Accept Refuse

EUR-Lex Access to European Union law

This document is an excerpt from the EUR-Lex website

Document 52017IR6120

Dictamen del Comité Europeo de las Regiones — Evaluación de la aplicación de la Agenda Urbana de la UE

COR 2017/06120

OJ C 387, 25.10.2018, p. 8–13 (BG, ES, CS, DA, DE, ET, EL, EN, FR, HR, IT, LV, LT, HU, MT, NL, PL, PT, RO, SK, SL, FI, SV)

25.10.2018   

ES

Diario Oficial de la Unión Europea

C 387/8


Dictamen del Comité Europeo de las Regiones — Evaluación de la aplicación de la Agenda Urbana de la UE

(2018/C 387/03)

Ponente:

Kieran McCARTHY (IE/AE), concejal de Cork

Documento de referencia:

Informe de la Comisión al Consejo sobre la Agenda Urbana para la UE

COM(2017) 657 final

RECOMENDACIONES POLITICAS

EL COMITÉ EUROPEO DE LAS REGIONES

Reconocimiento de la labor realizada

1.

reitera su compromiso de renovar su iniciativa inicial denominada «Estrategia de seguimiento sobre la aplicación de la Agenda Urbana de la UE» y repertoriar la contribución política que prevé aportar a la aplicación de las medidas asociadas;

2.

reconoce los esfuerzos realizados por las instituciones de la UE para reconocer el papel y la influencia cada vez mayores de las ciudades europeas como contribuyentes clave a la consecución de los objetivos de la Unión Europea y para garantizar una Europa integradora, ambiciosa a la hora de aplicar los objetivos de desarrollo sostenible y competitiva a escala mundial;

3.

señala que el elemento esencial de la Agenda Urbana es movilizar la experiencia y los conocimientos de las autoridades urbanas y permitirles contribuir al desarrollo y la aplicación de los procesos e instrumentos políticos de la UE que tienen un mayor impacto en las ciudades;

4.

comparte la opinión de que el proceso desencadenado en torno a la Agenda Urbana de la UE ha generado, hasta cierto punto, un renovado interés en algunos Estados miembros por desarrollar o reforzar las políticas urbanas nacionales;

5.

acoge con satisfacción los métodos de trabajo innovadores de las Asociaciones de la Agenda Urbana en el sentido de que, por primera vez, implican directamente a las autoridades urbanas en el proceso de toma de decisiones de la UEUE y promueven un método ascendente; considera que este enfoque está estrechamente relacionado con el debate sobre el futuro de Europa al allanar la vía hacia una participación local y descentralizada de los ciudadanos;

6.

insta a que, como parte del proceso sobre el futuro de Europa, se lleve a cabo urgentemente una puesta en común de conocimientos y una cooperación reforzadas entre las ciudades para promover el intercambio de buenas prácticas sobre el funcionamiento de las ciudades, reducir al mínimo la carga administrativa relacionada con los asuntos de la UE, encontrar formas más rentables de aplicar políticas y evitar la duplicación, en particular por lo que se refiere al diseño adecuado de los instrumentos de financiación de la UE y otras iniciativas políticas;

7.

reconoce que la Agenda Urbana es esencialmente un trabajo en curso en la actualidad; toma nota de que el informe de la Comisión Europea de noviembre de 2017 expresa una satisfacción general, aunque, con todo, subraya que esta conclusión se basa totalmente en las respuestas de los participantes; por consiguiente, apoya la consulta sobre esta evaluación;

8.

apoya el enfoque seguido en la Agenda Urbana y su método de trabajo basado en la gobernanza multinivel, que se articula en torno a los doce temas políticos prioritarios definidos en el Pacto de Ámsterdam y tiene en cuenta la necesidad de replantearse los enfoques para el desarrollo de las normas y reglamentaciones existentes, mejorar la facilidad de uso de la gama de recursos financieros disponibles centrados en las ciudades y mejorar el intercambio de conocimientos y la cooperación sobre cuestiones urbanas entre las distintas partes interesadas;

9.

subraya que el enfoque de las Asociaciones proporciona una plataforma para integrar las interesantes perspectivas de los expertos del sector sobre una serie de cuestiones que se consideran prioritarias para la UE e incorporar su experiencia sobre el terreno en cuanto a la repercusión que tienen los asuntos de la UE en la vida cotidiana de las ciudades y los ciudadanos;

Consideraciones transversales y sinergias

10.

aboga por una Agenda Urbana de la UE que abarque todas las zonas urbanas, incluidas las zonas funcionales, a menudo rurales, con el fin de lograr un enfoque más integrado y global de la política y la legislación de la UE, con vistas a lograr una mayor participación de las ciudades, grandes y pequeñas, en todas las fases de elaboración de las políticas, teniendo en cuenta la necesidad de ampliar la participación en la mayor medida posible a fin de lograr una auténtica implicación de todas las zonas urbanas;

11.

subraya que muchos de los temas de las Asociaciones están estrechamente relacionados con otros temas y que, en un espíritu de pensamiento integrado, no deberían tratarse de forma aislada; subraya la necesidad de una coordinación mucho más estrecha entre los planes de acción, ya que sus actividades podrían tener importantes efectos recíprocos, por ejemplo, i) Asociaciones para el uso sostenible de la tierra y soluciones basadas en la naturaleza, para la vivienda y la adaptación al cambio climático; ii) Asociaciones para la adaptación al cambio climático, la transición energética y la calidad del aire, iii) Asociaciones para la pobreza urbana, la vivienda y la inclusión de migrantes y refugiados;

12.

acoge con satisfacción la mejora general de los datos sobre cuestiones urbanas que ha tenido lugar en los últimos años, pero considera que sigue siendo necesario reflejar mejor los niveles subnacional, local y regional para permitir el desarrollo de políticas basadas en datos empíricos;

13.

remitiéndose al punto 12.6 del Pacto de Ámsterdam, destaca que la Agenda Urbana de la UE también debe contribuir a la justicia de género y a la igualdad entre mujeres y hombres. Los métodos de evaluación de impacto de género, una base de datos que tenga en cuenta las cuestiones de género y un análisis de la integración de la perspectiva de género en los programas y proyectos constituyen procedimientos adecuados para alcanzar este fin;

14.

apoya el llamamiento en favor de que las demás consideraciones transversales de la Agenda Urbana también se tengan en cuenta en las acciones de las Asociaciones: gobernanza urbana y planificación urbana, vinculación de las zonas urbanas y rurales, gestión de las repercusiones del cambio social, retos y oportunidades para las ciudades pequeñas y medianas, regeneración urbana, cambio demográfico, servicios públicos de interés general y relaciones con la nueva Agenda Urbana de las Naciones Unidas;

15.

subraya que muchas de las cuestiones determinadas por las Asociaciones guardan relación con los dictámenes y resoluciones del CDR, por lo que el trabajo del CDR sobre cuestiones que tienen una clara dimensión urbana debería servir efectivamente como instrumento para los planes de acción; del mismo modo, los logros y resultados de la Agenda Urbana podrían difundirse como buenas prácticas en los actos y publicaciones de sensibilización del CDR; subraya que los entes locales de muchos de los miembros del CDR están representados en las Asociaciones urbanas y pide que se informe debidamente al CDR sobre las actividades de las Asociaciones;

16.

señala que muchas actividades urbanas dependen, tanto directa como indirectamente, de la cooperación entre las ciudades y sus entes locales vecinos (la zona circundante) y que, por consiguiente, estas actividades deberían tenerse en cuenta a la hora de aplicar y evaluar la Agenda Urbana de la UE;

17.

remite a su dictamen sobre la regeneración de las ciudades y zonas portuarias y la necesidad de estudiar sus retos específicos, que requieren un enfoque integrado del desarrollo urbano y la planificación urbana sostenibles;

18.

señala que podrían crearse sinergias más específicas con organizaciones representadas en varias Asociaciones, como el Consejo de Municipios y Regiones de Europa (CMRE), las redes Eurocities, el programa Urbact 3 para el desarrollo urbano sostenible y la Red Europea de Conocimiento Urbano (EUKN);

Asignar recursos a la Agenda Urbana

19.

valora muy positivamente el hecho de que las Asociaciones asignen sus propios recursos (los costes de participación no están cubiertos), así como los esfuerzos realizados por la Comisión Europea para facilitar la aplicación de la Agenda Urbana;

20.

subraya que, tras casi dos años de aplicación de la Agenda Urbana de la UE, las principales preocupaciones hasta la fecha han estado relacionadas con la falta de recursos, en particular para cubrir los costes de participación de las ciudades que son miembros de las Asociaciones (en particular las ciudades pequeñas y medianas);

21.

observa que, por lo general, los grandes centros urbanos disponen de recursos para dedicarse a los asuntos europeos —acceder a la información, seleccionar posibilidades de financiación e incluso influir en el proceso de elaboración de políticas—, lo que no ocurre en el caso de las autoridades urbanas más pequeñas; subraya que la Agenda Urbana de la UE debe responder adecuadamente a las necesidades de las autoridades locales urbanas más pequeñas, que desempeñan un papel importante en sus respectivas economías regionales y necesitan más información con vistas a lograr su propio desarrollo urbano sostenible;

22.

pide que se tome en consideración la posibilidad de crear un mecanismo financiero específico para las ciudades de menor tamaño con el fin de apoyar iniciativas de cooperación en el marco de la Agenda Urbana. Su objetivo sería ofrecer un incentivo para intensificar el intercambio de experiencias. Mejorar la función educativa de la cooperación (la transmisión de información a las ciudades y municipios de menor tamaño por parte de entidades con experiencia, principalmente centros urbanos medianos y grandes) desempeña un papel particularmente importante a la hora de lograr economías de escala y aumentar la tasa de crecimiento socioeconómico;

23.

manifiesta su preocupación por la posibilidad real de que se produzca una falta de responsabilización como resultado del actual diseño y funcionamiento de las Asociaciones, en especial el perfil voluntario de la estructura general de gobernanza, la pasividad de algunos Estados miembros y determinadas cuestiones organizativas internas derivadas de la falta de normas sobre la distribución de tareas y responsabilidades entre los miembros; insta a que se aborden estas cuestiones a medida que avance la Agenda Urbana;

24.

acoge con satisfacción el apoyo prestado por la secretaría técnica para ayudar a las Asociaciones, y al mismo tiempo pide que se haga mayor hincapié en los conocimientos especializados y en enfoques basados en los resultados, de manera que el apoyo técnico no sea únicamente de carácter administrativo. En este contexto, también son necesarias una mayor transparencia y un «sentimiento de apropiación» más sólido de las Asociaciones, si se quiere que estas obtengan un beneficio adecuado de las contribuciones técnicas, por ejemplo, mediante la participación de expertos;

25.

insiste en que para obtener resultados creíbles y bien planificados a través de las Asociaciones, existe una clara necesidad de que el proceso de la Agenda Urbana se apoye en una asignación presupuestaria estable y plurianual;

26.

acoge con satisfacción la iniciativa de crear el sitio web interactivo «Futurium», que se concibió para reunir todos los resultados de las Asociaciones en un solo lugar y proporcionar a la amplia comunidad de partes interesadas información actualizada y oportunidades para debatir y aportar su contribución al trabajo efectuado, pero advierte de que una «ventanilla única» en línea no debe considerarse, en sí misma, una panacea para alcanzar los objetivos de la Agenda Urbana, en especial porque esta herramienta no es lo suficientemente conocida entre su público destinatario potencial;

Legislar mejor y verificar la dimensión urbana

27.

reconoce que para aplicar la Agenda Urbana es necesario establecer nuevos mecanismos jurídicos entre las instituciones de la UE, los Estados miembros, las ciudades y las partes interesadas con el fin de apoyar la ejecución de las acciones que se les hayan destinado y que entren dentro de sus competencias;

28.

reitera su petición de que la aplicación se base en el carácter vinculante de la responsabilidad de la Comisión de movilizar a todas las DG interesadas para que aporten su contribución en esta fase, tal como lo están haciendo actualmente en el caso de las Asociaciones; insta asimismo a que el compromiso de los Estados miembros se asuma en el nivel temático pertinente, el de los ministerios competentes en cada caso, en lugar de limitarse a recurrir por defecto al ministerio responsable del desarrollo urbano;

29.

subraya que uno de los aspectos clave del Pacto de Ámsterdam era establecer un vínculo con el programa «Legislar mejor» de la UE; recomienda, por tanto, crear vínculos directos entre el trabajo de las Asociaciones y los miembros de la plataforma REFIT y hacer mayor hincapié en la mejora del marco normativo de la UE en un ámbito político determinado durante las reuniones de las Asociaciones;

30.

sugiere que sería útil vincular más estrechamente la labor de las Asociaciones de la Agenda Urbana con la del Comité de Control Reglamentario (CCR) de la Comisión Europea;

31.

recuerda los esfuerzos realizados por el CDR para aplicar la Agenda en relación con el componente de la iniciativa «Legislar mejor» mediante la realización, en los últimos años, de evaluaciones de impacto urbano (territorial) destinadas a proporcionar a los ponentes una evaluación del posible efecto de las propuestas legislativas presentadas sobre el terreno en una muestra de contextos urbanos;

32.

considera que la verificación de la dimensión urbana debería convertirse en un elemento esencial del diseño de las políticas de la UE; subraya que el impacto de la acción prevista por la UE en las ciudades (a diferentes escalas) podría evaluarse de manera más sistemática para garantizar que la perspectiva local se refleje adecuadamente en la política o la legislación que se adopte en última instancia;

33.

acoge con satisfacción el reconocimiento por parte de la DG REGIO de la importancia de llevar a cabo evaluaciones de impacto territorial a la hora de examinar nuevas propuestas legislativas y anima a la Comisión a aplicarlas más ampliamente en todos los ámbitos de actuación;

34.

pide que las ciudades y las zonas urbanas contribuyan a las prioridades de la UE adaptadas a sus necesidades específicas de desarrollo, y subraya que el «desarrollo local» debería seguir formando parte de un enfoque más amplio de la UE en materia de «desarrollo territorial» y definirse mejor mediante conceptos globales;

Futuros marcos para una Agenda Urbana después de 2020

35.

considera que, sobre la base de los resultados de la colaboración de las primeras Asociaciones registradas hasta la fecha, la Agenda Urbana de la UE proporciona una sólida base de datos para informar e incluso influir en la futura dirección que adopte la cooperación europea, tanto en los Fondos EIE como en los componentes de los programas gestionados de manera centralizada por la Comisión para el período posterior a 2020;

36.

pide que la futura propuesta sobre el marco financiero plurianual (MFP) y la política de cohesión más allá de 2020 refleje el papel de las ciudades y las zonas urbanas, mejorando los instrumentos y mecanismos integrados para potenciar y apoyar directamente a las ciudades y regiones; subraya que para la política de cohesión es crucial preservar el valor añadido del enfoque territorial integrado e incorporar, junto a su fuerte apoyo al medio rural, una fuerte dimensión urbana, así como la «responsabilización urbana» sobre el terreno en las ciudades y las zonas urbanas;

37.

señala que, pese a la creciente importancia de los niveles inferiores de gobernanza (por ejemplo, las ciudades) en relación con el nivel central de gobernanza de la UE, en algunos países se registran movimientos hacia una recentralización de los mecanismos de gobernanza a costa de la pérdida de la financiación de la que disponían hasta ahora las ciudades y regiones y que les permitía decidir algunos asuntos de manera autónoma. Se trata de una tendencia peligrosa, que impide el crecimiento policéntrico basado en factores de desarrollo local y en las circunstancias locales;

38.

respalda la necesidad de que las nuevas herramientas integradas sean más flexibles y proporcionadas, así como de ofrecer una orientación más adaptada a las necesidades específicas, a fin de facilitar la comprensión de estas herramientas y dar una mayor seguridad a quienes deseen utilizarlas;

39.

pide que la Agenda Urbana dé prioridad a lograr que el marco de la financiación urbana, muy fragmentado, sea más accesible en beneficio de las ciudades de todos los tamaños, por ejemplo trabajando con las principales partes interesadas, incluidas las redes paneuropeas de entes locales y regionales y el CDR, en el desarrollo de material informativo adaptado a las necesidades específicas que cubra todas las posibilidades de financiación urbana para cada uno de los doce temas;

40.

insta a que fomentar que los entes locales y regionales tomen conciencia de las iniciativas de financiación existentes (programas de préstamos a medida de URBIS y del BEI) y racionalizar el actual marco de asesoramiento y financiación, adaptándolo en cierta medida a las necesidades de las ciudades, se presenten como cuestiones prioritarias;

41.

es consciente de la necesidad de racionalizar el marco de financiación de las inversiones urbanas y de adaptar los servicios vinculados al programa de préstamos del BEI a las necesidades de cada ciudad; reconoce la función de la nueva Plataforma Urbana de Asesoramiento e Inversiones (URBIS) a la hora de ofrecer a las autoridades urbanas una orientación técnica y financiera en todas las etapas clave de la preparación y ejecución de proyectos urbanos integrados, incluyendo el desarrollo de estrategias de inversión, la preparación de carteras de proyectos y la búsqueda de herramientas de financiación innovadoras (por ejemplo, combinar los Fondos Estructurales y de Inversión Europeos con el Fondo Europeo para Inversiones Estratégicas);

42.

subraya la importancia que sigue teniendo la cooperación territorial europea para las ciudades y los entes locales, al ofrecerles una perspectiva europea que fundamente su desarrollo; subraya que más de un tercio de los ciudadanos de la UE viven y trabajan en ciudades y regiones fronterizas de Europa, que representan dos tercios del PIB de la UE; observa que los proyectos transfronterizos y transnacionales de Interreg han producido muchos resultados concretos para los ciudadanos europeos en ámbitos relacionados con la Agenda Urbana, como la movilidad, la adaptación al cambio climático, la transición energética, la formación y la creación de empleo;

43.

pide que se integren plenamente en la política urbana los objetivos y los mecanismos de aplicación de la próxima generación de todos los programas de la UE no incluidos en la política de cohesión que tengan un componente urbano, como el Noveno Programa Marco de Investigación e Innovación, así como las iniciativas políticas como el Pacto de los Alcaldes por el Clima y la Energía;

44.

señala que la Agenda Urbana debe ocupar un lugar destacado en los futuros programas de trabajo anuales de la Comisión, y pide a las Presidencias rotatorias del Consejo que reafirmen el compromiso político de alto nivel con este proceso, faculten a los Estados miembros para que contribuyan a él y también informen oficialmente sobre el desarrollo de las Asociaciones;

45.

pide que las ciudades y regiones tengan acceso a los grupos de trabajo del Consejo Europeo y del Parlamento Europeo sobre asuntos urbanos y a los diálogos tripartitos a través de su representante institucional, el CDR, de modo que puedan seguir los trabajos del Consejo y contribuir de manera más informada a los ámbitos que les afectan y que entran dentro de sus competencias;

46.

hace hincapié en que los planes de acción propuestos deben ir acompañados de una hoja de ruta en la que se establezcan objetivos realistas, plazos, indicadores y metas para alcanzar los objetivos específicos, que reflejen el carácter multilateral de las Asociaciones y que se desarrollen en colaboración con los diversos niveles de gobierno, el sector privado y la sociedad civil;

47.

propone que, una vez finalizados los planes de acción, se organice una serie de campañas de difusión, con los mecanismos de retroalimentación adecuados, a través de los ministerios nacionales u otros intermediarios, incluidas las oficinas de representación de las ciudades y regiones con sede en Bruselas;

48.

espera que el ejercicio de evaluación de la Comisión Europea en 2019 muestre cómo han contribuido las Asociaciones a la iniciativa «Legislar mejor», a fin de mejorar el acceso a la financiación y al intercambio de conocimientos y de las mejores prácticas;

49.

pide que las Asociaciones lleven a cabo su propia evaluación y proporcionen información sobre si el proceso ha respondido a sus propias expectativas y formulen sugerencias de posibles mejoras;

50.

apoya la propuesta de crear un comité director para examinar la futura evolución de la Agenda Urbana, por ejemplo, los mensajes clave procedentes de las Asociaciones para apoyar el proceso de toma de decisiones en materia de elaboración de políticas y programación, la posible creación de nuevas Asociaciones temáticas, la consideración de los aspectos transversales, y la difusión de los resultados de los debates; coincide en que es oportuno examinar otros temas, como la seguridad, el patrimonio cultural, la demografía, los nodos urbanos y las RTE-T;

51.

insiste, no obstante, en la necesidad de evaluar adecuadamente los resultados obtenidos y la estructura y las medidas de aplicación de las Asociaciones existentes antes de poner en marcha otras nuevas;

52.

propone que el CDR participe en la organización de la reunión anual de coordinación con el fin de aportar su contribución, proponer acciones y acoger reuniones, y recomienda, en particular, que se eviten los solapamientos con otros actos y debates que puedan organizarse;

Conclusiones

53.

pide a las instituciones de la UE que reafirmen su compromiso con la Agenda Urbana de la UE y que formalicen el proceso; señala que la Agenda Urbana ofrece demasiadas oportunidades para mejorar el funcionamiento futuro de nuestras ciudades como para limitarse a un simple ejercicio de creación de redes y que, por el contrario, debe reconocerse como un compromiso político vinculante a la hora de elaborar y aplicar la legislación y los programas de financiación europeos y nacionales;

54.

hace hincapié en que el Pacto de Ámsterdam prevé un refuerzo del papel institucional del CDR, ya que invita al Comité, en su calidad de órgano consultivo de la Unión Europea que representa oficialmente a las regiones y municipios a escala de la UE, a contribuir al desarrollo ulterior de la Agenda Urbana;

55.

propone que las próximas Presidencias del Consejo de la UE promuevan sinergias entre los debates sobre la evaluación de la aplicación de la Agenda Urbana de la UE y la nueva Agenda Territorial a partir de 2020, con vistas a adoptar un enfoque más integrado de la ordenación territorial y una gobernanza territorial en la que deben participar los entes locales y regionales y los responsables de la planificación urbanística con un enfoque de abajo arriba y siguiendo un planteamiento basado en datos contrastados;

56.

reconoce la importancia de las ciudades para alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible de aquí a 2030; pide que se creen sinergias muy fuertes entre la Agenda 2030 de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible y las prioridades políticas de la UE para después de 2020;

57.

considera que una adecuada integración de los objetivos de desarrollo sostenible en las políticas de la UE estimulará una visión más integrada en toda la Unión del futuro de nuestras ciudades y regiones; considera que la dimensión urbana de los ODS requiere un enfoque global, integrado y efectivo; y, por lo tanto, insta a una estrecha cooperación con los socios y otras partes interesadas, así como con los entes regionales y locales, a fin de catalizar la actuación multilateral de las partes interesadas;

58.

pide que las autoridades estadísticas europeas y nacionales desarrollen y mejoren los datos, indicadores, herramientas y métodos para cuantificar y supervisar la contribución de las políticas de la UE a los objetivos de la Agenda 2030 relacionados con el ámbito urbano, aumentando la oferta de indicadores detallados por niveles NUTS 2, NUTS 3 y por zonas urbanas funcionales;

59.

subraya que la nueva Agenda Urbana de las Naciones Unidas guiará los esfuerzos de desarrollo urbano sostenible de una amplia gama de agentes durante los próximos veinte años; pide a todos los niveles de gobernanza de la UE que trabajen juntos para utilizar la nueva Agenda Urbana como herramienta para lograr un desarrollo urbano inclusivo y sostenible.

Bruselas, 4 de julio de 2018.

El Presidente del Comité Europeo de las Regiones

Karl-Heinz LAMBERTZ


Top