31.8.2017   

ES

Diario Oficial de la Unión Europea

C 288/85


Dictamen del Comité Económico y Social Europeo sobre la «Comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo, al Consejo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones — Estrategia europea sobre los sistemas de transporte inteligentes cooperativos, un hito hacia la movilidad cooperativa, conectada y automatizada»

[COM(2016) 766 final]

(2017/C 288/12)

Ponente:

Stefan BACK

Consulta

Comisión Europea, 27.1.2017

Fundamento jurídico

Artículo 304 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea

 

 

Sección competente

Transportes, Energía, Infraestructuras y Sociedad de la Información

Aprobado en sección

16.5.2017

Aprobado en el pleno

31.5.2017

Pleno n.o

526

Resultado de la votación

(a favor/en contra/abstenciones)

150/0/0

1.   Conclusiones y recomendaciones

1.1.

El CESE acoge con satisfacción la Comunicación de la Comisión sobre una Estrategia europea sobre los sistemas de transporte inteligentes cooperativos («STI cooperativos») [COM(2016) 766] (en lo sucesivo, «Estrategia»), y su ambicioso objetivo de poner en marcha un primer conjunto de servicios («lista de servicios iniciales») en 2019, a los que seguirán el desarrollo de un segundo conjunto de servicios («segunda lista de servicios»).

1.2.

El CESE toma nota de las numerosas ventajas potenciales que tendría la implantación de la Estrategia, incluido un transporte de viajeros y mercancías más eficiente, también en las redes transeuropeas de transporte, una mayor eficiencia energética, menos emisiones y un menor riesgo de accidentes en el sector del transporte por carretera. La Estrategia constituye un importante hito hacia el desarrollo de los STI cooperativos y, en última instancia, de la movilidad automatizada. El CESE respalda este proyecto y toma nota del alto nivel de cooperación entre distintos sectores, como el transporte, la energía y las telecomunicaciones, que se requiere para implantar sistemas electrónicos de transporte que incluyan infraestructura, vehículos y servicios innovadores.

1.3.

El CESE aprecia el valor añadido para la movilidad de los servicios de la lista inicial y de la segunda lista, en particular para el transporte de pasajeros y mercancías, incluidas las redes de distribución, y toma nota de distintos proyectos experimentales que se están realizando en aglomeraciones europeas que van más allá de la Estrategia y que ya incluyen el ensayo de vehículos automáticos para el transporte de viajeros. En este contexto, el CESE constata igualmente la importancia que la Estrategia otorga a evitar los efectos de rebote, como el aumento del tráfico y de las emisiones, mediante medidas que integran los vehículos conectados, cooperativos y automatizados en la planificación de la movilidad y la logística sostenibles y en la promoción del transporte público.

1.4.

Asimismo, el CESE toma nota de los efectos favorables en el nivel de competencias digitales, el desarrollo de nuevas capacidades y la mejora de la competitividad de las industrias de datos, automoción y transporte de la UE, especialmente desde una perspectiva a largo plazo.

1.5.

El CESE también insiste en la importancia de la protección de la privacidad y de los datos, que ya planteó en su dictamen sobre la Directiva relativa a los sistemas de transporte inteligentes (1). Subraya que los datos de los STI cooperativos deben utilizarse únicamente para fines relativos a los STI cooperativos y no conservarse ni utilizarse para otros fines, excepto con el consentimiento del usuario. El CESE considera de vital importancia aclarar este punto, mediante disposiciones jurídicamente vinculantes, como medio para crear confianza en el sistema y con arreglo a la legislación de la UE, incluido el artículo 8 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea (2).

1.6.

El CESE insiste en la importancia de las normas comunes y de la interoperabilidad transfronteriza para realizar el mercado digital interior y garantizar un transporte transfronterizo eficiente.

1.7.

El CESE hace hincapié en la importancia de que la implantación de la Estrategia deje margen para soluciones específicas a escala local o empresarial, incluso (en casos debidamente justificados y proporcionados) a expensas de la garantía general de los requisitos de interoperabilidad y transparencia, siempre que dichas soluciones aporten valor añadido. Asimismo, los requisitos en materia de normalización y transparencia no deben aplicarse si obstaculizan la innovación.

1.8.

El CESE llama la atención sobre la importancia de que haya estrictas normas en materia de seguridad que impidan intrusiones informáticas y ciberataques, mejores normas de protección de datos y una evaluación eficiente del cumplimiento. Por los mismos motivos, a menudo será necesario mantener a nivel confidencial las soluciones de seguridad específicas.

1.9.

La implantación de la Estrategia puede convertirse en un proceso extremadamente exigente en el que el método de coordinación elegido requiera comunicación, supervisión y seguimiento constantes por parte de la Comisión. El refuerzo de la confianza, entre los socios del proceso de implantación y con respecto al público en general, incluidos los consumidores, podría resultar decisivo para una aplicación satisfactoria. En este contexto, el CESE llama la atención sobre los derechos de las personas con discapacidad a la integración, de conformidad con lo dispuesto en la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de 2006. El CESE recuerda que sus vínculos con la sociedad civil le podrían convertir en un socio útil para entablar un diálogo sobre la implantación.

1.10.

En lo que respecta a las medidas legislativas mencionadas en la Estrategia, el CESE subraya que es importante evitar un exceso de prescripción. Por consiguiente, la interoperabilidad y las normas comunes no deben convertirse en un objetivo en sí mismo, sino aplicarse únicamente allí donde sirvan a un fin que aporte valor añadido y no obstaculicen la innovación y la necesidad de solucionar problemas específicos a escala local o empresarial.

1.11.

La Estrategia aborda una primera fase en la implantación de los STI cooperativos con repercusiones comparativamente limitadas en el empleo y las condiciones de trabajo (lista inicial de servicios y segunda lista de servicios). Parece probable que a continuación se realice el despliegue de vehículos automatizados, con efectos más significativos en la población activa. Por este motivo, y a fin de crear un clima de confianza mutua, el CESE considera importante poner en marcha un diálogo social en una fase temprana para afrontar los posibles problemas relativos al empleo y las condiciones de trabajo.

1.12.

El CESE hace hincapié en la urgencia de avanzar hacia la siguiente fase de implantación de los STI cooperativos, que consiste en el desarrollo de sistemas que también incluyan comunicación entre vehículos y gestión del tráfico. Los proyectos experimentales y la planificación legislativa parecen estar en marcha en los Estados miembros que cuentan con una industria del automóvil y, según el CESE, el tiempo resulta por tanto crucial si la UE desea desempeñar un papel significativo en la promoción de esfuerzos a escala europea.

1.13.

La plataforma C-Roads, creada en octubre de 2016, pretende desempeñar un papel importante en la implantación de la Estrategia. Hasta la fecha no todos los Estados miembros se han unido a la misma. El CESE considera urgente que todos los Estados miembros se unan a este organismo.

1.14.

El CESE valora la voluntad de la Comisión de apoyar la implantación con ayudas financieras. En este contexto, el CESE también llama la atención sobre la necesidad de dejar margen para la planificación adecuada de las medidas de implantación en las empresas, teniendo en cuenta, entre otros aspectos, las restricciones financieras en el sector del transporte de mercancías por carretera.

1.15.

El CESE lamenta la ausencia de una planificación temporal clara para la segunda lista de servicios y con posterioridad a esta. También deplora la ausencia de una evaluación de impacto. Los informes de la plataforma C-ITS incluyen elementos que permiten evaluar determinados aspectos de la Estrategia pero, según el CESE, esto no es suficiente.

2.   Antecedentes

2.1.

La Comunicación de la Comisión sobre una Estrategia europea sobre los sistemas de transporte inteligentes cooperativos («STI cooperativos») [COM(2016) 766] (en lo sucesivo, «Estrategia») está estrechamente vinculada a las prioridades políticas de la Comisión, en particular a su programa del mercado único para el empleo, el crecimiento y la inversión, al mercado único digital y a la estrategia de la Unión de la Energía. Se presentó como parte del llamado «paquete de invierno» de la energía, que comprende, principalmente, propuestas sobre el diseño del mercado interior de la electricidad, la eficiencia energética y los combustibles renovables.

2.2.

La Estrategia no aborda directamente problemas relacionados con la energía, sino que trata, principalmente, el desarrollo y los aspectos prácticos y legales del desarrollo de los sistemas de transporte cooperativos, incluidos los vehículos conectados o automáticos y las infraestructuras. También está relacionada con la implantación del mercado único digital y con la estrategia europea a favor de la movilidad de bajas emisiones.

2.3.

La Estrategia resalta el potencial del desarrollo de los STI cooperativos para impulsar la competitividad de la industria europea gracias a un gran mercado y al potencial de creación de empleo. El valor añadido de la acción a escala de la UE se consigue por los mayores volúmenes en un mercado de mayor tamaño con normas comunes. El desarrollo de STI cooperativos constituye un primer paso hacia los vehículos automatizados. Los servicios de los STI cooperativos se basarán en normas comunes y se implantarán a partir de 2019. Se fundamentan en la comunicación entre vehículos y entre los vehículos y la infraestructura y no prescinden de la necesidad de un conductor.

2.4.

La Estrategia define una serie de servicios de los STI cooperativos que se pueden implantar inmediatamente (lista inicial de servicios de los STI cooperativos) y otros servicios que se implantarían en una segunda fase, ya que probablemente no todas las normas y especificaciones estén preparadas para la implantación a partir de 2019 (segunda lista de servicios de los STI cooperativos). La lista inicial de servicios comprende notificaciones de ubicación peligrosa y aplicaciones de señalización, y la segunda lista de servicios comprende funciones como información sobre estaciones de repostaje y de recarga, gestión e información de los aparcamientos (en la vía pública y fuera de ella), información sobre aparcamientos disuasorios, información conectada y cooperativa para entrar y salir de las ciudades, información sobre el tráfico y enrutamiento inteligente.

2.5.

La Estrategia hace hincapié en el carácter intersectorial de la implantación de los STI cooperativos, que afecta a todos los modos de transporte, industria y telecomunicaciones. La facilitación del transporte tras la implantación de la Estrategia no debe conllevar un aumento del transporte y más emisiones.

2.6.

Se han establecido diversas medidas específicas para aplicar la Estrategia, que comprenden los ocho ámbitos siguientes.

Implantación a gran escala en 2019 de, como mínimo, los servicios iniciales mediante la actuación de los Estados miembros, las autoridades locales, los fabricantes de vehículos, los operadores de las infraestructuras viales y la industria de los STI con ayuda financiera (Mecanismo «Conectar Europa», FEIE, Fondos EIE). La segunda lista de servicios y el desarrollo adicional de los STI cooperativos aún no están listos; su desarrollo recibirá el apoyo de la Comisión a través del programa Horizonte 2020 y de los Fondos EIE, en su caso, y la lista de servicios se actualizará mediante un proceso continuado de la plataforma C-ITS.

Se procurará lograr una política de certificación y seguridad común a través de la cooperación entre la Comisión y todas las partes interesadas pertinentes. También constituirá la base para abordar un mejor nivel de servicio (entre vehículos y entre los vehículos y la infraestructura). La Comisión analizará las funciones y las responsabilidades de un modelo de confianza europeo de los STI cooperativos, así como la conveniencia de asumir una posible función de gobernanza.

Los proveedores de servicios de los STI cooperativos han de ofrecer condiciones claras y comprensibles a los usuarios finales. La Comisión publicará un primer conjunto de pautas sobre protección de la privacidad en 2018 y las iniciativas para implantar los STI cooperativos deben servir para informar y crear confianza entre los usuarios finales, demostrar el valor añadido del uso de datos personales y consultar a las autoridades responsables de la protección de datos de la UE para desarrollar un modelo de evaluación sobre la protección de datos.

Medidas de la Comisión y de las partes interesadas pertinentes para garantizar comunicaciones que funcionen en una banda de frecuencia facilitada por la Comisión.

Utilización de la plataforma C-Roads para coordinar la aplicación de los STI cooperativos a nivel operativo, incluidas pruebas y validaciones. Se anima a más Estados miembros a que se unan a la plataforma.

Desarrollo y publicación, mediante iniciativas de los STI cooperativos, de un proceso de evaluación del cumplimiento para los servicios iniciales. La Comisión elaborará un modelo para este proceso.

Antes de 2018, la Comisión, de conformidad con la Directiva relativa a los sistemas de transporte inteligentes, adoptará actos delegados sobre la continuidad y seguridad de los servicios de los STI cooperativos, sobre la aplicación práctica del Reglamento general de protección de datos en relación con los STI cooperativos, sobre un enfoque híbrido de comunicación y sobre la interoperabilidad en los procesos de evaluación del cumplimiento.

La Comisión desarrollará la cooperación internacional en el ámbito de los STI cooperativos.

3.   Observaciones generales

3.1.

El CESE acoge con satisfacción la Estrategia y toma nota de los numerosos efectos positivos potenciales de su implantación satisfactoria, como un transporte más eficiente, tanto de mercancías como de viajeros, una mayor eficiencia energética y una menor cantidad de emisiones, mayor seguridad en carretera y desarrollo de la economía digital.

3.2.

La Estrategia está interconectada con varias estrategias importantes ya en marcha, en particular, el mercado único digital, la estrategia de la Unión de la Energía y la estrategia europea a favor de la movilidad de bajas emisiones, todas las cuales han sido acogidas positivamente por el CESE. El CESE también respalda el enfoque intersectorial de la Estrategia y la nueva dimensión que esto añade a la política de transportes.

3.3.

El CESE, en este contexto, toma nota del vínculo con la estrategia para la digitalización de la industria europea con respecto a los vehículos cooperativos, conectados y automatizados, como cuestión prioritaria para impulsar la competitividad de la industria europea, y de la valoración del potencial de mercado de dichos vehículos, que se estima en miles de millones de euros anuales y en cientos de miles de empleos creados. El CESE considera adecuado, en este contexto, reiterar la afirmación que incluyó en su Dictamen TEN/574 sobre la Estrategia para el Mercado Único Digital de Europa, según la cual, al invocar posibles resultados de este tipo se correrían riesgos innecesarios y, en el peor de los casos, la confianza se vería negativamente afectada, en particular en un caso como este, en el que la aplicación satisfactoria de la Estrategia depende en gran medida del interés de los Estados miembros, las autoridades locales, la industria del automóvil y otras partes interesadas.

3.4.

Asimismo, el CESE llama la atención sobre la importancia de la Estrategia para una movilidad eficiente, incluida la movilidad urbana y el primer y último kilómetro del transporte de viajeros y mercancías.

3.5.

El CESE también concede importancia a la interoperabilidad transfronteriza de los servicios que se van a implantar, con el fin de garantizar una circulación de tráfico fluida en los enlaces transfronterizos. Tanto los servicios que ya están inmediatamente disponibles (servicios iniciales) como aquellos casi listos para ser implantados y los que se implantarán a partir de 2019, aun cuando no estén completamente listos para su implantación a gran escala (segunda lista de servicios), contribuirán en gran medida a la aplicación eficiente de la RTE-T, in particular de los corredores de la red básica de la RTE-T.

3.6.

Teniendo en cuenta que la Estrategia se presenta como parte del «paquete de invierno» de la política de energía, el CESE habría agradecido no solo una repetición de las ya conocidas cifras de la cuota que aporta el transporte por carretera a las emisiones, sino también alguna indicación de los efectos esperados de la Estrategia, en forma de mayor eficiencia energética y menos emisiones.

3.7.

La Estrategia se va aplicar, en gran parte, mediante un método colaborativo que contará con la participación de la Comisión, los Estados miembros, los entes locales y la industria. La Comisión pretende utilizar la plataforma C-Roads —creada en octubre de 2016 y a la que se han unido doce Estados miembros de la UE— para coordinar la aplicación de la implantación de los servicios, ensayos y validaciones de los STI cooperativos, a fin de garantizar la interoperabilidad y desarrollar pruebas de sistema. La Comisión apoyará el desarrollo implantando un proceso de evaluación del cumplimiento. El CESE se muestra conforme con que una función de coordinación es indispensable para lograr un proceso de aplicación satisfactorio, pero lamenta que no todos los Estados miembros se hayan unido a la plataforma C-Roads, que parece tener importantes deficiencias en su capacidad para actuar como un foro de coordinación eficiente (en la actualidad, son miembros de la plataforma ocho Estados miembros principales y cuatro Estados miembros asociados). El CESE, por consiguiente, sugeriría que la Comisión, con carácter urgente, ejerza presión a nivel político sobre los Estados miembros para garantizar la plena unión a la plataforma.

3.8.

El CESE valora que la Comisión tenga la intención de adoptar medidas para garantizar la coherencia en varios aspectos importantes. Por ejemplo, publicará «pautas» sobre la política de certificación y seguridad de los STI cooperativos europeos en 2017 y pautas en materia de protección de datos en 2018. La Comisión también reservará la banda de frecuencias que utilizan actualmente los servicios seguros de la norma europea de telecomunicaciones (3) para los servicios de los STI cooperativos. El CESE también observa, no obstante, que la Comisión tendrá que estudiar, en su caso, la adopción en 2018 de actos delegados conforme a la Directiva 2010/40/UE relativa a los STI en materia de seguridad, protección de datos, enfoque de comunicación e interoperabilidad de los STI. Además, se podrá adoptar legislación sobre la continuidad de los servicios de los STI y la evaluación del cumplimiento. El CESE lamenta que no haya indicaciones sobre los motivos por los que la Comisión decidirá si presenta legislación o únicamente directrices que no son jurídicamente vinculantes. Con respecto a los planes de la Comisión para adoptar actos delegados conforme a la Directiva 2010/40/UE, relativa a los STI, el CESE reitera la afirmación, formulada en su dictamen sobre la Directiva, de que es preciso observar los límites para dichos actos de conformidad con el artículo 290 del TFUE. El CESE también insiste en que es urgente prorrogar el límite de siete años del mandato para adoptar actos delegados con arreglo a la Directiva 2010/40/UE, dado que el mandato para adoptar dichos actos finaliza en agosto de 2017.

3.9.

El CESE respalda el objetivo encaminado a lograr una implicación intersectorial y multinivel de los afectados por la implantación de los servicios de los STI cooperativos, esto es, los Estados miembros, las autoridades locales, los fabricantes de vehículos y los operadores de transporte. El éxito a la hora de que esos elementos se involucren en las actividades de implantación podría suponer una posibilidad de crear confianza en los nuevos servicios y proporcionarles un buen comienzo. En este contexto, el CESE señala los derechos de las personas con discapacidad a la integración, de conformidad con lo dispuesto en la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (CDPD), adoptada el 13 de diciembre de 2006.

3.10.

El CESE aprueba la importancia que se concede a un lenguaje claro y comprensible en todas las relaciones con los usuarios finales, lo que constituye un medio importante para lograr confianza en los servicios propuestos. La legislación debe respetar los principios del programa «Legislar mejor».

3.11.

El CESE también subraya la importancia de evitar un exceso de prescripción en la aplicación de la Estrategia. Es importante dejar margen para soluciones paralelas o específicas para fines concretos o para la innovación. Los requisitos demasiado pormenorizados e inflexibles pueden constituir un impedimento y revelarse, por tanto, contraproducentes.

3.12.

El CESE observa con satisfacción la importancia que se concede a la financiación y la voluntad de la Comisión de poner a disposición recursos financieros procedentes de la financiación de la UE, como el Mecanismo «Conectar Europa», el FEIE y los Fondos EIE, para implantar los servicios de los STI cooperativos ya disponibles a nivel operativo y financiación en virtud de Horizonte 2020 para servicios que aún se encuentran en fase de desarrollo. El CESE hace hincapié en la importancia de evaluar el valor añadido de los proyectos, a fin de garantizar el mejor uso posible de recursos limitados. En este contexto, el CESE también llama la atención respecto de la fuerte competencia en el sector del transporte de mercancías por carretera, que queda especialmente patente en la Estrategia y requiere previsibilidad y margen para la planificación a largo plazo de las inversiones necesarias para instalar o mejorar los componentes de los STI cooperativos.

3.13.

La parte introductoria de la Estrategia presta gran atención al desarrollo de la conducción automática, la de vehículos que no requieren la intervención de un conductor para su desplazamiento. No obstante, el CESE entiende que la Estrategia no llegue a la implantación de la comunicación entre vehículos y entre los vehículos y la infraestructura. Los servicios iniciales, que se desarrollarán en 2019, abordarán la determinación de ubicación peligrosa y las aplicaciones de señalización, mientras que la segunda lista de servicios abordará la planificación de carreteras, la información sobre estaciones de repostaje o recarga, la información sobre aparcamientos, etc. De ahí que, según el CESE, no aparezcan aquí cuestiones importantes de responsabilidad por errores o mal funcionamiento del sistema, o los importantes aspectos sociales que surgen con la sustitución de trabajadores por robots, ya que los servicios que aborda la Estrategia serán gestionados y supervisados por seres humanos. Aun así, en este contexto, el CESE desea subrayar que, al desarrollar STI cooperativos, incluidos vehículos totalmente automatizados, se debe prestar especial atención a las necesidades de las personas con discapacidad.

3.14.

El CESE observa con satisfacción la coherencia prevista en la implantación de la Estrategia con la visión intersectorial del papel que desempeñan los STI cooperativos en el sistema de transportes, mediante las sinergias entre los modos y las mayores posibilidades de planificación de la movilidad o la logística que permiten determinados servicios de los STI cooperativos, y mediante el desarrollo de distintas competencias.

3.15.

El CESE también toma nota del análisis de coste-beneficio presentado en enero de 2016 en el informe final de la plataforma C-ITS, y que anticipa un posible resultado de la implantación satisfactoria de los servicios iniciales en un período comprendido entre 2018 y 2030, en el que, anualmente, las ventajas superarán claramente a los costes en un porcentaje de tres a uno si se evalúa la totalidad del período. El análisis también llega a la conclusión de que los beneficios comenzarían a acumularse transcurridos entre cinco y diez años desde las inversiones iniciales y que el resultado esperado depende de una gran adopción de los servicios. No obstante, el CESE lamenta que, al parecer, la Comisión no haya llevado a cabo ningún análisis de coste-beneficio de la Estrategia.

3.16.

El CESE subraya de nuevo la importancia de que se mantenga una presión activa y continua sobre el proceso de implantación para evitar una repetición de la hasta ahora improductiva aplicación del sistema europeo de telepeaje en carretera, que se aprobó en 2004 y que aún no se ha aplicado a pesar de los reiterados esfuerzos al efecto.

4.   Observaciones específicas

4.1.

El CESE toma nota de la mención de la conexión entre los vehículos conectados y los sistemas europeos de navegación por satélite, EGNOS y Galileo, y subraya que la capacidad de los vehículos para comunicarse con sistemas de navegación por satélite debe ser neutral en lo que se refiere a la tecnología y, por tanto, todos los sistemas de navegación por satélite deben ser conectables, aunque, siempre que sea posible, debe darse preferencia a los sistemas europeos.

4.2.

El CESE hace hincapié en la importancia de entablar un diálogo con los interlocutores sociales en una fase temprana, a fin de establecer un clima de transparencia y confianza. Según el CESE, esto reviste una importancia crucial en la fase actual de la implantación de los STI cooperativos, en la que parece que las repercusiones en las condiciones sociales o laborales serían insignificantes o nulas, a fin de establecer un clima de confianza a la vista de las consecuencias mucho más significativas que se derivarán de la introducción de los vehículos automáticos. También en este contexto el CESE llama la atención sobre la importancia de la privacidad y la necesidad de garantizar que los datos relacionados no se utilicen sin consentimiento para fines distintos de los objetivos de los STI cooperativos. A este respecto sería oportuno elaborar un marco claro y jurídicamente vinculante.

4.3.

El CESE observa con satisfacción la atención que se presta a la seguridad, incluidos los riesgos de intrusiones informáticas y ciberataques. El CESE considera que este es un asunto muy importante y que es también importante que se apliquen niveles de seguridad igualmente elevados en todos los Estados miembros y en posibles acuerdos de cooperación con terceros países. El CESE llama la atención sobre el hecho de que la obligación de dar publicidad a las medidas relacionadas con la seguridad pueda socavar la propia finalidad de dichos sistemas.

4.4.

El CESE subraya la importancia de la continuidad en la implantación de los sistemas de comunicación, con el fin de evitar, en la medida de lo posible, la pérdida de inversiones.

Bruselas, 31 de mayo de 2017.

El Presidente del Comité Económico y Social Europeo

George DASSIS


(1)  Directiva 2010/40/UE del Parlamento Europeo y del Consejo (DO L 207 de 6.8.2010, p. 1) y DO C 277 de 17.11.2009, p. 85.

(2)  DO L 281 de 23.11.1995, p. 31, DO L 119 de 4.5.2016, p. 1, y DO C 229 de 31.7.2012, p. 90.

(3)  Decisión 2008/671/CE de la Comisión (DO L 220 de 15.8.2008, p. 24).