Accept Refuse

EUR-Lex Access to European Union law

This document is an excerpt from the EUR-Lex website

Document 52018IE1470

Dictamen del Comité Económico y Social Europeo sobre los «Indicadores más adaptados para evaluar los ODS — Contribución de la sociedad civil» (Dictamen de iniciativa)

EESC 2018/01470

OJ C 440, 6.12.2018, p. 14–21 (BG, ES, CS, DA, DE, ET, EL, EN, FR, HR, IT, LV, LT, HU, MT, NL, PL, PT, RO, SK, SL, FI, SV)

6.12.2018   

ES

Diario Oficial de la Unión Europea

C 440/14


Dictamen del Comité Económico y Social Europeo sobre los «Indicadores más adaptados para evaluar los ODS — Contribución de la sociedad civil»

(Dictamen de iniciativa)

(2018/C 440/03)

Ponente:

Brenda KING

Coponente:

Thierry LIBAERT

Decisión del Pleno

15.2.2018

Fundamento jurídico

Artículo 29, apartado 2, del Reglamento interno

 

Dictamen de iniciativa

Sección competente

Agricultura, Desarrollo Rural y Medio Ambiente

Aprobado en la sección

5.9.2018

Aprobado en el pleno

19.9.2018

Pleno n.o

537

Resultado de la votación

(a favor/en contra/abstenciones)

194/2/3

1.   Conclusiones y recomendaciones

1.1.

Desde que las instituciones europeas aprobaron la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas en 2015, el CESE ha venido solicitando a la Comisión la creación de una estrategia europea global en materia de desarrollo sostenible con objetivos, metas y acciones concretos a fin de lograr los diecisiete objetivos de desarrollo sostenible (ODS). A pesar de que la UE lideró la adopción de la Agenda 2030 y que los ODS reflejan los valores fundamentales de la UE, que consisten en promover una mayor armonía social, política, económica y medioambiental, la Comisión Europea no ha desarrollado hasta ahora una estrategia global. El documento de reflexión «Hacia una Europa sostenible de aquí a 2030», que se publicará a finales de 2018, brinda la oportunidad de subrayar la importancia de adoptar una estrategia europea global.

1.2.

La actual falta de una estrategia europea de desarrollo sostenible pone en peligro la coherencia de la aplicación de la Agenda 2030, tanto en la UE como a nivel nacional. Se pueden dar diferencias en los enfoques adoptados para abordar los ODS, puesto que varios Estados miembros ya están preparando sus estrategias nacionales de desarrollo sostenible, cuando aún no existen ni un marco estratégico europeo ni directrices comunes de aplicación.

1.3.

El CESE acoge con satisfacción el primer informe de seguimiento anual de los ODS (1) de Eurostat para 2017, que se basa en un conjunto de cien indicadores que utilizan criterios rigurosos aplicables a los datos. Sin embargo, el Comité ha detectado una serie de deficiencias en relación con el actual conjunto de indicadores que deberían tenerse en cuenta en las próximas ediciones del informe de seguimiento anual de los ODS de Eurostat.

1.4.

El CESE pide que los indicadores puedan servir de base para la planificación y elaboración de políticas. El actual conjunto de indicadores no evalúa la distancia que nos separa de las metas ni informa adecuadamente sobre los progresos realizados. Deben establecerse objetivos políticos específicos a escala de la UE para los ODS, y los indicadores deben ser capaces de supervisar su consecución. A falta de estos objetivos políticos específicos, la UE podría evaluar los resultados nacionales en comparación con los mejores y con el promedio de resultados.

1.5.

El CESE también señala algunas limitaciones técnicas que deben abordarse para garantizar la utilización de los mejores indicadores. Por ejemplo, el uso de indicadores transversales sigue siendo insuficiente para proporcionar información sobre las sinergias y los dilemas entre los objetivos. Tampoco se han integrado plenamente los efectos indirectos sobre el desarrollo sostenible de los países asociados ni la supervisión de la coherencia política entre objetivos políticos externos y nacionales importantes.

1.6.

Eurostat y las oficinas nacionales de estadística deben asegurarse de que utilizan un marco coherente de indicadores. Deberá establecerse un sistema global e integrado de indicadores para garantizar la fiabilidad del ejercicio de seguimiento de la aplicación de los ODS a nivel europeo y nacional.

1.7.

Eurostat y las oficinas nacionales de estadística cuentan con recursos humanos y financieros limitados para recopilar datos nuevos y, por lo tanto, no siempre es posible generar indicadores nuevos y más específicos. El CESE pide que se garanticen recursos suficientes para superar esta importante limitación.

1.8.

Pide asimismo que la sociedad civil participe en mayor medida en la definición de los indicadores y en la evaluación de los progresos de la UE hacia la consecución de los objetivos. La naturaleza transversal de los ODS exige que todas las partes interesadas cooperen de forma integrada.

1.9.

El CESE recomienda que el conjunto de indicadores se complete con un informe alternativo cualitativo, elaborado en estrecha colaboración con las organizaciones de la sociedad civil, para que todas las partes interesadas sientan en mayor medida los ODS como algo suyo. Una información cualitativa permite resaltar tendencias que de otra manera, es decir, con parámetros exclusivamente cuantitativos, no se hubieran observado. El CESE propone liderar la coordinación de la preparación del informe cualitativo complementario. Sugiere asimismo que la Comisión Europea coopere en la organización de una cumbre europea de los ODS, como un ejercicio de evaluación en el que participen todas las partes interesadas.

1.10.

Un marco estratégico coherente también requiere que los otros indicadores de la UE (por ejemplo, los indicadores incluidos en el cuadro de indicadores sociales o los indicadores de la biodiversidad europea) sean coherentes con el marco de la Agenda 2030. Una estrategia global debería proporcionar esta visión general de la interrelación entre los ODS, las políticas de la UE y los diferentes conjuntos de indicadores.

1.11.

El CESE pide que el actual sistema de gobernanza de la UE se adapte a la aplicación de la Agenda 2030. Una estrategia europea global en materia de desarrollo sostenible plenamente alineada con la Agenda 2030 garantizaría la integración de los ODS en todas las políticas de la UE y ofrecería un marco para la coordinación y el seguimiento de la aplicación de los ODS a escala nacional y de la Unión. Por ejemplo, el aparato del Semestre Europeo debería supervisar y contribuir a la aplicación de los ODS. Además, la formulación y evaluación de políticas de la UE (por ejemplo, el programa de mejora de la legislación) deberían adaptarse a fin de incorporar plenamente los ODS en el ciclo político. Se deberían someter todas las propuestas legislativas y políticas a una prueba de sostenibilidad, a fin de evaluar su impacto en los ODS y decidir sobre la idoneidad de las mismas.

1.12.

El CESE recomienda establecer, dentro de la Comisión, una estructura de trabajo encabezada por un vicepresidente, que disponga de un equipo específico y un presupuesto propio, trabaje con todos los comisarios y los servicios de la Comisión, y esté encargada de integrar los ODS en las políticas de la UE. Asimismo, el presidente de la Comisión Europea deberá presentar los avances realizados y describir las acciones adicionales necesarias para aplicar los ODS en el discurso anual sobre el estado de la Unión Europea.

1.13.

Por último, el CESE pide que se llegue a un acuerdo sobre un presupuesto de la UE que haga del desarrollo sostenible el objetivo central. El CESE recuerda que la versión final del marco financiero plurianual (MFP) para el período 2021-2027 mostrará la capacidad de la UE para cumplir sus compromisos en relación con la Agenda 2030. La propuesta de la Comisión de mayo de 2018 va en la buena dirección, pero, en definitiva, ha dejado escapar la oportunidad de hacer de la Agenda 2030 la prioridad de la agenda europea.

2.   Ausencia de una estrategia de la UE

2.1.

La UE debería comprometerse en mayor medida con su papel de liderazgo para garantizar y promover el desarrollo sostenible. En realidad, la Agenda 2030 de las Naciones Unidas está directamente alineada con el propósito fundamental de la Unión Europea, a saber, promover una mayor armonía social, política, económica y medioambiental, tanto dentro de Europa como en todo el planeta. Sin embargo, aunque la UE y sus Estados miembros han firmado la Agenda global, Europa se está quedando rezagada. Hasta ahora, ni la UE ni algunos Estados miembros han sido capaces de aplicar una estrategia de desarrollo sostenible que permita garantizar la consecución de los ODS.

2.2.

En una referencia al desarrollo sostenible contenida en el artículo 3 del Tratado de la Unión Europea se indica lo siguiente: «En sus relaciones con el resto del mundo, la Unión […] contribuirá […] [al] desarrollo sostenible del planeta […]». Pese a que se incluyen cada vez más elementos de sostenibilidad en las distintas políticas de la UE, como la política industrial, el transporte y la energía, sigue existiendo una falta de ambición y de financiación. En general, el CESE lamenta la evidente falta de estrategia, coherencia política e integración en la coordinación general de las políticas de la UE.

2.3.

El CESE es la única institución a escala europea que ha hecho del desarrollo sostenible una prioridad. El Parlamento Europeo no dispone de una estructura para abordar el desarrollo sostenible, aunque algunos grupos políticos están incluyendo la Agenda 2030 en sus prioridades políticas para las elecciones europeas de mayo de 2019. Por su parte, la Comisión Europea ha establecido la plataforma multilateral para la aplicación de los ODS, que supone un paso en la dirección adecuada, aunque no está claro si esta plataforma continuará más allá de esta Comisión. Además, el CESE propugnaba ya en el pasado un foro de la sociedad civil más ambicioso y más amplio que el que se creó finalmente (2).

2.4.

A nivel nacional, el grado de planificación y aplicación de los ODS es diferente (3). Algunos Estados miembros ya han adoptado estrategias nacionales globales de desarrollo sostenible y, en algunos casos, las autoridades regionales y locales, así como las partes interesadas, también están llevando a cabo iniciativas relacionadas con los ODS para aumentar el nivel de concienciación. Existe el riesgo de incoherencia entre los enfoques nacionales, al carecerse aún de un marco europeo. El CESE pide que el desarrollo sostenible se integre en las políticas nacionales y que la sociedad civil organizada participe plenamente en la elaboración y aplicación, en consonancia con la estrategia global de la UE.

3.   Los pasos siguientes

3.1.

El 13 de septiembre de 2017, el presidente Juncker anunció la elaboración de un documento de reflexión titulado «Hacia una Europa sostenible de aquí a 2030» sobre el seguimiento de los objetivos de desarrollo sostenible de las Naciones Unidas, en particular con respecto al Acuerdo de París sobre el Cambio Climático. Este documento se publicará en invierno de 2018. En la fase actual de preparación, la Comisión está examinando los puntos de vista de los miembros de la Plataforma multilateral sobre los ODS. Estos presentan sugerencias sobre cómo mejorar la gobernanza de la UE en relación con los ODS (por ejemplo, adoptando una estrategia global) y formulan recomendaciones políticas sobre la manera en que deberían evolucionar los instrumentos de la UE para coordinar las políticas, el seguimiento y la rendición de cuentas.

3.2.

La aplicación de los ODS implica fijarse unos objetivos económicos, sociales, políticos y medioambientales que requerirán cambios fundamentales en las sociedades europeas y en las instituciones de la UE.

3.3.

A este respecto, los debates sobre el futuro de Europa que se celebren antes de las elecciones europeas de 2019 son cruciales para sensibilizar a los ciudadanos sobre el desarrollo sostenible. Los partidos políticos europeos deben posicionarse al respecto y abordar el desarrollo sostenible en sus programas electorales.

3.4.

Además, el CESE considera que la futura Comisión Europea y el nuevo Parlamento Europeo que surjan tras las elecciones europeas de 2019 deberían fijarse la prioridad de integrar mejor los ODS en las políticas de la UE. Insta al Parlamento Europeo a reforzar su capacidad de seguimiento y supervisión de los avances en los ODS y a asumir la responsabilidad de los objetivos. Por lo que respecta a la Comisión, también es recomendable reforzar el liderazgo del vicepresidente responsable de la política de desarrollo sostenible y reestructurar las carteras de las direcciones generales para que quede claro quién es responsable de cada uno de los ODS.

3.5.

La decisión definitiva sobre el marco financiero plurianual (MFP) para el período 2021-2027 mostrará la capacidad de la UE para cumplir sus compromisos en relación con la Agenda 2030. El MFP es esencial para garantizar la integración de los ODS en el resto de las políticas. La propuesta de la Comisión Europea publicada en mayo de 2018 va en la buena dirección, pero ha dejado escapar la oportunidad de presentar la Agenda 2030 como la prioridad de la agenda europea. Más allá del incremento limitado que se propone para el objetivo de la integración climática, el nuevo MFP debe asignar los recursos financieros correspondientes al desarrollo sostenible y garantizar también que ningún tipo de financiación menoscabe la aplicación de los ODS. La financiación tiene que ponerse a disposición de quienes ejecutan los ODS, incluidos los Estados miembros, los entes locales, las empresas y las ONG, para que la destinen a proyectos innovadores y modulables.

3.6.

La UE está experimentando una grave crisis política e institucional y se enfrenta a retos como las crecientes desigualdades sociales, los problemas medioambientales y la pérdida de confianza en los gobiernos y en la UE (4). Para superar esta situación, la Unión necesita adoptar un nuevo discurso que pueda aportar soluciones concretas a los retos a los que se enfrentan nuestras sociedades. Los debates en curso sobre el futuro de Europa deben contribuir a este nuevo discurso, teniendo en cuenta la Agenda 2030 y el Sexto Escenario para Europa (5), para que la UE se convierta en un motor de la sostenibilidad. Se requiere un mayor liderazgo por parte de los Jefes de Estado europeos para hacer de los ODS una parte central de su discurso y de su visión política para Europa.

3.7.

La Agenda 2030 se basa en los valores fundamentales de Europa: democracia y participación, justicia social, solidaridad y sostenibilidad, y respeto del Estado de Derecho y de los derechos humanos, tanto en Europa como en el resto del mundo. El nuevo discurso sobre el desarrollo sostenible debe ofrecer a los ciudadanos respuestas sobre la manera en que las administraciones públicas y la sociedad civil organizada piensan materializar sus aspiraciones de bienestar económico, social y medioambiental.

4.   La cuestión de los indicadores

4.1.

El CESE considera que el enfoque de la UE respecto a sus indicadores relativos a los ODS debe ir más allá de la mera evaluación y contribuir a la formulación y el diseño de las políticas, en vez de limitarse a ser un instrumento de información. Los indicadores deben ayudar a los responsables políticos de la UE a definir las futuras políticas y a planificar la mejor manera de alcanzar los ODS. También deben ayudarles a detectar las desviaciones que se producen con respecto a los ODS e introducir a tiempo los cambios políticos necesarios para que los objetivos se alcancen para 2030.

4.2.

El CESE opina que el informe de seguimiento de los objetivos de desarrollo sostenible en la UE para 2017 de Eurostat (2017 Monitoring Report of the Sustainable Development Goals in an EU context) constituye un buen punto de partida, pero hay margen de mejora. Es preciso desarrollarlo mejorando los indicadores. El método actual de evaluación de los progresos (es decir, un cambio positivo de un 1 %), si no hay objetivos cuantificados de la UE, puede inducir a error dado que, a diferencia de otros informes, no proporciona información sobre la distancia que queda por recorrer hasta los ODS. Por ejemplo, mientras que Eurostat concluye que en Europa se han realizado progresos significativos respecto al ODS 12 (6), otras fuentes, como la OCDE, llegan a conclusiones diferentes (7). El informe de seguimiento debe hacer más para que quede clara la naturaleza integrada de la agenda, en la que los esfuerzos tienen que reforzar todos los objetivos en lugar de ir en contra de alguno de ellos. Pese a su valor, el uso de indicadores transversales sigue siendo insuficiente para proporcionar información sobre las sinergias y los dilemas que plantean los objetivos. Además, el informe debe evaluar los efectos indirectos sobre el desarrollo sostenible de los países asociados y supervisar la coherencia política entre objetivos políticos externos y nacionales importantes. Por último, los indicadores deben permitir comparaciones entre los países europeos, detectar divergencias en la aplicación por los Estados miembros y actualizarse con frecuencia para basarse en los mejores datos científicos, conocimientos e información disponibles.

4.3.

Para disponer de un conjunto coherente de indicadores que ofrezca una visión clara de la aplicación de los ODS a nivel de la UE, es fundamental crear un sistema global de indicadores que abarque los niveles europeo y nacionales. En primer lugar, es preciso armonizar o, al menos, interrelacionar los indicadores de los ODS de la UE con los indicadores actuales que se utilizan para los diferentes ámbitos políticos a escala de la UE. Por ejemplo, los conjuntos de indicadores pertinentes, como el cuadro de indicadores sociales o los indicadores de la biodiversidad europea, deben vincularse a los indicadores de los ODS de la UE, y su relación debe definirse claramente. En segundo lugar, las estrategias nacionales de desarrollo sostenible deben utilizar los mismos indicadores o, al menos, otros comparables a los indicadores de los ODS de la UE. De no ser así, se corre un alto riesgo de incoherencia entre los distintos enfoques adoptados por los Estados miembros. En tercer lugar, la UE debe garantizar un proceso global de presentación de informes al Foro Político de Alto Nivel de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible. La Comisión Europea debe ser capaz de ofrecer una visión clara de la aplicación de los ODS, tanto a escala de la UE como en todos y cada uno de los Estados miembros.

4.4.

El CESE considera que hay que abordar determinadas limitaciones en relación con el proceso de definición de indicadores. Eurostat y las oficinas nacionales de estadística cuentan con recursos humanos y financieros limitados para recopilar datos nuevos y, por lo tanto, no siempre es posible generar indicadores nuevos y más específicos. Según el Informe Anual 2017 presentado por el Comité Consultivo Europeo para la Gobernanza Estadística al Parlamento Europeo, el coste del sistema estadístico europeo asciende al 0,02 % del PIB, y tras los recortes de personal relacionados con la austeridad presupuestaria, la plantilla no se ha restablecido a los niveles anteriores a la crisis económica (8). A fin de mejorar el conjunto de indicadores, se debe dar mayor prioridad al desarrollo de indicadores de sostenibilidad y, por tanto, asignar a Eurostat y a las oficinas nacionales de estadística una financiación adecuada para este tipo de indicadores, de acuerdo con los ODS 17. De este modo, será posible añadir indicadores nuevos que podrían requerir una recopilación adicional de datos.

4.5.

En lo que respecta al actual conjunto de indicadores de Eurostat, el CESE detecta una serie de deficiencias, que idealmente deberían subsanarse tras la publicación del informe de seguimiento de los avances hacia los ODS de 2018 de Eurostat. Entre los ámbitos que deben mejorar figuran los siguientes:

una presentación visual más objetiva de los resultados globales, para no dar la impresión equivocada de que Europa está prácticamente al día con los ODS, lo que contradice otras investigaciones cualitativas o temáticas, así como las percepciones de los ciudadanos;

una mayor atención a los efectos indirectos del modelo de desarrollo actual de Europa, por ejemplo, basándose en los trabajos actuales de Eurostat sobre las huellas ambientales, así como a la contribución de Europa en apoyo de los países asociados para lograr los ODS;

un enfoque más innovador que permita comprender la indivisibilidad de la agenda de los ODS, más allá de los indicadores transversales, que por sí solos no muestran los desequilibrios y las contradicciones entre las diferentes dimensiones de la sostenibilidad y que carecen de un marco adecuado para evaluar la coherencia política;

más datos sobre los resultados de las empresas, los entes locales y las ONG;

más información sobre los resultados de los Estados miembros en relación con los ODS, dado que los promedios ofrecen una imagen incompleta. También es importante proporcionar información a nivel nacional, ya que los Estados miembros tienen competencia exclusiva en relación con varios ODS;

mejores indicadores de cumplimiento de los ODS, en particular los ODS 16 (9) y 17 (10), por ejemplo en relación con el espacio que se da a la sociedad civil en Europa (11) y las asociaciones innovadoras;

una metodología más sólida para medir los avances hacia la consecución de los ODS cuando no hay un objetivo europeo, por ejemplo, comparando los resultados medios con los mejores resultados entre los Estados miembros europeos o con objetivos sustitutivos derivados de otros compromisos internacionales o de la investigación disponible.

4.6.

Aunque las series de larga duración son útiles, los indicadores se deben revisar y mejorar basándose en el establecimiento de nuevos retos y en el progreso del conocimiento científico, incluidos datos nuevos. Pese a que los esfuerzos de Eurostat por incorporar indicadores nuevos en 2018 van por el buen camino, es esencial que haya claridad sobre el proceso y los plazos para incluir indicadores «en espera». Por ejemplo, se debe disponer de un plan de acción y un calendario para el indicador propuesto «Magnitud de la situación de carencia de hogar en la UE», recomendado por la FEANTSA (Federación Europea de Asociaciones Nacionales que Trabajan con Personas sin Hogar), que actualmente figura como «en espera».

4.7.

Hay que potenciar el papel de la sociedad civil organizada en relación con el informe anual de Eurostat. Eurostat debe realizar más consultas a la sociedad civil sobre el proceso de definición de los indicadores y sobre la evaluación del progreso de los indicadores. Como norma general, se deberá consultar a la sociedad civil en las fases iniciales del proceso para que las recomendaciones puedan tenerse en cuenta, y Eurostat tendrá que explicar las razones por las que se han tenido en cuenta, o no, dichas recomendaciones.

4.8.

Lo que se supervisa y lo que no, en particular el diseño y la elección de los indicadores, tiene importantes implicaciones políticas (12). Por lo tanto, el proceso mediante el cual Eurostat prepara el informe anual debería permitir a la sociedad civil contribuir con una interpretación cualitativa de los indicadores. Este proceso debería ir acompañado de encuestas frecuentes del Eurobarómetro para evaluar la percepción de los ciudadanos sobre los progresos realizados.

4.9.

El CESE es consciente de que la sociedad civil tiene una capacidad estadística limitada a la hora de proponer indicadores nuevos que puedan satisfacer los criterios de solidez estadística de Eurostat. No obstante, la sociedad civil es capaz de definir indicadores útiles que usen otras fuentes distintas de los datos de Eurostat, por ejemplo, los indicadores que está desarrollando la Red de Soluciones para un Desarrollo Sostenible. Por tanto, el CESE considera que es necesario apoyar a las organizaciones de la sociedad civil con medidas de capacitación, a fin de garantizar que estas sean capaces de contribuir en mayor medida al diálogo con Eurostat.

4.10.

Al objeto de consolidar el nuevo y poderoso discurso sobre el desarrollo sostenible mencionado anteriormente, el CESE pide a la Comisión Europea y a Eurostat que mejoren la forma de comunicar sobre los progresos de los ODS. El informe de Eurostat no es fácil de leer en su conjunto, y tampoco se ha difundido ampliamente; por lo tanto, se deben explorar vías nuevas para darlo a conocer entre una audiencia y unos ciudadanos no especializados. También deberían explorarse otros productos de investigación y comunicación, como parte de una estrategia ambiciosa de sensibilización. Por ejemplo, crear una sección de «seguimiento de la sociedad civil» en el sitio web de los ODS de Eurostat permitiría compartir la responsabilidad del seguimiento de los objetivos de forma interactiva.

4.11.

El CESE reconoce que el informe anual de Eurostat no incluye ni puede incluir información cualitativa. Para paliar esta laguna (y reforzar la participación de la sociedad civil), el CESE propone que el seguimiento de la aplicación de los ODS se complete con un informe alternativo separado, independiente y centrado en la calidad, elaborado en estrecha colaboración con las partes interesadas de la sociedad civil. Dicho informe alternativo debería centrarse en: a) ofrecer una reflexión y un análisis del informe de Eurostat; b) completar el informe de Eurostat con información cualitativa procedente de la sociedad civil organizada, y c) facilitar a la sociedad civil organizada una interpretación de los progresos realizados en la aplicación de los ODS. El CESE está realizando un estudio sobre la participación de la sociedad civil en el seguimiento de los ODS (que espera finalizar para noviembre de 2018), dedicado específicamente a explorar y proponer un enfoque metodológico de cara a la redacción de este informe complementario al informe anual de Eurostat.

4.12.

La rendición de cuentas constituye el núcleo de la agenda de los ODS. Una estrategia ambiciosa de los ODS tiene que completarse con un marco de rendición de cuentas sólido en el que la sociedad civil organizada desempeñe una función clave. Todo ello exige sensibilizar a los ciudadanos de toda la Unión, así como realizar encuestas de opinión y establecer otros mecanismos para recopilar las opiniones de los ciudadanos. A este respecto, la Comisión Europea (en colaboración con el CESE) debería organizar una cumbre de los ODS a fin de realizar un balance anual con los Estados miembros, el Parlamento Europeo, la sociedad civil, las empresas y los entes regionales y locales, y comprometerse a mantener un diálogo incluyente y periódico con las partes interesadas. Por último, debe promoverse el intercambio de buenas prácticas derivadas de la participación de la sociedad civil en la evaluación de los ODS. El CESE podría desempeñar un papel clave a la hora de ayudar a las organizaciones de la sociedad civil a intercambiar este tipo de experiencias, crear sinergias, aumentar los conocimientos y la sensibilización y fomentar la colaboración.

5.   Integración de los ODS en la gobernanza de la UE

5.1.

Convendría adaptar el actual sistema de gobernanza de la UE para que contribuya a la aplicación de la Agenda 2030. A tal fin, todas las instituciones de la UE deberían tomar medidas para garantizar un trabajo coordinado que permitiera avanzar hacia el logro de los ODS.

5.2.

Pese al liderazgo del vicepresidente de la Comisión Europea, es obvio que hay un bajo nivel de aceptación entre varios servicios de la Comisión, lo que obstaculiza el progreso. Lo mismo se aplica al Parlamento, que debe establecer un proceso fiable en todas las comisiones a fin de dialogar sobre la aplicación de los ODS. Por último, el grupo de trabajo sobre los ODS del Consejo Europeo, que es objeto de una favorable acogida, tiene que garantizar la integración adecuada de los ODS en todos los asuntos que trate el Consejo Europeo como, por ejemplo, el futuro de la PAC, la política de cohesión, la política de transporte (13), las relaciones exteriores (14) y el próximo MFP para 2021-2027.

5.3.

Una estrategia europea global de la UE en materia de desarrollo sostenible desempeñaría un papel esencial en la integración de los ODS en todas las políticas de la UE y ofrecería un marco para la coordinación y el seguimiento de la aplicación de los ODS a escala nacional y de la Unión. Como ya se ha señalado, la estrategia debe establecer objetivos, los medios para alcanzarlos y un conjunto coherente de indicadores que se usarán para hacer un seguimiento de los progresos. El CESE está de acuerdo con el Consejo en lo que respecta a la necesidad de desarrollar un marco de indicadores de referencia (15).

5.4.

Como también se ha indicado ya, este marco de indicadores de referencia debería integrar todos los indicadores europeos pertinentes que se utilizan actualmente en diferentes ámbitos políticos y definir la interrelación entre los indicadores existentes y los indicadores de los ODS. En particular, la Comisión Europea debería garantizar la plena armonización y coherencia entre el cuadro de indicadores sociales y los indicadores de los ODS de la UE. En la actualidad, de los doce indicadores del cuadro de indicadores sociales, ocho están incluidos de forma total o parcial en el conjunto de los ODS de la UE.

5.5.

La coordinación y el seguimiento de los ODS deben integrarse en el proceso del Semestre Europeo, tal y como ha solicitado insistentemente el CESE (por ejemplo, en sus Dictámenes NAT/693 (16), NAT/700 (17), SC/047 (18) y SC/050 (19)). Esto debe incluir un proceso de supervisión de la idoneidad de las estrategias de aplicación de los ODS a nivel de los Estados miembros. Las autoridades nacionales han de recibir orientaciones comunes y ser supervisadas para que todos los esfuerzos vayan en la misma dirección. Además, hay que fomentar el intercambio de buenas prácticas entre los Estados miembros. En el contexto de una futura estrategia global de desarrollo sostenible, el Semestre Europeo debe extender su ámbito de aplicación más allá de la mera dimensión económica tradicional e integrar plenamente las dimensiones social y medioambiental, que deben gozar del mismo nivel de importancia. Por consiguiente, las recomendaciones específicas por país deben ser coherentes con los ODS, así como con el análisis realizado en los informes nacionales en el marco del proceso del Semestre Europeo.

5.6.

El recientemente creado programa de apoyo a las reformas estructurales (SRSP, por sus siglas en inglés) está destinado a ayudar a los Estados miembros a aplicar reformas institucionales, estructurales y administrativas. Se espera que el SRSP desempeñe un papel importante en los próximos años. Como ya han indicado el CESE (20) y el informe Falkenberg (21), el SRSP debe asumir que todas las reformas que se promuevan tienen que ser coherentes con la Agenda 2030 y los ODS.

5.7.

A fin de garantizar que los ODS se integren en todas las políticas de la UE, el programa de mejora de la legislación tiene que adaptarse en consecuencia para garantizar un enfoque completo y global en relación con los ODS. El CESE considera que los principios de los ODS deben mencionarse de forma explícita en las directrices e instrumentos de mejora de la legislación. Asimismo, los métodos de mejora de la legislación deben revisarse para garantizar que sean capaces de evaluar objetivos a largo plazo y medir la distancia que nos separa de alcanzar los ODS. Por último, es necesario prestar más atención a la coherencia de las políticas como herramienta para aplicar los ODS, usando, por ejemplo, el marco de la OCDE sobre coherencia de las políticas en favor del desarrollo sostenible (CPDS).

5.8.

Al proponer nuevas iniciativas legislativas o políticas, la Comisión Europea debe indicar claramente a qué ODS se dirige y realizar una prueba de sostenibilidad para evaluar el impacto esperado en los ODS (como parte del proceso de evaluación de impacto, destinado a evaluar las dimensiones económica, social y medioambiental de las propuestas). En la aplicación de los ODS, hay que determinar cuáles son los principales problemas que persigue solucionar la política propuesta. Del mismo modo, el seguimiento y la evaluación de las políticas actuales de la UE tienen que adaptarse para medir los progresos hacia la consecución de los ODS y para recomendar modificaciones políticas que tengan un mayor impacto en la promoción de los ODS.

5.9.

El programa de adecuación y eficacia de la reglamentación (REFIT) de la Comisión también debe integrar el punto de vista del desarrollo sostenible. Los trabajos en el marco del programa REFIT deben garantizar que toda simplificación o modernización propuesta del Derecho de la Unión sea coherente y contribuya al logro de los ODS.

Bruselas, 19 de septiembre de 2018.

EL Presidente del Comité Económico y Social Europeo

Luca JAHIER


(1)  Sustainable development in the European Union: Monitoring report on progress towards the SDGs in an EU context (Desarrollo sostenible en la Unión Europea: Informe de seguimiento de los avances hacia los ODS en la UE). Edición de 2017.

(2)  Dictamen del CESE sobre el tema «Próximas etapas para un futuro europeo sostenible» (DO C 345 de 13.10.2017, p. 91).

Dictamen del CESE sobre «Un foro europeo de la sociedad civil en favor del desarrollo sostenible» (DO C 303 de 19.8.2016, p. 73).

(3)  El CESE está elaborando un inventario de las iniciativas de desarrollo sostenible que existen a nivel nacional. En el sitio web del CESE se publicará un resumen de la situación en cada Estado miembro.

(4)  Dictamen del CESE sobre «La transición hacia un futuro más sostenible en Europa» (SC/047) (DO C 81 de 2.3.2018, p. 44).

(5)  http://www.foeeurope.org/sites/default/files/other/2017/6th_scenario_future_of_europe.pdf.

(6)  ODS 12. El consumo y la producción responsables.

(7)  Véase, por ejemplo, el documento de la OCDE 2017. Measuring Distance to the SDG Targets: an assessment of where OECD countries stand (Medición de la distancia con respecto a los objetivos de los ODS: evaluación de la situación de los países de la OCDE).

(8)  Informe Anual 2017 del Comité Consultivo Europeo para la Gobernanza Estadística, pp. 25-26.

(9)  ODS 16. Paz, justicia e instituciones sólidas.

(10)  ODS 17. Asociaciones para los Objetivos.

(11)  Basarse en las metodologías existentes, como el monitor Civicus, https://civicus.org/index.php/what-we-do/innovate/civicus-monitor.

(12)  Dictamen del CESE sobre el tema «Próximas etapas para un futuro europeo sostenible» (NAT/700) (DO C 345 de 13.10.2017, p. 91).

(13)  Dictamen del CESE sobre «El papel del transporte en la consecución de los objetivos de desarrollo sostenible y sus consiguientes repercusiones en la formulación de las políticas de la UE», (DO C 367 de 10.10.2018, p. 9).

(14)  Dictamen del CESE sobre «Una asociación renovada con los países de África, el Caribe y el Pacífico» (REX/485) (DO C 129 de 11.4.2018, p. 76).

(15)  https://www.consilium.europa.eu/media/23989/st10370-en17.pdf.

(16)  Dictamen del CESE sobre el tema «Desarrollo sostenible: Inventario de las políticas interiores y exteriores de la UE» (NAT/693) (DO C 487 de 28.12.2016, p. 41).

(17)  Dictamen del CESE sobre el tema «Próximas etapas para un futuro europeo sostenible» (NAT/700) (DO C 345 de 13.10.2017, p). 91.

(18)  Dictamen del CESE sobre «La transición hacia un futuro más sostenible en Europa» (SC/047) (DO C 81 de 2.3.2018, p. 44).

(19)  Dictamen del CESE sobre el «Estudio Prospectivo Anual sobre el Crecimiento 2018» (SC/50) (DO C 227 de 28.6.2018, p. 95).

(20)  Dictamen del CESE sobre el programa de apoyo a las reformas estructurales (ECO/398) (DO C 177 de 18.5.2016, p. 47).

(21)  «Sustainability Now!» Nota estratégica del CEEP. Número 18 (2016) https://www.eesc.europa.eu/sites/default/files/files/rapport_kff.pdf.


Top