Accept Refuse

EUR-Lex Access to European Union law

This document is an excerpt from the EUR-Lex website

Document 52018AR3640

Dictamen del Comité de las Regiones sobre «El Programa Espacial de la Unión y la Agencia de la Unión Europea para el Programa Espacial»

COR 2018/03640

OJ C 86, 7.3.2019, p. 365–370 (BG, ES, CS, DA, DE, ET, EL, EN, FR, HR, IT, LV, LT, HU, MT, NL, PL, PT, RO, SK, SL, FI, SV)

7.3.2019   

ES

Diario Oficial de la Unión Europea

C 86/365


Dictamen del Comité de las Regiones sobre «El Programa Espacial de la Unión y la Agencia de la Unión Europea para el Programa Espacial»

(2019/C 86/20)

Ponente:

Andres JAADLA (EE/ADLE), concejal de Rakvere

Documento de referencia:

Propuesta de Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo por el que se crean el Programa Espacial de la Unión y la Agencia de la Unión Europea para el Programa Espacial y se derogan los Reglamentos (UE) n.o 912/2010, (UE) n.o 1285/2013 y (UE) n.o 377/2014 y la Decisión 541/2014/UE

COM(2018) 447 final

RECOMENDACIONES POLÍTICAS

EL COMITÉ EUROPEO DE LAS REGIONES

1.

reconoce la importancia del espacio como tecnología facilitadora que apoya a numerosas políticas de la UE en ámbitos como las soluciones de ciudades inteligentes, la agricultura, el medio ambiente, el clima, la reducción del riesgo de desastres y la respuesta al mismo, la migración, la seguridad y la planificación territorial, entre otros, y subraya las posibilidades que brinda el acceso a datos actualizados y de alta calidad para responder a necesidades presentes y futuras, reforzando la competitividad y seguridad europeas y aportando numerosos beneficios socioeconómicos;

2.

apoya la visión de la Comisión Europea de la Estrategia Espacial de la UE, así como su aplicación mediante la creación del Programa Espacial de la UE. Un Programa Espacial unificado e integrado incrementará las sinergias entre sus componentes, la eficiencia y la eficacia;

3.

considera que integrar todas las actividades espaciales de la UE en un Reglamento aporta un marco coherente y una mayor visibilidad en este sector estratégico;

4.

percibe esta reforma de la política espacial de la UE como una oportunidad para realmente «abrir las puertas» y permitir que una amplia gama de sectores se beneficie de las actividades espaciales para llevar a cabo actividades tanto existentes como nuevas;

5.

señala que el uso de las sinergias entre las cuestiones energéticas y espaciales es importante para la correcta aplicación de la política energética de la UE. Los entes locales y regionales participan cada vez más activamente en el sector de la energía, por lo que deben fomentarse áreas como el ajuste de las infraestructuras energéticas mediante la aplicación de la tecnología de satélites;

6.

insta a la Comisión Europea a que esclarezca aún más y profundice en el concepto y la creación de centros espaciales y asociaciones para la innovación, más concretamente en las responsabilidades financieras y de gestión de distintos agentes, y destaca que tales iniciativas pueden ser especialmente importantes para las regiones, incluidas aquellas que abarcan más de un Estado miembro;

7.

insta a la Comisión Europea a añadir propuestas más claras sobre cómo las autoridades nacionales, regionales y locales, pequeñas y medianas empresas, científicos, investigadores y redes específicas de distribución de datos de Copernicus pueden aumentar la utilización de datos y tecnologías de observación de la Tierra a fin de que estas instancias no solo estén en condiciones sino que tengan la posibilidad de extraer de los datos información útil para la población;

8.

reconoce que la propuesta habla de fomentar, a lo largo de toda la cadena de suministro, la participación más amplia y abierta posible de empresas emergentes, nuevos agentes, pequeñas y medianas empresas, otros operadores económicos y entes locales y regionales, incluido el requisito de la subcontratación por los licitadores; solicita, no obstante, mayor claridad con respecto al modo en el que el Programa Espacial propone apoyar la inversión inicial para los entes locales y regionales en relación con la introducción de los datos obtenidos vía satélite para garantizar el cumplimiento de sus responsabilidades cuando se enfrentan a obstáculos técnicos o financieros o una falta de conocimientos especializados;

9.

considera que el Reglamento debería explicar mejor cómo la UE pretende tratar con los agentes comerciales del sector espacial para apoyar la industria europea en un sector tan específico en muchos aspectos debido a su concentración, el doble uso que le es propio, y las dificultades importantes para acceder a él derivadas de las grandes inversiones iniciales y otros factores relacionados, y considera que las disposiciones sobre cómo asegurar el acceso independiente al espacio deberían reforzarse;

10.

destaca que el énfasis de la propuesta en los procedimientos de gestión para la cooperación entre la Unión Europea, la Agencia de la Unión Europea para el Programa Espacial, los Estados miembros y la Agencia Espacial Europea debería garantizar que no se produzcan solapamientos y que, al poner en marcha la nueva Agencia, no se creen estructuras duplicadas. La decisión de confiar otras tareas a la nueva Agencia no debería ser tomada únicamente por la Comisión, sino que debería adoptarse exclusivamente en consulta con el Parlamento Europeo y el Consejo;

11.

acoge con satisfacción el aumento de la financiación del Programa Espacial para asegurar la continuación y el desarrollo futuro de los programas espaciales europeos emblemáticos Copernicus, Galileo y EGNOS, a la vez que se añaden dos nuevas iniciativas, es decir, VSE y Govsatcom;

12.

lamenta la ausencia de financiación específica para la investigación espacial en Horizonte Europa, pues podría proporcionar más incentivos y seguridad a la industria europea para seguir desarrollándose en este sector y garantizar las mejores sinergias posibles entre la industria y la investigación.

Observaciones generales y análisis

13.

El 26 de octubre de 2016, la Comisión Europea adoptó la Estrategia Espacial para Europa. El objetivo de la Estrategia Espacial era establecer la visión estratégica general para las actividades de la Unión en el espacio, así como asegurar una complementariedad y coordinación adecuadas con las actividades ejercidas por los Estados miembros y la Agencia Espacial Europea (ESA). La propuesta de Reglamento profundiza en los objetivos de la Estrategia Espacial con medidas específicas para reforzar los programas existentes, crear programas nuevos y asignar 16 000 millones EUR a la política espacial.

14.

El Comité de las Regiones apoya el objetivo de la Estrategia Espacial de la UE y reconoce su importancia para las regiones. La propuesta de Reglamento profundiza en estos objetivos aunque, en algunos casos, no lo hace lo suficiente o no queda claro cómo obtener resultados. Las empresas, las comunidades de investigación y los ciudadanos europeos participan de forma cada vez más activa en el sector espacial. En este contexto, la adopción y fomento de los usos de datos y servicios basados en el espacio son fundamentales para garantizar que los beneficios llegan a la sociedad, los niveles subnacionales de gobernanza y las empresas. Habida cuenta de la repercusión estratégica que reviste para la política espacial europea, la competencia de adoptar y promover el uso de estos datos y servicios debe seguir siendo objeto, por lo tanto, de una atención significativa por parte de la Comisión Europea, que periódicamente notifica sus esfuerzos en este ámbito al Parlamento Europeo y al Consejo.

15.

El uso de tecnología espacial para dar apoyo a los servicios en la Tierra es cada vez más importante, y el número de agentes privados activos en el espacio va en aumento. El uso del espacio exterior se ha convertido en algo cotidiano de un modo que era impensable hace sesenta años, cuando comenzó la era espacial, pues los servicios y la información basados en el espacio afectan a muchos ámbitos de la vida cotidiana. La tecnología espacial es indispensable para la economía digital, es un elemento crucial para incrementar la eficiencia de los servicios públicos y ofrece nuevas oportunidades de investigación. La UE es una usuaria importante de tecnología espacial desde hace décadas y ha desarrollado componentes espaciales esenciales como Galileo y Copernicus. La UE puede lograr lo que sería en gran parte imposible para cualquier Estado miembro por sí mismo: la cooperación es importante para que Europa desempeñe un papel significativo en el espacio.

16.

Es necesario hacer hincapié en la importancia de una coordinación más estrecha entre los programas científicos y espaciales, así como en el papel de los entes locales y regionales para fomentar una mejor integración de las actividades científicas y espaciales en la actividad empresarial. La UE debería apoyar más enérgicamente el desarrollo de la tecnología digital y basada en el espacio, y los presupuestos de investigación y actividades espaciales deberían vincularse en mayor medida, ya que se trata de tecnologías reconocidas como motores claves de innovación en una serie de campos relevantes para el desarrollo sostenible (como la digitalización, la inteligencia artificial, la energía, el medio ambiente, la gestión del riesgo de desastres y el cambio climático). El acceso a proyectos de gran intensidad en tecnología y conocimientos es esencial para el futuro del sector espacial en la UE. A fin de reforzar la capacidad de la industria espacial europea, es importante mantener, paralelamente, la participación de las empresas, universidades e institutos de investigación europeos en los programas de la Agencia destinados a preparar tecnologías de punta para las misiones y los sistemas espaciales. Por último, es preciso fomentar los beneficios para el desarrollo empresarial utilizando los instrumentos de la UE para las pymes con objeto de ampliar el emprendimiento y las oportunidades de negocio en productos y servicios basados en el espacio en los futuros programas marco.

17.

La propuesta consolida actividades espaciales existentes y crea otras nuevas como el Conocimiento del Medio Espacial, que permitiría adoptar medidas para combatir los riesgos en el espacio, como los desechos, los accidentes en órbita, los fenómenos de la meteorología espacial, etc. Hay planes asimismo para crear una red de comunicación gubernamental por satélite (Govsatcom), la cual permitiría la comunicación en situaciones y lugares en los que la comunicación normal no está disponible.

Política industrial y contratación pública

18.

La tecnología espacial es cara e intensiva en conocimiento, lo que se traduce en obstáculos considerables para las empresas que desean acceder al sector. A su vez, aún no hay una comprensión suficiente de la importancia del espacio como tecnología facilitadora. Si bien las empresas de todos los tamaños en todas las regiones podrían emplear el espacio de distintas formas, en particular las empresas más pequeñas, las regiones más remotas o los Estados miembros más pequeños podrían necesitar información adicional o más apoyo para desarrollar ideas sobre cómo aprovechar el potencial de las tecnologías espaciales.

19.

La mención de centros espaciales, asociaciones para la innovación y otros apoyos a la innovación es positiva, y la propuesta nombra explícitamente el nivel regional. No obstante, no se aportan detalles sobre cómo hacerlo realidad.

20.

A pesar de las disposiciones de la propuesta, el carácter competitivo de las contrataciones públicas de la Unión, así como las capacidades y recursos necesarios para participar, puede dar lugar a condiciones que favorezcan a las empresas más grandes. A la larga, este desequilibrio podría causar distorsiones del mercado que pueden poner en desventaja a las empresas emergentes, los nuevos agentes, las pequeñas y medianas empresas y los entes locales y regionales cuando se trata de acceder a las oportunidades económicas que pueden surgir del Programa Espacial.

21.

Es probable que las empresas pequeñas sean más flexibles y tengan más capacidad de reacción, pues están más cerca de los usuarios, por lo que proporcionan eslabones importantes de la cadena de valor y desempeñan un papel determinado en el espacio. Las empresas de todas las regiones podrían hacer uso del espacio de distintas formas y a diversas escalas. Las empresas más pequeñas, las regiones remotas y los Estados miembros de menor tamaño pueden contribuir del mismo modo al procesamiento de la enorme cantidad de datos generados mediante la búsqueda de formas nuevas e innovadoras de usarlos. Los entes regionales, mediante el uso de los instrumentos financieros disponibles y una labor de divulgación, deben esforzarse por despertar un mayor interés por el uso de las tecnologías espaciales para fines comerciales, por ejemplo, a través de la adopción de medidas para promover viveros de nuevas empresas en este sector.

22.

Los principios de contratación de la propuesta de Reglamento mencionan las pequeñas y medianas empresas y una amplia selección geográfica, así como el recurso a múltiples proveedores y la necesidad de involucrar a todos los Estados miembros y evitar la concentración. Las propuestas del Reglamento en cuanto al apoyo a la competitividad no son específicas.

23.

Es necesario concienciar sobre los posibles efectos de mercado en la industria europea y las regiones. El procedimiento de contratación pública de la UE no pone el mismo énfasis que los procedimientos de la ESA en la distribución geográfica, o «justa compensación» (juste retour). Deben tenerse en cuenta las consecuencias de un cambio en el sistema de contratación pública para las regiones, pues la contratación pública de la ESA es de gran importancia para muchas de estas.

24.

No existe igualdad de condiciones en el ámbito espacial, ya que otros países cuentan con importantes sectores de defensa que garantizan las inversiones y que pueden financiar el uso civil, pues la mayoría de las actividades espaciales son de doble uso. Europa debe garantizar una cooperación estrecha y velar por que se adopten todas las medidas posibles para remediar la ausencia de igualdad de condiciones, así como apoyar a las empresas europeas.

25.

Los entes locales y regionales deben involucrarse en clústeres relacionados con el sector espacial, en un abanico de sectores a los que el espacio puede aportar datos importantes, como la energía, el transporte, la vigilancia ambiental, la agricultura y las soluciones de ciudades inteligentes. Los clústeres regionales que incorporen a más de un Estado miembro podrían ser una herramienta de política industrial útil para la política espacial, al incrementar la competitividad de la UE y apoyar el desarrollo regional.

26.

El Reglamento debería explicar mejor cómo la UE pretende tratar con los agentes comerciales, especialmente en el contexto de los datos relacionados con la seguridad. En general, debería especificar mejor las prioridades y los medios para tratar con entidades privadas y reconocer las posibilidades de contratación conjunta con ellas.

Concienciación y política espacial inclusiva

27.

El uso del espacio ofrece muchos beneficios potenciales para las actividades de investigación y desarrollo y, si se promueve y presenta correctamente, también en todos los niveles de enseñanza, puede estimular e inspirar a nuevas generaciones de investigadores y emprendedores en Europa. Esto es esencial si Europa desea seguir al frente de las actividades espaciales en un entorno cada vez más globalizado. Los entes regionales y locales deberían promover acciones educativas (formales e informales) para sensibilizar a las generaciones jóvenes sobre las ventajas que se derivan de la utilización de las tecnologías espaciales para la economía civil así como para la vida cotidiana de la población, entre otras cosas, en el ámbito de la garantía de la seguridad a nivel local y regional.

28.

La UE está en buena situación para respaldar intercambios y actividades de investigación, así como proyectos similares. La propuesta no presta mucha atención a este aspecto de la política espacial. Asimismo, podría hacerse mención más veces, y en términos específicos, a la investigación y el desarrollo. El texto actual no hace bastante hincapié en la sinergia entre la industria y la investigación.

29.

Deberían encontrarse sinergias en el ámbito de la ciberseguridad, pues esta afecta a todos los aspectos de las actividades espaciales (el segmento terrestre, los satélites, los enlaces ascendentes o descendentes y los datos).

Galileo y Copernicus

30.

Galileo, el sistema global de navegación por satélite (GNSS), proporciona datos de posicionamiento gratuitos que brindan autonomía estratégica a Europa. EGNOS proporciona un sistema europeo regional. La autonomía europea es esencial en el complicado e impredecible entorno geopolítico actual. La importancia de los datos obtenidos vía satélite aumenta continuamente. Las tecnologías del futuro, como los vehículos autónomos, son solo un ejemplo. Galileo ofrece la posibilidad de desarrollar nuevos servicios y productos, incluso por parte de pymes y en todos los Estados miembros. Tales posibilidades, así como las formas de obtener beneficios a partir de ellas, deben presentarse de manera accesible, a fin de fomentar su uso generalizado.

31.

El uso de los datos de Copernicus no está tan generalizado como podría, incluso a pesar de que el uso de estos datos es gratuito. Se necesitan medidas para fomentar el uso de los datos en una comunidad mayor. El Reglamento menciona la cadena de datos, que podría respaldar un uso más amplio. Con numerosos usuarios y un enorme volumen de datos, el acceso rápido y seguro es esencial. Esto es de gran importancia para las regiones, pues las empresas de cualquier lugar, incluidas las pequeñas y medianas empresas, pueden desarrollar nuevos servicios basados en los datos disponibles.

32.

El hecho de que se propongan medidas destinadas a ofrecer servicios de acceso a la información y los datos (DIAS) es positivo. Sería importante contar con más apoyo específico de la UE y las fuentes nacionales, a fin de desarrollar el sector derivado para aplicaciones y servicios por satélite. La propuesta reconoce la necesidad de promover y facilitar la utilización de datos y tecnologías de observación de la Tierra por parte de entes locales, pequeñas y medianas empresas, científicos, investigadores, redes específicas de distribución de datos de Copernicus y organismos nacionales y regionales, aunque sigue sin estar claro cómo esto va a lograrse.

VSE

33.

La propuesta de un sistema de vigilancia y seguimiento espacial (VSE) es una adición importante y útil, debido al aumento de la intensidad en la utilización del espacio.

34.

Las disposiciones sobre el alcance de la VSE deberían clarificarse en lo que respecta a la amplia participación de las partes interesadas de toda la UE, incluido el uso de soluciones existentes, entre otras las comerciales, a fin de ofrecer servicios a los usuarios de VSE de forma rápida y eficaz.

Govsatcom

35.

Govsatcom se empleará directamente para cubrir las necesidades de los Estados miembros que no hayan sido capaces de desarrollar sus propios sistemas espaciales, de modo que se cree un valor añadido directo para la acción de la UE.

36.

Govsatcom puede ser particularmente importante para algunas regiones, como las fronterizas. En principio, esto se lleva a cabo principalmente a través de los Estados miembros, aunque quizás en el futuro (tras la evaluación de 2024) pase a hacerse directamente para las regiones que podrían contribuir a la labor de la Agencia.

Acceso al espacio

37.

El acceso al espacio es importante para actividades como el GNSS, Copernicus y Galileo. Europa debería tener acceso autónomo e independiente al espacio con el fin de asegurar la sostenibilidad. Iniciar actividades de lanzamiento resulta caro y complicado y los obstáculos para acceder al sector son importantes, por lo que deben encontrarse maneras de apoyar las infraestructuras de lanzamiento modernas, eficientes y flexibles.

38.

Una de ellas sería, por ejemplo, la creación de una política de contratación pública adaptada para los lanzamientos institucionales europeos, así como de una política coherente sobre la viabilidad de las infraestructuras críticas. La posibilidad de agregar lanzamientos, el desarrollo de tecnologías de lanzamiento alternativas y el apoyo de las infraestructuras terrestres deberían mencionarse de forma clara en el Reglamento.

Cuestiones organizativas

39.

La principal propuesta organizativa es aumentar el papel de la GSA de modo que, en lugar de ser un organismo de un programa específico (Galileo), se convierta en una agencia espacial de la UE que se constituya en paralelo con la ESA, lo que implica un riesgo elevado de solapamiento y de creación de estructuras duplicadas. Esto debe evitarse haciendo obligatorio que, antes de encomendar una tarea a la GSA, se examine atentamente si ya se han confiado a la ESA alguna de estas competencias. La relevancia de las políticas de la UE debería presentar, además del valor añadido respecto de las actividades de los Estados miembros, también un valor añadido respecto de las actividades de la ESA.

40.

Gran parte de la propuesta de Reglamento versa sobre aspectos organizativos de la Agencia propuesta, tomados principalmente del Reglamento sobre la GSA. La atención puesta en ellos puede suponer un riesgo de que haya una concentración excesiva en la creación de estructuras administrativas y que, en última instancia, no se disponga de los recursos humanos y financieros suficientes para las cuestiones esenciales, como la creación de una política de la UE más ambiciosa en materia de industria espacial.

41.

Hoy en día, los países pequeños en particular ya se enfrentan a problemas a la hora de encontrar los recursos humanos necesarios para participar en numerosas actividades distintas. Tales dificultades podrían aumentar y ocasionar mayores diferencias entre los Estados miembros en lo que se refiere a su capacidad de participar de forma activa. Debería considerarse cuidadosamente el uso óptimo de los recursos, pues ya existen marcos para la cooperación entre la ESA y la UE.

42.

La cooperación fructífera existente entre distintas organizaciones europeas relacionadas con el espacio, como Eumetsat o el CEPMMP, debe continuarse y mejorarse. El potencial de los conocimientos y estructuras existentes debería emplearse al máximo.

Presupuesto

43.

La dotación presupuestaria es encomiable. El Programa Espacial respalda numerosas políticas de la UE, lo que significa que los costes no se reducen a unas actividades específicas, sino que son un modo de aportar un componente esencial a otras políticas de la Unión. A este respecto, cabe destacar que los recursos financieros previstos para la adopción y el fomento del uso deben reflejar la creciente participación de los ciudadanos y las empresas. Así pues, estos no deberían ser menores que en el período actual: por ejemplo, en el caso de Copérnico, no deberán ser inferiores al 5 % de su presupuesto total. El presupuesto para la adopción de EGNOS/Galileo no debería incluir los costes de establecimiento de nuevas estructuras administrativas, sino centrarse exclusivamente en la promoción y el desarrollo del mercado. Las actividades ya iniciadas pueden llegar a fracasar o perder relevancia si no se financian adecuadamente, lo que pondría en peligro las inversiones que ya se han realizado.

44.

Cabe lamentar que el programa Horizonte no incluya financiación dedicada al espacio.

45.

señala que la introducción de tecnologías espaciales requiere elevadas inversiones iniciales, y recomienda que las autoridades públicas examinen la posibilidad de crear nuevos instrumentos financieros atractivos y orientados al mercado para las pequeñas y medianas empresas que desarrollan tecnologías espaciales;

Cuestiones adicionales

46.

En los asuntos polémicos recientes relacionados con el espacio, como el uso de los recursos del espacio (incluida la minería espacial), regulados por la legislación de Estados miembros como Luxemburgo, la UE puede contribuir a lograr un mayor consenso internacional sobre cómo dichas legislaciones nacionales están relacionadas con el Derecho internacional plasmado en numerosos convenios.

47.

En cuanto a la participación de la UE en convenios espaciales, tal posibilidad se menciona en la propuesta, pero debe evaluarse individualmente en cada caso.

Bruselas, 6 de diciembre de 2018.

El Presidente del Comité Europeo de las Regiones

Karl-Heinz LAMBERTZ


Top