EUR-Lex Access to European Union law

Back to EUR-Lex homepage

This document is an excerpt from the EUR-Lex website

Document 52022XE2974

Resolución del Comité Económico y Social Europeo sobre «De la ayuda a Ucrania a la reconstrucción del país: propuestas de la sociedad civil europea»

EESC 2022/02974

OJ C 365, 23.9.2022, p. 1–6 (BG, ES, CS, DA, DE, ET, EL, EN, FR, GA, HR, IT, LV, LT, HU, MT, NL, PL, PT, RO, SK, SL, FI, SV)

23.9.2022   

ES

Diario Oficial de la Unión Europea

C 365/1


Resolución del Comité Económico y Social Europeo sobre «De la ayuda a Ucrania a la reconstrucción del país: propuestas de la sociedad civil europea»

(2022/C 365/01)

Base jurídica

Artículo 52, apartado 4, del Reglamento interno

Aprobación en el pleno

16.6.2022

Pleno n.o

570

Resultado de la votación

(a favor/en contra/abstenciones)

206/2/2

Mensajes principales

1.

Estatuto de país candidato a la adhesión a la UE para Ucrania. El CESE pide al Consejo Europeo que conceda a Ucrania el estatuto de país candidato a la adhesión a la UE en su reunión de los días 23 y 24 junio de 2022. Se debe otorgar a Ucrania el estatuto de país candidato sin que ello vaya en detrimento del proceso de adhesión de los Balcanes Occidentales actualmente en curso. El CESE está a favor de establecer un sistema de etapas graduales de integración basadas en el cumplimiento del acervo de la UE.

2.

La sociedad civil europea se solidariza con Ucrania y con el pueblo ucraniano. La sociedad civil ha reaccionado con prontitud y eficacia desencadenando una singular movilización ciudadana de base. Es necesario ampliar la ayuda humanitaria, y los correspondientes fondos deben desembolsarse de modo que apoyen directamente a las organizaciones de la sociedad civil. Las ONG especializadas y las organizaciones de la sociedad civil deben tener una participación real en la programación y el seguimiento de la ayuda humanitaria nacional y de la UE.

3.

Dar una perspectiva a los refugiados. El Comité pide que se concedan a los refugiados los mismos derechos que a los ciudadanos de la UE en materia de asistencia sanitaria y acceso al mercado laboral (reconocimiento de cualificaciones, acceso a los servicios de las agencias de empleo, cursos de idiomas, sistemas sanitarios y educativos), dos elementos fundamentales para evitar una escalada de la pobreza entre las personas refugiadas. Los interlocutores sociales pueden, a través de la negociación colectiva y de medidas ad hoc, ayudar a integrar a los trabajadores y evitar que estos sean objeto de explotación y dumping social. El Comité hace especial hincapié en el papel de las organizaciones de la sociedad civil en la protección y reintegración de colectivos vulnerables a menudo olvidados: menores no acompañados, niños separados de sus familias o procedentes de centros de acogida, personas con discapacidad, minorías romaníes y víctimas de violencia sexual.

4.

Reconstrucción. Se necesita ayuda financiera europea e internacional inmediata para evitar la destrucción total de la economía ucraniana. Debe proporcionarse ayuda financiera para apoyar a las pymes, a los agricultores ucranianos de cara a la próxima cosecha y a la sociedad civil ucraniana, incluidas las organizaciones patronales y los sindicatos, con vistas a mantenerlos plenamente operativos en tiempos de guerra. Los esfuerzos de reconstrucción deben estar impulsados por la innovación. Las organizaciones de la sociedad civil deben participar de cerca para garantizar el éxito en las reformas en materia de Estado de Derecho, la lucha contra la corrupción y las transiciones ecológica y digital.

5.

Repercusiones económicas. La guerra no debe socavar la aplicación de las políticas de transición ecológica en la UE. El Comité pide a los Estados miembros y a las instituciones de la UE que adopten las medidas necesarias para frenar una especulación excesiva en los productos básicos, aumentar la transparencia del mercado y eliminar temporalmente todos los obstáculos a las importaciones de productos agrícolas con el fin de aliviar la crisis de los precios de los alimentos. Advierte de que ni el fondo de NextGenerationEU, con su componente del Fondo de Recuperación y Resiliencia, ni la flexibilidad del actual marco financiero plurianual (MFP) 2021-2027 son suficientes para cubrir plenamente las necesidades financieras generadas por la guerra en Ucrania.

6.

El papel de la sociedad civil. La larga historia de vinculación del CESE con las organizaciones de la sociedad civil ucranianas desempeña un papel importante a la hora de mantener abiertos los canales y permitir la participación en el proceso de integración en la UE. El Comité pide a los Estados miembros que intensifiquen de manera significativa el desarrollo de capacidades y el apoyo organizativo y financiero a las organizaciones de la sociedad civil ucranianas. Alienta las asociaciones entre organizaciones juveniles de la UE y Ucrania y propone un acto centrado en el activismo juvenil y su papel en la futura reconstrucción de Ucrania. En lo que atañe al propio CESE, se compromete a reforzar la cooperación y los intercambios con las organizaciones de la sociedad civil ucranianas y a seguir abogando por mantener la solidaridad y la generosidad de la UE hacia Ucrania. Con ese fin, el CESE celebrará el 19 de julio en Cracovia un acto con la sociedad civil ucraniana y de la UE.

Al mismo tiempo, el CESE subraya que no se debe abandonar a las organizaciones de la sociedad civil independientes que aún quedan en Rusia.

EL COMITÉ ECONÓMICO Y SOCIAL EUROPEO (CESE),

1.

se solidariza con el pueblo ucraniano, reitera su firme condena de la agresión injustificada y no provocada contra Ucrania iniciada por la Federación de Rusia bajo el liderazgo de su presidente, Vladímir Putin, y hace referencia a su anterior Resolución sobre la guerra en Ucrania y su impacto económico, social y medioambiental (1), aprobada el 24 de marzo de 2022;

2.

hace hincapié en que esta trágica guerra en suelo europeo, que se prolonga desde hace ya casi cuatro meses, ha causado un número muy elevado de muertes, también de civiles, y ha provocado una destrucción y un sufrimiento enormes; ha aumentado los niveles de pobreza en el mundo y ha dado lugar a daños sociales, económicos y medioambientales incalculables y a una oleada sin precedentes de personas refugiadas y desplazadas. Pide que se respete el Derecho internacional humanitario y que se documenten, investiguen y enjuicien adecuadamente los crímenes de guerra cometidos por los invasores en ciudades y pueblos ucranianos;

3.

hace un llamamiento a un alto el fuego inmediato de todas las partes, reitera la primacía última de la diplomacia y subraya que la búsqueda de un enfoque basado en el mantenimiento de la paz y en la negociación debe ser una prioridad en todos los niveles del debate político, al tiempo que exige la retirada completa de las tropas rusas de Ucrania; insta a la UE a que mantenga la asistencia a Ucrania y a su población que viene proporcionando desde el primer día de la guerra; pide que se lleve a cabo un seguimiento detallado de las repercusiones económicas, sociales y medioambientales de las sanciones impuestas tras la agresión militar rusa;

4.

señala que la guerra en la frontera oriental de la UE va en contra de la historia, la filosofía y la identidad de la UE; subraya que las consecuencias de la guerra suponen una amenaza para la libertad y los derechos de los ciudadanos y demás habitantes de la UE, así como para el modelo europeo de economía social de mercado; destaca que la paz y la prosperidad son pilares fundacionales de la Unión Europea y que las organizaciones de la sociedad civil han desempeñado en las últimas décadas un papel crucial a la hora de promover activamente una cultura de paz en el continente europeo, contribuir a ella y preservarla;

5.

hace hincapié en que se debe suspender a la Federación de Rusia y a sus actuales representantes de los organismos y organizaciones internacionales, empezando por aquellos destinados a mantener la paz, proteger los derechos humanos y garantizar un desarrollo sostenible y un entorno seguro;

Situación humanitaria

6.

observa que desde que Rusia empezó la guerra han huido de Ucrania más de 6,8 millones de personas (2), lo que supone la crisis con un aumento más rápido del número de refugiados desde la Segunda Guerra Mundial; añade que ocho millones de personas se han visto desplazadas en el interior de Ucrania (3), por lo que aproximadamente una tercera parte de la población ucraniana se ha visto obligada a abandonar su hogar;

7.

reconoce que algunos países europeos, concretamente Polonia, Rumanía, Hungría, la República Checa, Eslovaquia y Moldavia (4), se han visto gravemente afectados por la llegada de refugiados ucranianos y que estos países, y en particular sus organizaciones de la sociedad civil, han reaccionado de manera rápida y eficiente desencadenando una movilización ciudadana espontánea desde la base como no se había visto nunca;

8.

subraya que es necesario incrementar los fondos de la UE para la ayuda humanitaria y que estos deben desembolsarse en particular a escala regional y local para prestar apoyo directo a las organizaciones de la sociedad civil que se dedican a la integración socioeconómica de los refugiados, contando con la participación de dichas organizaciones;

9.

insta a los Estados miembros, a las regiones de la UE y a las organizaciones de la sociedad civil a que aprovechen de la manera más eficaz y rápida posible las oportunidades de ayuda a los refugiados ucranianos creadas por la propuesta de Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo sobre la Acción de Cohesión para los Refugiados en Europa (CARE), presentada por la Comisión Europea el 8 de marzo de 2022, y por la revisión del Reglamento REACT-UE propuesta por la Comisión el 23 de marzo de 2022; hace hincapié en que esta ayuda debe ser distribuida principalmente por las organizaciones de la sociedad civil, en particular las ONG especializadas, y en que las organizaciones de la sociedad civil también deben participar directamente en la organización y el seguimiento de la ayuda humanitaria de la UE y nacional;

10.

recomienda reorientar los ahorros generados en el marco financiero plurianual 2014-2020 y en el instrumento REACT-UE, siempre dentro del respeto del Estado de Derecho, de manera que puedan destinarse de forma rápida y flexible al apoyo a los refugiados, y alienta a crear un fondo separado para este fin en caso de que los fondos actualmente disponibles sean insuficientes para la acogida de los refugiados y su integración en la sociedad y en el mercado laboral, en lo referido a servicios de asistencia, vivienda, alimentación, ayuda material, programas de formación y servicios públicos de empleo;

11.

destaca que, en la respuesta europea a la crisis de la COVID-19, los ciudadanos europeos tuvieron la sensación de que la Unión los protegía y les ofrecía perspectivas, en particular mediante la creación del programa SURE y el instrumento NextGenerationEU; subraya que ni el fondo de NextGenerationEU, con su componente del Fondo de Recuperación y Resiliencia, ni la flexibilidad del actual marco financiero plurianual (MFP) 2021-2027 son suficientes para cubrir plenamente las necesidades financieras generadas por la guerra en Ucrania; señala que la escala de estos instrumentos no estaba diseñada para responder a los nuevos retos derivados de la agresión e invasión rusas y mantener al mismo tiempo las inversiones en los programas y las políticas de la Unión, incluidas prioridades importantes como las transiciones ecológica y digital justas;

12.

subraya que se necesita mejorar urgentemente el inventario de las partes interesadas que participan en la asistencia humanitaria y médica, así como la coordinación entre todas ellas, para garantizar que la ayuda llegue rápida y eficazmente a todas las personas que sufren por la guerra;

13.

hace hincapié en que deben llevarse a cabo medidas y actividades de seguimiento en diversos ámbitos, como el respeto de los derechos humanos y la documentación de los crímenes de guerra, y acoge con satisfacción la creación por parte de la Unión Europea, los Estados Unidos y el Reino Unido del Grupo Consultivo sobre Crímenes Atroces;

14.

destaca que debe facilitarse a los refugiados ucranianos el acceso en pie de igualdad con los ciudadanos de la UE al sistema público de salud, así como a la asistencia esencial en materia de salud sexual y reproductiva, a los anticonceptivos de emergencia y la atención al aborto y a la atención obstétrica para las víctimas de violaciones;

15.

pide a la Comisión y a los Estados miembros que presten especial atención a la situación de los menores procedentes de Ucrania no acompañados, separados de su familia o provenientes de centros de acogida para garantizar que se satisfagan sus necesidades inmediatas, que se los identifique y siga adecuadamente y que se compartan datos entre los Estados miembros con el objetivo de reunirlos con sus familias o reintegrarlos posteriormente en la sociedad ucraniana, al tiempo que se garantiza su protección contra los abusos o la trata de personas;

16.

hace hincapié en la terrible situación de las personas con discapacidad que intentan abandonar las zonas de guerra de Ucrania o se enfrentan a retos considerables como refugiados en los países de acogida; insiste en que todas las personas refugiadas deben recibir el mismo trato, independientemente de su origen étnico, nacionalidad o discapacidad, y en que los refugiados con discapacidad deben recibir toda la asistencia necesaria para llevar una vida independiente y no ser internados a la fuerza en una institución en los países de acogida;

17.

destaca que la participación en el mercado laboral desempeña un papel fundamental en la integración y en la reducción de los niveles de pobreza; advierte de que las personas refugiadas procedentes de Ucrania corren el riesgo de convertirse en las menos protegidas, recibir los salarios más bajos, trabajar por debajo de su nivel de cualificación y ser el colectivo más vulnerable en el mercado laboral, sin protección social, libertad de asociación ni derechos laborales; destaca a ese respecto la necesidad de responder adecuadamente a los casos de desigualdad en las condiciones de trabajo y de garantizar que estos trabajadores disfruten de los mismos derechos que los ciudadanos de la UE y no sean objeto de explotación ni dumping social; pide que se diseñen estrategias a medio y largo plazo para aquellos ucranianos que deseen permanecer en sus países de acogida a fin de integrarlos plenamente en los mercados laborales de la UE;

18.

subraya el papel crucial que pueden desempeñar los interlocutores sociales —a través de la negociación colectiva y de medidas y acuerdos ad hoc— para facilitar la integración en el mercado laboral de la UE de los trabajadores procedentes de Ucrania; señala que las agencias de empleo deben apoyar a los refugiados con toda su gama de servicios, entre ellos el asesoramiento, la preparación de perfiles de solicitante, las actividades de colocación y la oferta de herramientas de apoyo, y pide a los Estados miembros que creen o apoyen servicios que pongan en contacto a las personas refugiadas con posibles empleadores;

19.

subraya que una premisa esencial para integrar los refugiados procedentes de Ucrania en el mercado laboral de los países de acogida y evitar condiciones de empleo precarias es el reconocimiento de sus cualificaciones, e insiste en que se establezcan normas y directrices eficientes para un reconocimiento de las cualificaciones rápido pero de calidad, para el acceso a cursos de idiomas y para el acceso de los jóvenes que huyen de Ucrania a la educación y la formación profesional;

20.

hace hincapié en que deben adoptarse todas las medidas necesarias para garantizar que los adultos y los niños que buscan refugio en la Unión puedan continuar su trayectoria educativa, y subraya que a nivel escolar debe prestarse especial atención no solo a la superación de las barreras lingüísticas, sino también al tratamiento de síntomas traumáticos que podrían tener consecuencias negativas a largo plazo;

21.

subraya que debe concederse a los refugiados procedentes de Ucrania el mismo acceso a los sistemas de seguridad social y a los servicios sociales del que disponen los ciudadanos de la Unión;

Reconstrucción de Ucrania y perspectiva de ingreso en la UE

22.

celebra la creación de una «plataforma para la reconstrucción de Ucrania» de carácter internacional prevista en la Comunicación de la Comisión «Ayuda a Ucrania y reconstrucción del país», así como el papel de liderazgo asumido por la UE en la movilización de la ayuda internacional a Ucrania;

23.

pide a la Unión Europea que proporcione financiación de emergencia a las pymes de Ucrania, la cual debería destinarse en primer lugar a preservarlas y después a ayudarlas a crecer. La prevención de la destrucción total de la economía ucraniana debe ser otro objetivo fundamental de los esfuerzos de la UE en Ucrania;

24.

hace hincapié en que la reconstrucción de Ucrania que tendrá lugar tras la guerra es una situación excepcional que debería conducir al desarrollo de una sociedad civil más fuerte y de una nueva economía basada en las tecnologías ecológicas y digitales más avanzadas e impulsada por la innovación;

25.

insiste, no obstante, en que el énfasis puesto en las reformas en materia de Estado de Derecho, en la lucha contra la corrupción y en las transiciones ecológica y digital no podrá dar fruto sin una verdadera participación de la sociedad civil, y pide que se impulse una participación estrecha de las organizaciones de la sociedad civil en los esfuerzos de reconstrucción —en particular, en la planificación y aplicación del mecanismo «Reconstrucción de Ucrania»— al ser las mejor situadas para expresar las necesidades de la ciudadanía ucraniana y ayudar al seguimiento de la labor de reconstrucción y de la adaptación a la legislación de la UE;

26.

destaca que el conflicto y sus consecuencias no deben socavar las políticas de transición ecológica en la Unión, sino por el contrario acelerar su puesta en práctica;

27.

insta al Consejo y al Parlamento a que consideren la posibilidad de utilizar instalaciones de almacenamiento de gas en terceros países limítrofes, lo cual aportará un valor añadido a la seguridad del suministro, especialmente en Ucrania.

28.

llama la atención sobre la crisis mundial de los precios de los alimentos, agravada por la guerra de Ucrania, y pide a los Estados miembros y a las instituciones de la UE que adopten las medidas necesarias para frenar la especulación excesiva en productos básicos y aumentar la transparencia del mercado;

29.

hace hincapié en la necesidad de adoptar medidas ya mismo para apoyar a los agricultores ucranianos de cara a la próxima cosecha; pide además la inmediata supresión temporal de todos los obstáculos administrativos y físicos al movimiento de productos agrícolas a fin de incrementar rápidamente el volumen de importaciones al mercado interno de la UE y a otras partes del mundo, como África, en sectores en los que Ucrania aún tiene capacidad de exportación; pide la reapertura inmediata de los puertos ucranianos y el desminado de la zona bajo los auspicios de las Naciones Unidas para permitir la exportación de productos agrícolas como maíz, aceite de girasol, semillas de girasol, soja y miel;

30.

pide al Consejo Europeo que conceda a Ucrania el estatuto de país candidato a la adhesión a la UE en su reunión de junio de 2022;

31.

apoya una adhesión de Ucrania a la UE basada en los méritos y conforme a las normas acordadas para el ingreso en la UE; pide que, sin que ello vaya en detrimento del actual proceso de adhesión de los Balcanes Occidentales (5), la política de cohesión y sus instrumentos financieros se adapten en los próximos años para hacer frente a los retos de la reconstrucción del país tras la guerra; pide asimismo un análisis exhaustivo del potencial económico y social que supondría la integración de Ucrania en el mercado único;

32.

considera que la UE, aun manteniendo los criterios para la adhesión, puede definir etapas graduales de cumplimiento del acervo de la UE; subraya que, ante cualquier agresión militar, la unidad de los Estados miembros de la Unión debe seguir siendo la norma en lo que respecta a la política de ampliación; alienta a estudiar otras vías para que países no pertenecientes a la UE se incorporen a la arquitectura económica, social y de seguridad europea; observa, no obstante, que tales alianzas o asociaciones no deben considerarse una alternativa a la adhesión a la UE;

Apoyo a las organizaciones de la sociedad civil

33.

hace hincapié en el papel del Comité Económico y Social Europeo a la hora de actuar como interlocutor con las organizaciones de la sociedad civil ucranianas y mantener abiertos los canales de comunicación con ellas gracias a su larga historia de contactos bilaterales entre la sociedad civil de la UE y Ucrania; subraya a este respecto los logros de mecanismos consolidados como son, en particular, la plataforma de la sociedad civil UE-Ucrania y los grupos consultivos internos de la UE y Ucrania creados en virtud del Acuerdo de Asociación UE-Ucrania; pide a la UE que apoye la participación de las organizaciones de la sociedad civil ucranianas en las redes de organizaciones de la sociedad civil de la UE;

34.

subraya la necesidad de poner en marcha un proceso de desarrollo de capacidades de las organizaciones de la sociedad civil ucranianas a fin de que puedan participar en el proceso de integración en la Unión, influir en dicho proceso y supervisarlo;

35.

destaca la necesidad de mejorar el apoyo a la sociedad civil ucraniana —en particular, a las organizaciones patronales y los sindicatos— a través de fondos específicos de la UE para mantenerla plenamente operativa en tiempos de guerra; advierte contra cualquier intento de utilizar la guerra para justificar acciones destinadas a reducir el nivel de protección de los derechos de los trabajadores y el nivel de protección social, algo que agravaría los perjuicios económicos y sociales causados por la guerra;

36.

destaca el papel desempeñado por las organizaciones de la sociedad civil europeas que trabajan en la búsqueda de soluciones de mantenimiento de la paz y en la respuesta a los diversos impactos de la crisis ucraniana desde el punto de vista social, humanitario, económico y político; subraya igualmente la importancia de proporcionar a dichas organizaciones un apoyo y una asistencia globales a través de programas financiados por la UE y diseñados específicamente para ese fin;

37.

rinde homenaje a la labor de las organizaciones de la sociedad civil de los Estados miembros de la UE por su apoyo a los refugiados ucranianos, que va más allá de la ayuda proporcionada por las correspondientes autoridades públicas, y pide a los Estados miembros que intensifiquen de forma significativa su apoyo organizativo y financiero a estas organizaciones, también con cargo a los fondos de la Unión Europea;

38.

recomienda incluir a los jóvenes que huyen de Ucrania en los programas de intercambio universitario de la UE y destaca la importancia de movilizar a la juventud europea, que apoya los valores europeos, y reforzar su capacidad; alienta las asociaciones entre los consejos de la juventud nacionales de la UE y Ucrania, así como los intercambios entre jóvenes y organizaciones juveniles de la UE y de Ucrania; esta cooperación podría incluir la organización de un acto centrado en el activismo juvenil y su papel en la futura reconstrucción de Ucrania;

39.

pide apoyo a los bancos de alimentos que desempeñan un papel crucial a la hora de superar los retos y obstáculos en la entrega de donaciones de alimentos, ya que la ayuda alimentaria se ha vuelto crucial para satisfacer las necesidades de emergencia de la población de Ucrania y los refugiados procedentes de ese país;

40.

hace hincapié en la necesidad de mantener el apoyo internacional a las organizaciones de la sociedad civil de Ucrania y otros países que luchan por la protección del medio ambiente, y reconoce que el conflicto tendrá un grave impacto medioambiental;

41.

subraya la necesidad de reforzar el apoyo a los medios de comunicación y los verificadores de datos independientes y de calidad, también en los países vecinos de la Unión, ya que son cruciales para reforzar la resiliencia frente a la propaganda y la desinformación; pide a la UE que ponga en lleve a cabo una campaña más intensa de lucha contra la propaganda, en particular en terceros países de África y Asia, con el fin de contrarrestar la guerra de desinformación;

42.

expresa su profunda preocupación por la situación de la sociedad civil independiente en Rusia y por la de los medios de comunicación y los periodistas que proporcionan fuentes alternativas de información a la ciudadanía rusa para contrarrestar la propaganda oficial; pide que la UE apoye a las organizaciones de la sociedad civil y los particulares que deseen continuar sus actividades en Rusia y que se concedan visados humanitarios a los activistas de la sociedad civil que quieran abandonar el país; señala que varias organizaciones rusas están ayudando a ucranianos desplazados que se encuentran en Rusia a llegar a la UE o a las zonas occidentales de Ucrania, y que dichas organizaciones necesitan apoyo específico para obtener visados para los refugiados ucranianos que deseen salir de Rusia;

43.

se compromete a reforzar la cooperación y los intercambios con las organizaciones de la sociedad civil ucranianas y a seguir abogando por el mantenimiento de la solidaridad y la generosidad de la UE hacia Ucrania y expresa su disposición a aportar a la UE y a las autoridades ucranianas sus conocimientos especializados en materia de consolidación del diálogo social y civil. Con ese fin, el CESE celebrará el 19 de julio en Cracovia un acto con la sociedad civil ucraniana y de la UE.

Bruselas, 16 de junio de 2022.

La Presidenta del Comité Económico y Social Europeo

Christa SCHWENG


(1)  DO C 290 de 29.7.2022, p. 1.

(2)  ACNUR, 31 de mayo.

(3)  ACNUR, 23 de mayo.

(4)  ACNUR, 31 de mayo.

(5)  La guerra en Ucrania y su impacto económico, social y medioambiental (DO C 290 de 29.7.2022, p. 1).


Top