EUR-Lex Access to European Union law

Back to EUR-Lex homepage

This document is an excerpt from the EUR-Lex website

Document 52019AE5359

Dictamen del Comité Económico y Social Europeo sobre «Un mercado único para todos» [Dictamen exploratorio]

EESC 2019/05359

OJ C 311, 18.9.2020, p. 19–25 (BG, ES, CS, DA, DE, ET, EL, EN, FR, HR, IT, LV, LT, HU, MT, NL, PL, PT, RO, SK, SL, FI, SV)

18.9.2020   

ES

Diario Oficial de la Unión Europea

C 311/19


Dictamen del Comité Económico y Social Europeo sobre «Un mercado único para todos»

[Dictamen exploratorio]

(2020/C 311/02)

Ponente general:

Antonio LONGO

Consulta

Carta de la Presidencia croata del Consejo de la UE 10/09/2019

Fundamento jurídico

Artículo 304 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea

Sección competente

Mercado Único, Producción y Consumo

Decisión de la Mesa

24.9.2019

Aprobado en el pleno

10.6.2020

Pleno n.o

552

Resultado de la votación

(a favor/en contra/abstenciones)

224/1/2

1.   Conclusiones y recomendaciones (1)

1.1.

Para el Comité Económico y Social Europeo (CESE), el mercado único europeo en todas sus dimensiones (económica, social y medioambiental) es una de las piedras angulares de la economía social de mercado. Representa el elemento clave de un proceso armonioso y equilibrado de integración europea orientado a restablecer la confianza de la ciudadanía en la UE, crear nuevos puestos de trabajo, propiciar una economía más competitiva y reforzar el papel de Europa en el mundo.

1.2.

El CESE considera que la consecución de los objetivos del Pacto Verde Europeo podría contribuir de forma decisiva al desarrollo del mercado único en el futuro.

1.3.

El CESE está convencido de que el futuro mercado único solo puede basarse en la combinación de una base económica sólida y una fuerte dimensión social, y hace hincapié en la necesidad de una convergencia al alza y una política social más eficaz a nivel de la UE y de los Estados miembros.

1.4.

En opinión del CESE, hay que adoptar un planteamiento nuevo, integrado y con visión de futuro para el mercado único en todas las políticas pertinentes, orientado a eliminar los obstáculos injustificables que todavía persisten —sin crear otros nuevos— y centrado en la ciudadanía, los consumidores, los trabajadores y las empresas como agentes básicos en la regulación, verificación y supervisión de todo el proceso.

1.5.

El CESE estima que debe realizarse un esfuerzo importante con el fin de aumentar el nivel de alfabetización digital y mejorar el conocimiento de los riesgos y las oportunidades de la gestión de datos, para permitir que la ciudadanía participe en procesos decisorios con visión de futuro y comprenda las posibilidades y los límites que están en juego.

1.6.

Debe evitarse la sobrerregulación (goldplating) y la falta de transposición y aplicación de las Directivas de la UE en ámbitos normativos clave para las empresas, ya que impiden —en particular a las pequeñas empresas y las microempresas— aprovechar plenamente los beneficios del mercado único, sobre todo a la luz de la iniciativa en favor de las pequeñas empresas («Small Business Act»).

1.7.

El CESE considera que deben reforzarse las infraestructuras de gobernanza del mercado único mediante la inclusión proactiva de entes organizados que representen a la ciudadanía, los consumidores y las empresas (prestando particular atención a los ciudadanos vulnerables o en riesgo de discriminación, a la economía social y a las microempresas y pequeñas empresas), con miras a elaborar enfoques simplificados y de fácil manejo y una aplicación y ejecución oportuna, transparente y eficiente.

1.8.

Según el CESE, se ha de fortalecer la dimensión internacional del mercado único en el contexto del Pacto Verde Europeo. Es preciso intensificar la vigilancia del mercado, para evitar que entren en el mercado europeo productos que sean ilegales o falsificados, o que incumplan las normas medioambientales, sociales y de seguridad, procedentes de terceros países a través de un comercio electrónico creciente, a fin de acabar con la competencia desleal.

1.9.

El CESE recomienda encarecidamente que se potencie el sistema europeo de normalización técnica, lo cual resulta esencial para el mercado único y, en particular, en lo que respecta a las normas técnicas, sociales, medioambientales y de seguridad, para ofrecer a la ciudadanía, los consumidores y las empresas —sobre todo las pequeñas empresas y las microempresas— una visión clara de las normas y los procedimientos y garantizarles una participación equilibrada y efectiva en el proceso de normalización.

1.10.

El CESE pide que se respeten los intereses de los consumidores en el proceso REFIT, en el mundo digital y en la seguridad de los bienes y servicios, y que se impulsen medidas encaminadas a reducir la pobreza energética y de consumo, para garantizar el acceso a los productos alimenticios, los medicamentos y los servicios básicos para todas las personas en Europa. Deben respaldarse los nuevos paradigmas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible otorgando incentivos a escala europea, nacional y local.

1.11.

El CESE subraya la importancia de poner en marcha sobre el terreno una intensa campaña europea de publicidad e información interactiva, mediante una red de centros de amplia difusión.

1.12.

En opinión del CESE, deben establecerse condiciones justas para que los trabajadores ejerzan una libertad real de circular, establecerse y trabajar en todo el mercado único, especialmente en las regiones fronterizas. Es necesario mejorar la aplicación de la Directiva relativa al reconocimiento de cualificaciones profesionales (2) y realizar un importante esfuerzo conjunto en términos de recursos financieros y estructurales a nivel europeo en favor de la educación y formación permanentes de los recursos humanos para desarrollar nuevas competencias y cualificaciones.

2.   Antecedentes del presente Dictamen

2.1.

El mercado único en todas sus dimensiones (económica, social y medioambiental) es un aspecto fundamental de la integración europea y una de las piedras angulares de la economía social de mercado de Europa y de la nueva estrategia de desarrollo sostenible en el marco del nuevo Pacto Verde Europeo (3).

2.2.

Se necesitan, pues, esfuerzos sostenidos para seguir reforzando el mercado único, que solo si se realiza plenamente permitirá restaurar la confianza de los ciudadanos en el proyecto europeo, crear nuevos puestos de trabajo, propiciar una economía más competitiva y garantizar a Europa un papel más relevante en el mundo.

2.3.

La realización del mercado único requiere un enfoque integrado que permita gestionar un proceso que establezca vínculos entre todas las políticas y dimensiones pertinentes en el marco de una visión coherente y a largo plazo para abordar los retos mundiales actuales y emergentes en materia de tecnología, seguridad y sostenibilidad (4). Será decisivo, a tal fin, el Plan de Inversiones para el Pacto Verde Europeo (5).

2.4.

Las empresas (en particular, las pequeñas empresas y las microempresas) y los ciudadanos deben estar en el centro de este proceso y participar activamente en la construcción de un mercado único preparado para el futuro, con un enfoque más centrado en el usuario y basado en gran medida en un análisis exhaustivo de la situación y las necesidades. Hoy en día, seguimos dependiendo de terceros países para el suministro de algunos bienes de primera necesidad y de medicamentos, una dependencia que conviene superar.

3.   Obstáculos a la realización del mercado único

3.1.

Los problemas manifiestos a los que se sigue enfrentando el proceso de realización del mercado único plantean las siguientes condiciones previas y barreras.

3.2.   Condiciones previas

Para que el mercado único sea accesible y utilizable en igualdad de condiciones para todas las personas, deben cumplirse las siguientes condiciones previas:

a)

la transposición plena y oportuna de la legislación relativa al mercado único y la eliminación de los retrasos en la transposición, la aplicación uniforme y coherente de las normas de la UE, junto con el acceso fácil, transparente y sencillo para todas las personas, evitando la sobrerregulación;

b)

la realización efectiva del mercado único del gas, la electricidad, las infraestructuras digitales y el transporte;

c)

la plena accesibilidad del mercado único para todas las personas, proporcionando servicios y bienes accesibles a todos los ciudadanos vulnerables o desfavorecidos, como las personas con discapacidad o en riesgo de pobreza;

d)

el establecimiento de mecanismos armonizados de vigilancia del mercado (por ejemplo, para la seguridad de los productos químicos, la eficiencia energética y el rendimiento medioambiental de los productos); el pleno funcionamiento de los mecanismos de reconocimiento mutuo;

e)

un mercado de materias primas secundarias y productos circulares que funcione sin problemas y esté armonizado, facilitando la circulación de los productos al final de su vida útil;

f)

un marco plenamente implantado de normas técnicas y de regulación estrictas, en especial en lo que se refiere a las normas medioambientales y sociales. Es necesario impartir formación a los compradores públicos y las empresas afectadas sobre la aplicación de las nuevas normas del programa sobre el mercado único, y se deben llevar a cabo actividades de sensibilización sobre la compra local («cero kilómetros») a fin de estabilizar las economías regionales y reducir el impacto ambiental;

g)

normas comunes en materia de contratación pública con criterios de adquisición coherentes en toda la UE para una contratación ecológica y socialmente integradora;

h)

un ecosistema digital integrado a nivel de la UE con nuevos modelos de negocio, distribución y consumo y nuevas relaciones de administración electrónica;

i)

mercados de capital integrados y desarrollados con servicios financieros fácilmente accesibles para todas las personas;

j)

una economía de datos justa y capaz de garantizar la disponibilidad, accesibilidad y movilidad de los datos dentro del mercado único, salvaguardando al mismo tiempo la seguridad y la intimidad de los ciudadanos, los consumidores y las empresas;

k)

una nube científica europea, que aproveche los datos procedentes de los centros de investigación públicos y privados que reciben apoyo de los fondos europeos;

l)

un mercado de servicios totalmente integrado, incluidos los servicios de logística y de redes;

m)

salvaguardias eficaces contra el dumping social y fiscal;

n)

la necesidad de que las instituciones de la UE, junto con los agentes directamente afectados, estudien y examinen con detenimiento los efectos de las reglamentaciones en las empresas antes de proponer nuevas normas o de modificar las ya vigentes;

o)

la promoción, por parte de las políticas y la legislación de la UE, de todos los tipos de emprendimiento con el fin de impulsar las economías de los Estados miembros, incluida la protección de las pequeñas empresas y las microempresas, así como de las empresas de la economía social.

3.3.   Barreras (6)

3.3.1.

Se han puesto de relieve importantes obstáculos que dificultan el funcionamiento del actual mercado único, tal y como lo perciben la ciudadanía, los consumidores y las empresas, en relación con los siguientes aspectos:

a)

procedimientos administrativos complejos: la legislación relativa al mercado único a menudo incluye normas y procedimientos que a los usuarios finales les resultan difíciles de comprender o aplicar;

b)

diferentes normas técnicas nacionales: existe un conjunto cada vez mayor de reglamentaciones técnicas nacionales, como se desprende del creciente número de notificaciones reglamentarias (unas 700 al año relativas a las mercancías);

c)

dificultad para acceder a la información sobre las normas y los requisitos: la Pasarela Digital Única es una medida en la dirección correcta para ayudar a las empresas, en particular las microempresas y las pequeñas y medianas empresas, a acceder a la información adecuada, pero existen múltiples puntos de contacto; La existencia de una ventanilla única en cada Estado miembro podría ofrecer una mejor orientación sobre las normas, los procedimientos y los documentos que se necesitan, y sobre las autoridades a las que hay que acudir.

d)

falta de información entre los niveles de vigilancia del mercado: dado que la vigilancia es responsabilidad de los Estados miembros y las regiones, esta situación puede dar lugar a diferentes niveles de vigilancia, y generar posibles distorsiones entre los productos del mercado único y los que entran en el mercado;

e)

sobrerregulación y falta de transposición y aplicación de las Directivas de la UE en ámbitos clave de la reglamentación aplicable a las empresas: esta situación crea un complejo mosaico normativo en el mercado único que impide, sobre todo, que las pequeñas y medianas empresas (pymes) y las microempresas se beneficien del mercado único en su totalidad;

f)

falta de mecanismos formación y cooperación para velar por que los poderes públicos pertinentes, los particulares, los consumidores y las empresas afectadas conozcan de forma sólida y coherente las normas que son (pueden ser) aplicables;

g)

incapacidad para garantizar la unidad del mercado en sectores clave como, por ejemplo, el gas, la electricidad, y las infraestructuras digitales y de transporte.

4.   El mercado único como elemento fundamental en la nueva agenda estratégica de la UE

4.1.

El CESE está convencido de que la existencia de un mercado único al servicio de todas las personas constituye un elemento clave del proceso de integración europea con miras a restablecer la confianza de la ciudadanía en la UE, crear empleos, propiciar una economía competitiva y mantener la influencia de Europa en el mundo.

4.2.

El CESE considera que la consecución de los objetivos del Pacto Verde Europeo, entre ellos, por ejemplo, el nuevo Plan de Acción para la Economía Circular (7) y la estrategia de contaminación cero, podría contribuir de manera decisiva al desarrollo del futuro mercado único.

4.3.

El CESE acoge favorablemente el hecho de que este proceso constituya una de las cuatro principales prioridades de la agenda estratégica para el período 2019-2024 (8) y se haya integrado por primera vez en el Semestre Europeo (9).

4.4.

El CESE considera no solo que debe adoptarse un planteamiento nuevo, integrado y con visión de futuro para el mercado único en todas las políticas pertinentes, centrado en la ciudadanía, los consumidores, los trabajadores y las empresas en cuanto beneficiarios de los objetivos, sino también que estos actores han de ser los agentes fundamentales en la regulación, verificación y supervisión de todo el proceso. Un proceso que debe basarse en las necesidades reales de estos agentes y estar simplificado, y ha de ser fácilmente accesible y sencillo de usar.

4.5.

El CESE señala la necesidad de llevar a cabo una simplificación administrativa radical y hace hincapié en el problema de la proporcionalidad. Las pymes y las microempresas incurren en costes elevados sin tener la seguridad de actuar de conformidad con la legislación. La aplicación de la Small Business Act y del principio «Pensar primero a pequeña escala» (Think Small First) debe constituir una prioridad y figurar en la agenda política a corto plazo a través de la estrategia para las pymes y las microempresas. El examen de los efectos combinados de varias reglamentaciones en las empresas debe hacerse efectivo en el proceso legislativo.

4.6.

Debería ponerse en marcha un proceso de apoyo a la digitalización y al desarrollo intensivo de la capacidad para todas las partes interesadas, y también debería abrirse el mercado único de servicios de manera justa y transparente.

4.7.

Si se quiere lograr un mercado único con visión de futuro se deben hacer grandes esfuerzos para elevar el nivel de alfabetización digital y aumentar la comprensión de los datos y su gestión, permitiendo que los ciudadanos y las pequeñas empresas participen en estos procesos. Asimismo, hay que reconocer la incertidumbre y la complejidad del contexto y crear la resiliencia individual y social necesaria para afrontar estas dificultades y para conocer mejor las posibilidades y los límites que presentan las plataformas digitales y su gobernanza y modelos de negocio subyacentes, a fin de prevenir la manipulación.

4.8.

También se necesita una infraestructura de gobernanza del mercado único que se base en los instrumentos de gobernanza de la UE vigentes (por ejemplo, la Red de Resolución de Problemas en el Mercado Interior (SOLVIT), el Sistema de Información del Mercado Interior (IMI), Tu Europa — Asesoramiento, el cuadro de indicadores del mercado único) y, al mismo tiempo, se vea reforzada a nivel de la UE y nacional con la inclusión proactiva de entes organizados que representen a la ciudadanía, los consumidores y las empresas, con miras a elaborar enfoques simplificados y de fácil manejo. Deben aplicarse de forma oportuna, transparente y eficiente las normas del mercado único para sentar las bases de una transición con éxito a una Europa digital, eficiente, coherente, equilibrada y sostenible.

4.9.

A fin de acabar con la competencia desleal y evitar riesgos para la salud y la seguridad de los consumidores, se debe fortalecer la vigilancia del mercado con miras a impedir que entren en el mercado europeo productos ilegales y falsificados procedentes de terceros países a través de un comercio electrónico creciente. Debe abordarse con carácter urgente la sensibilización de los consumidores.

5.   El mercado único y la ciudadanía

5.1.

Los ciudadanos deben ocupar un lugar central en todo el proceso de creación del futuro mercado único, no solo por ser los principales beneficiarios de sus logros, sino también como agentes proactivos del proceso, que ha de tener en cuenta sus necesidades y expectativas.

5.2.

En un anterior Dictamen (10), el CESE hizo hincapié en la necesidad de promover «un gran plan para la educación y la formación digital, a fin de ofrecer a todos los ciudadanos los instrumentos cognitivos necesarios para afrontar mejor la transición».

5.3.

Debe garantizarse la participación de todos los ciudadanos de la UE en todas las etapas, en particular para los ciudadanos vulnerables y los que están en riesgo de discriminación. Hay que garantizar a las personas con discapacidad o en riesgo de pobreza acceso a los servicios y los bienes, de conformidad con la Directiva (UE) 2019/882 (11) y otras obligaciones legales, como, por ejemplo, la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.

5.4.

El CESE subraya la importancia de poner en marcha una intensa campaña europea de publicación e información interactiva con una red de centros de amplia difusión ubicados en centros intermodales del mercado único, tanto centrales como periféricos, para fomentar la participación proactiva de la ciudadanía, teniendo en cuenta las sugerencias, las dificultades y las soluciones, con el apoyo activo de la sociedad civil organizada.

6.   El mercado único y los trabajadores

6.1.

El CESE está convencido de que el futuro mercado único solo puede basarse en la combinación de una base económica sólida y una fuerte dimensión social (12), y «ha abogado siempre por una convergencia al alza y una política social más eficaz a nivel de la UE y de los Estados miembros» (13), mediante la elaboración de «una hoja de ruta clara y coordinada que establezca prioridades para la aplicación del pilar y de los derechos y normas sociales existentes».

6.2.

El CESE insiste una vez más en que «un nuevo proceso del Semestre Europeo debe alcanzar objetivos sociales en el marco de un seguimiento de los desequilibrios sociales y han de introducirse nuevos indicadores mensurables y recomendaciones sociales específicas por país» (14), y que deben evitarse las diferencias excesivas: aunque reflejan situaciones nacionales concretas, pueden dar lugar a dumping social y distorsionar las condiciones de competencia equitativas para todo el mercado único europeo.

6.3.

En opinión del CESE, deben establecerse condiciones justas para que los trabajadores ejerzan una libertad real de circular en todo el mercado único, especialmente en las regiones fronterizas. Es necesario mejorar la aplicación de la Directiva relativa al reconocimiento de cualificaciones profesionales (15) y realizar un importante esfuerzo conjunto en términos de recursos financieros y estructurales a nivel europeo en favor de la educación y formación permanentes de los recursos humanos para desarrollar nuevas competencias y cualificaciones.

6.4.

El CESE subraya, una vez más, que «los cambios que las nuevas tecnologías, la inteligencia artificial y los macrodatos están provocando en los procesos productivos y en la economía en general también modifican profundamente el mercado de trabajo» y que es importante que «estos procesos de cambio tengan lugar en un marco de provechoso diálogo social y que respeten los derechos y la calidad de vida de los trabajadores» (16), evitando las trampas que causan pobreza y precariedad.

6.5.

El CESE considera que el desarrollo sostenible exige un importante esfuerzo conjunto en términos de recursos financieros y estructurales a nivel europeo, nacional y local en favor de la educación y formación permanentes de los recursos humanos para desarrollar nuevas competencias ecológicas y digitales y cualificaciones que se ajusten a las necesidades de los cambiantes mercados de trabajo en el marco del nuevo Pacto Verde Europeo.

7.   El mercado único y los consumidores

7.1.

La política de consumo es un componente fundamental del proceso de realización de un mercado único centrado en los intereses de la población y capaz de dar forma a la adhesión de los ciudadanos al proceso de integración de la UE. En opinión del CESE, se debe trabajar con más empeño para garantizar la protección efectiva de los consumidores cuando los operadores incumplen las normas, y cuando no se reducen la aplicación fragmentada ni las diferencias persistentes entre los Estados miembros.

7.2.

El CESE pide que se respeten los intereses de los consumidores en el proceso REFIT, en el mundo digital y en la seguridad de los bienes y servicios, y que se impulsen medidas encaminadas a reducir la pobreza energética y de consumo, para mejorar el acceso a los productos alimenticios, los medicamentos y los servicios básicos para todas las personas en Europa.

7.3.

Es preciso afrontar el problema de la diferencia de trato entre los consumidores de los distintos países en la adquisición directa o el comercio en lo que respecta a los precios y las condiciones de venta o de entrega. Sigue siendo especialmente importante el problema del bloqueo geográfico.

7.4.

El CESE acoge con agrado la información proporcionada sobre los resultados de la protección de los consumidores a través de la plataforma de resolución de litigios en línea (17), pero desearía que se reforzaran «los instrumentos de resolución extrajudicial, en especial transfronteriza».

7.5.

El CESE está convencido de que la transparencia y la comparabilidad de la información revisten una importancia fundamental para permitir que los consumidores tomen decisiones inteligentes, también desde el punto de vista del impacto y la sostenibilidad ambientales.

8.   El mercado único y las empresas

8.1.

A juicio del CESE, para responder a las necesidades de las empresas de implantar plenamente el mercado único es necesario llevar a cabo las siguientes medidas:

8.1.1.

Lograr una mayor apertura e integración de los mercados de bienes y servicios, incluidos los servicios de logística y de redes, para liberar todo el potencial económico de la UE y establecer una base sólida para la competencia mundial a largo plazo. Es necesario salvaguardar y promover la diversidad y el pluralismo en el sector minorista (18).

8.1.2.

Dar un mayor impulso a la digitalización como factor clave para la competitividad europea, lo que implica un marco que facilite la introducción de las tecnologías digitales. Los programas dirigidos a las pymes y las microempresas deben respetar la cultura de estas empresas y buscar la participación de las organizaciones que las representan a nivel local.

8.1.3.

Llevar a cabo más acciones que proporcionen a las pequeñas empresas y las microempresas competencias digitales básicas e intermedias, así como diversas soluciones tecnológicas, y elaborar normas justas sobre el acceso a los datos, la libre circulación de datos y las responsabilidades por medio de un enfoque normativo amplio.

8.1.4.

Crear un marco reglamentario y financiero que favorezca la inversión en infraestructuras, a fin de mejorar las infraestructuras físicas y digitales y hacerlas interoperables; generar innovación y flexibilidad para que las empresas se adapten a un mundo en rápida evolución, impulsando nuevos modelos de negocio; y favorecer la neutralidad tecnológica mediante una legislación relativa al mercado único que reduzca los obstáculos con el fin de facilitar la entrada en el mercado.

8.1.5.

Otorgar prioridad a los principios de mejora de la legislación y de aplicación práctica al objeto de que el mercado único sea el mejor lugar para hacer negocios y trabajar.

8.2.

Ha de prestarse especial atención a las diferencias entre los sistemas tributarios nacionales. Para el CESE, debe afrontarse el dumping social y fiscal en el mercado único, ya que distorsiona la competencia y da lugar a reubicaciones que no están justificadas por ningún otro motivo.

8.3.

Asimismo, es imprescindible colmar las lagunas de infraestructura y reglamentación en la interconexión de los mercados locales en el mercado único, en particular en sectores clave como el gas, la electricidad y el transporte, que presentan obstáculos a la competencia justa y transparente.

8.4.

El CESE observa que debe potenciarse el sistema europeo de normalización, en particular en lo que respecta a las normas técnicas, sociales, medioambientales y de seguridad, para ofrecer a las empresas, especialmente las pequeñas empresas y las microempresas, una visión clara de las normas y los procedimientos que deben seguirse y garantizar la participación equilibrada y efectiva de todas las partes interesadas pertinentes en el proceso de normalización.

Bruselas, 10 de junio de 2020.

El Presidente del Comité Económico y Social Europeo

Luca JAHIER


(1)  La Comisión publicó el 10 de marzo de 2020 las Comunicaciones «Plan de acción a largo plazo para mejorar la aplicación y el cumplimiento de las normas del mercado único» y «Determinar y abordar las barreras del mercado único».

(2)  Directiva 2005/36/CE del Parlamento Europeo y del Consejo (DO L 255 de 30.9.2005, p. 22).

(3)  COM(2019) 640 final.

(4)  9743/19 COMPET 437 MI 487.

(5)  EESC-2020-00463 ECO/505 (ponente: Sr. Trias Pintó) (véase la página 63 del presente Diario Oficial).

(6)  La Comisión publicó el 10 de marzo de 2020 una importante Comunicación titulada «Determinar y abordar las barreras del mercado único» [COM(2020) 93 final].

(7)  COM(2020) 98 final, presentado el 11 de marzo de 2020.

(8)  https://www.consilium.europa.eu/es/press/press-releases/2019/06/20/a-new-strategic-agenda-2019-2024/.

(9)  IP/19/6770, de 17.12.2019.

(10)  DO C 81 de 2.3.2018, p. 102.

(11)  DO L 151 de 7.6.2019, p. 70.

(12)  DO C 353 de 18.10.2019, p. 23.

(13)  DO C 13 de 15.1.2016, p. 40; DO C 81 de 2.3.2018, p. 145, y DO C 440 de 6.12.2018, p. 135.

(14)  DO C 14 de 15.1.2020, p. 1.

(15)  Véase la nota 2.

(16)  DO C 353 de 18.10.2019, p. 6.

(17)  Según la comisaria Jourová, en el primer año se resolvieron más de 24 000 casos.

(18)  DO C 110 de 22.3.2019, p. 41.


Top