Bruselas, 18.5.2022

COM(2022) 240 final

COMUNICACIÓN DE LA COMISIÓN AL PARLAMENTO EUROPEO, AL CONSEJO, AL COMITÉ ECONÓMICO Y SOCIAL EUROPEO Y AL COMITÉ DE LAS REGIONES

UE «Ahorrar energía»


1.Introducción

Ahorrar energía, es decir, reducir el consumo de energía mediante señales de precios, medidas de eficiencia energética o esfuerzos voluntarios, a menudo puede ser la forma más barata, segura y limpia de disminuir nuestra dependencia de las importaciones de combustibles fósiles procedentes de Rusia. Además, el uso de menos energía contribuye a la seguridad del suministro, facilita las necesidades de almacenamiento y sustenta la transición hacia una energía limpia.

La reducción voluntaria del consumo innecesario de energía y la adopción rápida de medidas de eficiencia energética reducirán el volumen de la escasez de gas y petróleo en caso de interrupción de los flujos procedentes de Rusia. Como tal, es un elemento fundamental para estabilizar los mercados y evitar una mayor volatilidad de los precios. A medio y largo plazo, el ahorro energético contribuiría a bajar los precios de la energía, ayudaría a responder con eficacia a las subidas repentinas de precios y a la escasez de suministro.

Ahorrar energía directamente reduce nuestras facturas energéticas y hace que nuestra economía sea más resiliente. Los elevados precios de la energía basada en combustibles fósiles ya perjudican a los hogares y a todos los sectores industriales, desde los servicios, la fabricación y la agricultura hasta el transporte. En el caso de los hogares en situación de pobreza energética, los hogares vulnerables, las microempresas y las pequeñas y medianas empresas y las industrias de gran consumo de energía, se ven obligados a tomar decisiones incómodas para renunciar al consumo de energía. El aumento de los precios de la energía también afecta a la competitividad relativa de las empresas, con posibles efectos en cadena sobre el empleo y los ingresos.

El año pasado, como parte del paquete «Objetivo 55» y el cumplimiento del Pacto Verde Europeo, la Comisión propuso un aumento de la ambición en materia de eficiencia energética para finales de esta década. Aunque se concibió principalmente para apoyar la descarbonización de la economía de la Unión Europea (UE), la propuesta también implicaba otros beneficios sustanciales, como una mayor seguridad energética y una reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, la contaminación atmosférica y el agotamiento de los recursos naturales.

La aplicación del paquete completo «Objetivo 55» reduciría el consumo de gas en un 30 % (lo que equivale a 100 000 millones de m3) de aquí a 2030. Más de una tercera parte de este porcentaje procedería del cumplimiento del objetivo de eficiencia energética de la UE presentado en la propuesta de refundición de la Directiva de eficiencia energética (DEE). El objetivo se alcanzaría mediante la aplicación de las propuestas políticas de eficiencia energética pertinentes, como la propia DEE refundida, la refundición de la Directiva relativa a la eficiencia energética de los edificios (DEEE), la legislación sobre diseño ecológico y etiquetado energético, así como otros instrumentos políticos que repercuten en el consumo de energía, como las normas de emisiones de CO2 para los vehículos nuevos, el régimen de comercio de derechos de emisión de la UE (RCDE) y el nuevo RCDE propuesto para los edificios y el transporte por carretera.

La aplicación de estas políticas supondría una reducción estructural del consumo de energía. A raíz de la invasión rusa de Ucrania, estos cambios deberían producirse ahora aún más rápidamente para aumentar la resiliencia y la independencia energética de la UE a mayor velocidad.

Al mismo tiempo, puede lograrse un ahorro significativo de energía impulsado por decisiones voluntarias con relativa rapidez. El último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (GIECC) 1 destaca que los cambios en nuestros estilos de vida y nuestro comportamiento pueden ayudar a reducir significativamente nuestro consumo de energía. Optar por reducir las temperaturas de calefacción, conducir de forma más económica y optar en mayor medida por el transporte público y la movilidad activa, utilizar los electrodomésticos y el aire acondicionado de manera más eficiente y apagar las luces puede generar ahorros sustanciales a corto plazo 2 .

Por lo tanto, este plan de «ahorro energético» de la UE adopta un enfoque doble:

1)lograr un ahorro energético inmediato a través de elecciones voluntarias; y

2)acelerar y reforzar las medidas estructurales de eficiencia energética a medio y largo plazo.

Ambos enfoques deberán estar respaldados por un marco financiero y una estructura de gobernanza eficaces.

2.Lograr un ahorro energético inmediato a través de elecciones personales

Habida cuenta de la actual situación geopolítica y del mercado, no podemos permitirnos esperar a que se apliquen las importantes medidas estructurales de eficiencia energética. Es fundamental buscar oportunidades inmediatas para reducir el consumo de energía mientras dure la crisis actual. A corto plazo, la mayoría de estas oportunidades procederían de elecciones voluntarias, algunas de las cuales también podrían extenderse a medio y largo plazo si dan lugar a cambios en los hábitos.

Estas elecciones deben centrarse principalmente en dónde puede lograrse el mayor ahorro en el consumo de gas y petróleo. El gas natural supone la parte más importante en la calefacción, ya que representa alrededor del 42 % de la energía utilizada para la calefacción de espacios en los sectores residencial y doméstico. El petróleo es el siguiente combustible fósil más importante para la calefacción, con un 14 %, mientras que el carbón representa alrededor del 3 %. El uso de combustibles fósiles en el transporte representa 288 millones de toneladas equivalentes de petróleo al año, es decir, el 93 % de las necesidades energéticas del sector del transporte. El transporte aéreo y el transporte marítimo dependen casi en su totalidad de los combustibles fósiles, mientras que los combustibles fósiles proporcionan el 93 % del consumo de energía en el transporte por carretera y el 23 % del consumo de energía en el ferrocarril. Alrededor del 25 % de la actividad de los turismos se desarrolla en el entorno de la movilidad urbana.

Por lo tanto, los sectores clave para un ahorro significativo a corto plazo son la calefacción en los hogares y los servicios, así como el transporte y la movilidad, con cierto potencial adicional a corto plazo en los sectores industriales. Las medidas para reducir inmediatamente el consumo de gas son especialmente importantes, ya que cualquier ahorro que pueda realizarse en una fase temprana ayudará a rellenar el almacenamiento y, de este modo, reducirá los riesgos de suministro durante la temporada de invierno. Al mismo tiempo, también es importante ahorrar electricidad, ya que el gas, el petróleo y el carbón también se utilizan para la generación de electricidad. Es probable que las principales reducciones del consumo de petróleo se logren reduciendo el uso del automóvil privado y los viajes en avión, así como con una conducción más eficiente de los camiones.

Estas opciones pueden reducir la demanda de energía, lo que puede ayudar a disminuir las importaciones de combustibles fósiles y evitar una escasez más grave y, por consiguiente, la imposición de medidas de restricción con todas sus consecuencias económicas y sociales.

Por supuesto, el cambio ya está impulsado por los elevados precios de mercado actuales, ya que los hogares y las empresas buscan formas de frenar el aumento de sus facturas energéticas. Sin embargo, este ahorro impulsado por el mercado puede ser insuficiente por diversas razones. Es posible que los agentes no sean conscientes de las mejores oportunidades de ahorro. Puede ser necesaria la coordinación para lograr los mejores resultados. La equidad y la solidaridad tampoco están necesariamente garantizadas: los más ricos pueden o no adaptar su comportamiento. Otros, especialmente los más vulnerables, pueden verse obligados a adoptar medidas dolorosas. Por último, los precios de mercado no conducirán necesariamente a un esfuerzo adecuado desde el punto de vista de los objetivos de REPowerEU.

Por lo tanto, los tipos de acciones de apoyo que pueden adoptarse pueden dividirse en:

·Acciones de información: para garantizar que los distintos tipos de usuarios de energía comprendan la importancia de reducir la demanda de energía y sepan lo que pueden hacer para contribuir.

·Incitación y medidas de apoyo: para ayudar a los usuarios de energía en sus esfuerzos por reducir el consumo de energía, por ejemplo, ofreciendo descuentos en la compra de los aparatos más eficientes.

La principal ventaja del cambio impulsado por este tipo de medidas es que su repercusión en el consumo de energía es inmediata, que no se requiere una inversión inicial (o muy escasa) y que solo es necesario un pequeño cambio de hábitos, con un efecto nulo o muy limitado en el bienestar, ya que solo lo harán aquellos que quieran y puedan tomar tales decisiones.

Estas medidas serán principalmente voluntarias y dependerán de la buena voluntad y la comunicación eficaz a los usuarios de energía de las medidas más eficaces que pueden adoptar. Dado que los principales usos del gas y del petróleo son relativamente limitados (principalmente calefacción, en el caso del gas, y transporte, en el del petróleo), los mensajes pueden estar relativamente bien orientados.

Proporcionar información específica a los ciudadanos es fundamental para que puedan elegir con conocimiento de causa. Los mensajes adecuados deben transmitirse en el momento oportuno. Es probable que esto signifique un pequeño número de medidas ampliamente orientadas y respaldadas por información accesible.

Estas acciones deben ser adoptadas por organismos de confianza que tengan un buen conocimiento de las circunstancias locales y sean capaces de involucrar a un amplio sector de la población en acciones concretas. Los Estados miembros suelen ser los más indicados para promover este tipo de acciones de ahorro energético en el momento oportuno y en función de sus circunstancias locales. Las autoridades locales, a través, por ejemplo, de las agencias de energía locales, regionales y nacionales, el Pacto de los Alcaldes y la misión sobre cien ciudades inteligentes y climáticamente neutras tienen un papel clave que desempeñar.

Las acciones de información también pueden reforzarse mediante la inclusión de capacidades relacionadas con el ahorro de energía en los planes de estudios escolares y el fomento del desarrollo de capacidades en los sectores que son cruciales para alcanzar los ambiciosos objetivos del Plan REPowerEU.

Algunos Estados miembros ya han tomado medidas para abordar el potencial de ahorro energético a corto plazo 3 , pero se podría hacer más. Para apoyar estos esfuerzos, la campaña conjunta de la Comisión Europea y la Agencia Internacional de la Energía (AIE) Playing my part («Poniendo de mi parte») proporciona información sencilla sobre algunas medidas clave que los particulares y las empresas pueden adoptar voluntariamente, cuando sea posible, para contribuir a reducir nuestras importaciones de energía procedentes de Rusia.

Además, para ayudar a los consumidores a elegir aparatos más eficientes, la Comisión está poniendo en marcha la interfaz de consumidores de la base de datos del registro europeo de productos para el etiquetado energético (EPREL) 4 . La Comisión también está trabajando en una campaña de información para proporcionar información y materiales de sensibilización que se utilizarán para la comunicación a las personas por parte de otros organismos. Los Estados miembros también deben aprovechar plenamente las oportunidades que tienen a su disposición para promover la eficiencia energética, como la reducción de los tipos de IVA para los sistemas de calefacción de alta eficiencia, garantizando que la tarificación de la energía fomente el cambio a las bombas de calor y promoviendo la compra de aparatos más eficientes. Los Estados miembros serán los más indicados para determinar las medidas más eficaces y justas según sus propias circunstancias.

Pueden preverse muchas recomendaciones inmediatas específicas y en el anexo se ofrece una ilustración de los tipos de medidas, en particular los potenciales de ahorro estimados indicativos; las más significativas se resumen en el cuadro que figura a continuación 5 .

 

Ahorro de petróleo (Mtep) 

Ahorro de gas (bcm) 

Medidas de ahorro de gas 

Ahorro derivado de bajar la calefacción, apagar la calefacción en habitaciones que no se utilizan, bloquear las corrientes de aire, etc.

≈ 1,5 

≈ 6  

Facilitar información sobre el mantenimiento de las temperaturas de la caldera de condensación por debajo de 60 °C y animar a las personas a que comprueben las suyas.

 

≈ 3 

Información sobre el servicio de calderas, medidas simples de aislamiento, aislamiento contra las corrientes de aire, instalación de válvulas termostáticas de radiadores y controladores de calefacción y estímulo para actuar. 

≈ 0,3 

≈ 1  

 

Considerar la posibilidad de modificar la tarificación de la energía e introducir estructuras tarifarias progresivas y otras soluciones para fomentar el ahorro energético y pasar del gas a la electricidad.

 

≈ 1   

Industria

Incentivar las auditorías energéticas y la aplicación para evitar pérdidas de calor procedentes de procesos de alta temperatura, apoyando el abandono de la energía fósil.

 

≈ 2  

Medidas de transporte 

Recomendar la reducción de la velocidad en las autopistas.

≈ 8  

 

Fomentar los desplazamientos a pie, en bicicleta, el transporte público y la micromovilidad en las zonas urbanas.

≈ 5  

 

Fomentar el transporte ferroviario.

≈ 2

 

Potencial ilustrativo 

16  

13  

La AIE estima que estos tipos de medidas a corto plazo relacionadas con el gas podrían lograr una reducción del 5 % en el uso (final) de gas (en torno a 13 000 millones de m3) a lo largo de un año. Del mismo modo, y dependiendo del Estado miembro y de su demanda global de transporte, las medidas podrían lograr una reducción de hasta un 5 % del consumo (final) de petróleo (alrededor de 16 Mtep), sin impedir los desplazamientos necesarios.

Para apoyar estos esfuerzos, la Comisión:

·Elaborará una campaña en el contexto de la respuesta de la UE a los efectos de la guerra de Rusia contra Ucrania y los elevados precios de la energía, destinada a sensibilizar y proporcionar materiales para su uso por parte de otros organismos.

·Difundirá información sobre la campaña «Poniendo de mi parte» sobre medidas de ahorro energético para particulares y trabajará con los grupos de partes interesadas para aumentar el alcance de estas medidas de información y generar la mayor repercusión posible.

·Pondrá en marcha la interfaz de consumidores de la base de datos del registro europeo de productos para el etiquetado energético (EPREL) para ayudar a los consumidores y compradores a elegir aparatos más eficientes.

3.Acelerar y reforzar las medidas estructurales de eficiencia energética a medio y largo plazo

Los objetivos actuales de eficiencia energética de la UE contribuyen significativamente a las ambiciones climáticas de la Unión. Los objetivos 20-20-20 y los objetivos climáticos para 2030 establecidos en la Legislación Europea sobre el Clima son ejemplos claros en los que las medidas de eficiencia energética han permitido que el crecimiento y la reducción del consumo de energía vayan de la mano y hayan desempeñado un papel importante en la consecución del objetivo de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero. Como ha confirmado la investigación 6 , las políticas de eficiencia energética también aportaron beneficios más amplios en términos de monetización en distintos grados. Entre ellos se incluyen aspectos como la reducción de la pobreza energética, el aumento de la salud y el bienestar, el incremento de la competitividad de las empresas y la mejora de la seguridad energética.

Los Estados miembros han establecido los marcos y disposiciones institucionales necesarios para cumplir sus objetivos de eficiencia energética anteriores y actuales. Existe una estructura de gobernanza a través de los planes nacionales de energía y clima para garantizar que estas ambiciones sean coherentes con los objetivos generales de la UE. Ahora es urgente acelerar estas mejoras de eficiencia energética para aumentar la resiliencia de la UE. Dado que el incremento de los precios de la energía reduce el período de amortización de las inversiones en eficiencia energética, es necesario un esfuerzo renovado para eliminar las restricciones de liquidez e información que frenan estas inversiones rentables.

Debido al trabajo realizado en el último decenio, esta intensificación del esfuerzo no debería requerir la creación de nuevas estructuras u organismos. Por ejemplo, todos los Estados miembros cuentan con estrategias de renovación a largo plazo, las grandes empresas están obligadas a llevar a cabo auditorías energéticas cada cuatro años y se han realizado esfuerzos para obtener una formación adecuada y garantizar la calidad. No obstante, el aumento de la tasa de mejora de la eficiencia energética puede requerir que se refuercen los niveles de recursos existentes, por ejemplo para proporcionar asesoramiento e información, así como mecanismos que permitan más inversiones privadas.

Las normas actuales de la UE sobre diseño ecológico y etiquetado energético han reducido en un 10 % el consumo anual de energía de los productos en su ámbito de aplicación, lo que ha disminuido significativamente la demanda de energía primaria de la UE y ha hecho ahorrar costes a los consumidores. La propuesta de la Comisión de un Reglamento sobre diseño ecológico para productos sostenibles 7 amplía el ámbito de aplicación del marco de diseño ecológico para abarcar la gama más amplia posible de productos. Dado que el uso de materiales en los productos tiene una importante huella energética, este nuevo marco aumentará significativamente el ahorro de energía al impulsar tanto la eficiencia energética como la de los materiales.

3.1.Indicación de un objetivo de eficiencia energética más elevado para la UE

La propuesta de refundición de la DEE de la Comisión, de julio de 2021, incluye un objetivo de eficiencia energética más elevado del 9 % para 2030 (en comparación con el escenario de referencia de 2020).

En 2021, la Comisión también llevó a cabo un estudio sobre el potencial de ahorro energético de las medidas de eficiencia energética, que puso de manifiesto que el potencial de ahorro económico para 2030 podría alcanzar el 13 % del consumo de energía final (752 Mtep) si la UE intensifica la financiación y los esfuerzos en favor de la eficiencia energética. Según el mismo estudio 8 , el potencial técnico de ahorro energético podría alcanzar el 19 % del consumo de energía final (696 Mtep).

A raíz de la Comunicación sobre REPowerEU, de 8 de marzo, una nueva modelización del escenario REPowerEU 9 con unos precios del gas estructuralmente más altos también da lugar a un objetivo de eficiencia energética rentable del 13 % en 2030.

3.2.Posible refuerzo de las medidas de eficiencia energética

En vista de la necesidad de acelerar la independencia de la Unión con respecto a las importaciones de combustibles fósiles, los Estados miembros deben considerar la posibilidad de acelerar las medidas de eficiencia energética existentes y de aplicar medidas adicionales. Cada Estado miembro sabrá mejor dónde centrar sus esfuerzos y, además, existen ámbitos claros a escala de la UE en los que un enfoque común puede aportar un valor añadido.

En los procesos de codecisión en curso sobre diferentes elementos del paquete «Objetivo 55», los colegisladores pueden reforzar el marco regulador de la eficiencia energética a corto plazo y lograr un mayor ahorro de energía a medio y largo plazo en el contexto de REPowerEU, en particular:

·Aumentando la ambición de la obligación nacional de ahorro de energía.

·Introduciendo obligaciones para garantizar que en los sectores clave se aumente la eficiencia energética, se suspendan las subvenciones a las tecnologías de combustibles fósiles, se promuevan sistemáticamente las tecnologías de energías renovables y se desarrollen rápidamente tecnologías y equipos de ahorro energético.

·Reforzando la aplicación de los resultados de las auditorías energéticas para garantizar que se llevan a cabo medidas rentables y que se incentiva a las empresas (en particular las pymes) y a otras entidades, como los organismos públicos que no están sujetos a la obligación de auditoría energética, a llevar a cabo dichas auditorías y a actuar en función de sus resultados. En este contexto, también deben abordarse los centros de datos y el uso del calor residual.

·Introduciendo normas mínimas de eficiencia energética adicionales para los edificios con el fin de impulsar las renovaciones que incluyan también sistemas de calefacción (y refrigeración), con plazos suficientemente ambiciosos y estableciendo una vía para mejorar los edificios con peor rendimiento en el certificado de eficiencia energética «clase G» hasta la «clase D».

·Eliminando progresivamente las subvenciones de los Estados miembros a las calderas basadas en combustibles fósiles en los edificios a partir de 2025 como mínimo (observando que, en la mayoría de las situaciones, tales incentivos son contrarios al artículo 7, apartado 2, del Reglamento sobre etiquetado energético) y fomentando la reorientación para incentivar en su lugar los sistemas de apoyo a las bombas de calor.

·Reforzando los requisitos nacionales en materia de energía (y eficiencia en el uso de los recursos) de los edificios nuevos mediante los requisitos de los sistemas de calefacción e introduciendo normas de emisión cero antes de 2030 (antes de 2027 en el caso de los edificios públicos).

·Endureciendo los requisitos de los sistemas nacionales de calefacción para los edificios existentes que aborden las renovaciones importantes y las sustituciones de calderas y la conexión a sistemas de calefacción urbana eficientes en zonas densamente pobladas. Esto funcionaría en paralelo con el establecimiento de límites de diseño ecológico más estrictos para los sistemas de calefacción a escala de la UE, lo que implicaría que 2029 fuera la fecha final para la comercialización de calderas «independientes» de combustibles fósiles y un reescalado paralelo de las etiquetas energéticas (antes de 2025-2026), lo que dará lugar a que las calderas y otros aparatos basados en combustibles fósiles acaben en las clases de eficiencia energética inferiores. La DEEE y las medidas de diseño ecológico y etiquetado energético incentivarán el despliegue de bombas de calor y contribuirán al objetivo de duplicar la tasa de instalación de bombas de calor.

·Introduciendo prohibiciones nacionales para las calderas basadas en combustibles fósiles en los edificios existentes y nuevos mediante el establecimiento de requisitos para los generadores de calor basados en las emisiones de gases de efecto invernadero o en el tipo de combustible utilizado. Si bien la refundición de la DEEE introduce una base jurídica clara para dichas prohibiciones nacionales con el fin de abordar la inseguridad jurídica actual, ya es posible, en virtud del marco legislativo vigente, seguir adelante con dichas medidas, que ya están siendo introducidas por varios Estados miembros.

A medio y largo plazo, también será importante seguir aumentando la eficiencia energética en el transporte con vistas a reducir el consumo de petróleo, fomentar el cambio a alternativas renovables eficientes y aumentar la eficiencia energética del transporte, por ejemplo mediante:

·la retroadaptación aerodinámica de vehículos pesados e instalaciones para enchufar los remolques frigoríficos; camiones más largos con diseño ecológico, como dispositivos aerodinámicos en sus remolques;

·la inclusión de nuevos requisitos de diseño ecológico u objetivos más elevados de eficiencia energética para vehículos y remolques, la próxima revisión de las normas de comportamiento en materia de emisiones de CO2 para los vehículos pesados nuevos, prevista para diciembre de 2022;

·la incentivación de la adopción de vehículos pesados de emisión cero y el impulso del potencial de ahorro energético de los camiones más largos y pesados para la conducción transfronteriza dentro de la UE en la próxima revisión de la Directiva sobre pesos y dimensiones;

·el fomento del uso del transporte combinado que genere ahorros de energía en la próxima revisión de la Directiva sobre el transporte combinado;

En vista de ello, la Comisión:

·propone aumentar al 13 % el objetivo vinculante de la Directiva de eficiencia energética;

·pide al Parlamento y al Consejo que consideren, durante las negociaciones en curso, las medidas pertinentes descritas anteriormente para permitir ahorros adicionales y mejoras de la eficiencia energética en los edificios a través de la Directiva relativa a la eficiencia energética de los edificios y la Directiva de eficiencia energética;

·pide al Parlamento y al Consejo que mantengan la ambición de la propuesta de la Comisión de un Reglamento sobre diseño ecológico para productos sostenibles 10 , cuyo rápido despliegue dará lugar a un mayor ahorro de energía gracias a la mejora de la eficiencia energética y de los recursos de una amplia gama de productos;

·estudiará una iniciativa legislativa para aumentar la cuota de vehículos de emisión cero en el parque automovilístico público y de las empresas por encima de un determinado tamaño;

·presenta un paquete legislativo sobre la ecologización del transporte de mercancías.

La Comisión también insta a los Estados miembros a que adopten rápidamente la reforma del Reglamento sobre el cielo único europeo relativa a la modernización de la gestión del tráfico aéreo en Europa, habida cuenta de las importantes mejoras en la reducción del consumo de combustible que generaría una mayor eficiencia de los vuelos.

4.Financiación

Por lo que se refiere a la financiación de la eficiencia energética y la renovación de edificios, las inversiones presentadas en los planes nacionales de recuperación y resiliencia constituyen un buen punto de partida, ya que se han comprometido más de 67 000 millones EUR para tales inversiones en el marco del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia. La mayor parte del apoyo financiero se dedicó a la renovación de edificios (principalmente edificios residenciales y públicos), seguida de la construcción de edificios energéticamente eficientes, con una eficiencia energética a menudo menos frecuente en las pymes, la industria y los edificios terciarios. Los debates de REPowerEU que se están celebrando actualmente con todos los Estados miembros constituyen una buena oportunidad para reforzar los planes de recuperación y resiliencia en estos ámbitos.

También se espera que el régimen de comercio de derechos de emisión de la UE (RCDE), incluido el Fondo de Modernización y el nuevo RCDE propuesto para los edificios y el transporte por carretera, y el Fondo Social para el Clima conexo proporcionen ingresos globales de al menos un orden de magnitud similar, siendo las inversiones en eficiencia energética un objetivo clave para el uso de los ingresos. Además, dentro del actual marco financiero plurianual en virtud de los fondos de la política de cohesión (el Fondo Europeo de Desarrollo Regional, el Fondo de Cohesión y el Fondo de Transición Justa), se prestará un apoyo significativo a la eficiencia energética y al transporte sostenible. En particular, el programa InvestEU movilizará financiación privada para apoyar una amplia gama de inversiones en eficiencia energética, compartiendo riesgos con los socios ejecutantes, incluido el Grupo del Banco Europeo de Inversiones. Además, la política agrícola común, Horizonte Europa y el programa LIFE prestan apoyo a las inversiones en eficiencia energética. En total, en el marco de estos instrumentos a escala de la UE, los recursos financieros asignados al gasto relacionado con el clima ascienden a 626 000 millones EUR para el marco financiero plurianual 2021-2027 y NextGenerationEU (aunque estos recursos abordan varios ámbitos políticos más allá de la eficiencia energética).

Las medidas que implican ayuda estatal están sujetas a las normas sobre ayudas estatales. Las Directrices sobre ayudas estatales en materia de clima, energía y protección del medio ambiente ofrecen amplias oportunidades de apoyo a proyectos de eficiencia energética. A pesar de la importante financiación pública de la UE, nacional, regional y local destinada a la eficiencia energética, dicha financiación no bastará por sí sola para cubrir las necesidades de inversión en eficiencia energética y, por lo tanto, el aumento de las inversiones privadas es esencial para alcanzar estos objetivos. Otras necesidades de financiación se derivan de la necesaria mejora de las capacidades y el reciclaje profesional de los trabajadores para hacer frente a la escasez de mano de obra cualificada para aplicar muchas de las medidas previstas, como, entre otras, la instalación de herramientas de ahorro de energía, aparatos eficientes o la generación de electricidad renovable, así como medidas de construcción y renovación.

Esto significa, por una parte, hacer el uso más rentable posible de la ayuda financiera pública basada en instrumentos de financiación y programas de financiación innovadores. Para lograrlo, la Comisión seguirá promoviendo la asistencia técnica para las inversiones en eficiencia energética, la adopción de programas de financiación innovadores en materia de eficiencia energética (como la devolución en la factura y en impuestos, los contratos de rendimiento energético y los modelos basados en el rendimiento) y los productos financieros (como las hipotecas de eficiencia energética y los préstamos verdes y los programas de financiación para la adquisición de flotas de transporte de emisión cero).

Habida cuenta de la importancia de desarrollar programas de financiación para la eficiencia energética, combinando instrumentos financieros y subvenciones, la Comisión, con el apoyo del Banco Europeo de Inversiones, ofrece un modelo 11 para apoyar a los Estados miembros en el desarrollo de instrumentos financieros para la eficiencia energética y aumentar la utilización de estos programas en el marco de los fondos de la política de cohesión.

Por otra parte, es fundamental reforzar la cooperación con las instituciones financieras en materia de inversiones en eficiencia energética y movilizar su compromiso activo con la consecución de los objetivos de REPowerEU y del Pacto Verde Europeo. A este respecto, la Comisión, en cooperación con los Estados miembros, sigue reforzando la labor del Grupo de entidades financieras sobre eficiencia energética (EEFIG), por ejemplo con vistas a transformarlo en una coalición europea de financiación de la eficiencia energética de alto nivel con el sector financiero. Además, la Comisión estudiará otras formas de impulsar nuevas inversiones privadas, por ejemplo, a través de normas de cartera hipotecaria o sistemas de pago por rendimiento.

Habida cuenta de la necesidad de aumentar la financiación privada para la eficiencia energética, la Comisión:

·pondrá en marcha, en cooperación con los Estados miembros, una coalición europea de financiación de la eficiencia energética de alto nivel con el sector financiero, basada en el exitoso Grupo de entidades financieras sobre eficiencia energética (EEFIG);

·estudiará posibles medidas adicionales para impulsar nuevas inversiones privadas, por ejemplo, a través de normas de cartera hipotecaria o sistemas de pago por rendimiento.

5.Gobernanza y socios

Los Estados miembros, así como sus autoridades y organizaciones regionales y locales, son los más adecuados para llegar a los ciudadanos y las empresas de la UE con el fin de animarles a adoptar medidas de ahorro energético o a invertir en medidas de eficiencia energética. La Comisión complementará estos esfuerzos identificando y compartiendo conocimientos especializados entre los Estados miembros sobre las acciones más eficaces, en la medida de lo posible a través de las estructuras existentes, por ejemplo, las acciones concertadas sobre la DEE y la DEEE, iniciativas locales, etc. En el marco del instrumento de apoyo técnico, la Comisión está ayudando a los Estados miembros a determinar reformas e inversiones para eliminar gradualmente las importaciones de combustibles fósiles procedentes de Rusia, en particular para acelerar y reforzar las medidas de eficiencia energética. La Comisión desea trabajar con todos los agentes nacionales, regionales y locales pertinentes para prestar el mayor apoyo e intercambio de información.

Las ciudades representan las tres cuartas partes de la población de la UE y tienen el mayor potencial para apoyar medidas urgentes de ahorro energético. También tienen un profundo conocimiento de las personas que se enfrentan a la pobreza energética o se encuentran en riesgo de pobreza energética, y se relacionan con ellas. En este contexto, el Pacto de los Alcaldes y la misión sobre cien ciudades inteligentes y climáticamente neutras son asociaciones clave para la acción. Un aspecto importante para garantizar que todos los consumidores puedan desempeñar su papel es el refuerzo de las redes existentes con los Gobiernos locales y regionales y las redes de expertos y partes interesadas activas a estos niveles. En el ámbito internacional, el Pacto Mundial de los Alcaldes ofrece un canal establecido para llegar a 11 000 ciudades, incluidas las de Ucrania, que pueden integrarse en acciones similares tras el conflicto.

Hay aspectos específicos que deben abordarse en diferentes sectores empresariales y la Comisión tiene la intención de estudiar si podrían crearse asociaciones específicas de ahorro energético con las partes interesadas adecuadas en los sectores pertinentes (por ejemplo, transporte, industria, agroalimentación, tecnologías de la información y de las comunicaciones, como los centros de datos, agua y energía). Otras iniciativas existentes, por ejemplo la iniciativa para las islas limpias y la iniciativa para las regiones carboníferas en transición, podrían utilizarse para proporcionar un marco a los hogares, las empresas y los servicios.

En tiempos de urgencia, se necesitan un profundo conocimiento local y un apoyo práctico a medida para asesorar a las personas sobre la mejor manera de combinar el uso de energías renovables y las medidas de eficiencia energética, o cómo convertirse en miembros de una comunidad de energías renovables. Debe garantizarse que todos los ciudadanos dispongan de la información necesaria para tomar decisiones. Incluso las medidas urgentes deben garantizar la inclusión, la igualdad y la no discriminación.

En vista de ello, la Comisión:

·seguirá reuniendo a las partes interesadas pertinentes, las asociaciones de ahorro energético, las organizaciones de consumidores, las asociaciones y alianzas en materia de capacidades, el Comité de las Regiones, las redes locales y regionales y las autoridades centrales de los Estados miembros, a fin de permitir el intercambio de las mejores prácticas sobre medidas de ahorro energético de forma generalizada y el seguimiento de las repercusiones de las medidas de ahorro energético para el próximo invierno;

·seguirá prestando asistencia técnica específica en materia de eficiencia energética, por ejemplo a través del instrumento de apoyo técnico, la política de cohesión y el mecanismo de Asistencia Energética Local Europea (ELENA), que ayudará a las autoridades y a las partes interesadas a eliminar los cuellos de botella en el despliegue de los programas de eficiencia energética;

·convocará a los Estados miembros para que informen, a más tardar el 1 de julio, sobre las medidas que han adoptado para lograr la reducción de la demanda a corto plazo y también se les invitará a que expongan las nuevas medidas que prevén y sus efectos esperados, en particular en los centros de datos y el calor residual industrial.

6.Conclusión

La eficiencia energética es un elemento clave del Pacto Verde Europeo y de la estrategia de la Unión para lograr una economía descarbonizada de aquí a 2050 de manera rentable. Los elevados precios actuales de la energía y la guerra en Ucrania han dado un nuevo impulso a la necesidad de ahorrar energía para garantizar que la UE sea independiente de las importaciones rusas de combustibles fósiles lo antes posible.

Como se indica en este plan, esto requiere tanto medidas estructurales de eficiencia energética a medio y largo plazo como cambios inmediatos. Requerirá señales de precios adecuadas, un uso inteligente de la escasa financiación pública y más inversiones privadas, así como un mayor apoyo, junto con políticas de acompañamiento, para la adopción de medidas concretas sobre el terreno. Necesitará una mayor participación de los ciudadanos, los organismos y agentes locales y regionales para garantizar una apropiación robusta y un despliegue rápido de las medidas de ahorro energético necesarias.

La aplicación de las recomendaciones y acciones establecidas en la presente Comunicación sobre el ahorro energético en la UE permitirá a todos ahorrar energía y contribuir así a la independencia energética de Europa.


Conjunto de medidas no exclusivas para lograr un ahorro energético inmediato

En el cuadro que figura a continuación se presenta una lista no exhaustiva de medidas específicas capaces de generar un ahorro energético significativo a corto plazo (a lo largo de un período de un año). El ahorro energético estimado indicado depende de una amplia gama de factores, como el grado en que las personas responden a campañas de publicidad e información y a otras incitaciones. En vista de ello, deben entenderse como meramente indicativos de la posible magnitud del efecto en el ámbito de la UE.

Además, las repercusiones de las medidas pueden solaparse. Por ejemplo, el mismo ahorro de energía podría lograrse mediante las medidas de la campaña de información o mediante el aumento del despliegue de los certificados de eficiencia energética y los controles energéticos específicos. En vista de ello, no es posible sumar los efectos estimados para obtener una cifra global de ahorro energético.

Posibles medidas

Descripción de las medidas

Efectos estimados en un año (Mtep)

Servicios energéticos transversales y medidas de financiación

Campaña de información sobre el desperdicio múltiple de energía en los hogares y las pequeñas empresas

Campaña de información específica, en la que se incita a los ciudadanos a bajar la calefacción y la temperatura de la caldera, evitar el consumo en las horas punta, cerrar las puertas, apagar la calefacción en las habitaciones no utilizadas, apagar las luces, bloquear las corrientes de aire y reducir el consumo de energía en los comercios al por menor. Esto también debe incluir servicios de asesoramiento, como ventanillas únicas o kits de eficiencia energética, para los ciudadanos y las pymes.

11 Mtep

Certificación y mantenimiento

Asesoramiento gratuito, inspección, auditorías energéticas y certificados de eficiencia energética para sensibilizar y formular recomendaciones sobre el ahorro de energía, así como controles puntuales en los sistemas de calefacción térmica y mantenimiento acelerado para reducir el desperdicio.

3,5 Mtep

Modificar los precios de la energía para fomentar un menor consumo de energía y combustible

Eliminar el trato preferencial de los combustibles fósiles y los tipos fijos para la energía. Introducir tarifas progresivas y otras soluciones para fomentar el ahorro e impulsar la transición del gas a la electricidad.

2,4 Mtep

Fomentar la adquisición de aparatos más eficientes

Los Estados miembros deben proporcionar información e incentivos. La interfaz de consumidores EPREL proporciona información comparable de fácil acceso.

Despliegue de prácticas de financiación innovadoras y apoyo adicional a las empresas de servicios energéticos

Los sistemas de financiación innovadores y los productos financieros por vía rápida pueden apoyar una mayor adopción de medidas de eficiencia energética y generar ahorros de energía a corto plazo (programas de financiación a través de facturas e impuestos, hipotecas de eficiencia energética, financiación de las empresas de servicios energéticos).

0,7 Mtep

Prácticas de control más inteligentes en las subestaciones de calefacción urbana

Introducir un control y un seguimiento inteligentes de las subestaciones centralizadas de calefacción urbana que no están equipadas para garantizar el control y eliminar las fluctuaciones de la temperatura del suministro y el aumento del flujo de agua caliente a los radiadores.

2,5 Mtep

Edificios

Uso de calefacción y aire acondicionado en edificios

Los ajustes por defecto de las calderas de condensación a menudo pueden ajustarse para aumentar la eficiencia y ahorrar hasta un 8 % de la energía utilizada para calentar las habitaciones y el agua.

2,5 Mtep

Despliegue rápido de bombas de calor a través de incentivos financieros específicos

Activar la financiación y los incentivos fiscales para el despliegue rápido de bombas de calor, por ejemplo mediante la reducción del IVA y la obligación de eficiencia energética. Subvenciones bonificadas para sustituir las calderas basadas en combustibles fósiles a fin de compensar directamente la demanda de gas natural.

1,5 Mtep

Automatización de edificios y sistemas de gestión de la energía

Fomentar la instalación de sistemas de automatización y control de edificios que controlen y ajusten automáticamente el consumo de energía en los edificios.

1,5 Mtep

Facilitar información sobre medidas de aislamiento fáciles de instalar en los edificios

Abordar medidas de aislamiento fáciles de instalar en áticos y tejados, así como a través de ventanas de alto rendimiento y doble acristalamiento.

1,5 Mtep

Industria

Auditorías energéticas y medidas para hacer frente a la pérdida de calor

Incentivar las auditorías de pérdidas de calor y las acciones para evitar pérdidas de calor procedentes de procesos de alta temperatura. Animar a las pymes a que lleven a cabo auditorías.

2,5 Mtep

Acelerar y apoyar financieramente la sustitución de los sistemas de combustibles fósiles por energías renovables

Incentivos, como desgravaciones fiscales o subvenciones, para acelerar la sustitución de los sistemas de combustibles fósiles por energías renovables, en particular en los edificios existentes con calderas de más de doce años de antigüedad.

5 Mtep

Por lo que se refiere al transporte, podrían adoptarse diversas medidas beneficiosas para todas las partes locales, regionales o nacionales, como se ilustra en el cuadro que figura a continuación, en consonancia con la Estrategia de movilidad sostenible e inteligente y, en particular, con el nuevo marco político de movilidad urbana. Las autoridades públicas, los operadores de transporte y los empleadores u otros agentes (individualmente según la medida) pueden poner en marcha o acelerar rápidamente estas acciones.

Posible medida

Efecto potencial (en función del diseño específico)

Descripción de la medida 

Reforzar la adopción de turismos, furgonetas, camiones y autobuses eléctricos y más eficientes.

Alto

 

·Apoyo público continuado/ampliado a la adquisición de vehículos sostenibles.

·Regímenes de apoyo específicos para flotas especializadas y cautivas (taxis, flotas compartidas, flotas logísticas, autobuses).

·Invertir en infraestructuras de recarga y repostaje de acceso público (agentes del mercado público y privado).

·Apoyar el despliegue de infraestructuras de recarga privadas (en casa, en oficinas o en empresas) mediante subvenciones o incentivos fiscales.

·Invertir en infraestructuras de transporte público sin emisiones con el objetivo de reducir el uso de vehículos privados (metro, tranvía, trenes metropolitanos, trolebús).

Fomentar la reducción de la velocidad durante la conducción.

Medio a alto

·Reducir la velocidad en las autopistas.

·Recomendar zonas de velocidad reducida en zonas urbanas Desarrollar zonas libres de vehículos para facilitar la movilidad blanda.

Reducir el precio del transporte público y del ferrocarril.

Medio a alto

·Reducir los precios del transporte público y ferroviario basada en ayudas públicas a los operadores. 

Incentivar los desplazamientos a pie, en bicicleta y la micromovilidad en las ciudades.

Medio a alto

·Apoyar el uso compartido gratuito de bicicletas y otras soluciones de micromovilidad.

·Incentivar las compras de bicicletas mediante subvenciones a la compra de bicicletas o reducciones de impuestos/IVA.

·Incentivos/recompensas para los empleados que utilizan el transporte público o los modos activos para desplazarse al trabajo.

·Invertir en nuevos carriles para bicicletas en las ciudades y sus alrededores.

·Promover/incentivar la entrega en el último kilómetro mediante bicicletas de carga o vehículos electrónicos de entrega más pequeños.

·Aumentar las posibilidades de viajar en el transporte público (tren, metro) con una bicicleta.

Promover una conducción y un funcionamiento más eficientes de los vehículos de mercancías y la entrega de mercancías.

Medio

·Garantizar una carga mejor/completa de los vehículos pesados mediante una mejor planificación/datos.

·Optimizar las soluciones multimodales de entrega, incluso a través de soluciones de emisión cero en el último kilómetro y estaciones de recogida.

·Ofrecer formación sobre conducción ecológica.

·Acelerar el despliegue de los servicios de sistema de transporte inteligente.

Establecer días en los que no se pueda circular en coche.

Bajo a medio

Organizar jornadas sin coche en las ciudades.

Adaptar los sistemas de tarificación vial existentes.

Bajo a medio

Crear sistemas de tarificación vial que reduzcan la congestión durante las horas punta o incentiven vehículos más sostenibles.

(1)      GIECC: Climate Change 2022: Mitigation of Climate Change. Contribution of Working Group III to the Sixth Assessment Report of the Intergovernmental Panel on Climate Change [«Cambio climático 2022: Mitigación del cambio climático. Contribución del Grupo de trabajo III al Sexto Informe de Evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático», documento en inglés], 2022.
(2)    Murakoshi et al.: Analysis of behaviour change due to electricity crisis: Japanese household electricity consumer behaviour since the earthquake [«Análisis del cambio de comportamiento debido a la crisis de electricidad: Comportamiento de los consumidores domésticos japoneses de electricidad desde el terremoto», documento en inglés], 2013. Costa: Can Rationing Affect Long Run Behavior? Evidence from Brazil [«¿Puede el racionamiento afectar al comportamiento a largo plazo? Datos de Brasil», documento en inglés], 2012. Véase también: Bertoldi: Policies for energy conservation and sufficiency: Review of existing policies and recommendations for new and effective policies in OECD countries [«Políticas de conservación y suficiencia energética: Revisión de las políticas existentes y recomendaciones de políticas nuevas y eficaces en los países de la OCDE», documento en inglés], 2022 (https://doi.org/10.1016/j.enbuild.2022.112075).
(3)    Por ejemplo, el Gobierno belga ha puesto en marcha la campaña J’ai un impact / ik heb impact con el objetivo de lograr el ahorro de energía a corto plazo en vista de la crisis de Ucrania. Italia ha anunciado una decisión para limitar las temperaturas de calefacción y refrigeración en los edificios públicos.
(4)    Para más información, véase: https://eprel.ec.europa.eu/screen/home.
(5)    El ahorro energético estimado indicado se basa en una serie de fuentes y depende de una amplia gama de factores, como el grado en que las personas responden a campañas de publicidad e información y a otras incitaciones. En vista de ello, deben entenderse como meramente indicativos de la posible magnitud relativa del efecto en el ámbito de la UE. Además, las repercusiones de las medidas pueden solaparse.
(6)    Véase, por ejemplo, https://combi-project.eu/.
(7)    COM(2022) 142 final.
(8)    https://op.europa.eu/es/publication-detail/-/publication/511bb328-f8b9-11eb-b520-01aa75ed71a1.
(9)    SWD(2022) 230 final
(10)      COM(2022) 142 final.
(11)    https://www.fi-compass.eu/resources/factsheets-and-brochures/model-for-a-financial-instrument-with-a-grant-component.