5.7.2019   

ES

Diario Oficial de la Unión Europea

C 228/78


Dictamen del Comité Económico y Social Europeo sobre la «Comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo, al Consejo y al Comité Económico y Social Europeo — Normas armonizadas: aumento de la transparencia y la seguridad jurídica en aras de un mercado único plenamente operativo»

[COM(2018) 764 final]

(2019/C 228/11)

Ponente: Gerardo LARGHI

Consulta

Comisión Europea, 18.2.2019

Fundamento jurídico

Artículo 304 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea

Sección competente

Mercado Único, Producción y Consumo

Aprobado en sección

7.3.2019

Aprobado en el pleno

20.3.2019

Pleno n.o

542

Resultado de la votación

(a favor/en contra/abstenciones)

125/0/2

1.   Conclusiones y recomendaciones

1.1.

El Comité Económico y Social Europeo (CESE) apoya la Comunicación de la Comisión sobre las normas armonizadas, que se propone mejorar la transparencia y la seguridad jurídica en el mercado único, garantizando un funcionamiento eficaz del mismo. En particular, el Comité reitera su apoyo al principio de normalización armonizada como herramienta clave para la realización del mercado único, ya que brinda oportunidades de crecimiento para las empresas y los trabajadores, refuerza la confianza de los consumidores en la calidad y la seguridad de los productos y hace posible una mejor protección del medio ambiente.

1.2.

El CESE considera que una estrategia eficaz de normalización armonizada debe basarse en una elaboración y publicación más rápidas de las normas en el Diario Oficial de la UE, pero también en el refuerzo de una gobernanza basada en la transparencia y la inclusión de las partes interesadas, así como en una estrategia de defensa a escala global de las normas europeas de las que depende nuestro sistema de producción, las oportunidades de crecimiento y empleo, y la calidad y la seguridad de los productos.

1.3.

El CESE considera que las medidas propuestas por la Comisión parecen avanzar en la dirección correcta en lo que se refiere a una mayor rapidez en la elaboración de normas armonizadas, y que son aceptables en general. Sin embargo, se podría hacer más en el ámbito de la transparencia y la inclusión, dado que todavía hay muchas partes potencialmente interesadas que en realidad no participan en el proceso de normalización. Esta limitación se refleja claramente en la dificultad de la UE para defender de forma coherente sus normas a nivel internacional en el ámbito de las negociaciones con la Organización Internacional de Normalización (ISO).

1.4.

Por consiguiente, el Comité reitera su llamamiento para que se preste un mayor apoyo a la participación de las partes interesadas, en particular mediante el refuerzo y la mejora de la comunicación de los instrumentos financieros ya disponibles (Horizonte 2020). Teniendo esto en cuenta, es importante que se mantenga íntegramente la financiación actualmente prevista o, si es posible, se incremente en el próximo marco financiero plurianual 2021-2027. La misma recomendación se aplica a la financiación de las partes interesadas mencionadas en el anexo III del Reglamento (UE) n.o 1025/2012 del Parlamento Europeo y del Consejo (1). Además, con objeto de reforzar la inclusividad del proceso de normalización, el CESE reitera su voluntad de organizar un foro anual de partes interesadas para evaluar los progresos realizados en este ámbito y promover el intercambio de buenas prácticas entre los distintos sectores productivos.

1.5.

El CESE considera que las iniciativas puestas ya en marcha por la Comisión para recuperar el atraso en la elaboración de las normas constituyen señales positivas. Sin embargo, es evidente que algunos sectores estratégicos, como el sector digital, siguen mostrando signos de grave retraso en cuestiones delicadas como la cadena de bloques, que tienen repercusiones transversales en las vidas de todos los ciudadanos, las empresas y los trabajadores. Por ello, el Comité pide a la Comisión que elabore programas de trabajo cada vez más concretos, con calendarios claros y definidos. Asimismo, se aguardan con interés los resultados de la evaluación de impacto socioeconómico sobre la normalización, en la que se espera que se tengan debidamente en cuenta aspectos indirectos como los niveles de empleo y la seguridad de los trabajadores.

2.   Introducción

2.1.

Las normas armonizadas son una categoría específica de normas europeas elaborada por una organización europea de normalización (2) (OEN) a petición («mandato») de la Comisión Europea en el marco de una asociación público-privada. En torno al 20 % de las normas europeas se elaboran en respuesta a una petición de normalización de la Comisión Europea. Las normas armonizadas pueden utilizarse para probar que determinados productos o servicios comercializados son conformes a los requisitos técnicos previstos por la legislación pertinente de la UE.

2.2.

Los requisitos técnicos indicados en la legislación de la UE son obligatorios, mientras que el uso de las normas armonizadas es voluntario. Ahora bien, para una empresa, especialmente las pequeñas y medianas, es tan complejo certificar sus propias normas alternativas que, en la práctica, casi todas las empresas respetan y reconocen las normas armonizadas.

2.3.

Por tanto, aunque en teoría el uso de normas armonizadas sea voluntario, en la práctica estas constituyen una herramienta crucial para el funcionamiento y el desarrollo del mercado único, ya que aportan una presunción de conformidad que garantiza seguridad jurídica y la posibilidad de comercializar nuevos productos sin costes adicionales. Por tanto, el desarrollo de un buen sistema de normas armonizadas debería redundar en beneficio de todos, ofreciendo oportunidades de crecimiento a las empresas y trabajadores, garantizando la salud y la seguridad de los consumidores y contribuyendo a proteger el medio ambiente en una perspectiva de economía circular.

2.4.

En marzo de 2018, el Consejo Europeo solicitó a la Comisión que evaluara los progresos en la realización del mercado único, así como los obstáculos que todavía persisten. Esta solicitud tuvo su respuesta en la Comunicación COM(2018) 772 (3). En esta evaluación se hace gran hincapié en la normalización como factor clave para la eliminación de los obstáculos técnicos a los intercambios comerciales, pues esta garantiza la interoperabilidad de productos y servicios complementarios, facilita la comercialización de productos innovadores y refuerza la confianza de los consumidores.

2.5.

No obstante, la rápida evolución tecnológica, la digitalización y el desarrollo de la economía colaborativa plantean la necesidad de hacer el sistema de normalización cada vez más rápido, moderno, eficiente y flexible. En este contexto, las normas armonizadas constituyen un factor clave. Además, una sentencia reciente del Tribunal de Justicia de la UE (4) precisa que las normas armonizadas, aunque sean elaboradas por organismos privados independientes y su uso sea voluntario, entran de pleno derecho en la legislación de la UE; de ahí la obligación de la Comisión de supervisar el proceso y garantizar una rápida elaboración y una aplicación eficaz.

2.6.

Por esta razón, la Comisión ha publicado la Comunicación objeto de examen, con el propósito de hacer balance de las medidas ya adoptadas en materia de normalización armonizada y de lo que queda por hacer para aplicar plenamente el Reglamento (UE) n.o 1025/2012 sobre normalización.

3.   Síntesis de la propuesta de la Comisión

3.1.

La propuesta de la Comisión se basa en cuatro medidas que deben tomarse de inmediato para seguir avanzando en las cuestiones de inclusividad, seguridad jurídica, previsibilidad y pronta materialización de las ventajas del mercado único que se derivarán de la existencia de normas armonizadas.

3.2.   Medida 1. Eliminar el atraso existente a la mayor brevedad.

3.2.1.

En 2017, la Plataforma REFIT puso de manifiesto un claro retraso («backlog») en el proceso de normalización, en línea con lo que ya habían afirmado distintas partes interesadas (5). Ese retraso afecta sobre todo a los sectores expuestos a la transformación digital de la economía. Por esta razón, de común acuerdo con las organizaciones europeas de normalización, se ha elaborado una estrategia para colmar el retraso.

3.3.   Medida 2. Simplificar los procedimientos empleados para publicar las referencias de las normas armonizadas en el Diario Oficial.

3.3.1.

Esta medida se basa en un examen global del funcionamiento de la Comisión, que ha conducido a la creación de un grupo de consultores encargados de identificar en una fase temprana posibles problemas en el proceso de elaboración. Además, se ha instaurado un diálogo estructurado en el marco de la asociación público-privada, así como un diálogo interinstitucional en el que han participado tanto las principales instituciones europeas (entre ellas el CESE) como las partes interesadas, y que ha llevado a establecer que, a partir del 1 de diciembre de 2018, la Comisión adoptará las decisiones relativas a normas armonizadas mediante el procedimiento escrito acelerado.

3.4.

Medida 3. Elaborar un documento de orientación sobre aspectos prácticos de aplicación del Reglamento sobre normalización.

3.4.1.

El documento de orientación servirá para aclarar el papel y las responsabilidades de los distintos actores en cada una de las fases de elaboración de las normas armonizadas. En particular, se especificarán los aspectos sustanciales y de procedimiento del nuevo formato de solicitud de normalización que está elaborando la Comisión para garantizar más transparencia y previsibilidad a la hora de elaborar normas. También se aclarará el papel de la Comisión y de sus consultores especializados. Por último, se ofrecerán orientaciones adicionales para agilizar el procedimiento de evaluación de las normas armonizadas entre todos los sectores pertinentes, así como para aumentar su coherencia.

3.5.   Medida 4. Reforzar el sistema de consultores para poder disponer de evaluaciones rápidas y fiables de las normas armonizadas, que garanticen su publicación oportuna en el Diario Oficial de la Unión Europea.

3.5.1.

Con objeto de garantizar una mejor coordinación en la fase inicial del proceso de evaluación de las normas armonizadas objeto de desarrollo por parte de las OEN, la Comisión seguirá contando con la asistencia científica del Centro Común de Investigación, reforzando al mismo tiempo su colaboración con los comités técnicos encargados de elaborar normas a través del sistema de consultores especializados creado recientemente. El objetivo es maximizar la velocidad, la calidad y la fiabilidad de las evaluaciones con miras a mejorar la eficiencia de todo el proceso y garantizar que las referencias de las normas armonizadas se publiquen en el Diario Oficial a la mayor brevedad posible.

4.   Observaciones generales

4.1.

El CESE apoya la Comunicación de la Comisión sobre las normas armonizadas, que se propone mejorar la transparencia y la seguridad jurídica en el mercado único, garantizando un funcionamiento eficaz del mismo. El análisis de esta propuesta se ha llevado a cabo en paralelo con el dictamen CESE INT/878 (6), relativo al Programa de trabajo anual de la Unión sobre normalización europea para 2019 (7), por razones evidentes de proximidad de contenido, a fin de aportar una respuesta integrada, coordinada y coherente.

4.2.

El CESE reitera su pleno apoyo al principio de normalización armonizada como herramienta clave para la realización del mercado único, ya que brinda oportunidades de crecimiento para las empresas y los trabajadores, refuerza la confianza de los consumidores en la calidad y la seguridad de los productos y hace posible una mejor protección del medio ambiente (8). Además, el CESE considera que una estrategia sobre la normalización armonizada no puede disociarse de los procesos en curso a escala mundial, con los que debería integrarse adecuadamente en términos de defensa de las normas establecidas a escala europea. De hecho, cualquier retraso en el proceso de normalización europeo o una defensa ineficaz de las normas europeas en las negociaciones en el marco de la ISO puede conducir a una situación en la que se eludan nuestras normas o estas resulten incompatibles con las aprobadas a nivel internacional, lo que causaría un daño evidente a las empresas y a los consumidores.

4.3.

El CESE acoge favorablemente la iniciativa de la Comisión, que ha permitido recuperar parte del atraso acumulado durante años (9) en materia de normalización armonizada. Sin embargo, en el caso de algunos sectores digitales estratégicos, como la cadena de bloques, cabe señalar que solo ahora se está poniendo en marcha un Grupo de trabajo ad hoc sobre el tema, lo que denota un retraso significativo. Dado que es extremadamente difícil normalizar la innovación en un plazo breve, sería oportuno elaborar un programa de trabajo más claro y concreto, que prevea plazos y procedimientos de ejecución bien definidos.

4.4.

El CESE estima que la simplificación de los procedimientos internos de la Comisión para abreviar el proceso de toma de decisiones y la publicación en el Diario Oficial es sin duda oportuna, ya que estos constituyen una de las causas del atraso acumulado con los años en materia de normalización armonizada. Es esencial, en particular, que el sistema de normalización armonizada esté a la altura de los nuevos retos del mercado, a fin de evitar movimientos precipitados por parte de algunos Estados miembros que puedan dar lugar a conflictos entre las distintas normativas nacionales.

4.5.

En el proceso más amplio de simplificación previsto por la Comisión, es fundamental que se garantice la transparencia y, en particular, la inclusividad en los procesos de gobernanza. Esto significa que el Comité Económico y Social Europeo, como ya sucedió con el diálogo interinstitucional iniciado en junio de 2018, debe seguir participando plenamente, junto con las demás partes interesadas, tanto a escala europea como nacional (10).

4.6.

El CESE recalca que la participación activa de las partes interesadas a nivel nacional, europeo e internacional contribuye a reforzar y consolidar las normas, y debe fomentarse y apoyarse. Las partes interesadas siguen encontrando, de hecho, numerosas dificultades para acceder a los procesos de definición de normas armonizadas. Cabe destacar, en particular, problemas de información y sensibilización sobre la importancia de este instrumento y sobre las modalidades de acceso, unos criterios restrictivos de participación y los costes excesivamente elevados que suponen para las pequeñas organizaciones o empresas.

4.7.

A este respecto, el Comité observa que los fondos puestos a disposición a través del programa Horizonte 2020 para financiar la participación de las partes interesadas en los procesos de normalización son poco conocidos, cuando deberían resultar de más fácil acceso y comunicarse mejor (11). También es importante que se mantenga íntegramente la financiación actualmente prevista o, si es posible, se incremente en el próximo marco financiero plurianual 2021-2027. La misma recomendación se aplica a la financiación de las partes interesadas mencionadas en el anexo III del Reglamento (UE) n.o 1025/2012.

4.8.

Para aumentar la eficacia de las acciones de apoyo a la normalización, se recomienda que los proyectos financiados por el programa Horizonte Europa también prevean la participación de las partes interesadas en actividades de normalización de la innovación realizadas en el marco de las actividades de difusión.

4.9.

En línea con sus dictámenes anteriores (12), el CESE pide que se lleve a cabo un seguimiento exhaustivo de los esfuerzos realizados por los principales actores en materia de normalización, con el fin de reforzar la dimensión inclusiva del sistema europeo de normalización (SEN). Con este propósito, el CESE podría crear un foro ad hoc sobre la inclusividad del SEN. Este organismo se encargaría de organizar una audiencia pública anual para evaluar los progresos realizados en este ámbito y promover el intercambio de buenas prácticas entre los distintos sectores productivos.

5.   Observaciones específicas

5.1.

El Comité opina que los esfuerzos propuestos por la Comisión para agilizar los procedimientos internos y aumentar el número de consultores podrían aplicarse a más niveles operativos, afectando tanto al personal como al funcionamiento de la organización interna. Estos intentos de mejora son necesarios, pero deberían contar con una financiación adecuada. El CESE pide, por tanto, a la Comisión que aclare más este aspecto y destaque la necesidad de contar con una dotación de fondos acorde con los retos del sector y con los objetivos del Reglamento (UE) n.o 1025/2012 (13).

5.2.

El CESE reitera la necesidad de fortalecer la cultura europea de la normalización —mediante campañas específicas de sensibilización en las que participen los ciudadanos, desde aquellos ya en edad escolar hasta los responsables políticos— y de reflejarla asimismo en el marco de los acuerdos internacionales (14). Además, sería oportuno organizar campañas de sensibilización específicas para las pymes y las empresas emergentes.

5.3.

El CESE espera que la evaluación de impacto socioeconómico del sistema de normalización que figura en el programa de trabajo para la normalización europea de 2019 consagre un espacio específico a las normas armonizadas y considere de forma realista las posibles desventajas y oportunidades, no solo en el marco del mercado interior sino también a escala mundial. Esto implica que la evaluación anteriormente mencionada también debería tener en cuenta los efectos indirectos de la normalización, así como los niveles de empleo y la seguridad de los trabajadores (15).

Bruselas, 20 de marzo de 2019.

El Presidente

del Comité Económico y Social Europeo

Luca JAHIER


(1)  DO L 316 de 14.11.2012, p. 12.

(2)  El Comité Europeo de Normalización (CEN), el Comité Europeo de Normalización Electrotécnica (Cenelec) y el Instituto Europeo de Normas de Telecomunicaciones (ETSI).

(3)  COM(2018) 772 final: El mercado único en un mundo en plena mutación. Un activo único que necesita un compromiso político renovado.

(4)  Sentencia en el asunto C-613/14 «James Elliot Construction contra Irish Asphalt Limited».

(5)  Plataforma REFIT, dictamen XXII.2.b.

(6)  INT/878, Normalización europea para 2019 (véase la página 74 del presente Diario Oficial).

(7)  COM(2018) 686 final.

(8)  DO C 75 de 10.3.2017, p. 40.

(9)  Dato de la Comisión Europea.

(10)  DO C 34 de 2.2.2017, p. 86; DO C 75 de 10.3.2017, p. 40.

(11)  El programa de trabajo LEIT («Leadership in Enabling and Industrial Technologies» – Liderazgo en tecnologías industriales y de capacitación) de Horizonte 2020 financia proyectos orientados al apoyo de la participación de las partes interesadas en el proceso de normalización. Uno de ellos es el proyecto Standict.eu (www.standict.eu), de dos años de duración, cuyo objeto es normalizar las innovaciones en el sector de las TIC; cuenta con un presupuesto de 2 millones de euros y un número de beneficiarios potenciales en torno a 300, seleccionados a través de convocatorias publicadas periódicamente. En el programa de trabajo LEIT 2019-2020 se prevé una convocatoria similar, «ICT-45-2020: Reinforcing European presence in international ICT standardisation: Standardisation Observatory and Support Facility» (Refuerzo de la presencia europea en la normalización internacional de las TIC: Observatorio de la Normalización y Mecanismo de Apoyo), con el doble de la dotación financiera (4 millones de euros en lugar de 2) y una duración de tres años (en lugar de dos).

(12)  DO C 303 de 19.8.2016, p. 81; DO C 197 de 8.6.2018, p. 17.

(13)  DO C 197 de 8.6.2018, p. 17.

(14)  Véase la nota 10 a pie de página.

(15)  Véase la nota 8 a pie de página.