EUR-Lex Access to European Union law

Back to EUR-Lex homepage

This document is an excerpt from the EUR-Lex website

Document 52021IE3992

Dictamen del Comité Económico y Social Europeo sobre «Turismo y transporte/Seguimiento» (Dictamen de iniciativa)

EESC 2021/03992

OJ C 275, 18.7.2022, p. 1–10 (BG, ES, CS, DA, DE, ET, EL, EN, FR, GA, HR, IT, LV, LT, HU, MT, NL, PL, PT, RO, SK, SL, FI, SV)

18.7.2022   

ES

Diario Oficial de la Unión Europea

C 275/1


Dictamen del Comité Económico y Social Europeo sobre «Turismo y transporte/Seguimiento»

(Dictamen de iniciativa)

(2022/C 275/01)

Ponente:

Panagiotis GKOFAS

Decisión del Pleno

25.3.2021

Base jurídica

Artículo 32, apartado 2, del Reglamento interno

 

Dictamen de iniciativa

Sección competente

Mercado Único, Producción y Consumo

Aprobado en sección

3.2.2022

Aprobado en el pleno

23.2.2022

Pleno n.o

567

Resultado de la votación

(a favor/en contra/abstenciones)

185/2/7

1.   Conclusiones y recomendaciones

1.1.

El Comité Económico y Social Europeo (CESE) elogia los extraordinarios esfuerzos conjuntos de las instituciones de la UE en 2021, que incluyen propuestas y medidas de política destinadas a ayudar a las empresas a recuperar y garantizar el empleo en los sectores europeos del turismo, el transporte y los viajes, que son los ecosistemas más afectados por la pandemia de COVID-19 (1). Sin embargo, el impacto de la pandemia y las consecuencias en la economía y la sociedad no se han hecho aún plenamente evidentes. Deben realizarse esfuerzos significativos para garantizar que la UE siga adoptando un enfoque coordinado en los próximos meses, con un apoyo claro a las pymes en términos de crédito y financiación, así como información sobre vacunación y medidas de seguridad para garantizar el turismo, los viajes y el transporte seguros y restablecer gradualmente los flujos turísticos [mediante la aplicación del Sistema Europeo de Indicadores Turísticos (ETIS) y seguridad para el turismo (2)].

1.2.

El turismo no volverá a los niveles anteriores a la pandemia: la interdependencia mundial y las tendencias más ecológicas y digitales en el comportamiento de los consumidores determinarán nuevos modelos de negocio. El CESE considera que las medidas a corto, medio y largo plazo necesarias a escala de la UE y de los Estados miembros son las siguientes.

1.2.1.

A corto plazo:

Garantizar que los planes de recuperación de la UE y de los Estados miembros tengan debidamente en cuenta al sector de la hostelería y la restauración (Horeca) y a las microempresas en todo el espectro del sector turístico, en especial los restaurantes, a fin de garantizar su supervivencia. La UE y los gobiernos nacionales deben respaldar plenamente las medidas urgentes de apoyo financiero, las iniciativas de financiación directa y el Marco Temporal relativo a las medidas de ayuda estatal después de 2022.

Mantener las medidas de apoyo financiero para las microempresas, en particular las del sector Horeca, ampliando la financiación nacional y de la UE durante el tiempo que sea necesario y más allá de diciembre de 2022, y sin subestimar el impacto que la actual crisis de personal tendrá en el ritmo de la recuperación.

Ampliar el programa SURE para 2022 y aplazar todas las obligaciones fiscales para con las autoridades, incluidas las generadas durante la pandemia, de las microempresas del sector Horeca.

Establecer un presupuesto específico para el turismo en el marco financiero plurianual (MFP) y mejorar los procedimientos armonizados y las condiciones de acceso a los fondos en el marco de los planes nacionales de recuperación y resiliencia: por ejemplo, mediante la digitalización y transformación de las infraestructuras de un modo más sostenible, aplicando los principios de «pensar primero a pequeña escala» y de «solo una vez», incluyendo en la práctica a microempresas con procedimientos poco burocráticos e introduciendo licitaciones transparentes para empresas turísticas y autoridades turísticas locales (3).

Aplicar requisitos previos para la integración de las microempresas de turismo y transporte en el sistema bancario y sector financiero a través de los sistemas de garantía de la UE y del BCE.

Mejorar la coordinación en toda Europa, mejorar la armonización de los protocolos de salud y seguridad (adaptados a las pymes), facilitar los viajes para el público y las empresas de la Unión en países no pertenecientes a la UE, mantener las fronteras abiertas y minimizar las restricciones para los viajeros, así como aumentar el número de estrategias y planes de coordinación entre la UE y los gobiernos nacionales, a fin de restablecer los flujos turísticos internacionales y las inversiones extranjeras directas.

Animar a todas las instituciones de la UE, a los interlocutores sociales, a las organizaciones de la sociedad civil y a las instituciones académicas y de investigación a contribuir a la celebración de un «Año del Turismo Sostenible» en 2022 y a promover una red de exposiciones y ferias de la UE sobre turismo sostenible y transporte en los mercados internacionales.

Introducir una rúbrica «turismo» en todos los proyectos RTE-T — Corredores de transporte europeos.

Introducir un sistema armonizado de tipos reducidos de IVA para todo el sector de la hostelería y el turismo, que deberá ser adaptado a las pymes y funcionar con procedimientos transparentes, herramientas y procedimientos de acceso a la financiación (ventanilla única, herramientas en línea, programas de hermanamiento con organizaciones de pymes representativas) y una línea presupuestaria específica para las microempresas en particular.

Crear la figura de un mediador/una autoridad que asuma la tarea de supervisar la aplicación de las medidas de recuperación de la UE y el acceso a la liquidez, en particular para las microempresas y las pequeñas empresas del sector del turismo y el transporte, y desempeñe otras tareas específicas (4).

Desarrollar un mecanismo de la UE para supervisar la prestación de apoyo a microempresas y pymes en el marco financiero plurianual en vigor (2021-2027).

1.2.2.

A medio plazo:

Evitar el sobreendeudamiento y la pérdida de solvencia de las empresas (5).

Autorizar la creación de un grupo de trabajo para supervisar la aplicación y el impacto de las medidas de recuperación, en particular las dirigidas a microempresas y pequeñas empresas del sector del turismo y el transporte.

Hacer un seguimiento de los planes nacionales de recuperación y resiliencia de los Estados miembros, garantizando que se incluyen reformas relacionadas con el turismo.

Crear un mecanismo de la UE para supervisar la prestación de apoyo a microempresas y pymes en el marco financiero plurianual en vigor (2021-2027).

Establecer una línea presupuestaria específica de la UE para el turismo que refleje tanto la importancia de este ecosistema como sus necesidades tras la crisis de la COVID-19.

Crear una «Alianza Europea del Turismo» sólida para poner en común iniciativas y optimizar la financiación. El CESE deberá participar de manera significativa en esta alianza.

1.2.3.

A largo plazo:

Desarrollar un plan estratégico turístico a largo plazo de la UE: acelerar la transición hacia un modelo de negocio turístico resiliente y más sostenible, por ejemplo, inclusión de las pymes en asociaciones públicas y privadas.

Dar prioridad a la formación profesional y educativa de las pymes a escala nacional y regional, al tiempo que se mejoran los programas de movilidad para aprendices en los sectores del turismo y el transporte, poniendo el foco en las capacidades digitales y en las capacidades verdes (6), en particular en nuevos destinos y zonas remotas.

Formular políticas de turismo y transporte de «próxima generación» en la UE que puedan garantizar la previsibilidad y generar confianza para una recuperación sostenible.

Desarrollar nuevas formas de financiación para las microempresas, en particular para las del sector Horeca y las empresas lideradas por mujeres, abordar los retos contemporáneos (7) y recuperarse del impacto de la pandemia de COVID-19, así como estudiar la mejor manera de apoyar a estas empresas, como proponen S.M. la reina Máxima de los Países Bajos y la Alianza Global para la Inclusión Financiera (GPFI) (8).

1.3.

El CESE considera que la mayoría de las recomendaciones recogidas en su Dictamen de 18 de septiembre de 2020«El turismo y el transporte en 2020 y en adelante» (9) siguen siendo coherentes y pertinentes, y que no han sido tenidas en cuenta de manera suficiente por la Comisión Europea en sus planes y consultas.

1.4.

El CESE pregunta a las instituciones de la UE, los Estados miembros y las regiones, a los interlocutores sociales y a las organizaciones de la sociedad civil en un sentido amplio si se comprometen a reanudar las inversiones a largo plazo adoptando un enfoque global para promover la construcción de un marco de economía azul y una agenda turística conjunta para 2030/2050, determinar vías de financiación adecuadas y ampliar el crédito, ya que las pymes turísticas no dispondrán de flujo de tesorería después de la pandemia. En estas condiciones, es imposible que las pymes inviertan en economía azul hasta que se hayan recuperado y puedan pagar sus obligaciones.

1.5.

Es fundamental que se introduzcan nuevas políticas, que se asignen recursos financieros suficientes para salvar el sector, y que se desarrolle una política turística europea sostenible, inteligente y responsable a largo plazo. Por otra parte, el CESE subraya la importancia de disponer de una línea presupuestaria concreta de la UE para el turismo y garantizar una gobernanza adecuada para adoptar acciones políticas estratégicas, incluida la creación de una Agencia Europea del Turismo que lleve a cabo las siguientes actividades:

crear un espacio europeo común de datos que permita disponer de más datos para su uso;

aplicar un programa estadístico europeo que recopile parámetros para hacer un seguimiento adecuado de las políticas en el sector del turismo y promover un intercambio de buenas prácticas y programas de formación de la UE en materia de turismo sostenible (por ejemplo, una academia de turismo sostenible de la UE para las pymes);

dar un nuevo impulso a la colaboración internacional de la UE con la Organización Mundial del Turismo de las Naciones Unidas (OMT), la OCDE y el Grupo de Trabajo sobre Turismo del G-20, con la creación de una academia de turismo de la UE dirigida específicamente a las pymes y programas de «formación de formadores», de conformidad con las normas de las organizaciones mencionadas.

1.6.

El CESE está a favor de adoptar un enfoque político más general y buscar soluciones sostenibles para proteger el futuro del turismo y del transporte, basándose en los siguientes tres requisitos y oportunidades principales:

restaurar la confianza y permitir la recuperación para facilitar una reapertura gradual de los viajes y la conectividad del transporte común dentro de la UE, así como con países no pertenecientes a la UE;

aprender de la experiencia de la pandemia y de las prácticas introducidas, adoptar un conjunto específico de indicadores (adaptados a las pymes) y armonizar los datos sobre el impacto de la pandemia en el sector del turismo y el transporte y las tendencias relacionadas con la pandemia en este sector a escala de la UE, regional e internacional;

dar prioridad a una agenda de desarrollo sostenible que proporcione orientaciones a largo plazo para el turismo del futuro en la UE y a escala internacional.

1.7.

El CESE propone que se cree un grupo permanente de expertos nacionales o de la UE de alto nivel denominado «Grupo de trabajo sobre inversión y liquidez de las microempresas y las pequeñas empresas» que incluya a los ecosistemas turísticos y de transporte, para facilitar y respaldar la aplicación de las medidas de recuperación y actuar como un mecanismo de supervisión de la UE con los datos independientes y transparentes necesarios sobre los flujos de liquidez de las microempresas y las pequeñas empresas y su acceso a los fondos.

1.8.

El CESE anima a las instituciones de la UE, los Estados miembros, las regiones y los interlocutores sociales de la UE y nacionales a que efectúen un replanteamiento profundo, apliquen programas conjuntos de calidad y herramientas políticas de reducción del riesgo de catástrofes y rescEU más eficaces, e intercambien buenas prácticas sobre participación de la sociedad civil en la gestión de crisis y en la prevención de pérdidas humanas y económicas (10).

1.9.

El CESE considera que, sin la confianza de los consumidores, el sector del turismo y de los viajes quedará rezagado respecto a la tendencia general de reactivación económica. Un factor clave para recuperar esta confianza es garantizar una sólida protección de los derechos de los consumidores en virtud de la Directiva relativa a los viajes combinados y a los servicios de viaje vinculados (PTD) (11), cuya revisión debería centrarse en eliminar las deficiencias de la legislación de la UE sobre los derechos de los viajeros, como ha puesto de manifiesto la pandemia.

1.10.

A pesar de que la legislación de la UE en materia de viajes otorga a los viajeros el derecho a una devolución monetaria, son muchos los Estados miembros que han aplicado medidas nacionales de emergencia en contradicción directa con este derecho, obligando a los consumidores a aceptar bonos o alargando los plazos legales para las devoluciones. Es esencial que se respete y se aplique la legislación de la UE. La pandemia, tras casi dos años, ha tenido un efecto financiero directo catastrófico también para las empresas turísticas, en particular para las microempresas.

1.11.

Por consiguiente, el CESE pide a la Comisión que estudie la viabilidad de presentar una propuesta para adaptar la Directiva de manera que, en situaciones de futuros casos fortuitos o de fuerza mayor como la pandemia, los Estados miembros establezcan fondos colectivos de garantía para tener mejor en cuenta los intereses de la supervivencia de las empresas turísticas, y, al mismo tiempo, garantizar plenamente que se indemnice de manera adecuada a los consumidores.

2.   Introducción y observaciones generales

2.1.

El turismo en la UE y en el resto del mundo no volverá a su nivel anterior a la pandemia. El impacto de la pandemia y sus consecuencias para las sociedades y la economía no son aún plenamente evidentes. Antes de la COVID-19, el turismo representaba directa o indirectamente casi el 10 % del PIB de la UE, generaba unos 22,6 millones de puestos de trabajo y la UE era el principal destino turístico del mundo, con 563 millones de llegadas internacionales y el 30 % de los beneficios mundiales en 2018. Con el 30 % de las llegadas internacionales en 2018, la UE era el destino turístico más popular del mundo. En 2018 había más de 600 000 establecimientos turísticos en la EU-27 y las reservas de alojamiento nocturno ascendieron a 1 326 049 994 noches.

2.2.

El Centro Común de Investigación (JRC) de la Comisión Europea estimó que las industrias turísticas son responsables de más del 6 % del empleo total de la UE. Además, el turismo contribuye mucho más al empleo en algunas regiones y, a menudo, es la única forma de empleo para trabajadores poco cualificados. Por ejemplo, en Creta (Grecia), Jadranska Hrvatska (Croacia), Valle d’Aosta (Italia) y las islas Canarias (España), el turismo representa más del 30 % del empleo regional total.

2.3.

Tras varias olas pospandémicas en 2020 y 2021, podemos observar ahora la magnitud del impacto de la COVID-19 en el empleo y sus devastadoras consecuencias sociales en los sectores del turismo y el transporte: ausencia de turismo internacional, demanda insuficiente y frágil de bienes y servicios asociada al turismo (debido a los modelos de consumo y a los cambios de comportamiento en el turismo en tiempos de la COVID-19), un número cada vez mayor de quiebras de empresas y un endeudamiento creciente (que no se limita exclusivamente a las empresas turísticas), dificultades para acceder a medidas de liquidez y respuestas ineficaces de las administraciones públicas. Las medidas de reapertura denominadas de «contracción-expansión», el mal uso de las medidas restrictivas asociadas al pasaporte COVID y la incapacidad de las autoridades independientes para garantizar derechos homogéneos a los turistas/viajeros y a las empresas, la complejidad y a menudo la falta de información fiable sobre la situación real local en materia de salud y seguridad de los turistas y los complejos procedimientos burocráticos para la intramovilidad dentro de las fronteras interiores de la UE tampoco contribuyen a restablecer la movilidad transfronteriza y estimular la recuperación económica.

2.4.

Cabe mencionar que, según el reciente informe del Servicio de Estudios del Parlamento Europeo (EPRS) (12), el impacto de la pandemia de COVID-19 en diversos destinos turísticos de la Unión Europea es «asimétrico y muy localizado».

2.5.

Como se observa en los gráficos 1 y 2 del informe del EPRS, durante la pandemia la contribución del turismo al empleo y al PIB se redujo considerablemente. En Italia, por ejemplo, la contribución del turismo al PIB se redujo a la mitad en 2020 (frente a 2019), pasando del 13,1 % al 7 %, y se perdieron 337 000 puestos de trabajo. En comparación con los Estados Unidos, varios Estados miembros de la UE (como Alemania, Italia y Francia) registraron mayores pérdidas de PIB, pero sufrieron menos en términos de empleo.

2.6.

Veintiún meses después del inicio de la pandemia en Europa, los ecosistemas mundiales de turismo y transporte siguen enfrentándose a una crisis sin precedentes (13).

2.7.

En la UE también se han observado «nuevos» patrones de desplazamiento y compras en las zonas urbanas, adaptados a las restricciones de desplazamiento impuestas por los gobiernos, como el aumento de los desplazamientos a pie, en bicicleta, en coche y las compras en línea, a expensas del desplazamiento en transporte público. En muchos países de la UE, como resultado de las restricciones derivadas de la COVID-19, las personas mayores en particular no han sido capaces de cubrir la demanda de turismo estacional y transporte.

2.8.

Los viajes en tren, crucero, barco de pasajeros y avión se han resentido, en línea con la caída del 70 % de la demanda turística internacional, lo que se ha traducido en una pérdida de ingresos y puestos de trabajo tanto en estos sectores como en los sectores que dependen de ellos (como los sectores industriales y minoristas). Si bien el impacto en el transporte de mercancías hasta ahora ha sido modesto, se espera una contracción del sector en los próximos años, especialmente si la economía entra en recesión. Por lo tanto, en los planes de recuperación de la UE y de los Estados miembros deberá tenerse debidamente en cuenta a estos sectores.

2.9.

Además de estos fenómenos, los recientes incendios en el sur de Europa y las inundaciones en el norte de Europa también ha puesto de manifiesto —más allá de la trágica pérdida de vidas humanas y las pérdidas económicas— cómo las políticas convencionales y el frágil mecanismo rescEU existente no están obteniendo los resultados esperados y han demostrado no ser aptos para modelos de desarrollo sostenible a largo plazo.

3.   Por unas políticas de turismo y transporte «de nueva generación» en la UE

3.1.

Se requiere un enfoque innovador de «nueva generación» más armonizado y basado en opciones políticas europeas y nacionales para la resiliencia a corto, medio y largo plazo y la plena recuperación del turismo y el transporte. Los principios clave comunes deberían estar en el centro de la nueva agenda política, social y económica de la UE con vistas a:

restablecer la confianza en los ecosistemas turísticos y de transporte de la UE (compuestos principalmente por microempresas y trabajadores autónomos) entre los trabajadores, los miembros del público, los turistas y viajeros y los inversores privados y públicos de la UE y del resto del mundo;

contribuir a replantear los ecosistemas actuales de la industria del turismo y el transporte de la UE para promover la resiliencia y la recuperación hacia una «triple transición» (salud, digital y ecológica);

volver a los niveles de demanda previos a la COVID-19 y promover nuevas inversiones asequibles para las pymes para el crecimiento sostenible y a largo plazo de los sectores más allá de 2021-2027.

3.2.

El reciente paquete de medidas «Objetivo 55» de la Comisión Europea permite a la UE alcanzar los objetivos de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero en el continente consagrados en la Ley Europea del Clima. Las propuestas de este paquete también afectan a los ecosistemas europeos de transporte y turismo. A menos que estas medidas se conciban teniendo en cuenta las políticas adecuadas, las propuestas no darán lugar a políticas de turismo y transporte de «próxima generación» en la UE. Por el contrario, las medidas propuestas podrían dar lugar a un aumento significativo de los costes reglamentarios para las empresas de la UE, tanto grandes como pequeñas, y perjudicar su competitividad frente a las empresas de transporte y turismo de fuera de la Unión situadas cerca de sus fronteras, poniendo así en peligro los empleos de la UE en estos sectores. En consecuencia, las regiones de la UE que dependen en gran medida del turismo se verían especialmente afectadas. Por tanto, un nuevo enfoque de «próxima generación» debería prestar atención al impacto de este paquete legislativo en los costes de los ecosistemas europeos de transporte y turismo y garantizar que su competitividad (internacional) no se vea perjudicada. Solo de este modo podrán mantenerse el empleo y la competitividad en Europa, evitar las fugas de carbono y garantizar el éxito del nuevo enfoque de «próxima generación».

4.   Un buen comienzo: una nueva toma de conciencia en la UE

4.1.

Deberá garantizarse el pleno uso de la flexibilidad del Marco Temporal relativo a las medidas de ayuda estatal hasta finales de 2022 y el importante programa de desempleo SURE debería estar operativo durante el mismo período. No obstante, las organizaciones de agentes sociales y de pymes deberían participar en mayor medida para que el paquete satisfaga las expectativas en materia de impacto y eficacia.

4.2.

Dicho esto, los programas de liquidez, financieros y de recapitalización disponibles para las pequeñas empresas y las pymes del sector Horeca aún requieren de una intervención política urgente que amplíe estas medidas y programas hasta finales de 2022-2023.

4.3.

En conjunto, los planes nacionales de recuperación y resiliencia presentados y el nuevo marco financiero plurianual (2021-2027) requieren un sistema reforzado y armonizado de metodologías comunes e intercambios de prácticas políticas (incluido el Semestre Europeo) con el fin de garantizar la necesaria recuperación económica simétrica de la UE, la competencia leal entre los agentes públicos y privados (en particular, los restaurantes y las pymes del sector Horeca) a escala nacional, regional y local, la convergencia social y la inclusión.

4.4.

Los planes nacionales de recuperación y resiliencia determinarán la forma en que se asignarán y gastarán los fondos dentro de los plazos previstos. Dependiendo del país de la UE, el turismo está cubierto por medidas específicas para el turismo que modernizan el sector o por medidas horizontales pertinentes para todos los sectores. Por estas razones, hemos desarrollado un marco a corto y medio/largo plazo con cuatro pilares políticos principales en los que basaremos nuestras conclusiones y recomendaciones finales:

4.5.   PILAR I: Liquidez, recuperación del empleo y restablecimiento de la confianza de las empresas

4.5.1.

Dado que no existe información clara y actualizada sobre el impacto previsto de la ayuda financiera asignada por el programa de recuperación de la Comisión Europea en el marco del Fondo Europeo de Inversiones (FEI) a las microempresas y a las pymes, el CESE expresa su preocupación y propone:

crear un grupo de trabajo para supervisar la aplicación de las medidas de recuperación, en particular las dirigidas a microempresas y pequeñas empresas del sector del turismo y el transporte;

hacer un seguimiento de los planes nacionales de recuperación y resiliencia de los Estados miembros para evaluar si incluyen reformas relacionadas con el turismo;

crear un mecanismo de la UE para supervisar la prestación de apoyo a microempresas y pymes en el marco financiero plurianual en vigor (2021-2027);

establecer una línea presupuestaria específica para el turismo que refleje tanto la importancia de este ecosistema como sus necesidades tras la crisis de la COVID-19;

aplicar programas de segunda oportunidad y alerta temprana para el turismo y las pequeñas empresas de transporte, así como un nuevo programa de solvencia fácil de utilizar para las pymes;

agrupar estas diversas iniciativas y propuestas en una «Alianza Europea del Turismo», que permita abordar de forma más específica los problemas, las soluciones y la financiación. El CESE contribuirá mediante su participación en los debates y trabajos de esta alianza.

4.6.   PILAR II: Redes de conocimiento de datos y preparación, salud y seguridad y mitigación de riesgos

4.6.1.

El turismo repercute en la economía, el medio natural y el entorno construido, la población local de los lugares visitados y en los propios visitantes. Las políticas encaminadas a hacer un turismo más sostenible y desarrollar su potencial para contribuir a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible se ven obstaculizadas por la falta de estadísticas sobre la sostenibilidad del turismo. Si la sostenibilidad del turismo es una prioridad, también debemos hacer de su medición una prioridad.

4.6.2.

La Organización Mundial del Turismo (OMT), en colaboración con la División de Estadística de las Naciones Unidas (UNSD), está ayudando a los principales países e instituciones a desarrollar un marco estadístico para medir la sostenibilidad del turismo. Las agencias internacionales subrayan la creciente necesidad de medir la sostenibilidad del turismo en todas sus dimensiones (económica, social y medioambiental) y la UE podría contribuir con sus experiencias nacionales y establecer normas armonizadas a este respecto.

4.7.   PILAR III: Vías de transición a medio/largo plazo

4.7.1.

La estrategia industrial de la UE debe acelerar aún más las transiciones ecológica y digital y aumentar la resiliencia de los ecosistemas industriales de la UE, de los que las microempresas y las pymes son un componente esencial, especialmente en los sectores del turismo y el transporte. La creación conjunta de «itinerarios de transición» para el turismo con las organizaciones de la sociedad civil, los interlocutores sociales, todas las autoridades públicas y los reguladores debería ir acompañada de un enfoque global, necesario para comparar hipótesis sostenibles y replantear las soluciones políticas de turismo, Horeca y transporte a nivel de la UE, nacional y regional.

4.8.

PILAR IV: Gobernanza y recursos. El papel de las organizaciones de la sociedad civil en las políticas de turismo y transporte sostenibles de «nueva generación».

4.9.

La Comisión Europea ha establecido siete iniciativas emblemáticas, para las que anima a los países de la UE a proponer inversiones y reformas. Algunas de estas medidas emblemáticas, como las que se enumeran a continuación, pueden dar lugar a inversiones turísticas:

renovar: renovar la infraestructura turística para mejorar su rendimiento energético (edificios con energía casi nula), la accesibilidad y la gestión de recursos y desarrollar modelos de negocio circulares (por ejemplo, para la gestión de alimentos y residuos) e impulsar inversiones directas sostenibles extranjeras/de la UE;

ofrecer reciclaje y perfeccionamiento profesional: impartir formación a los empresarios turísticos, en particular a las microempresas, los trabajadores y los gestores de destinos, para apoyar la transición ecológica y digital;

modernizar: apoyar la digitalización de las administraciones públicas responsables de la política turística y promover el intercambio de datos entre administraciones públicas, gestores de destinos y empresas;

recargar y repostar: inversión en movilidad limpia y mejora de la conectividad con los destinos turísticos, especialmente los puntos críticos para el turismo (por ejemplo, transporte acuático, autobuses, transporte público);

la introducción de una rúbrica específica «turismo» en los proyectos RTE-T (corredores europeos de transporte) permitirá tener en cuenta sus especificidades.

4.10.

Los Estados miembros y las instituciones de la UE necesitarán un marco de asociación sólido con los interlocutores sociales europeos, nacionales y regionales (diálogo social). Se pedirá a las organizaciones de la UE/nacionales y de la sociedad civil y a otras partes interesadas que desempeñen un papel proactivo y de valor añadido a todos los niveles (más allá de participar plenamente en el Semestre Europeo, vigilancia del mercado, etc.), con algunos objetivos comunes a largo plazo, marcos temporales comunes y una nueva convergencia económica que garantice la inclusión social. Existe una necesidad urgente de planificar y adoptar medidas a través de una reevaluación exhaustiva, una agenda política conjunta concreta y compromisos nacionales para desarrollar un modelo de negocio de turismo y transporte más sostenible, atractivo e interconectado que se adapte a la nueva demanda del mercado mundial y a los nuevos estilos de vida.

Bruselas, 23 de febrero de 2022.

La Presidenta del Comité Económico y Social Europeo

Christa SCHWENG


(1)  Comunicación de la Comisión El momento de Europa: reparar los daños y preparar el futuro para la próxima generación (COM(2020) 456 final), apoyo de la política de cohesión para 2021-2027 y un paquete de medidas de salud y seguridad como la política de vacunación, el certificado COVID digital de la UE, la norma mínima del sello sanitario del turismo de la UE y otras.

(2)  https://s3platform.jrc.ec.europa.eu/digitalisation-and-safety-for-tourism?p_l_back_url=%2Fsearch%3Fq%3Dtourism.

(3)  Las principales áreas de interés en la «transición del turismo» para las organizaciones de microempresas y otras partes interesadas en un sentido amplio son: un turismo más ecológico (turismo circular, turismo accesible para todos, movilidad neutra en carbono, conocimiento de la sostenibilidad, consumo sostenible), la digitalización (análisis de datos y gestión de experiencias en tiempo real, turismo digital ininterrumpido y experiencias virtuales, destinos potenciados por la tecnología, transformación de la cocreación de valor, empoderamiento y conocimientos digitales de los proveedores y los consumidores de servicios turísticos) y la resiliencia (capacidad adaptativa del cambiante mundo del turismo, mejora de las capacidades y salvaguarda del trabajo de alta calidad en el turismo, gobernanza de los destinos para promover el bienestar para todos, apoyo a la equidad, accesibilidad e impacto social del turismo en el cambio climático, el envejecimiento y la brecha digital).

(4)  Otras tareas específicas que podría desempeñar el mediador/la autoridad son: efectuar un seguimiento de las actividades de los Estados miembros en relación con sus planes nacionales de recuperación y resiliencia para evaluar si las reformas relacionadas con el turismo se han ejecutado de forma coherente; supervisar los programas de segunda oportunidad y alerta temprana para el turismo y las pequeñas empresas de transporte, así como un nuevo programa de solvencia fácil de utilizar para las pymes, y crear las condiciones para una línea presupuestaria específica para el turismo, que refleje tanto la importancia de este ecosistema como sus necesidades tras la crisis de la COVID-19.

(5)  Medidas: reestructurar el capital de deuda, fortalecer las capacidades de agregación y agrupación de las microempresas, promover el capital social y ofrecer incentivos fiscales a los inversores privados, y promover mecanismos de alerta temprana para las pequeñas empresas en riesgo de insolvencia.

(6)  Recomendación del Consejo, de 15 de marzo de 2018, relativa al Marco Europeo para una formación de Aprendices de Calidad y Eficaz (DO C 153 de 2.5.2018, p. 1).

(7)  S.M. la reina Máxima, en calidad de Asesora Especial del Secretario General de las Naciones Unidas sobre Inclusión Financiera para el Desarrollo (UNSGSA), pronunció un discurso en la Cumbre del G20 celebrada en Roma el 31 de octubre de 2021, www.unsgsa.org.

(8)  La Alianza Global para la Inclusión Financiera es una plataforma inclusiva de todos los países del G20.

(9)  DO C 429 de 11.12.2020, p. 219.

(10)  Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres 2015-2030 de las Naciones Unidas; red de conocimiento de las pymes y centros demostrativos de preparación, https://www.europeansmeacademy.eu/news/improving-preparednes-response-to-eu-natural-and-man-made-disasters/.

(11)  Directiva (UE) 2015/2302 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 25 de noviembre de 2015, relativa a los viajes combinados y a los servicios de viaje vinculados (DO L 326 de 11.12.2015, p. 1).

(12)  Grupo de reflexión del Parlamento Europeo: Reactivación del transporte y el turismo en la Unión después de la COVID -19, febrero de 2021.

(13)  Esto ha afectado gravemente sobre todo a las pequeñas empresas y a los trabajadores autónomos en las respectivas cadenas de valor y suministro, así como a los trabajadores y a las sociedades y sus capacidades de resiliencia.


ANEXO

Las siguientes partes del dictamen de la Sección fueron aprobadas en el curso del debate y las enmiendas rechazadas por la Asamblea, pero obtuvieron al menos una cuarta parte de los votos emitidos:

ENMIENDA 3

INT/949

Turismo y transporte/Seguimiento

Punto 2.1

Modifíquese de la manera siguiente:

Dictamen de la Sección

Enmienda

2.1

El turismo en la UE y en el resto del mundo no volverá a su nivel anterior a la pandemia. El impacto de la pandemia y sus consecuencias para las sociedades y la economía no son aún plenamente evidentes. Antes de la COVID-19, el turismo representaba directa o indirectamente casi el 10 % del PIB de la UE, generaba unos 22,6  millones de puestos de trabajo y la UE era el principal destino turístico del mundo, con 563 millones de llegadas internacionales y el 30 % de los beneficios mundiales en 2018. Con el 30 % de las llegadas internacionales en 2018, la UE era el destino turístico más popular del mundo. En 2018 había más de 600 000 establecimientos turísticos en la EU-27 y las reservas de alojamiento nocturno ascendieron a 1 326 049 994 noches.

2.1

El turismo en la UE y en el resto del mundo no volverá de forma inmediata a su nivel anterior a la pandemia. El impacto de la pandemia y sus consecuencias para las sociedades y la economía no son aún plenamente evidentes. Antes de la COVID-19, el turismo representaba directa o indirectamente casi el 10 % del PIB de la UE, generaba unos 22,6  millones de puestos de trabajo y la UE era el principal destino turístico del mundo, con 563 millones de llegadas internacionales y el 30 % de los beneficios mundiales en 2018. Con el 30 % de las llegadas internacionales en 2018, la UE era el destino turístico más popular del mundo. En 2018 había más de 600 000 establecimientos turísticos en la EU-27 y las reservas de alojamiento nocturno ascendieron a 1 326 049 994 noches.

Resultado de la votación:

A favor:

72

En contra:

84

Abstenciones:

21

ENMIENDA 1

INT/949

Turismo y transporte/Seguimiento

Punto 1.2

Modifíquese de la manera siguiente:

Dictamen de la Sección

Enmienda

El turismo no volverá a los niveles anteriores a la pandemia: la interdependencia mundial y las tendencias más ecológicas y digitales en el comportamiento de los consumidores determinarán nuevos modelos de negocio. El CESE considera que las medidas a corto, medio y largo plazo necesarias a escala de la UE y de los Estados miembros son las siguientes.

El turismo , a pesar de las perspectivas positivas, no volverá previsiblemente a los niveles anteriores a la pandemia: la interdependencia mundial y las tendencias más ecológicas y digitales en el comportamiento de los consumidores determinarán nuevos modelos de negocio. El CESE considera que las medidas a corto, medio y largo plazo necesarias a escala de la UE y de los Estados miembros son las siguientes.

Resultado de la votación:

A favor:

77

En contra:

91

Abstenciones:

20


Top