5.4.2006   

ES

Diario Oficial de la Unión Europea

C 82/27


DICTAMEN DEL CONSEJO

de 14 de marzo de 2006

en relación con el programa de estabilidad actualizado de los Países Bajos (2005-2008)

(2006/C 82/07)

EL CONSEJO DE LA UNIÓN EUROPEA,

Visto el Tratado constitutivo de la Comunidad Europea,

Visto el Reglamento (CE) no 1466/97 del Consejo, de 7 de julio de 1997, relativo al reforzamiento de la supervisión de las estrategias presupuestarias y a la supervisión y coordinación de las políticas económicas (1), y, en particular, su artículo 5, apartado 3,

Vista la Recomendación de la Comisión,

Previa consulta al Comité Económico y Financiero,

HA EMITIDO EL PRESENTE DICTAMEN:

(1)

El 14 de marzo de 2006, el Consejo examinó el programa de estabilidad actualizado de los Países Bajos, relativo al periodo 2005-2008.

(2)

Tras un fuerte crecimiento económico en la segunda mitad de los años noventa (tasa media anual del 3,75 %), basado, en particular, en un mercado de la vivienda en expansión y en un aumento de los precios de las acciones, el crecimiento se estancó en 2002 y 2003 y de nuevo a principios de 2005. Tras registrar un sólido superávit en 2002, el saldo de las administraciones públicas se deterioró de forma pronunciada, pasando a convertirse en un déficit en 2001 y 2002, que en 2003 rebasaba ya el 3 % del PIB. El 2 de junio de 2004, el Consejo decidió declarar la existencia de un déficit excesivo en los Países Bajos y recomendó que el mismo se corrigiera en 2005 a más tardar. Ya en 2004 se logró un sustancial saneamiento presupuestario, que redujo el déficit al 2,1 % del PIB en dicho año. El 7 junio de 2005, el Consejo decidió declarar que el déficit de los Países Bajos había sido corregido en 2004, por lo que anuló su decisión relativa al déficit excesivo.

(3)

En su dictamen de 18 de enero de 2005 sobre la anterior actualización del programa de estabilidad, relativo al periodo 2004-2007, el Consejo instó a los Países Bajos a garantizar una reducción del déficit por debajo del 3 % del PIB en 2005 a más tardar y, habida cuenta del riesgo de efectos procíclicos y de los retos planteados por el envejecimiento de la población, adoptar las medidas necesarias para alcanzar una situación presupuestaria próxima al equilibrio posteriormente.

(4)

En lo que se refiere a la ejecución del presupuesto en 2005, la actualización de diciembre de 2005 estima que el déficit de las administraciones públicas disminuyó hasta el 1,2 % del PIB, frente a un objetivo de déficit equivalente al 2,6 % del PIB establecido en la actualización de noviembre de 2004 del programa de estabilidad y a un déficit equivalente al 1,8 % del PIB indicado en las previsiones del otoño de 2005 de los servicios de la Comisión. La mayor parte de la mejora puede atribuirse a unos ingresos superiores a los previstos, derivados principalmente de unos precios del gas más altos y de un aumento de los ingresos procedentes del impuesto de sociedades, del IVA y del impuesto sobre los dividendos. Según las estimaciones más recientes del Gobierno presentadas al Parlamento, el déficit de 2005 incluso podría haber sido próximo al 0,75 % del PIB, cifra sustancialmente inferior a la prevista en la actualización del programa.

(5)

La actualización de diciembre de 2005 del programa de estabilidad de los Países Bajos, referente al período 2005-2008, fue presentada al Consejo y a la Comisión el 22 de diciembre de 2005, esto es, tres semanas después de haber finalizado el plazo del 1 de diciembre estipulado en el código de conducta. Según las autoridades neerlandesas, este retraso se debió a su deseo de incorporar nuevas previsiones económicas y posibles políticas adicionales. El programa sigue en líneas generales el modelo de estructura para los programas de estabilidad y de convergencia especificado en el nuevo código de conducta (2).

(6)

Según el programa, el crecimiento del PIB real aumentaría de una estimación del 0,75 % en 2005 al 2,5 % en 2006 y 2007, antes de disminuir al 2,25 % en 2008. Este repunte del crecimiento estaría impulsado por una recuperación de la demanda interna y de las exportaciones. Estas previsiones de crecimiento económico y la implícita reducción gradual de la brecha de producción negativa son verosímiles, especialmente teniendo en cuenta los positivos datos económicos recientes. Se espera que la inflación se estabilice en el 1,5 % en 2006, y posteriormente disminuya hasta situarse ligeramente por encima del 1 % en 2007, lo cual parece una previsión baja, particularmente si se compara con las previsiones del otoño de 2005 de los servicios de la Comisión.

(7)

El principal objetivo estratégico de las autoridades es lograr una hacienda pública sólida que sirva de base a un crecimiento económico sostenible y absorba los costes del envejecimiento de la población. Tras el saneamiento substancial alcanzado en 2004 y 2005, la actualización de 2005 del programa de estabilidad prevé que el déficit de las administraciones públicas aumente al 1,5 % en 2006 y posteriormente se estabilice en torno al 1,1 % del PIB. En comparación con el programa anterior, que preveía una continua reducción del déficit, la nueva actualización tiene en cuenta un resultado de déficit en 2005 (1,2 % del PIB) mejor que el previsto y, en el marco de un escenario macroeconómico comparable a partir de 2006, prevé una práctica estabilización a este nivel (excepto en 2006, cuando se registraría un deterioro).

(8)

Según los cálculos realizados por los servicios de la Comisión aplicando la metodología común a los datos del programa, el saldo estructural, tras haber mejorado de forma acusada (de un déficit del 2,25 % del PIB en 2003, cuando se produjo el déficit excesivo, a una situación de equilibrio en 2005, lo que refleja un fuerte esfuerzo de ajuste de conformidad con el Pacto de Estabilidad y Crecimiento), se deterioraría hasta un déficit de cerca del 0,75 % en 2006 en el marco de una brecha de producción decreciente, aunque aún negativa. La mitad de esta variación del saldo estructural refleja el hecho de que las empresas pagaron en 2005 unos anticipos tributarios superiores a los esperados con el propósito de aprovechar los tipos de interés pagados por el Gobierno, superiores a los del mercado, lo que debería repercutirse en las sumas recaudadas en 2006. Posteriormente, el déficit se estabilizaría en un déficit ligeramente superior a medio punto porcentual del PIB. El programa establece el objetivo a medio plazo para la situación presupuestaria en un saldo presupuestario estructural (esto es, saldo ajustado en función del ciclo excluyendo las medidas excepcionales y otras medidas de carácter temporal) comprendido entre el -0,5 % y el -1 % del PIB. Este objetivo a medio plazo es apropiado ya que se sitúa dentro del intervalo indicado para los Estados miembros de la zona del euro y del MTC II en el Pacto de Estabilidad y Crecimiento y en el código de conducta y refleja adecuadamente el ratio de deuda y el crecimiento potencial medio a largo plazo. A pesar del deterioro presupuestario esperado para 2006, se prevé que el déficit estructural se mantendrá dentro del intervalo establecido como objetivo a medio plazo en el programa.

(9)

Los riesgos que afectan a la estrategia presupuestaria parecen globalmente equilibrados y los resultados presupuestarios podrían ser algo mejores que los previstos más allá de 2006. Por una parte, los indicadores actuales apuntan a una fuerte recuperación de la actividad económica, actualmente se espera que en 2005 el déficit sea sustancialmente inferior, y más allá de 2006 podrían obtenerse resultados superiores a las previsiones presupuestarias si el precio del petróleo fuese superior al previsto en el programa, dado que el presupuesto se beneficiaría de un aumento de los ingresos procedentes de las ventas de gas, mientras que la previsión de crecimiento ya es compatible con un precio del petróleo más elevado. Por otra parte, algunos de los resultados mejores que los previstos en 2005 pueden también tener efectos negativos sobre los años siguientes. Además, aún no está claro si se realizarán plenamente los ahorros presupuestarios esperados de las reformas de los sistemas de asistencia sanitaria y de seguridad social que han entrado en vigor a principios de 2006, ya que los efectos de las reformas sobre los comportamientos todavía no pueden evaluarse con precisión.

(10)

Teniendo en cuenta la anterior evaluación de riesgos, la estrategia presupuestaria presentada en el programa parece suficiente para garantizar el mantenimiento del objetivo a medio plazo del programa durante todo el periodo que abarca éste. La previsión de equilibrio presupuestario en términos estructurales cada año cumple el objetivo a medio plazo del programa y es mejor que el valor de referencia mínimo consistente en un déficit estructural de aproximadamente el 1 % del PIB, que garantiza un margen de seguridad suficiente para impedir que se rebase el máximo del 3 % del PIB en caso de evolución cíclica adversa. No obstante, a pesar de la fuerte recuperación económica, se contempla un deterioro del saldo estructural en 2006 equivalente al 0,75 % del PIB, aunque esto se debería en parte a factores excepcionales. Si se confirma la información reciente sobre unos resultados positivos en 2005, el deterioro presupuestario implicado por el objetivo para 2006 podría ser incluso mayor, a menos que las autoridades tomen medidas para evitarlo.

(11)

Según el programa, la deuda pública se estabilizaría prácticamente en 2006 en el 54,5 % del PIB y posteriormente disminuiría gradualmente hasta alrededor del 53 % en 2008. Estas previsiones son muy similares a las efectuadas por los servicios de la Comisión. Los riesgos para las previsiones de deuda se derivarían principalmente de los riesgos que afectan a las previsiones de déficit, que, como se ha indicado anteriormente, parecen globalmente equilibrados.

(12)

En lo que se refiere a la sostenibilidad de la hacienda pública, los Países Bajos parecen afrontar un nivel medio de riesgo derivado de los costes presupuestarios previstos del envejecimiento de la población. El nivel actual de deuda es inferior al criterio del 60 % del PIB establecido en el Tratado y la reciente mejora de la situación presupuestaria de los Países Bajos ha contribuido a mitigar los riesgos para la sostenibilidad a largo plazo. La aplicación de reformas recientes del régimen del seguro de invalidez también contribuirá a frenar el gasto público a largo plazo. Sin embargo, aunque se tome plenamente en cuenta, el aumento previsto de los ingresos, que se debería principalmente a la imposición diferida de las pensiones, ello no basta para compensar el aumento del gasto público a largo plazo. Por consiguiente, podría ser necesario un mayor saneamiento presupuestario con objeto de contrarrestar totalmente los efectos del envejecimiento de la población.

(13)

Las medidas previstas en el área de la hacienda pública son globalmente conformes a las orientaciones generales de política económica incluidas en las Directrices integradas para el periodo 2005-2008. En particular, se ajustan a la directriz integrada tendente a garantizar la estabilidad económica manteniendo el objetivo presupuestario a medio plazo a lo largo de todo el ciclo económico. El programa también cumple con la directriz integrada relativa al mantenimiento de la sostenibilidad económica habida cuenta de los costes previstos del envejecimiento de la población.

(14)

El Programa nacional de reforma de los Países Bajos, presentado el 14 de octubre de 2005 en el marco de la nueva estrategia de Lisboa para el crecimiento y el empleo, establece los siguientes retos: mejorar la oferta de trabajo; lograr un incremento más rápido de la productividad del trabajo, reforzando para ello la I+D y la innovación; y mejorar la competitividad de precios mediante el control de los costes laborales. De estos retos, se espera que el reforzamiento de la I+D y la innovación tengan efectos significativos para la hacienda pública. Sin embargo, habida cuenta de la escasa información facilitada, especialmente en relación con el calendario de las reformas estructurales en estos ámbitos, es difícil determinar si las medidas presentadas en el Programa nacional de reforma se reflejan plenamente en las previsiones presupuestarias del programa de estabilidad. Las medidas fiscales previstas en el programa de estabilidad parecen ajustarse globalmente a las previstas en el Programa nacional de reforma.

A la luz de la presente evaluación, el Consejo acoge favorablemente la acción del Gobierno neerlandés que, tras haber puesto fin rápidamente a la situación de déficit excesivo, se ha esforzado en 2005 por reducir aún más el déficit por debajo del valor de referencia del 3 % del PIB en 2005 y se propone respetar el objetivo a medio plazo a lo largo del período del programa. Asimismo, habida cuenta, en particular, de unos resultados en 2005 mejores que los previstos, el Consejo insta a los Países Bajos a garantizar el mantenimiento de la sólida situación presupuestaria en 2006 y en años posteriores.

Comparación de las principales previsiones macroeconómicas y presupuestarias

 

2004

2005

2006

2007

2008

PIB real

(% variación)

PE Dic 2005 (3)

1,7

0,75

2,5

2,5

2,25

COM Nov 2005

1,7

0,5

2,0

2,4

PE Nov 2004

1,25

1,5

2,5

2,5

Inflación IPCA

(%)

PE Dic 2005

1,4

1,5

1,5

1,1

COM Nov 2005

1,4

1,7

2,0

1,9

PE Nov 2004

1,25

1,25

1,5

1,5

Brecha de producción

(% del PIB potencial)

PE Dic 2005 (4)

– 1,5

– 2,3

– 1,5

– 1,1

– 0,9

COM Nov 2005 (6)

– 1,3

– 2,2

– 1,9

– 1,4

PE Nov 2004

– 2,1

– 2,2

– 1,5

– 0,9

Saldo de las administraciones públicas

(% del PIB))

PE Dic 2005

– 2,1

– 1,2

– 1,5

– 1,2

– 1,1

COM Nov 2005

– 2,1

– 1,8

– 1,9

– 1,5

PE Nov 2004

– 3,0

– 2,6

– 2,1

– 1,9

Saldo primario

(% del PIB)

PE Dic 2005

0,6

1,4

1,1

1,4

1,5

COM Nov 2005

0,5

0,7

0,6

1,0

PE Nov 2004

– 0,1

0,3

0,7

0,8

Saldo presupuestario ajustado en función del ciclo = Saldo estructural (5)

(% del PIB)

PE Dic 2005 (4)

– 1,3

0,0

– 0,7

– 0,6

– 0,6

COM Nov 2005

– 1,4

– 0,6

– 0,8

– 0,7

PE Nov 2004

– 1,6

– 1,2

– 1,2

– 1,3

Deuda pública bruta

(% del PIB)

PE Dic 2005

53,1

54,4

54,5

53,9

53,1

COM Nov 2005

53,1

54,0

54,2

53,8

PE Nov 2004

56,3

58,1

58,6

58,3

Programa de estabilidad (PE); previsiones económicas de los servicios de la Comisión (COM) del otoño de 2005; cálculos de los servicios de la Comisión.


(1)  DO L 209 de 2.8.1997, p. 1. Reglamento modificado por el Reglamento (CE) no 1055/2005 (DO L 174 de 7.7.2005, p. 1). Los documentos a que se hace referencia en este texto pueden consultarse en la siguiente dirección electrónica:

http://europa.eu.int/comm/economy_finance/about/activities/sgp/main_en.htm

(2)  Algunos capítulos faltan (marco global de actuación) o están incompletos (calidad de las finanzas públicas, reformas estructurales). Los datos obligatorios relativos a las hipótesis básicas no figuran en el programa, pero han sido proporcionados posteriormente por las autoridades neerlandesas. Asimismo, falta una parte importante de datos opcionales estipulados en el nuevo código de conducta.

(3)  Para cálculos adicionales se han utilizado los valores exactos correspondientes.

(4)  Cálculos de los servicios de la Comisión basados en los datos del programa.

(5)  Dado que en el programa no aparecen medidas puntuales ni otras medidas de carácter temporal, el saldo ajustado en función del ciclo y el saldo estructural son idénticos.

(6)  Sobre la base de un potencial de crecimiento estimado del 1,5%, el 1,6%, el 1,7% y el 1,8%, respectivamente, en 2004, 2005, 2006 y 2007.

Fuente:

Programa de estabilidad (PE); previsiones económicas de los servicios de la Comisión (COM) del otoño de 2005; cálculos de los servicios de la Comisión.