EUR-Lex Access to European Union law

Back to EUR-Lex homepage

This document is an excerpt from the EUR-Lex website

Document 52019IE2122

Dictamen del Comité Económico y Social Europeo sobre «Diez años de Asociación Oriental: reflexionar sobre los logros y configurar la futura política de la Asociación Oriental» (Dictamen de iniciativa)

EESC 2019/02122

OJ C 14, 15.1.2020, p. 34–39 (BG, ES, CS, DA, DE, ET, EL, EN, FR, HR, IT, LV, LT, HU, MT, NL, PL, PT, RO, SK, SL, FI, SV)

15.1.2020   

ES

Diario Oficial de la Unión Europea

C 14/34


Dictamen del Comité Económico y Social Europeo sobre «Diez años de Asociación Oriental: reflexionar sobre los logros y configurar la futura política de la Asociación Oriental»

(Dictamen de iniciativa)

(2020/C 14/04)

Ponente: Indrė VAREIKYTĖ

Decisión del Pleno:

20.2.2019

Fundamento jurídico

Artículo 32, apartado 2, del Reglamento interno

Dictamen de iniciativa

Sección competente

Relaciones Exteriores

Aprobado en sección

5.9.2019

Aprobado en el pleno

26.9.2019

Pleno n.o

546

Resultado de la votación

(a favor/en contra/abstenciones)

155/3/6

1.   Conclusiones y recomendaciones

1.1.

El Comité Económico y Social Europeo (CESE) considera que la Asociación Oriental es una iniciativa de la UE muy necesaria que tiene gran potencial de éxito, y pide al nuevo Parlamento Europeo y a la nueva Comisión Europea que muestren su pleno compromiso con ella. El CESE también se compromete a seguir participando activamente en la creación de sociedades más fuertes y democráticas en los países vecinos (1).

1.2.

Los logros principales de la Asociación Oriental son los acuerdos de asociación (AA), incluida la zona de libre comercio de alcance amplio y profundo (ZLCAP), y los acuerdos de exención de visados con Georgia, Moldavia y Ucrania («trío asociado»), pero se espera que este proceso de asociación produzca avances más significativos con objetivos más específicos durante la próxima década.

1.3.

El Comité destaca que, si bien el trío asociado ha logrado avances más significativos y ha mostrado una mayor voluntad de llevar a cabo reformas —junto con Armenia, que ha seguido su buen ejemplo—, Bielorrusia y Azerbaiyán básicamente se han estancado y, en algunos casos, se han alejado aún más de la definición de democracia.

1.4.

El CESE considera que la UE es, ante todo, una unión de valores y, por consiguiente, las relaciones con sus vecinos deben basarse también en esos mismos valores e ir acompañadas de ciertas condiciones.

1.5.

El Comité considera que los principales retos que afronta la Asociación Oriental son los siguientes: aplicar eficazmente los AA/ZLCAP y otros compromisos conexos, impulsando el Estado de Derecho, la aplicación de reformas judiciales y la lucha contra la corrupción; reforzar la protección del medio ambiente y la lucha activa contra el cambio climático; incrementar la resiliencia de la sociedad mediante la lucha contra las amenazas híbridas y la desinformación; mejorar las condiciones para la sociedad civil y para unos medios de comunicación libres e independientes; reforzar el compromiso de la UE de contribuir a mejorar la vida de los ciudadanos afectados por los conflictos en la región.

1.6.

El CESE recomienda a la Comisión que establezca objetivos y resultados adaptados a cada país socio para el próximo período de la Asociación Oriental. La participación de la sociedad civil en este proceso será crucial para disponer de un instrumento adicional que permita supervisar activamente los progresos.

1.7.

El CESE propone fijar un calendario de evaluaciones consecutivas obligatorias sobre los progresos con el fin de promover que los Gobiernos de la Asociación Oriental diseñen sus propios planes, además de hojas de ruta bilaterales, y ejecuten y supervisen el cumplimiento de los resultados y los objetivos.

1.8.

El Comité también recomienda que se incremente de manera progresiva la cantidad de indicadores y datos que los países de la Asociación Oriental están obligados a presentar a Eurostat.

1.9.

A la luz de la desinformación promovida por el Gobierno ruso y de las agresivas campañas chinas y rusas sobre los proyectos de inversión, y otras amenazas en la región, las instituciones de la UE deben replantearse la estrategia de comunicación para la región de la Asociación Oriental con el fin de llegar a los ciudadanos.

1.10.

El CESE considera que se necesitan más orientaciones e instrumentos para mejorar las capacidades de las organizaciones de la sociedad civil, los funcionarios públicos y los dirigentes políticos de los países de la Asociación Oriental, así como para desarrollar las capacidades de los sindicatos y las asociaciones empresariales.

1.11.

El Comité considera que debe concederse mayor prioridad a subsanar las carencias y desajustes en materia de cualificaciones en los países de la Asociación Oriental, mejorar la eficacia general de la educación y reforzar los vínculos entre la educación, la investigación y la innovación, con el fin de impulsar la cooperación entre los sectores público y privado.

1.12.

Aunque el comercio entre los países de la Asociación Oriental y la UE está aumentando, debería reforzarse el comercio intrarregional para garantizar la diversificación y la sostenibilidad de los ingresos procedentes del comercio.

1.13.

El CESE está firmemente convencido de que debe existir un marco jurídico obligatorio que permita a la sociedad civil acceder a la información, exigir responsabilidades al Gobierno y participar en los procesos de elaboración de las políticas en cada uno de los países de la Asociación Oriental.

1.14.

El Comité apoya firmemente la iniciativa de entablar un diálogo reforzado sobre los AA/ZLCAP que se centre en las reformas entre la UE y el trío asociado, a fin de incluir elementos comparativos en las recomendaciones específicas por país socio y sincronizar su publicación para fomentar una competencia positiva.

2.   Observaciones generales

2.1.

La Asociación Oriental, creada en 2009 como una iniciativa política conjunta, tiene como objetivo estrechar y reforzar las relaciones entre la Unión Europea, sus Estados miembros y sus seis vecinos del Este: Armenia, Azerbaiyán, Bielorrusia, Georgia, Moldavia y Ucrania.

2.2.

Con su creación, todos los socios acordaron reportar beneficios tangibles para la vida diaria de sus ciudadanos centrándose en: consolidar las instituciones y la buena gobernanza, garantizar el Estado de Derecho y su cumplimiento, aplicar reformas judiciales esenciales, luchar contra la corrupción, aumentar el compromiso con la sociedad civil, empoderar a las mujeres y garantizar el equilibrio entre mujeres y hombres, reforzar la comunicación estratégica y defender la pluralidad e independencia de los medios de comunicación, ayudar a crecer a las pequeñas y medianas empresas, atraer la inversión, crear empleo de calidad en los nuevos sectores, aumentar las oportunidades comerciales favoreciendo el acceso a los nuevos mercados, mejorar las conexiones y las infraestructuras de transporte, impulsar la resiliencia y eficiencia energética y el uso de energías renovables, e invertir en las capacidades de los jóvenes, el espíritu empresarial y la empleabilidad.

2.3.

Aunque los tres AA/ZLCAP y los acuerdos de exención de visados con los Estados signatarios son logros muy encomiables, por desgracia el avance general observado en la mayoría de los ámbitos mencionados es moderado, sin que se hayan alcanzado por completo los resultados previstos inicialmente.

2.4.

El CESE considera que la UE es, ante todo, una unión de valores (2) y, en consecuencia, las relaciones con sus vecinos deben basarse también en esos mismos valores. En el marco de la Asociación Oriental deberían exigirse más condiciones y debería haber unas vías claras y mutuamente acordadas con los países que la integran para garantizar los derechos humanos, las libertades civiles, las libertades de los medios de comunicación y de la prensa, el Estado de Derecho, la transparencia de la gobernanza, la igualdad entre hombres y mujeres, el diálogo social, la protección del medio ambiente y otros valores fundamentales, sin los cuales la Europa de hoy sería inimaginable. Toda la región saldrá beneficiada cuando las democracias vecinas de la UE se encuentren en pie de igualdad con la Unión. Asimismo, los países socios deberían presentar un calendario para ratificar los 18 tratados internacionales en materia de derechos humanos (3) y para obtener (o mantener) la acreditación de clase «A» de la Alianza Global de las instituciones Nacionales de Derechos Humanos (4).

2.5.

El Comité reconoce la necesidad de lograr resultados claros y mensurables y recomienda a la Comisión que fije objetivos y resultados adaptados a cada país socio para el próximo período de la Asociación Oriental. Es fundamental garantizar que los objetivos y resultados futuros se centren no solo en los indicadores económicos, sino también en la prosperidad y el bienestar sociales. Ha quedado demostrado que centrarse exclusivamente en el desarrollo económico no ha generado los resultados previstos inicialmente. Por ejemplo, aunque el importe total de las subvenciones de la UE a Ucrania alcanzará los 4 800 millones de euros en 2020 (5), el país sigue siendo el más pobre de la región.

2.6.

La participación de la sociedad civil en este proceso será crucial para lograr que las reformas planeadas sean menos vulnerables a los ciclos electorales y a los cambios políticos. El proceso de transformación y la aplicación de las reformas necesarias solo pueden llevarse a cabo mediante la participación de los interlocutores sociales y las organizaciones de la sociedad civil en el proceso legislativo, en las reformas y en su aplicación. Para ello, las asociaciones empresariales y las organizaciones de apoyo deben participar en los procesos de diseño y aplicación de las estrategias de desarrollo económico y cooperación regional.

2.7.

Para que los objetivos se alcancen plenamente y sean sostenibles, se requiere un sólido compromiso por parte de las comunidades locales. Si no se definen, debaten, apoyan y cumplen en cooperación con la sociedad civil local, los resultados obtenidos podrían revertirse fácilmente. Además, hasta el momento, los principales responsables de su cumplimiento han sido la Comisión Europea y los ministerios competentes de los países de la Asociación Oriental, mientras que los Gobiernos, que han de garantizar una continua voluntad política en favor de las reformas, aún no se cuentan entre los principales protagonistas a la hora de alcanzar los objetivos (6).

2.8.

A la hora de establecer el próximo conjunto de objetivos a largo plazo, debe prestarse más atención a supervisar los progresos realizados en su cumplimiento. Hasta ahora, principalmente el Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE) y la sociedad civil de los países de la Asociación Oriental han llevado a cabo la evaluación. El CESE propone fijar un calendario de evaluaciones consecutivas obligatorias sobre los progresos con el fin de promover que los Gobiernos de la Asociación Oriental diseñen sus propios planes, además de hojas de ruta bilaterales, y ejecuten y supervisen el cumplimiento de los resultados y los objetivos.

2.9.

El CESE recomienda que se considere incrementar de manera progresiva la cantidad de indicadores y datos que los países de la Asociación Oriental están obligados a presentar a Eurostat a fin de garantizar un mayor control de los avances de las reformas esenciales y una mayor transparencia y objetividad de las evaluaciones. Los países de los AA/ZLCAP deben contar con plazos claros para poder presentar a Eurostat el mismo nivel de datos que los Estados miembros de la UE.

2.10.

Para medir el impacto de la participación de la sociedad civil en las reformas de la Asociación Oriental, el Comité propone elaborar un análisis comparativo que permita determinar las diferencias, en cuanto a los resultados y al impacto en la sociedad civil, entre los países que cuentan con grupos consultivos internos (GCI) y el resto de socios de la Asociación Oriental.

2.11.

El Comité está firmemente convencido de que la prioridad actual para el nuevo Parlamento Europeo y la nueva Comisión Europea es alcanzar un consenso sobre los procesos de asociación y, posiblemente, sobre las perspectivas de adhesión de los países de la Asociación Oriental que estén dispuestos a adherirse a la UE y en condiciones de hacerlo en un futuro próximo. Tanto los avances como la planificación en este sentido se ven gravemente obstaculizados por la falta de una visión clara sobre cuál es el objetivo final y la recompensa de todos los esfuerzos que debe hacer cada país socio si logra plenamente los objetivos y los resultados previstos.

2.12.

A largo plazo, la estrategia de la Asociación Oriental posterior a 2020 podría implicar la liberalización de algunos servicios (incluidos los servicios financieros), la adhesión de los países asociados a la zona única de pagos en euros (SEPA) y —mediante los AA/ZLCAP— al Espacio Económico Europeo (EEE), una mayor integración en el ámbito del mercado digital —por ejemplo, en la transmisión de datos— y una mayor libertad de circulación para los profesionales a través de acuerdos con la UE de reconocimiento mutuo de cualificaciones profesionales.

2.13.

La promoción de los valores de la UE ha sido y sigue siendo el concepto clave de la política de la Asociación Oriental. El apoyo a unas relaciones más estrechas y, en última instancia, a la adhesión a la UE sigue siendo elevado entre los ciudadanos de la Asociación Oriental; aun así, un cambio de mentalidad requiere esfuerzos a largo plazo. Además, aunque para la mayoría de los ciudadanos de la UE respetar el Estado de Derecho, pagar impuestos y no participar en la economía sumergida constituyen aspectos básicos, en los países de la Asociación Oriental, dada su situación económica, los ciudadanos luchan cada día por sobrevivir a duras penas, por lo que ciertos valores de la UE no se encuentran entre sus prioridades.

2.14.

A fin de mejorar la gestión y aumentar la eficacia de los sistemas e instrumentos de apoyo destinados a garantizar la participación inclusiva de la sociedad civil en los procesos globales de la Asociación Oriental, cabe prestar atención a la posibilidad de concentrar estos instrumentos en el seno del CESE, debido a sus capacidades sin parangón, su experiencia en la materia, su historia institucional y su penetración social.

2.15.

En vista del gran impacto que ejerce sobre la sociedad la desinformación promovida por el Gobierno ruso, junto con las agresivas campañas informativas chinas y rusas sobre los proyectos de inversión y otras amenazas en la zona, las instituciones de la UE deben replantearse la estrategia de comunicación para la región de la Asociación Oriental. Una de las formas que han demostrado su eficacia para difundir información sobre los valores, los objetivos, el impacto y los buenos ejemplos de cooperación con la UE es capacitar a las organizaciones de la sociedad civil locales simplemente ayudándolas a lograr que su labor diaria tenga mayor impacto.

2.16.

La UE debe seguir contribuyendo a la búsqueda de una solución pacífica de los conflictos en la región de la Asociación Oriental. Es preciso multiplicar enfoques como la Asociación Europea para la Resolución Pacífica del Conflicto de Nagorno Karabaj (EPNK), en cuyo seno las organizaciones de la sociedad civil de los Estados miembros de la UE y de los países de la Asociación Oriental unen esfuerzos por fomentar la comprensión mutua y la confianza en el proceso de resolución de conflictos.

3.   Sociedad

3.1.

Los programas de financiación más recientes para las organizaciones de la sociedad civil de la Asociación Oriental incluyen la siguiente condición: para que la sociedad civil pueda trabajar en la ejecución y reforma de los acuerdos de asociación, sus organizaciones deben actuar como agentes de la UE y, en ocasiones, trabajar sobre cuestiones que no son habituales para ellas. Debido a esta condición, las organizaciones de la sociedad civil se dedican simplemente a solicitar la financiación disponible en lugar de centrarse en sus objetivos y en las necesidades de la sociedad y, por lo tanto, se convierten en un proveedor de servicios más.

3.2.

El informe y los datos comparativos sobre las organizaciones de la sociedad civil de la UE confirman (7) que la mayoría de las organizaciones homólogas de la Asociación Oriental no dispone siquiera de las capacidades básicas de gestión de proyectos, entre las que se incluyen las necesarias para preparar propuestas de proyectos y presupuestos. En consecuencia, sigue teniendo suma importancia el papel de las organizaciones de la UE para lograr resultados relacionados con el seguimiento de las reformas, la elaboración de informes alternativos, los análisis sobre distintas cuestiones y las recomendaciones. El CESE considera que no deben ignorarse ni menospreciarse las organizaciones de la sociedad civil de los países de la Asociación Oriental menos capacitadas sino que, simplemente, las expectativas que se tenga de ellas deben ser realistas: son agentes importantes en sus comunidades, pero no debe esperarse que obtengan los mismos resultados que pueden lograr las organizaciones europeas experimentadas.

3.3.

Por consiguiente, el CESE recomienda que la Comisión, en colaboración con los Estados miembros de la UE, establezca un programa educativo accesible centrado en la mejora de las capacidades de los representantes de las organizaciones de la sociedad civil, los funcionarios públicos y los dirigentes de los países de la Asociación Oriental. Dicho programa también podría abordar la carencia de competencias que tienen los representantes de las organizaciones de la sociedad civil cuando pasan a ocupar puestos públicos, como ocurrió tras la Revolución de la Dignidad en Ucrania y la Revolución de Terciopelo en Armenia.

3.4.

Además, el Comité considera que debe concederse una prioridad clara a desarrollar mecanismos de apoyo e incluir en los procesos de asociación a las organizaciones juveniles de los países de la Asociación Oriental. También opina que debe seguir apoyándose su participación en programas de cooperación y movilidad internacionales (por ejemplo, Juventud en Acción y Erasmus+). La creación de escuelas europeas —como la de Tiflis (Georgia)— en el resto de los países de la Asociación Oriental podría ser un buen punto de partida para impulsar el nivel educativo a imagen y semejanza de los mejores ejemplos existentes en los Estados miembros de la UE.

3.5.

El CESE considera que los planes de cohesión social deben subsanar las carencias y desajustes en materia de cualificaciones en los países de la Asociación Oriental a fin de mejorar la eficacia general de la educación adaptando los mejores ejemplos y sistemas de sus homólogos de la UE. La calidad de una educación que posibilite la innovación sigue siendo baja en la región y, por lo tanto, es necesario reformar los sistemas educativos e involucrar a las organizaciones de la sociedad civil y a los profesionales pertinentes en el diseño de los planes de estudios. Es preciso mejorar los vínculos entre la educación, la investigación y la innovación para impulsar la cooperación entre los sectores público y privado (8).

3.6.

El Comité acoge con satisfacción la participación de la Confederación Sindical Internacional (CSI) y su Consejo Regional Paneuropeo y de la Confederación Europea de Sindicatos (CESE) para desarrollar las capacidades de los sindicatos independientes en los países de la Asociación Oriental. Estos proyectos e iniciativas son importantes para la promoción del modelo social europeo, que incluye el diálogo social, la seguridad social y la negociación colectiva. La existencia de organizaciones sindicales fuertes e independientes es fundamental para el éxito del crecimiento sostenible y los avances sociales que se derivan de los procesos de transformación vinculados a la ejecución de los acuerdos de asociación. La existencia de sindicatos fuertes es también una condición previa para el éxito y el dinamismo de la sociedad civil.

4.   Economía

4.1.

Generar resiliencia económica y mejorar la competitividad constituyen el núcleo de la cooperación de la UE con los países de la Asociación Oriental, con objetivos centrados en el trabajo conjunto para crear empleo y desarrollar economías más sólidas, diversificadas, dinámicas y sostenibles. Se han conseguido avances significativos en este ámbito, en particular un aumento del comercio entre los seis países socios y la UE.

4.2.

El CESE considera que aún no se han cumplido eficazmente los compromisos de armonización de los mercados digitales de la región de la Asociación Oriental, lo que dificulta el progreso y el desarrollo de los servicios digitales. Al mismo tiempo, el CESE celebra los planes consensuados para alcanzar, de aquí a 2020, un acuerdo de itinerancia en la región, que no solo mejoraría el acceso a las comunicaciones para los ciudadanos, sino que también podría impulsar el turismo y procurar mayores ventajas económicas.

4.3.

Aunque el comercio entre los países de la Asociación Oriental y la UE está aumentando, es preciso intensificar los esfuerzos por reforzar los intercambios intrarregionales, con el fin de garantizar la diversificación y la sostenibilidad de los ingresos procedentes del comercio.

4.4.

El CESE cree que debe plantearse y desarrollarse la integración del comercio en la región con el fin de desembocar en un espacio económico común, establecer una itinerancia sin fronteras, crear un espacio de migración común, sincronizar las redes eléctricas, desarrollar fuentes independientes de energía limpia y adaptar las normas agrarias a las de la UE, puesto que se trata de los proyectos económicos comunes que más importancia revisten tanto para los socios de la Asociación Oriental como para la UE en su conjunto.

4.5.

El Comité subraya la necesidad de impulsar asociaciones empresariales independientes y organizaciones de apoyo en la región. Estas organizaciones deben participar más y mejor en el desarrollo empresarial y en la puesta en práctica de la zona de libre comercio de alcance amplio y profundo. Al mismo tiempo, las pymes de los países de la Asociación Oriental necesitan formar asociaciones u organizaciones centrales que representen sus intereses y las hagan más fuertes a la hora de defender esos intereses en el proceso legislativo y de asegurarse una cuota en los mercados locales y de la UE.

5.   Gobernanza

5.1.

Intensificar los esfuerzos para consolidar las instituciones y la buena gobernanza es una de las principales prioridades de la UE en aquellos países de la Asociación Oriental en los que se siguen planteando problemas. En concreto, es necesario realizar más esfuerzos en lo que respecta al Estado de Derecho, la aplicación de reformas judiciales esenciales y la lucha contra la corrupción. Son los requisitos imprescindibles para lograr la confianza de los ciudadanos en el Estado, la estabilidad a largo plazo y un clima de inversión seguro.

5.2.

El Comité llama la atención sobre el hecho de que solo en Moldavia y Ucrania existe legislación sobre las consultas obligatorias del Gobierno a la ciudadanía. Debe haber un marco jurídico obligatorio que permita a la sociedad civil acceder a la información, exigir responsabilidades al Gobierno y participar en los procesos de elaboración de las políticas. Además, a fin de reforzar las organizaciones de la sociedad civil, los Gobiernos de los países de la Asociación Oriental deben comprometerse a prestar un apoyo más consistente y directo a las organizaciones de la sociedad civil.

5.3.

En lo que respecta al desarrollo de capacidades, las instituciones de los países de la Asociación Oriental que funcionan adecuadamente y son capaces de llevar a cabo las reformas necesarias tienen más importancia que nunca, por lo que deberían celebrarse acuerdos de hermanamiento entre ellas (por ejemplo, una red de agencias de seguridad alimentaria, organismos de normalización, agencias de lucha contra la corrupción, etc.), que podrían recibir apoyo de la UE.

5.4.

Para ayudar a propiciar el desarrollo conjunto de capacidades, los acuerdos de hermanamiento y establecimiento de redes, la puesta en común de prácticas y el desarrollo de enfoques e instrumentos comunes podría disponerse de un mecanismo de asociación conjunto. También podría considerarse la posible financiación de los equipos encargados de las reformas, según las pautas desarrolladas para Ucrania.

5.5.

Asimismo, el CESE pone de relieve la necesidad de prestar asistencia a los Gobiernos y a la sociedad civil de los países de la Asociación Oriental a la hora de desarrollar los instrumentos necesarios para evaluar y abordar las desigualdades de género. Resulta esencial garantizar que el apoyo ofrecido a las oficinas estadísticas estatales comprenda la recopilación de estadísticas sobre comercio y género (en particular, a través de cuestiones concretas planteadas en encuestas domésticas y entre profesionales) e indicadores específicos para supervisar los efectos relacionados con el comercio a lo largo del tiempo.

6.   Conectividad

6.1.

El trabajo de la UE con los países socios dirigido a mejorar las conexiones e infraestructuras de transporte, impulsar la resiliencia y la eficiencia energética y fomentar el uso de energías renovables para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero ha dado como resultado un progreso significativo. Seguir invirtiendo en estos ámbitos llevará a conseguir un mayor desarrollo económico sostenible y beneficios concretos para las vidas de los ciudadanos, al crear fuentes de energía alternativas, reducir la dependencia (de un proveedor único predominante) y el consumo energéticos.

6.2.

Por lo tanto, el Comité subraya la importancia de seguir diversificando la energía y reduciendo las emisiones de CO2, crear mecanismos nacionales eficaces de control de las emisiones e intensificar las medidas de protección de la biodiversidad y de gestión forestal sostenible.

7.   Acuerdos de asociación y zona de libre comercio de alcance amplio y profundo

7.1.

El Comité apoya firmemente la propuesta de entablar un diálogo reforzado sobre las reformas relacionadas con los AA/ZLCAP celebrados entre la UE y el trío asociado, incluir elementos comparativos en las recomendaciones específicas por país socio y sincronizar su publicación para fomentar una competencia positiva, pues ya resultó eficaz a la hora de acelerar los progresos en Europa Central y Oriental.

7.2.

Se recomienda una mayor institucionalización de la cooperación entre el trío asociado y la UE, principalmente en el plano ejecutivo. La creación de un grupo ejecutivo conjunto y de varios subgrupos que reflejen el proceso de institucionalización entre los Parlamentos podría ser un buen punto de partida, que podría ir seguido por la creación de agrupaciones similares de la sociedad civil, en el seno de las plataformas de la sociedad civil de la Asociación Oriental, las asociaciones empresariales, las organizaciones de apoyo y los sindicatos, entre otros. Podría utilizarse, a modo de ejemplo, la experiencia y las redes creadas a través de la Asociación para la Democracia y el Desarrollo Económico (GUAM). El apoyo de la UE y de cada uno de sus Estados miembros prestaría un apoyo significativo a dicha institucionalización.

7.3.

Dada su complejidad, los AA/ZLCAP son difíciles de poner en práctica debido a que requieren importantes recursos políticos, financieros y humanos y plantean una gran cantidad de retos, especialmente porque se centran en las reformas de los mercados, mientras que las principales expectativas genuinas de reformas de la UE atañen al Estado de Derecho y a la buena gobernanza. El Comité considera esencial tener en cuenta dichas expectativas y apoyar la ejecución de los AA/ZLCAP con iniciativas paralelas encaminadas a reforzar las democracias asociadas. Podrían estudiarse otros mecanismos de apoyo, que se activarían solo tras el pleno cumplimiento de los objetivos acordados mutuamente en el marco de esas iniciativas paralelas, lo que también serviría de motivación adicional.

7.4.

Asimismo, el CESE recomienda encarecidamente que se aborden los derechos y los problemas salariales de las mujeres trabajadoras, en particular en los sectores de la industria y los servicios, en los que, al parecer, se dan las mayores —y más variadas— diferencias. El programa de aproximación en el marco de los AA/ZLCAP ofrece un enfoque integral en lo que respecta a las medidas legislativas y el cumplimiento de los convenios internacionales, incluidos los relativos al género y la lucha contra la discriminación. Es crucial supervisar este proceso, mejorar la recopilación de estadísticas sobre empleo y salarios desglosadas por sexo y apoyar a los grupos de mujeres en la defensa de sus intereses.

Bruselas, 26 de septiembre de 2019.

El Presidente

del Comité Económico y Social Europeo

Luca JAHIER


(1)  En la última década, el CESE ha aprobado más de una docena de dictámenes sobre diversos aspectos de la Asociación Oriental. También ha creado un Comité de Seguimiento para los Vecinos del Este de Europa, de carácter permanente, así como plataformas bilaterales de la sociedad civil de los países de la Unión Europea y de la Asociación Oriental y grupos consultivos internos (GCI), y ha organizado foros empresariales con ocasión de las cumbres de la Asociación Oriental.

(2)  Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea (2016/C 202/02).

(3)  https://indicators.ohchr.org.

(4)  https://nhri.ohchr.org/.

(5)  Rebuilding Ukraine: An assessment of EU assistance [Reconstruir Ucrania: evaluación de la ayuda de la UE], Chatham House, Royal Institute of International Affairs, 2018.

(6)  Informe político del Foro de la Sociedad Civil de la Asociación Oriental, Documento de trabajo conjunto de los servicios de la Comisión «EaP – Focusing on key priorities and deliverables – Assessment and recommendations by the civil society» [La Asociación Oriental: enfoque en las prioridades y los resultados clave. Evaluación y recomendaciones de la sociedad civil], 2017.

(7)  Ukraine Analytica, n.o 3 (13), 2018.

(8)  http://eu4business.eu/files/medias/regional-position-paper_final_kyiv-21-june-2017-2_0.pdf


Top