Accept Refuse

EUR-Lex Access to European Union law

This document is an excerpt from the EUR-Lex website

Document 52018IR1230

Dictamen del Comité Europeo de las Regiones — Reflexionar sobre Europa: la voz de los entes regionales y locales para restaurar la confianza en la Unión Europea

COR 2018/01230

OJ C 461, 21.12.2018, p. 5–15 (BG, ES, CS, DA, DE, ET, EL, EN, FR, HR, IT, LV, LT, HU, MT, NL, PL, PT, RO, SK, SL, FI, SV)

21.12.2018   

ES

Diario Oficial de la Unión Europea

C 461/5


Dictamen del Comité Europeo de las Regiones — Reflexionar sobre Europa: la voz de los entes regionales y locales para restaurar la confianza en la Unión Europea

(2018/C 461/02)

Coponentes:

Karl-Heinz LAMBERTZ (BE/PSE), presidente del Comité Europeo de las Regiones, diputado al Parlamento de la Comunidad Germanófona de Bélgica y miembro del Senado

Markku MARKKULA (FI/PPE), vicepresidente primero del Comité Europeo de las Regiones y concejal de Espoo

Documento de referencia:

Consulta de Donald TUSK, presidente del Consejo Europeo, de 8 de noviembre de 2016, en la que solicitaba al Comité Europeo de las Regiones (CDR) la elaboración de un dictamen sobre el tema «Reflexiones sobre Europa: la voz de los entes regionales y locales para restaurar la confianza en la Unión Europea»

RECOMENDACIONES POLITICAS

EL COMITÉ EUROPEO DE LAS REGIONES

Preámbulo: el contexto de la contribución de los representantes locales y regionales para restaurar la confianza

1.

vista la declaración de misión del Comité Europeo de las Regiones (CDR), redactada en Bruselas el 21 de abril de 2009, que establece: «Somos una asamblea política compuesta de miembros electos, regionales y locales, al servicio de la causa de la integración europea. Por nuestra legitimidad política, garantizamos la representación institucional del conjunto de los territorios, regiones, ciudades y municipios de la Unión Europea. Nuestra misión es implicar a los entes regionales y locales en el proceso europeo de toma de decisiones, y favorecer así una mejor participación de los ciudadanos […] Velamos por el respeto de los principios de subsidiariedad y proporcionalidad, para que las decisiones europeas se adopten y ejecuten en el nivel más adecuado y más cercano a los ciudadanos que sea posible […] Mantenemos un diálogo directo con nuestros conciudadanos sobre las realizaciones de Europa y los retos venideros, y contribuimos a explicar y dar cuenta de la ejecución y el impacto territorial de las políticas comunitarias.»;

2.

vistas las cinco prioridades políticas del CDR para el período 2015-2020 («Un nuevo punto de partida para la economía europea», «La dimensión territorial de la legislación de la UE tiene su importancia», «Una Europa simplificada y más conectada», «La estabilidad y la cooperación dentro y fuera de la Unión Europea» y «La Europa de los ciudadanos es la Europa del futuro»);

3.

vista la consulta del presidente del Consejo Europeo, de 8 de noviembre de 2016, en la que solicitaba al CDR la elaboración de un dictamen en el que presentara las percepciones y las propuestas de los entes locales y regionales sobre el futuro de Europa para ayudar a restaurar la confianza en el proyecto europeo (1);

4.

visto el Libro Blanco de la Comisión Europea sobre el futuro de Europa — Reflexiones e hipótesis para la EU-27 en 2025, de 1 de marzo de 2017, y los cinco documentos de reflexión posteriores;

5.

vista la Declaración de Roma, firmada el 25 de marzo de 2017, en la que se establece que los signatarios prometen «escuchar y responder a las preocupaciones expresadas por nuestros ciudadanos» y que «trabajaremos juntos al nivel que suponga un avance real, tanto si es en la Unión Europea como a escala nacional, regional o local, y en un espíritu de confianza y cooperación leal, tanto entre los Estados miembros como entre estos y las instituciones de la UE, en consonancia con el principio de subsidiariedad; Dejaremos el margen de maniobra necesario a los distintos niveles para reforzar el potencial de innovación y crecimiento de Europa. Queremos una Unión grande para las grandes cuestiones y pequeña para las pequeñas. Promoveremos un proceso decisorio democrático, eficaz y transparente y una mejor ejecución»;

6.

vista la carta de intenciones del presidente de la Comisión Europea (2), que tiene como finalidad continuar la discusión en torno al Libro Blanco sobre el futuro de Europa hasta las elecciones de junio de 2019, por medio de debates, diálogos con los ciudadanos, la interacción con los Parlamentos nacionales y el trabajo con las regiones;

7.

visto el informe «Reaching out to EU citizens: a new opportunity (Llegar a la ciudadanía de la UE: una nueva oportunidad)» (3), en el que se afirma que «las regiones también desempeñan un papel cada vez más importante en el nuevo concepto de gobernanza en la Unión y en sus Estados miembros. Con su sólida base socioeconómica y su identidad cultural común, constituyen el nivel adecuado para las orientaciones políticas y la realización correcta en numerosos ámbitos políticos, ya que son agentes e intermediarios importantes para llegar a los ciudadanos»; visto el «Informe sobre la ciudadanía de la UE 2017» (4), donde se reconoce que resulta vital el fortalecimiento de la conciencia de pertenencia y participación respecto del proyecto de integración;

8.

vistas las tres Resoluciones del Parlamento Europeo sobre el futuro de la Unión Europea (5);

9.

vista la puesta en marcha de las «consultas a los ciudadanos» en los Estados miembros de la UE a partir de abril de 2018;

Entender las percepciones y las expectativas de los ciudadanos y de los representantes de los entes locales y regionales sobre la UE, y comunicarlas

a)   Los representantes locales y regionales trabajan por que se escuche la voz de los ciudadanos

10.

hace hincapié en que, de conformidad con la iniciativa «Reflexionar sobre Europa», puesta en marcha en marzo de 2016, ha estado trabajando para reforzar la confianza entre la Unión Europea y sus ciudadanos, a través de diálogos con ciudadanos y ayuntamientos y reuniones con asociaciones y asambleas de políticos locales y regionales, así como con diversos movimientos de base (6) y asociaciones territoriales nacionales y europeas, con el fin de escuchar y trasladar los puntos de vista, las ideas y las preocupaciones de las personas sobre el proyecto europeo;

11.

observa que, hasta la fecha, más de 176 representantes políticos del Comité Europeo de las Regiones han participado en el proceso, iniciando o tomando parte en diálogos con los ciudadanos como parte del ejercicio «Reflexionar sobre Europa»; más de 40 000 participantes han acudido en persona o han participado en línea en estos actos en 110 regiones de todos los Estados miembros; más de 22 000 ciudadanos han participado a través de una encuesta en línea y de aplicaciones para móviles, como mecanismo de información de retorno que permite a los participantes en los diálogos y a los ciudadanos contribuir al debate, también a distancia;

12.

hace hincapié en que en estas actividades están participando representantes electos de todos los grupos políticos del CDR y que, siempre que es posible, comparten plataformas con representantes del Consejo Europeo, diputados de los Parlamentos nacionales, diputados al Parlamento Europeo, la Comisión Europea y el Comité Económico y Social Europeo; destaca que es necesario incrementar la coordinación para mejorar la visibilidad y el impacto de las actividades de divulgación de todas las instituciones y Estados miembros;

13.

llama la atención sobre los resultados de la encuesta encargada por el CDR entre los entes locales y regionales, incluidos los miembros y los suplentes del CDR, y sus asociaciones (7);

14.

constata que, en la mayoría de los diálogos, las personas observan los problemas a través del prisma de lo que sucede en su región, su ciudad o su zona; observa, en este contexto, que los representantes políticos europeos de las regiones y ciudades se encuentran de este modo en la primera línea frente a las preocupaciones y expectativas de los ciudadanos;

b)   Lo que los ciudadanos nos trasladan: quieren un proyecto de UE basado en la solidaridad, la cohesión y la proximidad

15.

subraya que las principales preocupaciones expresadas en los diálogos con los ciudadanos del CDR (8) son la lenta aplicación de soluciones, especialmente en el ámbito del desempleo, la migración y la situación socioeconómica en general;

16.

llama la atención, en este contexto, sobre el hecho de que muchos ciudadanos han expresado un deseo de una mayor solidaridad en la UE; se trata de un firme llamamiento a la acción para reducir las desigualdades existentes —y en muchos casos crecientes— en diferentes ámbitos, reforzando, sobre todo, la cohesión y la solidaridad entre Estados miembros y regiones y en el seno de estos; para responder a estas expectativas generales puede ser necesario reorientar y reequilibrar toda una serie de políticas de la Unión Europea;

17.

señala una frustración generalizada con la UE, ya que a menudo la Unión se percibe como demasiado lejana y poco digna de confianza; al mismo tiempo, muchas personas aún sienten que no saben ni qué es ni qué hace la UE; esto provoca una importante brecha entre las expectativas de las personas y la capacidad de la UE para ofrecer resultados; no se perciben las ventajas a la hora de abordar los problemas locales, debido también a una comunicación deficiente y a los discursos y el vocabulario engañosos utilizados cuando se habla a los ciudadanos y a la poca participación en el proceso de toma de decisiones;

18.

observa que las encuestas del Eurobarómetro (9) muestran que más de dos tercios de los encuestados están convencidos de que su país se ha beneficiado de su condición de miembro de la UE;

19.

a este respecto, recuerda que los Estados miembros comparten la responsabilidad de encontrar soluciones a escala europea y asegurar que la UE tenga la capacidad de actuar en el marco de las principales agendas, en las que la UE puede aportar un valor añadido real. Al mismo tiempo, los Estados miembros deben llevar a cabo las reformas nacionales necesarias, incluida una financiación adecuada, para garantizar el buen funcionamiento de la administración local y regional, lo que permitirá a los ciudadanos constatar que se están afrontando los problemas;

20.

destaca el hecho de que, en numerosos debates locales —y también según indican los resultados de la encuesta—, los menores de treinta años son la generación más entusiasta con la UE y valoran muy positivamente la libertad de circulación y las oportunidades educativas que ofrece la Unión; no obstante, es asimismo consciente de que esta generación es la que se ha visto más afectada en muchos países por los efectos duraderos de la crisis económica y por el desempleo juvenil y es muy crítica con el papel de la Unión Europea en este contexto; insiste, por tanto, en que es necesario que las políticas de la UE se orienten en mucha mayor medida hacia el futuro y que esta orientación se integre en el sistema de toma de decisiones de la UE con acciones concretas y más recursos destinados a abordar problemas específicos de los jóvenes;

21.

insiste en que la preocupación expresada por los ciudadanos, de que no se les tiene suficientemente en cuenta durante el proceso de toma de decisiones, a menudo provoca diversas formas de desconfianza hacia las instituciones democráticas, incluidas las de la UE;

22.

hace hincapié en que la confianza en el nivel local y regional de la administración es, de media, superior a la depositada en las administraciones nacionales y, en la mayoría de los Estados miembros, también es superior a la confianza puesta en la UE;

23.

a fin de restablecer la confianza en la UE, destaca la importancia de clarificar para los ciudadanos quién es, en última instancia, responsable de las decisiones en la UE y, por tanto, pide que se refuerce la rendición de cuentas democrática;

24.

recuerda que la integración europea es un proyecto para dar expresión política al conjunto de valores y derechos universales, pero que muchos ciudadanos se sienten decepcionados por lo que perciben como la incapacidad de la UE para estar a la altura de sus propios valores y defenderlos; es de vital importancia reafirmar continuamente los valores comunes de los ciudadanos de la UE, que son indispensables como fundamento de la confianza y los compromisos mutuos;

25.

considera que existe un gran potencial para desarrollar una «identidad cívica europea» entre los ciudadanos de la UE, con importantes derechos y obligaciones que afectan su vida diaria; esta identidad, que debería basarse en el rico patrimonio histórico y cultural de Europa, sería importante para aumentar el sentimiento de pertenencia de cada ciudadano al «proyecto europeo» y debería complementar y enriquecer las diversas identidades, nacional, regional y local, que conforman la individualidad de un ser humano; aunque el sentimiento de identidad no puede ni debe imponerse, puede apoyarse y fomentarse a través de la participación cívica, las actividades culturales y la educación y, por lo tanto, debe respaldarse con medidas y recursos adecuados;

26.

reconoce que los ciudadanos que viven en sociedades centradas en el conocimiento y en el futuro pueden detectar mejor las necesidades de sus comunidades locales y, por tanto, están mejor situados para experimentar e implantar por primera vez soluciones innovadoras diseñadas para satisfacer las necesidades locales;

27.

apoya la exigencia de los ciudadanos de contar con más canales de participación democrática y con una mejor comunicación con las instituciones europeas, a través de vías permanentes y estructuradas de diálogo. Para ello, insta a la Comisión Europea a que refuerce la estrategia de comunicación que desarrolla a través de sus redes de información recurriendo al potencial de los entes regionales para coordinar los centros de información Europe Direct situados en su territorio, lo que multiplicaría el efecto de su actividad;

c)   El firme llamamiento de los representantes locales y regionales para ser asociados plenamente en la definición y aplicación del proyecto de la UE (10)

28.

conviene con los representantes del nivel local y regional de la administración en que los ámbitos prioritarios en los que debería centrarse la UE son, sobre todo, la política de cohesión, seguida de la política social (incluidas la educación y la movilidad), las políticas económicas (empleo y crecimiento), la migración y la integración, las cuestiones medioambientales, incluido el cambio climático, y la seguridad;

29.

destaca que de los diálogos con los ciudadanos y de la encuesta realizada entre los entes locales y regionales se infiere una gran preocupación por los jóvenes, por cómo facilitarles las oportunidades adecuadas y cumplir sus expectativas;

30.

subraya que, para los representantes de los entes locales y regionales, la solidaridad es, al igual que para los ciudadanos, un concepto recurrente, por ser uno de los principales valores en los que se fundamenta la Unión Europea;

31.

resalta que la mayoría de los encuestados de los entes locales y regionales consideran que una mayor descentralización y un mejor reparto de competencias son elementos esenciales de la buena gobernanza, porque aumentan la transparencia, la rendición de cuentas y la calidad de la elaboración de las políticas, ya que permiten la participación directa y la conexión con los ciudadanos y la implantación de soluciones de base local; observa que la participación de los entes locales y regionales en el proceso decisorio de la UE aporta valor añadido a las políticas que se pretende aplicar;

32.

observa que los entes locales y regionales tienen muy presente la creciente necesidad de cooperación más allá de las fronteras nacionales para abordar los desafíos clave de nuestro tiempo, como el cambio climático, las catástrofes naturales, la globalización en todas sus expresiones, la digitalización y sus consecuencias sociales, la inestabilidad en todo el mundo, el cambio demográfico, la pobreza y la exclusión social, etc.; también desempeñan un papel decisivo en la ejecución de la política de cohesión, incluidas las iniciativas de cooperación transfronteriza —por ejemplo numerosos proyectos a pequeña escala y proyectos interpersonales— que revisten especial importancia como muestra concreta diaria de solidaridad;

33.

destaca que los entes locales y regionales también desean que la Unión Europea se centre más en los derechos de ciudadanía de la UE, como el derecho a vivir, trabajar y estudiar libremente. En este sentido, es importante la labor que se puede desarrollar desde las administraciones regionales y locales, en colaboración con las instituciones europeas, para que los ciudadanos conozcan las posibilidades reales que la libre circulación les ofrece para que puedan estudiar o desarrollar su carrera profesional en otro Estado miembro;

Anclar las políticas de la UE localmente para lograr una diferencia en la vida de las personas

a)   Afrontar los retos sociales a escala local

34.

insiste en que las políticas de la UE deben empoderar a las personas para que aborden las cuestiones que son importantes en su vida y para las que todos los niveles de la administración, desde el europeo hasta el local, deben ofrecer respuestas;

35.

observa que los cambios sociales a los que nos enfrentamos deben abordarse a escala global, pero que las medidas deben adoptarse a escala local;

36.

recuerda que las ciudades y regiones aseguran la conexión entre los objetivos de desarrollo sostenible (ODS) de las Naciones Unidas y los ciudadanos, respondiendo a su llamamiento a la actuación con las herramientas que pone a su disposición la UE; los diecisiete ODS no se alcanzarán sin la participación y la coordinación con las administraciones locales y regionales. En este sentido, procede aprovechar plenamente todos los instrumentos de apoyo a la cooperación descentralizada, la coherencia de políticas y el enfoque territorial por cuanto movilizan el potencial de los entes locales y regionales y de la sociedad civil para promover las alianzas y las sinergias entre todos los niveles de gobierno;

b)   Promover la cohesión económica, social y territorial para los ciudadanos

37.

destaca que la lucha contra las persistentes desigualdades económicas, sociales y territoriales sigue siendo un reto importante para el futuro de la UE;

38.

recuerda que la cohesión social, económica y territorial es un objetivo recogido en el Tratado de la UE y que su consecución exige hacer frente a desafíos estructurales y nuevos, promover sociedades y economías resilientes y un marco para encauzar la globalización;

39.

pone de relieve el Séptimo informe sobre la cohesión económica, social y territorial, «Mi región, mi Europa, nuestro futuro», que «muestra la enorme importancia que reviste la política de cohesión para Europa, sus ciudadanos, su economía y sus ciudades y regiones, y que hoy es más vital que nunca conciliar el crecimiento económico sostenible con el progreso social, como la mencionada política está ayudando a conseguir» (11);

40.

reclama una sólida política de cohesión con posterioridad a 2020 para todas las regiones, sobre el principio de las asociaciones europeas, la gestión compartida y la gobernanza multinivel, tal y como solicitaba la Declaración a favor de la #Alianza por la Cohesión;

41.

lamenta que solo una minoría de ciudadanos sean conscientes de los efectos positivos de la política de cohesión; pide, por tanto, un esfuerzo concertado a todos los niveles de la administración para que los efectos de los distintos elementos de las políticas y fondos de la UE se conozcan mejor;

42.

hace hincapié en que la Agenda Urbana de la UE ayuda a abordar problemas que van desde la movilidad urbana hasta la calidad del aire, desde la economía circular hasta la inclusión de migrantes y refugiados. Subraya, además, la importancia de las asociaciones entre el mundo urbano y el mundo rural para afrontar estos problemas de forma más eficaz. También apoya a las ciudades y regiones para que desarrollen ecosistemas innovadores de base local e implanten estrategias de especialización inteligente;

43.

subraya que los servicios de interés general y los servicios de interés económico general forman parte integral del modelo social europeo y de la economía social de mercado, y que estos garantizan que todo el mundo tiene el derecho y la posibilidad de acceder a bienes esenciales y servicios públicos de alta calidad; aboga por ampliar el concepto de servicio de interés económico general a los nuevos servicios sociales, como la recepción y la integración de refugiados y migrantes, la vivienda social, la renta mínima de inserción o las infraestructuras digitales;

44.

reclama más asociaciones europeas entre municipios, ciudades y regiones, también por medio del hermanamiento, que operen como pioneros mundiales a fin de aplicar las mejores prácticas a la hora de abordar los desafíos de la sociedad y los avances científicos más recientes;

c)   Responder a la migración y garantizar la integración

45.

señala que en la percepción de los ciudadanos europeos el reto de la migración es una de las piedras angulares de la manera en que la «solidaridad» es puesta en práctica, aunque aún debe construirse un entendimiento común sobre qué significa la solidaridad en este ámbito; subraya el papel clave que los entes locales y regionales deben desempeñar para facilitar la acogida e integración de los inmigrantes y para organizar un debate abierto, racional y humano sobre estas cuestiones tan delicadas;

46.

insiste en que los municipios, las ciudades y las regiones deben recibir apoyo en sus funciones de gestión de crisis y de integración a largo plazo; la UE debe establecer un marco político coherente para la migración, así como suficiente apoyo financiero y técnico de carácter específico, además del de los Estados miembros, con el fin de facilitar la integración de los migrantes a nivel local;

47.

subraya que las políticas de integración de migrantes deben desarrollarse en asociación entre todos los niveles de gobernanza y apoyarse también mediante instrumentos financieros adecuados desde la esfera de UE, como parte de una política global de migración de la UE. Para aumentar las posibilidades de éxito de la integración en interés tanto de los migrantes como de la sociedad de acogida se deben tomar en consideración distintos factores, como por ejemplo las capacidades profesionales y lingüísticas de los migrantes, los vínculos familiares existentes, sus preferencias y los posibles contactos previos a la llegada al país de acogida;

48.

observa que una gestión humana y eficaz de las fronteras exteriores de la UE y el desarrollo de una política migratoria global y de un sistema de asilo común de la Unión con estrictas normas comunes son esenciales para todos los municipios, ciudades y regiones, en particular para aquellos que acogen refugiados y aquellos que están situados en fronteras especialmente afectadas por los picos migratorios; subraya asimismo que una política de este tipo debe incluir un enfoque coordinado de la protección humanitaria, nuevas vías para la migración regular incluidos los sistemas de migración circular, así como esfuerzos para combatir las causas de la migración y luchar contra la trata de seres humanos en todas sus formas, y en particular la de mujeres y niños con fines de explotación sexual, y que ello requiere tanto un compromiso político en todos los niveles como medios adecuados;

d)   Garantizar los derechos sociales y el acceso a la educación y promover el patrimonio cultural

49.

destaca que los ciudadanos sienten especialmente la necesidad de que la dimensión social de la UE se desarrolle en todas las políticas y programas de la Unión, de manera complementaria a los regímenes de igualdad de género y protección social que ya existen a nivel nacional o regional; los artículos 8 y 9 del TFUE ya establecen una base para ello, por lo que deberían aplicarse adecuadamente; respalda también la aplicación del pilar de derechos sociales, respecto del que los entes locales y regionales deberían desempeñar un papel fundamental, y reclama la inclusión de un protocolo de progreso social en los Tratados de la UE; aspira a situar los derechos sociales al mismo nivel que los derechos económicos; acoge con satisfacción la inclusión del pilar europeo de los derechos sociales en el Semestre Europeo; apoya la idea de un cuadro de indicadores sociales en el Semestre Europeo y estima asimismo que en el Derecho primario de la UE deben incorporarse objetivos sociales de carácter vinculante;

50.

insiste en que la inversión social no debería entenderse como un mero coste para las finanzas públicas; financiar políticas sociales y proteger los derechos sociales, tal y como se estableció en la cumbre de Gotemburgo de noviembre de 2017, tiene un claro valor añadido europeo que es fundamental para restablecer la confianza de los ciudadanos en el proceso de integración;

51.

subraya la importancia clave que reviste ayudar a los ciudadanos en el acceso a unos mercados de trabajo locales y equitativos para erradicar el desempleo, con medidas específicas para ayudar a los colectivos más afectados por este; se propone como fin elaborar un plan para que los objetivos sociales se incluyan en un programa de acción prospectivo de política social, que contenga medidas específicas y un seguimiento legislativo concreto y que invierta en las personas, las capacidades, el conocimiento, la protección social y la inclusión;

52.

reclama una UE plenamente comprometida con la promoción de la igualdad entre mujeres y hombres y, particularmente, con la prevención y erradicación de la violencia contra las mujeres, un problema universal, estructural y multidimensional que genera incalculables costos personales, sociales y económicos;

53.

insiste en que es esencial invertir en los jóvenes y pide a la UE que apoye a los entes locales y regionales para abordar las necesidades en materia de capacidades y educación; reclama una nueva «alianza en favor de las capacidades y la educación» con el objetivo de impulsar la inversión pública en educación, promover la movilidad (Erasmus+), fomentar la cooperación interregional, en particular en las zonas transfronterizas, y promover los intercambios interpersonales no solo en el contexto profesional, sino también en el ámbito cultural;

54.

en consonancia con los principios de subsidiariedad y proporcionalidad, reclama la participación de los gobiernos regionales en la gestión de instrumentos como el Fondo Social Europeo y los fondos de apoyo a la aplicación de la Garantía Juvenil, ya que, a menudo, es a nivel regional donde se aplican políticas activas de empleo, incluyendo la innovación social y las políticas de igualdad;

55.

subraya que sería relevante en el ámbito educativo, incorporar en los itinerarios curriculares los diferentes elementos comunes que compartimos los europeos, en distintos ámbitos como la historia, la cultura, el patrimonio o el propio proyecto de construcción europea. Además, en todo caso, destaca la importancia de la labor de difusión del proyecto europeo entre los escolares, que desarrollan habitualmente las entidades regionales y locales;

56.

recuerda que las múltiples modalidades del patrimonio cultural constituyen un activo valioso para Europa: son un recurso con el potencial de llegar a convertirse en un mecanismo clave para impulsar unas regiones más cohesionadas y sostenibles en la UE, que puede contribuir a reforzar la identidad de una región y la de Europa en su conjunto y que transmite especialmente bien el lema de la UE, «Unida en la diversidad»;

57.

insiste en que el turismo y las industrias creativas pueden convertir el patrimonio cultural de las regiones en una oportunidad para la creación de empleo y la expansión económica, también por medio de la innovación y de las estrategias de especialización inteligente;

58.

subraya que la Unión Europea debe impulsar y prestigiar la diversidad lingüística y cultural que alberga, fomentar su conocimiento, promover la innovación y la cooperación interregional en todos los ámbitos culturales, así como nuevos modelos de negocio en el ámbito de las industrias culturales y creativas;

e)   Impulsar la investigación, la innovación y la transformación digital

59.

considera que los programas de financiación europea —basados en la investigación, la innovación, el intercambio, la asociación y la movilidad— que se ofrecen en ciudades inteligentes pueden habilitar mejores servicios para los ciudadanos y mejorar así su calidad de vida, e insiste en que la política de cohesión y la política agrícola común también pueden ser innovadoras y prospectivas a través de la investigación y la innovación;

60.

reclama un aumento de la escala de innovación en el sector público y en las empresas, también con la ayuda de iniciativas como «Science meets regions», que reúnen a políticos y científicos para debatir sobre la toma de decisiones basada en datos contrastados, que permita a los europeos ser copartícipes en la creación de su futuro;

61.

destaca que la transformación digital y la administración electrónica apoyan a las administraciones públicas locales; los ciudadanos y la comunidad empresarial aprecian el valor añadido europeo de estas inversiones, a menudo como parte de la cooperación transfronteriza o interregional (incluida la banda ancha para todos), ya que refuerzan la resiliencia de la economía local y contribuyen a mejorar la calidad de vida a nivel local y regional;

62.

hace hincapié en que las ciudades son lugares —tanto físicos como digitales— donde las personas pueden reunirse, encontrar nuevas ideas, explorar nuevas posibilidades, diseñar el futuro de modo innovador, y aprender sobre los cambios de la sociedad y sobre sus repercusiones para los ciudadanos; por consiguiente, las ciudades pueden acelerar el proceso de conexión digital entre las comunidades locales de toda Europa;

63.

recuerda, por tanto, que la transformación digital supone un nuevo instrumento de cohesión y una herramienta eficaz para abordar los retos demográficos: las zonas alejadas, rurales y las regiones ultraperiféricas deben seguir conectadas y convertir sus desventajas naturales en activos, de conformidad con el principio de cohesión territorial; los centros de innovación, los laboratorios vivientes, los laboratorios de fabricación, los estudios de diseño, las bibliotecas, los viveros de empresas, los campamentos de innovación apoyados por la UE y los agentes locales impulsan la economía local y facilitan el acceso de las partes interesadas a las tecnologías digitales;

f)   Apoyar el desarrollo de las zonas rurales, garantizar la política agrícola común y promover la producción local

64.

recuerda que las zonas rurales e intermedias suponen el 91 % del territorio de la UE y acogen al 60 % de su población, y recuerda asimismo que existe un importante retraso en cuanto a desarrollo entre zonas urbanas y rurales, donde el sentido de abandono se traduce en un mayor euroescepticismo; considera, por consiguiente, que tanto la política agrícola común como la política de cohesión deben seguir actuando como instrumentos basados en la solidaridad para promover la renovación en la agricultura sostenible y en el desarrollo rural, e insiste en que es preciso tener en cuenta a las zonas rurales en todas las políticas de la UE;

65.

la cooperación interregional puede constituir un elemento clave para la optimización de las estrategias de especialización inteligente, propiciando sinergias y maximizando el rendimiento del esfuerzo global en innovación;

66.

hace hincapié en que el modo en que producimos y consumimos alimentos tiene un enorme impacto local y global, no solo en el bienestar de los ciudadanos, el medio ambiente, la biodiversidad y el clima, sino también en nuestra salud y en nuestra economía; pide el desarrollo y la promoción de mercados locales y cadenas alimentarias cortas, así como sistemas alimentarios con una dimensión local específica, e insiste en la promoción de una producción europea de calidad;

67.

considera desproporcionados los recortes efectuados en el segundo pilar de la PAC y expresa su preocupación por que esta interferencia pueda ir en detrimento del mundo rural y en contra del refuerzo de la protección del medio ambiente y la naturaleza al que aspira la Comisión Europea, así como de la contribución de la UE a los objetivos de la lucha contra el cambio climático y la protección de los recursos;

g)   Sostenibilidad, protección del medio ambiente y lucha contra el cambio climático

68.

señala que los ciudadanos esperan una actuación a nivel global y local para luchar contra el cambio climático y promover la eficiencia energética; por lo tanto, es preciso integrar la sostenibilidad en todas las políticas de la UE, con especial atención a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, la eficiencia energética, una movilidad más limpia, la generación de energía de fuentes renovables y por medio de sumideros de carbono y la producción y el consumo sostenibles; reclama a la UE que facilite un marco jurídico y político adecuado, en el que las regiones y ciudades puedan desarrollar sus propias iniciativas para promover la consecución de los objetivos del Acuerdo de París;

69.

recuerda que el Pacto Mundial de los Alcaldes para el Clima y la Energía y las iniciativas de ejecución que emanan de la base desempeñan un papel esencial para alcanzar los objetivos del Acuerdo de París, y pide a la UE que respalde el desarrollo de contribuciones determinadas a nivel local para reducir el CO2; la sostenibilidad y la protección del medio ambiente, por lo tanto, —en consonancia con los objetivos de desarrollo sostenible de las Naciones Unidas y otros compromisos internacionales de la UE— deberían integrarse en todas las políticas de la UE;

70.

destaca la necesidad de mayores sinergias entre las redes, proyectos y acuerdos destinados a afrontar el cambio climático y las iniciativas que se ocupan de la resiliencia ante las catástrofes, como el Marco de Sendai;

h)   La cooperación más allá de la UE en apoyo de la estabilidad y el desarrollo

71.

recuerda que el papel que desempeñan los entes locales y regionales en la cooperación transfronteriza y en actividades de diplomacia urbana más allá de la UE, en particular en el proceso de ampliación y en la vecindad de la UE, es fundamental para promover la democracia de base, el desarrollo sostenible y la estabilidad;

72.

recuerda que los entes locales deben jugar un papel esencial para garantizar la seguridad de los ciudadanos, evitando la radicalización violenta y protegiendo los espacios públicos; teniendo en cuenta el carácter transfronterizo y transnacional de la delincuencia y el terrorismo, los ciudadanos y los entes locales y regionales perciben la necesidad de cooperación y se beneficiarán del valor añadido de la acción de la UE para proyectos conjuntos;

73.

recuerda la posición del CDR de que cualquier propuesta de acuerdo de liberalización del comercio debe ir precedida de una evaluación de impacto territorial. Reitera, asimismo, que deben instaurarse mecanismos a escala local y nacional para acceder a la información pertinente en materia de política comercial. Por otra parte, las negociaciones comerciales deben ir acompañarse de un diálogo formal y participativo entre las autoridades nacionales competentes y los entes locales y regionales. Esto resulta esencial, en particular, cuando las negociaciones comerciales abarcan también ámbitos de competencias compartidas con los Estados miembros ya que, en tales supuestos, las competencias a escala local y regional se ven afectadas con más frecuencia;

Garantizar el margen de maniobra necesario para ciudades y regiones: un presupuesto europeo posterior a 2020 que satisfaga las ambiciones y utilice la flexibilidad en la actuación y la inversión

74.

destaca que el marco financiero plurianual (MFP) debe reflejar las prioridades y ambiciones de la UE para cumplir su obligación en virtud de los Tratados y las expectativas de sus ciudadanos; defiende un MFP que represente el 1,3 % de la renta nacional bruta (RNB) de la Europa de los Veintisiete;

75.

subraya que el presupuesto de la UE no debe entenderse como una disyuntiva entre contribuyentes netos y receptores netos, sino como un instrumento conjunto para lograr nuestros objetivos comunes, que proporciona valor añadido en toda Europa; apoya, por lo tanto, las constataciones de la Comisión, que establecen que todos somos beneficiarios del MFP, en cuanto que los efectos positivos de un mercado común, de la seguridad y de la cohesión compensan la contribución financiera individual a la Unión;

76.

destaca que el futuro de la UE depende de un presupuesto ambicioso y eficaz para la Unión, que cumpla el principio de que las tareas adicionales de la UE también deberían ir acompañadas de recursos adicionales, y de la eliminación progresiva de las rebajas a las contribuciones nacionales;

77.

insiste en que cualquier recentralización del presupuesto europeo, especialmente si socava los programas de gestión compartida y los enfoques de base local, podría poner en peligro la cohesión en la Unión, por lo que debe evitarse;

78.

recuerda que la calidad de los servicios públicos es un factor determinante de confianza en las instituciones, ya que los ciudadanos valoran a los gobiernos desde la perspectiva de su experiencia de prestación de servicios y, teniendo en cuenta que más de un tercio de todo el gasto público y que más de la mitad de la inversión pública se realizan a nivel subnacional, insiste en que el nivel de inversión pública en la UE sigue siendo demasiado bajo para prestar los servicios e infraestructuras públicos adecuados; por consiguiente, es crucial subsanar la brecha de inversión;

79.

señala la necesidad, diez años después de la crisis financiera que perjudicó gravemente a la inversión pública de los entes locales y regionales, de reforzar su capacidad de inversión, dotándoles del necesario margen fiscal para respaldar inversiones públicas y promover soluciones locales, fortaleciendo los principios de gestión compartida basada en la asociación y la gobernanza multinivel, y excluyendo la cofinanciación pública de los programas de la UE del cálculo de la deuda, en el contexto del Pacto de Estabilidad y Crecimiento;

Construir nuestra Unión desde la base: avanzar en la senda de la reactivación democrática de la UE es posible mediante la participación desde la base

a)   El poder de la acción de la UE: la acción adecuada debe realizarse en el nivel correcto

80.

cree firmemente que la aplicación correcta de los principios de subsidiariedad y proporcionalidad reviste la máxima importancia para acercar la Unión Europea a sus ciudadanos; recuerda la importancia de que las decisiones se tomen lo más cerca posible del ciudadano e insiste en la necesidad de contar en la UE con un sistema de toma de decisiones plenamente responsable y transparente, en el que los ciudadanos puedan reconocer claramente quién es políticamente responsable y quién debe rendir cuentas de las decisiones adoptadas (12);

81.

hace hincapié en que la responsabilidad compartida y el estrecho vínculo entre los principios de gobernanza multinivel y subsidiariedad son elementos cruciales de una Unión Europea verdaderamente democrática;

82.

destaca que la aplicación coherente del principio de subsidiariedad debe ser una de las protecciones futuras de la UE. Esto significa «más UE donde más necesidad haya de UE», y «menos Europa donde menos necesidad haya de UE», lo que conduce a una Unión Europea más eficaz y eficiente. La pura lógica de proteger los intereses de los Estados miembros frente a las injerencias de la UE es contraproducente cuando se debate el futuro de Europa; es consciente de su propio papel como «guardián» del principio de subsidiariedad y cree que dicho principio debe ser considerado un concepto político y jurídico dinámico en la elaboración de las políticas y en su ejecución, con el fin de garantizar que los niveles más adecuados toman las medidas correctas en el momento justo y en interés de los ciudadanos; ve confirmadas sus convicciones por el informe final del Grupo Operativo sobre Subsidiariedad y Proporcionalidad, que insiste en alcanzar un nuevo acuerdo sobre «subsidiariedad activa»; se dispone a poner en poner en práctica las recomendaciones del Grupo Operativo en estrecha colaboración con las demás instituciones de la UE, los parlamentos nacionales así como los entes locales y regionales de toda la Unión;

83.

reitera su petición de codificar y aplicar los principios de gobernanza multinivel y de asociación en un código de conducta interinstitucional, y de que estos se reflejen en el Acuerdo interinstitucional sobre la mejora de la legislación; la gobernanza multinivel deberá integrarse, además de en la política de cohesión, en todas las disposiciones legislativas reglamentarias de las políticas que tengan un impacto regional (13);

84.

considera esencial combatir toda tendencia hacia la centralización y respalda el desarrollo sobre el terreno de soluciones de base local adecuadas y eficaces, especialmente en la futura política de cohesión, que sirvan como modelo de gobernanza también en otros ámbitos políticos;

85.

recomienda continuar desarrollando las actuales evaluaciones del impacto territorial, con el fin de crear procesos de realimentación eficaces que tengan en cuenta la diversidad de las regiones de la UE y las extremadamente variadas repercusiones de las políticas de la Unión en los distintos entes locales y regionales;

b)   Participación de las regiones y ciudades: la renovación de la democracia europea por medio de la implicación y la eficacia

86.

insiste en que las políticas de la UE deben otorgar a las personas un papel activo para dar respuesta a las cuestiones que son importantes en su vida; los ciudadanos buscan soluciones a nivel local y un mayor compromiso a la hora de definir los problemas y ayuda para abordarlos; este enfoque, centrado en las personas y orientado a los ciudadanos, puede solventar numerosos retos locales y demostrar el modo en que la Unión es pertinente para los ciudadanos; esto también supone centrar las políticas de la UE en el refuerzo del papel de ciudades y regiones, con la participación de los ciudadanos por medio de asociaciones entre entes públicos, entes privados y personas;

87.

subraya que los entes locales y regionales aportan valor añadido a las políticas de la UE, al actuar como laboratorios para el desarrollo y la ejecución de las nuevas formas de innovación social, solidaridad y políticas inclusivas que los ciudadanos esperan de la Unión Europea;

88.

señala que además esto significa que no todos los problemas de los ciudadanos pueden resolverse mediante una legislación detallada de la UE. El principio de subsidiariedad no solo se refiere al límite de las competencias jurídicas de la UE para legislar sino también a la pertinencia de las soluciones para los ciudadanos. Si los ciudadanos constatan que la UE ofrece soluciones que no funcionan en la vida cotidiana, esto no hará sino aumentar la resistencia a la UE;

89.

está convencido de que el sistema institucional de la UE tendrá que seguir evolucionando y adaptándose a los nuevos retos al objeto de lograr un proceso de toma de decisiones inclusivo, transparente, democrático y eficaz; subraya que debe reconocerse más ampliamente el papel de los entes locales y regionales representados por el CDR en lo que atañe tanto a la gestión cotidiana de los asuntos de la UE como en las futuras reformas de los Tratados de la UE, para lo que el CDR debería estar representado de pleno derecho en cualquier Convención futura;

90.

cree firmemente que es necesario reconocer la dimensión local y regional en el Semestre Europeo y que los entes locales y regionales, por consiguiente, deberían participar desde el principio en la preparación del Estudio Prospectivo Anual sobre el Crecimiento, en la elaboración de los informes por país y en los Programas Nacionales de Reformas; expresa su convicción de que, a tal fin, el cuadro de indicadores del procedimiento de desequilibrio macroeconómico (PDM) debería enriquecerse con indicadores regionales que contribuyan a promover y mantener la dimensión regional del proceso del Semestre Europeo;

91.

considera que es preciso reforzar la legitimidad democrática de la UE y, en particular, de la unión económica y monetaria (UEM), situando los principios de progreso social e igualdad de oportunidades en el centro de la toma de decisiones de la UE, a fin de que el empleo y las normas sociales no se traten como asuntos periféricos en el proceso de ajuste macroeconómico;

92.

considera que una mejor implicación de las regiones y los parlamentos regionales en el proceso de toma de decisiones de la UE podría aumentar el control democrático y la rendición de cuentas;

c)   Facilitar la participación de los ciudadanos en las políticas de la UE y colaborar en el establecimiento de un diálogo permanente con las personas con posterioridad a 2019

93.

recuerda asimismo que la UE ganará en confianza y credibilidad solo y exclusivamente si logra resultados y si los ciudadanos reciben explicaciones más claras del valor añadido europeo y se les explican las justificaciones y los compromisos necesarios que subyacen a las decisiones de la UE; en este orden de cosas, el CDR exige un esfuerzo mucho mayor en el apoyo a medios de comunicación y formatos informativos europeos y multilingües que incluyan discursos fáciles de comprender, al desarrollo y despliegue de módulos de educación cívica europea para las distintas etapas educativas así como al aumento sustancial del apoyo a reuniones interpersonales a través de las fronteras europeas (programas de intercambio de educación y formación profesional, programas de hermanamiento, etc.);

94.

insiste en el refuerzo de instrumentos participativos como la Iniciativa Ciudadana Europea (ICE) (14); como instrumento complementario de las estructuras de democracia representativa existentes a nivel de la UE y de los elementos innovadores adicionales que caracterizan la toma de decisiones participativa y el diálogo permanente, las ICE pueden ayudar a movilizar a los ciudadanos en torno a una causa común, poner de relieve la dimensión europea de cuestiones políticas clave y promover debates paneuropeos que permitan crear la opinión pública correspondiente;

95.

pide a los miembros del CDR que continúen conectando con los ciudadanos y escuchándolos a través de actos locales, reuniones en ayuntamientos y diálogos con los ciudadanos, a fin de llegar a todas las regiones de la Europa de los Veintisiete, y pide a las demás instituciones que se sumen a este esfuerzo; destaca, a este respecto, el objetivo de organizar diálogos ciudadanos en todas las regiones de la UE antes de las elecciones europeas de 2019 y anima a sus miembros a que organicen sesiones específicas de sus asambleas locales o regionales, junto con ciudadanos locales y sus asociaciones, con el fin de recabar información sobre las cuestiones relativas al futuro de Europa que el propio CDR ha determinado así como sobre el cuestionario de la Comisión Europea; subraya la importancia fundamental de llevar a cabo una comunicación descentralizada sobre las políticas de la UE y las opciones políticas en que se sustentan, y la necesidad de que las instituciones de la UE apoyen los esfuerzos e iniciativas locales y regionales en este sentido;

96.

hace hincapié en que la consulta a los ciudadanos debería también llegar a aquellos a los que con frecuencia se ignora o que no están interesados en los procesos de consulta; esto es importante para garantizar un debate verdaderamente inclusivo y representativo con los ciudadanos y evitar que el debate quede monopolizado por los que ya están más movilizados en favor o en contra de la UE o sobre un asunto político en particular;

97.

destaca que la comunicación y el diálogo permanente con los ciudadanos son vitales en todos los sistemas políticos y, por tanto, esenciales para aumentar la legitimidad democrática de la UE y acercar más Europa a sus ciudadanos;

98.

recuerda en este contexto que la participación ciudadana no debe limitarse a los períodos que preceden a las elecciones europeas;

99.

se compromete a proponer, antes de las elecciones europeas de 2019, una metodología para establecer un sistema de diálogo permanente y estructurado entre los ciudadanos y las instituciones y los políticos de la UE, con la participación de los entes locales y regionales, a través del CDR y sobre la base de un proceso transparente orientado a recabar las contribuciones de los ciudadanos, ofreciéndoles el espacio y la información para delimitar y debatir las cuestiones que más les preocupan, al objeto de incluir los resultados en el diseño de las políticas de la Unión y facilitarles información adecuada sobre la repercusión de las contribuciones ciudadanas;

100.

expresa su convicción de que, al ofrecer información de retorno a los ciudadanos, la labor política de los miembros del CDR puede reforzar los vínculos con las bases y fortalecer la confianza de las personas en las «políticas de la UE».

Bruselas, 9 de octubre de 2018.

El Presidente del Comité Europeo de las Regiones

Karl-Heinz LAMBERTZ


(1)  Carta del presidente del Consejo Europeo al presidente del Comité Europeo de las Regiones, de 8 de noviembre de 2016, http://www.cor.europa.eu/en/events/Documents/Letter%20Tusk%20Markkula_Reflecting%20on%20the%20EU_081116.pdf

(2)  Carta de intenciones dirigida al presidente Antonio Tajani y al primer ministro Jüri Ratas, de 13 de septiembre de 2017, https://ec.europa.eu/commission/sites/beta-political/files/letter-of-intent-2017_es.pdf.

(3)  Luc Van den Brande, asesor especial del presidente Juncker: «Reaching out to EU citizens: a new opportunity (Llegar a la ciudadanía de la UE una nueva oportunidad)», octubre de 2017.

(4)  Dictamen del CDR «Informe 2017 sobre la ciudadanía de la UE», COR-2017-01319, ponente: Guillermo Martínez Suárez.

(5)  Resolución, de 16 de febrero de 2017, sobre la mejora del funcionamiento de la construcción de la Unión Europea aprovechando el potencial del Tratado de Lisboa (P8_TA (2017)0049); Resolución, de 16 de febrero de 2017, sobre posibles modificaciones y ajustes de la actual configuración institucional de la Unión Europea (P8_TA (2017)0048); y Resolución, de 16 de febrero de 2017, sobre la capacidad presupuestaria de la zona del euro [P8_TA(2017)0050].

(6)  Por ejemplo, Why Europe, Pulse of Europe, Stand up for Europe, Committee for the Defence of Democracy y 1989 Generation Initiative.

(7)  London School of Economics: «Reflecting on the future of the European Union (Una reflexión sobre el futuro de la Unión Europea)», marzo de 2018, https://cor.europa.eu/en/engage/studies/Documents/Future-EU.pdf.

(8)  CDR: «Reflecting on Europe: how Europe is perceived by people in regions and cities (Reflexionar sobre Europa: cómo perciben Europa los ciudadanos en regiones y ciudades)», abril de 2018, https://cor.europa.eu/en/events/Documents/COR-17-070_report_EN-web.pdf.

(9)  «Eurobarómetro-Opinión pública en la Unión Europea», anexo, n.o 88, noviembre de 2017, http://ec.europa.eu/commfrontoffice/publicopinion/index.cfm/ResultDoc/download/DocumentKy/81142; «Eurobarómetro-Futuro de Europa», n.o 467, septiembre-octubre de 2017, http://ec.europa.eu/commfrontoffice/publicopinion/index.cfm/survey/getsurveydetail/instruments/special/surveyky/2179; Encuesta del Eurobarómetro encargada por el Parlamento Europeo, «Democracy on the move one year ahead of European election (La democracia en movimiento a un año de las elecciones europeas)», n.o 89.2, mayo de 2018, http://www.europarl.europa.eu/pdf/eurobarometre/2018/oneyearbefore2019/eb89_one_year_before_2019_eurobarometer_en_opt.pdf.

(10)  London School of Economics: «Reflecting on the future of the European Union (Una reflexión sobre el futuro de la Unión Europea)», marzo de 2018.

(11)  Comisión Europea, Dirección General de Política Regional y Urbana, Séptimo informe sobre la cohesión económica, social y territorial, «Mi región, mi Europa, nuestro futuro», septiembre de 2017.

(12)  Resolución del Comité Europeo de las Regiones sobre el Libro Blanco de la Comisión Europea sobre el futuro de Europa — Reflexiones y escenarios para la Europa de los Veintisiete en 2025 (2017/C 306/01).

(13)  Dictamen del Comité Europeo de las Regiones sobre «El Documento de reflexión sobre el futuro de las finanzas de la UE» (COR-2017-03718, ponente: Marek Woźniak).

(14)  Dictamen del Comité Europeo de las Regiones sobre el Reglamento sobre la iniciativa ciudadana europea (COR-2017-04989, ponente: Luc Van den Brande).


Top