52009DC0159

Informe de la Comisión Europea al Consejo, al Parlamento Europeo, AL Comité Económico y Social Europeo Y AL Comité de las Regiones - Informe final sobre la aplicación y el impacto de la segunda fase (2000-2006) de los programas de acción comunitarios en el ámbito de la educación (Sócrates) y la formación profesional (Leonardo da Vinci) y del programa plurianual (2004-2006) para la integración efectiva de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) en los sistemas de educación y formación en Europa (eLearning) /* COM/2009/0159 final */


[pic] | COMISIÓN DE LAS COMUNIDADES EUROPEAS |

Bruselas, 6.4.2009

COM(2009) 159 final

INFORME DE LA COMISIÓN EUROPEA AL CONSEJO, AL PARLAMENTO EUROPEO, AL COMITÉ ECONÓMICO Y SOCIAL EUROPEO Y AL COMITÉ DE LAS REGIONES

Informe final sobre la aplicación y el impacto de la segunda fase (2000-2006) de los programas de acción comunitarios en el ámbito de la educación (Sócrates) y la formación profesional (Leonardo da Vinci) y del programa plurianual (2004-2006) para la integración efectiva de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) en los sistemas de educación y formación en Europa (eLearning)

INFORME DE LA COMISIÓN EUROPEA AL CONSEJO, AL PARLAMENTO EUROPEO, AL COMITÉ ECONÓMICO Y SOCIAL EUROPEO Y AL COMITÉ DE LAS REGIONES

Informe final sobre la aplicación y el impacto de la segunda fase (2000-2006) de los programas de acción comunitarios en el ámbito de la educación (Sócrates) y la formación profesional (Leonardo da Vinci) y del programa plurianual (2004-2006) para la integración efectiva de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) en los sistemas de educación y formación en Europa (eLearning)

1. INTRODUCCIÓN

1.1. Presentación del informe

El presente informe se ha redactado en cumplimiento de los requisitos prescritos en las Decisiones del Parlamento Europeo y del Consejo por las que se establecen los programas de acción comunitarios en los ámbitos de la educación (Sócrates 2000-2006)[1], la formación profesional (Leonardo da Vinci 2000-2006)[2] y la integración de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) en los sistemas de educación y formación en Europa (eLearning 2004-2006)[3].

En conjunto, estos programas recibieron fondos de la Comunidad por valor de más de 3 000 millones EUR. Se complementaron entre sí, contribuyeron a crear la Europa del conocimiento y proporcionaron a la Comisión Europea herramientas poderosas para alcanzar los objetivos de Lisboa en materia de educación y formación[4].

Para el periodo 2007-2013, las distintas iniciativas de estos tres programas se han integrado en un marco único, el nuevo Programa de Aprendizaje Permanente (PAP)[5]. La decisión de llevar a cabo una evaluación conjunta y de presentar el presente informe global sigue esta misma línea integradora.

El presente informe se basa en una evaluación externa conjunta de los tres programas, que incluye un análisis de los informes nacionales de los países que participan en ellos[6].

1.2. Descripción de los programas

1.2.1. Sócrates

El programa Sócrates, con una dotación presupuestaria total de 2 093 millones EUR, tenía cuatro objetivos específicos: reforzar la dimensión europea en la educación, promover el conocimiento de las lenguas de la UE, fomentar la cooperación y la movilidad en el ámbito de la educación e impulsar la innovación en la educación.

El programa estaba compuesto por tres proyectos principales, Comenius, Erasmus y Grundtvig, dedicados a los centros escolares, la educación superior y el aprendizaje de adultos, respectivamente. Se complementaban con otros dos proyectos: Lingua, para la promoción de las lenguas, y Minerva, para la promoción del aprendizaje a distancia y del uso de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) con fines pedagógicos. Se habían previsto también acciones conjuntas con programas conexos.

1.2.2. Leonardo da Vinci

El programa Leonardo da Vinci tenía tres principales objetivos: mejorar las capacidades, en particular las de los jóvenes en la formación profesional inicial, mejorar la calidad y el acceso a la formación profesional continua y la adquisición, a lo largo de la vida, de capacidades y cualificaciones, y promover y aumentar la contribución de la formación profesional al proceso de innovación, con vistas a mejorar la competitividad y el espíritu empresarial y a crear nuevas oportunidades de empleo. El presupuesto total asignado al programa Leonardo da Vinci ascendía a 1 270 millones EUR.

El programa incluía seis áreas de actividad: movilidad, proyectos piloto, aptitudes lingüísticas, redes transnacionales, material de referencia y medidas de acompañamiento. Se habían previsto también acciones conjuntas con programas conexos.

1.2.3. eLearning

La finalidad del programa eLearning consistía en apoyar y desarrollar en mayor medida el uso efectivo de las TIC en la educación y la formación. El objetivo era contribuir a una educación de alta calidad y situar las necesidades de la sociedad del conocimiento en el contexto del aprendizaje permanente. El presupuesto disponible para 2004-2006 ascendía a 44 millones EUR, de los cuales un 45 % se destinaba al hermanamiento y la creación de redes de centros escolares por medio de las TIC (eTwinning). Se desarrollaron nuevos modelos organizativos para crear campus virtuales que añadieran una dimensión virtual a la cooperación europea entre universidades. Se promovió asimismo la alfabetización digital potenciando las nuevas aptitudes necesarias en una sociedad impulsada por el conocimiento.

2. DATOS CLAVE SOBRE PROYECTOS Y PARTICIPANTES[7]

Los programas evaluados apoyaron actividades diversas y no todos ellos se centraron en los mismos aspectos ni en los mismos grupos destinatarios. No obstante, entre los resultados más destacados de prácticamente todos los programas se encuentran las acciones de movilidad, los proyectos de cooperación entre socios de distintos países y el desarrollo de redes y herramientas.

Los programas Sócrates y Leonardo da Vinci incorporaron periodos de aprendizaje en el extranjero: 943 000 estudiantes universitarios participaron en experiencias de movilidad en sus estudios, 135 000 profesores universitarios se desplazaron al extranjero para impartir sus enseñanzas y en torno a 2 500 instituciones participaron en Erasmus. Más de 311 000 estudiantes y personas en formación y 56 000 formadores participaron en más de 19 300 proyectos de movilidad en el ámbito de la formación profesional. La movilidad del personal y de los educadores se financió tanto en el marco de Comenius como en el de Grundtvig (con 56 329 y 5 500 participantes respectivamente).

Hubo organizaciones que cooperaron en pequeños proyectos de asociación: se concedieron más de 74 000 ayudas para permitir que los centros escolares participasen en Comenius y 7 800 centros escolares participaron en la iniciativa eTwinnning. Otras 20 000 ayudas permitieron que las instituciones de educación para adultos cooperasen en este campo.

Los proyectos y las redes multilaterales apoyaron la cooperación entre un gran número de socios de distintos Estados miembros y otros países participantes: 434 en Comenius y 455 en Grundtvig. En 520 proyectos en el marco de Erasmus se desarrollaron planes de estudios comunes y fueron más de 2 000 los proyectos piloto que impulsaron la innovación en la formación profesional en el marco de Leonardo da Vinci.

Lingua promovió 144 proyectos en materia de aprendizaje de idiomas y desarrollo de herramientas para ampliar el acceso a los cursos de idiomas, y Minerva concedió 347 ayudas para apoyar el uso de las TIC en la educación.

3. IMPACTO DE LOS PROGRAMAS[8]

La evaluación puso de manifiesto que estos programas de la UE eran pertinentes para las necesidades de los sectores afectados y que muchas de las actividades no habrían tenido lugar sin su apoyo financiero.

3.1. Impacto en sectores específicos

3.1.1. Educación escolar

Los proyectos clave que repercutieron en los centros escolares fueron Comenius y eTwinning. Las asociaciones respaldadas por los programas Comenius y eLearning reforzaron la dimensión y la perspectiva europea de los centros escolares y mejoraron el clima escolar en términos de cooperación entre profesores y alumnos y entre distintas asignaturas en los centros participantes[9]. Contribuyeron a aclarar el concepto de identidad europea al posibilitar la cooperación con centros escolares de otros países de la UE. Las asociaciones entre centros escolares permitieron que los profesores mejorasen sus aptitudes docentes y ofrecieron, tanto a alumnos como profesores, la oportunidad de mejorar sus conocimientos de una lengua extranjera y sus aptitudes de manejo de las TIC, de experimentar con proyectos de cooperación europea y de crear vínculos sostenibles con sus homólogos de otros países. Aproximadamente el 85 % de los encuestados que habían participado en Comenius consideraron que su actividad no habría tenido lugar sin la financiación de la Comisión. De las actividades del programa, la mejora de la movilidad en la educación escolar fue la que tuvo un impacto más claro.

El impacto directo en los planes de estudios escolares en general y en las políticas escolares y el desarrollo de la educación escolar fue más limitado. No obstante, los planes de estudios y los métodos de enseñanza mejoraron a escala local. Los proyectos, las asociaciones y las acciones de movilidad individual influyeron en la práctica educativa de las personas directamente implicadas en ellos. En particular, un 64 % de los beneficiarios señalaron que habían aumentado sus conocimientos y capacidades y la mitad de ellos consideraron que el principal beneficio había sido la puesta en común de las buenas prácticas en toda Europa. Las autoridades y los administradores de los centros escolares tuvieron la posibilidad de aumentar el impacto del programa en la gestión de los centros escolares. Sin embargo, a menudo fueron incapaces de difundir sus resultados y experiencias a un público más amplio o a escala de las políticas educativas.

3.1.2. Enseñanza superior[10]

La gran mayoría de las instituciones de enseñanza superior participaron en Erasmus, permitiendo así que el proyecto potenciase la dimensión europea y la innovación en la enseñanza superior y dejase sentir sus efectos a escala personal, institucional y política.

El principal impacto positivo se logró al aumentar la capacidad para la movilidad. Esto influyó en el desarrollo personal y profesional de los participantes, contribuyó a proporcionarles una actitud más abierta y una perspectiva más clara y mejor fundada para sus estudios posteriores o su futura vida profesional y les ayudó a entender mejor Europa y «su pertenencia a la familia europea». El conocimiento de las lenguas de la UE ha mejorado y se han forjado contactos más sólidos con los colegas europeos. Los participantes en las acciones de movilidad mejoraron sus perspectivas de empleo[11] gracias a la experiencia internacional adquirida y a la mejora de sus conocimientos de otros idiomas, tal como confirmaron el 89 % de los encuestados.

Erasmus también tuvo un efecto considerable a escala de las instituciones nacionales e internacionales. Un 94 % de los participantes en la encuesta coincidieron en señalar que Erasmus había incrementado y consolidado la cooperación entre instituciones. El efecto en las estrategias de internacionalización de las universidades y en el desarrollo de servicios de apoyo internacional es significativo, mientras que las repercusiones en la enseñanza y la investigación a nivel departamental parecen más indirectas, concretándose, por ejemplo, a través de las redes internacionales creadas.

Erasmus también ha actuado como un motor de cambio en las políticas de enseñanza superior nacionales y europeas. Ha inspirado cinco de las seis líneas de acción de la Declaración de Bolonia[12] y ha apoyado las iniciativas destinadas a alcanzar los objetivos fijados en el proceso de Bolonia. Dicho proceso ha dado lugar a la convergencia de las estructuras de los cursos, mientras que Erasmus ha tratado de proporcionar las herramientas y apoyar su despliegue (por ejemplo, el Sistema Europeo de Transferencia de Créditos), impulsar el desarrollo de títulos de licenciatura conjuntos y desarrollar planteamientos colaborativos en materia de enseñanza.

Si bien las actividades de investigación de las instituciones de enseñanza superior no son uno de los principales ámbitos en los que se centra Erasmus, el programa demostró tener efectos positivos en la investigación. Contribuyó a aumentar la participación de los establecimientos de enseñanza superior en proyectos internacionales de investigación conjunta, fomentó la creación de redes entre instituciones e impulsó la asistencia a conferencias internacionales o la organización de las mismas por parte del personal académico.

3.1.3. Educación para adultos

Entre los efectos más acusados que se han comunicado en lo tocante a la educación para adultos se encuentran una cooperación más estrecha y sostenida entre las instituciones (un 93 % de las instituciones participantes), más oportunidades para la movilidad y una perspectiva más europea por parte de las personas y las instituciones (un 90 %). Así pues, es obvio que Grundtvig ha logrado sembrar las semillas de la dimensión europea en la educación para adultos, un sector en el que hasta ahora no existía prácticamente tradición alguna de cooperación europea y que se caracterizaba por una infraestructura institucional relativamente débil, una elevada proporción de personal voluntario y a tiempo parcial, y unos perfiles sumamente dispares entre los distintos países.

La evaluación puso de manifiesto un impacto significativo en términos de mejora de la calidad de la enseñanza y los planes de estudios, y planteamientos relativos al aprendizaje y la gestión (74 %). Entre sus beneficios se contaron, asimismo, la mejora de las aptitudes profesionales y la creación de redes más sólidas entre el personal dedicado a la educación para adultos, y más de la mitad de los encuestados (56 %) señalaron que la participación en Grundtvig les había brindado más oportunidades de encontrar empleo y los había hecho más adaptables.

Por último, Grundtvig tuvo un efecto comparativamente importante en la mejora de las oportunidades educativas para los grupos sociales desfavorecidos: prácticamente la mitad de los participantes indicaron que sus actividades habían tenido repercusiones en la medida en que se habían dirigido a personas con escasa formación o necesidades especiales y a grupos a los que resulta difícil llegar.

3.1.4. Educación y formación profesionales (EFP)

El programa Leonardo da Vinci respondió a las necesidades de educación y formación profesionales, promovió una cooperación más intensa a escala comunitaria y contribuyó a lograr la convergencia entre los Estados miembros al alinear sus prioridades plurianuales con los objetivos en materia de actuación abordados en el proceso de Copenhague.

Los beneficios socioeconómicos logrados en relación con los jóvenes que reciben educación o formación profesionales son significativos. Los proyectos contribuyeron a mejorar sus conocimientos y su capacidad de adquirir aptitudes a lo largo de la vida. La mejora del conocimiento de lenguas extranjeras fue otra baza importante para los jóvenes que participaron en la parte del programa relacionada con la movilidad, al aumentar sus posibilidades de encontrar empleo y facilitar su adaptación a la evolución del mercado laboral.

Las acciones de movilidad y los proyectos piloto en materia de cooperación también influyeron considerablemente en el desarrollo de planes de estudios y métodos de enseñanza de gran calidad en las instituciones participantes, tal como confirmaron un 63 % de los encuestados. Al organizar la cooperación y las prácticas transnacionales, el programa contribuyó a abrir más los sistemas de EFP y, en consecuencia, a aumentar la transparencia de los planes de estudios y las cualificaciones.

El programa también repercutió en las políticas de EFP al desarrollar normas, métodos y herramientas que se integraron en las políticas y las prácticas nacionales o regionales. El impacto en las políticas fue más acusado en los niveles local (71 % de los encuestados) y regional (57 %), ya que muchos de los socios de los proyectos desarrollan su actividad en estos niveles. También se vieron efectos en las políticas nacionales, pero en menor medida (46 %). Los análisis específicos de los países mostraron que el impacto fue más acusado en los países en los que los sistemas de EFP están menos desarrollados, es decir, sobre todo en los nuevos participantes.

En general, el programa contribuyó a crear un espacio europeo de EFP que de otro modo no se habría desarrollado en absoluto o que lo habría hecho, en el mejor de los casos, a un ritmo mucho más lento. La contribución más destacada del programa a los objetivos de Lisboa consistió en mejorar las capacidades y, por consiguiente, las oportunidades de los jóvenes en el mercado laboral.

3.1.5. eLearning

El programa eLearning fue particularmente eficaz a la hora de lograr resultados a corto plazo para las organizaciones. Más del 98 % de los coordinadores de eLearning consultados consideraron que su proyecto había tenido un efecto positivo en la cooperación entre instituciones. Entre los beneficios institucionales especialmente destacados se incluyen la participación en cooperación transnacional, la creación de contactos y los intercambios de buenas prácticas.

El programa eLearning también se mostró eficaz a la hora de lograr resultados importantes para el personal y el profesorado. Un 75 % de los encuestados se mostraron de acuerdo o muy de acuerdo en que su proyecto había tenido un efecto positivo en la calidad de la enseñanza, el aprendizaje y los planes de estudios.

En general, el programa eLearning contribuyó muy positivamente a los objetivos de Educación y Formación 2010. Funcionó especialmente bien a la hora de desarrollar las aptitudes para la economía del conocimiento y garantizar el acceso a las TIC. Entre un 67 % y un 75 % de los encuestados se mostraron de acuerdo o muy de acuerdo en que su proyecto había dado lugar a la mejora de los niveles de alfabetización digital.

Las actividades de hermanamiento (eTwinning) resultaron particularmente eficaces al ofrecer un modelo innovador e interesante que permite a los centros escolares acceder de manera gratuita al portal eTwinning y proporcionar un servicio que facilita la búsqueda de socios, apoyo a los proyectos escolares, asesoramiento pedagógico y buenas prácticas. Este enfoque gozó de popularidad entre el público destinatario y resultó sumamente rentable. Rebasó las expectativas de las partes interesadas y los participantes.

Las actividades de eLearning se han integrado ahora en el Programa de Aprendizaje Permanente, en particular, eTwinning en Comenius y los campus virtuales en Erasmus.

3.2. Efectos comunes de los tres programas

3.2.1. Creación de un espacio europeo de la educación

La creación de un «espacio europeo de la educación» que establece una cultura de cooperación europea sostenible ha sido reconocido como el efecto más significativo. En particular, Erasmus ha creado una infraestructura en la que participan prácticamente todas las universidades europeas y el programa Leonardo da Vinci contribuyó a establecer una plataforma para la cooperación transnacional en materia de EFP. Estos programas contribuyeron asimismo a la aplicación de la «quinta libertad del conocimiento»[13].

3.2.2. Mejoras en la práctica y la gestión de la enseñanza

La mejora de la enseñanza, el aprendizaje y la gestión fue el segundo efecto más común de los programas. Los profesionales regresaron con lo que aprendieron y lo aplicaron extensamente, a lo que debe sumarse la importante contribución de las redes de difusión y el impacto en la gestión.

3.2.3. Efectos en las personas y en la sociedad: impacto socioeconómico

Los programas aumentaron el «capital social profesional»[14], es decir, los recursos y activos existentes en un marco, organización o institución dados. Este valor añadido tuvo importantes efectos tanto en las personas como en las organizaciones, gracias a las acciones de movilidad, las redes y las asociaciones. Por norma general, se señalaron mejoras en las destrezas sociales personales (como la capacidad de comunicación, la confianza en sí mismo, la conciencia de sí mismo y la capacidad para trabajar con otras personas), las aptitudes lingüísticas, la sensibilización cultural y la competencia profesional.

El principal efecto socioeconómico fue la movilidad, que desempeñó un papel especialmente destacado en Erasmus y Leonardo. Erasmus fue fundamental para institucionalizar la movilidad y arraigarla firmemente en la vida universitaria. En el caso de Leonardo, las acciones de movilidad fueron las medidas que más éxito cosecharon y las más rentables del programa. Facilitar la movilidad del personal de los centros escolares fue también uno de los efectos más claros de Comenius. Con todo, las ayudas de Erasmus y Leonardo da Vinci no siempre fueron suficientes para permitir la participación de personas cuya situación socioeconómica era más difícil. Por tanto, los programas que mayor impacto tuvieron a la hora de abordar las desventajas socioeconómicas fueron Grundtvig y eLearning.

3.2.4. Efecto en las políticas y la práctica a escala de la UE y de los Estados miembros

En las políticas y la práctica influyeron sobre todo los esfuerzos de proyectos concretos por difundir los resultados. El impacto en las políticas fue mayor a escala local, aunque Leonardo y Erasmus también tuvieron un efecto significativo a escala nacional y europea, en especial al apoyar la aplicación de instrumentos europeos como el Sistema Europeo de Transferencia de Créditos, el Marco Europeo de Cualificaciones y los Créditos Europeos en la Educación y Formación Profesionales.

3.2.5. Mejora del conocimiento de las lenguas de la UE

Los programas tuvieron amplias repercusiones en el aprendizaje de idiomas gracias al desarrollo y la difusión de nuevos métodos y a la participación en el propio proyecto, aunque para lo último se tendió a utilizar las lenguas cuyo uso está más extendido y sobre todo el inglés.

3.2.6. Contribución a los objetivos relacionados con la estrategia de Lisboa

Si bien los programas se concibieron con anterioridad a la estrategia de Lisboa, contribuyeron a la consecución de sus objetivos, sobre todo al abrir los sistemas de educación y formación al mundo y mejorar su calidad y eficacia.

3.2.7. Instrumentos para el desarrollo estructural

En relación con las cuestiones específicas de la convergencia, la transparencia y el reconocimiento, los programas apoyaron el desarrollo y la aplicación de instrumentos que pueden potenciar el cambio «estructural», como el Sistema Europeo de Transferencia de Créditos, el Marco Europeo de Cualificaciones, los Créditos Europeos en la Educación y Formación Profesionales, y Europass.

4. PRINCIPALES RECOMENDACIONES PARA EL PROGRAMA DE APRENDIZAJE PERMANENTE

Los evaluadores formularon una serie de recomendaciones estratégicas para mejorar el apoyo a las políticas de educación y formación en el Programa de Aprendizaje Permanente (PAP). También presentaron propuestas operativas destinadas a mejorar el contenido y la gestión del PAP y la evaluación de su impacto. La Comisión garantizará que las recomendaciones se tengan efectivamente en cuenta mediante un plan de acción. Se elaborarán informes periódicos sobre los avances registrados en la aplicación del mismo. Con todo, más adelante ya figuran algunos comentarios al respecto.

4.1. Concepción y prioridades

La evaluación indicó que el Programa de Aprendizaje Permanente debe aprovechar al máximo los logros del periodo anterior y recomendó mejorar las partes sectoriales de los programas.

En el caso de Erasmus, debe aumentar la calidad de la movilidad, las cualificaciones obtenidas en la experiencia de aprendizaje en el extranjero deben gozar de un mayor reconocimiento y las empresas y la sociedad civil deben implicarse más y vincular mejor la educación con el mercado laboral.

Deben tomarse medidas para garantizar que el programa Leonardo da Vinci siga dando prioridad a los aspectos subrayados en el proceso de Copenhague, como la calidad y el atractivo de la EFP combinados con el reconocimiento y la transparencia.

La prioridad del aprendizaje escolar y de adultos debe ser desarrollar medidas que contribuyan más a la estrategia de Lisboa y alcanzar los puntos de referencia pertinentes (reducir el abandono escolar prematuro y aumentar la participación en el aprendizaje permanente).

La Comisión Europea ya se ha propuesto como objetivo intensificar el seguimiento de la calidad de los periodos de movilidad en el extranjero e impulsar su reconocimiento, y seguirá trabajando estrechamente con los Estados miembros en relación con la aplicación del Sistema Europeo de Transferencia de Créditos y del Marco Europeo de Cualificaciones.

Asimismo, la Comisión seguirá estrechando los lazos entre el programa y los cambios en las políticas. En las convocatorias anuales de propuestas se definen las cuestiones prioritarias con respecto a las cuales se invita a los candidatos a presentar propuestas en el marco del programa. Estas prioridades se fijan en estrecha cooperación con las autoridades nacionales de los países participantes.

4.2. Gestión y seguimiento

Si bien se han registrado avances en el desarrollo de herramientas de información correspondientes a cada programa, ha resultado muy difícil obtener datos concluyentes, exactos y oportunos sobre los productos y los resultados de los programas anteriores. Se recomienda encarecidamente desarrollar un sistema integrado de gestión de la información que recoja los resultados de manera sistemática y haga un mejor seguimiento de los mismos.

La Comisión Europea ya ha abordado esta cuestión mediante la introducción del «enlace PAP», una herramienta común de gestión que deben utilizar todas las agencias nacionales del PAP. Este sistema permitirá recoger los datos actualizados, completos y coherentes que se produzcan en el transcurso de la gestión diaria del programa por parte de las agencias nacionales.

4.3. Evaluación de impacto

La evaluación puso de manifiesto que debían desarrollarse objetivos, indicadores y metas «SMART» («inteligentes» en inglés), e s pecíficos, m ensurables, a lcanzables, r ealistas y limitados en el t iempo, ya que la mayoría de los programas tenían objetivos muy amplios que no se ajustaban al criterio «SMART». También se detectaron deficiencias en los indicadores y las metas.

La Comisión reconoce la necesidad de efectuar un seguimiento adecuado del PAP y de sus resultados a fin de medir y evaluar su impacto, y ya ha tomado medidas para desarrollar un conjunto adecuado de indicadores que permita medirlo.

4.4. Difusión y aprovechamiento de los resultados

La evaluación instaba a mejorar la difusión y el aprovechamiento de las buenas prácticas, así como la sostenibilidad y la integración de los resultados de los programas a todos los niveles y por parte de todos los implicados. Los proyectos deben asignar recursos específicos a la difusión e incluir un plan de sostenibilidad. La Comisión debe facilitar la puesta en común de buenas prácticas a escala de la UE y proporcionar orientaciones. Las autoridades nacionales deben adoptar estrategias eficaces para difundir y aplicar los resultados en sus países, garantizar la conexión entre los resultados del Programa de Aprendizaje Permanente y las políticas nacionales y realizar un seguimiento de su potencial para impulsar la agenda de la UE.

El PAP ya establece objetivos específicos para potenciar un uso óptimo de los resultados y el intercambio de buenas prácticas con el fin de mejorar la calidad de la educación y la formación. En el programa transversal se ha incluido también una actividad clave específica sobre el desarrollo de políticas.

Las agencias nacionales del PAP están obligadas contractualmente a llevar a cabo actividades de comunicación y difusión. Los premios europeos del aprendizaje permanente se conceden a proyectos de calidad excepcional. Los folletos que recogen los «éxitos europeos» presentan buenas prácticas que pueden adaptarse para utilizarlas posteriormente.

Asimismo, algunas de las bases de datos existentes y las plataformas actualmente en desarrollo en el contexto del PAP, así como la Dirección General de Educación y Cultura, impulsan y apoyan la utilización óptima de los resultados, los productos y los procesos.

5. CONCLUSIONES

La evaluación de los programas Sócrates, Leonardo da Vinci y eLearning pone de manifiesto que han tenido importantes repercusiones en la educación y la formación en la UE, tanto en términos cuantitativos como cualitativos. Esto puede constatarse en las personas, en las instituciones y en la formulación de las políticas.

Por lo que respecta a las personas, se han observado efectos positivos en el personal y el alumnado, que han ampliado sus aptitudes (incluidas las lingüísticas), profundizado sus conocimientos, desarrollado un fuerte sentido de interrelación más allá de las fronteras nacionales y adquirido un sentimiento más marcado de ciudadanía europea. Las acciones de movilidad, como los periodos de aprendizaje en el extranjero, fueron las que más éxito cosecharon a este respecto.

Las acciones de movilidad no solo han mejorado las capacidades de las personas sino que también han impulsado el progreso a escala institucional. Erasmus, en particular, ha logrado que la movilidad arraigue en la vida universitaria y ha dado lugar a cambios estructurales y a la modernización de la enseñanza superior en Europa. A raíz de distintos tipos de asociaciones y proyectos, se han observado mejoras en la enseñanza, el aprendizaje y la gestión, y cambios estructurales en los planes de estudios o los sistemas, en especial en el entorno de trabajo de los participantes y a escala local. Los datos que apuntan a efectos más amplios en los sistemas de educación nacional son más escasos y los países participantes han hecho un uso estratégico insuficiente de los resultados de los programas para adaptarlos a sus sistemas.

En cuanto a la formulación de políticas, los efectos de los programas Erasmus y Leonardo son evidentes en el desarrollo de instrumentos de la UE destinados a aumentar la transparencia e impulsar el reconocimiento de las cualificaciones, como el Sistema Europeo de Transferencia de Créditos, el Marco Europeo de Cualificaciones y los Créditos Europeos en la Educación y Formación Profesionales. No obstante, los efectos de Comenius y Grundtvig siguieron siendo más locales.

En conjunto, los programas contribuyeron claramente a crear un espacio europeo de la educación y a integrar la cultura de la cooperación europea en las instituciones educativas.

El Programa de Aprendizaje Permanente (PAP) adoptado para 2007-2013 ha aprendido de sus predecesores, al basarse, por un lado, en sus puntos fuertes y al tratar de subsanar las deficiencias detectadas, por el otro.

Como programa marco, integra la acción centrada en distintos grupos de una manera coherente, con procedimientos simplificados de gestión y subprogramas sectoriales racionalizados, con el fin de aprovechar mejor las sinergias.

Asimismo, el PAP se ha concebido para apoyar más eficazmente las políticas de educación y formación de la UE establecidas en la estrategia de Lisboa y el programa de trabajo Educación y Formación 2010 no solo en los ámbitos sectoriales de los centros escolares (Comenius), la enseñanza superior (Erasmus), la formación profesional (Leonardo) y la educación para adultos (Grundtvig), sino también en un nuevo ámbito intersectorial. La Comisión tiene la flexibilidad necesaria para adaptar las prioridades de las convocatorias anuales de propuestas del PAP a las iniciativas políticas más recientes, como la agenda Nuevas Capacidades para Nuevos Empleos o el Año Europeo de la Creatividad y la Innovación, ambas previstas en 2009.

La Comisión seguirá mejorando el sistema común de gestión (el enlace PAP) y facilitará las herramientas necesarias para consolidar la recogida de datos y la evaluación de impacto del programa. Los progresos registrados en cuanto a la calidad de los resultados, por ejemplo en relación con la movilidad, y la aplicación de los objetivos del PAP de aquí a 2013, serán objeto de un estrecho seguimiento en colaboración con los países representados en el Comité del Programa único. Se prestará también atención a la mejora de la aplicación y la integración de los resultados del PAP a fin de apoyar la modernización de los sistemas de educación y formación de Europa.

Anexo: Resultados de los programas Sócrates, Leonardo da Vinci y eLearning – Datos clave sobre los proyectos y los participantes

N.B.

No todos los programas apoyaron los mismos tipos de acción. El hecho de que una celda quede vacía indica que este tipo de actividad no se financió en el marco del programa pertinente.

Las cifras de Sócrates y Leonardo da Vinci corresponden al periodo 2000-2006 y las de eLearning al de 2004-2006. Las cifras recogidas en el informe y en este cuadro se han actualizado de acuerdo con las estadísticas más recientes de la Comisión Europea.

Resultado | Comenius (Sócrates) | Grundtvig (Sócrates) | Erasmus

(Sócrates) | Leonardo da Vinci |Arión 1 (Sócrates)

|Lingua

(Sócrates) | Minerva

(Sócrates) | eLearning | | Movilidad | | | | | | | | | |Estudiantes / personas en formación | | |943 000 estudiantes en acciones de movilidad |174 937 estudiantes de EFP inicial

62 971 trabajadores jóvenes

73 804 estudiantes universitarios | | | | | |Personal / profesores /

formadores / especialistas en educación |56 329

(48 985 en formación para profesores y

7 366 en formación para futuros profesores) |5 500 personas dedicadas a la educación para adultos |135 208 profesores universitarios |56 079 formadores en EFP |13 500 especialistas y responsables en materia de educación en 1 300 visitas de estudios Arión | | | | |Instituciones implicadas / proyectos subvencionados | | |2 523 con la Carta Universitaria Erasmus |19 307 proyectos de movilidad (que organizan las acciones de movilidad mencionadas anteriormente)

| | |78 visitas preparatorias | | | Proyectos de asociación |74 688 ayudas para centros escolares

|Aproximadamente 20 000 ayudas concedidas | | | | | |eTwinning:

7 813 centros escolares participaron en un proyecto;

23 812 centros escolares se inscribieron para participar | | Proyectos multilaterales,

redes

y herramientas |434

(386 proyectos multilaterales y 41 redes) |455

(417 proyectos y 37 redes)

|520 proyectos de desarrollo de planes de estudios,

1 451 programas intensivos y

180 redes |2 007 proyectos piloto para el desarrollo de la innovación en la EFP, incluidas 78 redes, 74 proyectos de material de referencia y 165 proyectos lingüísticos | |144

(66 sobre aprendizaje de idiomas y 78 sobre herramientas para mejorar el acceso al aprendizaje de idiomas) |269 sobre el aprendizaje abierto y a distancia y el uso de las TIC en la educación |21 proyectos sobre campus virtuales,

25 proyectos sobre alfabetización digital y

16 proyectos sobre acciones transversales | |

1 Visitas de estudios para expertos y responsables en materia de educación.

[1] Decisión nº 253/2000/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, modificada en último lugar por el Reglamento (CE) nº 885/2004; en su artículo 14, apartado 4, se establece el requisito relativo a un informe de evaluación ex post.

[2] Decisión 1999/382/CE, modificada en último lugar por el Reglamento (CE) nº 885/2004; en su artículo 13, apartado 5, se requiere la presentación de un informe final sobre la aplicación del programa.

[3] Decisión nº 2318/2003/CE; en su artículo 12, apartado 2, se establece el requisito relativo a un informe de evaluación ex post.

[4] Véase, por ejemplo, el informe del Consejo «Educación» sobre Los futuros objetivos precisos de los sistemas de educación y formación :http://ec.europa.eu/education/policies/2010/doc/rep_fut_obj_es.pdf.

[5] Decisión nº 1720/2006/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 15 de noviembre de 2006, por la que se establece un programa de acción en el ámbito del aprendizaje permanente.

[6] Documentos disponibles en: http://ec.europa.eu/dgs/education_culture/evalreports/index_en.htm#postsoc2.

[7] Véase el anexo para obtener una visión de conjunto de los resultados de los tres programas. Las cifras recogidas en el presente informe y en el cuadro se han actualizado de acuerdo con las estadísticas más recientes de la Comisión Europea.

[8] Las cifras que figuran en la sección 3 se basan en las respuestas a encuestas efectuadas durante la evaluación externa.

[9] Efectos de las cooperaciones escolares Comenius sobre las escuelas participantes, publicado en: http://ec.europa.eu/education/doc/reports/index_en.html.

[10] Información basada también en el estudio «Impacto del programa ERASMUS en la enseñanza superior europea: calidad, apertura e internacionalización», realizado por un consorcio dirigido por Cheps en asociación con INCHER-Kasel y Ecotec (2008).

[11] La mejora de las perspectivas de empleo fue también una de las conclusiones del «Estudio sobre el valor profesional de la movilidad Erasmus», elaborado por el International Centre for Higher Education Research (INCHER-Kassel) y la Universidad de Kassel, Alemania (noviembre de 2006).

[12] Véase el estudio al que se hace referencia en la nota 10 a pie de página.

[13] Tal como solicitó el Consejo Europeo en su reunión de 13-14 de marzo de 2008. Para más información, véanse las Conclusiones de la Presidencia del Consejo de la Unión Europea, Bruselas 7652/08, Rev. 1, de 20 de mayo de 2008, punto 8, disponibles en: http://www.consilium.europa.eu/uedocs/cms_data/docs/pressdata/es/ec/99415.pdf

[14] Por «capital social profesional» se entiende el valor derivado de las redes y de la actividad de creación de redes por parte de los profesionales (profesores y formadores) que participan en los programas.