EUR-Lex Access to European Union law

Back to EUR-Lex homepage

This document is an excerpt from the EUR-Lex website

Document 52019IR4601

Dictamen del Comité Europeo de las Regiones — Intensificar la actuación de la UE para proteger y restaurar los bosques del mundo

COR 2019/04601

OJ C 324, 1.10.2020, p. 48–52 (BG, ES, CS, DA, DE, ET, EL, EN, FR, GA, HR, IT, LV, LT, HU, MT, NL, PL, PT, RO, SK, SL, FI, SV)

1.10.2020   

ES

Diario Oficial de la Unión Europea

C 324/48


Dictamen del Comité Europeo de las Regiones — Intensificar la actuación de la UE para proteger y restaurar los bosques del mundo

(2020/C 324/08)

Ponente:

Roby BIWER (LU/PSE), Miembro del Consejo municipal de Bettembourg, Luxemburgo

Documento de referencia:

Comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo, al Consejo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones — Intensificar la actuación de la UE para proteger y restaurar los bosques del mundo

COM(2019) 352 final

RECOMENDACIONES POLÍTICAS

EL COMITÉ EUROPEO DE LAS REGIONES

1.

acoge con satisfacción el compromiso de la Comisión Europea de intensificar los esfuerzos para proteger y restaurar los bosques del mundo; lamenta el alcance limitado de las propuestas presentadas;

2.

reconoce los esfuerzos de la Unión Europea a lo largo de las últimas décadas para aumentar la cobertura boscosa, en particular mediante programas de forestación ampliados, así como gracias a la estricta legislación forestal de los Estados miembros que garantiza la reforestación y el rebrote natural; expresa su preocupación, sin embargo, por el alarmante índice de degradación forestal a nivel mundial, en particular de los bosques primarios, que comprenden tanto bosques vírgenes como gestionados (1);

3.

destaca la importancia de los bosques primarios como puntos críticos de biodiversidad que prestan servicios ecosistémicos que contribuyen a la salud humana (usos farmacéuticos, nutrición, plantas medicinales) y a la inclusión social (salud mental, promoción del empleo en zonas rurales, turismo ecológico, etc.), así como su papel esencial en la protección del medio ambiente frente a la desertificación, las inundaciones, la degradación de la estructura hidrogeológica, la erosión del suelo, los fenómenos meteorológicos extremos, la falta de precipitaciones, la contaminación del aire, etc.; reconoce, asimismo, que los bosques gestionados de manera sostenible, los bosques artificiales y los bosques autóctonos maduros, contribuyen a la protección y conservación de la biodiversidad;

4.

reconoce que la deforestación es un fenómeno muy complejo impulsado por múltiples factores, entre los que se encuentran, principalmente, el aumento de la demanda de alimentos, piensos, bioenergía, madera y otros productos básicos por parte de una creciente población global; hace hincapié en que la deforestación es la segunda fuente más importante de emisiones antropógenas de gases de efecto invernadero y un factor importante de la pérdida de biodiversidad (2);

5.

recalca que evitar la desaparición de los bosques puede aportar múltiples beneficios a las personas y a los ecosistemas, como la conservación de la biodiversidad, la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero mediante la absorción de carbono —una de las medidas más eficaces de mitigación del cambio climático—, la prestación de otros servicios ecosistémicos que puedan impulsar el crecimiento sostenible, y una nueva bioeconomía forestal basada en un aprovechamiento racional y sostenible de los recursos;

6.

pide a la Comisión y a los Estados miembros que presenten medidas reglamentarias y recomendaciones que se adapten a las divergencias específicas nacionales, regionales y locales, para combatir eficazmente todas las formas de deforestación y degradación de los ecosistemas forestales originales, que son reservas de carbono y de biodiversidad, proporcionando al mismo tiempo una financiación adecuada;

7.

subraya que la restauración de los bosques, en particular en las regiones más deforestadas de Europa, sigue siendo una de las estrategias más eficaces para la adaptación al cambio climático y su mitigación; a este respecto, la ampliación de los sistemas agroforestales, mediante la plantación de árboles tanto en las tierras de cultivo y los pastos como en sus alrededores, podría asumir un papel cada vez más importante;

8.

reclama coherencia política para alinear los esfuerzos, objetivos y resultados derivados de las distintas políticas, entre ellas la Estrategia de la UE sobre la Biodiversidad de aquí a 2030, la nueva PAC (política agrícola común), los compromisos internacionales de la UE, como la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, el Acuerdo de París sobre el Cambio Climático, su política comercial y el Pacto Verde Europeo, en una exhaustiva estrategia de sostenibilidad que cuente con objetivos y medidas de aplicación claros y preste la debida atención al equilibrio social, económico y medioambiental;

Prioridad 1: reducir la huella de la UE sobre la tierra asociada al consumo y garantizar el consumo de productos de cadenas de suministro libres de deforestación en la UE

9.

hace hincapié en que la UE garantizará que el consumo de productos de cadenas de suministro libres de deforestación de países no pertenecientes a la UE constituye un aspecto central en el proceso de protección y restauración de los bosques del mundo; insta a la UE a que incluya a los consumidores en el centro del proceso, con el fin de influir en aquellos mercados que recurren a la problemática conversión de los bosques primarios para la producción de productos ampliamente utilizados como el café, el cacao, el aceite de palma y el ganado;

10.

llama la atención sobre las graves violaciones de los derechos humanos y la destrucción medioambiental que se producen en varias cadenas de suministro de productos (soja, aceite de palma, azúcar, cacao, vacuno, materia prima para biocarburantes y biocombustibles) y subraya que las iniciativas voluntarias de los sectores privado y financiero hasta la fecha no han bastado para detener y revertir la deforestación a escala mundial; pide a la Comisión, por tanto, que haga obligatorio el cumplimiento de normas de diligencia debida en materia de medio ambiente y derechos humanos (3);

11.

señala que los incendios forestales constituyen la principal amenaza para la conservación de los ecosistemas forestales en muchos Estados miembros y regiones de la UE. Es fundamental ayudar a los entes locales y regionales a seguir aumentando su resiliencia frente a desastres, teniendo en cuenta que son ellas las primeras en responder. La contención de catástrofes mediante acciones de las comunidades locales constituye la forma más rápida y eficaz de minimizar el daño provocado por los incendios forestales;

12.

pide a la Comisión que adopte distintas medidas para incentivar la participación activa de los consumidores en la selección, promoción y uso de productos más sostenibles, entre ellas la creación de sistemas de certificación específicos de la UE para productos de «deforestación cero», la integración de los sistemas de certificación ya disponibles para los productos de origen forestal —como la gestión forestal y la cadena de custodia (4)— en el marco de una evaluación más exhaustiva que también se aplique a los productos no forestales, y que incluya: la gestión forestal sostenible; los sistemas de gestión y producción forestales basados en un uso reducido de los recursos naturales (por ejemplo, el agua), las sustancias químicas (por ejemplo, los plaguicidas) y la energía (combustibles fósiles y energía procedente de fuentes no renovables en general); aspectos relativos a la «deforestación cero» en la producción de productos no forestales; la promoción de productos con una huella de transporte reducida (por ejemplo, marcas de zona, huella de carbono), y el análisis del ciclo de vida (ACV) de los productos, para cuantificar su impacto en el medio ambiente y establecer comparaciones de su rendimiento medioambiental;

13.

pide a la Comisión que redoble sus esfuerzos en la lucha contra la explotación forestal ilegal, por medio de la aplicación completa y efectiva del plan de trabajo general de aplicación de las leyes, gobernanza y comercio forestales (FLEGT) de la UE 2018-2022, en particular reforzando la ejecución del Reglamento de la UE sobre la madera;

14.

reclama a la Comisión que mejore la comunicación y la promoción destinada a los consumidores de productos procedentes de la silvicultura sostenible, mediante el desarrollo de una etiqueta específica que indique el índice de deforestación de un producto, y mediante la mejora o integración de las bases de datos o sistemas de información europeos ya disponibles (por ejemplo, la base de datos de la etiqueta ecológica) con productos de «deforestación cero» que sean fáciles de reconocer;

15.

pide a la Comisión que, con el fin de mejorar la confianza en la información facilitada, establezca procedimientos para comprobar la exactitud de la información y de las evaluaciones recopiladas en el sistema de información europeo, que incluyan estrictos requisitos de trazabilidad que garanticen el origen de los productos y sistemas más estrictos de supervisión y garantía del cumplimiento con el objeto de ayudar a prevenir el fraude y el etiquetado incorrecto de los productos; sugiere, en particular en los países con una elevada tasa de deforestación y una baja cobertura de certificación o un índice alto de deforestación ilegal, que se estudien otras políticas de abastecimiento, por ejemplo, que se obligue a facilitar pruebas que demuestren la extracción sostenible de los productos, incluida documentación relativa a los intercambios materiales entre operadores e información sobre las políticas de contratación de todas las partes implicadas en la cadena de suministro;

16.

insta a todas las instituciones y organismos de la UE a que den ejemplo modificando sus procedimientos, licitaciones públicas y contratos marco con miras al uso exclusivo de productos procedentes de la silvicultura sostenible; invita, por otra parte, a su personal y miembros a compensar las emisiones de carbono derivadas de los desplazamientos en avión relacionados con sus actividades en el CDR mediante el apoyo financiero a proyectos de gestión forestal sostenible;

17.

insiste en que la contratación pública, responsable de alrededor del 14 % del PIB de la UE, ofrece una herramienta de influencia que puede ser importante para garantizar contratos de suministro de productos más sostenibles a la hora de contratar mano de obra o adquirir bienes o servicios de las empresas. A tal fin, la introducción, en la Directiva 2014/24/UE sobre contratación pública, de la prohibición de adquirir productos derivados de la deforestación puede lograr importantes efectos positivos en la promoción de productos de «deforestación cero»;

18.

afirma que el fomento de un cambio en el comportamiento de los consumidores hacia dietas vegetales más saludables con una elevada ingesta de frutas y verduras (que deberían contar con la certificación de «deforestación cero»), reduciendo así el consumo mundial de carne, puede promover y mantener la salud de los ciudadanos y del planeta, en consonancia con la «C40 Good Food Cities Declaration» (5); este cambio deberá tener en cuenta las recomendaciones que emanan de la Estrategia «De la Granja a la Mesa», en la cual se fomenta un consumo, en la medida de lo posible, local, sostenible con el medio ambiente y con las salud humana;

19.

anima a la Comisión a encontrar sinergias y conexiones con proyectos e iniciativas en curso relacionados con la creación de bosques urbanos o periurbanos y corredores ecológicos a escala subnacional, nacional y europea, así como fuera de Europa; señala que dichas iniciativas presentan muchos beneficios medioambientales y sociales (servicios ecosistémicos) para las personas que viven en las ciudades conectadas, como el aire limpio, la regulación del flujo del agua, la protección del suelo contra la erosión causada por el viento y el agua, la restauración de las tierras degradadas, la resiliencia frente a desastres y el cambio climático, la disminución de las temperaturas diurnas durante el verano, el suministro de alimentos, el aumento de la biodiversidad urbana, la mejora de la salud física y mental, mayor valor para los inmuebles, etc.;

20.

pide la participación en estas actividades de los ciudadanos y los entes locales y regionales europeos, los agentes comerciales y las partes interesadas que venden sus productos en el mercado europeo (por ejemplo, las empresas multinacionales); señala su papel en la protección de los bosques y la necesidad de aumentar la transparencia en su información corporativa sobre responsabilidad social y medioambiental (en consonancia con la Directiva 2014/95/UE);

Prioridad 2: trabajar en colaboración con los países productores para reducir las presiones sobre los bosques y demostrar el carácter «libre de deforestación» de la cooperación de la UE para el desarrollo, y Prioridad 3: reforzar la cooperación internacional para detener la deforestación y la degradación de los bosques e impulsar la restauración forestal

21.

llama la atención sobre el hecho de que la deforestación se produce sobre todo en países no pertenecientes a la UE. La mayoría de la madera producida en estos países se consume localmente y, a pesar de ello, el uso de certificaciones de la madera sigue siendo escaso, dado que el coste de su obtención es demasiado elevado, en particular para los pequeños productores, quienes además deben competir con madera más barata convencional o incluso obtenida ilegalmente. Asimismo, es necesario prestar especial atención al modo en que se certifican los productos forestales, como el caucho natural, que producen un gran número de pequeños productores;

22.

pide que se mejore la educación en materia de medio ambiente en los países en vías de desarrollo donde se hallan bosques primarios, como un aspecto clave para la sensibilización en estos países sobre la importancia de sus propios recursos ambientales; señala que la participación directa de los ciudadanos en estas iniciativas de educación medioambiental podría aportar muchos beneficios, entre ellos:

a)

un mayor conocimiento sobre la importancia de los servicios ecosistémicos que los bosques gestionados de manera sostenible y los bosques primarios prestan a la sociedad;

b)

el reconocimiento de los múltiples beneficios directos e indirectos de la gestión forestal sostenible;

c)

una mayor probabilidad de obtener beneficios a partir de las acciones locales para limitar la deforestación y la degradación forestal; más oportunidades para traducir la protección de los recursos naturales en la gestión sostenible de estos, contribuyendo así a la creación de empleos y crecimiento ecológicos para la población local, etc.;

23.

señala que la Comisión debe considerar la posibilidad de proponer los bosques primarios como patrimonio de la humanidad de la UNESCO con el fin de ayudar a protegerlos de la deforestación y aumentar las posibilidades de atraer la atención pública sobre su protección;

24.

subraya que, junto con la multifuncionalidad, la biodiversidad es un tema clave que debe tomarse en consideración al debatir el marco de política forestal de la UE; señala que cada vez que se deforesta eliminando un bosque primario o un bosque autóctono maduro se produce una pérdida de la biodiversidad característica de los bosques, que es difícil de recuperar, debido al elevado nivel de degradación de la zona;

25.

acoge con beneplácito la nueva Estrategia de la UE sobre la biodiversidad de aquí a 2030, que eleva su nivel de ambición impulsando acciones para detener la pérdida de biodiversidad y la degradación de los ecosistemas en toda Europa, y posiciona a la UE como líder mundial a la hora de afrontar la crisis mundial de la biodiversidad; estas medidas incluyen, por ejemplo, el establecimiento de espacios protegidos en al menos el 30 % de la superficie terrestre, la introducción de una serie de objetivos de la UE en materia de recuperación de la naturaleza, jurídicamente vinculantes, y una protección más estricta de los bosques primarios y maduros que quedan en la UE, aplicando los principios de gestión sostenible de los bosques secundarios (6), recuperando los ecosistemas de tierras degradadas mediante la restauración de los bosques, los suelos y los humedales y creando espacios verdes en las ciudades;

26.

reclama que se redoblen los esfuerzos para cumplir los objetivos asociados a la silvicultura en el marco de la nueva Estrategia de la UE sobre la biodiversidad de aquí a 2030 y que se apruebe un ambicioso marco mundial para la diversidad biológica después de 2020 en la próxima 15.a Conferencia de las Partes del Convenio sobre la Diversidad Biológica de las Naciones Unidas (COP15 del CDB de las Naciones Unidas), a partir también de la evaluación de la aplicación de la estrategia hasta 2020;

27.

insiste en que los acuerdos comerciales deben evaluarse en función del objetivo de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y que deben tener como base el desarrollo sostenible; pide que se refuercen los capítulos sobre la gestión forestal sostenible y la lucha contra la deforestación en los acuerdos comerciales, y que se incluya la deforestación en las evaluaciones de impacto ambiental. A este respecto, en vista de que la deforestación de la Amazonia brasileña ha alcanzado niveles récord, con un aumento del 84 % en los incendios de la selva tropical (7), pide a la UE y a sus Estados miembros que suspendan la ratificación del Acuerdo UE-Mercosur hasta que el Gobierno brasileño no invierta la tendencia;

28.

pide una mayor contribución de la silvicultura activa, adaptativa y participada en la estrategia forestal de la UE posterior a 2020, con el fin de mantener y reforzar la biodiversidad y, de este modo, conseguir plenamente los beneficios que pueden aportar la biodiversidad y los servicios ecosistémicos. Todas estas actividades y esfuerzos deberían contribuir a una política de biodiversidad mundial más ambiciosa, en la que Europa inste a asumir un liderazgo responsable, así como a promover dicha política;

Prioridad 4: reorientar la financiación hacia prácticas más sostenibles de utilización de la tierra y Prioridad 5: apoyar la disponibilidad de información sobre los bosques y las cadenas de suministro de productos básicos, la calidad de esa información y el acceso a la misma Apoyar la investigación y la innovación.

29.

destaca que las medidas puestas en marcha por la Comisión para proteger y restaurar los bosques de la UE y del mundo deberán divulgarse ampliamente a los ciudadanos europeos al objeto de aumentar el apoyo a estas medidas y su eficacia;

30.

pide a la Comisión que cree una base de datos europea que recoja los proyectos actuales y pasados entre la UE y terceros países, así como los proyectos bilaterales entre los Estados miembros de la UE y terceros países, con el fin de evaluar su impacto en los bosques del mundo; destaca la participación de los entes locales y regionales en la ejecución de estos proyectos;

31.

urge a la UE a lanzar una estrategia de «Industrialización, Digitalización & Descarbonización» (I2D) para la promoción de ecomateriales sustitutivos basados en madera, cuyo origen y huella de carbono sea informado al consumidor y que incentive la certificación de «deforestación cero», potenciando su utilización en sectores tales como la construcción, textiles, productos químicos o industria del envasado;

32.

pide a la Unión que siga desarrollando programas de investigación y seguimiento como Copernicus, el Programa Europeo de Observación de la Tierra y otros programas de seguimiento, para supervisar la cadena de suministro de productos básicos y poder identificar y advertir de forma temprana sobre productos que hayan provocado la deforestación o la degradación medioambiental durante su fase de producción;

33.

pide a la Comisión a que se plantee la creación de una agencia europea de silvicultura, a la vista de la importancia que reviste la protección y restauración de los bosques del mundo.

Bruselas, 2 de julio de 2020.

El Presidente del Comité Europeo de las Regiones

Apostolos TZITZIKOSTAS


(1)  https:/ /www.cbd.int/forest/definitions.shtml.

(2)  https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0959378018314365#fig0005.

(3)  Se entiende por diligencia debida en materia de derechos humanos el medio por el cual las empresas pueden identificar, prevenir, mitigar y dar cuenta de los efectos negativos en los derechos humanos de sus actividades o de aquellos vinculados a sus relaciones empresariales. https://corporatejustice.org/priorities/13-human-rights-due-diligence.

(4)  Por ejemplo, Forest Stewardship Council® («Consejo de Manejo Forestal», FSC®), Programme for the Endorsement of Forest Certification («Programa para la Aprobación de la Certificación Forestal») TM (PEFCTM), etc.

(5)  En virtud de dicha declaración, las ciudades se comprometen a ajustar las políticas de compra de alimentos a la «dieta saludable del planeta» («Planetary Health Diet») que se obtiene, de modo ideal, a partir de la agricultura ecológica, y a apoyar un incremento general del consumo de alimentos vegetales saludables en nuestras ciudades, abandonando dietas insostenibles y poco saludables, https://www.c40.org/press_releases/good-food-cities.

(6)  https:/ /www.cbd.int/forest/definitions.shtml.

(7)  Instituto brasileño de investigaciones espaciales, 2019.


Top