EUR-Lex Access to European Union law

Back to EUR-Lex homepage

This document is an excerpt from the EUR-Lex website

Document 52021IE6151

Dictamen del Comité Económico y Social Europeo sobre «Hacer de los envases una industria segura, asequible y respetuosa con el medio ambiente» (Dictamen de iniciativa)

EESC 2021/06151

OJ C 323, 26.8.2022, p. 19–26 (BG, ES, CS, DA, DE, ET, EL, EN, FR, GA, HR, IT, LV, LT, HU, MT, NL, PL, PT, RO, SK, SL, FI, SV)

26.8.2022   

ES

Diario Oficial de la Unión Europea

C 323/19


Dictamen del Comité Económico y Social Europeo sobre «Hacer de los envases una industria segura, asequible y respetuosa con el medio ambiente»

(Dictamen de iniciativa)

(2022/C 323/04)

Ponente:

Matteo Carlo BORSANI

Coponente:

Dirk JARRÉ

Decisión de la Asamblea

21.10.2021

Base jurídica

Artículo 32, apartado 2, del Reglamento interno

 

Dictamen de iniciativa

Sección competente

Comisión Consultiva de las Transformaciones Industriales (CCMI)

Aprobado en sección

11.3.2022

Aprobado en el pleno

19.5.2022

Pleno n.o

569

Resultado de la votación

(a favor/en contra/abstenciones)

201/1/5

1.   Conclusiones y recomendaciones

1.1.

El envasado es una tecnología facilitadora que resulta esencial en la mayoría de las cadenas de suministro. Su repercusión va mucho más allá de su propio ecosistema y por ello es fundamental para la economía europea y su mercado único, así como para apoyar la recuperación y fomentar el crecimiento económico sostenible. El CESE recomienda que la Comisión de la UE y los gobiernos nacionales, en consulta con todas las partes interesadas de la industria del envasado, emprendan iniciativas a lo largo de todo el ciclo de vida de los productos para promover los procesos de la economía circular, fomentar el consumo sostenible y procurar que se eviten los residuos y que los recursos utilizados se mantengan en la economía de la UE durante el mayor tiempo posible.

1.2.

A la luz de los desafíos actuales de la sociedad, las organizaciones representativas de empresas y trabajadores, los gobiernos, los organismos públicos y las organizaciones no gubernamentales deben encontrar soluciones innovadoras que aumenten la sostenibilidad de la industria del envasado, considerando que los envases circulares desempeñan un papel fundamental en la protección del planeta.

1.3.

Además, la Comisión debería fomentar enérgicamente el establecimiento de un diálogo social europeo entre las federaciones sindicales y las organizaciones empresariales de la industria del envasado. Este diálogo europeo, bien articulado con el nivel nacional y empresarial, permitiría que la Comisión Europea contara con el apoyo necesario para diseñar y aplicar sus iniciativas, y que los interlocutores sociales negociaran una transición justa.

1.4.

El CESE recomienda que se implante el envasado «adaptado a su finalidad» como nueva medida para todos los envases, lo que significa que todos los envases deben desarrollarse con arreglo a los principios de «diseño ecológico»: deben ser adecuados al producto y minimizar el espacio vacío y el peso, evitando así un envasado excesivo o insuficiente y los residuos y pérdidas innecesarios que ello conlleva. Esto también optimizaría la huella de carbono del transporte de los productos envasados y permitiría así cumplir los objetivos de emisiones marcados por la Comisión Europea.

1.5.

El alcance del cambio aún no ha calado lo suficiente en las partes interesadas, por lo que el CESE exige que las instituciones de la UE asuman una mayor responsabilidad y liderazgo en la gestión de este proceso.

Esto incluye presentar los elementos normativos aún pendientes de una manera fácil de comprender y aplicar, así como llevar a cabo acciones de apoyo en todo el ecosistema, prestando especial atención a las entidades más sensibles, como las pymes y los particulares.

1.6.

El CESE alienta un enfoque holístico para evaluar el papel y el impacto global de los envases: si solo se consideran los envases, esto puede influir negativamente en el marco reglamentario y empujar a las empresas a seguir estrategias costosas, ineficaces y, en última instancia, menos sostenibles. Entre los aspectos esenciales que deben tenerse en cuenta están la seguridad y la protección de los productos envasados, en particular en el caso de los alimentos y las bebidas (1), de modo que los envases sean sostenibles y al mismo tiempo eficaces. A este respecto, la aplicación de un enfoque sostenible en el diseño de los envases no debe socavar estas funcionalidades.

1.7.

Las instituciones europeas deben promover unas normas mínimas para ayudar a las empresas europeas de envasado a abordar los objetivos de la transición ecológica justa, también aplicables a todos los envases que entran el mercado interior procedentes de terceros países. El CESE pide que los responsables políticos garanticen el cumplimiento de los criterios de sostenibilidad de los acuerdos comerciales y que las importaciones incluyan criterios de verificación del cumplimiento de los convenios de la OIT en materia de derechos humanos y laborales a lo largo de toda la cadena de valor de la industria del envasado. De este modo, se conseguiría la igualdad de condiciones en el mercado.

1.8.

El CESE insta a la Comisión a que promueva campañas de educación, información y concienciación a escala de la UE para promover la sensibilización sobre la importancia de las prácticas favorables a la sostenibilidad en todos los niveles del ciclo de vida de los envases, orientando el comportamiento colectivo hacia la producción sostenible, las opciones de compra sostenibles o las buenas prácticas en la eliminación y el reciclado de los envases.

1.9.

La legislación y las acciones futuras de la UE no deberían centrarse únicamente en los envases en sí, sino en toda la cadena: esto es, la producción, el consumo y el tratamiento de los residuos. El CESE recomienda fomentar las inversiones en innovación tecnológica apoyando la demanda y la oferta de materiales renovables y reciclables de alta calidad.

1.10.

Los envases deben contribuir a una economía circular, centrada en el diseño ecológico, las tecnologías existentes y bien establecidas de reciclaje y la prevención de la dispersión. El CESE recomienda definir estrategias eficaces de gestión de los recursos adaptadas a la naturaleza de cada uno de ellos, basadas en principios comunes de gestión, conservación y restauración.

1.11.

La recogida y el reciclado adecuados de los envases son esenciales para reducir el despilfarro de recursos. A este respecto, el CESE recomienda que la futura legislación de la UE en materia de envases promueva enérgicamente políticas y comportamientos públicos destinados a mejorar la clasificación, la recogida y la eliminación de los residuos de envases. Así, además, se apoyará la consecución de los objetivos de reciclabilidad de la UE para todo el material de envasado. El CESE también recomienda que se evalúen las iniciativas relativas a los sistemas de depósito, devolución y retorno como una posible manera de aumentar las actividades de reciclado de envases en algunos sectores concretos.

1.12.

Asimismo, recomienda aplicar criterios armonizados para las normas de reciclado y los sistemas de recogida utilizados a nivel local en los Estados miembros en relación con los envases —en particular, la modulación de las tasas de la responsabilidad ampliada del productor— y, en última instancia, para el etiquetado de los envases reciclables. Las normas de la UE sobre envases y productos envasados deben diseñarse de conformidad con los principios del mercado único; debe fomentarse su aplicación armonizada en toda la UE. Es esencial que la Comisión Europea garantice la misma aplicación formal y efectiva de los requisitos reglamentarios de sostenibilidad en todo el territorio de la UE, evitando la fragmentación y las barreras técnicas internas.

1.13.

Se necesitan medidas políticas basadas en datos para garantizar el mejor resultado medioambiental. En este sentido, el CESE recomienda que la próxima revisión de la Directiva relativa a los envases y residuos de envases (2) permita una mayor innovación mediante el establecimiento de objetivos que se ajusten al concepto de ciclo de vida, estén respaldados por datos sólidos y pruebas científicas y ofrezcan el mejor resultado medioambiental global, que también preste la debida atención a cualquier impacto en los productos contenidos en los envases.

1.14.

El enfoque normativo que deberían adoptar las instituciones nacionales y de la UE en este sector ha de implicar a todas las partes interesadas en la toma de decisiones. Es esencial que el marco reglamentario establecido sea fiable y garantice la seguridad jurídica. De no ser así, las empresas tienden a posponer las inversiones o pueden hacer inversiones que no se ajustan a las exigencias normativas. Ello supondría, sin duda, poner en peligro los objetivos generales, el despilfarro de recursos y la pérdida de puestos de trabajo en el sector.

1.15.

Habría que fomentar la investigación y la innovación en nuevas tecnologías, así como la formación de los trabajadores del sector. Además, los interlocutores sociales deben colaborar para determinar las nuevas competencias que necesita la industria y, junto con las autoridades públicas, desarrollar y promover la formación de los trabajadores en materia de producción y eliminación de envases.

1.16.

El CESE recomienda que la futura legislación también tenga en cuenta las potencialidades de la digitalización para un avance transformador en la industria del envasado.

1.17.

Dada la singular importancia que revisten los envases en todos los sectores de la economía, la Comisión Europea también debería establecer un Foro anual sobre envases y residuos de envases que reúna a las partes interesadas y los representantes de las instituciones europeas para supervisar la aplicación de la Directiva, intercambiar información sobre la evolución del sector y definir y promover buenas prácticas en relación con la normativa sobre envases sostenibles.

1.18.

Se pide a la Comisión Europea que organice un diálogo con el Comité Económico y Social Europeo sobre la aplicación de las recomendaciones formuladas en el presente Dictamen y que intercambie información sobre las posibilidades de cooperación en las correspondientes medidas de seguimiento.

2.   Contexto y marco reglamentario del ecosistema del envasado

2.1.

La industria del envasado cumple una gran variedad de objetivos en nuestra vida cotidiana: protección, promoción, información, comodidad, utilización, manipulación y reducción de residuos. El envasado, que constituye una infraestructura social y empresarial clave, ha permitido el bienestar social y el comercio, y es un elemento necesario para apoyar la recuperación y fomentar el crecimiento económico sostenible.

2.2.

La industria del envasado opera en un ecosistema cada vez más complejo formado por muchos actores, desde los productores de las materias primas utilizadas en los envases hasta los minoristas que venden el producto envasado, los trabajadores del sector, los consumidores y las empresas y autoridades públicas que gestionan el final de la vida útil de los residuos de envases.

2.3.

La industria del envasado de la UE —la segunda mayor del mundo— incluye a fabricantes y usuarios de productos de envasado de vidrio, metales férreos y aluminio, plástico, madera y papel, y da empleo a más de 6,5 millones de personas en Europa (3). Se espera que el mercado europeo de envases de consumo registre una tasa anual compuesta de crecimiento del 4 % durante el período de previsión 2021-2026. La innovación tecnológica, la sostenibilidad y el atractivo económico son algunas de las razones que explican el notable crecimiento previsto en los envases de consumo (4).

2.4.

Además de su objetivo general de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, el Pacto Verde Europeo (Comisión Europea, 2019) establece importantes objetivos políticos para seguir avanzando en la transición sostenible de la cadena de valor de los envases, que incluyen:

garantizar que todos los envases del mercado de la UE sean reutilizables o reciclables de forma económicamente viable para 2030;

definir medidas para reducir los residuos de envases;

promover un sólido mercado único de materias primas secundarias para aumentar el reciclaje.

2.5.

Estos objetivos generales se han detallado más en el Plan de Acción para la Economía Circular 2.0 (5), que prevé la revisión de la Directiva relativa a los envases y residuos de envases. Esta última entró en vigor en 1994 y constituye el núcleo del actual marco reglamentario. En la actualidad, la Comisión está revisando dicha Directiva —véanse la consulta (6) y la evaluación de impacto (7) correspondientes— con la intención general de reducir los residuos de envases y sustituir los flujos lineales de productos y materiales (es decir, producir — usar — desechar) por flujos circulares.

3.   Fomento de la economía circular

3.1.

El sector del envasado es crucial en la transición de Europa hacia una economía circular, dada su capacidad de reciclar materiales. Cada vez son más los materiales de envasado que se reciclan y los productos elaborados con materiales reciclados procedentes de otros sectores de la industria manufacturera. Al mismo tiempo, alberga el potencial de cerrar el bucle de la economía circular impidiendo la exportación de residuos cuestionables (8) y denegando el acceso a los mercados europeos a los importadores de envases que no se atengan a las buenas prácticas medioambientales. La cuestión de la competencia desleal de las empresas extracomunitarias sigue siendo una de las principales preocupaciones, especialmente para las pymes, que serían las primeras afectadas en el mercado.

3.2.

En consonancia con el Plan de Acción para la Economía Circular 2.0, todos los envases deberían reutilizarse o reciclarse de aquí a 2030. Por consiguiente, todos los materiales de envasado deberían valorarse de cara a la consecución del objetivo de una economía circular, centrándose en el diseño ecológico, en las tecnologías de reciclaje —tanto las existentes y bien establecidas como las nuevas— y en el refuerzo de las medidas para combatir la dispersión. El crecimiento de la población mundial, unido al aumento del consumo per cápita, está ejerciendo una presión cada vez mayor sobre los recursos existentes.

3.3.

Los envases basados en fibras y otros materiales naturales pueden contribuir a un crecimiento disociado del uso de recursos. Están fabricados con materiales renovables, a la vez que son duraderos, atractivos, reciclables y biodegradables. Estudios recientes han indicado que los envases de fibra pueden reciclarse más de veinticinco veces, lo que demuestra que son un componente esencial de la economía circular.

3.4.

Igualmente, el aluminio y el acero son materiales permanentes singulares que pueden contribuir de forma decisiva a apoyar una economía circular. Mediante su reciclado múltiple, los productos y envases fabricados con materiales permanentes, como los metales o el vidrio, se mantienen en el circuito de materiales y pueden convertirse en recursos para otros productos y envases.

3.5.

Se necesitan más medidas para apoyar la adopción de polímeros de origen biológico, ya que solo algunos Estados miembros se muestran dispuestos a apoyar la infraestructura necesaria para la recogida de envases compostables y el compostaje. Por lo que se refiere a los plásticos, es necesario apoyar proyectos e inversiones en tecnologías innovadoras emergentes, como el reciclado de plásticos mecánicos o químicos, garantizando al mismo tiempo que estos reduzcan el impacto medioambiental global desde la perspectiva del ciclo de vida.

3.6.

La forma en que los consumidores ven e interactúan con los envases también está cambiando. Según el «European Consumer Packaging Perceptions Study», realizado de forma independiente por Perspectus Global y encargado por Pro Carton en 2021, casi dos tercios de los encuestados afirman haber cambiado los productos que compran debido a la preocupación por el envase, y un porcentaje mayor incluso estaría dispuesto a pagar más por un envase más ecológico. Estas tendencias pueden reforzarse aún más mediante campañas de sensibilización e información.

3.7.

Existe un potencial significativo para aumentar la recogida, la clasificación y el reciclado de materiales de envasado en Europa. No obstante, los envases sostenibles pueden crear un importante daño medioambiental si no se recogen, eliminan o reciclan correctamente. Si bien es esencial llevar a la industria del envasado hacia prácticas más sostenibles, las autoridades públicas, las entidades de gestión de residuos, las organizaciones de la sociedad civil y los consumidores también deben participar directamente en el aumento de la eficiencia de la recogida, la reutilización y el reciclado de residuos. Este aspecto debe promoverse intensamente en la legislación y las políticas públicas futuras con el fin de alcanzar los objetivos de reciclado de la UE para todos los materiales de envasado, también con vistas a ayudar a reducir las emisiones de CO2 y contribuir así a la agenda de transición ecológica de la UE.

3.8.

La digitalización hará posibles muchos de los ajustes necesarios. Las tecnologías digitales ofrecen la posibilidad de avances transformadores en la industria del envasado, ya que permiten optimizar la trazabilidad, la practicidad y la detección de manipulaciones y mejorar el rendimiento operativo, lo que hace posible servir mejor a los clientes y contribuir a un diseño favorable a la circularidad a través de envases inteligentes en los que la sostenibilidad ocupe un lugar central. Además, los envases inteligentes facilitan el reciclado al permitir un acceso más fácil a la información sobre las materias primas utilizadas en estos.

4.   Observaciones generales

4.1.

La sostenibilidad debe seguir siendo una de las principales prioridades de las industrias del envasado de la UE. En consonancia con los requisitos del nuevo Plan de acción para la economía circular (9), la industria del envasado debería tomar iniciativas a lo largo de todo el ciclo de vida de los productos.

4.2.

Por lo tanto, las políticas que afectan al marco legislativo en el que opera la industria del envasado, incluidas las normas sobre residuos de envases, tienen un efecto importante en todas las industrias y actividades sociales que los utilizan. Por ejemplo, en el caso de los alimentos, los envases garantizan la seguridad y protección de los productos, conservan los alimentos comestibles durante más tiempo minimizando así el desperdicio de alimentos, y desempeñan un papel clave a la hora de impulsar y mantener el acceso a alimentos asequibles para todos.

4.3.

A la luz de los desafíos actuales de la sociedad, todas las partes interesadas deben trabajar juntas para encontrar soluciones innovadoras que aumenten la sostenibilidad de la industria del envasado, considerando que los envases circulares desempeñan un papel fundamental en la protección del planeta. Todos los agentes sociales deben establecer un diálogo claro que respete las funciones y competencias de cada uno en la consecución de los objetivos mencionados.

4.4.

Resulta fundamental que, a nivel interno, los mercados únicos de la UE garanticen la misma aplicación formal y efectiva de los requisitos reglamentarios de sostenibilidad en todo el territorio de la UE, evitando la fragmentación y las barreras técnicas internas. Las normas de la UE sobre envases y productos envasados deberían diseñarse de conformidad con los principios del mercado único y apoyar su aplicación armonizada en toda la UE. Para ello es necesario consagrar los principios básicos y los objetivos, así como definiciones claras, en el cuerpo de la legislación y sus actos de aplicación, evitando así que se produzcan medidas nacionales divergentes. Las implicaciones para el mercado único de cualquier medida nacional no deberían introducir restricciones a la libre circulación de envases y productos envasados, que serían desproporcionadas o innecesarias desde el punto de vista de la protección del medio ambiente y podrían causar distorsiones injustas del mercado de la UE.

4.5.

La contribución de los envases a la sostenibilidad económica, medioambiental y social es esencial. El planteamiento de fijarse solo en el envase también puede influir negativamente en el marco reglamentario. De hecho, los productos suelen representar recursos mucho más importantes y tienen un valor inherente mucho mayor que el envase utilizado para protegerlos. Por lo tanto, las pérdidas de productos debidas a un envase poco eficiente probablemente causen efectos adversos mucho mayores en el medio ambiente. Por ejemplo, en la industria alimentaria, el 30 % (10) de todos los alimentos producidos en el mundo se pierde o se desperdicia a lo largo de la cadena de suministro; los envases optimizados pueden ser una de las soluciones para reducir este porcentaje. Las pérdidas y el desperdicio de alimentos —ya sean en las cadenas de suministro o por parte de los consumidores— representan alrededor de una cuarta parte de las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes de los alimentos, es decir, el 6 % del total de las emisiones mundiales (11).

4.6.

El apoyo a la industria europea del envasado es importante por muchas razones. Por ejemplo, aunque existe una legislación que garantiza que los materiales de envasado cumplan las normas medioambientales europeas, las empresas envasadoras europeas también se adhieren voluntariamente a una serie de directrices —como la certificación FSC para los envases de papel, cartón o madera— destinadas a reducir las emisiones y promover las buenas prácticas medioambientales. Los competidores no europeos sí tienen que respetar la legislación europea, pero pueden decidir no adherirse a estos códigos o normas voluntarios seguidos por las empresas europeas.

El sector del envasado necesita una mano de obra altamente cualificada y un mayor atractivo para las nuevas generaciones. El sector debe esforzarse por mejorar continuamente las condiciones de trabajo, al tiempo que crea opciones de formación y se centra en motivar a especialistas digitales y altamente cualificados para que se incorporen a la industria.

4.7.

Por lo tanto, la formación de los trabajadores del sector, así como una actualización constante del proceso de diligencia debida, son fundamentales para la industria del envasado y deben promoverse.

4.8.

La doble transición que afectará a la economía de la UE en el próximo año será también una prioridad central en el sector del envasado. A este respecto, el mecanismo de «transición justa» debe tenerse en cuenta en la nueva redefinición del marco reglamentario a fin de garantizar que nadie se quede atrás.

5.   Observaciones específicas

5.1.   La optimización del diseño de los envases ayuda a prevenir y reducir los residuos de envases.

El diseño de los envases es importante para definir su comportamiento medioambiental a lo largo del ciclo de vida del producto. Los envases bien diseñados, de origen responsable y producidos de forma eficiente, que se utilizan de forma adecuada y se reciclan de forma eficaz, ofrecen múltiples beneficios, ya que minimizan los daños a los productos, prolongan su vida útil, facilitan el almacenamiento, el transporte y la distribución eficientes, ofrecen un acceso seguro y cómodo a los bienes, son atractivos y comunican información vital al consumidor. Por lo tanto, el envase no puede considerarse aislado de su producto, ya que su material, formato y diseño están inextricablemente ligados a las funcionalidades que el envase debe cumplir para cada producto específico. Sin embargo, aunque se reconoce que la funcionalidad del envase es esencial, está claro que el ahorro de recursos y la sostenibilidad de aquel deberían desarrollarse según los principios del diseño ecológico. Esto incluye:

minimizar el uso de materias primas;

maximizar el uso de materiales reciclables y reciclados (respetando los requisitos legales);

aumentar la eficacia de los procesos de producción;

optimizar la gestión logística;

aumentar la sensibilización sobre el valor y la reutilización de los envases;

mejorar la recogida, el tratamiento y el reciclaje de los envases.

Es fundamental tener en cuenta tanto la sostenibilidad como la funcionalidad de los envases.

Independientemente del tipo de envase utilizado, debería evitarse siempre el exceso de envasado, especialmente en el comercio electrónico y en los productos entregados a domicilio, en los que la ratio entre envase y producto es de 1:1. A este respecto, también debe prestarse atención a la investigación y a las soluciones innovadoras que reduzcan la carga medioambiental de los envases de los productos entregados a domicilio.

5.2.   Se necesitan medidas políticas basadas en datos para garantizar el mejor resultado medioambiental.

Los retos del cambio climático ofrecen a Europa la oportunidad de construir una base industrial sostenible y orientada al futuro. En lo que respecta a los envases, todas las próximas iniciativas políticas deberían basarse en pruebas científicas y en un conocimiento sólido de su impacto real en el medio ambiente. Es estratégicamente útil apoyar el uso de la metodología de la Evaluación del Ciclo de Vida (LCA por sus siglas en inglés) como herramienta para revisar el impacto ambiental de los productos a lo largo de todo su ciclo de vida.

5.3.   Los materiales de envasado totalmente reciclables y renovables fomentan el desarrollo de una economía circular.

La legislación y las acciones futuras de la UE deberían apoyar la demanda de materiales renovables y reciclables de alta calidad, lo que fomenta una mayor inversión en la innovación en materia de envasado. Más concretamente, la legislación y la acción de la UE no deberían centrarse únicamente en los envases en sí, sino en toda la cadena de producción: por ejemplo, cómo se obtienen y procesan los materiales, los recursos y la energía necesarios en el proceso de producción, y la facilidad con la que el material o producto puede reciclarse y se recicla en la práctica. La UE debe incrementar la disponibilidad y la calidad de los productos reciclados centrándose también en la capacidad de los materiales para conservar sus propiedades inherentes tras el reciclado y en su capacidad de sustituir las materias primas originales en futuras aplicaciones (12).

5.4.   La armonización de los sistemas locales de recogida y reciclaje es fundamental para alcanzar los objetivos de reciclaje de envases.

La UE tiene el objetivo de aumentar las tasas de reciclaje de residuos de envases, pero alcanzarlo dependerá también de cómo las autoridades locales aumenten y mejoren la recogida.

En lo que respecta al reciclaje de residuos municipales, las tasas varían mucho en la Unión Europea e incluso en países con tasas de reciclaje similares: las normas y los métodos de recogida varían considerablemente. Es necesaria una mayor armonización de las normas de reciclado y los sistemas de recogida utilizados a nivel local en los Estados miembros en relación con los envases, así como una armonización de los criterios para la modulación de las tasas de la responsabilidad ampliada del productor y, en última instancia, para el etiquetado de los envases reciclables.

También es fundamental evaluar objetivos específicos de recogida y reciclado para algunas categorías de productos, como los envases utilizados por los servicios de comidas, ya sea para consumo en el propio local o para llevar. La definición de objetivos claros de recogida y reciclado para los establecimientos minoristas, la hostelería, los servicios de comidas, etc., así como para los municipios, puede reducir el vertido incontrolado de los envases y aumentar así la tasa de reciclado.

5.5.   Sistemas de depósito, devolución y retorno

Los sistemas de depósito, devolución y retorno pueden incentivar el reciclado y proporcionar eficiencias en materia de recogida a las empresas, que pueden reducir enormemente los vertidos de basura, especialmente para algunos tipos de consumo, como las bebidas que se venden en botellas de plástico y vidrio.

5.6.   La mejora de la calidad de la recogida de envases impulsa la sostenibilidad de la industria del reciclado.

Para apoyar a los entes locales resulta esencial desarrollar directrices claras en materia de reciclado y una comunicación específica —en consulta con la industria del reciclado— sobre el modo en que los materiales reciclables deben separarse de manera eficiente y presentarse para la recogida de las basuras domésticas.

Bruselas, 19 de mayo de 2022.

La Presidenta del Comité Económico y Social Europeo

Christa SCHWENG


(1)  En algunas industrias, como la agroalimentaria, los envases también desempeñan un papel importante a la hora de prevenir la contaminación cruzada de alimentos y bebidas y evitar así los consiguientes riesgos para la salud.

(2)  Directiva 94/62/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 20 de diciembre de 1994, relativa a los envases y residuos de envases (DO L 365 de 31.12.1994, p. 10).

(3)  Eurostat.

(4)  linkhttps://www.mordorintelligence.com/industry-reports/europe-consumer-packaging-market.

(5)  https://environment.ec.europa.eu/strategy/circular-economy-action-plan_en.

(6)  https://ec.europa.eu/info/law/better-regulation/have-your-say/initiatives/12263-Reduccion-de-residuos-de-envases-revision-de-las-normas_es.

(7)  https://ec.europa.eu/info/law/better-regulation/have-your-say_es

(8)  Por ejemplo, algunos países europeos exportan sus residuos plásticos fuera de Europa. Esto debería evitarse impulsando el sistema de reciclado interno de la UE, lo que convertiría estos residuos en valiosas materias primas recicladas. (https://www.theguardian.com/environment/2021/jan/12/loophole-will-let-uk-continue-to-ship-plastic-waste-to-poorer-countries)

(9)  https://ec.europa.eu/environment/strategy/circular-economy-action-plan_en.

(10)  Gerber, P.J., Steinfeld, H., Henderson, B., Mottet, A., Opio, C., Dijkman, J., Tempio, G. (2013). Tackling climate change through livestock — A global assessment of emissions and mitigation opportunities. Roma: Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

(11)  Food waste is responsible for 6 % of global greenhouse gas emissions, Our World in Data (https://ourworldindata.org/food-waste-emissions).

(12)  Resolución del Parlamento Europeo, de 10 de febrero de 2021, sobre el nuevo Plan de Acción para la Economía Circular [2020/2077(INI)] (DO C 465 de 17.11.2021, p. 11), punto 39.


Top