EUR-Lex Access to European Union law

Back to EUR-Lex homepage

This document is an excerpt from the EUR-Lex website

Document 52020AE1918

Dictamen del Comité Económico y Social Europeo sobre la «Digitalización y sostenibilidad – Situación actual y necesidad de intervenir desde una perspectiva de la sociedad civil» (Dictamen exploratorio)

EESC 2020/01918

OJ C 429, 11.12.2020, p. 187–196 (BG, ES, CS, DA, DE, ET, EL, EN, FR, HR, IT, LV, LT, HU, MT, NL, PL, PT, RO, SK, SL, FI, SV)

11.12.2020   

ES

Diario Oficial de la Unión Europea

C 429/187


Dictamen del Comité Económico y Social Europeo sobre la «Digitalización y sostenibilidad – Situación actual y necesidad de intervenir desde una perspectiva de la sociedad civil»

(Dictamen exploratorio)

(2020/C 429/24)

Ponente:

Peter SCHMIDT (DE-II)

Coponente:

István KOMORÓCZKI (HU-I)

Consulta

Presidencia alemana de la UE, 7.4.2020

Fundamento jurídico

Artículo 304 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea

Sección competente

Agricultura, Desarrollo Rural y Medio Ambiente

Aprobado en sección

31.8.2020

Aprobado en el pleno

17.9.2020

Pleno n.o

554

Resultado de la votación

(a favor/en contra/abstenciones)

216/2/3

1.   Conclusiones y recomendaciones

1.1.

El Comité Económico y Social Europeo (CESE) aboga por políticas que afiancen la integración de una economía digital que incorpore nuestros valores sociales, garantizando así que una economía del bienestar digital sea lo más inclusiva posible, permitiendo que trabajadores, consumidores, pymes, grandes empresas y agentes económicos sin ánimo de lucro se beneficien por igual, especialmente en las zonas rurales. Dichas políticas incluyen:

desarrollar una política fiscal para garantizar que las empresas digitales paguen su parte equitativa de impuestos;

tomar como base el Reglamento general de protección de datos (RGPD) para desarrollar una ley específica en materia de protección de datos en el lugar de trabajo, los medios sociales y el comercio electrónico;

adaptar la legislación actual en materia de competencia y monopolio con el fin de regular los mercados de plataformas digitales;

fomentar el software y las aplicaciones de código abierto;

adoptar un enfoque de «dinero público: datos públicos», de manera que los datos de investigación financiados con fondos públicos estén disponibles públicamente;

desarrollar una política estratégica de gobernanza de datos de la Unión Europea (UE), con nueva legislación para los «fondos de datos públicos».

1.2.

El CESE insta a los gobiernos nacionales y locales a que apoyen plataformas de intercambio cooperativas. También pide cadenas de producción de TIC transparentes, justas y ecológicas, normas energéticas ambiciosas y una ampliación de la Directiva de la UE sobre diseño ecológico, y solicita a la Comisión Europea que:

adapte la legislación de la UE para que las compras en línea sean más sostenibles y desarrolle políticas responsables en materia de envases, entregas y devolución de envases;

proteja a los pequeños operadores del mercado frente a las plataformas monopolísticas;

desarrolle un conjunto exhaustivo de criterios e indicadores para productos de software sostenibles y un pasaporte para productos digitales;

mejore el RGPD en materia de suficiencia de datos y acoplamiento de datos;

imponga restricciones a la publicidad en línea para crear espacios sin publicidad.

1.3.

La pandemia de COVID-19 dio lugar a una disminución repentina y significativa del transporte, la producción y el consumo; el mayor uso de las TIC atenuó las prácticas de trabajo y los estilos de vida que requerían un gran consumo de energía. El CESE solicita que se adopten las medidas políticas adecuadas para contribuir a consolidar estos aspectos positivos tras la pandemia. Es evidente que esto plantea cuestiones de mayor calado sobre la eficiencia energética de la «nube» y los centros de datos que la sustentan. Por ejemplo:

establecer un inventario de los centros de datos de la UE (que abarque la eficiencia energética, el ciclo de vida, los materiales de construcción, etc.) y un sistema basado en las mejores tecnologías («top-runner»), a fin de garantizar que los centros de datos de mayor eficiencia energética se conviertan en la norma;

exigir que los nuevos centros de datos funcionen al 100 % con energías renovables;

utilizar la Inteligencia Artificial (IA) para apoyar la transición climática y energética;

sugerir medidas para soluciones de IA sostenibles.

1.4.

El CESE reconoce la importancia fundamental del desarrollo sostenible de las ciudades inteligentes, incluidos los enfoques innovadores de movilidad integrada, energía y turismo.

2.   Antecedentes y fundamentos

2.1.

Este dictamen fue solicitado por la Presidencia alemana del Consejo y pretende investigar las dos megatendencias mundiales de la digitalización y la sostenibilidad desde la perspectiva de la sociedad civil organizada europea. El CESE acoge con satisfacción este enfoque para alinear las transiciones ecológica y digital, ya que esta alineación es clave para la prosperidad y la resiliencia futuras de Europa.

2.2.

La UE ha asumido plenamente un compromiso con la Agenda 2030 de las Naciones Unidas (1) y sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), y actúa en el contexto de acuerdos internacionales sobre el clima como el Acuerdo de París (2). Para garantizar su correcta aplicación, la UE debe desarrollar y finalizar una estrategia global para el desarrollo sostenible.

2.3.

El CESE acoge favorablemente el Pacto Verde – y Social – Europeo (3) y su Fondo de Transición Justa, dado que estos deberían proporcionar la inversión a gran escala necesaria para una transición justa hacia una economía climáticamente neutra. El CESE considera que la Plataforma europea de partes interesadas de la economía circular (4) es clave para cumplir los objetivos del nuevo Plan de acción para la economía circular (5) y espera continuar con esta colaboración. El CESE subraya que la UE debe velar por que la digitalización contribuya a la consecución del Pacto Verde Europeo.

2.4.

El CESE acoge con satisfacción el paquete de recuperación y reconstrucción «Next Generation EU» (6) de la UE, destinado a apoyar a los más afectados económicamente por la crisis de la COVID-19.

2.5.

La pandemia de la COVID-19 es una oportunidad para reflexionar sobre cómo podemos remodelar e innovar nuestra economía con el fin de que sea más sostenible en términos ambientales y sociales; la crisis no debe desviar a la UE de sus objetivos ecológicos y de sostenibilidad.

2.6.

El CESE ha abogado anteriormente por una economía del bienestar (7) sostenible e inclusiva que funcione tanto para las personas como para el planeta, lo que incluye el uso adecuado de la digitalización para lograr este objetivo.

2.7.

El CESE considera que un enfoque sistemático de la UE respecto al consumo sostenible (8) es uno de los pilares fundamentales de la visión estratégica del CESE para una economía sostenible del bienestar que no deje a nadie atrás.

2.8.

El CESE ha abogado por un camino europeo hacia un futuro digital (9), basado en los valores sociales y las normas éticas europeas, con el fin de garantizar que aprovechamos las oportunidades digitales para la economía, protegiendo al mismo tiempo nuestra privacidad y autodeterminación y respetando los límites planetarios.

2.9.

El reciente Libro Blanco sobre la Inteligencia Artificial (10) de la Comisión propone una estrategia para garantizar la adopción de la IA en la UE, y el CESE apoya las ambiciones de la Comisión de convertir a la UE en un líder internacional en Investigación y Desarrollo de la AI y, de este modo, mejorar la competitividad de Europa a nivel mundial (11). Al mismo tiempo, el CESE vería con buenos ojos una mejor integración de la estrategia de IA en las actuales estrategias de sostenibilidad de la UE.

2.10.

El CESE invita a todas las partes interesadas a considerar los efectos de la digitalización en los distintos sectores y en el marco de los ODS en términos de infraestructura básica, empoderamiento y transformación.

3.   Hacia una digitalización sólida desde el punto de vista social, medioambiental y económico

3.1.

Al reflexionar durante el paréntesis de la COVID-19, está claro que una revolución digital sostenible supone la alineación con los factores humanos, así como el mantenimiento de soluciones no digitales, la evaluación en detalle de los riesgos implicados y poniendo un énfasis especial en la resiliencia. Resolver la brecha digital entre los países del mundo y dentro de ellos será una prioridad especial, prestando especial atención a los Estados miembros y con la perspectiva de la ampliación. Abordar la brecha digital dentro de los Estados miembros requiere inversiones públicas y privadas; la pandemia ha puesto de relieve tanto las oportunidades como los inconvenientes de la comunicación digital, sobre todo para quienes viven en zonas rurales.

3.2.

Este dictamen se centrará en el ODS 8 (trabajo decente), el ODS 12 (producción y consumo) y el ODS 13 (acción por el clima) (12), por lo que vinculará estrechamente los factores para la sostenibilidad medioambiental y social. Alinear estas inquietudes es clave para una forma de digitalización que funcione para todos. Otros puntos que requieren una atención particular son la educación digital (ODS 4), las ciudades inteligentes (ODS 11) y la salud en línea (ODS 3), y recomendamos que se realicen análisis más detallados de estos aspectos en el contexto de la sociedad civil en futuros trabajos del CESE.

3.3.

La pandemia ha transformado muchas de nuestras rutinas diarias en un ensayo de campo a gran escala sobre la implementación digital: los gobiernos cerraron temporalmente las escuelas, pidiendo a los alumnos, estudiantes y profesores que trabajaran en línea, y los empleadores tuvieron que replantearse rápidamente su enfoque del trabajo a distancia. A medida que vamos saliendo poco a poco del confinamiento, tenemos que reflexionar sobre hasta qué punto la digitalización es deseable y apropiada, y cómo podemos mantener la equidad intra e intergeneracional en consonancia con los ODS en el proceso.

El CESE invita a todas las partes interesadas a considerar los efectos de este inesperado «paso adelante digital» en el contexto de las tres dimensiones siguientes de la digitalización: infraestructura básica, empoderamiento y transformación. Para ilustrar esto ponemos el ejemplo de nuestros entornos educativos y laborales, pero recomendamos que se utilice como una herramienta heurística en otras áreas para reflejar estos aspectos con sus respectivos beneficios y riesgos.

3.3.1.   Infraestructura digital básica

Si bien damos por sentado que internet proporciona acceso casi universal al conocimiento para muchos de nosotros en Europa, debemos seguir trabajando con el fin de mejorar la calidad, la seguridad, la fiabilidad, la inclusión y la accesibilidad de los servicios en línea. A medida que nos adentramos en una era cada vez más dominada por la IA, resulta fundamental analizar las experiencias y los resultados científicos, sociales y pedagógicos de esta situación inesperada, tomando nota del reciente informe de la UNESCO sobre la IA (13). Ya somos conscientes de las importantes desigualdades sociales en este contexto, incluida la falta de dispositivos electrónicos, formación y conectividad.

En consonancia con el principio de precaución, los posibles factores negativos podrían incluir el aumento del tiempo de uso de pantallas, la exposición a dispositivos en general, la postura, la radiación, la preocupación por el impacto de la tecnología 5G con respecto a nuestra salud, las «fake news» o noticias falsas, el fraude en internet, el ciberacoso y las cuestiones relativas a la vigilancia, todo lo cual justifica nuevas investigaciones serias.

3.3.2.   La digitalización como instrumento de empoderamiento

Entre los argumentos a favor, todos hemos recordado el potencial de la digitalización como instrumento para el empoderamiento en la vida cotidiana. Por ejemplo, la información está fácilmente disponible y esto permite el aprendizaje independiente y permanente y el trabajo flexible. El entorno versátil y rico incluye audio, vídeo, texto, animaciones, entornos de formación virtual, chats en directo, realidad aumentada y realidad virtual en un amplio abanico de materias que se adaptan a nuestro horario y necesidades, tanto si somos alumnos, estudiantes o empleados como si solo pretendemos adquirir nuevos conocimientos o competencias.

Internet también está actuando como catalizador para los movimientos de la sociedad civil y, en particular, ha demostrado su poder a la hora de movilizar a las personas para adoptar medidas políticas o medioambientales como en el movimiento «Fridays for Future», o como se ha visto ilustrado de forma espectacular en las manifestaciones de Hong Kong de los últimos años.

Al mismo tiempo, constatamos que el uso de la digitalización de «alta tecnología» no se traduce necesariamente en una mayor sostenibilidad: por ejemplo, las comunidades indígenas o los colectivos de personas mayores que usan poca tecnología tienden a encontrar soluciones más sostenibles y no digitales.

3.3.3.   La digitalización como instrumento de transformación

Las lecciones aprendidas de esta experiencia de «laboratorio global» brindan una gran oportunidad para extraer conclusiones sobre la forma en que afectará esto a los desarrollos futuros, como la combinación ideal de educación a distancia personalizada y educación presencial. Las instituciones más reconocidas a nivel mundial ya están ofreciendo cursos masivos abiertos en línea (MOOC, por sus siglas en inglés) a través de colaboraciones como Coursera, que ponen al alcance de todos algunos de los beneficios de las mejores universidades.

Las implicaciones medioambientales y sociales son sorprendentes. Se han realizado muchos menos viajes de negocios, lo que ha dado lugar a una reducción de la contaminación atmosférica y medioambiental en general, menos ruido, una disminución del estrés humano, y es probable que algunos de estos nuevos patrones se mantengan incluso después de la recuperación. Para muchas personas esto ha supuesto la ocasión de pasar más tiempo en casa o con la familia, y una mayor atención a los proveedores de ámbito local, como tiendas de productos de granja, aunque claramente para otras personas también ha generado grandes dificultades.

En términos de infraestructuras, esta es una oportunidad perfecta para plantear y analizar cuestiones relacionadas con la inversión en la comunidad y la eficiencia.

3.4.   ODS 8: Trabajo decente y economía del bienestar

La digitalización presenta un gran potencial para la economía del bienestar. Sin embargo los beneficios se distribuyen de manera desigual, con el riesgo de que una parte cada vez mayor del capital y los activos se acumule en manos de unos pocos actores. La mayoría de las plataformas digitales y las empresas de software se encuentran en Estados Unidos y Asia (14). Las pymes europeas dependen de sus servicios y con Fulfilment By Amazon, por ejemplo, pierden una parte de sus ventas debido al pago de cánones. Para contrarrestar esta tendencia a la formación de oligopolios, debemos construir una economía del bienestar inclusiva en Europa. El CESE apoya el desarrollo de una política fiscal para garantizar que las empresas digitales paguen su parte equitativa de los impuestos (15).

3.4.1.   La digitalización y sus efectos en el empleo

La digitalización en el entorno de trabajo ofrece numerosas oportunidades para una racionalización deseable del trabajo (16), por ejemplo, mediante el uso de «cobots» (17); sin embargo también conlleva ciertos riesgos, a menos que la integremos firmemente en nuestros valores sociales y principios éticos europeos, utilizando un enfoque basado en el «control humano». Los retos específicos en este contexto son:

Un cambio en la proporción entre puestos de trabajo e ingresos en los nuevos segmentos de negocio, en los que las empresas digitales generan más ventas con menos puestos de trabajo. La mayoría de los estudios científicos asumen que los efectos netos de la digitalización en el mercado laboral darán lugar a un aumento del desempleo (18) (19) (20) (21) (22) (23).

Una precarización de los empleos, en la que es probable que menos personas tengan empleos satisfactorios y bien remunerados, mientras que un número cada vez mayor de personas pueden encontrarse sometidas a condiciones de empleo inestables en la denominada economía de pequeños encargos («gig economy»), caracterizada por la mano de obra a tiempo parcial y los contratos de corta duración o de cero horas (24) (25) (26) (27) (28).

Una polarización de los ingresos, a medida que se reduce el porcentaje del producto interior bruto (PIB) atribuido a los salarios, mientras que aumenta el porcentaje de los ingresos por inversiones (29) (30) (31) (32). Esta polarización de los ingresos puede debilitar el poder adquisitivo (33) (34) (35).

Una tendencia hacia la externalización de la mano de obra y el control del trabajo. La mejora percibida en la autonomía al trabajar desde casa no debe producirse en detrimento de los intereses de los empleados (por ejemplo, un lugar de trabajo seguro, condiciones de trabajo estables, derecho a la desconexión y protección de datos en el lugar de trabajo). Por consiguiente, el CESE aboga por una interpretación firme del RGPD de la UE y sugiere crear una ley específica en materia de datos en el lugar de trabajo.

Un uso específico de la IA para mejorar el funcionamiento del mercado laboral, por ejemplo, anticipando las necesidades en términos de competencias o las repercusiones en los horarios y las condiciones de trabajo, con el fin de lograr una economía del bienestar. (Esto puede incluir consideraciones sobre la introducción de una renta básica, una reducción de las horas en los empleos a tiempo completo, o cotizaciones para los empleos con baja remuneración).

3.4.2.   El poder a través de la acumulación de datos

El auge de los «gigantes digitales», con la formación de monopolios y oligopolios, ha distorsionado la competencia. Por otra parte, la concentración de la información y el conocimiento tiene implicaciones para la soberanía política y la autodeterminación personal, ya que una gran parte del tráfico de internet (por ejemplo, los datos personales y relacionados con el mercado, las noticias y los discursos públicos) están en manos de unas pocas compañías de TI globales (no pertenecientes a la UE). El CESE solicita a la Comisión que adapte la legislación actual en materia de competencia y monopolio para regular los mercados de plataformas digitales (36). El CESE señala también la importancia de proteger los derechos de los ciudadanos en el contexto del RGPD y considera que se debe someter abiertamente a debate y discusión el aspecto explotador del capitalismo de vigilancia.

Además, las plataformas como Amazon actúan cada vez más como participantes del mercado dentro de sus propios mercados, al tiempo que controlan la infraestructura económica (es decir, la plataforma de compras, los canales de distribución y la publicidad) en la que miles de vendedores competidores ofrecen sus productos. Amazon utiliza estos datos de vendedores externos para fabricar sus propios productos, lo que perjudica a sus competidores (37). Una revisión de la legislación de la UE en materia de competencia, en la línea por ejemplo de lo que ya ha hecho India en su regulación de la IED (38), podría identificar y sancionar dichas prácticas abusivas.

Garantizar la neutralidad de los nuevos mercados de plataformas digitales (39) es vital si se quiere garantizar la competencia leal para todos los participantes en el mercado. El CESE sugiere que se establezcan regulaciones de los «monopolios naturales» en la economía digital para garantizar su gobernanza por parte de la sociedad civil o de las autoridades públicas (40). Esto incluye la interoperabilidad entre plataformas competidoras para garantizar la competencia dentro del mercado digital, por ejemplo mediante legislación sobre interfaces predefinidas obligatorias para el intercambio de información.

3.4.3.   Gobernanza de datos: hacia una política estratégica de gobernanza de datos de la UE

El CESE insta a la Comisión y a los Estados miembros de la UE a que fomenten el software y las aplicaciones de código abierto como herramientas para impulsar modelos de negocio y aplicaciones que permitan un acceso abierto y una distribución justa de los beneficios.

Asimismo, el CESE aboga por un enfoque de «dinero público: datos públicos», que requeriría proyectos de investigación y desarrollo financiados con fondos públicos para permitir que los datos estén disponibles, por ejemplo, con arreglo a licencias Creative Commons o licencias públicas de derechos de autor.

Por otra parte, el CESE sugiere desarrollar una política estratégica de gobernanza de datos de la UE que permitaa lograr un equilibrio entre hacer que los datos sean lo más abiertos posible y garantizar que los agentes económicos públicos y las pymes no pierdan su actividad principal en favor de las grandes empresas de internet y de datos. En el pasado, los meros «datos abiertos» beneficiaban de manera unilateral a las grandes compañías de internet. El CESE solicita el establecimiento de «fondos de datos públicos» que actúen como intermediarios entre los agentes que generan los datos y los que pretenden utilizarlos. Podrían establecerse diferentes fondos de datos para datos relacionados con la movilidad, la ciudad, etc. Se requiere una nueva legislación por la que se creen mandatos públicos para que las organizaciones gubernamentales o de la sociedad civil alojen dichos fondos de datos, incluida la decisión sobre el acceso a los productos y servicios y la distribución de beneficios. Los datos relevantes para los servicios públicos deben establecer un equilibrio entre las innovaciones empresariales, la soberanía pública, los derechos de acceso universal y el bienestar de los ciudadanos. De cara al futuro, es crucial seguir desarrollando tecnologías de cadena de bloques y garantizar la transparencia de los algoritmos.

3.5.   ODS 12: Producción y consumo responsables

Las aplicaciones digitales ofrecen un gran potencial para promover el consumo sostenible (41), por lo que el CESE insta a los gobiernos nacionales y locales a que apoyen las plataformas cooperativas de intercambio, así como aquellas plataformas de comercio electrónico que ofrezcan productos sostenibles (42). Un nuevo sistema inteligente y sostenible sobre etiquetado sostenible de los alimentos, como ha sugerido recientemente el CESE, facilitaría una información exhaustiva sobre los productos (43) que promovería las opciones de consumo sostenible y propiciaría dietas más saludables (44).

Para aumentar la sostenibilidad de las compras en línea, el CESE sugiere que la legislación de la UE promueva buenas prácticas con el fin de reducir los paquetes devueltos (por ejemplo, limitando las devoluciones gratuitas) (45), prohibir su destrucción, agrupar las entregas y aumentar así las tasa de utilización de los vehículos que las realizan.

El 60 % de todo el tráfico de datos corresponde a la transmisión de vídeos. Como ha demostrado la limitación voluntaria durante la COVID-19, las alternativas de baja resolución son ampliamente aceptadas y más sostenibles, por lo que deben fomentarse.

3.5.1.   Sustainable ICT

La producción de hardware de TIC debe aplicar normas de economía circular. Los problemas incluyen la explotación minera de las tierras raras y otros materiales, así como la producción de dispositivos, que a menudo implica malas condiciones laborales y ambientales (por ejemplo, en China y otros países del Sur Global).

El CESE solicita más transparencia en las cadenas de producción de TIC. Necesitamos una ampliación de la Directiva de la UE sobre diseño ecológico (46) para incluir normas de producción integrales, que incluyan i) materiales sostenibles (recursos reciclados y renovables); ii) diseño de hardware (maximizar la longevidad: los dispositivos deben ser modulares y reparables); iii) actualizaciones de software que duren hasta el final de la vida física de un producto; iv) períodos ampliados de garantía; v) reutilización de dispositivos funcionales y aumento del reciclaje de materiales; vi) normas energéticas ambiciosas, incluida una regulación dinámica de las mejores tecnologías («top-runner»), en la que el producto más eficiente desde el punto de vista energético se convierta en la norma básica; vii) normas de sostenibilidad para el desarrollo de software y aplicaciones, incentivando a los desarrolladores para que diseñen software de forma que el tráfico de datos y la utilización de hardware durante la aplicación sean lo más reducidos posible. El CESE acoge con satisfacción el Manifiesto de Karlskrona sobre Diseño Sostenible e insta a la Comisión a desarrollar criterios exhaustivos para los productos de software sostenible (47) (48).

3.5.2.   Cadenas de productos transparentes

La digitalización debe promover la transparencia y la responsabilidad en las cadenas de productos. El CESE acoge con satisfacción la propuesta del Pacto Verde Europeo reiterada por el Gobierno alemán en su reciente «Agenda de Política Digital para el Medio Ambiente» de establecer un «pasaporte para productos digitales», con información sobre los materiales y las normas en la producción para identificar las deficiencias en la producción sostenible en consonancia con la estrategia europea relativa a la RSE (49), incluidas las normas laborales.

3.5.3.   Fortalecer las plataformas cooperativas

El CESE insta a la Comisión y a los Estados miembros de la UE a que fomenten el desarrollo de plataformas cooperativas de internet, que actúen como intermediarios neutrales para una mejor distribución de los beneficios entre los productores o proveedores de servicios y que incluyan a los ciudadanos y consumidores en la gobernanza, la toma de decisiones y el reparto de beneficios.

Por ejemplo, la federación de cooperativas CoopCycle proporciona el software de plataforma para cooperativas de entrega por bicicleta en nueve ciudades europeas. La plataforma de alquiler Fairbnb incorpora a las ciudades y las regiones como partes interesadas. Mediante la donación del 50 % de sus ingresos a proyectos comunitarios locales, fomenta un nuevo modelo de turismo europeo que beneficia tanto a los viajeros como a los que los acogen.

El CESE solicita apoyo político para ayudar a que estas plataformas se extiendan por toda Europa. La normativa sobre contratación pública debe adaptarse para garantizar que las autoridades locales puedan darles un trato preferente.

3.5.4.   Publicidad y consumo en línea

Al CESE le preocupa la creciente tendencia de las plataformas de comercio electrónico de fomentar formas de consumo insostenibles. El seguimiento de las decisiones de compra en línea y la personalización de los anuncios fomentan un consumo masivo insostenible. El CESE considera que el RGPD no resuelve de manera adecuada el uso de datos para fines de terceros e insta a la Comisión a mejorar esta legislación sobre la base de los principios de suficiencia de datos (minimización de datos) y acoplamiento de datos.

El CESE también solicita restricciones a la publicidad en línea. En muchos Estados miembros, la publicidad está prohibida en espacios públicos como las escuelas. El CESE apoyaría que existieran espacios libres de publicidad en internet, especialmente en los motores de búsqueda y las redes sociales. El CESE señala que aproximadamente la mitad de todos los ingresos mundiales por publicidad en línea (más de 300 000 millones de dólares al año (50)) van a parar a dos compañías estadounidenses: Google y Facebook.

El CESE acoge con satisfacción iniciativas como el «asistente para el consumo ecológico», basado en la IA, desarrollado actualmente por el «Einstein Centre Digital Future» y Ecosia.org, cuyo objetivo es impulsar los motores de búsqueda para ayudar a los consumidores a adquirir productos y servicios más sostenibles.

3.6.   ODS 13 Acción por el clima

3.6.1.   Digitalización para la protección del medio ambiente y el cambio climático

El CESE acoge favorablemente las soluciones digitales que permiten la protección medioambiental y la transformación hacia la sostenibilidad en los sectores del transporte, la energía, los edificios, la agricultura y otros. Por ejemplo, un estudio suizo reveló que las TIC podrían ahorrar hasta 6,99 millones de toneladas de CO2 equivalentes (CO2e) al año, con una huella de carbono propia de 2,69 millones de toneladas de CO2e al año (51). Otros estudios sugerían potenciales aún mayores (52). Sin embargo, el CESE observa que la digitalización general de la economía y la sociedad no ha contribuido hasta la fecha a reducir la demanda de energía ni las emisiones de carbono (53). Por lo tanto, aprovechar el potencial de las TIC para contribuir a la protección del clima y el medio ambiente requieren políticas de apoyo, por ejemplo para mitigar los efectos de rebote e inducción.

3.6.2.   Consumo energético de las granjas de servidores

La «nube» consiste en centros de datos físicos en los que se requiere una gran cantidad de recursos para su construcción y una gran cantidad de energía para su funcionamiento. El CESE pide a la Comisión que coopere con los Estados miembros de la UE para establecer un inventario de los centros de datos de la UE que abarque la eficiencia energética, el ciclo de vida y los materiales de construcción. Por otra parte, el CESE acogería con agrado legislación de la Comisión relativa a la integración de los centros de datos en viviendas urbanas o zonas comerciales para aprovechar al máximo el calor residual.

El CESE recomienda que se establezca un sistema basado en las mejores tecnologías («top-runner») en el que los centros de datos más eficientes de datos de mayor eficiencia energética se conviertan en la norma. El CESE acogería con satisfacción un acuerdo común entre los Estados miembros que estableciera un mandato para la construcción de nuevos centros de datos con energía 100 % renovable.

El CESE recomienda el uso de la IA para apoyar la protección pública del clima y la transición energética.

Como se sugiere en el Libro Blanco sobre la Inteligencia Artificial, la Comisión debería proponer medidas respecto al modo en que los Estados miembros pueden promover soluciones sostenibles de IA.

Los vehículos autónomos dirigidos por IA podrían reducir las emisiones de gases de efecto invernadero para el transporte urbano mediante la optimización del tráfico, algoritmos de conducción ecológica o servicios de transporte compartido con flotas de vehículos autónomos totalmente eléctricos.

La IA puede mejorar la previsibilidad de la demanda y la oferta de energías renovables en una red distribuida, o mejorar el almacenamiento de energía, la eficiencia y la gestión de la carga.

3.7.   Ciudades inteligentes y otros ejemplos

El CESE acoge favorablemente las aplicaciones tecnológicas basadas en la nube de ciudades inteligentes que gestionan los datos en tiempo real para permitir decisiones más adecuadas, como una racionalización de la recogida de basuras, una reducción de la congestión del tráfico, una mejor calidad del aire y una mejor distribución de la energía (con sistemas de energía 100 % renovable y una gestión de redes con suministro y demanda de electricidad fluctuantes).

3.7.1.

Un aspecto clave es la movilidad, incluido el concepto dela movilidad como servicio (MaaS, por sus siglas en inglés), que cataliza un mejor uso del espacio público, los datos y la infraestructura para reducir las emisiones de carbono mediante la integración del transporte público y privado. El transporte multimodal, incluido el uso compartido de bicicletas, automóviles, transporte público, taxi y otros medios, puede hacer que el transporte público y compartido sea mucho más atractivo, además de reducir la dependencia de los automóviles. Tres ejemplos destacados de los Estados miembros son:

Ámsterdam comparte datos de tráfico con las partes interesadas para permitir el desarrollo de aplicaciones de cartografía integradas con el transporte público.

La famosa línea 9 del metro de Barcelona circulará a lo largo de 47,8 km, con trenes sin conductor, hasta el aeropuerto y las estaciones de tren.

El innovador sistema de bicicletas inteligentes de Copenhague se utiliza para controlar y gestionar la calidad del aire y la congestión del tráfico.

3.7.2.

El CESE acoge favorablemente las políticas inteligentes y sostenibles de Barcelona, así como proyectos de ciudades inteligentes de la UE tales como:

el proyecto REMOURBAN (54), que pondrá a prueba una serie de innovaciones técnicas y modelos de negocio para la renovación de las ciudades, con la participación de Valladolid (España) y, posiblemente, de Seraing (Bélgica) y Miskolc (Hungría);

ciudades turísticas como Valencia (España), Dresde (Alemania) y Antalya (Turquía), que son los «faros» del proyecto europeo de ciudades inteligentes MAtchUP (55).

3.7.3.

El turismo sostenible es clave para la recuperación tras la COVID. Deberíamos basarnos en los recientes dictámenes del CESE al respecto (56). En particular, debemos fomentar medios de transporte no contaminantes, como las bicicletas y el transporte colectivo, desarrollar motores aeronáuticos que consuman cada vez menos combustible y promover la renovación de las instalaciones de alojamiento con la certificación de le etiqueta ecológica.

3.7.4.

El CESE acoge con agrado los enfoques sostenibles en la digitalización de la agricultura y se remite al Dictamen actual del CESE sobre la Estrategia «de la granja a la mesa» de la Comisión (57). La aspiración del Comité es asegurarse de que las explotaciones más pequeñas y las medianas también se benefician de las soluciones digitales para la necesaria transición agroecológica si lo desean, siempre que estas soluciones no solo sean asumibles desde el punto de vista financiero, sino que permanezcan bajo el control de las propias explotaciones. Hay abundantes aplicaciones tecnológicas innovadoras, muchas de las cuales son claramente beneficiosas a medida que la sociedad avanza hacia una producción de alimentos más sostenible (por ejemplo, drones para el seguimiento de cultivos y ganado, robots para la siembra, la escardadura, la recolección o el ordeño, o la perspectiva de las «granjas verticales» en las ciudades, con un consumo mucho menor de agua y un suministro local). En este contexto, fomentamos la copropiedad, los sistemas de datos compartidos (58) y otros modelos innovadores.

La gestión de la revolución digital en la agricultura plantea retos complejos, y destacamos la importancia de iniciativas como FAIRshare (59) para promover el uso de herramientas digitales con el fin de optimizar las prácticas agrícolas. En este contexto es especialmente importante desarrollar competencias y confianza, al tiempo que se aborda la especial brecha digital rural.

3.7.5.

La sanidad electrónica es fundamental para la toma de decisiones informadas y basadas en datos contrastados, la transparencia de los procesos asistenciales, la reducción de errores, la mejora de la precisión diagnóstica y la rentabilidad, así como la reducción de los tiempos de espera y de los residuos. Las respuestas de distanciamiento social y cuarentena a la pandemia han dado lugar a una concienciación mucho más amplia respecto al potencial de la sanidad electrónica.

Bruselas, 17 de septiembre de 2020.

Presidente del Comité Económico y Social Europeo

Luca JAHIER


(1)  https://www.un.org/sustainabledevelopment/development-agenda/

(2)  https://unfccc.int/process-and-meetings/the-paris-agreement/the-paris-agreement

(3)  https://eur-lex.europa.eu/resource.html?uri=cellar:b828d165-1c22-11ea-8c1f-01aa75ed71a1.0004.02/DOC_1&format=PDF

(4)  ECESP, https://circulareconomy.europa.eu/platform/en

(5)  CEAP, https://ec.europa.eu/environment/circular-economy/

(6)  https://ec.europa.eu/info/sites/info/files/factsheet_1_en.pdf

(7)  Dictamen del CESE: «La economía sostenible que necesitamos», DO C 106 de 31.3.2020, p. 1.

(8)  Dictamen del CESE: Producción y consumo sostenibles (véase la página 51 del presente Diario Oficial).

(9)  Dictamen del CESE: Configuración del futuro digital de Europa (DO C 364 de 28.10.2020, p. 101).

(10)  Libro Blanco sobre la Inteligencia Artificial: un enfoque europeo orientado a la excelencia y la confianza, https://ec.europa.eu/info/sites/info/files/commission-white-paper-artificial-intelligence-feb2020_es.pdf.

(11)  La competitividad en este contexto no debe definirse únicamente por la cantidad, sino también por la calidad, de forma que se alcance un equilibrio entre la prosperidad económica, los aspectos medioambientales y la inclusión social.

(12)  Estos son los ODS más comúnmente referenciados según la séptima revisión anual de presentación de informes y divulgación de datos corporativos ambientales, sociales y de gobernanza del Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible, 2019.

(13)  UNESCO: Dirigir la Inteligencia Artificial y las TIC avanzadas para las sociedades del conocimiento: una perspectiva de los derechos humanos, la apertura, el acceso y las múltiples partes interesadas.

(14)  Como Google/Alphabet, Apple, Facebook, Amazon o Microsoft en Estados Unidos y Alibaba o Tencent en China.

(15)  Como el impuesto sobre los servicios digitales introducido en Francia; sin embargo, se percibió que este era discriminatorio para las empresas no pertenecientes a la UE.

(16)  Racionalización debida a la robotización, automatización, IA, mejoras en la eficiencia laboral y cambio sectorial.

(17)  Un cobot es un robot colaborativo capaz de trabajar con personas asumiendo tareas repetitivas, indeseables o peligrosas y creando nuevas tareas que son más gratificantes.

(18)  Muro/Maxim/Whiton, Automation and Artificial Intelligence: How machines are affecting people and places, 2019.

(19)  Frey/Osborne, The future of employment: How susceptible are Jobs to Computerisation?, 2013. Los autores no hacen comentarios precisos sobre la rapidez con la que podría desarrollarse este proceso, hablando en cambio, en términos relativamente vagos, de una a dos décadas.

(20)  Ziehran/Gregory/Arntz, The risk of automation for jobs in OECD countries: a comparative analysis, OECD Social, Employment and Migration, 2016.

(21)  Federación Internacional de Robótica: The Impact of Robots on Productivity, Employment and Jobs, 2017.

(22)  Ziehran/Gregory/Arntz: Racing With or Against the Machine?, 2016.

(23)  Foro Económico Mundial: informe sobre el futuro de los empleos, 2018.

(24)  Muntaner, Digital Platforms, Gig Economy, Precarious Employment, and the Invisible Hand of Social Class, 2018.

(25)  Para una tipología de plataformas de trabajo colaborativo, véase: Howcroft/Bergvall-Kåreborn, A Typology of Crowdwork Platforms, 2019.

(26)  Uws et al., Crowd work in Europe: Preliminary results from a survey in the UK, Sweden, Germany, Austria and the Netherlands, 2016.

(27)  Berg, Income security in the on demand economy: Findings and policy lessons from a survey of crowdworkers, 2015.

(28)  Bartmann, The Return of the Servant, 2016.

(29)  Incluidos los valores de los accionistas y los dividendos de las plataformas digitales, las empresas pioneras en IA, robotización, etc.

(30)  Stockhammer, Determinants of the Wage Share, 2017.

(31)  Hudson, The Road to Debt Deflation, Debt Peonage y Neofeudalism, 2017.

(32)  ¿Lange/Santarius, Smart Green World? Making Digitalisation Work for Sustainability, 2020.

(33)  Véase Staab, The consumption dilemma of digital capitalism., 2017.

(34)  Summers, Larry Summers en el Foro Económico del FMI, 2013.

(35)  Teulings/Baldwin, Secular Stagnation: Facts, Causes and Cures, 2014.

(36)  Por ejemplo, motores de búsqueda o internet de las cosas, plataformas de comercio electrónico y redes sociales.

(37)  Feiner, Amazon admite ante el Congreso que utiliza datos «agregados» de terceros vendedores para crear sus propios productos, 2019.

(38)  Reglamento indio sobre la IED, punto 5.2.15.2.4. v: «Una entidad que tenga participación en el capital de la entidad del mercado de comercio electrónico […] no podrá vender sus productos en la plataforma administrada por dicho mercado entidad».

(39)  Especialmente en el ámbito de los bienes públicos (salud, movilidad, ciudad).

(40)  Por ejemplo, un motor de búsqueda público, un servidor en la nube GAIA X o plataformas de redes sociales gobernadas por la sociedad civil.

(41)  Como compartir compras (y experiencias) entre los consumidores, intercambio de productos de segunda mano, formas digitales de «prosumir», plataformas digitales locales para promover las empresas locales y, en su caso, cadenas cortas de suministro.

(42)  Por ejemplo, «La ruche qui dit oui», una plataforma belga con productos orgánicos y de temporada.

(43)  Como información sobre la producción, los efectos medioambientales, la composición, el uso, la reparabilidad y usabilidad de un producto determinado.

(44)  Dictamen del CESE: Promover una alimentación sana y sostenible en la UE (DO C 190 de 5.6.2019, p. 9).

(45)  Debe tenerse en cuenta que, en promedio, uno de cada ocho paquetes comprados en línea se devuelve. https://www.salecycle.com/blog/featured/ecommerce-returns-2018-stats-trends/.

(46)  Directiva 2009/125/CE del Parlamento Europeo y del Consejo (DO L 285 de 31.10.2009, p. 10).

(47)  C. Becker et al. (2015), Sustainability Design and Software: The Karlskrona Manifesto, en la 37 Conferencia Internacional de IEEE/ACM sobre Ingeniería de Software, p. 467-476, doi: 10.1109/ICSE.2015.179.

(48)  Véase también Kern y cols. (2018), Sustainable software products — Towards assessment criteria for resource and energy efficiency, Future Generation Computer Systems, Bd. 86, S. 199-210, doi: 10.1016/j.future.2018.02.044.

(49)  Estrategia renovada de la UE para 2011-14 sobre la responsabilidad social de las empresas, COM/2011/0681.

(50)  Emarketer.com

(51)  Hilty & Bieser (2017): Opportunities and risks of digitalisation for climate protection in Switzerland.

(52)  Por ejemplo, GESI/Accenture (2015): SMARTer2030. ICT Solutions for 21st Century Challenges.

(53)  ¿Lange/Santarius, Smart Green World? Making Digitalization Work for Sustainability; Lange, Pohl & Santarius (2020): Digitalization and Energy Consumption. Does ICT Reduce Energy Demand?

(54)  http://www.remourban.eu/

(55)  https://www.matchup-project.eu/

(56)  Dictámenes del CESE: Comercio internacional y turismo — Agenda mundial sobre desarrollo sostenible (DO C 14 de 15.1.2020, p. 40), El turismo y el transporte en 2020 y en adelante (véase la página 219 del presente Diario Oficial).

(57)  Dictamen del CESE sobre el tema De la granja a la mesa: una estrategia alimentaria sostenible, 2020 (véase la página 268 del presente Diario Oficial).

(58)  Como Joindata, una plataforma de datos independiente para agricultores (join-data.nl).

(59)  https://www.h2020fa.irshare.eu/


Top