones de un acuerdo bilateral... ». El Consejo determinó el número 3) del artículo 62 como base jurídica en el Tratado de Amsterdam, artículo que prevé un período máximo de tres meses. Se puede deducir en consecuencia que :

- el Consejo no puede adoptar nuevas medidas que permitan a los nacionales de terceros países viajar libremente en el territorio de los Estados Schengen durante un período superior a tres meses

- los acuerdos bilaterales mencionados en el artículo 20 del Convenio de aplicación de Schengen deben renegociarse/denunciarse, para tener en cuenta las obligaciones derivadas del Derecho comunitario, de conformidad a lo previsto en el artículo 307 del Tratado CE.

Habida cuenta de lo que precede, la Comisión ha tomado nota del deseo de determinados Estados miembros, y de algunos terceros Estados, de permitir a los nacionales de terceros países entrar y desplazarse durante un período superior a tres meses, hasta seis meses dentro de un período de doce meses, como beneficiarios de servicios (por ejemplo, turistas o agüistas) y como prestadores de servicios (por ejemplo, gira de artistas, músicos).

El número 3) del artículo 62 del Tratado CE no se opone, en principio, a este objetivo, que se realiza por la instauración de una autorización específica de entrada con objeto de desplazarse , siempre que el nacional del tercer país no permanezca más de tres meses en el territorio de un mismo Estado miembro.

No obstante, como se trata de un período superior a tres meses, es preciso recurrir a otra base jurídica, es decir, al número 3) del artículo 63 del Tratado CE, que se propone regular la residencia en el territorio de los Estados miembros durante un período superior a tres meses y, más específicamente, en un mismo Estado. Este artículo contempla esencialmente las medidas relativas a la política de inmigración, cuando el inmigrante piensa residir en el Estado miembro durante un período largo y, con frecuencia, integrarse en el mismo. Pero ¿excluye este artículo la posibilidad de regular la situación intermedia y «sui generis» que nos interesa- Se trata aquí efectivamente de regular una situación que supone la entrada con el fin de viajar durante un período superior a tres meses, que puede llegar hasta los seis meses, aunque sin permanecer en un mismo Estado miembro más de tres meses. El número 3) del artículo 63 no se opone a esta noción de entrada en el territorio de los Estados miembros de nacionales de terceros países como destinatarios de servicios, en particular por razón de turismo, y, por otra parte, constituye la única base jurídica disponible para una autorización específica de viaje como la prevista. Por otro lado, sería curioso que la Comunidad no pudiera regular una situación como la descrita más arriba cuando puede regular la entrada y la residencia de larga duración en un mismo Estado miembro.

Puesto que el número 3) del artículo 63 constituye la base jurídica para el establecimiento de un permiso de residencia de larga duración, de ello puede deducirse que permite igualmente regular la entrada de nacionales de terceros países para desplazarse entre los Estados miembros durante un período de seis meses, entrada que se materializa por el establecimiento de una autorización específica.

Para las disposiciones que se refieren a la expulsión de los extranjeros que no cumplen o han dejado de cumplir las condiciones para viajar libremente, es decir los apartado 2 a 5 del artículo 23 del Convenio de aplicación de Schengen, el Consejo opta por una doble base jurídica: el número 3) del artículo 62 y el número 3) del artículo 63 (que hacen referencia al mismo procedimiento de adopción de decisiones).

De todo lo que precede, se desprende que procede establecer las dos bases jurídicas para la presente Directiva

6. Subsidiariedad y proporcionalidad

El apartado 1 del artículo 67 confiere a la Comunidad competencia para adoptar un instrumento jurídico basado en el número 3) del artículo 62 por el que se fijen las condiciones en las que los nacionales de terceros países pueden viajar libremente en el territorio de los Estados miembros durante un período no superior a tres meses. Estas medidas deben adoptarse en los cinco años siguientes a la entrada en vigor del Tratado de Amsterdam.

El número 3) del artículo 63 forma parte de las disposiciones que no están sujetas al plazo de cinco años. Sin embargo, existe un estrecho vínculo entre

- por una parte, las disposiciones relativas a las condiciones en que los nacionales de terceros países pueden viajar libremente en el territorio de los Estados miembros durante un período no superior a tres meses y

- por otra, la introducción de una autorización específica de viaje para los nacionales de terceros países que prevean desplazarse en el territorio de dos o varios Estados miembros durante un período no superior a seis meses.

El vínculo entre estos dos términos justifica que, en aras de un enfoque global de la materia contemplada por la presente Directiva, se actúe desde ahora también por lo que se refiere a las medidas que deben basarse en el número 3) del artículo 63.

Los Estados miembros han acordado que, en un espacio sin fronteras, resulta indispensable cooperar estrechamente entre sí, por lo que han establecido disposiciones comunes armonizadoras de la circulación de los nacionales de terceros países.

El artículo 5 del Tratado CE dispone que "ninguna acción de la Comunidad excederá de lo necesario para alcanzar los objetivos del presente Tratado".

La forma de la acción comunitaria debe ser la más simple para alcanzar el objetivo de la propuesta y aplicarla lo más eficazmente posible. Con este espíritu, el instrumento jurídico elegido es una Directiva que deja a los Estados miembros, que son sus destinatarios, la libertad de elegir la forma y los medios más convenientes para alcanzar sus objetivos en su marco jurídico y contexto nacionales.

La propuesta facilitará tanto la libre circulación dentro de un espacio sin fronteras como los controles en las fronteras exteriores. De acciones puramente nacionales no se derivarían, tal como es deseable, normas aplicables a todos los Estados miembros.

7. Comentarios de los artículos

Artículo 1

La letra a) del articulo primero define el objetivo de la Directiva, es decir, fijar las condiciones en las que los nacionales de terceros países pueden viajar libremente durante un período no superior a tres meses en el territorio de los Estados miembros.

Aunque el número 3) del artículo 62 del Tratado sólo menciona un período no superior a tres meses sin encuadrarlo en un período de seis meses, hay que tener en cuenta que, según las disposiciones del acervo de Schengen y las del Derecho internacional en la materia, se entiende por estancia de corta duración, una estancia de tres meses por períodos de seis meses. Así pues, esta restricción a un período de seis meses se encuentra en el Derecho de la mayoría de los Estados miembro.

Si este marco no existiera, se podría llegar a la situación extrema de que un nacional de un tercer país dejara el territorio de los Estados miembros durante algunas horas y volviera de nuevo para una estancia de corta duración o en posesión de una autorización específica de viaje, lo que, de hecho, llevaría a una inmigración, que no se contempla por el presente instrumento.

Se especifica que sólo pueden viajar libremente aquellas personas cuya presencia en el territorio es legal. Las que hayan entrado ilegalmente en el territorio de los Estados miembros de la Unión, o en el mismo residan ilegalmente, no pueden viajar libremente.

La letra b) contempla la introducción de una autorización específica de viaje para aquellos nacionales de terceros países que contemplen entrar en el territorio de los Estados miembros para desplazarse en él durante un período no superior a seis meses. El desplazamiento con una autorización específica se somete a las condiciones fijadas por la Directiva.

Artículo 2

El artículo 2 define los distintos conceptos utilizados :

Cualquier persona que no sea ciudadano de la Unión, en el sentido del apartado 1 del artículo 17 del Tratado CE, es un "nacional de un tercer país". Esta definición abarca, pues, también a los apátridas.

El artículo 10 del Convenio de aplicación Schengen instituye un visado uniforme, que es válido para el conjunto de los Estados miembros. El artículo 11 define los dos tipos de visado uniforme: el visado de viaje (letra a) y el visado de tránsito (letra b). Ahora bien, solamente el visado de viaje permite viajar libremente. Éste es válido para una o varias entradas, sin que la duración de una estancia ininterrumpida o la duración total de estancias sucesivas puedan ser superiores a tres meses por semestre, a partir de la fecha de la primera entrada.

Por "permiso de residencia" debe entenderse cualquier título o autorización expedido por las autoridades de un Estado miembro por el que se permite a una persona residir en este Estado miembro.

Estos permisos de residencia presentan una gran diversidad, por lo que el Comité Ejecutivo de Schengen estableció un cuadro recapitulativo que incorporó como anexo a la Instrucción Consular Común (Anexo 4) y al Manual Común (Anexo 11), a los que la presente disposición hace referencia. Así pues, los cambios de estos Anexos se aplicarán igualmente en el marco de la presente Directiva.

Artículo 3 :

Sólo pueden beneficiarse de la presente Directiva aquellos nacionales de terceros países que no dispongan ya del derecho de entrada y residencia (de corta o de larga duración) en el territorio de otro Estado miembro.

Por lo tanto, la Directiva no afecta a los derechos de los miembros de la familia de los ciudadanos de la Unión, cualquiera que sea su nacionalidad, que ya dispongan de un derecho de entrada y residencia cuando acompañen al ciudadano de la Unión con quien tengan el vínculo de parentesco; el vínculo de parentesco se define por el artículo 10 del Reglamento n° 1612/68 [9].

[9] DO L 257 de 19.10.1968, p. 2.

Tampoco afecta a los derechos de los que gozan otros nacionales de terceros países, así como los miembros de su familia, en virtud de acuerdos celebrados por la Comunidad Europea y sus Estados miembros con terceros países (p ej. el Acuerdo sobre el Espacio Económico Europeo).

Conviene precisar que los nacionales de terceros países con un vínculo de parentesco con los ciudadanos de la Unión pueden entrar de manera autónoma en virtud del acervo Schengen en la materia y, por lo tanto, también en virtud de la presente Directiva, para una estancia de corta duración, siempre que reúnan las condiciones de la presente Directiva.

El apartado 2 indica de manera explícita que la presente Directiva no afecta al régimen de residencia de larga duración ni al régimen de acceso al ejercicio de actividades económicas aplicables a los nacionales de terceros países. Según las categorías de nacionales de que se trate, estos regímenes son fijados por el Derecho nacional o por el Derecho comunitario.

Artículo 4 :

Esta disposición estándar se refiere al respeto del principio de la no discriminación en la aplicación de las obligaciones previstas por la presente Directiva. Se ajusta al artículo 21 de la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea.

Artículo 5 :

Este artículo se ajusta al artículo 19 del Convenio de aplicación de Schengen, que regula la libre circulación de los nacionales de terceros países sujetos a la obligación de visado. La presente disposición contempla la libre circulación de los nacionales de terceros países que se encuentran ya legalmente en el territorio de un Estado miembro. Por ello, no debe recogerse la referencia del artículo 19 a la legalidad de la entrada.

Se pone de relieve también que los nacionales de terceros países sólo pueden beneficiarse de la libre circulación si cumplen durante la estancia el conjunto de condiciones previstas en las letras a) a e) del apartado 1. Estas condiciones son las condiciones de entrada establecidas por las letras a) a e) del apartado 1 del artículo 5 del Convenio de aplicación de Schengen, que, en aras de la claridad y transparencia para los beneficiarios de la presente Directiva, se reproducen en la presente parte dispositiva.

Los documentos que permiten el cruce de las fronteras se determinan por la Decisión del Comité Ejecutivo de Schengen SCH/Com-ex (98) 56 del 16.12.1998 [10]. Cuando un nacional de un tercer país posee un documento de viaje que no es reconocido por todos los Estados miembros, sólo puede circular por el territorio de aquellos Estados miembro que hayan reconocido ese documento de viaje como válido para el cruce de la frontera.

[10] DO L 239 de 22.9.2000, p. 207

Ha desaparecido la complejidad que existía para aquellos nacionales de terceros países sujetos a la obligación de visado solamente por algunos Estados miembros (lista gris), pero no por todos, y que, por lo tanto, debían poseer un visado para entrar en el territorio de algunos Estados miembros, aun cuando vinieran de un Estado miembro que no los sometía a esta obligación. En efecto, la aprobación de la propuesta de la Comisión de "Reglamento del Consejo por el que se fijan la lista de terceros países cuyos nacionales están sujetos a la obligación de visado para cruzar las fronteras exteriores y la lista de aquellos cuyos nacionales están exentos de esta obligación" ha venido a armonizar definitivamente la lista de exigencias de los Estados miembros en la materia.

El apartado 2 tiene en cuenta el apartado 2 del artículo 11 del Convenio de aplicación de Schengen que dispone que, en caso de necesidad, durante el semestre de que se trate, un Estado miembro puede expedir un nuevo visado cuya validez se limite a su territorio

Artículo 6 :

Este artículo recoge las condiciones de libre circulación de los nacionales de terceros países que no estén sujetos a la obligación de visado, tal como se establece por el apartado 1 del artículo 20 del Convenio de aplicación de Schengen.

Se pone de relieve que los nacionales de terceros países no sujetos a la obligación de visado sólo pueden gozar de la libre circulación si cumplen durante su estancia en el territorio de los Estados miembros el conjunto de las condiciones contempladas por el Convenio de aplicación de Schengen y recogidas por las letras a), c), d) y e) del apartado 1 del artículo 5.

El apartado 2 prevé que, en circunstancias excepcionales, un Estado miembro puede prolongar el derecho del nacional de un tercer país a permanecer en su territorio. Conviene destacar que esta prolongación no puede suponer una prolongación de la libre circulación en el territorio de los restantes Estados miembros. Esta disposición es idéntica a la del apartado 2 del artículo 20 del Convenio de aplicación Schengen previsto para esos casos.

No se recoge la disposición del apartado 2 del artículo 20 del Convenio de Schengen relativa a los acuerdos bilaterales, en la medida en que una estancia de más de tres meses en el espacio sin fronteras sobre la base de acuerdos bilaterales celebrados por los Estados miembros con terceros países ya no tiene razón de ser después de la entrada en vigor del Tratado de Amsterdam (véase apartado 3).

Artículo 7 :

Este artículo se propone regular todas las cuestiones ligadas a la libre circulación de nacionales de terceros países titulares de un permiso de residencia. Reproduce las disposiciones de los artículos 21 y 25 del Convenio de aplicación de Schengen. Los titulares de un permiso de residencia pueden viajar libremente durante un período de tres meses por el territorio de los otros Estados miembros. Este período de tres meses es una duración máxima y puede acortarse si el período de validez del permiso de residencia expira antes.

El apartado 3 permite al titular de un visado para estancias de larga duración viajar libremente durante un período máximo de tres meses. Estos visados son visados nacionales para estancias de larga duración establecidos de conformidad con lo dispuesto en el artículo 18 del Convenio de aplicación de Schengen (Visados D). Según las disposiciones del artículo 18, tal como estaba redactado en el momento de la integración del acervo de Schengen en el marco de la Unión Europea, y que se restablecerá por el artículo 17 de la presente Directiva, un titular de un visado para estancias de larga duración sólo puede transitar por el territorio de los demás Estados miembros para dirigirse al territorio del Estado miembro que expidió el visado para estancias de larga duración. Para evitar una posible contradicción, se pone de relieve que la presente propuesta se entiende sin perjuicio del artículo 18 del Convenio de aplicación de Schengen.

El objetivo de la presente disposición consiste en poner en pie de igualdad, por una parte, a los titulares de un visado para estancias de larga duración que ya se encuentran en el territorio Estados miembros y esperan la expedición de su permiso de residencia y, por otra, a quienes ya están en posesión de un permiso de residencia. La propuesta establece, pues, la posibilidad de circular libremente durante un período de tres meses. De lo que precede se deriva la necesidad de precisar que este derecho sólo se confiere a partir de la presentación de la solicitud de un permiso de residencia ante la autoridad del Estado que expidió el visado para estancias de larga duración. Esta disposición demuestra que la libre circulación con un visado para estancias de larga duración es de naturaleza transitoria, a la espera de la expedición del permiso de residencia.

La presentación de la solicitud debe ser confirmada por la estampación de un sello sobre el documento de viaje del nacional del tercer país por la autoridad ante la que se presentó la solicitud.

El Derecho comunitario vigente en materia de libre circulación de ciudadanos de la Unión permite a los Estados miembros imponer la obligación de visado a los miembros de la familia que tengan la nacionalidad de un tercer país. Según las disposiciones del acervo Schengen y, por lo tanto, según la presente propuesta, los Estados miembros ya no pueden imponer la obligación de visado de corta duración a los miembros de la familia de un ciudadano de la Unión titulares de un permiso de residencia o de un visado de larga duración expedido por un Estado miembro. Por razones de coherencia con las disposiciones referentes a la libre circulación y, en particular, con las relativas a los titulares de un permiso de residencia, los apartados 4 y 5 recogen las disposiciones del artículo 25 del Convenio de aplicación de Schengen para poner de manifiesto la responsabilidad de un Estado miembro que expida un permiso de residencia que permite viajar libremente en el territorio de los restantes Estados miembros .

La referencia al Derecho comunitario se propone tener en cuenta la evolución en curso, en particular, las medidas relativas a la reagrupación familiar.Artículo 8 :

En el primer apartado se estipulan las condiciones de entrada para desplazarse en el territorio de los Estados miembros durante un período no superior a seis meses dentro de los doce meses siguientes a la fecha de la primera entrada, sin permanecer más de tres meses en el territorio de un mismo Estado miembro. El beneficiario debe estar provisto de su autorización de viaje. Eso confirma claramente que la posesión previa de la autorización es una condición necesaria para la entrada en el territorio de los Estados miembros.

El apartado recoge las condiciones de entrada contempladas por el Convenio de aplicación de Schengen, reproducidas en las letras a), c), d) y e) del apartado 1 del artículo 5 de la presente Directiva.

Según el apartado 2 las disposiciones del apartado 1 no obstaculizan el derecho de cada Estado miembro a prolongar más allá de tres meses la estancia de los nacionales de terceros países en su territorio en circunstancias excepcionales. Esta disposición recoge, para las categorías de personas aquí contempladas, la disposición del apartado 2 del artículo 20 del Convenio de aplicación de Schengen.

Artículo 9 :

El artículo 9 establece las condiciones de expedición de la autorización específica de viaje. Habida cuenta de la introducción de la autorización específica de viaje y de la naturaleza de dicha autorización, los procedimientos y las condiciones de expedición se ajustan a las disposiciones de expedición del visado de corta duración previstas por el Convenio de aplicación de Schengen.

En el apartado 1 se fijan las condiciones y el procedimiento de expedición de la autorización específica de viaje. La autorización se expide con anterioridad a la entrada en el territorio de los Estados miembros por las autoridades diplomáticas y consulares de los Estados miembros.

En el apartado 2, según las necesidades del nacional del tercer país, se contempla la posibilidad de expedir una autorización de viaje para una o más entradas, tal como ocurre con el visado de corta duración.

El apartado 3 excluye la expedición de la autorización específica de viaje en la frontera. Por el contrario, la posibilidad de expedir un visado de corta duración en la frontera existe, aunque en casos excepcionales justificados por motivos imperiosos y cuando, por falta de tiempo, no es posible una solicitud con carácter previo. En estos casos, la expedición de un visado de corta duración sigue siendo posible, lo que parece suficiente para cubrir las necesidades de este tipo de situaciones. El apartado 4 sigue los criterios de determinación del Estado miembro responsable de la expedición de visado de corta duración.

El apartado 5 pone de relieve que, en el caso de nacionales de terceros países sujetos a la obligación de visado de corta duración, respecto de los cuales los Estados miembros hayan previsto un procedimiento de consulta antes de la expedición de un visado, dicho procedimiento es también aplicable en caso de solicitud de una autorización específica de viaje.

Artículo 10 :

El apartado 1 excluye que la autorización específica pueda estamparse en un documento de viaje caducado. Además, el apartado 2 dispone que el período de validez del documento de viaje debe ser superior al de la autorización específica. En caso de que el documento no estuviera reconocido por todos los Estados miembros, el apartado 3 dispone que, al menos, dos Estados miembros deben reconocer el documento. Si dos o varios Estados miembros reconocen el documento de viaje, la posibilidad de desplazarse se limita a los territorios de estos Estados miembros. En efecto, no tiene sentido estampar la autorización de viaje en un documento de viaje reconocido por un solo Estado miembro: en ese caso debería expedirse un visado de corta duración, habida cuenta de los límites de la duración máxima en el territorio de un Estado miembro impuesta por la autorización específica de viaje.

Estos apartados siguen los criterios establecidos para la expedición de un visado de corta duración.

Artículo 11 :

La autorización específica de viaje se establece en forma de un modelo uniforme (etiqueta adhesiva) similar al utilizado para la expedición de los visados, según (mutatis mutandis) las reglas y de acuerdo con las especificaciones fijadas por el Reglamento (CE) n°1683/95, de 29 de mayo de 1995, por el que se establece un modelo uniforme de visado [11]. De esta manera, está garantizado un elevado nivel de protección contra las falsificaciones. Todas las disposiciones y modificaciones relativas al modelo uniforme visado para estancias de corta duración aprobadas por el comité previsto por el Reglamento mencionado más arriba serán igualmente aplicables a la autorización específica de viaje.

[11] DO L 164 de 14.7.1995, p. 1.

En cuanto al aspecto de la etiqueta, solamente cebe señalar las siguientes diferencias respecto del modelo uniforme de visado:

Bajo la rúbrica "tipo de visado" la autoridad emisora pone la letra "E", seguida de la mención "viaje". Eso permite apreciar, a primera vista, la diferencia con un visado de corta o larga duración.

Artículo 12 :

Habida cuenta de la naturaleza de la autorización específica de viaje, las instrucciones relativas a su procedimiento de expedición deben ser, en principio, idénticas a las disposiciones previstas en la Instrucción Consular Común para la expedición del visado de estancia de corta duración. De esta forma, para regular las cuestiones prácticas de la solicitud y expedición de la autorización, se utiliza un mecanismo ya existente. Basta, pues, con hacer aplicables mutatis mutandis las disposiciones de la Instrucción Consular Común, así como las de algunos Anexos pertinentes.

Artículo 13 :

La presente Directiva contempla dos tipos diferentes de circulación: la libre circulación de una duración máxima de tres meses y el desplazamiento durante un período no superior a seis meses en el territorio de los Estados miembros. Se somete cada tipo de circulación a algunas condiciones y, en particular, a una condición de limitación de la duración, que se enmarca en un determinado período. Es necesario, por lo tanto, regular la relación entre estos dos aspectos.

Según el principio general de Schengen y del Derecho internacional en la materia, un nacional de un tercer país puede permanecer un total de seis meses dentro de un período de doce meses en el territorio de los Estados miembros. Con la introducción de la autorización específica de viaje no se pretende modificar esta duración total. De lo anteriormente dicho se desprende que un nacional de un tercer país que hubiera viajado al amparo de una autorización específica de viaje, no podría entrar en el territorio de los Estados miembros inmediatamente después de dicho viaje sobre la base de las disposiciones relativas a las estancias de corta duración y vice versa. La duración máxima de seis meses debe seguir respetándose.

Artículo 14 :

La presente propuesta prevé la posibilidad para los Estados miembros de imponer a los beneficiarios de la presente Directiva la obligación de declarar su presencia en su territorio. El artículo 22 del Convenio de aplicación de Schengen, al que se hace referencia, era de cumplimiento obligatorio. Sin embargo, la presente disposición es facultativa habida cuenta de que, según las informaciones de la Comisión, los Estados miembros tienen dudas sobre la oportunidad de este sistema, en particular, debido a las dificultades de su aplicación en la práctica y del control del respeto de esta obligación. Además, la posibilidad material de declarar su presencia a la entrada en el territorio de un Estado miembro al venir de otro Estado miembro no es compatible con el principio de supresión de los controles en las fronteras interiores.

La propuesta prevé la realización de la declaración en el plazo de 7 días hábiles. De este modo, se evitará someter a los nacionales de terceros países que efectúan viajes durante un fin de semana o un fin de semana prolongado a obligaciones cuyas dificultades prácticas serían desproporcionadas. Parece suficiente, en efecto, exigir esta declaración de presencia a aquellos nacionales de terceros países que permanezcan en el territorio de un Estado miembro durante un período bastante largo.

Incumbe a los Estados miembros apreciar la oportunidad de introducir este régimen de declaración de presencia. Si deciden introducirlo, los Estados miembros están obligados a notificar a la Comisión las modalidades de dicha declaración (p ej. la autoridad competente). La Comisión las publicará en el Diario Oficial con el fin de hacer transparentes las obligaciones de los beneficiarios de la libre circulación.

Artículo 15 :

El artículo 15 recoge las disposiciones del artículo 23 del Convenio de aplicación de Schengen añadiendo el visado de larga estancia.

El beneficiario de la presente Directiva debe abandonar el territorio de los Estados miembros sin demora cuando no cumpla o haya dejado de cumplir las condiciones para poder viajar libremente o viajar al amparo de una autorización específica. El párrafo 2 del apartado primero pone de relieve el principio de que el Estado miembro que haya expedido un permiso de residencia o un visado de larga estancia es el primer responsable de la presencia de su titular en el territorio de los Estados miembros.

Si, con motivo de un control dentro del territorio, las autoridades competentes constatan que una persona no cumple una o varias de dichas condiciones, esta persona puede ser expulsada del territorio de dicho Estado miembro si puede esperarse que no abandone, o no lo abandone voluntariamente, el territorio del Estado miembro.

Por lo que se refiere a los motivos que pueden justificar la expulsión de una persona beneficiaria de la presente Directiva, conviene recordar que, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 3, la presente Directiva no afecta a los derechos reconocidos por el Derecho comunitario a los nacionales de terceros países que son miembros de la familia de ciudadanos de la Unión.

Conviene destacar que la admisión de un nacional de un tercer país para una estancia en el territorio de un Estado miembro, en el caso de que la expulsión no estuviera permitida de conformidad con el Derecho nacional del Estado miembro en cuestión, no constituye ninguna medida relativa a la política de inmigración.

El apartado 4 hace referencia a la obligación de no expulsión en consideración de la jurisprudencia desarrollada en torno al artículo 3 del Convenio europeo de protección de los derechos humanos y las libertades fundamentales y recoge la disposición del Convenio de Dublín que ha sustituido al apartado 1 del artículo 33 del Convenio de aplicación de Schengen.

Artículo 16 :

Se trata de una disposición estándar que establece sanciones efectivas, proporcionadas y disuasorias. Da a los Estados la potestad discrecional de determinar el régimen de sanciones aplicables a las violaciones de las disposiciones nacionales adoptadas en aplicación de la Directiva.

Artículo 17 :

Este artículo deroga los artículos del Convenio de aplicación de Schengen que debido a la presente propuesta resultan obsoletos.

De la derogación del Reglamento del Consejo n° 1091/2001, prevista en el artículo 20 de la presente propuesta, se deriva la necesidad de restablecer el artículo 18 del Convenio de aplicación de Schengen tal como se redactó en el momento de la integración del acervo de Schengen en el marco de la Unión Europea, adaptándolo al lenguaje comunitario.

Artículo 18 :

Este artículo establece un mecanismo de remisión al Anexo I de la Directiva, en el que se consigna el conjunto de modificaciones de carácter normativo que resulta necesario introducir en la Instrucción Consular en virtud de la presente Directiva.

Artículo 19 :

Este artículo establece un mecanismo de remisión al Anexo II de la Directiva, en el que se consigna el conjunto de modificaciones de carácter normativo que resulta necesario introducir en el Manual Común en virtud de la presente Directiva.

Artículo 20 :

La derogación del Reglamento (CE) n° 1091/2001 del Consejo es de naturaleza puramente técnica y no cuestiona el objetivo de dicho Reglamento, que se recoge en la presente Directiva.

Artículos 21, 22, 23 :

Se trata de disposiciones estándar.

Anexo I :

En el Anexo I figuran las modificaciones, con eficacia normativa, que deben introducirse en la Instrucción Consular Común como consecuencia de la presente Directiva.

Anexo II :

En el Anexo II figuran las modificaciones, con eficacia normativa, que deben introducirse en el Manual Común como consecuencia de la presente Directiva.

2001/0155 (CNS)

Propuesta de

DIRECTIVA DEL CONSEJO

relativa a las condiciones en las que los nacionales de terceros países pueden viajar libremente en el territorio de los Estados miembros durante un período no superior a tres meses por la que se introduce una autorización específica de viaje y por la que se fijan las condiciones de entrada para desplazamientos de una duración no superior a seis meses

EL CONSEJO DE LA UNIÓN EUROPEA,

Visto el Tratado constitutivo de la Comunidad Europea, y en particular el número 3) de su artículo 62 y el número 3) de su artículo 63,

Vista la propuesta de la Comisión [12],

[12] DO C de, p .

Visto el dictamen del Parlamento Europeo [13],

[13] DO C de, p .

Considerando lo que sigue:

(1) Con el fin de establecer progresivamente un espacio de libertad, seguridad y justicia, el artículo 61 del Tratado anuncia la adopción de medidas destinadas a garantizar la libre circulación de personas de conformidad con el artículo 14 del Tratado, conjuntamente con las medidas de acompañamiento directamente vinculadas con dicha libertad de circulación y relativas a los controles en las fronteras exteriores, el asilo y la inmigración.

(2) La letra a) del artículo 61 del Tratado se refiere a medidas que establezcan las condiciones en las que los nacionales de terceros países puedan viajar libremente en el territorio de los Estados miembros durante un período no superior a tres meses.

(3) Las condiciones de circulación de los nacionales de terceros países ya forman parte del acervo de Schengen integrado en el marco de la Unión Europea.

(4) Las medidas previstas en el número 3) del artículo 62 del Tratado substituyen los elementos pertinentes del acervo Schengen integrado en el marco de la Unión Europea. La presente Directiva contempla una armonización global del derecho de circulación de los nacionales de terceros países. Por lo tanto, procede sustituir las disposiciones del acervo Schengen existentes en la materia.

(5) Conviene, por consiguiente, que la presente Directiva establezca las condiciones en las que los nacionales de terceros países, ya estén o no sujetos a la obligación de visado, ya estén en posesión de un permiso de residencia, pueden viajar libremente durante un período no superior a tres meses.

(6) El Convenio de aplicación de Schengen contempla asimismo la posibilidad de prolongar más allá de tres meses la estancia en el territorio de un solo Estado miembro en circunstancias excepcionales o en aplicación de las disposiciones de un acuerdo bilateral suscrito antes de la entrada en vigor de dicho Convenio.

(7) Después de la entrada en vigor de Amsterdam, los acuerdos bilaterales de exención de visado previstos en el apartado 2 del artículo 20 del Convenio de aplicación de Schengen ya no pueden justificar la estancia en el espacio sin fronteras durante un período superior a tres meses sobre la base del régimen de exención de visados de corta estancia.

(8) Conviene, sin embargo, establecer las condiciones en las que los nacionales de terceros paises pueden dirigirse al espacio sin fronteras para un período entre tres y seis meses, sin pasar más de tres meses en el territorio de uno de los Estados miembros visitados.

(9) Conviene, pues, introducir una autorización específica de viaje para los nacionales de terceros países sujetos o no a la obligación de visado que proyecten una estancia en el territorio de dos o varios Estados miembros durante un período no superior a seis meses dentro de los doce meses siguientes a la fecha de la primera entrada, sin residir más de tres meses en el territorio de un mismo Estado miembro.

(10) Respecto de Dinamarca, la presente Directiva desarrolla el acervo de Schengen en el sentido del Protocolo sobre la posición de la Dinamarca anejo al Tratado de Amsterdam. Respecto de la República de Islandia y del Reino de Noruega, la presente Directiva desarrolla el acervo de Schengen en el sentido del Acuerdo celebrado el 17 de mayo de 1999 por el Consejo de la Unión Europea y estos dos Estados [14]. De conformidad con los procedimientos previstos por el Acuerdo, los derechos y obligaciones derivados de la presente Directiva se aplicarán igualmente a estos dos Estados.

[14] En virtud del artículo 1 del Acuerdo celebrado por el Consejo de la Unión Europea, la República de Islandia y el Reino de Noruega Acuerdo sobre la asociación de estos dos Estados a la ejecución, aplicación y desarrollo del acervo de Schengen, la presente propuesta debe discutirse en el marco del Comité Mixto de conformidad con lo dispuesto en el artículo 4 de dicho Acuerdo.

(11) La presente Directiva respeta los derechos fundamentales y observa los principios reconocidos por la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea.

(12) Con arreglo al principio de subsidiariedad y al principio de proporcionalidad, contemplados en el artículo 5 del Tratado, los objetivos de la acción contemplada, es decir el establecimiento de las condiciones en las que los nacionales de terceros países pueden viajar libremente en el territorio de los Estados miembros, no puede alcanzarse de manera suficiente por los Estados miembros. Por consiguiente, puede lograrse mejor, debido a la dimensión y repercusión de la acción propuesta, a nivel comunitario. La presente Directiva se limita a lo estrictamente necesario para alcanzar dichos objetivos y no excede de lo necesario a tal fin.

HA ADOPTADO LA PRESENTE DIRECTIVA:

Capítulo I

Disposiciones generales

Artículo 1

Objeto

El objeto de la presente Directiva es establecer las condiciones en que

a) los nacionales de terceros países, presentes legalmente en el territorio de un Estado miembro, pueden viajar libremente en el territorio de los Estados miembros durante un período no superior a tres meses ;

b) los nacionales de terceros países que proyecten desplazarse en el territorio de dos o varios Estados miembros durante un período no superior a seis meses pueden obtener una autorización específica de viaje, que les permite entrar con vistas a desplazarse en el territorio de los Estados miembros.

Artículo 2

Definiciones

A efectos de la presente Directiva, se entenderá por:

«nacional de tercer país»: cualquier persona que no sea ciudadano de la Unión en el sentido del apartado 1 del artículo 17 del Tratado.

«visado uniforme»: el visado contemplado por el artículo 10 y la letra a) del apartado 1 del artículo 11 del Convenio de aplicación de Schengen.

«permiso de residencia»: cualquier título o autorización expedidos por las autoridades de un Estado miembro que permita a una persona permanecer en su territorio y se refiera a la lista que figura en el Anexo 4 de la Instrucción Consular Común [15] y en el Anexo 11 del Manual Común [16].

[15] DO L 239 de 22.9.2000, p. 317, cuya última modificación la constituye la Decisión 2001/329/CE del Consejo de 24 de abril 2001, DO L 116 de 26.4.2001.

[16] DO C [...] [...], p [...].

Artículo 3

Ámbito de aplicación

1. La presente Directiva no afectará a los derechos:

a) en materia de libre circulación de ciudadanos de la Unión Europea, de los nacionales de terceros países que sean miembros de la familia de un ciudadano de la Unión,

b) concedidos a los nacionales de terceros países, y a los miembros de su familia, cualquiera que sea su nacionalidad que, en virtud de acuerdos celebrados entre la Comunidad y sus Estados miembros y estos países, gocen, en materia de entrada y residencia en un Estado miembro, de idénticos derechos a los de los ciudadanos de la Unión.

2. La presente Directiva no afectará a las disposiciones de Derecho comunitario o nacional aplicables a los nacionales de terceros países relativas:

a) a la estancia de larga duración y

b) al acceso a las actividades económicas y a su ejercicio.

Artículo 4

No discriminación

Los Estados miembros darán eficacia a las disposiciones de la presente Directiva sin discriminación alguna por razón de sexo, raza, color, orígenes étnicos o sociales, características genéticas, lengua, religión o convicciones, opiniones políticas o de cualquier otro tipo, pertenencia a una minoría nacional, patrimonio, nacimiento, discapacidad, edad u orientación sexual.

Capítulo II

Condiciones que deben cumplirse para viajar durante un período no superior a tres meses

Artículo 5

Nacionales de terceros países sujetos a la obligación de visado

1. Los nacionales de terceros países titulares de un visado uniforme podrán viajar libremente en el territorio del conjunto de los Estados miembros durante el período de validez del visado, siempre que cumplan las condiciones siguientes:

a) poseer un documento o documentos de viaje válidos para el cruce de las fronteras exteriores,

b) estar en posesión de un visado válido para el período de estancia previsto,

c) en su caso, presentar los documentos que justifiquen el objeto y las condiciones de la estancia prevista y disponer de medios adecuados de subsistencia, tanto para el período de estancia previsto como para el regreso al país de procedencia o el tránsito hacia un tercer Estado en el que su admisión esté garantizada, o estar en condiciones de obtener legalmente dichos medios,

d) no estar incluido en la lista de no admisibles,

e) no suponer un peligro para el orden público, la seguridad nacional o las relaciones internacionales de uno de los Estados miembros .

2. El apartado 1 no se aplicará a los nacionales de terceros países que dispongan de visados cuya validez sea objeto de una limitación territorial de conformidad con lo dispuesto en el Capítulo 3 del Convenio de aplicación de Schengen.

Artículo 6

Nacionales de terceros países exentos de la obligación de visado

1. Los nacionales de terceros países exentos de la obligación de visado podrán viajar libremente en el territorio del conjunto de los Estados miembros durante un período no superior a tres meses dentro de un plazo de seis meses, siempre que cumplan las condiciones contempladas en las letras a),c), d) y e) del apartado 1 del artículo 5.

2. Lo dispuesto en el apartado 1 no obstaculizará al derecho de cada Estado miembro a prolongar más allá de tres meses la estancia de un nacional de un tercer país en su territorio en circunstancias excepcionales.

Artículo 7

Nacionales de terceros países titulares de un permiso de residencia

1. Los nacionales de terceros países titulares de un permiso de residencia válido expedido por uno de los Estados miembros podrán viajar libremente durante un período de tres meses, como máximo, por el territorio de los restantes Estados miembros, siempre que estén provistos de su permiso de residencia, que cumplan las condiciones contempladas en las letras a),c) y e) del apartado 1 del artículo 5 y que no figuren en la lista nacional de no admisibles del Estado miembro de que se trate.

2. El apartado 1 se aplicará asimismo a los nacionales de terceros países titulares de una autorización provisional de residencia expedida por uno de los Estados miembros y de un documento de viaje expedido por dicho Estado miembro.

3. Sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 18 del Convenio de aplicación de Schengen, el apartado 1 se aplicará también a los nacionales de terceros países titulares de un visado para estancias de larga duración expedido por uno de los Estados miembros. Estos nacionales sólo podrán viajar libremente a partir de la presentación de la solicitud de permiso de residencia ante el Estado miembro que hubiere expedido el visado para estancias de larga duración. Esta presentación se confirmará mediante la estampación de un sello sobre el documento de viaje por la autoridad ante la que se hubiere presentado la solicitud.

4. Cuando un Estado miembro proyecte expedir un permiso de residencia a un nacional de un tercer país inscrito como no admisible, consultará previamente al Estado miembro informador y tendrá en cuenta los intereses de éste. El permiso de residencia sólo podrá ser expedido por motivos serios, especialmente de carácter humanitario o derivados de obligaciones internacionales o procedentes del Derecho comunitario.

Si se expide el permiso de residencia, el Estado miembro informador procederá a retirar la inscripción; no obstante, podrá inscribir a este nacional del tercer país en su lista nacional de personas no admisibles.

5. Cuando se compruebe que un nacional de un tercer país titular de un permiso de residencia válido expedido por un Estado miembro está incluido en la lista de no admisibles, el Estado miembro informador consultará al Estado miembro que expidió el permiso de residencia para determinar si existen motivos suficientes para retirarlo.

Si no se retira el permiso de residencia, el Estado miembro informador procederá a retirar la inscripción; no obstante podrá inscribir a este nacional del tercer país en su lista nacional de personas no admisibles.

Capítulo III

Autorización específica de viaje

Artículo 8

Condiciones

1. Los nacionales de terceros países podrán entrar en el territorio de los Estados miembros con vistas a desplazarse durante un período no superior a seis meses dentro de los doce meses siguientes a la fecha de la primera entrada, sin permanecer más de tres meses en el territorio de un mismo Estado miembro, siempre que cumplan las condiciones siguientes:

- estar provisto de una autorización específica de viaje válida, expedida por un Estado miembro,

- cumplir las condiciones contempladas en las letras a), c), d) y e) del apartado 1 del artículo 5.

2. Lo dispuesto en el apartado 1 no obstaculizará al derecho de cada Estado miembro a prolongar más allá de tres meses la estancia de un nacional de un tercer país en su territorio en circunstancias excepcionales.

Artículo 9

Técnicas de expedición

1. La autorización específica de viaje se expedirá a petición de un nacional de un tercer país por las autoridades diplomáticas y consulares de los Estados miembros antes de la entrada en el territorio de dichos Estados miembros, siempre que aquél cumpla las condiciones contempladas en las letras a), c), d) y e) del apartado 1 del artículo 5.

2. La autorización específica de viaje podrá expedirse para una o varias entradas en el territorio de los Estados miembros.

3. La autorización específica de viaje no podrá expedirse en la frontera.

4. El Estado miembro competente para expedir la autorización específica de viaje será el del destino principal. Si éste no pudiere determinarse, la expedición de la autorización específica de viaje incumbirá al puesto diplomático o consular del Estado miembro de primera entrada.

5. La solicitud de autorización específica de viaje se someterá al procedimiento de consulta previo de los Estados miembros contemplado en el apartado 2 del artículo 17 del Convenio de aplicación de Schengen, si la solicitud de visado formulada por la misma persona estuviere sometida a dicho procedimiento de consulta previo.

Artículo 10

Modalidades de expedición

1. No podrá estamparse ninguna autorización específica de viaje en un documento de viaje si éste está caducado.

2. El período de validez del documento de viaje deberá ser superior al de la autorización específica de viaje, habida cuenta del plazo de utilización de ésta. El período de validez del documento de viaje deberá permitir el regreso del nacional del tercer país a su país de origen o su entrada en un tercer país.

3. No podrá estamparse ninguna autorización específica de viaje en un documento de viaje si éste no es válido para ninguno de los Estados miembros o si sólo es válido para un Estado miembro. Si el documento de viaje sólo es válido para dos o varios Estados miembros, la autorización específica de viaje se limitará a estos Estados miembros.

Artículo 11

Modelo

1. La autorización específica de viaje expedida por los Estados miembros se establecerá en forma de modelo uniforme de etiqueta adhesiva, conforme, mutatis mutandis, a las normas y las especificaciones del Reglamento (CE) n°1683/95, del Consejo [17].

[17] DO L 164 de 14.7.1995, p. 1.

2. El modelo uniforme expedido a tal efecto incluirá, en la rúbrica 11 «tipo de visado», la letra distintiva "E" seguida de la mención "viaje".

Artículo 12

Aplicación de la Instrucción Consular Común

1. Sin perjuicio de lo dispuesto en el apartado 2 del artículo 11 y el artículo 18 de la presente Directiva, las disposiciones de la Instrucción Consular Común, así como sus Anexos 1, 5, 7, 9, 10, 11, 12, 13, 14, 15, se aplicarán mutatis mutandis a la expedición de la autorización específica de viaje.

2. El derecho a percibir por la expedición de una autorización específica de viaje será idéntico al importe a percibir por un "visado con entradas múltiples, período de validez de un año" tal como se prevé en el Anexo 12 de la Instrucción Consular Común.

Capítulo IV

Disposiciones comunes

Artículo 13

Vínculo entre "condiciones que deben cumplirse para viajar durante un período no superior a tres meses" y "autorización específica de viaje"

La autorización específica de viaje no podrá acumularse con el ejercicio de la libre circulación de conformidad con el Capítulo II, para evitar que la presencia total en el territorio de los Estados miembros supere el período máximo de seis meses dentro de un período de doce meses.

Artículo 14

Declaración de presencia

1. Los Estados miembros podrán imponer a las personas beneficiarias de la presente Directiva, la obligación de declarar su presencia ante una autoridad que se encuentre dentro de su territorio dentro de un plazo de siete días hábiles.

2. Los Estados miembros comunicarán a la Comisión las condiciones y modalidades de la declaración prevista en el apartado 1, así como cualquier cambio posterior. La Comisión publicará estas comunicaciones en el Diario Oficial de las Comunidades Europeas.

Artículo 15

Expulsión

1. El nacional de un tercer país que no cumpliere o hubiere dejado de cumplir las condiciones previstas para beneficiarse de una estancia corta o de una autorización de viaje, según el caso, deberá abandonar sin demora el territorio de los Estados miembros.

Si dicho nacional dispusiere de un permiso de residencia, de una autorización de residencia provisional o de un visado de larga estancia en vigor expedidos por otro Estado miembro deberá dirigirse sin demora al territorio de dicho Estado miembro.

2. Cuando dicho nacional de un tercer país no abandonare el territorio voluntariamente o pudiere presumirse que no lo abandonará, o si fuere necesaria su salida inmediata por motivos de seguridad nacional o de orden público, el nacional en cuestión será expulsado del territorio del Estado miembro donde hubiere sido aprehendido, en las condiciones establecidas en el Derecho nacional de dicho Estado miembro. Si la aplicación de tal Derecho no permitiere la expulsión, el Estado miembro de que se trate podrá permitir la estancia del interesado en su territorio.

3. La expulsión podrá realizarse al país de origen del extranjero o a cualquier otro Estado donde sea posible su admisión, por ejemplo, en aplicación de las disposiciones pertinentes de los acuerdos de readmisión suscritos por la Comunidad o por los Estados miembros con el tercer país de que se trate. 4. Lo dispuesto en el apartado 3 no constituirá un obstáculo para las disposiciones del párrafo segundo del apartado 1, las relativas al derecho de asilo, para las obligaciones de los Estados miembros en materia de no expulsión, para la aplicación de la Convención de Ginebra de 28 de julio de 1951 relativa al estatuto de los refugiados, modificada por el Protocolo de Nueva York de 31 de enero de 1967, ni para las obligaciones de los Estados miembros en materia de readmisión o nueva acogida, según las disposiciones pertinentes, de un solicitante de asilo cuya demanda sea objeto de estudio y que se encuentre, sin haber recibido autorización para ello, en otro Estado miembro.

Capítulo V

Disposiciones finales

Artículo 16

Sanciones

Los Estados miembros determinarán el régimen de sanciones aplicables a las violaciones de las disposiciones nacionales adoptadas en aplicación de la presente Directiva y adoptarán todas las medidas necesarias para garantizar la ejecución de éstas. Las sanciones así previstas deberán ser efectivas, proporcionadas y disuasorias. Los Estados miembros notificarán dichas disposiciones a la Comisión, a más tardar, en la fecha prevista en el artículo, 21 así como cualquier modificación posterior de las mismas a la mayor brevedad.

Artículo 17

Modificación del Convenio de aplicación Schengen

Se modifica el Convenio de aplicación de Schengen de la siguiente manera:

1. El artículo 18 se sustituirá por el texto siguiente:

«Artículo 18

1. Los visados para una estancia superior a tres meses serán visados nacionales expedidos por cada Estado miembro con arreglo a su propia legislación. Un visado de esta índole permitirá a su titular transitar por el territorio de los demás Estados miembros para dirigirse al territorio del Estado miembro que expidió el visado, salvo si no cumple las condiciones de entrada contempladas en las letras a), d) y e) del apartado 1 del artículo 5 o si figura en la lista nacional de no admisibles del Estado miembro por cuyo territorio desee transitar.»

2. Se suprimen y sustituyen los artículos 19 a 23 y 25 del Convenio de aplicación de Schengen

Artículo 18

Modificación de la Instrucción Consular Común

La Instrucción Consular Común se modifica de acuerdo con el Anexo I de la presente Directiva.

Artículo 19

Modificación del Manual Común

El Manual Común se modifica de acuerdo con el Anexo II de la presente Directiva.

Artículo 20

Derogación

Queda derogado el Reglamento (CE) n° 1091/2001 del Consejo.

Artículo 21

Incorporación al Derecho nacional

Los Estados miembros adoptarán y publicarán, antes del ..., las disposiciones necesarias para cumplir la presente Directiva. Informarán inmediatamente de ello a la Comisión

Aplicarán dichas disposiciones a partir del [....]

Cuando los Estados miembros adopten dichas disposiciones, éstas harán referencia a la presente Directiva o irán acompañadas de dicha referencia en su publicación oficial. Los Estados miembros establecerán las modalidades de la mencionada referencia.

Artículo 22

Entrada en vigor

La presente Directiva entrará en vigor el vigésimo día siguiente al de su publicación en el Diario Oficial de las Comunidades Europeas.

Artículo 23

Destinatarios

Los destinatarios de la presente Directiva, de conformidad con el Tratado constitutivo de la Comunidad Europea, serán los Estados miembros.

Hecho en Bruselas, el

Por el Consejo

El Presidente

ANEXO I

La Instrucción Consular Común se modifica del siguiente modo :

1) Se añade en el apartado 1 de la parte I el párrafo siguiente:

« No obstante, el titular de un visado para estancia de larga duración podrá viajar libremente durante un periodo no superior a tres meses en el territorio de los Estados miembros después de haber presentado su solicitud de permiso de residencia ante el Estado que expidió el visado para estancia de larga duración»

2) En la parte I, el apartado 2.2 se sustituirá por el texto siguiente :

«Los visados para una estancia superior a tres meses serán visados nacionales expedidos por cada Estado miembro contratante según su propia normativa.

Tendrán valor de visado uniforme de tránsito para dirigirse, por duración no superior a cinco días desde la fecha de entrada, al territorio del Estado emisor del visado salvo que el titular no reúna las condiciones de entrada o figure en la lista de inadmisibles del Estado o Estados miembros por cuyo territorio desee transitar.

No obstante, el titular de un visado para estancia de larga duración podrá viajar libremente durante un periodo no superior a tres meses en el territorio de los Estados miembros después de haber presentado su solicitud de permiso de residencia ante el Estado que expidió el visado para estancia de larga duración. Dicha presentación de la solicitud se confirmará mediante un sello estampado en el documento de viaje del nacional de un tercer país por la autoridad ante la que se presentó la solicitud».

3) Se añade en el apartado 2 de la parte I el apartado siguiente :

« 2.5. Autorización específica de viaje: Autorización específica de viaje por la que se permite a un nacional de un tercer país solicitar la entrada en el territorio de los Estados miembros por motivos distintos de la inmigración, con el fin de una estancia ininterrumpida, o de varias estancias, cuya duración total no supere seis meses dentro de los doce meses siguientes a la fecha de la primera entrada, sin residir más de tres meses en el territorio de un mismo Estado miembro.

Las disposiciones de la Instrucción Consular Común así como sus Anexos 1, 5, 7, 9, 10, 11, 12,13,14, y 15 se aplicarán mutatis mutandis a la expedición de la autorización específica de viaje.

Esta autorización podrá expedirse para uno o varias entradas.

4) Se añade en la parte IV el siguiente texto :

Sólo podrá expedirse la autorización específica de viaje si se cumplen las condiciones previstas por los siguientes artículos:

Artículo 9

1. La autorización específica de viaje se expedirá a petición de un nacional de un tercer país por las autoridades diplomáticas y consulares de los Estados miembros antes de la entrada en el territorio de dichos Estados miembros, siempre que dicho nacional de un tercer país cumpla las condiciones contempladas en las letras a),c),d) y e) del apartado 1 del artículo 5.

Artículo 5

1. Los nacionales de terceros países titulares de un visado uniforme podrán viajar libremente en el territorio del conjunto de los Estados miembros durante el período de validez del visado, siempre que cumplan las condiciones siguientes:

a) poseer un documento o documentos de viaje válidos para el cruce de las fronteras exteriores,

b) estar en posesión de un visado válido para el período de estancia previsto,

c) en su caso, presentar los documentos que justifiquen el objeto y las condiciones de la estancia prevista y disponer de medios adecuados de subsistencia, tanto para el período de estancia previsto como para el regreso al país de procedencia o el tránsito hacia un tercer Estado en el que la admisión esté garantizada, o estar en condiciones de obtener legalmente dichos medios,

d) no estar incluido en la lista de no admisibles,

e) no suponer un peligro para el orden público, la seguridad nacional o las relaciones internacionales de uno de los Estados miembros.

ANEXO II

El Manual Común se modifica del siguiente modo :

1. Se añade en el apartado 1.1 de la parte I el párrafo siguiente :

"Una persona provista de una autorización específica de viaje y que haya entrado regularmente por la frontera exterior en el territorio de un Estado miembro podrá desplazarse libremente en el territorio de todos los Estados miembros durante un período no superior a seis meses dentro de un plazo de doce meses, sin residir más de tres meses en el territorio de un mismo Estado miembro."

2. Se añade en el apartado 3 de la parte I un guión en el último párrafo :

"autorización específica de viaje"

3. Se añade en el apartado 3.3.1 de la parte I el párrafo siguiente :

"No obstante, el titular de un visado para estancia de larga duración podrá viajar libremente durante un periodo no superior a tres meses en el territorio de los Estados miembros después de haber presentado su solicitud de permiso de residencia ante el Estado que expidió el visado para estancia de larga duración. Dicha presentación de la solicitud se confirmará mediante un sello estampado en el documento de viaje del nacional de un tercer país por la autoridad ante la que se presentó la solicitud."

4. Se añade en la parte I el apartado siguiente :

« 3.4. Autorización específica de viaje

Esta autorización específica de viaje permitirá a su titular desplazarse libremente en el territorio de los Estados miembros durante un período no superior a seis meses, sin residir más de tres meses en el territorio de un mismo Estado miembro, a condición de que reúna las condiciones fijadas en el artículo 8 de la Directiva relativa a las condiciones en las que los nacionales de terceros países pueden viajar libremente en el territorio de los Estados miembros durante un período no superior a tres meses y por la que se introduce una autorización específica de viaje por la que se fijan las condiciones de entrada para desplazamientos de una duración no superior a seis meses.

Artículo 8

1. Los nacionales de terceros países podrán entrar en el territorio de los Estados miembros con vistas a desplazarse durante un período no superior a seis meses dentro de un plazo de doce meses, sin permanecer más de tres meses en el territorio de un mismo Estado miembro, siempre que cumplan las siguientes condiciones:

- estar provistos de la autorización específica de viaje en vigor expedida por un Estado miembro,

- cumplir las condiciones contempladas en las letras a), c), d) y e) del apartado 1 del artículo 5.

2. Lo dispuesto en el apartado 1 no obstaculizará al derecho de cada Estado miembro a prolongar más allá de tres meses la estancia de un nacional de un tercer país en su territorio en circunstancias excepcionales.

Artículo 5

1. Los nacionales de terceros países titulares de un visado uniforme podrán viajar libremente en el territorio del conjunto de los Estados miembros durante el período de validez del visado, siempre que cumplan las condiciones siguientes:

a) poseer un documento o documentos de viaje válidos para el cruce de las fronteras exteriores,

b) estar en posesión de un visado válido para el período de estancia previsto,

c) en su caso, presentar los documentos que justifiquen el objeto y las condiciones de la estancia prevista y disponer de medios adecuados de subsistencia, tanto para el período de estancia previsto como para el regreso al país de procedencia o el tránsito hacia un tercer Estado en el que su admisión esté garantizada, o estar en condiciones de obtener legalmente dichos medios,

d) no estar incluido en la lista de no admisibles,

e) no suponer un peligro para el orden público, la seguridad nacional o las relaciones internacionales de uno de los Estados miembros .

5) Se añade en el apartado 5 de la parte II el apartado 5.7 :

"5.7 La autorización específica de viaje no podrá expedirse en la frontera."