1.8.2009   

ES

Diario Oficial de la Unión Europea

C 180/29


Recurso interpuesto el 15 de mayo de 2009 — Gran Ducado de Luxemburgo/Parlamento Europeo, Consejo de la Unión Europea

(Asunto C-176/09)

2009/C 180/50

Lengua de procedimiento: francés

Partes

Demandante: Gran Ducado de Luxemburgo (representantes: C. Schiltz, agente, P. Kinsch, avocat)

Demandadas: Parlamento Europeo, Consejo de la Unión Europea

Pretensiones de la parte demandante

Con carácter principal, que se anule el pasaje del artículo 1, apartado 2, de la Directiva 2009/12/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 11 de marzo de 2009, relativa a las tasas aeroportuarias, (1) redactado como sigue: «así como al aeropuerto con mayor movimiento de viajeros de cada Estado miembro».

Con carácter subsidiario, que se anule la Directiva en su totalidad.

Que se condene en costas al Parlamento Europeo y al Consejo de la Unión Europea.

Motivos y principales alegaciones

En apoyo de su recurso, el Gran Ducado de Luxemburgo invoca dos motivos.

Mediante su primer motivo, la parte demandante alega una violación del principio de no discriminación en la medida en que un aeropuerto como el de Luxemburgo-Findel, por el hecho de la extensión del ámbito de aplicación de la Directiva 2009/12/CE a los aeropuertos «con mayor movimiento de viajeros de cada Estado miembro», se encuentra sujeto a obligaciones administrativas y económicas a las que no están sujetos otros aeropuertos que se encuentren en una situación comparable, sin que dicha diferencia de trato esté objetivamente justificada. En concreto menciona a este respecto la situación de los aeropuertos de Hahn y de Charleroi, que tienen la misma zona de comercio que el aeropuerto de Findel y que generan cada uno un volumen de pasajeros superior a éste, pero que no están sujetos a las mismas obligaciones. La presencia de fronteras entre esos tres aeropuertos no puede justificar de modo alguno que se les dé un trato diferente.

Mediante su segundo motivo, el demandante alega además que la disposición de que se trata no respeta los principios de subsidiariedad y de proporcionalidad. En efecto, por una parte, la intervención a escala europea no es necesaria para regular una situación que podía haberse regulado perfectamente a nivel nacional siempre que no se supere el umbral de 5 millones de pasajeros. Por otra parte, la aplicación de la Directiva conducirá a procedimientos y gastos adicionales injustificados para un aeropuerto como el de Findel que tiene la única particularidad de ser un aeropuerto que registra el mayor movimiento de viajeros de un Estado miembro, sin que dicho factor tenga una pertinencia real respecto de los objetivos de la Directiva.


(1)  DO L 70, p. 11.