EUR-Lex Access to European Union law

Back to EUR-Lex homepage

This document is an excerpt from the EUR-Lex website

Document 22021P0908(02)

Resolución sobre las sinergias entre la educación y la economía en la Unión y los países de la Asociación Oriental 2021/C 361/02

OJ C 361, 8.9.2021, p. 10–19 (BG, ES, CS, DA, DE, ET, EL, EN, FR, HR, IT, LV, LT, HU, MT, NL, PL, PT, RO, SK, SL, FI, SV)

8.9.2021   

ES

Diario Oficial de la Unión Europea

C 361/10


RESOLUCIÓN

sobre las sinergias entre la educación y la economía en la Unión y los países de la Asociación Oriental

(2021/C 361/02)

LA ASAMBLEA PARLAMENTARIA EURONEST,

Vistos los avances de la Política de Vecindad desde 2004 y su componente de la Asociación Oriental desde 2009 y, en particular, los informes de situación de la Comisión sobre su aplicación,

Vistos los artículos 5 y 6 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, así como los artículos 145 a 149 (Título IX – Empleo) y los artículos 166 y 165 (Título XII – Educación, formación profesional, juventud y deporte),

Vistos los Acuerdos de Asociación entre la Unión y Georgia (1), entre la Unión y Moldavia (2) y entre la Unión y Ucrania (3), así como las zonas de libre comercio de alcance amplio y profundo, el Acuerdo de Asociación Global y Reforzado entre la Unión y Armenia (4), y el Acuerdo de Colaboración y Cooperación entre la Unión Europea y Azerbaiyán (5),

Visto el Acto constitutivo de la Asamblea Parlamentaria Euronest, de 3 de mayo de 2011 (modificada por última vez el 26 de junio de 2018) (6),

Visto el documento de trabajo conjunto de la Comisión y el Servicio Europeo de Acción Exterior, de 9 de junio de 2017, titulado «Asociación Oriental – 20 objetivos para 2020: Centrarse en las prioridades clave y los resultados tangibles»,

Vistas la Comunicación conjunta de la Comisión y del vicepresidente/alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, de 18 de marzo de 2020, titulada «Política de la Asociación Oriental más allá de 2020 – Reforzar la resiliencia: una Asociación Oriental eficaz para todos» y las Conclusiones del Consejo, de 11 de mayo de 2020, sobre la política de la Asociación Oriental más allá de 2020,

Visto el mensaje de la Mesa de la Asamblea Parlamentaria Euronest, de 12 de junio de 2020, con motivo de la videoconferencia de los dirigentes de la Asociación Oriental de 18 de junio de 2020,

Vista la Recomendación del Parlamento Europeo al Consejo, de 19 de junio de 2020, a la Comisión y al vicepresidente/alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad sobre la Asociación Oriental en vísperas de la cumbre de junio de 2020 (7),

Vistas las observaciones del presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, tras la videoconferencia de los dirigentes de la Asociación Oriental de 18 de junio de 2020,

Visto el Plan de acción 2018-2020 de la Conferencia de Entes Locales y Regionales de la Asociación Oriental,

Vista la resolución de la Asamblea Parlamentaria Euronest, de 9 de diciembre de 2019, titulada «Innovación en la educación y reformas educativas en los países de la Unión y de la Asociación Oriental: desafíos y oportunidades» (8),

Vista la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, adoptada en la Cumbre de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible el 25 de septiembre de 2015 y, en particular, el Objetivo de Desarrollo Sostenible 4 sobre garantizar una educación de calidad inclusiva y equitativa y promover oportunidades de aprendizaje permanente para todos,

Visto el pilar europeo de derechos sociales proclamado por el Parlamento Europeo, el Consejo y la Comisión Europea en la Cumbre social en favor del empleo justo y el crecimiento, celebrada en Gotemburgo el 17 de noviembre de 2017 y, en particular, el principio 1 sobre el derecho a una educación, formación y aprendizaje permanente inclusivos y de calidad para todas las personas, a fin de mantener y adquirir capacidades que les permitan participar plenamente en la sociedad y gestionar con éxito las transiciones en el mercado laboral,

Visto el Reglamento (UE) n.o 1288/2013 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 11 de diciembre de 2013, por el que se crea el programa «Erasmus+», el programa de la Unión de educación, formación, juventud y deporte (9),

Vista la Resolución de la Asamblea Parlamentaria Euronest, de 22 de marzo de 2016, sobre el reconocimiento mutuo de las cualificaciones profesionales y la experiencia laboral de los títulos universitarios en el marco del proceso de Bolonia (10),

Visto el documento de trabajo de los servicios de la Comisión, de 10 de junio de 2016, titulado «Analytical underpinning for a New Skills Agenda for Europe» (Análisis subyacente de una nueva Agenda de Capacidades para Europa),

Vista la Comunicación de la Comisión, de 10 de junio de 2016, titulada «Una nueva agenda de capacidades para Europa: trabajar juntos para reforzar el capital humano, la empleabilidad y la competitividad» (COM/2016/0381),

Vista la Comunicación de la Comisión, de 7 de diciembre de 2016, titulada «Mejorar y modernizar la educación» (COM/2016/0941),

Vista la Comunicación de la Comisión, de 17 de enero de 2018, sobre el Plan de Acción de Educación Digital [COM(2018)0022],

Vista la Comunicación de la Comisión, de 30 de septiembre de 2020, sobre el «Plan de Acción de Educación Digital 2021-2027: adaptar la educación y la formación a la era digital» (COM/2020/624),

Vista la propuesta de la Comisión, de 17 de enero de 2018, de Recomendación del Consejo relativa a la promoción de los valores comunes, la educación inclusiva y la dimensión europea de la enseñanza [COM(2018)0023],

Vista la propuesta de la Comisión, de 17 de enero de 2018, de Recomendación del Consejo relativa a las competencias clave para el aprendizaje permanente [COM(2018)0024],

Vista la Comunicación de la Comisión, de 22 de mayo de 2018, titulada «Construyendo una Europa más fuerte: el papel de las políticas de juventud, educación y cultura» (COM/2018/0268),

Vista la Comunicación de la Comisión, de 30 de septiembre de 2020, relativa a la consecución del Espacio Europeo de Educación de aquí a 2025 (COM/2020/625),

Vista la Recomendación del Consejo, de 26 de noviembre de 2018, relativa a la promoción del reconocimiento mutuo automático de las cualificaciones de educación superior y de educación secundaria postobligatoria, y de los resultados de los períodos de aprendizaje en el extranjero (11),

Vista la Comunicación ministerial de Roma, de 19 de noviembre de 2020, tras la reunión ministerial del Espacio Europeo de Educación Superior,

Vista la Resolución del Parlamento Europeo, de 11 de diciembre de 2018, sobre la educación en la era digital: retos, oportunidades y lecciones para el diseño de las políticas de la Unión (12),

Vista la Comunicación de la Comisión, de 3 de marzo de 2020, titulada «EUROPA 2020: una estrategia para un crecimiento inteligente, sostenible e integrador» [COM(2010)2020],

Visto el Dictamen del Comité Económico y Social Europeo, de 5 de mayo de 2020, sobre la propuesta de Decisión del Consejo relativa a las orientaciones para las políticas de empleo de los Estados miembros,

Vista la Comunicación de la Comisión, de 30 de septiembre de 2020, titulada «Plan de Acción de Educación Digital 2021-2027: adaptar la educación y la formación a la era digital» [COM(2020)0624], que se basa en el Plan de Acción de Educación Digital 2018-2020,

Visto el Convenio sobre la discriminación (empleo y ocupación) de la Organización Internacional del Trabajo, de 25 de junio de 1958,

Visto el Convenio sobre el desarrollo de los recursos humanos de la Organización Internacional del Trabajo, de 23 de junio de 1975,

Vista la propuesta de la Comisión, de 26 de febrero de 2020, de una Decisión del Consejo relativa a las orientaciones para las políticas de empleo de los Estados miembros [COM(2020)0070], el Dictamen del Comité Económico y Social Europeo, de 5 de mayo de 2020, y la Resolución legislativa del Parlamento Europeo, de 10 de julio de 2020, sobre esta propuesta (13),

Vista la Comunicación de la Comisión, de 10 de marzo de 2020, titulada «Un nuevo modelo de industria para Europa» [COM(2020)0102],

Vista la Comunicación de la Comisión, de 27 de mayo de 2020, titulada «El momento de Europa: reparar los daños y preparar el futuro para la próxima generación» [COM(2020)0456],

Vistas las Conclusiones del Consejo Europeo, de 21 de julio de 2020, y la Resolución del Parlamento, de 23 de julio de 2020, sobre las Conclusiones de la reunión extraordinaria del Consejo Europeo de los días 17 a 21 de julio de 2020 (14) y las Conclusiones del Consejo Europeo de los días 10 y 11 de diciembre de 2020,

Visto el informe de la Comisión sobre la aplicación de la ayuda macrofinanciera a terceros países en 2019 [COM(2020)296],

Visto el informe anual de 2018 del Banco Europeo de Inversiones sobre el Fondo Fiduciario de Asistencia Técnica de la Asociación Oriental,

Vista la propuesta de la Comisión, de 6 de julio de 2018, para establecer el programa Europa Digital para el período 2021-2027 [COM(2018)434],

Vista la Comunicación de la Comisión, de 11 de diciembre de 2019, que establece el Pacto Verde Europeo, haciendo especial hincapié en garantizar las asociaciones en materia de medio ambiente, energía y clima con los Estados de la Asociación Oriental [COM(2019)640],

Visto el Reglamento (UE) 2017/1601 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 26 de septiembre de 2017, por el que se establece el Fondo Europeo de Desarrollo Sostenible (FEDS), la Garantía del FEDS y el Fondo de Garantía del FEDS,

Vista la propuesta de la Comisión, de 28 de mayo de 2020, de un Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo por el que se establece un Mecanismo de Recuperación y Resiliencia y sus anexos [COM(2020)408],

Visto el Convenio de París sobre el Cambio Climático de la ONU, de 12 de diciembre de 2015,

Vista la Comunicación de la Comisión, de 19 de enero de 2021, al Parlamento Europeo, al Consejo Europeo y al Consejo titulada «Un frente común para derrotar a la COVID-19», en particular para garantizar el acceso a una parte de los 2 300 millones de dosis adquiridas por la Unión a los países de la Asociación Oriental [COM(2021)35],

Vista la Comunicación de la Comisión, de 10 de marzo de 2020, titulada «Una estrategia para las pymes en pro de una Europa sostenible y digital» [COM(2020)103],

Vista la Resolución del Parlamento Europeo, de 10 de octubre de 2019, sobre la injerencia electoral extranjera y la desinformación en los procesos democráticos nacionales y europeos,

Vista la Resolución del Parlamento Europeo, de 19 de septiembre de 2019, sobre la importancia de la memoria histórica europea para el futuro de Europa,

Vista la Comunicación de la Comisión, de 11 de marzo de 2020, sobre el nuevo Plan de acción para la economía circular [COM(2020)98],

Vistas las Conclusiones del Consejo, de 12 de mayo de 2009, sobre un marco estratégico para la cooperación europea en el ámbito de la educación y la formación («ET 2020») (2009/C119/02),

Visto el acuerdo provisional, de 15 de diciembre de 2020, entre el Parlamento Europeo y el Consejo sobre el «programa La UE por la Salud» para 2021-2027 [COM(2020)405],

A.

Considerando que la Asociación Oriental (AO), puesta en marcha en 2009 como iniciativa política conjunta, tiene por objeto profundizar y reforzar las relaciones entre la Unión, sus Estados miembros y sus seis vecinos orientales (Armenia, Azerbaiyán, Bielorrusia, Georgia, Moldavia y Ucrania);

B.

Considerando que los esfuerzos colectivos realizados en el marco del proyecto de la AO ya han aportado beneficios considerables y tangibles a la población europea, entre los que se incluyen más comercio y más movilidad, un mayor desarrollo económico, más contactos entre personas y una mejor calidad de vida;

C.

Considerando que la estrategia «Política de la Asociación Oriental más allá de 2020» presentada por la Comisión y el vicepresidente/alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad destaca la importancia para la estabilización del desarrollo sostenible el desarrollo sostenible logrado a través de inversiones en la modernización económica, con especial atención a los jóvenes y al desempleo, con vistas a impulsar la prosperidad en toda Europa;

D.

Considerando que la estrategia de la Unión para las relaciones culturales internacionales [JOIN(2016)29] se compromete a apoyar un intercambio cultural/social trepidante entre la Unión y sus socios orientales, para involucrar a los ciudadanos, los actores estatales y los operadores culturales por igual, reforzar la sociedad civil y ofrecer mayores oportunidades económicas;

E.

Considerando que el derecho a la educación está consagrado en el artículo 26 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en el artículo 14 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea y en el artículo 2 del Protocolo adicional al Convenio del Consejo de Europa para la Protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales, relativo al derecho a la educación;

F.

Considerando que los derechos humanos y las libertades fundamentales son parte integrante de todos los ámbitos clave de la cooperación de la AO, con prioridades específicas para cada país; que la protección de los derechos humanos de las minorías, incluidas las personas LGTBI, contra toda forma de intolerancia y discriminación, está directamente vinculada al acceso de la población a una educación de calidad;

G.

Considerando que el derecho a trabajar y a ejercer una profesión libremente elegida o aceptada está consagrado en el artículo 15 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea;

H.

Considerando que los Estados miembros de la Unión deben considerar sus políticas económicas y el fomento del empleo como cuestiones de interés común y deben coordinar sus acciones en consecuencia en el seno del Consejo;

I.

Considerando que la Unión trabaja con sus Estados miembros para llevar a cabo una Estrategia Europea de Empleo coordinada, fomentando la cooperación entre ellos y apoyando y evaluando sus esfuerzos, por ejemplo, mediante el Semestre Europeo, directrices en materia de empleo y el seguimiento de las políticas nacionales a través del Informe conjunto sobre el empleo, los programas nacionales de reforma y las recomendaciones específicas por país;

J.

Considerando que la Unión debe contribuir a la promoción de una educación de calidad, la formación profesional y políticas de juventud, así como el acceso de todos a la educación, alentando a sus Estados miembros y, cuando sea necesario, apoyando, coordinando y complementando sus acciones;

K.

Considerando que el pilar europeo de derechos sociales, aprobado por el Consejo, el Parlamento y la Comisión el 16 de noviembre de 2017, destaca la importancia de la educación, la formación, el aprendizaje permanente, la igualdad de oportunidades independientemente del género, el origen racial o étnico, la religión o creencia, la discapacidad, la edad o la orientación sexual y el apoyo activo a la hora de acceder al empleo y a unas condiciones laborales justas, subraya en particular que los jóvenes tienen derecho a educación continua, una formación como aprendices, un período de prácticas o una oferta de trabajo de buena calidad en los cuatro meses siguientes a quedar desempleados o finalizar los estudios, y destaca que los niños tienen derecho a una educación temprana asequible;

L.

Considerando que la Comisión ha propuesto el marco facilitador del Espacio Europeo de Educación para dar seguimiento al marco estratégico para la cooperación europea en el ámbito de la educación y la formación («ET 2020»), y para seguir siendo un foro que permita a los países participantes intercambiar las mejores prácticas, aprender unos de otros, recoger y difundir conocimientos y avanzar en las reformas en materia de política educativa a escala nacional y regional; que el nuevo marco (ET 2020) debe basarse también en un enfoque de aprendizaje permanente, abordando los resultados desde la primera infancia hasta la formación profesional y la educación universitaria de la edad adulta, y abarcando el aprendizaje en todos sus ámbitos y formas (formal, no formal e informal);

M.

Considerando que la Comisión trabaja actualmente en una propuesta de Recomendación del Consejo sobre el aprendizaje en línea y a distancia para la educación primaria y las distintas etapas de la educación secundaria, que se centra en un entendimiento común, a escala de la Unión, sobre cómo hacer que el aprendizaje a distancia, en línea y mixto sea eficaz, inclusivo y atractivo para finales de 2021;

N.

Considerando que la Recomendación del Consejo sobre los factores propicios para una educación exitosa de aquí a 2022 está en proceso de preparación;

O.

Considerando que la crisis de la COVID-19 ha desencadenado un cambio masivo en la educación y la formación en línea y en los métodos de teletrabajo, que exige soluciones innovadoras de aprendizaje a distancia e impulsa una transformación digital positiva a largo plazo, con el riesgo de que las grandes disparidades en el acceso a la tecnología pueden contribuir a las desigualdades de resultados entre estudiantes y trabajadores;

P.

Considerando que la estrategia Europa 2020 para el crecimiento, el empleo y la equidad y la inclusión sociales subraya la importancia de que los Estados miembros de la Unión aumenten sus inversiones en políticas de educación y formación a todos los niveles;

Q.

Considerando que actualmente la Comisión está trabajando en una propuesta de Recomendación del Consejo sobre la mejora de la provisión de capacidades digitales en la educación y la formación, y cooperando con el sector empresarial para identificar y actualizar las necesidades de capacidades a medida que van surgiendo;

R.

Considerando que el desajuste persistente entre las cualificaciones ofrecidas por las instituciones académicas y de formación y la demanda en rápida transformación del mercado laboral —marcada en los últimos años por el desarrollo de las tecnologías de la información y la comunicación y del sector terciario en su totalidad— sigue siendo un gran desafío para algunos Estados miembros de la Unión e, incluso en mayor medida, para los socios orientales;

S.

Considerando que el desarrollo de actividades frecuentes y sustanciales de consulta y cooperación a escala nacional, regional y local, con la participación de partes interesadas, como instituciones de educación y formación, organizaciones de la sociedad civil, empresas, interlocutores sociales y agencias de empleo, e incluso los propios jóvenes, es esencial para reducir este desajuste;

T.

Considerando, en el marco de la arquitectura multilateral de la AO revisada, que la Plataforma 4 (movilidad y contactos entre los ciudadanos) trabaja para aumentar la participación de los países de la AO en los programas de la Unión de ámbitos como la educación, la investigación y la innovación, y tiene como objetivo impulsar la cooperación entre las autoridades de educación y formación, las instituciones de educación superior y las escuelas y las instituciones de investigación, además de potenciar el conocimiento y promover el intercambio de mejores prácticas en estos ámbitos;

U.

Considerando que la Unión, sus Estados miembros y sus socios orientales deben defender los derechos de sus ciudadanos a una educación de calidad, una formación como aprendices, un período de prácticas y oportunidades justas en un mercado laboral inclusivo, para que puedan contribuir a su vez a una economía europea competitiva y sostenible;

V.

Considerando que la Agencia de Capacidades Europea es un plan de cinco años que ayudará a los ciudadanos de la Unión a desarrollar más y mejores capacidades y a aprovecharlas, lo que les permitirá encontrar empleos de calidad y, por ende, reforzará la competitividad sostenible, tal como dispone el Pacto Verde Europeo; que la agenda también garantizará la igualdad de oportunidades, pondrá en práctica el primer principio del pilar europeo de derechos sociales (acceso a la educación, la formación y el aprendizaje permanente para todos, en toda la Unión) y reforzará la resiliencia, con lo que los Estados miembros de la Unión podrán reaccionar a las crisis sobre la base de las lecciones aprendidas durante la pandemia de COVID-19;

W.

Considerando que la pandemia de COVID-19 ha hecho estragos en las familias, los trabajadores y las empresas europeos y, por ende, requiere una respuesta sin precedentes;

X.

Considerando que la Unión necesita la transformación de las capacidades en la educación y la formación profesionales a fin de garantizar que los ciudadanos puedan prosperar durante las transiciones verde y digital, y de facilitar su recuperación de las consecuencias socioeconómicas de la pandemia de COVID-19;

Y.

Considerando que es esencial que los Gobiernos de los Estados miembros de la Unión y de sus socios orientales midan el déficit de capacidades de su población activa actual para posteriormente realizar grandes inversiones orientadas a subsanarlo;

Z.

Considerando que esta recuperación debe basarse en el Pacto Verde Europeo, la Agenda Digital para Europa y el nuevo modelo de industria para Europa, a fin de que las economías de los Estados miembros puedan emerger de la crisis de la COVID-19 reforzadas y más resilientes, sostenibles y competitivas, además de liderar las transiciones paralelas hacia la neutralidad climática y el liderazgo digital;

1.

Recuerda que la Declaración conjunta de la Cumbre de la Asociación Oriental de 24 de noviembre de 2017 destacó el compromiso de los participantes a trabajar estrechamente con todos los socios en la modernización de la educación, la formación y los sistemas de investigación e innovación, además de a hacer hincapié en el apoyo y el empoderamiento de los jóvenes;

2.

Pide a la Unión, sus Estados miembros y sus socios orientales a que colaboren para lograr unas economías resilientes, sostenibles e integradas, por ejemplo, aumentando su inversión en los ciudadanos, prestando especial atención a los jóvenes, y mejorando la correspondencia entre la educación, la investigación y la innovación y las necesidades del sector empresarial;

3.

Insta a la Unión, sus Estados miembros y sus socios orientales a que intensifiquen sus esfuerzos en la consecución de cuatro objetivos comunes, en línea con las prioridades establecidas en el ET 2020, que se desarrollarán en el marco facilitador del Espacio Europeo de Educación; a que hagan realidad la formación permanente y la movilidad, mejoren la calidad y la eficacia de la educación y la formación, promuevan la equidad, los valores democráticos, la cohesión social y una ciudadanía activa y fomenten la creatividad y la innovación, incluido el emprendimiento, en todos los niveles de la educación y la formación;

4.

Insiste en que todos los ciudadanos europeos deben tener acceso a unos programas de aprendizaje permanente de calidad, atractivos, innovadores e inclusivos, debido, entre otras cosas, a que las capacidades se vuelven obsoletas cada vez más rápido, lo que mejora las oportunidades en la vida de los alumnos y sienta las bases para la ciudadanía activa, la movilidad social y una sociedad más equitativa;

5.

Subraya que unas políticas de educación y aprendizaje permanente bien calibradas desempeñan un papel fundamental para ajustar mejor las capacidades de la población activa a las necesidades de la economía, y que las personas que poseen las capacidades realmente necesarias en el mercado laboral están destinadas a tener mejores oportunidades de empleo; señala que el acceso a una educación de calidad para todos, incluida la formación profesional, es fundamental para la educación de los adultos y la adquisición de capacidades como parte de un enfoque de aprendizaje permanente; subraya que la participación de los líderes de los sectores educativo y empresarial y el desarrollo de la población activa son fundamentales para crear un marco que permita a los países ajustar más eficazmente los sistemas educativos a las necesidades del mercado laboral local;

6.

Subraya la importancia de la continuación del Instrumento Europeo de Vecindad (IEV) mediante el nuevo instrumento IVDCI, incluida la asignación de al menos 19 200 millones EUR a los proyectos de la Vecindad Oriental para el período 2021-2027;

7.

Insiste en que deben promoverse cuidadosamente reformas educativas a través de la aplicación de programas clave, como Erasmus+, Europa Creativa y Horizonte Europa, con el fin de evitar futuros desajustes entre los sistemas educativos y la demanda del mercado laboral en los Estados de la AO;

8.

Pide a la Unión, a sus Estados miembros y a sus socios orientales que refuercen los contactos interpersonales y que reconozcan la importancia de la movilidad transfronteriza en el marco del programa «Movilidad y contactos interpersonales» de la Plataforma 4 de la AO;

9.

Subraya la importancia de promover el multilateralismo, las prioridades estratégicas y la consecución de los compromisos y objetivos internacionales clave relativos al cambio climático, incluidos los Objetivos de Desarrollo Sostenible, la Agenda 2030 y el Acuerdo de París;

10.

Lamenta las expectativas de que las tecnologías digitales para la educación y la formación en general aumentarán, en términos generales, la sinergia entre la economía y la educación, y que las inversiones en tecnologías de la información y las comunicaciones por parte de las instituciones de educación y formación darán resultados fructíferos; subraya la necesidad de integrar las TIC en los procesos de enseñanza y aprendizaje y de restructurar la educación, desde la transmisión hasta la cocreación de conocimientos, lo que debe incluir una amplia gama de cambios, en particular una mayor autonomía de las escuelas y los profesores; la introducción de nuevas formas híbridas de aprendizaje, así como de reformas sustanciales en la evaluación de los estudiantes, dando siempre prioridad al aprendizaje presencial, ya que las escuelas garantizan una función tutorial que no puede replicarse en línea;

11.

Subraya la necesidad de que los países de la AO mejoren la calidad de sus sistemas educativos, especialmente mediante la formación adicional de los profesores y la modernización del sistema educativo para adaptarlo a la era digital; elogia a Georgia por liderar el camino a este respecto, a través de su plan de reforma educativa para 2018-2023 destinado a adaptar el sistema educativo de Georgia a las normas europeas, haciendo especial hincapié en las escuelas secundarias y los centros de formación profesional;

12.

Pide a la Unión, sus Estados miembros y sus socios orientales que intensifiquen sus estrategias y aumenten sus inversiones en los sistemas educativos y de formación, con el fin de proporcionar una educación accesible, inclusiva y de alto rendimiento, incluidas la educación y formación profesionales, el aprendizaje permanente y la mejora y el reciclaje de las capacidades, centrándose en particular en la prestación de un apoyo eficaz a los trabajadores y a los desempleados, aprovechando plenamente las oportunidades que ofrecen las tecnologías de la información y la comunicación y haciendo hincapié en los beneficios de la economía circular, al tiempo que se tienen en cuenta los requisitos de las capacidades digitales y verdes;

13.

Pide a la Unión, sus Estados miembros y sus socios orientales que persigan estos objetivos proporcionando mejores infraestructuras, conectividad y equipos digitales, formando a los profesores para que incorporen la tecnología y apliquen metodologías digitales, y promoviendo contenidos de aprendizaje de máxima calidad, herramientas de fácil uso y plataformas seguras que respeten la privacidad y las normas éticas y refuercen la resiliencia frente a las ciberamenazas;

14.

Observa que la educación y la movilidad educativa fomentan el desarrollo de capacidades y experiencias clave que son fundamentales para la participación activa en el mercado laboral y en la sociedad en general, y destaca la importancia del reconocimiento mutuo de los títulos para potenciar esta movilidad; subraya a este respecto que Erasmus+ (2014-2020), un programa emblemático de la Unión en los ámbitos de la educación, la formación, la juventud y el deporte, ha sido un factor clave que ha contribuido al «ET 2020», ya que ha brindado oportunidades a más de cuatro millones de europeos de estudiar, formarse y adquirir experiencia en el extranjero, haciendo así realidad el principio de aprendizaje permanente; pide a la Comisión que estudie la manera de aumentar la participación de los jóvenes estudiantes y trabajadores de los países de la AO en los proyectos de movilidad que se desarrollan en la Unión, incluidas las actividades de voluntariado;

15.

Observa que la evaluación intermedia del programa Erasmus+ destacó el efecto positivo de la movilidad en la confianza, la independencia y la integración social de los alumnos, así como su posterior integración en el mercado laboral, y contribuyó a la creación de un sentimiento de identidad europea; subraya la importancia de aumentar los contactos interpersonales, el aprendizaje mutuo entre los beneficiarios de los Estados miembros y sus socios orientales, y de incrementar los intercambios culturales mutuos, lo que se conseguirá mediante un mayor uso del programa Erasmus+;

16.

Observa que el Instrumento de Ayuda Preadhesión debe proporcionar no solo apoyo financiero, sino también un marco claro de políticas sociales, de empleo y de integración en el mercado laboral a fin de preparar a los socios para su futura pertenencia a la Unión Europea y apoyar su proceso de adhesión;

17.

Insiste en que, en un contexto de globalización de la educación, la formación y el empleo, es esencial que los jóvenes puedan aprovechar al máximo todas las oportunidades de aprendizaje en Europa; por lo tanto, acoge con satisfacción la propuesta de la Comisión de que el presupuesto del programa sucesor de Erasmus+ para el período 2021-2027, Erasmus, se duplique hasta alcanzar los 30 000 millones EUR y que se preste mayor atención a la inclusión de las personas con menos oportunidades;

18.

Pide a la Unión, a sus Estados miembros y a sus socios orientales que redoblen sus esfuerzos para ayudar a los adultos poco cualificados a adquirir un nivel mínimo de alfabetización, aritmética y capacidades digitales, por ejemplo, mediante incentivos financieros específicos y oportunidades de aprendizaje modulares para fomentar la participación en la formación;

19.

Pide a la Unión, a sus Estados miembros y a sus socios orientales que presten asistencia a los proyectos del instrumento de hermanamiento mediante la aportación de conocimientos especializados tanto desde la administración pública como desde los Estados de la AO, al tiempo que se ejecutan actividades que incluyan talleres, sesiones de formación, misiones de expertos, visitas de estudio, prácticas y asesoramiento para preparar población activa cualificada en diversos ámbitos, en particular en las economías digital, circular y verde;

20.

Pide a la Unión, a sus Estados miembros y a sus socios orientales que creen programas específicos de la AO en universidades especializadas y una plataforma educativa electrónica para cursos de formación en línea centrados en los valores europeos y el Estado de Derecho, la buena gobernanza, la administración pública y la erradicación de la corrupción en los países de la AO;

21.

Apoya el refuerzo de la cooperación académica y educativa entre la Unión y los países de la AO, incluida la cooperación dentro de la Asociación y el establecimiento de un programa regional de apoyo a los centros de excelencia académica y de investigación en la región;

22.

Pide a la Unión, sus Estados miembros y sus socios orientales que analicen y compartan las mejores prácticas sobre la forma de gestionar la circulación de trabajadores altamente cualificados y experimentados entre países, estableciendo así las condiciones para un «flujo de cerebros» equilibrado y evitando la pérdida de una población activa joven y formada con efectos perjudiciales para el crecimiento económico y el desarrollo de sus países de origen;

23.

Alienta a la Comisión a que colabore con los Estados miembros de la Unión y los países de la AO para alcanzar los objetivos fijados en el marco del «ET 2020», a saber, que al menos el 95 % de los niños tenga acceso a la educación infantil, que menos del 10 % de los niños abandone la educación y la formación de forma prematura, que la proporción de titulados superiores aumente al menos hasta el 40 % de las personas entre 30 y 34 años, que al menos el 15 % de los adultos de entre 25 y 64 años participen en el aprendizaje permanente en algún momento, que al menos el 20 % de los titulados superiores y el 6 % de los jóvenes de entre 18 y 34 años con una cualificación profesional inicial hayan pasado algún tiempo estudiando o formándose en el extranjero, y que al menos el 82 % de los titulados de enseñanza secundaria postobligatoria o superior de entre 20 y 34 años que hayan abandonado la educación hace entre uno y tres años tengan un empleo;

24.

Observa con satisfacción que todos los países de la AO han conseguido que los niños se escolaricen y no abandonen la educación, a pesar de los desafíos económicos;

25.

Pide a la Unión, sus Estados miembros y sus socios orientales que salvaguarden la libertad académica como parte de la aplicación del Proceso de Bolonia y en consonancia con la Carta Europea de Derechos Fundamentales; recuerda a este respecto que las actividades de enseñanza superior necesitan un modelo regulatorio para la autonomía institucional;

26.

Pide a la Unión, a sus Estados miembros y a sus socios orientales que mejoren las habilidades y las capacidades digitales básicas desde una edad temprana, y que desarrollen planes de estudios superiores atractivos que den lugar a más especialistas digitales, al tiempo que garantiza una atención especial a la igualdad de oportunidades y al equilibrio de género en los estudios y las carreras digitales;

27.

Pide a la Unión, sus Estados miembros y sus socios orientales que presten especial atención a las necesidades de los grupos desfavorecidos, discriminados y marginados en el ámbito de la educación, velando también por que no queden doblemente excluidos en el entorno del aprendizaje en línea;

28.

Subraya la necesidad de garantizar el derecho a la educación en las situaciones y las zonas de conflicto y destaca a este respecto la necesidad de unas escuelas salvaguardadas, ya que deben proporcionar un espacio seguro en el que los niños puedan estar protegidos de amenazas y crisis; señala que la educación es un paso fundamental para romper el ciclo de las crisis y reduce la probabilidad de futuros conflictos;

29.

Pide a la Unión, sus Estados miembros y sus socios orientales que reduzcan las desigualdades de género y promuevan una enseñanza más sensible a las cuestiones de género en las escuelas, en consonancia con la nueva Estrategia de Igualdad de Género 2020-2025, a fin de promover una cultura de igualdad de género en el entorno laboral y ayudar a combatir todas las formas de discriminación, incluidos los estereotipos de género;

30.

Destaca la importancia de una mayor cooperación a nivel europeo para aprender de la crisis de la COVID-19, un período en el que se ha utilizado la tecnología a una escala sin precedentes en los ámbitos de la educación, la formación y el trabajo, marcando así un momento decisivo, que ha cambiado significativamente el panorama educativo; subraya que esta crisis ha agudizado las desigualdades en el acceso a internet y las oportunidades en línea, pero también constituye una oportunidad para hacer que los sistemas de educación y formación se adapten a la era digital, en consonancia con el Plan de Acción para la Educación Digital 2021-2027;

31.

Subraya que todo uso de la tecnología debe ser complementario a la enseñanza «tradicional» y presencial, y señala los problemas que suponen que muchas personas, en particular los niños, no hayan podido recibir enseñanza en línea por falta de acceso a electricidad, internet o a un ordenador, así como de las capacidades digitales necesarias;

32.

Pide a la Unión, sus Estados miembros y sus socios orientales que aumenten las sinergias y la coordinación entre las partes interesadas pertinentes —como los agentes de la sociedad civil, las asociaciones patronales, los sindicatos, los interlocutores sociales, las instituciones académicas, los centros de formación y las agencias de empleo— y que las hagan partícipes de la concepción y la aplicación de sus respectivas medidas, a fin de determinar y acabar con las desigualdades existentes entre las necesidades de sus mercados de trabajo y las cualificaciones académicas y las capacidades profesionales ofrecidas por sus sistemas de educación y formación;

33.

Destaca el hecho de que la Dotación Europea para la Democracia y el Instrumento Europeo para la Democracia y los Derechos Humanos (IEDDH), tienen un importante papel que desempeñar en los países de la AO, al proporcionar a los jóvenes las herramientas y los conocimientos necesarios para participar en el activismo cívico y crear un futuro mejor para ellos mismos y para sus países; pide a la Comisión, el SEAE, los Estados miembros y los socios orientales que apoyen el trabajo de la Dotación Europea para la Democracia y el IEDDH, y que aprovechen plenamente el potencial de cooperación y de sinergias con los socios orientales en la educación democrática;

34.

Subraya que una estrecha cooperación entre los proveedores de educación y formación y el sector empresarial es clave para preparar a nuestros sistemas de educación y formación para el futuro; recuerda que las transiciones efectivas de la escuela al trabajo se basan en un fuerte compromiso entre las empresas y las instituciones de educación superior para adaptar los planes de estudio y proporcionar prácticas y tutorías, al tiempo que se preserva en todo momento la autonomía de las instituciones de educación y formación; alienta la promoción de asociaciones público-privadas para formar a los jóvenes y comunicar las expectativas de los empleadores sobre las capacidades de la población activa del futuro;

35.

Pide a la Comisión que estudie las posibles formas en que los Estados miembros de la Unión y sus socios orientales pueden integrar el espíritu empresarial en la educación desde una edad temprana y mejorar el apoyo a los jóvenes empresarios;

36.

Subraya que la modernización de los sistemas de educación y formación de los países de la AO aportará beneficios tangibles a sus ciudadanos —en consonancia con los principios subyacentes de la Política de la AO—, evitando la pérdida de capital intelectual y fomentando la resiliencia económica;

37.

Señala que un clima empresarial favorable, con una normativa inteligente, transparente, clara y previsible y con la reducción de la burocracia al mínimo posible, es indispensable para promover el espíritu empresarial, la creación de empresas y la innovación, mientras que la lucha contra la corrupción y la protección de la competencia pueden ofrecer las oportunidades económicas tan necesarias a los jóvenes empresarios emergentes;

38.

Pide a la Comisión que desempeñe un papel más proactivo en la identificación, el intercambio y la ampliación de las buenas prácticas en el ámbito de la educación digital y que fomente la cooperación entre todas las partes interesadas a nivel nacional, regional y local mediante la creación de un nuevo Centro Europeo de Educación Digital;

39.

Destaca la necesidad de que se ponga en marcha un proyecto piloto destinado a crear el Centro de Innovación y Ciencia Abierta de la AO, que sería una red de centros de competencia temáticos en los países de la AO para proporcionar apoyo y servicios de I+D;

40.

Observa que, si bien los Estados miembros de la Unión siguen siendo los principales responsables de sus respectivos sistemas de educación y formación, la propia Unión ya desempeña un papel clave al apoyar y complementar sus esfuerzos, en particular a través del Centro Europeo para el Desarrollo de la Formación Profesional (Cedefop);

41.

Pide a la Comisión que supervise más estrechamente los efectos de los fondos de la Unión en la juventud y que integre las consideraciones relativas a la juventud en el presupuesto y la política macroeconómica de la Unión;

42.

Alienta a la Comisión y a todos los países que participan en el Espacio Europeo de Educación Superior a que redoblen sus esfuerzos para lograr, de aquí a 2025, el reconocimiento automático y mutuo de los títulos de educación superior y de educación secundaria postobligatoria, así como de los resultados de los períodos de aprendizaje en el extranjero, en consonancia con la recomendación del Consejo de 26 de noviembre de 2018, de modo que se aprovechen los progresos ya realizados en otros foros, en particular el Proceso de Bolonia y el Convenio de Reconocimiento de Lisboa; pide a todos los países participantes que eliminen, en toda Europa, las barreras al aprendizaje y promuevan una educación y una formación innovadoras e inclusivas para todos, de modo que el Espacio Europeo de Educación Superior sea una realidad;

43.

Insta a la Unión, a sus Estados miembros y a los socios orientales a que respeten las disposiciones del Convenio sobre reconocimiento de cualificaciones relativas a la educación superior en la Región Europea (Convenio de Lisboa), con la debida consideración de la autoridad competente de un Estado parte en este Convenio, al tiempo que se reconocen los títulos de educación superior en el marco de Erasmus+ y otros programas educativos, así como en su cooperación bilateral;

44.

Pide a la Unión que siga ampliando su apoyo a los jóvenes de la Vecindad Oriental, aumentando la financiación de 75 millones EUR para el período 2014-2016 a 340 millones EUR para el período 2017-2020, en el marco del paquete de educación y juventud, cuyo objetivo es crear las condiciones necesarias para que los jóvenes estudien, se formen, trabajen y participen en la sociedad; pide a la Unión que siga aumentando su apoyo a este respecto;

45.

Acoge con satisfacción la inauguración de la primera Escuela Europea de la Asociación Oriental en septiembre de 2018 en Tiflis; recuerda que, como uno de las «Veinte objetivos para 2020» de la AO, esta escuela emblemática ofrece a los estudiantes de los seis países de la AO un programa innovador reconocido en todo el mundo; pide a la Unión que considere la posibilidad de abrir escuelas similares en otros países de la AO;

46.

Pide a la Unión, sus Estados miembros y sus socios orientales que redoblen sus esfuerzos para liberar todo el potencial de las sinergias eficaces entre la educación y la economía, utilizando los principios rectores consagrados en las declaraciones de la AO [COM SWD(2020)56], a saber, la democracia, la buena gobernanza y la estabilidad; que creen iniciativas en materia de educación cultural y democrática con vistas a impulsar la movilidad y los contactos interpersonales y a construir sociedades más fuertes a través del desarrollo sostenible, social y económico;

47.

Acoge con satisfacción la nueva «Agenda de Capacidades Europea para la competitividad sostenible, la equidad social y la resiliencia», ya que contribuye a cumplir el pilar europeo de derechos sociales y, en particular, el primer principio, que consagra el derecho a una educación, formación y aprendizaje permanente cualitativos e inclusivos y también está enraizado firmemente en el Pacto Verde Europeo, la nueva Estrategia Digital de la Unión y las nuevas estrategias industriales y de las pymes de la Unión, que solo tendrán éxito si los trabajadores poseen las capacidades pertinentes;

48.

Destaca que el nuevo Plan de acción para la economía circular y la Estrategia de la UE sobre Biodiversidad para 2030 ponen de relieve el papel clave de las capacidades en la transición hacia una economía verde; acoge con satisfacción las propuestas de acción de la Comisión para potenciar la transición verde en la educación;

49.

Lamenta que las actuales tasas de desempleo de larga duración y las cifras de desempleo juvenil sigan suponiendo un reto para diversos Estados miembros de la Unión y varios países de la AO; subraya la importancia de crear más empleos de calidad para los jóvenes; señala que esto es especialmente difícil en el contexto de los motores estructurales del cambio, como las innovaciones tecnológicas y la globalización, que plantean tanto oportunidades como desafíos en el ámbito del empleo; subraya que las consecuencias de la pandemia de COVID-19 que, según las estimaciones, harán que el PIB de la Unión caiga más de un 7 % en 2020 y que la tasa de desempleo alcance el 9 %, exigirán unas políticas activas del mercado laboral aún más intensas que en circunstancias normales;

50.

Observa que la pandemia de COVID-19 ha acelerado la transición digital y ha impulsado el replanteamiento de la sostenibilidad y la eficiencia del paradigma educativo; señala que, si bien el teletrabajo y el aprendizaje a distancia se han convertido en una realidad para decenas de millones de personas en toda Europa, a menudo se han puesto de manifiesto las limitaciones de nuestra preparación digital, se ha acentuado el déficit de capacidades digitales y han surgido nuevas desigualdades; sin embargo, la pandemia ha contribuido al replanteamiento de nuestra preparación digital señalando los aspectos que deben reforzarse en el ámbito digital;

51.

Subraya que, actualmente, la Unión ha sentado las bases para la transición hacia una nueva agenda de capacidades, y, sin embargo, tiene que ofrecer un marco claro para que los empleos impulsen una doble transición, garantizar la recuperación del impacto socioeconómico de la pandemia de COVID-19, reforzar la competitividad sostenible, garantizar la decencia y la igualdad de oportunidades y aumentar la resiliencia de la Unión;

52.

Insiste en la necesidad de reforzar el desarrollo económico y social a través de una mayor conectividad y el desarrollo regional, la agricultura y el desarrollo rural y las políticas sociales y de empleo, con el objetivo de intensificar la protección del medio ambiente, aumentar la resiliencia ante el cambio climático, acelerar la transición a una economía baja en carbono y desarrollar la economía y la sociedad digitales.


(1)  DO L 261 de 30.8.2014, p. 4.

(2)  DO L 260 de 30.8.2014, p. 4.

(3)  DO L 161 de 29.5.2014, p. 3.

(4)  DO L 23 de 26.1.2018, p. 4.

(5)  DO L 246 de 17.9.1999, p. 3.

(6)  DO C 198 de 6.7.2011, p. 4.

(7)  Textos Aprobados, P9_TA(2020)0167.

(8)  DO C 134 de 24.4.2020, p. 16.

(9)  DO L 347 de 20.12.2013, p. 50.

(10)  DO C 193 de 31.5.2016, p. 17.

(11)  DO C 444 de 10.12.2018, p. 1.

(12)  Textos Aprobados, P8_TA(2018)0485.

(13)  Textos Aprobados, P9_TA(2020)0194.

(14)  Textos Aprobados, P9_TA(2020)0206.


Top