EUR-Lex Access to European Union law

Back to EUR-Lex homepage

This document is an excerpt from the EUR-Lex website

Document 52019XR4351

Resolución del Comité Europeo de las Regiones — El Pacto Verde en colaboración con los entes locales y regionales

OJ C 79, 10.3.2020, p. 1–7 (BG, ES, CS, DA, DE, ET, EL, EN, FR, GA, HR, IT, LV, LT, HU, MT, NL, PL, PT, RO, SK, SL, FI, SV)

10.3.2020   

ES

Diario Oficial de la Unión Europea

C 79/1


Resolución del Comité Europeo de las Regiones — El Pacto Verde en colaboración con los entes locales y regionales

(2020/C 79/01)

EL COMITÉ EUROPEO DE LAS REGIONES (CDR)

Vistos

el Pacto Verde Europeo anunciado por la presidenta electa de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en «Una Unión que se esfuerza por lograr más resultados – Mi agenda para Europa»;

el hecho de que los entes locales y regionales aplican el 70 % de toda la legislación de la UE, el 70 % de las medidas de mitigación del cambio climático, el 90 % de las políticas de adaptación al cambio climático y el 65 % de los objetivos de desarrollo sostenible, representan un tercio del gasto público y dos tercios de la inversión pública; son por tanto ellos quienes aplicarán el Pacto Verde Europeo sobre el terreno;

Hacia un Pacto Verde ambicioso que logre resultados sobre el terreno y, al mismo tiempo, aspire a actuar a nivel mundial

1.

subraya que es necesario un Pacto Verde ambicioso para convertir a Europa en el primer continente climáticamente neutro antes de 2050 y se congratula de que sitúe la sostenibilidad en el centro de la elaboración de las políticas. El Pacto Verde deberá ser la herramienta para establecer una agenda que conduzca a la integración de los criterios de sostenibilidad en todas las políticas, prioridades macroeconómicas e instrumentos financieros de la UE, en el Semestre Europeo y en el marco financiero plurianual 2021-2027;

2.

subraya que el Pacto Verde deberá constituir un instrumento para cumplir los objetivos de la Estrategia sobre la Biodiversidad y el Acuerdo de París, así como aplicar plenamente el Programa de las Naciones Unidas para 2030 y los objetivos de desarrollo sostenible (ODS) y aportar una contribución ambiciosa de la UE al marco político internacional para la protección de la biodiversidad después de 2020 establecido en la COP15 mediante el Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB);

3.

hace un llamamiento a la Comisión para que revise, en caso necesario, las metas de la UE incluidas en el paquete de medidas «Energía limpia para todos los europeos»a fin de garantizar una Europa climáticamente neutra que impulse la competitividad europea y la justicia social a más tardar en 2050, y que las consagre en una Ley europea sobre el clima. A este respecto, pide que el objetivo de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) se aumente al menos al 55 %, el objetivo de eficiencia energética al 40 % y el de energías renovables al 40 % para 2030;

Un Pacto Verde que aplique un enfoque de base local y garantice la coherencia de las políticas

4.

pide que el Pacto Verde adopte un enfoque holístico de base local que proponga soluciones concretas que tengan en cuenta los retos y oportunidades económicos, sociales, geográficos y medioambientales de las regiones y ciudades, además de contar con la participación e implicación de la población local en el diseño y la puesta en práctica de futuras propuestas;

5.

espera que el Pacto Verde integre la sostenibilidad y haga de la integración de las políticas un enfoque y no solo una prioridad, y que garantice la coherencia de las políticas, también en las evaluaciones o controles de adecuación de la legislación medioambiental, al objeto de armonizar las prioridades, las ambiciones y los plazos de las diferentes políticas de la UE y evitar las duplicaciones o los procedimientos y resultados contradictorios. Insta a la Comisión a que utilice las directrices y la caja de herramientas del programa «Legislar mejor»para ayudar a diseñar una legislación más preparada para el futuro y pone en guardia, en este contexto, contra un enfoque formalista de la mejora de la legislación, como por ejemplo el principio de «uno por otro»aplicado a la legislación de la UE, que no refleja la complejidad de los retos políticos y reglamentarios que hay que afrontar;

6.

solicita a la Comisión que proponga medidas a escala de la UE para internalizar los costes externos y aplicar de manera coherente el principio de «quien contamina paga»;

7.

reitera su petición de que se reflejen mejor las consideraciones medioambientales y de cambio climático en las relaciones exteriores de la UE. Destaca la importancia de compartir experiencias entre iguales dentro de las plataformas de cooperación territorial, como la ARLEM y la Corleap, así como a través de las asociaciones entre ciudades. El cambio climático debe seguir constituyendo una prioridad diplomática estratégica de la UE con el fin de garantizar que los terceros países adopten y apliquen políticas ambiciosas para lograr la neutralidad climática;

8.

subraya, a la vista de lo anterior, la importancia crucial de una política marítima integrada ambiciosa que permita adoptar un enfoque global y coherente sobre los océanos para preservar su contribución a la lucha contra el calentamiento global, proteger su biodiversidad, de la cual depende también de nuestra alimentación, y valorizar su capacidad para contribuir al desarrollo de fuentes de energía renovables;

Obtener resultados tangibles sobre el terreno utilizando la gobernanza multinivel y la subsidiariedad activa

9.

insta a la Comisión a que vele por que el Pacto Verde se base en un marco de gobernanza multinivel; acoge favorablemente las Resoluciones del Parlamento Europeo sobre la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2019 en Madrid y sobre la emergencia climática que llaman a una acción inmediata y ambiciosa para limitar el calentamiento global a 1,5.°C, que reconocen que la transición duradera hacia una sociedad sostenible y con bajas emisiones de carbono no puede lograrse sin una participación ascendente y descendente; subraya que los entes locales y regionales están dispuestos a dar forma al Pacto Europeo sobre el Clima junto con los ciudadanos, las empresas, las universidades y los centros de investigación;

10.

aboga por que la financiación y el apoyo de los fondos de la UE se sometan siempre a una evaluación del impacto sobre el clima y la sostenibilidad. Las subvenciones, las ayudas y los programas de apoyo directa o indirectamente perjudiciales para el medio ambiente deberían revisarse en relación con su coherencia con los objetivos climáticos y de sostenibilidad y eliminarse;

11.

hace un llamamiento a la Comisión para que presente programas de acción para ejecutar el «Pacto Verde»con objetivos mensurables, acciones específicas y una financiación adecuada, elaborados en cooperación con los entes locales y regionales, de conformidad con sus competencias jurídicas en sus respectivos Estados miembros. El Pacto Verde solo tendrá éxito si se traduce en estrategias y planes desarrollados y aplicados a escala de la UE, nacional, regional y local;

12.

pide a la Comisión que supervise los progresos de los gobiernos nacionales y de los entes locales y regionales a la hora de abordar los factores favorables y los obstáculos a través del proceso del Estado de la Unión de la Energía, con una participación directa e inmediata de los entes locales y regionales;

13.

pide a los Estados miembros que establezcan diálogos multinivel sobre clima y energía y que impliquen activamente a los entes locales y regionales en la elaboración y revisión de los planes nacionales de energía y clima, dirigiendo su ambición hacia vías que conduzcan a la neutralidad climática y desarrollando contribuciones determinadas a nivel regional y local para completar las contribuciones determinadas a nivel nacional (1);

14.

se compromete, en este sentido, a crear un foro de entes locales y regionales, así como de partes interesadas con vistas a cooperar con la Comisión Europea y los Estados miembros, a fin de reunir periódicamente a todos los agentes pertinentes con el fin de proporcionar información sobre la puesta en práctica de las acciones e iniciativas relacionadas con el Pacto Verde, así como sugerencias de propuestas legislativas y un intercambio de mejores prácticas en todos los niveles de gobernanza;

15.

solicita a la Comisión que incluya el Pacto Verde entre los temas de la próxima Conferencia sobre el Futuro de Europa, dado que el cambio climático y el desarrollo sostenible en el marco de los objetivos de desarrollo sostenible (ODS) de las Naciones Unidas repercuten directamente en el bienestar de los ciudadanos de la UE;

16.

confía en que la Comisión siga apoyando y ampliando iniciativas como el Pacto de los Alcaldes para el Clima y la Energía, tanto dentro como fuera de la UE;

17.

insta a la Comisión a que tenga plenamente en cuenta las conclusiones que figuran en los informes de aplicación sobre las políticas de calidad del aire y los contratos públicos elaborados en el marco del proyecto piloto de centros regionales (2) del CDR (RegHub). El proyecto RegHub también debería utilizarse para las iniciativas del Pacto Verde;

Afrontar las transiciones para hacer más sostenibles las regiones y ciudades

18.

pide que el Pacto Verde aborde los diferentes retos de transición, incluidos los relacionados con la energía, los océanos, la economía circular, la producción y consumo de alimentos, la movilidad, la digitalización y el medio ambiente;

19.

pide al Parlamento Europeo que encargue un estudio oficial sobre el impacto medioambiental del traslado del Parlamento Europeo entre Bruselas y Estrasburgo doce veces al año;

20.

hace un llamamiento a la Comisión Europea para que garantice que las transiciones son justas y participativas, y que asocien de forma colaborativa a todos los agentes sin dejar a ninguno atrás;

21.

pide a la Comisión Europea que garantice la cohesión económica, social y territorial de las transiciones, prestando especial atención a las regiones menos favorecidas, a las zonas afectadas por la transición industrial, a las zonas escasamente pobladas y a los territorios frágiles desde el punto de vista medioambiental, como las islas y las regiones de montaña;

22.

subraya que los contratos públicos constituyen una palanca potencialmente poderosa para garantizar un suministro alimentario más sostenible (local y ecológico) por medio de los contratos de restauración del sector público para los comedores de centros escolares y hospitales, así como para desarrollar la movilidad sostenible. Estos ejemplos pueden reforzar el nexo entre el medio rural y el urbano formulado en la Nueva Agenda Urbana de Hábitat III; pide una vez más a la Comisión que aclare, en particular, las restricciones existentes en sus normas de contratación pública para aplicar criterios de sostenibilidad, por ejemplo, mediante la publicación de manuales;

23.

destaca la necesidad de desarrollar una educación global y una formación en competencias, que serán muy necesarias en la transición verde; reitera, a este respecto, su llamamiento en favor de un observatorio que supervise esta transición y reúna datos a nivel regional que apoyen la elaboración de políticas en todos los niveles de gobierno;

Transición energética y climática

24.

insta a la Comisión a velar por que la Ley europea sobre el clima se base en un análisis exhaustivo de sus repercusiones y beneficios, junto con planes concretos de financiación, cubra tanto la mitigación como la adaptación al cambio climático y siente las bases de un paquete de medidas sobre neutralidad climática general y ambicioso;

25.

destaca la importancia de la investigación y la recopilación de datos sobre las variaciones climáticas previstas y la necesidad de impulsar la cooperación interregional para actuar en los puntos más vulnerables al cambio climático;

26.

reitera su llamamiento a las instituciones de la UE para que garanticen que la adaptación al cambio climático y la resiliencia ante los desastres —aspectos clave del desarrollo sostenible— se tengan en cuenta en los fondos y proyectos futuros de la UE, poniéndolos en relación con la cohesión, el desarrollo rural, la salud, la investigación y las políticas medioambientales (3);

27.

pide a la UE que apoye a los entes regionales y locales para que conserven y restauren los sumideros naturales de CO2 que son importantes para lograr la neutralidad climática, en particular mediante una adaptación de la gestión de los suelos orgánicos y la restauración de turberas y humedales;

28.

pide a la Comisión que establezca definiciones y normas claras para las comunidades locales de energía y otros tipos de «prosumidores»a fin de proporcionarles seguridad y garantizar el acceso al mercado, los instrumentos financieros y los conocimientos técnicos, además de fomentar el autoconsumo colectivo en edificios privados;

29.

en cuanto a los edificios públicos, pide que se siga trabajando sobre la eficiencia energética y se avance hacia su autoconsumo; pide que se fomenten la recopilación de datos sobre el consumo de electricidad y calor, así como la puesta en marcha de estrategias de inteligencia artificial que contribuyan al ahorro energético;

30.

pide a la Comisión Europea que siga apoyando el desarrollo y el despliegue de energías renovables sostenibles proporcionando un marco político y reglamentario claro, así como un apoyo adecuado a la investigación y el desarrollo de tecnologías innovadoras de energías renovables, incluida una hoja de ruta para el hidrógeno limpio;

31.

confía en que el Pacto Verde incluya un Plan de Acción de la UE relativo al alojamiento asequible que resulte también coherente con los esfuerzos crecientes para erradicar la pobreza energética. Para que la transición sea justa, hay que tomar medidas encaminadas a garantizar que las personas vulnerables puedan disfrutar de viviendas más caldeadas y eficientes desde el punto de vista energético en las que se haga uso de tecnologías renovables, como la energía solar;

32.

destaca que el consumo de energía de los edificios representa más del 40 % del consumo total de energía en la UE, por lo que considera que la modernización de la vivienda podría contribuir significativamente a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero en Europa y a la erradicación de la pobreza energética. A este respecto, pide a la Comisión que proponga un plan de financiación ambicioso para la renovación de viviendas como parte del paquete sobre el Pacto Verde;

Transición hacia la economía circular

33.

considera que una estrategia global a largo plazo para la industria europea es un elemento esencial para alcanzar los objetivos del Pacto Verde, ya que impulsará la innovación y ofrecerá ventajas competitivas y oportunidades de creación de empleo, especialmente para los jóvenes; en este contexto, es esencial garantizar que las industrias de gran consumo de energía reciban apoyo en la transición hacia métodos de producción con bajas emisiones de carbono con el fin de limitar las distorsiones de la competencia y evitar fugas de carbono, en particular, mediante la financiación de la UE destinada a la investigación al respecto y al desarrollo de soluciones prácticas;

34.

pide un nuevo plan de acción para la economía circular después de 2020 que sea ambicioso, esté acotado en el tiempo y se base en la ciencia, y confía en poder trabajar en estrecha colaboración con la Comisión Europea en torno a estas propuestas;

35.

señala que la prevención debe ser la prioridad absoluta, de acuerdo con la jerarquía de residuos de la UE, y pide medidas ambiciosas, como el diseño ecológico de bienes y servicios, la prevención de residuos, el reciclado, la recuperación y reutilización de materiales y componentes y la reducción de sustancias nocivas, así como el reprocesamiento de productos perjudiciales, en aras de promover la reparabilidad, reciclabilidad, actualización y durabilidad. En este contexto, anima a los entes locales y regionales a emplear múltiples instrumentos, como la localización de los objetivos vinculantes de la UE, las medidas fiscales a todos los niveles, la responsabilidad ampliada del productor y la contratación pública ecológica, con objetivos obligatorios como parte de cada oportunidad de financiación de la UE;

36.

pide a la Comisión Europea que proponga un objetivo ambicioso de reducción de los residuos municipales para 2030, que los objetivos de reutilización y reciclado de los residuos municipales sean del 70 % en peso para 2030, que los residuos alimentarios se reduzcan en un 50 % para 2030 y que se establezca un objetivo vinculante de un máximo del 5 % de vertido de residuos residuales para 2030;

37.

respalda también, en este contexto, los nuevos esfuerzos en el ámbito de los microplásticos y en la aplicación de la legislación sobre los plásticos (4), y subraya que el problema de la contaminación por plásticos deber tratarse en la fuente;

38.

pide a la Comisión que anime a todas las regiones y ciudades europeas a que adopten planes de acción en materia de bioeconomía o incluyan un capítulo específico sobre bioeconomía en su estrategia global de desarrollo;

Transición alimentaria

39.

habida cuenta de que la UE se ha convertido en el primer importador y exportador de alimentos mundial, insiste en que los acuerdos comerciales deben evaluarse en función del objetivo de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, también en el sector agroalimentario, y que los acuerdos comerciales deben tener como base el desarrollo sostenible;

40.

pide a la Comisión que, teniendo en cuenta que la agricultura es responsable del 10 % de las emisiones de GEI y sufre directamente los efectos del cambio climático, promueva una agricultura sostenible mediante el refuerzo de la ayuda financiera a las prácticas beneficiosas para el clima y el medio ambiente en los dos pilares de la política agrícola común (PAC);

41.

sugiere un capítulo local y regional sobre la estrategia «del agricultor al consumidor», de particular importancia en los modelos económicos de pequeñas dimensiones, para evaluar los efectos de los modelos internacionales y mundiales de producción de alimentos en los sistemas de producción locales y regionales;

42.

destaca el papel fundamental de los bosques y las turberas de la UE para lograr la neutralidad climática. Pide que se elabore una estrategia sólida de la Unión Europea en favor de estos sectores y apoya los ambiciosos sistemas de etiquetado de alimentos producidos en tierras sin deforestación (5). Recuerda, a este respecto, los compromisos de los Estados miembros en virtud del Reglamento UTCUTS y reconoce los esfuerzos realizados para lograr una mejor eliminación del CO2;

43.

recuerda que los océanos contribuyen en gran medida a nuestra alimentación; alienta el desarrollo de una nueva estrategia de apoyo a los cultivos marinos y a las biotecnologías azules —que tenga debidamente en cuenta el medio ambiente y la protección de los entornos naturales— y destaca la importancia de una pesca sostenible para el equilibrio de las zonas costeras;

44.

destaca que los entes locales y regionales necesitan una metodología normalizada para recopilar y comunicar los datos sobre el impacto medioambiental de los productos alimenticios, incluidos los residuos de alimentos, a fin de garantizar la comparabilidad de los datos entre los Estados miembros y fomentar que los costes medioambientales y sociales asociados a los alimentos o regímenes alimentarios se midan en términos económicos;

Transición en la movilidad

45.

señala que los entes locales y regionales son factores clave para la movilidad limpia y la ecologización del transporte, por lo que pide que se adopten medidas urgentes en el nivel de la UE para internalizar los costes externos de cada modo de transporte, a fin de garantizar unas condiciones de competencia más equitativas, lo que incluye, en especial, la revisión de las disposiciones fiscales de determinados combustibles para el transporte;

46.

señala que las redes eléctricas, el almacenamiento de electricidad, el comercio y la gestión de las infraestructuras públicas deberán modernizarse, junto con la normativa y la fiscalidad del transporte, a fin de que estén adecuadamente equipados para nuevos modos de transporte innovadores, incluidas las baterías o pilas de combustible de hidrógeno;

47.

hace hincapié en que el aprovechamiento del potencial de las tecnologías digitales permitirá optimizar el transporte y crear una red transeuropea de transporte (RTE-T) de carácter multimodal. Para ello, es indispensable crear sistemas de transporte inteligentes (STI) e infraestructuras;

Transición medioambiental

48.

reitera su llamamiento en favor de un octavo Programa de Acción en materia de Medio Ambiente (6) y subraya que este programa debería ajustarse a los objetivos del Pacto Verde y contribuir de manera decisiva a orientar su aplicación efectiva sobre el terreno. Pide una mayor participación de las autoridades subnacionales en el ciclo de la revisión de la aplicación de la normativa medioambiental;

49.

insta a que se desarrolle el marco mundial de biodiversidad para después de 2020 mediante la armonización y la integración de todos los acuerdos medioambientales de las Naciones Unidas pertinentes con los objetivos en materia de biodiversidad para 2030. Con vistas a la COP15 en 2020, las Partes en el Convenio sobre la Diversidad Biológica deben reconocer formalmente el papel indispensable de los entes locales y regionales para lograr una aplicación satisfactoria y un seguimiento, notificación y verificación coherentes de las políticas de la UE y el resto del mundo en materia de biodiversidad;

50.

reitera que el cumplimiento de la ambición de la UE en materia de contaminación cero requiere un enfoque de amplio alcance que se centre en la calidad del aire y el agua, los productos químicos peligrosos, las emisiones, los plaguicidas y los alteradores endocrinos; pide a la Comisión que no retrase más el desarrollo y la adopción de la nueva estrategia en materia de alteradores endocrinos y que imponga normas más estrictas sobre productos químicos;

51.

pide a la Comisión que se esfuerce en mayor medida por promover el potencial de las soluciones basadas en la naturaleza y las infraestructuras verdes y azules como complementos útiles, y no como sustitutos, de unas medidas firmes en materia de biodiversidad y de servicios de los ecosistemas en las zonas periurbanas y rurales;

52.

destaca los beneficios de los programas marco medioambientales a nivel regional que están alineados con las diferentes estrategias nacionales, europeas e internacionales; estos programas pueden contribuir a determinar objetivos y acciones principales, aportar claridad en las decisiones regionales sobre medio ambiente y establecer una hoja de ruta a largo plazo en la que la participación de la sociedad sea fundamental, así como a facilitar la construcción de alianzas con otras regiones europeas;

Transición digital

53.

reitera el importante papel que desempeñan las regiones, ciudades y comunidades inteligentes para garantizar una transición justa y equitativa hacia la neutralidad climática; pide a la Comisión que desarrolle el concepto de «cohesión digital»para garantizar que ninguna persona o región se queda atrás en la transición digital, y que promueva medidas específicas para ayudar a los entes locales y regionales a desplegar soluciones inteligentes y aumentar el efecto multiplicador de los programas de especialización inteligente al objeto de impulsar las competencias digitales;

54.

pide que se cree un marco general que integre y utilice los datos con fines de gobernanza inteligente y, al mismo tiempo, garantice la protección necesaria de los datos;

55.

llama la atención sobre la importante huella de carbono de internet y del tratamiento digital de los datos, por lo que pide, en particular a la UE, que aborde con mayor ahínco la cuestión de la energía y las emisiones de CO2 de la digitalización y evalúe su sostenibilidad; las autoridades públicas deberían impulsar la sensibilización sobre este tema;

Deben proporcionarse recursos financieros adecuados a nivel de la UE, nacional, regional y local para satisfacer las necesidades de los ciudadanos

56.

acoge con satisfacción la propuesta de un plan de inversiones para una Europa sostenible, destinado a apoyar la inversión de un billón de euros entre 2021 y 2030, que se corresponde con las necesidades determinadas por el Tribunal de Cuentas Europeo (7); apoya igualmente la decisión adoptada por el Banco Europeo de Inversiones de poner fin a la financiación de la mayoría de los proyectos de energías procedentes de combustibles fósiles después de 2021 y de aumentar gradualmente la parte de su financiación dedicada a la acción por el clima y la sostenibilidad medioambiental; reitera su llamamiento para que se reduzcan los trámites burocráticos, se simplifiquen los mecanismos relacionados con la preparación de proyectos y se refuerce la asistencia técnica adaptada para acceder a los programas JASPERS y ELENA del Banco Europeo de Inversiones a fin de desarrollar proyectos que puedan ser financiados, en particular los de menor tamaño;

57.

insiste, asimismo, en que son necesarios recursos adicionales como la extensión propuesta del régimen de comercio de derechos de emisión de la UE y la introducción de un impuesto sobre el carbono en frontera compatible con las normas de la OMC, así como una imposición adecuada de los carburantes de aviación;

58.

pide a la Comisión que cree un nuevo fondo de transición justa dirigido a las regiones intensivas en carbón y en carbono que consista en recursos que se sumen a los recursos asignados a la política de cohesión, pero que funcione como complemento de los programas operativos de las políticas de cohesión del período 2021-2027 en el nivel NUTS 2;

59.

pide que se destine al menos el 30 % del presupuesto total de la UE para el período 2021-2027 a acciones en favor del clima y la biodiversidad, y que se eliminen progresivamente las subvenciones a los combustibles fósiles;

60.

destaca el papel fundamental de la política de cohesión como principal instrumento financiero para hacer realidad los objetivos de la transición; pide que se dote a la política de cohesión de recursos suficientes, lo que significa que durante el próximo marco financiero plurianual debe asignársele el mismo porcentaje en el presupuesto;

61.

expresa su preocupación por que el Pacto Verde no pueda alcanzarse si no cuenta con el marco financiero adecuado. Pide que se aplique plenamente el plan de acción de la Comisión Europea sobre la financiación del crecimiento sostenible, y la rápida adopción del marco reglamentario sobre taxonomía para facilitar las inversiones sostenibles, la divulgación de información relativa a las inversiones sostenibles y los riesgos de sostenibilidad, y los índices de referencia de bajo impacto carbónico y de impacto carbónico positivo (8). Este marco debería abarcar también las inversiones en la industria nuclear, el sector de la aviación y el sector ferroviario. El plan de acción también deberá ampliarse rápidamente a los criterios sociales;

62.

aboga por un enfoque ambicioso de las inversiones de la UE en la naturaleza y la biodiversidad, y señala que los costes se verían superados por los beneficios derivados de los servicios ecosistémicos, por ejemplo, en forma de servicios de asistencia sanitaria, almacenamiento de CO2, contención de inundaciones, purificación de las reservas de agua, purificación del aire o prevención de la erosión del suelo;

63.

reitera su convicción de que no se puede llegar a un acuerdo sobre el gasto del presupuesto de la UE hasta que no se hayan logrado avances también en la parte de los ingresos, porque el tamaño del presupuesto de la UE debería estar en consonancia con las prioridades actuales y futuras de la UE (9); insta a la Comisión a que presente medidas de contingencia para apoyar el Pacto Verde si el próximo presupuesto de la UE no puede acordarse antes de finales de 2020;

64.

recalca la importancia de los porcentajes de cofinanciación para los fondos de la UE, a fin de facilitar el acceso de las pequeñas comunidades, zonas rurales e islas; pide que se refuerce su capacidad para que puedan servir de «laboratorios»de transición energética, mediante el desarrollo de soluciones innovadoras y de una acción coordinada;

65.

en vista del marco de ayudas estatales posterior a 2020, pide que se incremente el nivel de ayuda estatal autorizado, y que se adapte ulteriormente la Directiva sobre fiscalidad de la energía a fin de promover los combustibles de bajas emisiones. A la regulación y a los proyectos relacionados con la transición energética se les deberá aplicar una flexibilidad suficiente y un enfoque tecnológicamente neutro, teniendo en cuenta la sostenibilidad y la reducción de las emisiones;

Comunicación directa con los ciudadanos sobre los beneficios del Pacto Verde

66.

propone intensificar las campañas de información y los diálogos directos con los ciudadanos para sensibilizar sobre la importancia de una transición hacia sociedades más sostenibles, comunidades locales más sanas y economías locales más competitivas; invita a la Comisión a que organice con el CDR una serie de diálogos con los ciudadanos para presentar el valor añadido del Pacto Verde e ilustrar los resultados concretos en la vida diaria de los ciudadanos;

67.

encarga a su presidente que transmita la presente Resolución a la Comisión Europea, al Parlamento Europeo, a las Presidencias finlandesa, croata y alemana del Consejo de la UE y al presidente del Consejo Europeo.

Bruselas, 5 de diciembre de 2019.

El Presidente

del Comité Europeo de las Regiones

Karl-Heinz LAMBERTZ


(1)  CDR 2018/923.

(2)  https://cor.europa.eu/es/our-work/Pages/network-of-regional-hubs.aspx.

(3)  CDR 2018/6135.

(4)  CDR 2018/925 y CDR 2018/3652.

(5)  CDR 2019/973.

(6)  CDR 2019/1672.

(7)  Tribunal de Cuentas Europeo «Análisis panorámico sobre la acción de la UE en materia de energía y cambio climático», 20 de septiembre de 2017, https://op.europa.eu/webpub/eca/lr-energy-and-climate/es/.

(8)  Véase el Dictamen del CDR, de 6 de diciembre de 2018, elaborado por el Sr. Gundlack (DE/PSE).

(9)  CDR 2019/3887.


Top