Accept Refuse

EUR-Lex Access to European Union law

Back to EUR-Lex homepage

This document is an excerpt from the EUR-Lex website

Document 52019IR0145

Dictamen del Comité Europeo de las Regiones — Pastoreo

OJ C 39, 5.2.2020, p. 65–67 (BG, ES, CS, DA, DE, ET, EL, EN, FR, HR, IT, LV, LT, HU, MT, NL, PL, PT, RO, SK, SL, FI, SV)

5.2.2020   

ES

Diario Oficial de la Unión Europea

C 39/65


Dictamen del Comité Europeo de las Regiones — Pastoreo

(2020/C 39/14)

Ponente

:

Jacques Blanc (FR/PPE) Alcalde de La Canourgue

RECOMENDACIONES POLÍTICAS

EL COMITÉ EUROPEO DE LAS REGIONES

1.

considera que mantener la actividad de pastoreo es fundamental para preservar la agricultura en el conjunto de los territorios y conservar un tejido rural vivo a fin de dar respuesta al objetivo de cohesión territorial consagrado en el Tratado de Lisboa y alcanzar, asimismo, nuestros objetivos medioambientales, climáticos y de protección de la biodiversidad;

2.

recuerda que la actividad de pastoreo se ve amenazada por dificultades de varios tipos, que no pueden jerarquizarse y que afectan de distinta manera según las regiones, si bien algunas de ellas, por sí solas, pueden poner en peligro su supervivencia: dificultades para considerar sus características específicas a la hora de atribuir las ayudas de la política agrícola común (pastos arbustivos y arbolados, movilidad, pastos colectivos, etc.), dificultades vinculadas al contexto económico, competencia sobre el terreno, problemas de transmisión de los conocimientos, limitaciones de las cuestiones medioambientales en la organización del pastoreo, competencia con otros usuarios de los pastos, en particular en caso de actividades de ocio, y, por último, la amenaza que representan los grandes carnívoros para los rebaños;

3.

pide que, al reorientar las ayudas de la PAC, se tomen debidamente en consideración el pastoreo y la ganadería extensiva y sostenible, habida cuenta de sus beneficios para el desarrollo equilibrado de los territorios y el logro de nuestros objetivos medioambientales y climáticos, conforme a las recomendaciones del Dictamen del Comité sobre la reforma de la PAC;

4.

celebra la propuesta de la Comisión AGRI del Parlamento Europeo sobre el Reglamento que regula la ayuda a los planes estratégicos que deben elaborar los Estados miembros en el marco de la política agrícola común, cuyo objeto es modificar el artículo 4 de dicho Reglamento para permitir el reconocimiento de las zonas de pastos con un componente arbustivo y arbolado como zonas de producción agrícola que puedan acogerse al régimen de pagos de base; no obstante, pide que se revise la versión definitiva de este artículo para introducir el concepto de zona de pastoreo, que puede comprender o no los recursos herbáceos (por ejemplo, bajo los árboles). En efecto, para aclarar el estatuto de las zonas de pastoreo y su condición exigida para poder optar a las ayudas, dichas zonas deben reconocerse como zonas agrícolas distintas de los prados permanentes. Las zonas de pastoreo deberían definirse —independientemente de los prados permanentes— eliminando toda referencia a la necesaria presencia de recursos herbáceos en la definición de las zonas de pastoreo. El conjunto de los prados permanentes y de las zonas de pastoreo podría agruparse bajo el epígrafe de «pastos permanentes»;

5.

recomienda que las zonas de pastoreo utilizadas se puedan reconocer plenamente como zonas de producción agrícola dentro de un marco reglamentario estable y seguro, incluyéndose un límite máximo efectivo de las ayudas de la PAC como en otros sectores;

6.

recuerda que el pastoreo, basado en medios naturales para alimentar los rebaños con recursos espontáneos, necesita disponer de márgenes de flexibilidad y seguridad para superar los imprevistos climáticos. Así pues, los ganaderos precisan de zonas denominadas «zonas tampón», que pueden no utilizarse todos los años o serlo con intensidades muy variables, pero que son necesarias en caso de sequía estacional. Por lo general, se trata de landas, llanuras aluviales y bosques. El actual cambio climático aumenta la necesidad de recurrir a estas zonas. Los mecanismos de reconocimiento de las zonas de pastoreo en el marco del primer pilar deberían reconocer y garantizar la seguridad jurídica para el uso de estas zonas, que no tiene lugar todos los años y no puede preverse en la fecha de presentación de las solicitudes de la PAC. Del mismo modo, el pastoreo recurre a prácticas agroecológicas de intercambio de servicios ecosistémicos, utilizando como complemento zonas destinadas a otros usos, en particular viñedos y plantaciones de frutales, lo que favorece la reducción de los insumos y de las prácticas mecanizadas. Las políticas europeas deberían reconocer y alentar dichas prácticas y encontrar soluciones seguras desde el punto de vista jurídico para hacer posible su desarrollo, de forma que el ganadero pueda utilizar zonas declaradas por otro agricultor. Asimismo, el pastoreo aplica prácticas asociadas a la silvicultura, denominadas «silvopastoreo», que aportan un beneficio recíproco a los agentes forestales y agrícolas. Las políticas públicas europeas deberían reconocer y alentar el uso mixto de estas zonas y estas prácticas, que son especialmente favorables, en determinadas condiciones, a la defensa del bosque contra los incendios y la adaptación de la ganadería al cambio climático y respetan las necesidades de regeneración y producción forestales;

7.

apoya la propuesta de la Comisión ENVI del Parlamento Europeo sobre el Reglamento que regula la ayuda a los planes estratégicos que deben elaborar los Estados miembros en el marco de la política agrícola común, cuyo objeto es fijar límites a la densidad de animales en las granjas y acotar las subvenciones a las explotaciones que rebasen dichos límites;

8.

celebra la propuesta de la Comisión AGRI del Parlamento Europeo que tiene por objeto modificar el artículo 68 de ese Reglamento, de modo que el Feader pueda seguir apoyando la compra de perros para proteger el ganado de los grandes depredadores protegidos por la Directiva sobre los hábitats;

9.

pide que se haga obligatoria, para los Estados miembros que tengan montañas, la aplicación de una política integrada para la montaña que utilice de manera focalizada una parte adecuada de los instrumentos puestos a disposición (pagos para las ayudas relacionadas con limitaciones naturales, ayudas a las zonas desfavorecidas del segundo pilar, subprogramas específicos para las zonas montañosas) y se dote a esa política de un presupuesto acorde a la importancia de estos territorios;

10.

pide a la UE que reconozca los servicios ecosistémicos que prestan los ganaderos y los propietarios forestales en las zonas montañosas y las zonas mediterráneas, en su calidad de depositarios de conocimientos locales en el sentido definido por la Plataforma Intergubernamental sobre Diversidad Biológica y Servicios de los Ecosistemas (IPBES, por sus siglas en inglés), y les conceda una compensación justa por esos servicios, que redundan en el bienestar de toda la población;

11.

manifiesta su deseo de que cada Estado miembro tenga la posibilidad de aplicar determinadas medidas del primer pilar (componente ecológico) y del segundo pilar en todas las zonas de pastoreo y no solo en las zonas que puedan acogerse a las ayudas. De hecho, algunas medidas (por ejemplo, diversas medidas agroambientales y climáticas, como la prevención de incendios forestales) deben estar abiertas a todas las zonas;

12.

propone que, para apoyar el mantenimiento de la agricultura en las zonas desfavorecidas y con desventajas, las indemnizaciones destinadas a compensar las desventajas naturales sean obligatorias para los Estados miembros en los que se aplican;

13.

alienta a los Estados miembros y a los entes territoriales a que financien inversiones en las zonas de pastoreo, que a menudo carecen de accesos que permitan su mecanización. La creación de infraestructuras (viviendas para pastores, parques de contención, cercados, traídas de agua, etc.) y los trabajos de mantenimiento o desbroce son indispensables para una gestión sostenible de estos territorios;

14.

considera necesario apoyar a escala local las actividades en las tierras destinadas a la agricultura y al pastoreo. Cuando la propiedad de la tierra se comparte entre varios propietarios, la creación de una organización agraria adecuada es un factor indispensable para garantizar un pastoreo dinámico;

15.

alienta a los Estados miembros y a los entes territoriales a que faciliten a los pastores el acceso a las tierras, en especial mediante acuerdos plurianuales específicos que garanticen a los pastores o grupos de usuarios el uso exclusivo para el pastoreo;

16.

alienta a los Estados miembros y a los entes territoriales a que creen sistemas de apoyo adaptados a las prácticas de gestión colectiva. A fin de dotarse de las infraestructuras y los recursos humanos necesarios para el uso de las tierras de pastoreo, los pastores han tenido que desarrollar muy pronto formas originales de organización colectiva centradas en los modos de uso que no afectan a la propiedad. Estos sistemas permiten compartir, para las actividades de pastoreo, la propiedad privada y los terrenos municipales (dentro de un mismo perímetro y bajo una sola entidad de gestión) y garantizan las relaciones con la administración y los distintos tipos de socios o usuarios;

17.

pide a la UE que siga fomentando el desarrollo de los productos agrícolas con sello de calidad y creando valor añadido gracias a la protección de los productos agroalimentarios de calidad procedentes del pastoreo. En particular, es preciso animar a los Estados miembros a que apliquen la denominación de calidad facultativa «productos de montaña», denominación que todavía no se aplica en la mayoría de los países a pesar de haber sido aprobada en 2014;

18.

pide que la mención «leche, queso y carne de pastoreo»se reserve a los productos que garanticen que más del 80 % de la alimentación de los animales procede de pastos dentro de los límites permitidos por el período de pastoreo;

19.

observa que los ganaderos sufren la competencia desleal de importaciones a bajo coste que amenazan la supervivencia del pastoreo en Europa. Esta situación conduce a la UE a compensar dicha competencia con ayudas al pastoreo y a otros sectores. Pide a la UE que utilice toda su influencia como primer importador y exportador mundial de alimentos para modificar las normas del comercio agrícola internacional (OMC, 1994), de modo que se establezcan unas relaciones comerciales más justas y solidarias, de conformidad con el Dictamen del Comité sobre la PAC después de 2020;

20.

celebra el proyecto piloto lanzado y apoyado por el Parlamento Europeo para crear plataformas regionales sobre los lobos, los osos, los glotones y los linces a fin de gestionar las situaciones de conflicto, pide que se reconozcan plenamente las consecuencias del comportamiento de los depredadores y la protección de los rebaños y se traten en el marco de planes de gestión adecuados, y que se debatan todos los mecanismos legales, incluidos los que autorizan la eliminación de ejemplares como medida disuasoria, y señala que algunas regiones también han creado plataformas de debate por iniciativa propia;

21.

pide que se aplique al pastoreo la cooperación transfronteriza para evitar las inestabilidades que resultan de medidas contradictorias y no adaptadas al espacio europeo en su conjunto;

22.

pide que la estrategia en favor de la biodiversidad se apoye en un nuevo fondo específico para la conservación de las especies. Este fondo debería asumir las indemnizaciones por los daños que ocasionan los grandes carnívoros, cuyo coste registra un gran aumento, y ocuparse de la protección de los rebaños, que puede consumir una parte creciente del Feader en un momento en que su presupuesto experimenta una fuerte reducción. En caso de no crearse ningún fondo nuevo, deberá recurrirse a los instrumentos financieros existentes a escala regional y, llegado el caso, nacional y de la UE (en particular, el Feader);

23.

pide a la Comisión que evalúe la necesidad de revisar la Directiva sobre los hábitats sobre la base del próximo Informe sobre el estado de la naturaleza en 2020, teniendo en cuenta los resultados del Plan de acción en pro de la naturaleza, las personas y la economía y del estado de conservación de las distintas especies y hábitats. Una eventual revisión de la Directiva sobre los hábitats deberá explorar la oportunidad de permitir futuras modificaciones de los anexos mediante el procedimiento de comitología para reaccionar más rápidamente a la evolución de poblaciones específicas y modificar al alza o a la baja el estatuto de protección por países o entes territoriales, cuando así lo justifique la evolución positiva o negativa de las poblaciones de las especies protegidas y la amenaza de las actividades de pastoreo;

24.

pide a la Comisión que integre en mayor grado las ciencias agrícolas y zootécnicas en los estudios científicos con el fin de respaldar las decisiones políticas. Estas deben basarse en los mejores conocimientos disponibles en el ámbito de las ciencias naturales, agrícolas y sociales, contar con una retroalimentación suficiente y disponer de plazos convenientes para orientar las políticas públicas. En especial, es necesario detallar las situaciones particulares de los estudios de caso sobre el pastoreo y los grandes carnívoros a fin de comprender las condiciones locales y ver en qué medida los ejemplos sobre la protección de los rebaños y la gestión de los grandes carnívoros resultan eficaces y pueden enriquecer o no la reflexión colectiva y las orientaciones en otros territorios. Asimismo, es preciso aprender de las dificultades y los fracasos para ampliar las posibilidades de adaptación de los textos europeos y las medidas necesarias a las realidades sobre el terreno con objeto de gestionar mejor las especies, especialmente el lobo;

25.

pide a la Comisión que fomente la investigación sobre el reconocimiento de las propiedades organolépticas de los productos procedentes del pastoreo y de los animales que pastan;

26.

pide a la UE que desarrolle una política ambiciosa de prevención de incendios forestales promoviendo la presencia de rebaños en bosques y landas, lo que requiere que se los reconozca previamente como zonas de producción, como ya se ha dicho;

27.

celebra el proyecto «Patrimonio y Europa»de la UNESCO, que se propone utilizar la palanca del patrimonio mundial para mejorar la sostenibilidad económica y social de los territorios rurales en Europa, y alienta a las instituciones europeas a que apoyen esta iniciativa. En efecto, los paisajes pastorales figuran en la lista del patrimonio mundial, no solo como paisajes culturales sino también como paisajes relictos u objetos de representación en yacimientos rupestres, lo que refuerza el atractivo turístico de los territorios;

28.

pide a la UE que promueva el empleo pastoral. Los Estados deberían reconocer más el trabajo de los pastores y de los pastores asalariados y mejorar la visibilidad de esta profesión dentro y fuera del sector agrícola. Una formación de mayor calidad —en especial, sobre la conducción de los animales a los pastos y su gestión sanitaria, pero también sobre la protección de los rebaños y la gestión de los perros de protección— y la adopción de formas de tutoría con profesionales experimentados harían posible una mejor transmisión de los conocimientos. Por lo que respecta a los pastores, otros incentivos que deben seguir desarrollándose son los siguientes: mejorar las condiciones de vida y trabajo en los pastos de altura y las explotaciones agrícolas (en especial, en el área mediterránea), invertir en infraestructuras que les permitan disfrutar de unas condiciones de vida y trabajo dignas, celebrar convenios colectivos y crear bolsas de empleo para encontrar trabajadores de temporada. En su Dictamen sobre la innovación y la modernización de las zonas rurales, el Comité Europeo de las Regiones recomendaba, en particular, modernizar la oferta de formación profesional en las regiones rurales, adaptarla a las condiciones de competencia mundial y a las necesidades de las empresas locales y reforzar los fondos del FSE destinados a la formación profesional en las zonas rurales, actualmente muy escasos.

Bruselas, 9 de octubre de 2019.

El Presidente

del Comité Europeo de las Regiones

Karl-Heinz LAMBERTZ


Top