ISSN 1977-0928

doi:10.3000/19770928.C_2013.216.spa

Diario Oficial

de la Unión Europea

C 216

European flag  

Edición en lengua española

Comunicaciones e informaciones

56o año
30 de julio de 2013


Número de información

Sumario

Página

 

II   Comunicaciones

 

COMUNICACIONES PROCEDENTES DE LAS INSTITUCIONES, ÓRGANOS Y ORGANISMOS DE LA UNIÓN EUROPEA

 

Comisión Europea

2013/C 216/01

Comunicación de la Comisión sobre la aplicación, a partir del 1 de agosto de 2013, de la normativa sobre ayudas estatales a las medidas de apoyo en favor de los bancos en el contexto de la crisis financiera (Comunicación bancaria) ( 1 )

1

2013/C 216/02

No oposición a una concentración notificada (Asunto COMP/M.6946 — BayWa/Bohnhorst Agrarhandel) ( 1 )

16

2013/C 216/03

No oposición a una concentración notificada (Asunto COMP/M.6980 — Cinven/CeramTec) ( 1 )

16

 

IV   Información

 

INFORMACIÓN PROCEDENTE DE LAS INSTITUCIONES, ÓRGANOS Y ORGANISMOS DE LA UNIÓN EUROPEA

 

Comisión Europea

2013/C 216/04

Tipo de cambio del euro

17

2013/C 216/05

Dictamen del Comité Consultivo en materia de concentraciones emitido en su reunión de 18 de febrero de 2013 en relación con un proyecto de Decisión relativa al asunto COMP/M.6663 — Ryanair/Aer Lingus III — Ponente: Estonia

18

2013/C 216/06

Informe final del Consejero Auditor — Ryanair/Aer Lingus III (COMP/M.6663)

20

2013/C 216/07

Resumen de la Decisión de la Comisión, de 27 de febrero de 2013, por la que se declara una operación de concentración incompatible con el mercado interior y con el Acuerdo EEE (Asunto COMP/M.6663 — Ryanair/Aer Lingus III) [notificada con el número C(2013) 1106 final]  ( 1 )

22

 

INFORMACIÓN PROCEDENTE DE LOS ESTADOS MIEMBROS

2013/C 216/08

Medidas de saneamiento — Decisión de adopción de una medida de saneamiento con respecto a la sociedad anónima de seguros Diethnis Enosis Anonymos Asfalistiki Etairia(Publicación efectuada de conformidad con el artículo 6 de la Directiva 2001/17/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, relativa al saneamiento y a la liquidación de las compañías de seguros)

31

 

V   Anuncios

 

PROCEDIMIENTOS RELATIVOS A LA APLICACIÓN DE LA POLÍTICA DE COMPETENCIA

 

Comisión Europea

2013/C 216/09

Notificación previa de una operación de concentración (Asunto COMP/M.7001 — Carlyle/Klenk Holz) — Asunto que podría ser tramitado conforme al procedimiento simplificado ( 1 )

32

2013/C 216/10

Notificación previa de una operación de concentración (Asunto COMP/M.6922 — Triton/Logstor) ( 1 )

33

 


 

(1)   Texto pertinente a efectos del EEE

ES

 


II Comunicaciones

COMUNICACIONES PROCEDENTES DE LAS INSTITUCIONES, ÓRGANOS Y ORGANISMOS DE LA UNIÓN EUROPEA

Comisión Europea

30.7.2013   

ES

Diario Oficial de la Unión Europea

C 216/1


Comunicación de la Comisión sobre la aplicación, a partir del 1 de agosto de 2013, de la normativa sobre ayudas estatales a las medidas de apoyo en favor de los bancos en el contexto de la crisis financiera («Comunicación bancaria»)

(Texto pertinente a efectos del EEE)

2013/C 216/01

1.   INTRODUCCIÓN

1.

Desde el inicio de la crisis, la Comisión ha adoptado seis Comunicaciones («Comunicaciones de crisis») (1). Estas Comunicaciones han proporcionado orientación detallada sobre los criterios de compatibilidad con el mercado interior, de conformidad con el artículo 103, apartado 3, letra b), del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, de la ayuda estatal concedida al sector financiero durante la crisis financiera.

2.

Las Comunicaciones de crisis proporcionan un marco global para una acción coordinada en apoyo del sector financiero con el fin de garantizar la estabilidad financiera, minimizando al mismo tiempo las distorsiones de competencia entre las entidades bancarias y todos los Estados miembros dentro del mercado único. Las mismas establecen las condiciones de acceso a la ayuda estatal y los requisitos que han de garantizarse para que la misma sea compatible con el mercado interior a la luz de los principios relativos a las ayudas estatales establecidos en el Tratado. A través de estas Comunicaciones de crisis, la normativa sobre ayudas estatales que rige la ayuda pública al sector financiero se ha actualizado regularmente cuando ello ha sido necesario para adaptarse a la evolución de la crisis. La evolución reciente requiere una nueva actualización de las Comunicaciones de crisis.

Base jurídica

3.

Las Comunicaciones de crisis y todas las decisiones individuales sobre las medidas y los regímenes de ayuda encuadrados en el ámbito de aplicación de dichas Comunicaciones se adoptaron sobre la base del artículo 107, apartado 3, letra b), del Tratado, que autoriza con carácter excepcional la concesión de ayudas destinadas a poner remedio a una grave perturbación en la economía de un Estado miembro.

4.

Desde el inicio de la crisis se han tomado medidas significativas para superar las dificultades del sector financiero. La evolución de la crisis ha requerido la adaptación de algunas disposiciones del régimen de ayudas estatales relativas al rescate y la estructuración de empresas en dificultades, sin excluir la posibilidad de acceder, excepcionalmente, a una ayuda pública significativa. A pesar de un despliegue excepcional de instrumentos fiscales y monetarios que contribuyeron a limitar una mayor agravación de la crisis, la recuperación económica sigue siendo débil y desigual en la Unión Europea. Los sectores financieros de algunos Estados miembros afrontan dificultades adicionales para acceder a una financiación a plazo y en materia de calidad de los activos, derivadas de la recesión económica y del proceso de desendeudamiento público y privado. Persisten las tensiones en los mercados financieros y, con ello, el riesgo de unos efectos indirectos negativos más amplios.

5.

La persistencia de tensiones en los mercados de deuda soberana ha ilustrado bien a las claras la continua volatilidad de los mercados financieros. El alto grado de interconexión e interdependencia en el sector financiero de la Unión sigue suscitando preocupación de los mercados sobre los riesgos de contagio. La gran volatilidad de los mercados financieros, así como la incertidumbre de las perspectivas económicas y el persistente riesgo de que esta situación provoque una grave alteración de la economía de los Estados miembros, justifica el mantenimiento, como red de seguridad, de la posibilidad de que los Estados miembros puedan adoptar medidas de apoyo relacionadas con la crisis en favor del sector financiero, sobre la base del artículo 107, apartado 3, letra b), del Tratado.

6.

En estas circunstancias de persistencia de tensiones en los mercados financieros y teniendo en cuenta el riesgo de efectos indirectos negativos más amplios, la Comisión considera que se siguen cumpliendo las condiciones para la aplicación del artículo 107, apartado 3, letra b), del Tratado a las ayudas en favor del sector financiero. Sin embargo, la aplicación de esta excepción sigue siendo posible únicamente en la medida en que persista la situación de crisis, con circunstancias verdaderamente excepcionales que pongan en peligro la estabilidad financiera global.

La estabilidad financiera como objetivo general

7.

En su reacción frente a la crisis financiera, y en el marco de las Comunicaciones de crisis, la estabilidad financiera ha sido el objetivo general de la Comisión, así como garantizar que se mantienen al nivel mínimo la ayuda estatal y las distorsiones de competencia entre los bancos y los Estados miembros. La estabilidad financiera implica la necesidad de impedir importantes efectos indirectos negativos para el resto del sistema bancario que podrían derivarse de la quiebra de una entidad de crédito, así como la necesidad de garantizar que el sistema bancario en su conjunto siga proporcionando un flujo de crédito suficiente a la economía real. La estabilidad financiera sigue ocupando un lugar central en la evaluación de la ayuda estatal al sector financiero efectuada por la Comisión en la presente Comunicación. La Comisión efectuará esta evaluación teniendo en cuenta la evolución de la crisis, desde una situación de dificultades considerables y generalizadas en el sistema hacia una situación de dificultades económicas más fundamentales en algunas partes de la Unión, que implican un mayor riesgo de fragmentación del mercado único.

8.

Este objetivo global se refleja no solo en la posibilidad de los bancos de acceder a la ayuda estatal cuando ello sea necesario para la estabilidad financiera, sino también en la forma en que se evalúan los planes de reestructuración. A este respecto ha de subrayarse que la estabilidad financiera no puede garantizarse sin un sector financiero sólido. Por ello, los planes deben evaluarse en estrecha colaboración con la autoridad de supervisión competente, con vistas a garantizar el restablecimiento de la viabilidad dentro de un plazo de tiempo razonable y de forma sólida y duradera; de no ser así deberá procederse a la liquidación ordenada de la entidad en quiebra.

9.

No obstante, al aplicar la normativa sobre ayudas estatales a los casos individuales, la Comisión tiene en cuenta el entorno macroeconómico que afecta a la viabilidad de los bancos y a la necesidad de la economía real de un determinado Estado miembro de seguir teniendo acceso a un crédito concedido por bancos sólidos. En su evaluación de los planes de reestructuración de los bancos, la Comisión seguirá teniendo en cuenta las peculiaridades de cada entidad y Estado miembro; en particular emprenderá una evaluación proporcionada de la viabilidad a largo plazo de los bancos cuando la necesidad de ayuda estatal proceda de la crisis de la deuda soberana y no de una asunción excesiva de riesgos (2), y reflejará en su evaluación la necesidad de mantener unas condiciones de competencia equitativas en el mercado único, atendiendo en particular a la evolución del reparto de cargas dentro de la Unión.

10.

Por otra parte, cuando deben reestructurarse importantes partes del sector financiero de un Estado miembro, la Comisión procura adoptar un enfoque coordinado en su evaluación de los planes de reestructuración de los distintos bancos, con el fin de proporcionar una respuesta a nivel del sistema. En particular, la Comisión ha adoptado este enfoque para los Estados miembros sometidos a un programa de ajuste económico. La Comisión deberá tener en cuenta específicamente los efectos agregados de la reestructuración de las distintas entidades a nivel del sector (por ejemplo en términos de estructura del mercado) y sobre la economía en su conjunto, especialmente en lo que se refiere al suministro de un flujo suficiente de crédito a la economía real de forma sólida y sostenible.

11.

Asimismo, en su evaluación del reparto de cargas y de las medidas encaminadas a limitar las distorsiones de competencia, la Comisión analiza la viabilidad de las medidas propuestas, incluidas las cesiones, y sus efectos sobre la estructura del mercado y las barreras de entrada. Al mismo tiempo, la Comisión debe garantizar que las soluciones encontradas para un caso en un Estado miembro determinado sean compatibles con el objetivo de impedir grandes asimetrías entre Estados miembros que podrían aumentar la fragmentación del mercado único y provocar inestabilidad financiera, impidiendo así la recuperación dentro de la Unión.

Evolución del marco reglamentario y necesidad de revisión de las Comunicaciones de crisis

12.

Desde el inicio de la crisis, la Unión ha emprendido una serie de cambios institucionales y reglamentarios encaminados a reforzar la resiliencia del sector financiero y a mejorar la prevención, la gestión y la resolución de las crisis bancarias. El Consejo Europeo ha acordado emprender nuevas iniciativas encaminadas a consolidar la Unión Económica y Monetaria mediante la creación de una unión bancaria, partiendo de un mecanismo único de supervisión y de un mecanismo único de resolución para las entidades de crédito que estén establecidas en un Estado miembro participante en el mecanismo único de supervisión. Los Estados miembros también han acordado establecer un mecanismo de estabilidad a través del cual podrían facilitarse recursos financieros a los Estados participantes en el mismo y a sus bancos en caso necesario.

13.

Las medidas deben seguir inevitablemente un proceso gradual, por ejemplo en lo que se refiere a la entrada en vigor de la legislación y a la creación de los fondos de resolución. Algunas de ellas siguen limitándose a la zona del euro. Al mismo tiempo, una creciente divergencia en la recuperación económica dentro de la Unión, la necesidad de reducir y consolidar la deuda pública y la deuda privada y la existencia de bolsas de vulnerabilidad en el sector financiero han llevado a tensiones persistentes en los mercados financieros y a la fragmentación, lo que provoca distorsiones crecientes en el mercado único. Por ello, debe preservarse la integridad del mercado único, especialmente reforzándose el régimen de ayudas estatales. La adaptación de las Comunicaciones de crisis puede contribuir a garantizar un paso armonioso al futuro régimen que prevé la propuesta de Directiva del Parlamento Europeo y del Consejo por la que se establece un marco para el rescate y la resolución de entidades de crédito y empresas de inversión (3), proporcionando más claridad a los mercados. Las Comunicaciones de crisis adoptadas también pueden garantizar una reestructuración más determinada y el reforzamiento del reparto de cargas para todos los bancos que reciban ayuda estatal en todo el mercado único.

14.

El control de las ayudas estatales al sector financiero a veces presenta interacciones con las responsabilidades de las autoridades de supervisión de los Estados miembros. Por ejemplo, en algunos casos dichas autoridades pueden exigir adaptaciones en ámbitos tales como la gobernanza empresarial y las prácticas en materia de remuneración, que, para los bancos que reciben ayuda estatal, a veces también se establecen en los planes de reestructuración. En tales casos, al mismo tiempo que se preserva la competencia exclusiva de la Comisión en el control de las ayudas estatales, reviste importancia la coordinación entre la Comisión y las autoridades de supervisión competentes. Teniendo en cuenta la evolución del marco de regulación y supervisión de la Unión y, particularmente, de la zona del euro, la Comisión colaborará estrechamente, como ya hace actualmente, con las autoridades de supervisión para asegurar una interacción armoniosa entre las diferentes funciones y responsabilidades de todas las autoridades implicadas.

Distribución de las cargas

15.

Las Comunicaciones de crisis explicitan claramente que los principios generales de control de las ayudas estatales siguen siendo aplicables incluso durante los periodos de crisis. En particular, con el fin de limitar el falseamiento de la competencia entre los bancos y los Estados miembros en el mercado único y abordar el riesgo moral, las ayudas deberán limitarse al mínimo necesario y el beneficiario de la ayuda deberá contribuir de forma adecuada a los costes de reestructuración. El banco y sus accionistas deberán contribuir a la reestructuración en la medida de lo posible con sus recursos propios (4). El apoyo estatal deberá concederse en condiciones que representen una distribución adecuada de las cargas, en la que deberán participar los que hayan invertido en el banco.

16.

Desde el inicio de la crisis, al examinar la compatibilidad de las ayudas concedidas a los bancos, la Comisión ha exigido un grado mínimo de reparto de cargas en relación con el importe de la ayuda recibida por estos bancos, particularmente absorbiendo pérdidas con el capital disponible y pagando una remuneración adecuada por las intervenciones estatales. Por otra parte, con objeto de impedir las salidas de fondos, ha introducido normas sobre la recompra de instrumentos híbridos y prohibiciones en materia de cupones y dividendos. Sin embargo, la Comisión no ha establecido umbrales ex ante para las aportaciones propias, ni otras exigencias (5).

17.

En las primeras fases de la crisis, los Estados miembros generalmente no fueron más allá de las exigencias mínimas establecidas por la normativa sobre las ayudas estatales en relación con el reparto de cargas ex ante, y no se pidió a los acreedores que contribuyeran al rescate de las entidades de crédito por motivos de estabilidad financiera.

18.

Sin embargo, la crisis de la deuda soberana ha dejado claro que una política de estas características no podría garantizar la estabilidad financiera a largo plazo, en particular para los Estados miembros en los que el coste de rescate de los bancos haya debilitado significativamente su situación presupuestaria. De hecho, algunos Estados miembros han tenido que ir más allá de las exigencias mínimas de la normativa sobre ayudas estatales e, introduciendo nuevos marcos jurídicos, han aplicado unas exigencias más estrictas de reparto de cargas ex ante. Esta evolución ha llevado a enfoques divergentes del reparto de cargas entre los distintos Estados miembros; mientras que algunos Estados miembros se han limitado a cumplir las exigencias mínimas de la normativa sobre las estatales, otros han superado estas exigencias, exigiendo el rescate por parte de los inversores o los acreedores. Tales diferencias de enfoque del reparto de cargas que existe entre los Estados miembros han llevado a una divergencia en los costes de financiación de los distintos bancos, que variarán en función de si la solidez presupuestaria del Estado miembro considerado hace probable o no un rescate a nivel interno. Estas diferencias constituyen una amenaza para la integridad del mercado único y pueden poner en peligro el mantenimiento de condiciones de competencia equitativas que el control de las ayudas estatales pretende garantizar.

19.

Teniendo en cuenta estos elementos, deben aumentarse las exigencias mínimas en materia de reparto de cargas. Antes de conceder cualquier tipo de ayuda de reestructuración a un banco, ya se trate de una medida de recapitalización o de rescate de activos deteriorados, deben agotarse todas las soluciones que puedan generar capital, incluida la conversión de deuda subordinada, a condición de que se cumplan los derechos fundamentales y no se ponga en peligro la estabilidad financiera. Dado que es necesaria ayuda de reestructuración para impedir una posible liquidación desordenada de un banco, y con el fin de reducir al mínimo la ayuda, deben cumplirse estas medidas de reparto de cargas independientemente del nivel de solvencia inicial del banco. Por consiguiente, antes de conceder una ayuda de reestructuración a un banco, los Estados miembros deben garantizar que sus accionistas y titulares de capital no preferente proporcionen la contribución necesaria o establecer el marco jurídico necesario para obtener dicha contribución.

20.

En principio, la aplicación de las medidas encaminadas a limitar el falseamiento de la competencia depende del grado de reparto de cargas y tiene en cuenta también la evolución del reparto de cargas de los bancos beneficiarios de ayuda en la Unión. Si los otros aspectos se mantienen invariados, un reforzamiento del reparto de cargas implica, pues, una menor necesidad de medidas encaminadas a combatir el falseamiento de la competencia. En cualquier caso, estas medidas deben calibrarse de forma que se aproximen en la medida de lo posible a la situación del mercado que se habría materializado si el beneficiario de la ayuda hubiera salido del mismo sin recibir ayuda.

Procedimiento de reestructuración eficaz y nueva modernización del marco

21.

Aunque es necesario mantener ciertos instrumentos de apoyo a los bancos con el fin de combatir las turbulencias persistentes en los mercados financieros, habrá que desarrollar más y mejorar algunos procedimientos y condiciones. También es necesario proseguir el proceso de adaptación del marco jurídico a la evolución del mercado, que se inició en junio de 2010 con el aumento de la comisión de garantía (6) y prosiguió con la Comunicación prorrogativa de 2010 (7).

22.

La Comunicación bancaria de 2008 permitió a los Estados miembros establecer regímenes de rescate, sin excluir al mismo tiempo la posibilidad de intervenciones específicas. Habida cuenta de la magnitud de la crisis y de la pérdida general de confianza en todo el sector financiero de la UE, manifestada, en particular, en el agotamiento del mercado interbancario, la Comisión decidió que autorizaría todas las medidas necesarias tomadas por los Estados miembros para salvaguardar la estabilidad del sistema financiero, incluidas medidas de rescate y regímenes de recapitalización. La autorización temporal de medidas de rescate, tanto en forma de garantías como en forma de medidas de recapitalización y de rescate de activos, logró evitar el pánico y restableció la confianza del mercado.

23.

Sin embargo, en las nuevas condiciones de mercado hay menor necesidad de medidas de rescate estructurales concedidas únicamente partiendo de una evaluación preliminar basada en la premisa de que prácticamente todos los bancos deben ser rescatados y que aplaza a una fase posterior una evaluación a fondo del plan de reestructuración. Aunque este enfoque contribuyó a impedir el hundimiento irremediable del sector financiero en su conjunto, a menudo se retrasaron los esfuerzos de reestructuración de los beneficiarios individuales. El retraso en la resolución de los problemas de los bancos ha dado lugar en algunos casos a una mayor factura final para los contribuyentes. La presente Comunicación establece el principio de que las medidas de recapitalización y de rescate de activos deteriorados solo se autorizarán una vez aprobado el plan de reestructuración del banco. Este enfoque permitirá que el importe de la ayuda se determine con mayor precisión, que las causas de los problemas de los bancos se detecten y se combatan ya en una fase inicial y que se logre la estabilidad financiera. Los sistemas de garantía seguirán estando disponibles con el fin de proporcionar liquidez a los bancos. No obstante, dichos sistemas solo sirven como medio de proporcionar liquidez a los bancos que no sufren un déficit de capital, según la definición de la autoridad supervisora competente (8).

24.

La presente Comunicación establece las adaptaciones necesarias de los parámetros relativos a la compatibilidad de las ayudas estatales concedidas a los bancos en el contexto de la crisis a partir del 1 de agosto de 2013. En particular, la presente Comunicación:

a)

sustituye la Comunicación bancaria de 2008 y proporciona orientación sobre los criterios de compatibilidad aplicables al apoyo a la liquidez;

b)

adapta y complementa las Comunicaciones sobre recapitalización y rescate de activos deteriorados;

c)

complementa la Comunicación sobre reestructuración proporcionando orientación más detallada sobre el reparto de cargas entre los accionistas y los acreedores subordinados;

d)

establece el principio de que no puede adoptarse ninguna medida de recapitalización o de protección de activos sin autorización previa de un plan de reestructuración, y propone un procedimiento para la actualización permanente de tales medidas;

e)

proporciona orientación sobre los requisitos de compatibilidad aplicables a las ayudas a la liquidación.

2.   ÁMBITO DE APLICACIÓN

25.

La Comisión aplicará los principios establecidos en la presente Comunicación y en todas las Comunicaciones de crisis (9) a las «entidades de crédito» (a las que también se hace referencia con el término «bancos») (10). Las entidades de crédito muestran un alto grado de interconexión, ya que la liquidación desordenada de una entidad de crédito puede tener un fuerte efecto negativo sobre el conjunto del sistema financiero. Las entidades de crédito pueden sufrir desplomes repentinos de la confianza que pueden tener serias consecuencias en su liquidez y solvencia. Las dificultades de una sola entidad compleja pueden provocar tensiones sistémicas sobre el sector financiero, que, a su vez, también pueden tener un fuerte efecto negativo sobre el conjunto de la economía, por ejemplo, a través de la función de préstamo de las entidades de crédito a la economía real, pudiendo así poner en peligro la estabilidad financiera.

26.

La Comisión aplicará los principios establecidos en la presente Comunicación y en todas las Comunicaciones de crisis en su caso, y mutatis mutandis, a las empresas de seguros en el sentido del artículo 6 de la Directiva 73/239/CEE (11), el artículo 4 de la Directiva 2002/83/CE (12) o el artículo 1, letra b), de la Directiva 98/78/CE (13).

27.

Todas las ayudas a entidades de este tipo que se hayan constituido en sociedad en un Estado miembro y tengan actividades significativas en un Estado miembro, con inclusión de las filiales de dichas entidades, se examinarán a la luz de la presente Comunicación.

3.   MEDIDAS DE RECAPITALIZACIÓN Y DE RESCATE DE ACTIVOS DETERIORADOS

28.

Las medidas sobre recapitalización y sobre rescate de activos deteriorados, incluidas las relativas a garantías de activos, se suelen conceder para cubrir un déficit de capital. A los efectos de la presente Comunicación, por «déficit de capital» se entiende el establecido en un análisis del capital, una prueba de resistencia, un examen de la calidad de los activos o un ejercicio equivalente realizado en la Unión, en la zona del euro o a nivel nacional, según proceda, que sea confirmado por la autoridad de supervisión competente. Dicho apoyo público es normalmente de carácter permanente y no puede suprimirse fácilmente.

29.

Dada la irreversibilidad de tales medidas en la práctica y las implicaciones fiscales para los Estados miembros que las adoptan, y a la luz de la práctica decisoria de la Comisión durante la crisis, la Comisión en principio solo puede autorizarlas una vez que el Estado miembro afectado haya demostrado que se han explotado en la medida de lo posible todas las medidas encaminadas a limitar la ayuda al mínimo necesario. Con este fin, se invita a los Estados miembros a presentar un plan de obtención de capital con anterioridad a la presentación de un plan de reestructuración o como parte de dicho plan. Un plan de obtención de capital debe contener, en particular, medidas de obtención de capital por el banco y posibles medidas de reparto de cargas entre los accionistas y los acreedores subordinados del banco.

30.

Un plan de obtención de capital, conjuntamente con un examen detenido de la calidad de los activos del banco y una evaluación prospectiva de la adecuación del capital, deberá permitir al Estado miembro, así como a la Comisión y a la autoridad de supervisión competente, determinar con precisión el déficit de capital (residual) de un banco que debe cubrirse con ayuda estatal. Cualquier déficit de capital residual que deba cubrirse con ayuda estatal requiere la presentación de un plan de reestructuración.

31.

El plan de reestructuración que implique ayuda de reestructuración, con la excepción de las exigencias en materia de obtención de capital y reparto de cargas que deben incluirse, según se establece en los puntos 32 a 34, en el plan de obtención de capital que debe presentarse con anterioridad al plan de reestructuración o como parte del mismo, seguirá evaluándose sobre la base de la Comunicación de reestructuración.

3.1.   Corrección de un déficit de capital – notificación previa y notificación de una ayuda de reestructuración

32.

Tan pronto como se haya detectado un déficit de capital que probablemente dará lugar a una petición de ayuda estatal, habrán de aplicarse todas las medidas tendentes a minimizar el coste de corrección de este déficit para el Estado miembro. Con este fin se invita a los Estados miembros a ponerse en contacto con la Comisión antes de la notificación. Durante estos contactos voluntarios previos, la Comisión ofrecerá su ayuda relativa a la forma de garantizar la compatibilidad de la ayuda de reestructuración y, en particular, a la forma de aplicar las exigencias en materia de reparto de cargas, de conformidad con la normativa sobre ayudas estatales. La base para la notificación previa será un plan de obtención de capital establecido por el Estado miembro y el banco y aprobado por la autoridad de supervisión competente. Dicho plan deberá:

a)

enumerar las medidas de obtención de capital que ha de tomar el banco y las (posibles) medidas de reparto de cargas entre los accionistas y los acreedores subordinados,

b)

conceder salvaguardias que impidan la salida de fondos del banco, que podría tener lugar, por ejemplo, si el banco adquiere participaciones en otras empresas o efectúa pagos de dividendos o cupones.

33.

El Estado miembro debe proporcionar una metodología detallada y los datos utilizados para determinar el déficit de capital, validados por la autoridad de supervisión competente. La metodología ha de presentarse por segmento de actividad.

34.

Tras la presentación del plan de obtención de capital y la incorporación de los resultados del examen de calidad de los activos y una evaluación prospectiva de la adecuación del capital, el Estado miembro debe determinar el déficit de capital residual que ha de cubrirse con ayuda estatal. La Comisión ofrecerá al Estado miembro la posibilidad de discutir el plan de reestructuración antes de su notificación. Una vez que se haya alcanzado un acuerdo sobre dicho plan, el Estado miembro podrá notificarlo formalmente. La Comisión solo autorizará medidas de recapitalización o de rescate de activos deteriorados como ayuda de reestructuración una vez que se haya alcanzado un acuerdo sobre el plan de reestructuración correspondiente.

3.1.1.   Medidas de obtención de capital por el banco

35.

En el plan de obtención de capital aprobado por la autoridad competente, el beneficiario deberá identificar, y, en la medida de lo posible, y sin poner en peligro su viabilidad, aplicar el máximo de medidas de obtención de capital. Estas medidas deben incluir en particular:

a)

emisión de derechos;

b)

conversión voluntaria de instrumentos de deuda subordinada en capital sobre la base de incentivos basados en el riesgo;

c)

ejercicios de gestión del pasivo que, en principio, deben generar capital al 100 % si el déficit de capital no puede cubrirse totalmente y se requiere, por tanto, ayuda estatal;

d)

ventas de activos y carteras generadoras de capital;

e)

titulización de carteras con objeto de generar capital a partir de actividades no básicas;

f)

retención de beneficios;

g)

otras medidas que reduzcan las necesidades de capital.

36.

Si en el plan de obtención de capital se indica que las medidas identificadas no pueden aplicarse en un plazo de seis meses a partir de la presentación de dicho plan, la Comisión pedirá a la autoridad de supervisión competente que evalúe si las medidas propuestas deben considerarse medidas de obtención de capital.

37.

Deben establecerse incentivos para que los bancos emprendan medidas de reestructuración de gran alcance en coyunturas favorables y, de esta forma, minimicen la necesidad de recurrir a ayuda estatal. En consecuencia, en caso de que mediante una gestión apropiada y oportuna se hubiera podido evitar razonablemente recurrir a ayuda estatal, cualquier entidad que base su reestructuración o liquidación ordenada en la concesión de ayuda estatal deberá sustituir normalmente al consejero delegado del banco, así como a otros miembros del consejo de administración en su caso.

38.

Por las mismas razones, tales entidades deberán aplicar políticas estrictas de remuneración del personal directivo. Ello requiere limitar la remuneración del personal directivo, junto con incentivos que garanticen que el banco está aplicando su plan de reestructuración a fin de alcanzar a largo plazo unos objetivos sostenibles para la empresa. Así, cualquier banco beneficiario de ayuda estatal en forma de medidas de recapitalización o rescate de activos deteriorados deberá limitar a un nivel apropiado la remuneración total de su personal, y en particular la de los miembros del consejo de administración y los altos directivos. Este límite máximo para la remuneración total deberá incluir todos los posibles componentes fijos y variables y las pensiones, y ser conforme a los artículos 93 y 94 de la Directiva sobre requisitos de capital (DRC IV) (14).

Por ello, la remuneración total de estas personas no puede ser superior a 15 veces el salario medio nacional en el Estado miembro en el que el beneficiario se ha constituido en sociedad (15) ni a 10 veces el salario medio de los empleados del banco beneficiario.

Las restricciones sobre las remuneraciones serán aplicables hasta el final del periodo de reestructuración, o hasta que el banco haya reembolsado la ayuda estatal si esto último ocurre antes.

39.

En principio, ningún banco beneficiario de ayuda estatal en forma de medidas de recapitalización o de rescate de activos deteriorados deberá pagar indemnizaciones por despido de importe superior al estipulado por ley o por contrato.

3.1.2.   Distribución de las cargas entre los accionistas y los acreedores subordinados

40.

La ayuda estatal puede crear riesgo moral y minar la disciplina del mercado. A fin de disminuir el riesgo moral, la ayuda solo puede concederse sujeta a condiciones que impliquen un reparto de cargas adecuado entre los inversores existentes.

41.

Un reparto de cargas adecuado implicará en principio, tras una absorción de pérdidas por los accionistas, aportaciones por parte de los titulares de instrumentos híbridos de capital y los titulares de deuda subordinada. Los titulares de instrumentos híbridos de capital y los titulares de deuda subordinada deben contribuir, en la medida de lo posible, a la reducción del déficit de capital. Dichas contribuciones pueden adoptar la forma de una conversión en instrumentos de capital ordinario de nivel 1 (16) o de una rebaja del valor contable del principal de los instrumentos. En cualquier caso, en la medida en que lo permita la normativa legal, deben evitarse las transferencias de efectivo del beneficiario a los titulares de tales instrumentos de pasivo.

42.

La Comisión no exigirá aportaciones a los titulares de deuda privilegiada (particularmente, de depósitos garantizados, depósitos no garantizados, bonos y obligaciones y otra deuda privilegiada) como requisito obligatorio de reparto de cargas conforme a la normativa sobre ayudas estatales, ya sea mediante conversión en capital, ya sea mediante reducción del valor contable de los instrumentos.

43.

Cuando el ratio de capital del banco en el que se haya detectado un déficit de capital se mantenga por encima del mínimo requerido por la normativa de la UE, el banco deberá normalmente ser capaz de restablecer su situación de capital por sí mismo, particularmente mediante medidas de obtención de capital tales como las establecidas en el punto 35. De no existir otras posibilidades, como, por ejemplo, otras medidas de supervisión tales como medidas de intervención temprana u otras medidas correctoras, para eliminar el déficit confirmado por la autoridad de supervisión o resolución competente, la deuda subordinada debe convertirse en capital, en principio, antes de la concesión de ayuda estatal.

44.

En los casos en que el banco ya no cumpla los requisitos de capital regulador mínimo, la deuda subordinada debe ser objeto de conversión o de reducción de su valor contable, en principio antes de la concesión de ayuda estatal. No debe concederse ayuda estatal antes de que el capital, los instrumentos híbridos de capital y la deuda subordinada hayan contribuido plenamente a la compensación de las posibles pérdidas.

45.

Podrá contemplarse una excepción a las exigencias mencionadas en los puntos 43 y 44 cuando la aplicación de tales medidas pondría en peligro la estabilidad financiera o llevaría a unos resultados desproporcionados. Esta excepción podría cubrir los casos en los que el importe de la ayuda a recibir sea pequeño en comparación con los activos ponderados por riesgo del banco, y el déficit de capital se haya reducido significativamente, particularmente mediante medidas de obtención de capital tales como las indicadas en el punto 35. El riesgo de resultados desproporcionados o de inestabilidad financiera también podría abordarse reconsiderando el calendario de las medidas encaminadas a corregir el déficit de capital.

46.

En el contexto de la aplicación de los puntos 43 y 44 debería seguirse el «principio de evitación de perjuicios suplementarios para los acreedores» (17). Ello significa que los acreedores subordinados no deberán recibir un valor inferior al que habría tenido su instrumento en caso de no concederse ayuda estatal.

3.1.3.   Evitar la salida de fondos con anterioridad a la adopción de una decisión de reestructuración

47.

Con objeto de limitar la ayuda al mínimo necesario, deberá evitarse lo antes posible la salida de fondos. Por consiguiente, la Comisión considera que el banco deberá tomar todas las medidas necesarias para mantener sus fondos desde el momento en que conozca o deba conocer sus necesidades de capital. En particular, a partir de ese momento, las entidades que han determinado o deberían haber determinado sus necesidades de capital:

a)

no deben pagar dividendos de acciones o cupones sobre instrumentos híbridos de capital (o sobre cualesquiera otros instrumentos para los que sea discrecional el pago de cupones);

b)

no deben recomprar sus propias acciones o recurrir a instrumentos híbridos de capital durante el periodo de reestructuración sin aprobación previa de la Comisión;

c)

no deben recomprar instrumentos híbridos de capital, a menos que dicha medida, posiblemente combinada con otras, permita a la entidad absorber totalmente su déficit de capital, y se aplique en condiciones suficientemente próximas a los niveles actuales del mercado (18), con un precio no superior en más del 10 % al precio de mercado; cualquier recompra está sujeta a una autorización previa de la Comisión;

d)

no deben realizar ninguna operación de gestión de capital sin la autorización previa de la Comisión;

e)

no deben aplicar prácticas comerciales agresivas;

f)

no deben adquirir una participación en ninguna empresa, ya sea mediante transmisión de activos o de acciones; este requisito no cubre: i) las adquisiciones que tienen lugar en el marco de la actividad bancaria ordinaria en lo que se refiere a la gestión de las reclamaciones pendientes respecto de las empresas en dificultades; ii) la adquisición de participaciones en empresas a condición de que el precio de compra pagado sea inferior al 0,01 % del último valor del balance de la entidad disponible en ese momento y de que el valor acumulado pagado por tales adquisiciones desde ese momento hasta el final del periodo de reestructuración sea inferior al 0,025 % del último valor de su balance disponible en ese momento; y iii) la adquisición de una empresa, tras la obtención de la autorización de la Comisión, si, en circunstancias excepcionales, es necesaria para restablecer la estabilidad financiera o garantizar una competencia efectiva;

g)

deben abstenerse de hacer publicidad de la ayuda estatal y de aplicar estrategias comerciales agresivas que no aplicarían sin la ayuda del Estado miembro.

48.

Como ha de garantizarse que la ayuda se limite al mínimo necesario, si un banco emprende acciones no conformes con los requisitos enumerados en el punto 47 en un momento en el que sus necesidades de capital adicional deberían haber sido evidentes para una empresa bien gestionada, la Comisión, al efecto de establecer las medidas necesarias para limitar el falseamiento de la competencia, añadirá al importe de la ayuda un importe equivalente a la salida de fondos.

3.1.4.   Cobertura del déficit de capital residual con ayuda de reestructuración

49.

Si tras la aplicación de las medidas de obtención de capital y de reparto de cargas persiste un déficit de capital, en principio podrá cubrirse con medidas de recapitalización con fondos públicos y/o con medidas de rescate de activos deteriorados. Para que dicha ayuda sea compatible, ha de presentarse a la Comisión un plan de reestructuración que deberá cumplir con las diferentes secciones de las Comunicaciones de crisis.

3.2.   Ayuda de rescate en forma de medidas de recapitalización y medidas de rescate de activos deteriorados

50.

Una vez que la Comisión haya empezado a aplicar los principios establecidos en la presente Comunicación, el Estado miembro de que se trate le deberá notificar un plan de reestructuración y obtener ayuda estatal antes de adoptar medidas de recapitalización o de rescate de activos deteriorados. Sin embargo, la Comisión puede autorizar excepcionalmente que el Estado miembro considerado adopte dichas medidas de forma temporal como ayuda de rescate antes de la aprobación de un plan de reestructuración si dichas medidas son necesarias para preservar la estabilidad financiera. Si un Estado miembro invoca esta cláusula de estabilidad financiera, la Comisión requerirá un análisis ex ante de la autoridad de supervisión competente que confirme la existencia de un déficit de capital real (no prospectivo), lo que obligaría a dicha autoridad a retirar inmediatamente la autorización bancaria de la entidad si no se tomasen tales medidas. Por otra parte, cualquier análisis de este tipo deberá demostrar que el riesgo excepcional para la estabilidad financiera no puede ser evitado con capital privado en un periodo de tiempo suficientemente corto ni con cualquier otra medida temporal menos distorsionadora, tal como una garantía estatal.

51.

Toda medida de rescate contemplada en el punto 50 ha de notificarse a la Comisión. Para ser aprobadas temporalmente por la Comisión, dichas medidas deben cumplir las normas que rigen la remuneración y el reparto de cargas de tales medidas establecidas en la Comunicación de recapitalización, la Comunicación prorrogativa de 2011 y, en su caso, la Comunicación sobre rescate de activos deteriorados.

52.

Por otra parte, las ayudas de rescate en forma de medidas de recapitalización y de rescate de activos deteriorados no deben impedir el cumplimiento de los requisitos de reparto de cargas establecidos en la presente Comunicación. Por consiguiente, o bien las medidas de reparto de cargas requeridas deben aplicarse como parte de la ayuda de rescate, o bien las medidas de recapitalización o de rescate de activos deteriorados deben adaptarse de una forma que permita la aplicación ex post de las medidas de reparto de cargas. Dicha aplicación ex post puede lograrse, por ejemplo, mediante una recapitalización, en la que el nuevo capital sea de rango superior al capital existente y a los instrumentos de deuda subordinada, y cumpla al mismo tiempo el marco reglamentario y de supervisión aplicable.

53.

Tras la autorización de la ayuda de rescate, el Estado miembro debe presentar un plan de reestructuración conforme con la Comunicación de reestructuración en el plazo de dos meses a partir de la decisión de autorización temporal de la ayuda. El plan de reestructuración se evaluará sobre la base de la Comunicación de reestructuración, teniendo en cuenta los principios de reparto de cargas descritos en la presente Comunicación.

3.3.   Regímenes de recapitalización y reestructuración de las pequeñas entidades

54.

Las ayudas concedidas a los bancos pequeños suelen afectar menos a la competencia que las concedidas a los bancos de mayor tamaño. Por esta razón, y para garantizar un trato administrativo proporcionado, es apropiado permitir la aplicación de un procedimiento más simple en el caso de los bancos pequeños, al mismo tiempo que se limitan al mínimo las distorsiones de la competencia. Por lo tanto, la Comisión desea autorizar regímenes de recapitalización y reestructuración de las entidades pequeñas cuando dichos regímenes tengan un objetivo claro y estén limitados a un periodo de seis meses, y a condición de que cumplan los principios de las Comunicaciones de crisis y, en particular, las exigencias de reparto de cargas establecidas en la presente Comunicación. Por otra parte, la aplicación de este régimen debe limitarse a los bancos con un total del balance no superior a 100 millones EUR. La suma de los balances de los bancos que reciban ayuda en el marco del régimen no debe superar el 1,5 % del valor total de los activos poseídos por los bancos en el mercado nacional del Estado miembro afectado.

55.

La Comisión evaluará esos regímenes para verificar si alcanzan su objetivo y se aplican correctamente. Con este fin, el Estado miembro, tras la autorización del régimen, deberá presentar a la Comisión informes semestrales sobre la aplicación del mismo.

4.   GARANTÍAS Y APOYO A LA LIQUIDEZ AL MARGEN DEL SUMINISTRO DE LIQUIDEZ POR EL BANCO CENTRAL

56.

El apoyo a la liquidez y las garantías sobre pasivos estabilizan temporalmente el pasivo del balance de un banco. Por ello, a diferencia de lo que ocurre con las medidas de recapitalización o de rescate de activos deteriorados, que en principio deben ir precedidas de la notificación de un plan de reestructuración por parte del Estado miembro afectado y de la autorización de la Comisión antes de que puedan concederse, la Comisión puede aceptar que los Estados miembros notifiquen, antes de la aprobación de un plan de reestructuración, las garantías y el apoyo de liquidez que se han de conceder tras su autorización temporal como ayuda de rescate.

57.

Las garantías y el apoyo a la liquidez pueden notificarse individualmente a la Comisión; además, esta también puede autorizar regímenes que contemplen medidas de apoyo a la liquidez para un periodo máximo de seis meses.

58.

Tales regímenes deben limitarse a los bancos que no tengan déficit de capital. Cuando un banco con un déficit de capital tiene una necesidad urgente de liquidez, se requiere una notificación individual a la Comisión (19). En tales circunstancias, la Comisión aplicará el procedimiento establecido en los puntos 32 a 34 mutatis mutandis, en especial la exigencia de un plan de reestructuración o liquidación, a menos que la ayuda se reembolse en un plazo de dos meses.

59.

Para recibir la autorización de la Comisión, las garantías y el apoyo a la liquidez deben cumplir los siguientes requisitos:

a)

las garantías solo pueden concederse para nuevas emisiones de deuda privilegiada (queda excluida la deuda subordinada);

b)

las garantías solo pueden concederse sobre instrumentos de deuda con plazos de vencimiento comprendidos entre tres meses y cinco años (o de un máximo de siete años en el caso de las obligaciones cubiertas); las garantías con un plazo de vencimiento superior a tres años deben limitarse, salvo en casos debidamente justificados, a un tercio de las garantías pendientes concedidas al banco de que se trate;

c)

el nivel mínimo de remuneración de las garantías estatales debe estar en consonancia con la fórmula establecida en la Comunicación prorrogativa de 2011;

d)

debe presentarse a la Comisión un plan de reestructuración en el plazo de dos meses en relación con toda entidad de crédito a la que se hayan concedido garantías sobre nuevas obligaciones o sobre obligaciones renovadas, para la que, en el momento de concesión de la nueva garantía, el saldo vivo total de las obligaciones garantizadas (incluidas las garantías concedidas antes de la fecha de esa decisión) sea superior al ratio del 5 % del total del pasivo y a un importe total de 500 millones EUR;

e)

para cada entidad de crédito que dé lugar a una petición de activación de la garantía, debe presentarse un plan individual de reestructuración o liquidación en el plazo de dos meses tras la activación de la garantía;

f)

los beneficiarios de garantías y apoyo a la liquidez deben abstenerse de hacer publicidad de la ayuda estatal recibida y de aplicar estrategias comerciales agresivas que no aplicarían sin el apoyo del Estado miembro.

60.

Los regímenes de garantía y apoyo a la liquidez deben cumplir los siguientes criterios adicionales:

a)

el régimen debe limitarse a los bancos que no presenten un déficit de capital, según lo certificado por la autoridad de supervisión competente de conformidad con el punto 28;

b)

las garantías con un periodo de vencimiento superior a tres años deben limitarse a un tercio del total de garantías concedidas al banco de que se trate;

c)

los Estados miembros deben informar trimestralmente a la Comisión sobre: i) el funcionamiento del régimen, ii) las emisiones de deuda garantizada, y iii) las comisiones aplicadas efectivamente;

d)

los Estados miembros deben complementar sus informes sobre el funcionamiento del régimen con información actualizada sobre el coste de emisiones comparables de deuda no garantizada (naturaleza, volumen, calificación crediticia, moneda).

61.

En casos excepcionales también pueden aprobarse garantías que cubran riesgos del Banco Europeo de Inversiones respecto de los bancos con el fin de restablecer el flujo de préstamo a la economía real en países con unas condiciones de préstamo seriamente perturbadas en comparación con la media de la Unión. Al evaluar tales medidas, la Comisión examinará, en particular, si no confieren una ventaja indebida que podría servir, por ejemplo, para desarrollar otras actividades comerciales de esos bancos. Tales garantías solo pueden cubrir un periodo máximo de siete años. En caso de ser autorizadas por la Comisión, dichas garantías no implican para el banco una obligación de presentar un plan de reestructuración.

5.   SUMINISTRO DE LIQUIDEZ POR LOS BANCOS CENTRALES E INTERVENCIÓN DE LOS SISTEMAS DE GARANTÍA DE DEPÓSITOS Y DE LOS FONDOS DE RESOLUCIÓN

62.

Las actividades de los bancos centrales relacionadas con la política monetaria, como las operaciones de mercado abierto y los instrumentos permanentes, no entran en el ámbito de aplicación de las normas sobre ayudas estatales. El apoyo a una entidad de crédito específica (conocida generalmente como «ayuda de urgencia en caso de crisis de liquidez») puede constituir ayuda a menos que se cumplan de forma acumulativa las siguientes condiciones (20):

a)

la entidad financiera tiene falta de liquidez temporal pero es solvente en el momento del suministro de liquidez, que ocurre en circunstancias excepcionales y no forma parte de un paquete de ayuda más amplio,

b)

el instrumento es objeto de una garantía integral a la que se aplican recortes adecuados en la valoración, en función de su calidad y valor de mercado,

c)

el Banco Central cobra al beneficiario un tipo de interés penalizador,

d)

la medida se toma por iniciativa del propio Banco Central, y no está respaldada por ninguna contragarantía del Estado.

63.

Las intervenciones de los fondos de garantía de depósitos para reembolsar a los depositantes de conformidad con las obligaciones que deben cumplir los Estados miembros en virtud de la Directiva 94/19/CE, relativa a los sistemas de garantía de depósitos (21), no constituyen ayuda estatal (22). Sin embargo, la utilización de estos fondos o de fondos similares para ayudar a la reestructuración de entidades de crédito puede constituir ayuda. Aunque pueden provenir del sector privado, los fondos en cuestión pueden constituir ayuda en la medida en la que estén bajo el control del Estado y sea imputable a este la decisión relativa a su utilización (23). La Comisión evaluará la compatibilidad de la ayuda estatal que constituyen tales intervenciones a la luz de la presente Comunicación.

64.

La ayuda estatal que encierra la intervención de un fondo de resolución se evaluará en el marco de la presente Comunicación con el fin de evaluar su compatibilidad con el mercado interior.

6.   CONSIDERACIONES ESPECÍFICAS EN RELACIÓN CON LAS AYUDAS A LA LIQUIDACIÓN

6.1.   Principios generales

65.

Los Estados miembros fomentarán la salida de los operadores no viables, permitiendo al mismo tiempo que el proceso de salida se produzca de una forma ordenada que permita preservar la estabilidad financiera. Cuando no es razonable esperar que una entidad de crédito en dificultades recupere la viabilidad a largo plazo siempre habrá que contemplar la posibilidad de proceder a su liquidación ordenada.

66.

La Comisión reconoce que, debido a las peculiaridades de las entidades de crédito, y en ausencia de mecanismos que permitan su resolución sin poner en peligro la estabilidad financiera, podría no ser posible liquidar una entidad de crédito aplicando procedimientos ordinarios de insolvencia. Por esta razón, las medidas estatales en apoyo de la liquidación de entidades de crédito en dificultades pueden considerarse ayuda compatible a condición de que se cumpla la exigencia especificada en el punto 44.

67.

El objetivo de una liquidación ordenada debe ser el cese de la actividad de la entidad de crédito en dificultades durante un periodo de tiempo limitado. Este objetivo implica que no pueden emprender nuevas actividades con terceros. Sin embargo, no impide la ejecución de las actividades en marcha, si ello reduce los costes de la liquidación. Por otra parte, la liquidación debe perseguir en la medida de lo posible la enajenación de partes o de activos de la empresa mediante un proceso competitivo. Un procedimiento de liquidación ordenada requiere que todos los ingresos procedentes de la venta de activos contribuyan a cubrir los costes de liquidación.

68.

Los Estados miembros pueden elegir entre una serie de herramientas para la organización de la liquidación de las entidades de crédito en dificultades. Todas las medidas de ayuda estatal aplicadas en apoyo de dicha liquidación deben cumplir con los principios especificados en los puntos 69 a 82.

6.2.   Condiciones de autorización de las ayudas a la liquidación

69.

Los Estados miembros deben proporcionar un plan para la liquidación ordenada de la entidad de crédito.

70.

La Comisión evaluará la compatibilidad de las medidas de ayuda que han de aplicarse con vistas a la resolución de las entidades de crédito siguiendo, mutatis mutandis, las líneas establecidas para las ayudas de reestructuración en las secciones 2, 3 y 4 de la Comunicación de reestructuración.

71.

La particular naturaleza del procedimiento de liquidación ordenada suscita las consideraciones expuestas en los puntos 72 a 78.

6.2.1.   Limitación de los costes de liquidación

72.

Los Estados miembros deben demostrar que la ayuda permite la liquidación efectiva de forma ordenada de la entidad de crédito, limitando al mismo tiempo el importe de la ayuda al mínimo necesario para mantener la entidad en la actividad durante la liquidación, se ajusta al objetivo perseguido y cumple con las exigencias en materia de reparto de cargas expuestas en la presente Comunicación.

6.2.2.   Limitación del falseamiento de la competencia

73.

A fin de evitar falseamientos indebidos de la competencia, la fase de liquidación deberá limitarse al periodo estrictamente necesario para efectuar una liquidación ordenada.

74.

En caso de que la entidad de crédito beneficiaria siga operando, no debe competir activamente en el mercado o emprender nuevas actividades. Sus operaciones deben limitarse, en principio, a la continuación y finalización de las actividades en curso con sus clientes actuales. Las nuevas actividades con sus clientes actuales deben limitarse a la modificación de las condiciones de los contratos vigentes y a la reestructuración de los préstamos existentes, a condición de que dichas modificaciones mejoren el valor actual neto de los activos correspondientes.

75.

La política de precios de la entidad de crédito objeto de liquidación debe diseñarse con el fin de incitar a los clientes a encontrar alternativas más atractivas.

76.

Cuando sea necesaria una autorización bancaria, por ejemplo, para un banco malo o una entidad temporal creada únicamente para la liquidación ordenada de una entidad de crédito («banco puente»), la misma deberá limitarse a las actividades estrictamente necesarias para la liquidación. La autorización bancaria deberá ser retirada lo más rápidamente posible por la autoridad de supervisión competente.

6.2.3.   Distribución de cargas

77.

En el contexto de una liquidación ordenada, deberá procurarse minimizar el riesgo moral, particularmente evitándose la concesión de ayuda adicional en beneficio de los accionistas y los tenedores de deuda subordinada. Por ello, los derechos de los accionistas y de los tenedores de deuda subordinada no deben transferirse a ninguna actividad económica que siga ejerciéndose.

78.

Lo dispuesto en las secciones 3.1.2 y 3.1.3 debe cumplirse mutatis mutandis.

6.3.   Venta de una entidad de crédito durante el procedimiento de liquidación ordenada

79.

La venta de una entidad de crédito durante un procedimiento de liquidación ordenada puede implicar ayuda estatal a favor del comprador, a menos que la misma se organice mediante una licitación abierta, competitiva e incondicional y los activos se adjudiquen al mejor postor. En su caso, dicha licitación competitiva deberá permitir la venta de partes de la entidad a diferentes postores.

80.

En particular, al determinar si existe ayuda al comprador de la entidad de crédito o de partes de la misma, la Comisión examinará si:

a)

el proceso de venta es abierto, incondicional y no discriminatorio;

b)

la venta se realiza en condiciones de mercado;

c)

la entidad de crédito o el Gobierno, dependiendo de la estructura escogida, procura maximizar el precio de venta de los activos y pasivos en cuestión.

81.

Cuando la Comisión determine que existe ayuda en favor del comprador, evaluará de forma separada la compatibilidad de la misma.

82.

Si se concede ayuda a la actividad económica que será objeto de venta (en lugar de al comprador de dicha actividad), la compatibilidad de dicha ayuda se someterá a un examen individual a la luz de la presente Comunicación. Si el proceso de liquidación implica la venta de una entidad económica que posee una cuota de mercado significativa, la Comisión evaluará la necesidad de tomar medidas que limiten el falseamiento de la competencia que provocará la ayuda a esa entidad y verificará la viabilidad de dicha entidad a raíz de la venta. En su evaluación de la viabilidad, la Comisión tendrá debidamente en cuenta el tamaño y la solidez del comprador en relación con el tamaño y la solidez de la actividad objeto de adquisición.

6.4.   Condiciones de autorización de los regímenes de liquidación ordenada

83.

La aplicación por parte de los Estados miembros de regímenes destinados a remediar la situación de las entidades de crédito en dificultades puede incluir la posibilidad de conceder ayuda para garantizar su liquidación ordenada, al mismo tiempo que se limitan los efectos indirectos negativos sobre el sector y sobre la economía en su conjunto.

84.

La Comisión considera que pueden autorizarse regímenes de ayuda a la liquidación en favor de entidades de crédito de tamaño limitado (24), a condición de que estén bien diseñados para garantizar el cumplimiento de las exigencias de reparto de cargas entre los accionistas y los tenedores de deuda subordinada expuestas en el punto 44 y para eliminar el riesgo moral y resolver otros problemas en materia de competencia.

85.

La compatibilidad de tales regímenes se evaluará a la luz de las condiciones expuestas en la sección 3. Por consiguiente, al notificar un régimen a la Comisión los Estados miembros deben proporcionar información detallada sobre el proceso y sobre las condiciones de las intervenciones a favor de las entidades beneficiarias.

86.

Dado que el grado de falseamiento de la competencia puede variar en función de la naturaleza de la entidad beneficiaria y de su posición en el mercado, podría ser necesaria una evaluación individual para garantizar que el proceso no provoca falseamientos indebidos de la competencia. Por ello, deben notificarse de forma individual a efectos de autorización las medidas de ayuda enmarcadas en un régimen autorizado a favor de entidades de crédito cuyos activos totales superen los 3 000 millones EUR.

6.5.   Seguimiento

87.

Los Estados miembros deben proporcionar, al menos con frecuencia anual, informes periódicos sobre el funcionamiento de cada régimen autorizado con arreglo a la sección 6.4. Dichos informes también deben proporcionar información relativa a cada entidad de crédito que esté siendo objeto de liquidación con arreglo a la sección 6.4.

88.

Con el fin de permitir a la Comisión evaluar los progresos del proceso de liquidación ordenada y sus efectos sobre la competencia, los Estados miembros deben presentar informes periódicos (al menos con frecuencia anual) sobre el desarrollo del proceso de liquidación de cada banco y un informe final al término de dicho proceso. En algunos casos, se podrá designar a un administrador encargado de la supervisión y/o a un administrador encargado de las cesiones a fin de garantizar el cumplimiento de las condiciones y obligaciones a las que se supedita la aplicación de la ayuda.

7.   FECHA DE APLICACIÓN Y PERIODO DE VIGENCIA

89.

La Comisión aplicará los principios establecidos en la presente Comunicación a partir del 1 de agosto de 2013.

90.

Las notificaciones registradas por la Comisión antes del 1 de agosto de 2013 se examinarán a la luz de los criterios vigentes en el momento de la notificación.

91.

La Comisión examinará la compatibilidad con el mercado interior de toda ayuda que se conceda sin su autorización y, por lo tanto, infringiendo lo dispuesto en el artículo 108, apartado 3, del Tratado con arreglo a la presente Comunicación, cuando la ayuda, o una parte de ella, se haya concedido después de la publicación de la Comunicación en el Diario Oficial de la Unión Europea.

92.

En todos los demás casos, realizará el examen sobre la base de las Comunicaciones de crisis vigentes en el momento de concesión de la ayuda.

93.

La Comisión examinará la presente Comunicación según considere adecuado, particularmente con el fin de tener en cuenta las modificaciones de las condiciones de mercado o del marco reglamentario que puedan afectar a las normas establecidas en la misma.

94.

Se retira la Comunicación bancaria de 2008 con efectos a partir del 31 de julio de 2013.

95.

Se retira el punto 47 y el anexo 5 de la Comunicación sobre activos deteriorados.

96.

Se adapta la Comunicación de reestructuración de la forma siguiente:

En el punto 4, la primera frase se sustituye por el texto siguiente: «Cuando una entidad financiera haya recibido ayuda estatal, el Estado miembro de que se trate deberá presentar un plan de reestructuración con el fin de confirmar o reestablecer la viabilidad a largo plazo de cada banco sin depender de la ayuda estatal.».

Se suprime la nota a pie de página no 4 relativa al punto 4.

El punto 7 se sustituye por el texto siguiente: «La Comisión aplicará el principio básico de la adecuada distribución de cargas entre los Estados miembros y los bancos beneficiarios teniendo presente la situación general del sector financiero.».

Se suprime el punto 8.

En la nota a pie de página no 1 relativa al punto 21, la primera frase se sustituye por la siguiente: «Véase la sección 6 de la Comunicación bancaria de 2013.».

El texto del punto 25 se sustituye por el siguiente: «Cualquier excepción a una distribución adecuada de las cargas ex ante que pueda haber sido concedida excepcionalmente antes de la concesión de un plan de reestructuración por razones de estabilidad financiera debe compensarse con una nueva aportación en una fase posterior de la reestructuración, por ejemplo, mediante cláusulas de reembolso y/o una reestructuración de mayor envergadura, con inclusión de medidas adicionales para limitar el falseamiento de la competencia.».


(1)  Comunicación de la Comisión relativa a la aplicación de las normas sobre ayudas estatales a las medidas adoptadas en relación con las instituciones financieras en el contexto de la actual crisis financiera mundial («Comunicación bancaria de 2008») (DO C 270 de 25.10.2008, p. 8;) Comunicación de la Comisión — La recapitalización de las instituciones financieras en la crisis financiera actual: limitación de las ayudas al mínimo necesario y salvaguardias contra los falseamientos indebidos de la competencia («Comunicación de recapitalización») (DO C 10 de 15.1.2009, p. 2); Comunicación de la Comisión sobre el tratamiento de los activos cuyo valor ha sufrido un deterioro en el sector bancario comunitario («Comunicación sobre activos deteriorados») (DO C 72 de 26.3.2009, p. 1); Comunicación de la Comisión sobre la recuperación de la viabilidad y la evaluación de las medidas de reestructuración en el sector financiero en la crisis actual con arreglo a las normas sobre ayudas estatales («Comunicación de reestructuración») (DO C 195 de 19.8.2009, p. 9); Comunicación de la Comisión relativa a la aplicación, a partir del 1 de enero de 2011, de las normas sobre ayudas estatales a las medidas de apoyo a los bancos en el contexto de la crisis financiera («Comunicación prorrogativa de 2010») (DO C 329 de 7.12.2010, p. 7) y Comunicación de la Comisión sobre la aplicación, a partir del 1 de enero de 2012, de las normas sobre ayudas estatales a las medidas de apoyo a los bancos en el contexto de la crisis financiera («Comunicación prorrogativa de 2011») (DO C 356 de 6.12.2011, p. 7).

(2)  Véase la Comunicación prorrogativa de 2011, punto 14.

(3)  Propuesta de Directiva del Parlamento Europeo y del Consejo por la que se establece un marco para el rescate y la resolución de entidades de crédito y empresas de inversión, de 6 de junio de 2012, COM(2012) 280 final.

(4)  Véase, por ejemplo, la Comunicación sobre reestructuración, punto 22.

(5)  Ibídem punto 24.

(6)  Véase el documento de trabajo de la DG de Competencia, de 30 de abril de 2010, titulado «The application of state aid rules to government guarantee schemes covering bank debt to be issued after 30 June 2010».

(7)  Esa Comunicación impone la obligación de presentar un plan de reestructuración a todos los bancos que sean beneficiarios de ayuda estatal en forma de medidas de recapitalización o de rescate de activos deteriorados, con independencia del importe de la ayuda.

(8)  Por «autoridad de supervisión competente» se entiende cualquier autoridad nacional competente designada por los Estados miembros participantes de conformidad con la Directiva 2006/48/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 14 de junio de 2006, relativa al acceso a la actividad de las entidades de crédito y a su ejercicio (refundición) (DO L 177 de 30.6.2006, p. 1) o el Banco Central Europeo, en el ejercicio de las funciones de supervisión que le confiere el artículo 1 de la Propuesta de Reglamento del Consejo que atribuye funciones específicas al Banco Central Europeo en lo que respecta a las medidas relativas a la supervisión prudencial de las entidades de crédito establecidas en un Estado miembro participante en el mecanismo único de supervisión.

(9)  Véase nota a pie de página no 1.

(10)  Tal como se define en el artículo 4, apartado 1, de la Directiva 2006/48/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 14 de junio de 2006, relativa al acceso a la actividad de las entidades de crédito y a su ejercicio (refundición).

(11)  Primera Directiva 73/239/CEE del Consejo, de 24 de julio de 1973, sobre coordinación de las disposiciones legales, reglamentarias y administrativas relativas al acceso a la actividad del seguro directo distinto del seguro de vida, y a su ejercicio (DO L 228 de 16.8.1973, p. 3).

(12)  Directiva 2002/83/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 5 de noviembre de 2002, sobre el seguro de vida (DO L 345 de 19.12.2002, p. 1).

(13)  Directiva 98/78/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 27 de octubre de 1998, relativa a la supervisión adicional de las empresas de seguros que formen parte de un grupo de seguros (DO L 330 de 5.12.1998, p. 1).

(14)  Directiva del Parlamento Europeo y del Consejo relativa al acceso a la actividad de las entidades de crédito y de las empresas de inversión y por la que se modifica la Directiva 2002/87/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 16 de diciembre de 2002, relativa a la supervisión adicional de las entidades de crédito, empresas de seguros y empresas de inversión de un conglomerado financiero (DO L 176 de 27.6.2013, p. 338).

(15)  Según publica la OCDE en su sitio web relativo a los salarios medios anuales en precios constantes en el último año para el que se dispone de datos, http://stats.oecd.org/Index.aspx

(16)  Según define el artículo 26 del Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo sobre los requisitos prudenciales de las entidades de crédito y las empresas de inversión (DO L 176 de 27.6.2013, p. 1).

(17)  Esto se puede lograr, por ejemplo, creando una sociedad de cartera. La propiedad del banco se contabilizaría en el activo de la sociedad de cartera, mientras que el capital, los instrumentos financieros híbridos y la deuda subordinada contabilizados en el balance del banco antes de la intervención de la ayuda estatal constituyen el pasivo de la sociedad de cartera con la misma estructura de prelación que existía en el banco antes de la intervención.

(18)  Por ejemplo, si la recompra se realiza con una rebaja porcentual del valor nominal respecto del precio de mercado de dos dígitos (o, caso de no existir un mercado, respecto de una estimación de lo que podría ser el precio de mercado) para generar beneficios, o si la recompra forma parte de un intercambio que proporciona a la entidad de crédito un capital de mayor calidad que reduce el déficit de capital.

(19)  Los bancos que ya hayan recibido una ayuda de rescate autorizada en la fecha de entrada en vigor de la presente Comunicación, pero que todavía no hayan obtenido la autorización final de la ayuda de reestructuración, pueden recibir una ayuda en el marco de un régimen de apoyo a la liquidez sin notificación individual.

(20)  En tales casos, las medidas se evaluarán posteriormente como parte del plan de reestructuración.

(21)  Directiva 94/19/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 30 de mayo de 1994, relativa a los sistemas de garantía de depósitos (DO L 135 de 31.5.1994, p. 5).

(22)  Véase, por analogía, el asunto T-351/02 Deutsche Bahn contra Commission [2006], Rec. II-1047, así como el asunto C-460/07 Puffer [2009], Rec. I-3251, punto 70.

(23)  Véase el régimen de liquidación danés (DO C 312 de 17.11.2010, p. 5).

(24)  Véase, por ejemplo, N 407/10, régimen de liquidación danés aplicable a los bancos (OJ C 312 de 17.11.2010, p. 7).


30.7.2013   

ES

Diario Oficial de la Unión Europea

C 216/16


No oposición a una concentración notificada

(Asunto COMP/M.6946 — BayWa/Bohnhorst Agrarhandel)

(Texto pertinente a efectos del EEE)

2013/C 216/02

El 11 de julio de 2013, la Comisión decidió no oponerse a la concentración notificada que se cita en el encabezamiento y declararla compatible con el mercado común. Esta decisión se basa en el artículo 6, apartado 1, letra b) del Reglamento (CE) no 139/2004 del Consejo. El texto íntegro de la decisión solo está disponible en alemán y se hará público una vez que se elimine cualquier secreto comercial que pueda contener. Estará disponible:

en la sección de concentraciones del sitio web de competencia de la Comisión (http://ec.europa.eu/competition/mergers/cases/). Este sitio web permite localizar las decisiones sobre concentraciones mediante criterios de búsqueda tales como el nombre de la empresa, el número de asunto, la fecha o el sector de actividad,

en formato electrónico en el sitio web EUR-Lex (http://eur-lex.europa.eu/en/index.htm) con el número de documento 32013M6946. EUR-Lex da acceso al Derecho comunitario en línea.


30.7.2013   

ES

Diario Oficial de la Unión Europea

C 216/16


No oposición a una concentración notificada

(Asunto COMP/M.6980 — Cinven/CeramTec)

(Texto pertinente a efectos del EEE)

2013/C 216/03

El 24 de julio de 2013, la Comisión decidió no oponerse a la concentración notificada que se cita en el encabezamiento y declararla compatible con el mercado común. Esta decisión se basa en el artículo 6, apartado 1, letra b) del Reglamento (CE) no 139/2004 del Consejo. El texto íntegro de la decisión solo está disponible en inglés y se hará público una vez que se elimine cualquier secreto comercial que pueda contener. Estará disponible:

en la sección de concentraciones del sitio web de competencia de la Comisión (http://ec.europa.eu/competition/mergers/cases/). Este sitio web permite localizar las decisiones sobre concentraciones mediante criterios de búsqueda tales como el nombre de la empresa, el número de asunto, la fecha o el sector de actividad,

en formato electrónico en el sitio web EUR-Lex (http://eur-lex.europa.eu/en/index.htm) con el número de documento 32013M6980. EUR-Lex da acceso al Derecho comunitario en línea.


IV Información

INFORMACIÓN PROCEDENTE DE LAS INSTITUCIONES, ÓRGANOS Y ORGANISMOS DE LA UNIÓN EUROPEA

Comisión Europea

30.7.2013   

ES

Diario Oficial de la Unión Europea

C 216/17


Tipo de cambio del euro (1)

29 de julio de 2013

2013/C 216/04

1 euro =


 

Moneda

Tipo de cambio

USD

dólar estadounidense

1,3270

JPY

yen japonés

129,91

DKK

corona danesa

7,4560

GBP

libra esterlina

0,86340

SEK

corona sueca

8,5812

CHF

franco suizo

1,2330

ISK

corona islandesa

 

NOK

corona noruega

7,8605

BGN

lev búlgaro

1,9558

CZK

corona checa

25,914

HUF

forint húngaro

297,88

LTL

litas lituana

3,4528

LVL

lats letón

0,7024

PLN

zloty polaco

4,2294

RON

leu rumano

4,4010

TRY

lira turca

2,5535

AUD

dólar australiano

1,4364

CAD

dólar canadiense

1,3636

HKD

dólar de Hong Kong

10,2938

NZD

dólar neozelandés

1,6444

SGD

dólar de Singapur

1,6818

KRW

won de Corea del Sur

1 476,78

ZAR

rand sudafricano

13,0362

CNY

yuan renminbi

8,1377

HRK

kuna croata

7,5055

IDR

rupia indonesia

13 627,27

MYR

ringgit malayo

4,2809

PHP

peso filipino

57,468

RUB

rublo ruso

43,5560

THB

baht tailandés

41,363

BRL

real brasileño

2,9945

MXN

peso mexicano

16,8476

INR

rupia india

78,8500


(1)  Fuente: tipo de cambio de referencia publicado por el Banco Central Europeo.


30.7.2013   

ES

Diario Oficial de la Unión Europea

C 216/18


Dictamen del Comité Consultivo en materia de concentraciones emitido en su reunión de 18 de febrero de 2013 en relación con un proyecto de Decisión relativa al asunto COMP/M.6663 — Ryanair/Aer Lingus III

Ponente: Estonia

2013/C 216/05

1.

El Comité Consultivo coincide con la Comisión en que la operación notificada constituye una concentración a efectos del artículo 3, apartado 1, letra b), del Reglamento de concentraciones.

Se abstiene una minoría.

2.

El Comité Consultivo coincide con la Comisión en estimar que la operación notificada tiene una dimensión de interés para la Unión de conformidad con el artículo 1 del Reglamento de concentraciones.

Se abstiene una minoría.

3.

El Comité Consultivo está de acuerdo con las definiciones que hace la Comisión de los mercados de referencia en el proyecto de Decisión. En particular:

a)

El Comité Consultivo está de acuerdo con la Comisión en que los efectos de la operación deben valorarse con arreglo al planteamiento por pares de ciudades de origen y de destino (O y D).

b)

El Comité Consultivo está de acuerdo con la evaluación que hace la Comisión de la sustituibilidad de los aeropuertos.

Se abstiene una minoría.

4.

El Comité Consultivo coincide con la valoración de la Comisión de que Aer Arann es competidor de Ryanair, pero no de Aer Lingus.

Se abstiene una minoría.

5.

El Comité Consultivo coincide con la valoración de la Comisión de que Aer Lingus y Ryanair son recíprocamente competidores muy estrechos, si no el más estrecho competidor el uno del otro, en todas las rutas que se solapan.

Se abstiene una minoría.

6.

El Comité Consultivo coincide con la valoración de la Comisión de que las barreras a la entrada en el presente caso son elevadas.

Se abstiene una minoría.

7.

El Comité Consultivo está de acuerdo con la valoración de la Comisión de que los efectos contrarios a la competencia de la operación no quedarían suficientemente contrarrestados por la entrada en una ruta aislada o la entrada ampliada de compañías aéreas que operasen algunas rutas desde su base, situada fuera de Irlanda, y con destino a ella.

Se abstiene una minoría.

8.

El Comité Consultivo está de acuerdo con la valoración de la Comisión de que la concentración notificada supondría un obstáculo significativo para la competencia efectiva en 46 rutas en las que las actividades de las Partes se solapan, en concreto:

las 28 rutas explotadas en monopolio: Dublín-Alicante/Murcia; Dublín–Berlín; Dublín–Bilbao/Santander; Dublín–Birmingham/East Midlands; Dublín–Bruselas/Charleroi; Dublín–Budapest; Dublín–Edimburgo/Glasgow; Dublín–Fuerteventura; Dublín–Glasgow/Prestwick; Dublín–Manchester/Liverpool/Leeds; Dublín–Marsella; Dublín–Milán/Bérgamo; Dublín–Niza; Dublín–Roma; Dublín–Tenerife; Dublín–Toulouse/Carcassonne; Dublín–Venecia/Treviso; Dublín–Viena/Bratislava; Dublín–Varsovia/Modlin; Cork–Alicante; Cork–Faro; Cork–Londres; Cork–Manchester/Liverpool; Cork–Tenerife; Knock–Birmingham/East Midlands; Knock–Londres; Shannon–Manchester/Liverpool; y Shannon–Londres

las 7 rutas en las que la entidad resultante de la concentración operaría junto con otras líneas aéreas regulares: Dublín–Bristol/Cardiff/Exeter (con independencia de la definición exacta del mercado); Dublín–Frankfurt; Dublín–Londres; Dublín–Madrid; Dublín–Munich; Dublín–París, y Dublín–Estocolmo, y

las 11 rutas en las que la entidad resultante de la concentración operaría junto con líneas áreas de vuelos chárter: Dublín–Barcelona, Dublín–Faro, Dublín–Gran Canaria, Dublín–Ibiza, Dublín–Lanzarote, Dublín–Málaga, Dublín–Palma, Cork–Barcelona, Cork–Lanzarote; Cork–Málaga y Cork Palma.

Se abstiene una minoría.

9.

El Comité Consultivo coincide con la evaluación de la Comisión por lo que respecta a la eliminación de las entradas potenciales más creíbles en las 6 rutas siguientes: i) Rutas de Ryanair con competencia potencial: Dublín–Bolonia, Dublín–Burdeos, Cork–París/Beauvais, Cork–Munich/Memmingen, Cork–Birmingham; ii) ruta de Aer Lingus con competencia potencial: Dublín–Newcastle.

Se abstiene una minoría.

10.

El Comité Consultivo conviene con la Comisión en que los compromisos ofrecidos por Ryanair el 17 de octubre de 2012, el 7 de diciembre de 2012, el 15 de enero de 2013 y el 1 de febrero de 2013 no solucionan los problemas en materia de competencia identificados por la Comisión y no eliminarían el obstáculo significativo a la competencia efectiva resultante de la operación notificada.

Se abstiene una minoría.

11.

El Comité Consultivo coincide con la Comisión en que los compromisos de IAG son insuficientes para solucionar todos los problemas en materia de competencia identificados por la Comisión.

Se abstiene una minoría.

12.

El Comité Consultivo coincide con la Comisión en que los compromisos de Flybe son insuficientes para solucionar todos los problemas en materia de competencia identificados por la Comisión.

Se abstiene una minoría.

13.

El Comité Consultivo coincide con la Comisión en que la operación notificada debe, por consiguiente, declararse incompatible con el mercado interior y el funcionamiento del Acuerdo EEE, de conformidad con el artículo 2, apartado 3, y con el artículo 8, apartado 3, del Reglamento de concentraciones y con el artículo 57 del Acuerdo EEE.

Se abstiene una minoría.


30.7.2013   

ES

Diario Oficial de la Unión Europea

C 216/20


Informe final del Consejero Auditor (1)

Ryanair/Aer Lingus III

(COMP/M.6663)

2013/C 216/06

Antecedentes

(1)

El 24 de julio de 2012, la Comisión Europea recibió la notificación de un proyecto de concentración con arreglo a lo dispuesto en el artículo 4 del Reglamento (2) de concentraciones, mediante la cual la empresa Ryanair Holdings plc adquiriría, en el sentido del artículo 3, apartado 1, letra b), del Reglamento de concentraciones, el control de la totalidad de la empresa Aer Lingus Group plc, por medio de la oferta pública anunciada el 19 de junio de 2012.

Pliego de cargos

(2)

La Comisión incoó un procedimiento de conformidad con el artículo 6, apartado 1, letra c), del Reglamento de concentraciones el 29 de agosto de 2012 y adoptó un pliego de cargos el 13 de noviembre de 2012. Aproximadamente un mes antes de la emisión del pliego de cargos, el 17 de octubre de 2012, Ryanair presentó un conjunto de compromisos formales de conformidad con el artículo 8, apartado 2, del Reglamento de concentraciones, que la Comisión decidió no someter a pruebas de mercado.

(3)

Aer Lingus, el objetivo de la oferta pública y, por tanto, la otra parte interesada a efectos del artículo 11, letra b), del Reglamento de aplicación (3), recibió el 21 de noviembre de 2012 una versión no confidencial del pliego de cargos. Expresó de inmediato sus inquietudes en relación con la formulación de toda la sección referente a los compromisos de Ryanair y la evaluación de los mismos por la Comisión. Aer Lingus pidió que se le facilitara una copia de la sección después de que la DG Competencia se la hubiera rehusado. Tras haber revisado la solicitud motivada, pedí a la DG Competencia que proporcionase a Aer Lingus una versión no confidencial de la sección del pliego de cargos relativa a los compromisos de Ryanair, de acuerdo con lo establecido en el artículo 13, apartado 2, del Reglamento de aplicación. La DG Competencia pidió entonces a Ryanair que le proporcionase una versión con menos omisiones de la sección relativa a los compromisos, que se transmitió posteriormente a Aer Lingus.

(4)

Ryanair presentó su respuesta al pliego de cargos el 28 de noviembre de 2012 y Air Lingus, sus comentarios el 30 de noviembre de 2012. Ninguna de las dos compañías solicitó una audiencia formal.

(5)

El 14 de diciembre de 2012, la Comisión envió a Ryanair una carta de exposición de los hechos, a la que Ryanair respondió el 20 de diciembre de 2012.

Acceso al expediente

(6)

A la parte notificante se le concedió repetidamente, a instancias de ella, acceso completo al expediente mediante CD-ROM, desde noviembre de 2012 hasta febrero de 2013, mientras que a Aer Lingus se le concedió acceso, previa petición, siempre que este fuera necesario para la preparación de sus comentarios, también en varias ocasiones a lo largo del proceso.

(7)

Además, se organizaron en relación con el caso dos salas de datos sobre elementos cuantitativos, del 21 al 23 y el 27 de noviembre de 2012. Los asesores económicos externos tanto de Ryanair como de Air Lingus tuvieron acceso por separado a los datos, es decir, al análisis de la Comisión sobre la correlación entre las tarifas brutas medias de Ryanair y de Aer Lingus.

Terceros

(8)

Tres competidores de las entidades resultantes de la concentración, a saber, International Airlines Group SA, Flybe Group plc y Aer Arann, un aeropuerto, a saber, la Dublin Airport Authority, y el Departamento de Transporte, Turismo y Deporte de Irlanda demostraron «interés suficiente» a efectos del artículo 18, apartado 4, del Reglamento de concentraciones y, en consecuencia, se les dio la oportunidad de ser oídos por escrito en calidad de terceros.

Compromisos

(9)

Con el fin de solucionar los problemas en materia de competencia descritos en el pliego de cargos, Ryanair presentó una serie de compromisos revisados el 7 de diciembre de 2012, el 15 de enero y el 1 de febrero de 2013; todos ellos fueron sometidos a pruebas de mercado. Los resultados de las pruebas de mercado y las razones de la Comisión para rechazar los compromisos ofrecidos se explicaron en cada ocasión en sendas reuniones informativas, la última de las cuales tuvo lugar el 12 de febrero de 2013. Además, se dio a Ryanair acceso sistemático al expediente para que pudiera verificar la información que justificaba la postura de la Comisión.

Derechos relativos al procedimiento del objetivo de la concentración

(10)

Aer Lingus, la compañía objetivo de la oferta hostil de adquisición, se quejó por el papel limitado que había podido desempeñar en una investigación que era central para su independencia. La compañía considera que ha estado muy lejos de disfrutar de igualdad de armas. Por ejemplo, no participó en el proceso previo a la notificación, recibió normalmente documentos con demasiadas omisiones presentados por la parte notificante, no se le ofrecieron algunos documentos fundamentales al comienzo de la segunda fase, no obtuvo más que un acceso limitado al expediente y quedó excluida del diálogo con la Comisión sobre las medidas correctivas.

(11)

Es cierto que las empresas objetivo no disfrutan de la misma posición en el procedimiento que las empresas adquirientes. Como Aer Lingus reconoce, los Reglamentos aplicables asignan solo un papel limitado a las otras partes interesadas. Por consiguiente, no puedo declarar que Aer Lingus no haya podido ejercer de manera efectiva en el presente procedimiento los derechos que le confieren los reglamentos y las mejores prácticas aplicables. En el único caso en que me remitió una decisión de procedimiento que le era adversa para que la examinara, pude decidir a favor de Aer Lingus (véase el punto 3).

Proyecto de Decisión de la Comisión

(12)

En mi opinión, el proyecto de Decisión solo se refiere a los cargos en relación con los cuales se ha brindado a las partes la posibilidad de expresar sus puntos de vista. En razón del carácter muy sensible de algunos datos proporcionados por la otra parte interesada y por un tercero, la Comisión solicitó y obtuvo un poder de la parte notificante que permitía a sus asesores externos: i) recibir en su nombre la Decisión de la Comisión, a título únicamente consultivo, y ii) proporcionar a Ryanair una copia de ella, en la que se habrían introducido algunas omisiones para excluir la información confidencial. Ambos proveedores conocen esta divulgación limitada y ambos han dado su consentimiento por escrito.

Conclusiones

(13)

En general, concluyo que todos los participantes en el procedimiento han podido ejercer de manera efectiva sus derechos de procedimiento en este asunto.

Bruselas, el 19 de febrero de 2013.

Michael ALBERS


(1)  De conformidad con los artículos 16 y 17 de la Decisión del Presidente de la Comisión Europea, de 13 de octubre de 2011, relativa a la función y el mandato del consejero auditor en determinados procedimientos de competencia (DO L 275 de 20.10.2011, p. 29) («Decisión 2011/695/UE»).

(2)  Reglamento (CE) no 139/2004 del Consejo sobre el control de las concentraciones entre empresas (DO L 24 de 29.1.2004, p. 1).

(3)  Reglamento (CE) no 802/2004 de la Comisión por el que se aplica el Reglamento (CE) no 139/2004 del Consejo (DO L 133 de 30.4.2004, p. 1).


30.7.2013   

ES

Diario Oficial de la Unión Europea

C 216/22


Resumen de la Decisión de la Comisión

de 27 de febrero de 2013

por la que se declara una operación de concentración incompatible con el mercado interior y con el Acuerdo EEE

(Asunto COMP/M.6663 — Ryanair/Aer Lingus III)

[notificada con el número C(2013) 1106 final]

(El texto en lengua inglesa es el único auténtico)

(Texto pertinente a efectos del EEE)

2013/C 216/07

El 27 de febrero de 2013 la Comisión adoptó una Decisión sobre un asunto de concentración entre empresas, de conformidad con el Reglamento (CE) no 139/2004 del Consejo, de 20 de enero de 2004, sobre el control de las operaciones de concentración entre empresas  (1) y, en particular, con su artículo 8, apartado 3. Una versión no confidencial de la Decisión completa en la lengua auténtica del asunto puede consultarse en el sitio web de la Dirección General de Competencia, en la siguiente dirección:

http://ec.europa.eu/comm/competition/index_en.html

I.   LAS PARTES

(1)

Ryanair es una compañía aérea de bajo coste que efectúa servicios regulares entre dos puntos esencialmente en Europa. La compañía tiene una flota de 294 aeronaves y 51 bases en toda Europa, las más importantes de las cuales son las de Londres Stansted, Bruselas Charleroi, Milán Bérgamo y Dublín. En la temporada de verano de 2012 de la IATA, Ryanair operó, en particular, 62 rutas de corta distancia desde Dublín.

(2)

Aer Lingus es una compañía aérea con sede en Irlanda. Ofrece esencialmente servicios de transporte aéreo regular entre dos puntos. Aer Lingus tiene su base principal en el aeropuerto de Dublín, desde donde opera una parte importante de sus vuelos regulares. En la temporada de verano de 2012, Air Lingus (incluido Aer Arann) cubrió 66 rutas de corta distancia desde Dublín. Aer Lingus no es miembro de ninguna alianza entre líneas aéreas y desarrolla un concepto de «arquitectura de red abierta», lo que, gracias a su neutralidad, le permite asociarse con las distintas alianzas y ofrecer conexiones con destinos de todo el mundo a través de los principales centros de distribución de tráfico aéreo, además de realizar vuelos directos.

(3)

La participación minoritaria de Ryanair en Aer Lingus representa el 29,82 % del capital total emitido y hace de Ryanair el mayor accionista en Aer Lingus. El Gobierno de Irlanda (Ministerio de Hacienda) es el siguiente accionista más importante, con una participación de alrededor del 25,1 %.

II.   LA OPERACIÓN

(4)

El 24 de julio de 2012, la Comisión Europea recibió la notificación de un proyecto de concentración con arreglo a lo dispuesto en el artículo 4 del Reglamento de concentraciones, mediante la cual la empresa Ryanair Holdings plc («Ryanair», Irlanda) adquiriría, en el sentido del artículo 3, apartado 1, letra b), del Reglamento de concentraciones, el control de la totalidad de la empresa Aer Lingus Group plc («Aer Lingus», Irlanda), por medio de la oferta pública anunciada el 19 de junio de 2012 («la operación»).

III.   RESUMEN

(5)

Tras la primera fase de investigación de mercado, la Comisión concluyó que la operación entraba en el ámbito de aplicación del Reglamento de concentraciones y planteaba serias dudas en cuanto a su compatibilidad con el mercado interior y con el Acuerdo EEE. En consecuencia, el 29 de agosto de 2012, la Comisión incoó un procedimiento de conformidad con el artículo 6, apartado 1, letra c), del Reglamento de concentraciones.

(6)

La segunda fase de investigación de mercado confirmó las dudas existentes en materia de competencia en una serie de mercados, lo que dio lugar al envío de un pliego de cargos el 13 de noviembre de 2012. Las partes tuvieron la oportunidad de dar a conocer sus opiniones mediante respuesta escrita al pliego de cargos. El 14 de diciembre de 2012 la Comisión envió una carta de exposición de los hechos, a la que Ryanair respondió el 20 de diciembre de 2012.

(7)

De acuerdo con el artículo 8, apartado 2, del Reglamento de concentraciones, Ryanair presentó un primer conjunto de compromisos formales el 17 de octubre de 2012. La Comisión decidió que no estaba justificada ninguna prueba de mercado, ya que los compromisos de 17 de octubre de 2012 no abarcaban todas las rutas en las que el pliego de cargos había concluido con carácter preliminar que la operación obstaculizaría significativamente una competencia efectiva.

(8)

El 7 de diciembre de 2012, Ryanair presentó una versión revisada de los compromisos, a raíz de lo cual la Comisión inició una prueba de mercado. Tras conocer el resultado de esta prueba de mercado, Ryanair presentó una serie de compromisos modificados el 15 de enero de 2013. A la vista de los resultados de la segunda prueba de mercado, Ryanair presentó una serie de compromisos revisados el 1 de febrero de 2013 (en lo sucesivo denominada «serie de compromisos definitivos»). Se puso en marcha una tercera prueba de mercado.

(9)

La investigación de mercado reveló que la serie de compromisos definitivos ofrecidos por Ryanair no corregía el obstáculo significativo a la competencia efectiva que se había detectado.

(10)

En consecuencia, el 27 de febrero de 2013, la Comisión adoptó una decisión, de conformidad con el artículo 8, apartado 3, del Reglamento de concentraciones por la que declaraba la operación incompatible con el mercado interior y con el Acuerdo EEE (la «Decisión»).

IV.   EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

A.   Mercados de productos de referencia

(11)

Tanto Ryanair como Aer Lingus prestan servicios de transporte aéreo regular de pasajeros en el interior del EEE y sus actividades se solapan en 46 rutas con destino u origen en Irlanda. La operación no afectó a otros mercados que no fueran los relacionados con los servicios de transporte aéreo de pasajeros.

1.   Planteamiento tradicional por pares de ciudades punto de origen/punto de destino (O y D)

(12)

De acuerdo con su práctica decisoria, la Comisión evaluó la operación con arreglo al planteamiento por pares de ciudades «punto de origen/punto de destino» (O y D), que reflejaba la sustituibilidad desde el punto de vista de la demanda. Por lo tanto, cada combinación de un punto de origen y un punto de destino se consideró un mercado distinto.

(13)

Además, en el caso de que se trata, la Comisión consideró que la conexión de pasajeros no formaba parte del mismo mercado que el transporte de pasajeros O y D y que no procedía definir un mercado global para los vuelos de corta distancia con origen o destino en Irlanda, teniendo en cuenta la limitada sustituibilidad desde el punto de vista de la oferta entre diferentes pares O y D, ni un mercado para «clientes indiferentes al destino», ya que para la gran mayoría de los pasajeros un vuelo con salida de Irlanda a determinado destino no era sencillamente sustituible por un vuelo a otro destino.

2.   Sustituibilidad de los aeropuertos

(14)

De acuerdo con su práctica decisoria anterior, al definir los mercados de servicios de transporte aéreo de pasajeros O y D de referencia, la Comisión examinó si los vuelos con origen o destino en aeropuertos que tenían zonas de influencia suficientemente coincidentes podían considerarse sustituibles desde el punto de vista de los pasajeros.

(15)

Para evaluar la sustituibilidad de los aeropuertos, la Comisión se basó en las siguientes fuentes probatorias cualitativas y cuantitativas: i) los precedentes de la Comisión y, en particular, la Decisión de 2007, en la que se evaluó en profundidad la sustituibilidad de los aeropuertos con destino u origen en Irlanda, ii) una «variable representativa» para definir la zona de influencia, de 100 km o 1 hora de viaje en automóvil hasta el centro de la ciudad de que se tratase, para determinar si los aeropuertos parecían a primera vista sustituibles, iii) el resultado de la investigación de mercado, iv) las prácticas de control de los precios de Aer Lingus y de Ryanair, v) el modo en que Ryanair comercializaba sus servicios, y iv) un análisis de la correlación de precios, que proporcionó apoyo cuantitativo a las conclusiones alcanzadas por la Comisión sobre la definición del mercado. La Comisión extrajo sus conclusiones mediante una combinación de las pruebas.

(16)

En el presente caso, la sustituibilidad de los servicios de transporte aéreo regular desde diferentes aeropuertos era pertinente por tres razones: i) para determinar si las actividades de las Partes se solapaban, ii) para evaluar la presión competitiva ejercida por las líneas aéreas que operaban en otros aeropuertos y iii) para evaluar las perspectivas de entrada en los demás aeropuertos de referencia.

(17)

Las actividades de Ryanair se solapaban con las de Aer Lingus en 16 rutas (2), en las que Aer Lingus y Ryanair vuelan entre los mismos pares de aeropuertos y en las que no se planteaba la sustituibilidad de los aeropuertos, porque no se habían identificado otros aeropuertos de referencia.

(18)

En otras 10 rutas (3), aunque había más de un aeropuerto en la ciudad de origen o de destino, Ryanair y Aer Lingus volaban al mismo aeropuerto (planteamiento por «pares de aeropuertos»). En algunas rutas, una de las Partes u otra aerolínea volaba también al otro aeropuerto. En relación con estas rutas, la sustituibilidad de los aeropuertos era pertinente en particular para evaluar los proyectos de entrada en el mercado de los potenciales competidores de las Partes. Sin embargo, puesto que la Comisión no tuvo constancia de ningún plan de entrada en el mercado o de expansión que pudiera llevar a una entrada en el mercado o expansión oportuna, probable y suficiente para disipar las dudas existentes en materia de competencia en relación con las rutas consideradas, no fue necesario llegar a una conclusión definitiva en cuanto a la sustituibilidad de estos aeropuertos como factor pertinente para las rutas con origen en Dublín, Cork y Shannon.

(19)

En 19 rutas («pares de ciudades») (4), Ryanair y Aer Lingus vuelan desde Irlanda a diferentes aeropuertos de destino. En estas rutas, la sustituibilidad de los aeropuertos era importante para determinar si había un solapamiento entre las Partes. En la Decisión se evalúa la sustituibilidad para una proporción importante de los pasajeros de Aer Lingus y Ryanair que viajan de/a 17 aeropuertos (5) a/desde Dublín, Cork, Shannon o Knock.

(20)

Para la ruta adicional restante, Dublín–Bristol/Cardiff/Exeter, la cuestión de la sustituibilidad de los aeropuertos era pertinente solo para valorar si las Partes tendrían que hacer frente a una presión competitiva de los vuelos procedentes de Exeter con destino a Dublín (ya que las Partes vuelan al mismo aeropuerto (Bristol), la cuestión no era pertinente para determinar si existía solapamiento).

(21)

La Decisión concluye que los siguientes aeropuertos son sustituibles en las rutas a/desde Dublín, Cork, Shannon o Knock, mientras que se dejó abierta la cuestión de si los servicios de transporte aéreo regular de pasajeros de un punto a otro entre Dublín o Cork eran relevantes y si pertenecían al mismo mercado determinados (6) pares de aeropuertos, ya que no tenía consecuencias para la evaluación de la competencia:

Barcelona El Prat, Girona y Reus

Aeropuertos de Londres (Heathrow, Gatwick, Stansted, Luton y City)

Estocolmo Arlanda y Skavsta

Bilbao y Santander

Manchester y Liverpool (para Cork y Shannon)

Toulouse y Carcassone

Birmingham y East Midlands (para Knock)

Milán Linate, Malpensa y Bergamo

Venecia y Treviso

Bruselas y Charleroi

Munich y Memmingen

Viena y Bratislava

Glasgow y Prestwick

Paris CDG, Beauvais y Orly

Varsovia y Modlin

Frankfurt y Hahn

Roma-Fiumicino y Ciampino

 

3.   Mercado para los vuelos directos y los vuelos indirectos

(22)

De acuerdo con la práctica decisoria anterior de la Comisión, el nivel de sustituibilidad de los vuelos indirectos por vuelos directos depende en gran medida de la duración del vuelo. Por regla general, cuanto más largo es el vuelo, mayor es la probabilidad de que los vuelos indirectos ejerzan una presión competitiva sobre los vuelos directos.

(23)

La Comisión consideró que, puesto que las rutas coincidentes en el caso de que se trata son vuelos de corta (es decir, vuelos de menos de 6 horas de duración) o media distancia (rutas de más de tres horas en las que los vuelos directos normalmente no ofrecen la opción de hacer el viaje de ida y vuelta en un solo día), es improbable que los vuelos indirectos ejerzan una presión competitiva en los vuelos directos. Sin embargo, la Decisión concluye que la cuestión de si los vuelos indirectos pertenecerían al mismo mercado puede dejarse abierta, ya que en definitiva no cambiaría el resultado de la evaluación desde el punto de vista de la competencia.

4.   Distinción entre grupos de pasajeros

(24)

En su Decisión de 2007, la Comisión concluyó que no era procedente definir mercados distintos para diferentes categorías de pasajeros, en particular basándose en la constatación de que ninguna de las dos aerolíneas discriminaba entre diferentes tipos de pasajeros ofreciendo billetes sólo de ida a precios reducidos únicamente en las rutas de corta distancia. Ryanair, Aer Lingus y una gran mayoría de los consultados para la investigación de mercado sostuvieron la misma conclusión en el caso tratado.

(25)

La Comisión concluyó que no era procedente definir mercados distintos para diferentes categorías de pasajeros, ni en función de si para los pasajeros era importante o no el factor tiempo, ni entre pasajeros de negocios y pasajeros en viajes de ocio, ni en función del tiempo transcurrido entre la reserva del vuelo y la salida.

5.   Sustituibilidad entre servicios chárter y vuelos regulares

(26)

Ryanair alegó que, sobre todo en las rutas de viajes de ocio, las líneas aéreas de vuelos chárter ejercían una presión competitiva importante sobre los servicios de las Partes. Además, Ryanair señaló que el declive del negocio de los vuelos chárter con salida de Irlanda era consecuencia directa de la expansión de la compañía en varias rutas tipo chárter.

(27)

De acuerdo con su práctica decisoria anterior, la Comisión distinguió tres tipos de actividades chárter:

i)

Venta de paquetes de viajes combinados. La venta de plazas en vuelos incluidos en paquetes de viajes combinados no podía considerarse sustituible por la de plazas en los vuelos regulares ofrecidos por Ryanair y Aer Lingus en las rutas afectadas. Casi todos los que respondieron a la investigación de mercado apoyaron esta conclusión. La mayoría de los pasajeros compra sólo billetes de avión, y no paquetes de viajes combinados.

ii)

Venta de plazas de vuelo a operadores turísticos. Desde el punto de vista de la demanda, este es un mercado ascendente en comparación con el de la venta de plazas a particulares y, por consiguiente, se caracteriza por condiciones competitivas diferentes. Por lo tanto, la Comisión sostuvo la conclusión a la que había llegado en sus decisiones anteriores de que la venta al por mayor de lotes de plazas a los operadores turísticos no pertenecía al mismo mercado que los servicios de transporte aéreo regular dirigidos a clientes finales.

iii)

Venta de plazas solo de vuelo a clientes finales. La Comisión considera que, en la misma ruta O y D, la venta de plazas solo de vuelo de las líneas aéreas que realizan vuelos chárter es similar a la venta de los servicios de transporte aéreo regular de pasajeros. No obstante, algunos consultados en la investigación de mercado señalaron que los vuelos chárter son de calidad inferior a los vuelos regulares, debido sobre todo a la capacidad limitada de plazas solo de vuelo y a su visibilidad limitada para los consumidores (además de las frecuencias y el precio de los billetes). En cualquier caso, en la Decisión se concluye que la cuestión puede dejarse abierta, ya que en definitiva no alteraría el resultado de la evaluación desde el punto de vista de la competencia.

B.   Evaluación desde el punto de vista de la competencia

1.   Marco general

(28)

La Comisión analizó la evolución de las circunstancias del mercado desde 2007. A grandes rasgos, los cambios principales parecían ser los siguientes: i) la crisis económica y financiera que afecta desde 2008 a muchos Estados miembros, incluida Irlanda, ii) la mayor consolidación del sector del transporte aéreo, iii) la disminución del número de líneas aéreas regulares que operan en el aeropuerto de Dublín, iv) el aumento del número de rutas en las que Ryanair y Aer Lingus compiten en comparación con la Decisión de 2007, y los niveles de concentración, v) la disminución de las operaciones de las compañías chárter con salida de Dublín, vi) el desarrollo de nuevas infraestructuras en el aeropuerto de Dublín.

2.   Tratamiento de Aer Arann

(29)

La Comisión consideró a Aer Arann competidor de Ryanair, pero no de Air Lingus. De hecho, Aer Arann tiene una estrecha relación de vinculación y dependencia respecto de Aer Lingus a través del acuerdo de franquicia. Por esa razón, en la evaluación desde el punto de vista de la competencia, las cuotas de mercado de Aer Arann (como operador bajo la marca Aer Lingus Regional) se atribuyeron a Aer Lingus.

3.   Cuotas de mercado y niveles de concentración

(30)

Las Partes tendrían cuotas de mercado muy elevadas en las 46 rutas en las que sus actividades se solapan.

(31)

La operación crearía un monopolio en 28 rutas: Dublín–Alicante/Murcia; Dublín–Berlín; Dublín–Bilbao/Santander; Dublín–Birmingham/East Midlands; Dublín–Bruselas/Charleroi; Dublín–Budapest; Dublín–Edimburgo/Glasgow; Dublín–Fuerteventura; Dublín–Glasgow/Prestwick; Dublín–Manchester/Liverpool/Leeds; Dublín–Marsella; Dublín–Milán/Bérgamo; Dublín–Niza; Dublín–Roma; Dublín–Tenerife; Dublín–Toulouse/Carcassonne; Dublín–Venecia/Treviso; Dublín–Viena/Bratislava; Dublín–Varsovia/Modlin; Cork–Alicante; Cork–Faro; Cork–Londres; Cork–Manchester/Liverpool; Cork–Tenerife; Knock–Birmingham/East Midlands; Knock–Londres; Shannon–Manchester/Liverpool; y Shannon–Londres.

(32)

En 18 rutas coincidentes, la entidad resultante de la concentración operaría junto con otras líneas aéreas.

(33)

En 11 de estas 18 rutas, la otra u otras líneas aéreas operativas son compañías chárter. La cuota de mercado combinada de las Partes en cada una de estas rutas rebasaría el 80 %.

(34)

En otras 6 de las 18 rutas, los competidores de las Partes son compañías aéreas regulares cuyo modelo de negocio es diferente al de aquellas. En estas 6 rutas, la cuota de mercado combinada de Ryanair y Aer Lingus sería superior al 50 %.

(35)

En la última ruta restante, Dublín-Bristol/Cardiff/Exeter, si los vuelos entre Dublín y Exeter se incluyen en el mercado de referencia, el competidor de las Partes es Flybe, una compañía aérea regional regular con una cuota de mercado marginal entre (5-10 %) (7).

4.   Proximidad de la competencia entre Ryanair y Aer Lingus

(36)

La investigación de la Comisión indicó que Ryanair y AerLingus compiten activamente en todas las rutas coincidentes.

(37)

En la mayoría (28 de 46) de las rutas coincidentes, Ryanair y Aer Lingus son las únicas compañías aéreas que operan. En estas rutas, Ryanair y Aer Lingus son por naturaleza su mayor competidor recíproco.

(38)

Incluso en aquellas rutas en las que Ryanair y Aer Lingus tienen uno o más competidores, las Partes suelen ser con diferencia sus propios mayores competidores, como lo indica, entre otras cosas, la significativa distancia en términos de cuota de mercado entre los competidores y cada una de ellas. Las Partes son recíprocamente su más estrecho competidor teniendo en cuenta también las rutas en las que opera una compañía chárter, en las que cada una de las Partes es con diferencia el mayor competidor.

(39)

Además, Ryanair y Aer Lingus tienen modelos de negocio similares y, a su vez, diferentes a los de la mayoría de sus competidores. En concreto, tanto Ryanair como Aer Lingus ofrecen (principalmente) servicios de un punto a otro, que son diferentes de los servicios «orientados a la distribución» de las líneas aéreas que operan en red. Ambas aplican auténticos modelos de fijación de un precio por cada trayecto, ofrecen cabinas de una sola clase en sus vuelos de corta distancia y realizan la mayoría de sus reservas a través de su sitio web y no por medio de agencias de viajes, como las compañías aéreas tradicionales. Además, a diferencia de otros competidores, disfrutan de un reconocimiento de marca muy elevado en Irlanda y ambas gestionan bases importantes en Irlanda, en particular en el Aeropuerto de Dublín.

(40)

El análisis de regresión de la Comisión confirmó la existencia de una interacción de competencia significativa entre Ryanair y Aer Lingus.

(41)

La Decisión concluye que Aer Lingus y Ryanair son recíprocamente competidores muy estrechos, si no su más estrecho competidor, en todas las rutas que se solapan. Por consiguiente, la operación tendría como resultado la eliminación de esta muy estrecha relación de competencia y de la importante presión competitiva que ambas líneas aéreas ejercen la una en la otra antes de dicha operación. La posibilidad para los clientes de elegir entre diferentes opciones de viaje se vería sustancialmente reducida, y es improbable que los competidores pudieran ejercer una presión suficiente sobre el comportamiento de mercado de la entidad resultante de la concentración, especialmente en cuanto a la fijación de las tarifas.

5.   Entrada/Barreras a la entrada

(42)

La investigación de la Comisión confirmó que existen elevadas barreras a la entrada que dificultarían cualquier nueva entrada en las rutas en las que las actividades de las Partes se solapan.

(43)

Estas barreras a la entrada están relacionadas con la fuerte posición de Ryanair y Aer Lingus en el mercado de Irlanda y, en particular, con los siguientes factores:

i)

la fuerte posición de las Partes en el mercado en Dublín, Cork y Shannon, al haber establecido sus bases allí,

ii)

la entidad resultante de la concentración tendría las dos marcas más fuertes de Irlanda y una línea aérea que quisiera incorporarse por primera vez al mercado necesitaría un tiempo y una inversión considerables para mejorar su marca; de hecho, debido a la estrategia de doble marca anunciada, la entidad resultante de la concentración tendría una fuerte posición en dos segmentos del mercado diferentes (a saber, el segmento de las prestaciones mínimas a los precios más bajos y el segmento de un servicio más completo); esta barrera a la entrada era igualmente pertinente para las rutas a y desde Dublín, Shannon, Cork y Knock,

iii)

el temor a que la entidad resultante de la concentración tomase represalias agresivas en caso de producirse una entrada en el mercado; esta barrera a la entrada era igualmente pertinente para las rutas a y desde Dublín, Shannon, Cork y Knock,

iv)

el hecho de que las nuevas líneas aéreas que se incorporasen podrían encontrar dificultades para obtener franjas horarias en la hora punta por la mañana temprano y espacio de aparcamiento en el aeropuerto de Dublín; además, las restricciones de la capacidad en determinados aeropuertos de destino incrementarían las ya elevadas barreras a la entrada,

v)

la probabilidad de que el nivel de las tasas y los impuestos aeroportuarios en el aeropuerto de Dublín disuadiera a nuevos operadores de abrir rutas con origen o destino en Dublín,

vi)

el hecho de que el mercado irlandés no sea considerado por muchos competidores un mercado atractivo y la recesión económica de Irlanda (aunque también de otros Estados miembros, como España) han deteriorado más aún el atractivo del mercado irlandés con respecto a 2007,

vii)

por último, la capacidad de las Partes para influir en la toma de decisiones en los aeropuertos irlandeses en relación con cuestiones como la coordinación de las franjas horarias (Dublín), aspectos operativos, o la utilización y el desarrollo de las infraestructuras aeroportuarias en Dublín, Cork y Shannon.

(44)

La conclusión de que en el presente caso las barreras a la entrada eran elevadas se vio corroborada por el hecho de que, en los últimos años, tan solo se había producido un número limitado de entradas (de líneas aéreas que no fueran Ryanair y Aer Lingus) en las rutas coincidentes.

6.   Formas de entrada/expansión

(45)

Los resultados de la investigación de mercado indicaron que, para competir de manera efectiva con la entidad resultante de la concentración en los aeropuertos de Dublín, Cork y Shannon, una compañía aérea que se incorporase por primera vez tendría que establecer una base en cada uno de estos aeropuertos. Sin un gran número de rutas entre las cuales repartir estos costes fijos, le resultaría difícil alcanzar el mismo nivel de rentabilidad de que disfrutarían Ryanair y Aer Lingus. Además, una base permite tener un horario interesante, con salidas temprano por la mañana y llegadas tarde por la noche, así como suficientes operaciones y, en consecuencia, presencia en el mercado y notoriedad de la marca.

(46)

La Decisión concluye que una base en Irlanda (en concreto en Dublín) resultaría crucial para que las compañías aéreas pudieran ofrecer una cobertura adecuada del mercado irlandés y ejercer una presión competitiva adecuada en la entidad resultante de la concentración.

7.   Planes de entrada y competidores reales y potenciales

(47)

La Comisión analizó si los potenciales competidores tendrían planes de entrada y de expansión, de manera individual o agregada, que pudieran ser suficientes para contrarrestar los efectos contrarios a la competencia de la operación en las rutas que planteaban dudas.

(48)

Además, en el caso tratado, la entrada de competidores tendría que producirse en 32 rutas coincidentes en las que Ryanair tiene bases en ambos extremos del trayecto. En estas circunstancias, la entrada en el mercado parecía aún más difícil. Además, según la mayoría de los competidores, la sola posibilidad de que entrasen en el mercado nuevas líneas aéreas no ejercería presión sobre la entidad fusionada después de la operación.

(49)

La Decisión concluye que los efectos contrarios a la competencia de la operación no quedarían suficientemente contrarrestados por la entrada en una ruta aislada o la entrada ampliada de compañías aéreas que operasen algunas rutas desde su base y con destino a ella.

8.   Competencia efectiva  (8)

(50)

La Decisión concluye que es probable que la operación obstaculizara significativamente una competencia efectiva, en particular como resultado de la creación de una posición dominante en las 28 rutas siguientes, en las que la entidad fusionada disfrutaría de monopolio después de la operación: Dublín–Alicante/Murcia; Dublín–Berlín; Dublín–Bilbao/Santander; Dublín–Birmingham/East Midlands; Dublín–Bruselas; Dublín–Budapest; Dublín–Edimburgo/Glasgow; Dublín–Fuerteventura; Dublín–Glasgow International/Prestwick; Dublín–Manchester/Liverpool/Leeds; Dublín–Marsella; Dublín–Milán; Dublín–Niza; Dublín–Roma; Dublín–Tenerife; Dublín–Toulouse/Carcassonne; Dublín–Venecia/Treviso; Dublín–Viena/Bratislava; Dublín–Varsovia/Modlin; Cork–Alicante; Cork–Faro; Cork–Londres; Cork–Manchester/Liverpool; Cork–Tenerife; Knock–Birmingham/East Midlands; Knock–Londres; Shannon–Manchester/Liverpool y Shannon–Londres.

(51)

La Decisión concluye que es probable que la operación obstaculizara significativamente la competencia efectiva como resultado de la creación de una posición dominante en las siete rutas siguientes en las que operan otras líneas aéreas regulares: Dublín–Bristol/Cardiff/Exeter (con independencia de la definición exacta del mercado); Dublín–Frankfurt; Dublín–Londres; Dublín–Madrid; Dublín–Munich; Dublín–París, y Dublín–Estocolmo. Además, es probable que la operación tuviera también como resultado la eliminación de la muy estrecha relación de competencia entre Ryanair y Aer Lingus y, con ella, eliminase también la importante presión competitiva que ambas líneas aéreas ejercen la una sobre la otra antes de la operación en cada una de estas rutas. En consecuencia, las opciones de viaje de los clientes se verían sustancialmente reducidas y es improbable que los demás competidores activos en cada una de las rutas mencionadas pudieran ejercer una presión suficiente sobre el comportamiento de mercado de la entidad fusionada, especialmente por lo que respecta a la fijación de tarifas en cada una de ellas.

(52)

La Decisión concluye que es probable que la operación obstaculizara significativamente una competencia efectiva, en particular como resultado de la creación de una posición dominante en las 11 rutas siguientes, en las que operan compañías aéreas de vuelos chárter: Dublín–Barcelona, Dublín–Faro, Dublín–Gran Canaria, Dublín–Ibiza, Dublín–Lanzarote, Dublín–Málaga, Dublín–Palma, Cork–Barcelona, Cork–Lanzarote; Cork–Málaga y Cork–Palma. Además, es probable que la operación tuviera también como resultado la eliminación de la muy estrecha relación de competencia entre Ryanair y Aer Lingus y, con ella, eliminase también la importante presión competitiva que ambas compañías ejercen la una sobre la otra antes de la operación en estas rutas. En consecuencia, las opciones de viaje de los clientes se verían sustancialmente reducidas y es improbable que las compañías aéreas de vuelos chárter pudieran ejercer una presión suficiente sobre el comportamiento de mercado de la entidad fusionada, especialmente en cuanto a fijación de tarifas, en estas rutas.

9.   Competencia potencial

(53)

La competencia en las rutas actualmente operadas tanto por Ryanair como por Aer Lingus con salida de Dublín, Shannon y Cork, donde ambas compañías aéreas tienen bases, no puede considerarse aisladamente. Este análisis aislado implicaría que los respectivos mercados de productos son completamente independientes entre sí. Ambas compañías aéreas tienen la flexibilidad necesaria para cambiar y añadir rutas desde las bases que tienen en estos aeropuertos como respuesta a los cambios en la estructura competitiva de las diferentes rutas que se operan desde ellas. Por consiguiente, el análisis también debe ser dinámico y estudiar en qué medida la desaparición del competidor más cercano e importante de una compañía aérea podría eliminar competencia potencial que habría ejercido presión sobre Ryanair y Aer Lingus si no se efectuase la operación.

(54)

La Comisión señaló en su análisis que, como consecuencia del modelo dinámico de entrada en competencia de cada una de las Partes sobre la otra y del impacto muy limitado sobre ellas de la entrada de otras líneas aéreas, Ryanair y Aer Lingus ejercen la una sobre la otra una presión competitiva potencial.

(55)

Siguiendo un planteamiento prudente, la Decisión concluye que es probable que la operación obstaculizara significativamente la competencia efectiva, en particular como resultado de la creación o el reforzamiento de una posición dominante, eliminando las entradas potenciales más verosímiles en las 6 rutas siguientes: i) Rutas de Ryanair con competencia potencial: Dublín–Bolonia, Dublín–Burdeos, Cork–París/Beauvais, Cork–Munich/Memmingen, Cork–Birmingham, ii) Ruta de Aer Lingus con competencia potencial: Dublín–Newcastle.

C.   Eficiencias

(56)

Ryanair alegó que la operación generaría eficiencias sustanciales que beneficiarían a todos los clientes. Ryanair aplicaría sus conocimientos técnicos en materia de reducción de costes para mejorar la eficiencia de Aer Lingus, bajar sus costes y sus tarifas aéreas y mejorar su competitividad con respecto a otras líneas aéreas en aeropuertos principales.

(57)

Ryanair no proporcionó información pertinente para demostrar que estas eficiencias eran verificables, que guardaban una relación específica con la concentración y que era probable que se transmitieran a los consumidores, ni tampoco encontró la Comisión pruebas verificables de que Ryanair pudiera reducir los costes de Aer Lingus sin compensar estas reducciones con otras en elementos beneficiosos para los consumidores, como la calidad del servicio o la ubicación de los aeropuertos. Además, era probable que algunas de las eficiencias alegadas por Ryanair no guardaran una relación específica con la concentración (como la reducción de los costes de personal, de combustible y de distribución).

(58)

Por consiguiente, las eficiencias alegadas no cumplían las tres condiciones acumulativas establecidas en las Directrices sobre concentraciones horizontales. Además, teniendo en cuenta las muy elevadas cuotas de mercado combinadas y al no haber ninguna entrada en el mercado oportuna, suficiente y probable, no parecía que fuera a producirse una transmisión suficiente de las eficiencias alegadas en los consumidores.

D.   Compromisos

1.   Descripción de la serie de compromisos definitivos

1.1.   Cesión de las operaciones de Aer Lingus en 43 rutas coincidentes a Flybe

(59)

Ryanair ofreció transferir a Flybe una empresa nueva e independiente (en lo sucesivo denominada «la actividad empresarial cedida», que posiblemente se llamaría «Flybe Ireland»), a la que transferiría una serie de activos, incluidos un efectivo de 100 millones EUR, el arrendamiento de al menos 9 Airbus A 320, franjas horarias en los aeropuertos (de origen y de destino), personal y una licencia exenta de derechos, no exclusiva, no sujeta a posibilidad de sublicencia y no transferible para utilizar la marca comercial «Aer Lingus» durante tres años. Esta marca se utilizaría conjuntamente con la denominación comercial «Flybe».

(60)

Ryanair se comprometió a desarrollar, en consulta con Flybe, un plan estratégico para el primer año de operaciones de la actividad empresarial cedida, que reflejara una previsión acordada de beneficios anuales antes de impuestos.

(61)

Flybe operaría un programa regular acordado en 43 rutas durante un período mínimo de 6 temporadas de la IATA. Siempre que las frecuencias semanales agregadas por temporada programadas por la actividad empresarial cedida en todas las rutas a/desde Irlanda se mantuvieran inalteradas, solo se exigía a Flybe que programara vuelos en: i) el 90 % de las rutas de Flybe en la tercera y la cuarta de las 6 primeras temporadas de la IATA y ii) el 85 % de las rutas de Flybe en la quinta y la sexta de las 6 primeras temporadas de la IATA.

(62)

En caso de uso indebido de las franjas horarias, se estableció un mecanismo de sanciones sujeto a una escala móvil en función de la importancia de la ruta con arreglo al cual las sanciones disminuirían progresivamente a lo largo de las 6 primeras temporadas de la IATA.

(63)

Durante las 6 primeras temporadas de la IATA, Flybe establecería su base en el aeropuerto de Dublín y tendría una aeronave cuya base operativa sería el aeropuerto de Cork.

(64)

Durante las 3 primeras temporadas de la IATA, la pantalla de inicio de la página web de Aer Lingus se dividiría en dos mitades que mostrarían la marca y el logotipo de Aer Lingus y de la actividad empresarial cedida, respectivamente, cada una con un hipervínculo que enlazaría con sus respectivas páginas web de reservas. Al cabo de las 3 primeras temporadas de la IATA, se pondría un anuncio en la parte superior de la página web de Aer Lingus con un enlace que llevaría a la página web de la actividad empresarial cedida.

(65)

En cuanto a las 6 rutas operadas por Aer Arann, Flybe debería cumplir la obligación de operarlas asumiendo el acuerdo de franquicia de Aer Arann o suscribiendo un nuevo acuerdo de franquicia con esta compañía.

1.2.   Cesión a IAG (British Airways) de franjas horarias en 3 rutas coincidentes a Londres

(66)

Durante 6 temporadas de la IATA, Ryanair se comprometió a que IAG operaría en las rutas Dublín-Londres, Cork-Londres y Shannon-Londres utilizando Airbus A319 o una aeronave equivalente y con sus propias franjas horarias combinadas con las cedidas por Ryanair:

i)

IAG y Ryanair habrían celebrado un acuerdo de arrendamiento de Gatwick (Gatwick Lease Agreement) o un acuerdo de transferencia Heathrow–Gatwick (Heathrow — Gatwick Transfer Agreement), dependiendo de que se cumpliera y cuándo se cumpliera la denominada condición de transferencia de Heathrow (Heathrow Transfer Condition), que consistía en la determinación por Ryanair e IAG de que al aplicarse el acuerdo de transferencia Heathrow–Gatwick no se infringiría el artículo 10 del acta de constitución de Aer Lingus (u otra disposición que lo sucediera) ni ninguna otra disposición legal o reglamentaria aplicable,

ii)

en caso de que entrara en vigor el acuerdo de arrendamiento de Gatwick, IAG habría operado: i) 68 frecuencias semanales en la ruta Dublín–Londres Gatwick, 13 frecuencias semanales en la ruta Cork–Londres Gatwick y 7 frecuencias semanales en la ruta Shannon–Londres Gatwick utilizando pares de franjas horarias aeroportuarias propiedad de Ryanair, y ii) 2 frecuencias semanales adicionales en la ruta Dublín–Gatwick, 1 frecuencia semanal en la ruta Cork-Gatwick y 7 frecuencias semanales en la ruta Shannon–Gatwick utilizando franjas horarias que serían propiedad de IAG o que esta adquiriría,

iii)

además de operar las franjas horarias de Gatwick, IAG habría operado 7 frecuencias semanales en la ruta Dublín–Heathrow utilizando franjas horarias que IAG habría arrendado a Ryanair; según un acuerdo revisado con IAG, esta habría celebrado además otro acuerdo de arrendamiento de Heathrow (Heathrow Lease Agreement),

iv)

si se cumplía la condición de transferencia de Heathrow, IAG podría haber ejercido su derecho a rescindir el acuerdo de arrendamiento de Gatwick (y el acuerdo de arrendamiento de Heathrow, si estuviera en vigor) y haber aplicado el acuerdo de transferencia Heathrow–Gatwick (opción de compra de IAG); en concreto, IAG habría transferido sus franjas horarias en Gatwick (antes mencionadas) para operar en Dublín–Gatwick y 7 franjas horarias adicionales en Gatwick a cambio de franjas horarias propiedad de Aer Lingus en Londres Heathrow para operar: a) 70 frecuencias semanales en la ruta Dublín–Heathrow; b) 14 frecuencias semanales en la ruta Cork–Heathrow y c) 14 frecuencias semanales en la ruta Shannon–Heathrow; según un acuerdo revisado con IAG, se añadía un nuevo acuerdo de arrendamiento de Heathrow y se modificaba el número de franjas horarias en Gatwick que Ryanair habría obtenido a cambio de las franjas horarias en Heathrow.

1.3.   Otras cesiones de franjas horarias en rutas Londres–Irlanda

(67)

Con arreglo a un procedimiento de transferencia de franjas horarias, y durante 6 temporadas de la IATA, Ryanair se comprometió a transferir, o a hacer que Aer Lingus transfiriera a cualquier línea aérea interesada, franjas horarias suficientes para operar frecuencias con su propia aeronave en las rutas Dublín–Londres, Cork–Londres y/o Shannon–Londres, a condición de que el número de franjas horarias transferidas no fuera superior a la diferencia en el número de rutas coincidentes en cada trayecto.

1.4.   Competencia potencial

(68)

Durante las 6 primeras temporadas de la IATA y en todo momento con posterioridad, Ryanair se comprometió a transferir, o a hacer que Aer Lingus transfiriera, franjas horarias para las rutas de cualquier línea aérea interesada que pudieran suponer una competencia potencial.

2.   Evaluación de la serie de compromisos definitivos

2.1.   Flybe no era un comprador adecuado

(69)

La Comisión consideró que Flybe no era un comprador adecuado en cuyas manos la actividad empresarial cedida se convertiría en un competidor activo en el mercado.

(70)

En primer lugar, la Comisión consideró que, al no haberse definido específicamente los activos que se cederían como parte de la actividad empresarial de Flybe Irlanda, no había pruebas suficientes para concluir que la actividad empresarial cedida poseería los activos necesarios para ser viable y competitiva.

(71)

En segundo lugar, con respecto al modelo de negocio de Flybe, la Comisión consideró que, mientras que las operaciones de las rutas que conectaban Irlanda con el Reino Unido encajarían en el modelo de negocio actual de Flybe, dependiendo de la aeronave utilizada, otras rutas, especialmente rutas de viajes de ocio con longitudes de sector mayores, no encajarían en él. La Comisión observó además que Flybe no tenía experiencia operativa con aeronaves Airbus A320 y que, por tanto, le resultaría complicado entender el mercado en el que tendría que operar.

(72)

En tercer lugar, la Comisión consideró que el acuerdo por el que Ryanair prepararía un plan estratégico de un año para Flybe Irlanda, y el acuerdo por el cual Ryanair procedería a reestructurar los costes de la actividad empresarial cedida, incluso aunque no dieran lugar a una relación duradera entre la entidad resultante de la concentración y la actividad empresarial cedida, no parecían compatibles con el concepto de competidores independientes.

(73)

En cuarto lugar, dado que las experiencias previas de Flybe como operador en nuevos mercados habían sido bastante diferentes de la adquisición propuesta de Flybe Ireland, dado que Flybe tenía tan solo una experiencia limitada en el mercado irlandés, y dado que Flybe, a diferencia de Aer Lingus, tenía solo una experiencia y un historial limitados como competidor de Ryanair, la Comisión consideró que estos elementos no proporcionaban pruebas suficientes para apoyar la conclusión de que Flybe tenía la experiencia pertinente demostrada para mantener y desarrollar Flybe Ireland como un competidor viable y activo capaz de competir con la entidad fusionada.

(74)

En quinto lugar, la Comisión concluyó que Flybe no poseía los recursos financieros necesarios para mantener y desarrollar Flybe Ireland como un competidor viable y activo en competencia con la entidad fusionada a medio plazo.

(75)

En sexto lugar, por lo que respecta a su capacidad para competir con la entidad fusionada después de la operación, la Comisión consideró que, pese a la propuesta que incluía la licencia de marca, la incorporación de medidas de publicidad en la página web y la inyección de capital en Flybe Irlanda, no había certeza de si Flybe estaría en condiciones de establecer una marca suficientemente fuerte, en particular respecto a los pasajeros originarios de Irlanda, que le permitiera ejercer una presión efectiva sobre la entidad fusionada suficiente para disipar las dudas en materia de competencia identificadas por la Comisión. Además, era probable que la capacidad de Flybe Ireland para ejercer una presión efectiva sobre la entidad fusionada suficiente para disipar las dudas en materia de competencia identificadas por la Comisión se viera afectada por el limitado número propuesto de operaciones desde la base y el número de frecuencias que se proponía ceder, y las capacidades consiguientes. Por último, la Comisión consideró improbable que los ingresos y los costes de Flybe Ireland le permitieran operar de manera rentable las 43 rutas.

(76)

En séptimo lugar, la Comisión concluyó que Flybe no tendría un incentivo suficiente para seguir operando con carácter permanente, al menos en una parte sustancial de las 43 rutas de Flybe.

(77)

Además, la Comisión concluyó también que no era probable que los compromisos con respecto a Flybe pudieran cumplirse a tiempo en lo que respecta al acuerdo de franquicia. Por otra parte, tampoco podía determinar con claridad que los compromisos propuestos, una vez cumplidos, fueran a solucionar completamente y sin ambigüedades los problemas de competencia identificados en esta Decisión con respecto a las rutas de Aer Arann.

(78)

Por último, los compromisos no estaban definidos con nitidez y era dudoso que pudieran cumplirse a tiempo.

2.2.   Incertidumbres respecto a las tres rutas de Londres — IAG

(79)

La Comisión no pudo concluir con el grado de certeza necesario que las nuevas estructuras comerciales resultantes de la serie de compromisos definitivos por lo que respecta a las tres rutas de Londres fueran suficientemente viables y permanentes para garantizar que el obstáculo significativo a la competencia efectiva en estas tres rutas no se materializara durante el período mínimo.

(80)

Con independencia de que entrase en vigor el acuerdo de arrendamiento de Gatwick o el acuerdo de transferencia Heathrow–Gatwick, era probable que la capacidad global en las rutas disminuyera, y la entidad resultante de la concentración seguiría siendo dominante en cuanto a frecuencias y capacidad en las tres rutas de Londres (Dublín, Cork y Shannon). Además, IAG tiene un modelo de negocio diferente, más centrado en pasajeros en vuelos de negocios y de conexión (pertinente si entra en vigor el acuerdo de transferencia Heathrow–Gatwick). Por consiguiente, la Comisión consideró que IAG no ejercería suficiente presión sobre la entidad fusionada después de la operación durante el período mínimo.

(81)

La Comisión consideró que era lo más probable que IAG se retirase de estas tres rutas con salida de Gatwick y que redujese significativamente las operaciones en estas tres rutas con salida de Heathrow al final del período mínimo. La Comisión tampoco había constatado durante su investigación de mercado ninguna entrada suficiente, probable y oportuna en estas rutas.

(82)

Por último, la complejidad de los compromisos, las incoherencias entre ellos, el formulario RM y el acuerdo IAG y el mecanismo de resolución de conflictos suscitaban dudas acerca de si los compromisos se cumplirían a tiempo.

2.3.   Conclusión

(83)

Sobre la base de todas las pruebas disponibles, incluidos los resultados de la prueba de mercado, la Comisión consideró que la serie de compromisos definitivos no llevaría probablemente a la entrada en el mercado de nuevos competidores capaces de ejercer una presión competitiva suficiente en la entidad resultante de la concentración.

(84)

La serie de compromisos definitivos no permitió a la Comisión concluir, con el grado de certeza necesario, que sería posible cumplirlos a tiempo y que serían suficientemente viables y permanentes para garantizar que el obstáculo de la competencia efectiva que esos compromisos estaban destinados a eliminar probablemente no se materializaría en el futuro relativamente próximo.

(85)

La Comisión no pudo determinar con claridad que la serie de compromisos definitivos, una vez cumplidos, solucionaría completamente y sin ambigüedades los problemas de competencia identificados en la Decisión.

(86)

Por consiguiente, se concluyó que los compromisos ofrecidos por Ryanair no bastaban para resolver los obstáculos significativos para una competencia efectiva identificados y, en consecuencia, no podían hacer que la operación fuese compatible con el mercado interior.

V.   CONCLUSIÓN

(87)

Por todo lo expuesto, en la Decisión se concluye que la concentración propuesta habría obstaculizado de forma significativa la competencia efectiva en el mercado interior o en una parte importante del mismo.

(88)

En consecuencia, la concentración se declaró incompatible con el mercado interior y con el Acuerdo EEE.


(1)  DO L 24 de 29.1.2004, p. 1 («el Reglamento de concentraciones»). Con efectos a partir del 1 de diciembre de 2009, el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE) ha introducido determinadas modificaciones, como la sustitución de «Comunidad» por «Unión» y de «mercado común» por «mercado interior». En la presente Decisión se utilizará la terminología del TFUE.

(2)  Dublín–Berlín, Dublín–Budapest, Dublín–Faro, Dublín–Fuerteventura, Dublín–Gran Canaria, Dublín–Ibiza, Dublín–Lanzarote, Dublín–Madrid, Dublín–Málaga, Dublín–Marsella, Dublín–Niza, Dublín–Palma, Cork–Málaga, Cork–Faro, Cork–Lanzarote, Cork–Palma.

(3)  Dublín–Barcelona El Prat/Girona/Reus, Dublín–Alicante/Murcia, Dublín–Tenerife Sur/Tenerife Norte, Dublín–Manchester/Liverpool/Leeds Bradford, Dublín–Londres Heathrow/Gatwick/Luton/Stansted/City/Southend, Cork–Londres Heathrow/Gatwick/Stansted, Dublín–Birmingham/East Midlands, Dublín–Edimburgo/Glasgow, Cork–Alicante/Murcia, Cork–Tenerife Sur/Tenerife Norte.

(4)  Dublín–Bilbao/Santander, Dublín–Bruselas/Charleroi, Dublín–Milán Malpensa/Milán Linate/Bergamo, Dublín–Frankfurt/Frankfurt Hahn, Dublín–Roma Ciampino/Roma Fiumicino, Dublín–Viena/Bratislava, Dublín–París CDG/París Beauvais/Orly, Dublín–Toulouse/Carcassonne, Dublín–Glasgow/Prestwik, Dublín–Venecia/Treviso, Dublín–Munich/Memmingen, Dublín–Varsovia/Varsovia–Modlin, Dublín–Estocolmo Arlanda/Skavsta, Cork–Barcelona El Prat/Girona/Reus, Cork–Manchester/Liverpool/Leeds Bradford, Knock–Birmingham/East Midlands, Knock–Londres Heathrow/Gatwick/Luton/Stansted/City/Southend, Shannon–Manchester/Liverpool/Leeds Bradford, Shannon–Londres Heathrow/Gatwick/Luton/Stansted/City/Southend.

(5)  Obsérvese que, aunque había 19 rutas en relación con las cuales la cuestión de la sustituibilidad de los aeropuertos era pertinente, hay solo 17 pares de aeropuertos. Son los siguientes: Barcelona El Prat, Girona y Reus; Bilbao y Santander; Aeropuertos de Londres (Heathrow, Gatwick, Stansted, Luton y City); Estocolmo Arlanda y Skavsta; Manchester, Liverpool y Leeds Bradford (para Cork y Shannon); Toulouse y Carcassone; Birmingham y East Midlands (para Knock); Milán Linate, Malpensa y Bérgamo; Venecia y Treviso; Bruselas y Charleroi; Munich y Memmingen; Viena y Bratislava; Glasgow y Prestwick; París CDG, Beauvais y Orly; Varsovia y Modlin; Frankfurt y Hahn; Roma-Fiumicino y Ciampino.

(6)  Londres Southend y los aeropuertos de Londres, Edimburgo y Glasgow, Manchester, Liverpool, Leeds Bradford (para Dublín), Birmingham y East Midlands (para Dublín), Bristol/Cardiff/Exeter, Alicante y Murcia, Tenerife Norte/Sur.

(7)  Sin embargo, esta ruta sería un monopolio si el mercado abarcase solo los servicios de transporte aéreo entre Dublín y el aeropuerto de Bristol.

(8)  La Comisión concluyó que todas las rutas de las que las Partes se habían retirado a raíz del anuncio de la operación no guardaban una relación específica con esta y no fueron tratadas como un solapamiento entre las Partes a efectos de la evaluación desde el punto de vista de la competencia. Se trata de las siguientes rutas: Dublín–Cracovia, Dublín–Verona, Dublín–Vilnius.


INFORMACIÓN PROCEDENTE DE LOS ESTADOS MIEMBROS

30.7.2013   

ES

Diario Oficial de la Unión Europea

C 216/31


Medidas de saneamiento

Decisión de adopción de una medida de saneamiento con respecto a la sociedad anónima de seguros «Diethnis Enosis Anonymos Asfalistiki Etairia»

(Publicación efectuada de conformidad con el artículo 6 de la Directiva 2001/17/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, relativa al saneamiento y a la liquidación de las compañías de seguros)

2013/C 216/08

Compañía de seguros

«Diethnis Enosis Anonymos Asfalistiki Etairia» (Seguros Unión Internacional, SA), con sede en la calle Ilia Iliou 66, 11764 Αtenas, número de registro de la sociedad anónima 12836/Β/05/1986, número de identificación fiscal 094058455, cuyo representante legal es Andreas Valiraki, presidente del Consejo de Administración de la empresa

Fecha, entrada en vigor y naturaleza de la decisión

Decisión no 80/3/28.6.2013 de la Comisión de Asuntos relativos a Créditos y Seguros del Banco de Grecia en relación con la prohibición de la libre disposición (congelación) tanto de los activos ligados a provisiones técnicas de seguros como de los activos libres, así como de los instrumentos financieros de la empresa «Diethnis Enosis Anonymos Asfalistiki Etairia», en la fecha de publicación de la presente Decisión, tanto en Grecia como en el extranjero. Además, se suspenden todas las operaciones aseguradoras de la citada empresa en relación con todas sus actividades en todos los ramos de seguros.

Entrada en vigor: 28.6.2013

Expiración: 15.7.2013

Autoridades competentes

Banco de Grecia

Eleftheriou Venizelou 21

102 50 Αθήνα/Athens

ΕΛΛΑΔΑ/GREECE

Autoridades de supervisión

Banco de Grecia

Eleftheriou Venizelou 21

102 50 Αθήνα/Athens

ΕΛΛΑΔΑ/GREECE

Administrador designado

 

Legislación aplicable

Ley griega conforme a lo dispuesto en los artículos 9 y 17 quater del Decreto-Ley no 400/1970.


V Anuncios

PROCEDIMIENTOS RELATIVOS A LA APLICACIÓN DE LA POLÍTICA DE COMPETENCIA

Comisión Europea

30.7.2013   

ES

Diario Oficial de la Unión Europea

C 216/32


Notificación previa de una operación de concentración

(Asunto COMP/M.7001 — Carlyle/Klenk Holz)

Asunto que podría ser tramitado conforme al procedimiento simplificado

(Texto pertinente a efectos del EEE)

2013/C 216/09

1.

El 22 de julio de 2013, la Comisión recibió la notificación, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 4 del Reglamento (CE) no 139/2004 del Consejo (1), de un proyecto de concentración por el cual la empresa CSP III Klenk (Cayman), Ltd, una empresa instrumental propiedad de fondos gestionados por The Carlyle Group (EE.UU.) y bajo su control, adquiere el control, a tenor de lo dispuesto en el artículo 3, apartado 1, letra b), del Reglamento comunitario de concentraciones, de la totalidad de la empresa Klenk Holz AG (Alemania) mediante adquisición de acciones.

2.

Las actividades comerciales de las empresas en cuestión son las siguientes:

The Carlyle Group es un gestor mundial de activos alternativos,

Klenk Holz AG es un fabricante de productos de madera para las industrias de la construcción y uso de bricolaje en el hogar. Además, Klenk produce y vende madera en rollo y leña y ofrece servicios de asesoría y planificación. Klenk desarrolla también actividades en la generación de electricidad.

3.

Tras un examen preliminar, la Comisión considera que la operación notificada podría entrar en el ámbito de aplicación del Reglamento comunitario de concentraciones. No obstante, se reserva su decisión definitiva al respecto. En virtud de la Comunicación de la Comisión sobre el procedimiento simplificado para tramitar determinadas concentraciones en virtud del Reglamento comunitario de concentraciones (2), este asunto podría ser tramitado conforme al procedimiento simplificado establecido en dicha Comunicación.

4.

La Comisión invita a los interesados a que le presenten sus posibles observaciones sobre el proyecto de concentración.

Las observaciones deberán obrar en poder de la Comisión en un plazo máximo de diez días a partir de la fecha de la presente publicación. Podrán enviarse por fax (+32 22964301), por correo electrónico a COMP-MERGER-REGISTRY@ec.europa.eu o por correo, con indicación del número de referencia COMP/M.7001 — Carlyle/Klenk Holz, a la siguiente dirección:

Comisión Europea

Dirección General de Competencia

Registro de Concentraciones

1049 Bruxelles/Brussel

BELGIQUE/BELGIË


(1)  DO L 24 de 29.1.2004, p. 1 («Reglamento comunitario de concentraciones»).

(2)  DO C 56 de 5.3.2005, p. 32 («Comunicación sobre el procedimiento simplificado»).


30.7.2013   

ES

Diario Oficial de la Unión Europea

C 216/33


Notificación previa de una operación de concentración

(Asunto COMP/M.6922 — Triton/Logstor)

(Texto pertinente a efectos del EEE)

2013/C 216/10

1.

El 19 de julio de 2013, la Comisión recibió la notificación, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 4 del Reglamento (CE) no 139/2004 del Consejo (1), de un proyecto de concentración por el cual la empresa Tri-Langley Acquisition ApS, una empresa instrumental bajo el control en última instancia de Triton Managers III Limited y TFF III Limited, («Triton», Jersey) adquiere el control exclusivo, a tenor de lo dispuesto en el artículo 3, apartado 1, letra b), del Reglamento comunitario de concentraciones, de LRA III ApS, («Logstor», Dinamarca) mediante adquisición de acciones.

2.

Las actividades comerciales de las empresas en cuestión son las siguientes:

Triton: empresa de inversiones con capital inversión con una cartera de empresas activas en diferentes sectores. Una de las empresas de cartera de Triton es Battenfeld-Cincinnati, activa en la fabricación y venta de procesadoras y extrusoras para plástico,

Logstor: fabricación y venta de tubos preaislados.

3.

Tras un examen preliminar, la Comisión considera que la operación notificada podría entrar en el ámbito de aplicación del Reglamento comunitario de concentraciones. No obstante, se reserva su decisión definitiva al respecto.

4.

La Comisión invita a los interesados a que le presenten sus posibles observaciones sobre la propuesta de concentración.

Las observaciones deberán obrar en poder de la Comisión en un plazo máximo de diez días a partir de la fecha de la presente publicación. Podrán enviarse por fax (+32 22964301), por correo electrónico a COMP-MERGER-REGISTRY@ec.europa.eu o por correo, con indicación del número de referencia COMP/M.6922 — Triton/Logstor, a la siguiente dirección:

Comisión Europea

Dirección General de Competencia

Registro de Concentraciones

1049 Bruxelles/Brussel

BELGIQUE/BELGIË


(1)  DO L 24 de 29.1.2004, p. 1 («Reglamento comunitario de concentraciones»).