Help Print this page 

Document 52017AE5563

Title and reference
Dictamen del Comité Económico y Social Europeo — Un concepto sostenible a nivel social para mejorar el nivel de vida, relanzar el crecimiento y el empleo y garantizar la seguridad de los ciudadanos en la era digital [Dictamen exploratorio solicitado por la Presidencia búlgara]

EESC 2017/05563

OJ C 237, 6.7.2018, p. 1–7 (BG, ES, CS, DA, DE, ET, EL, EN, FR, HR, IT, LV, LT, HU, MT, NL, PL, PT, RO, SK, SL, FI, SV)
Languages, formats and link to OJ
BG ES CS DA DE ET EL EN FR GA HR IT LV LT HU MT NL PL PT RO SK SL FI SV
HTML html BG html ES html CS html DA html DE html ET html EL html EN html FR html HR html IT html LV html LT html HU html MT html NL html PL html PT html RO html SK html SL html FI html SV
PDF pdf BG pdf ES pdf CS pdf DA pdf DE pdf ET pdf EL pdf EN pdf FR pdf HR pdf IT pdf LV pdf LT pdf HU pdf MT pdf NL pdf PL pdf PT pdf RO pdf SK pdf SL pdf FI pdf SV
Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal
 To see if this document has been published in an e-OJ with legal value, click on the icon above (For OJs published before 1st July 2013, only the paper version has legal value).
Multilingual display
Text

6.7.2018   

ES

Diario Oficial de la Unión Europea

C 237/1


Dictamen del Comité Económico y Social Europeo — Un concepto sostenible a nivel social para mejorar el nivel de vida, relanzar el crecimiento y el empleo y garantizar la seguridad de los ciudadanos en la era digital

[Dictamen exploratorio solicitado por la Presidencia búlgara]

(2018/C 237/01)

Ponente:

Giulia BARBUCCI (IT/II)

Solicitud de la Presidencia búlgara del Consejo

Carta del 5 de septiembre de 2017

Fundamento jurídico

Artículo 304 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea

 

 

Sección competente

Empleo, Asuntos Sociales y Ciudadanía

Aprobado en la sección

23.2.2018

Aprobado en el pleno

15.3.2018

Pleno n.o

533

Resultado de la votación

(a favor/en contra/abstenciones)

187/16/10

1.   Conclusiones y recomendaciones

1.1

Todas las políticas aplicadas por las instituciones europeas, nacionales y locales deberían tener en cuenta el factor de la sostenibilidad social, al igual que tienen en cuenta la sostenibilidad económica y medioambiental. Las recientes propuestas sobre la dimensión social de Europa (1), a partir del documento de reflexión presentado por la Comisión Europea, y el pilar europeo de derechos sociales brindan una ocasión inédita para fomentar la sostenibilidad social de las medidas introducidas a escala europea y nacional en el ámbito del trabajo y los derechos. El CESE recomienda que las propuestas incluidas en el actual programa de trabajo de la Comisión —entre ellas el Paquete de equidad social, la iniciativa para la equidad fiscal en la era digital y las reformas de la UEM— contribuyan a la promoción de la sostenibilidad del modelo social europeo.

1.2

Sería necesario mejorar cada vez más la evaluación de impacto de las medidas aplicadas en el ámbito social en términos de su sostenibilidad social, a partir de los sistemas de seguimiento y los indicadores existentes. El CESE recomienda a las instituciones que lleven a cabo una evaluación de los instrumentos disponibles, así como de los nuevos (a partir del cuadro de indicadores adjunto al pilar), y comprueben su eficacia para medir con más precisión el impacto de las políticas propuestas en los ciudadanos.

1.3

El CESE señala la preocupación manifestada por el Parlamento Europeo en su Resolución de 19 de enero de 2017 sobre el pilar europeo de derechos sociales acerca de la necesidad de actualizar las actuales normas laborales y sociales; a este respecto, el CESE aportará a su debido tiempo su contribución al «Paquete de equidad social», incluido en el programa de trabajo de la Comisión para 2018. Asimismo, subraya la necesidad de nuevas condiciones marco en los mercados de trabajo para apoyar nuevas y más diversas trayectorias profesionales y mejorar el empleo y las normas para los trabajadores de toda Europa, independientemente de sus condiciones contractuales, y favorecer una mayor convergencia hacia mejores condiciones de vida y de trabajo, que también contribuiría a superar las disparidades regionales. El CESE apoya la recomendación del Parlamento Europeo en el sentido de que la Comisión y los interlocutores sociales deberían trabajar juntos para presentar una propuesta de directiva marco sobre condiciones de trabajo dignas en todas las formas de empleo, haciendo extensivas las actuales normas mínimas a nuevas formas de relaciones laborales.

1.4

El CESE reconoce que existe una clara conexión entre competitividad, productividad y sostenibilidad social: todos los actores deben comprometerse a fomentar un crecimiento inclusivo y, al mismo tiempo, a promover unas condiciones favorables para el mundo empresarial, a fin de crear cada vez más y mejores puestos de trabajo. El trabajo sigue siendo el principal factor para la creación de bienestar y riqueza; no obstante, es preciso restablecer el principio de que la única forma de propiciar sociedades más justas es generar empleo y un crecimiento más inclusivo y sostenible, con el objetivo de asegurar que los trabajadores tengan unas condiciones laborales dignas, una remuneración y pensión adecuadas y la posibilidad de ejercer sus derechos. Los principios de competitividad, productividad y derechos laborales deben volver a convivir de forma armónica a la hora de definir las políticas en materia de regulación del trabajo y derechos sociales.

1.5

El Comité es consciente de que la democracia puede estar en riesgo si las personas, aún seriamente afectadas por los efectos de la austeridad, no se benefician de la riqueza generada por el crecimiento ni de la productividad generada por la digitalización.

1.6

El CESE recomienda, como ya ha hecho en otros dictámenes, que se realicen más esfuerzos por superar las disparidades regionales en términos de condiciones de vida y de trabajo en la Unión Europea. La convergencia hacia lo alto no debe ser un lema, sino un principio transversal que se tenga en cuenta y se aplique en todas las políticas de la Unión, empezando por el ámbito financiero y económico. No podrá haber auténtica integración mientras sigan existiendo diferencias tan importantes en términos salariales y de ejercicio efectivo de los derechos sociales entre ciudadanos europeos. En este ámbito desempeñan un papel fundamental los Fondos Estructurales, que deben orientarse más a la superación de las disparidades regionales.

1.7

El CESE acoge favorablemente iniciativas como la Garantía Juvenil, los itinerarios de mejora de las capacidades y las estrategias para combatir el desempleo de larga duración, y pide a las instituciones europeas y nacionales que las doten de los recursos adecuados a fin de facilitar y acelerar las transiciones y garantizar una continuidad de ingresos de una forma adecuada (2), sobre todo para los más desfavorecidos. Por otra parte, recomienda que se creen unas condiciones justas a fin de garantizar la competitividad, la creación de empleo y la facilidad de transición entre empleos, mediante un sistema de amortiguadores sociales y otras medidas de acompañamiento que tengan en cuenta las necesidades de los trabajadores y las empresas.

1.8

El CESE recomienda a los interlocutores sociales que desarrollen una negociación colectiva integradora a todos los niveles y les anima a considerar nuevas medidas (también en el marco del próximo programa de trabajo de los interlocutores sociales europeos), a fin de aumentar el acceso de las mujeres a los empleos digitales, con vistas a eliminar la diferencia salarial de género, proteger con fuerza y con instrumentos adecuados la maternidad y crear condiciones para la igualdad efectiva entre mujeres y hombres en el mundo laboral. El CESE recomienda, asimismo, a las instituciones de todos los niveles, los interlocutores sociales y la sociedad civil organizada que apliquen de forma coordinada acciones tendentes a garantizar la igualdad de trato entre hombres y mujeres en todos los sectores de la sociedad.

1.9

El CESE considera que la sostenibilidad social se basa en unas oportunidades justas y efectivas de aprendizaje a lo largo de toda la vida desde de la más tierna infancia, sobre todo habida cuenta de la potencial exclusión de amplios estratos de población como consecuencia de la exclusión digital. El CESE recomienda que los responsables políticos consideren medidas dirigidas a reducir el déficit de cualificaciones en ámbitos clave de la economía digital, ya que son esenciales para alcanzar la excelencia y aumentar la competitividad europea. También es esencial garantizar unos itinerarios de alfabetización digital a todos aquellos que se encuentren en riesgo de exclusión del ejercicio de derechos y servicios sociales —sobre todo si son fundamentales— debido al impacto de la informatización, y recomienda a los interlocutores sociales y a las instituciones que, en colaboración con la sociedad civil organizada, adopten oportunamente medidas en este sentido. Las autoridades públicas de todos los niveles deben garantizar que se disponga de una infraestructura digital adecuada y que esta lleve a una mayor integración a fin de superar las posibles disparidades entre territorios y entornos.

2.   El concepto de sostenibilidad social en la era de la digitalización y la globalización

2.1

El presente dictamen exploratorio se propone analizar la cuestión de la sostenibilidad social mediante un enfoque holístico, desde su definición hasta las consecuencias en el ámbito de las acciones políticas en materia social, laboral y económica.

2.2

Los efectos de la globalización, la grave herencia de la crisis económica, la disminución de la tasa de natalidad y el consiguiente envejecimiento de la población europea, así como el bajo crecimiento que está caracterizando las economías de la mayoría de los países de la Unión Europea, son elementos que desempeñan un papel clave en los problemas sociales de hoy.

2.3

En efecto, numerosos indicadores socioeconómicos indican que las políticas aplicadas para salir de la crisis, sobre todo a escala europea y nacional, si bien intentaron, por un lado, contener la inestabilidad derivada de factores mundiales, por otro ampliaron las desigualdades y crearon nuevos desequilibrios —también desde el punto de vista geográfico— entre clases sociales, géneros y generaciones. Es necesario, por tanto, que las instituciones actúen a todos los niveles, en colaboración con los interlocutores sociales y la sociedad civil organizada, a fin de proponer políticas basadas en medidas dirigidas a superar esos desequilibrios y desigualdades, principalmente a través de la generación de más empleo sobre la base de un crecimiento sostenido y más inclusivo.

2.4

El concepto de sostenibilidad se articula en tres elementos fundamentales: medioambiental, económico y social. Estos tres componentes están incluidos en los Tratados europeos y se reflejan, a su vez, en el concepto de desarrollo sostenible, en el que se basa la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas y sus diecisiete objetivos de desarrollo sostenible. Eurostat, en su resumen de 2017 sobre los avances hacia los ODS en la UE, afirma que, si bien se han realizado avances importantes hacia el total cumplimiento de los ODS medioambientales (ODS 7 «energía asequible y no contaminante», ODS 12 «producción y consumo responsables», ODS 15 «vida de ecosistemas terrestres» y ODS 11 «ciudades y comunidades sostenibles»), el avance hacia los ODS más sociales solo ha sido moderado (ODS 4 «educación de calidad», ODS 5 «igualdad de género», ODS 8 «trabajo decente y crecimiento económico», ODS 1 «fin de la pobreza», ODS 2 («hambre cero» y ODS 10 «reducción de las desigualdades»).

2.5

Aunque, por lo general, convenimos en aceptar como definición de sostenibilidad social«la capacidad para garantizar las condiciones necesarias para el bienestar humano (seguridad, salud, formación, democracia, participación y justicia) equitativamente distribuidas entre clases y géneros», hay que precisar que se trata de un concepto susceptible de posibles variaciones en función de los contextos en los que se utilice. La sostenibilidad social debe introducirse y realizarse del mismo modo que la sostenibilidad medioambiental y económica, con el objetivo de reducir las desigualdades.

2.6

Al definir las políticas macroeconómicas de los últimos años, la sostenibilidad social se ha contrapuesto, con frecuencia y erróneamente, a la sostenibilidad económica y financiera. Un ejemplo de ello son las reformas estructurales promovidas por las instituciones europeas y aplicadas por los gobiernos nacionales tras la crisis financiera, y después económica, de los años 2007-2008. Ni las instituciones ni los interlocutores sociales deberían oponer la competitividad a la sostenibilidad. De hecho se ha demostrado, por ejemplo, que las empresas más avanzadas en términos de sostenibilidad pueden llegar a ser más competitivas a escala internacional. Además, la Unión Europea debería orientar la globalización hacia el desarrollo sostenible en beneficio de empresas y trabajadores.

2.7

En cuanto al papel de las empresas, las pymes tienen un papel especialmente crucial que desempeñar para alcanzar un crecimiento sostenible e integrador que, al mismo tiempo, se base en la creación de empleo digno y el aumento de la competitividad, teniendo debidamente en cuenta la sostenibilidad social.

2.8

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y sus diecisiete objetivos representan el horizonte en cuyo marco hacer compatibles innovación y sostenibilidad del desarrollo mediante la conexión entre las iniciativas mundiales y las nacionales. En efecto, se manifiesta con claridad la insostenibilidad del actual modelo de desarrollo desde el punto de vista medioambiental, económico y social, superando así la idea de que la sostenibilidad es únicamente una cuestión medioambiental. Se afirma una visión integrada de las distintas dimensiones del desarrollo. La aplicación de la Agenda requiere una gran participación de todos los componentes de la sociedad: instituciones, sociedad civil organizada y mundo académico y universitario, así como la adopción de medidas de evaluación eficaces.

2.9

Además, el CESE ha reclamado en ocasiones la necesidad de crear una interdependencia virtuosa entre las políticas financieras y macroeconómicas y los derechos sociales, poniendo de manifiesto la falta de respeto de dichos derechos, lo que conduce al aumento de las disparidades en la Unión. En particular, la cuestión de la sostenibilidad social debe vincularse de forma explícita al debate en curso sobre las propuestas relativas a la futura arquitectura de la unión económica y monetaria (UEM) y el Marco Financiero Plurianual (MFP). A partir de los sistemas de seguimiento y los indicadores disponibles, habría que mejorar cada vez más la evaluación del impacto de las medidas aplicadas en el ámbito social con respecto a su sostenibilidad social.

2.10

El CESE considera que las instituciones también tendrán que ocuparse de evaluar los instrumentos disponibles, así como los nuevos (como el cuadro de indicadores que acompaña al pilar europeo) y comprobar su eficacia, a fin de medir con cierta precisión el impacto en los ciudadanos de las políticas propuestas en materia de derechos sociales.

2.11

Para superar las disparidades regionales existentes en la Unión y en algunos casos agudizadas por los efectos de la crisis económica, es preciso, entre otras cosas, promover estrategias de uso de los recursos nuevas y más eficientes, movilizando, en particular, los Fondos Estructurales y de Inversión Europeos, que deberían promover de forma prioritaria el crecimiento sostenible y el empleo de calidad. El CESE, en su Dictamen sobre el tema «El impacto de la inversión social en el empleo y en los presupuestos públicos (3)», ya se expresó sobre un programa europeo coyuntural y de inversiones por un valor del 2 % del PIB y sobre una mayor concentración en las inversiones sociales. Hay que destinar nuevos recursos financieros a este plan de inversiones para complementar los actuales Fondos Estructurales y de Inversión Europeos.

3.   El modelo social europeo: sostenibilidad y mejora de las condiciones de vida y de trabajo

3.1

El CESE considera que el modelo social europeo es un patrimonio único de la identidad europea, y garantiza, mediante los actuales sistemas de bienestar, una elevada protección social y derechos de ciudadanía para todos. Por consiguiente, considera que el modelo no se debería discutir, sino más bien potenciar. En este sentido, es fundamental que las políticas de la Unión se orienten a garantizar una mejora constante de las condiciones de vida y de trabajo de los ciudadanos europeos en todos los ámbitos, tal como prevén los Tratados desde la gestación del proyecto europeo.

3.2

El programa de trabajo actual de la Comisión Europea incluye iniciativas como el Paquete de equidad social y la iniciativa para la equidad fiscal en la era digital, y también se están adoptando medidas para la reforma de la UEM. El CESE recomienda que dichas propuestas contribuyan a fomentar la sostenibilidad del modelo social europeo (4).

3.3

El CESE considera necesario alcanzar un justo compromiso entre sostenibilidad social y sostenibilidad económica al definir las políticas del mercado de trabajo. En el último decenio, han aumentado las disparidades y desigualdades entre los ciudadanos europeos en el acceso a los servicios de bienestar y en las oportunidades de acceso al mundo laboral, así como en la proliferación de formas de trabajo atípico (como demuestran ampliamente las estadísticas). Ello ha provocado un aumento de la percepción de inseguridad sobre la posibilidad de mejora de las condiciones de vida generales de los ciudadanos europeos. Esta percepción se ha acusado más entre los jóvenes y las mujeres, y en todos los grupos de población vulnerables. Desde este punto de vista, el CESE considera fundamental fomentar la integración laboral de los migrantes, ya que su contribución a los sistemas de seguridad social resulta en muchos casos decisiva para la estabilidad de los sistemas y redes de seguridad social.

3.4

El CESE señala la preocupación manifestada por el Parlamento Europeo en su Resolución de 19 de enero de 2017 sobre el pilar europeo de derechos sociales acerca de la necesidad de actualizar las actuales normas laborales y sociales; a este respecto, el CESE aportará a su debido tiempo su contribución al «Paquete de equidad social», incluido en el programa de trabajo de la Comisión para 2018. Asimismo, subraya la necesidad de nuevas condiciones marco en los mercados de trabajo para apoyar nuevas y más diversas trayectorias profesionales en dichos mercados y mejorar el empleo y las normas para los trabajadores de toda Europa, independientemente de sus condiciones contractuales, y favorecer una mayor convergencia hacia mejores condiciones de vida y de trabajo; esto también contribuiría a superar las disparidades regionales. El CESE apoya la recomendación del Parlamento Europeo en el sentido de que la Comisión y los interlocutores sociales deberían trabajar juntos para presentar una propuesta de directiva marco sobre condiciones de trabajo dignas en todas las formas de empleo, haciendo extensivas las actuales normas mínimas a nuevas formas de relaciones laborales.

3.5

El CESE ha examinado, en numerosos dictámenes, el fenómeno de la digitalización y su impacto en la organización del trabajo y del empleo (5). Sin embargo, no deberíamos limitarnos a considerar la digitalización solo en el contexto del empleo y del mercado de trabajo. La creciente utilización de instrumentos digitales ha introducido profundos cambios en nuestra vida diaria, a nivel personal y social, e incluso en la forma en que nos relacionamos con la política, el voluntariado y la sociedad civil. La UE debería promover acciones en términos de educación de la primera infancia y de formación a lo largo de toda la vida, en particular en las competencias digitales, para abordar la inadecuación de las cualificaciones. Los sistemas educativos -incluida la enseñanza superior, la formación profesional y el aprendizaje permanente- deben esforzarse por alcanzar la excelencia, permitiendo así el liderazgo en investigación, innovación y competitividad de las ideas, bienes y servicios europeos.

3.6

El CESE ha resaltado en varios dictámenes que es preciso tener especialmente en cuenta las necesidades de los grupos de riesgo socialmente vulnerables. Es necesario garantizar unos sistemas de protección social inclusivos, que presten especial atención a las necesidades de las personas vulnerables y sus familias, a fin de garantizar unas condiciones de vida dignas y proveer y mantener puestos de trabajo adecuados a las necesidades de los individuos.

3.7

Las personas con discapacidad son el principal foco de atención de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad y de la Estrategia Europea sobre Discapacidad. El CESE recomienda que se realicen todos los esfuerzos necesarios por lograr avances significativos en los ocho ámbitos de intervención prioritarios para alcanzar los objetivos fijados por la Convención de las Naciones Unidas: accesibilidad, participación, igualdad, empleo, educación y formación, protección social, salud y promoción internacional de los derechos de las personas con discapacidad. Dado que la digitalización influye en todos los ámbitos de la vida cotidiana, el CESE pide que se tengan especialmente en cuenta las personas con discapacidad, que se verán muy probablemente afectadas por la transformación digital. La Unión Europea debería aprovechar las muchas oportunidades que existen, sobre todo para las personas con discapacidad, de fomentar su empleabilidad y acceso a un trabajo decente, lo cual les permitirá contribuir a los sistemas de seguridad social. Por consiguiente, el CESE recomienda crear las condiciones previas para que se haga un uso más activo de los instrumentos de formación a lo largo de toda la vida y de reciclaje profesional de las personas con discapacidad en las nuevas profesiones digitales.

3.8

El CESE considera de esencial importancia incorporar la cuestión de la sostenibilidad social a las políticas europeas por lo que se refiere a las generaciones más jóvenes y el futuro del modelo social europeo. Los crecientes niveles de escepticismo con respecto a las instituciones por parte de las generaciones jóvenes (cuyo síntoma más preocupante es la altísima abstención electoral), la sociedad civil organizada, los partidos y sindicatos, y la adhesión a movimientos euroescépticos y de extrema derecha solo se puede combatir con una mayor atención de la Unión Europea al futuro del modelo social europeo y su sostenibilidad. El CESE recomienda a las instituciones europeas y a los gobiernos nacionales que adopten todo tipo de iniciativas tendentes a incrementar la cantidad y calidad de los puestos de trabajo para los jóvenes, apoyen la movilidad juvenil, garanticen unas perspectivas de pensión dignas y fomenten la educación y la formación a lo largo de toda la vida y a todos los niveles. Iniciativas como Erasmus+, la Garantía Juvenil y todas las demás medidas contenidas en la Iniciativa de Empleo Juvenil deben financiarse y aplicarse de forma adecuada.

3.9

El CESE considera fundamental garantizar la sostenibilidad de las condiciones de renta de las personas, sobre todo cuando llegan a la edad de la jubilación. Es fundamental que los sistemas de protección social (6) garanticen unas condiciones de vida dignas y eviten que las personas caigan por debajo del umbral de pobreza. El CESE ya ha expresado en numerosos dictámenes la necesidad de basar los regímenes de pensiones en la solidaridad intergeneracional. Si bien respeta la diversidad de los sistemas nacionales, uno de los principales intereses del CESE es aumentar el empleo que contribuya a garantizar unos sistemas de protección social dotados de los recursos apropiados. Las personas que trabajan con todo tipo de acuerdos contractuales, incluidas las llamadas nuevas formas de trabajo vinculadas a la digitalización, deberían tener acceso y contribuir a los sistemas de protección social (7).

3.10

En sus últimas iniciativas en materia de empleo, la Comisión Europea ha prestado gran atención a la cuestión de las transiciones. En efecto, una de las tendencias más preocupantes de los últimos años ha sido el aumento del período de tiempo transcurrido entre la finalización de los estudios y el primer trabajo para los jóvenes, sobre todo si se considera el primer empleo estable. Además, también ha empeorado la situación para los desempleados de larga duración y para quienes se encuentran próximos a la edad de jubilación. El CESE acoge favorablemente iniciativas como la Garantía Juvenil, los itinerarios de mejora de las capacidades y el fomento del aprendizaje como principal forma de acceso al trabajo a través de la Alianza Europea para la Formación de Aprendices y las iniciativas para combatir el fenómeno del desempleo de larga duración. Por ello, pide a las instituciones europeas y nacionales que aseguren unos recursos adecuados para facilitar y acelerar las transiciones y la formación necesaria para garantizar la continuidad de renta, de manera adecuada, sobre todo para los más desfavorecidos y aquellos que resultan más difíciles de reconvertir y, de esta manera, mejorar sus posibilidades de encontrar empleo. Asimismo, recomienda que se cree el entorno adecuado para las empresas en materia de competitividad, garantizando así la continuidad del empleo mediante amortiguadores sociales y otras medidas de flexibilidad exterior que tengan en cuenta las exigencias de los trabajadores y de las empresas.

3.11

El CESE considera que uno de los fundamentos de la sostenibilidad social es la plena igualdad de género, pero toma nota asimismo de que, como demuestran los datos de Eurostat y muchos otros indicadores disponibles, las desigualdades en este ámbito se mantienen a unos niveles intolerables y constituyen no solo una violación de los principios de igualdad de trato recogidos en los Tratados, sino también un serio obstáculo al pleno desarrollo económico de la Unión. Por consiguiente, acoge favorablemente las iniciativas recientemente emprendidas en este ámbito, empezando por el paquete de medidas de la Comisión para la conciliación de la vida privada y el trabajo, y recomienda a los interlocutores sociales que desarrollen una negociación colectiva integradora a todos los niveles y consideren la adopción de nuevas medidas (también en el ámbito del próximo programa de trabajo de los interlocutores sociales europeos) con vistas a eliminar la diferencia salarial de género, proteger con fuerza y con instrumentos adecuados la maternidad y crear condiciones para la igualdad efectiva entre mujeres y hombres en el mundo laboral. Asimismo, recomienda a las instituciones de todos los niveles, los interlocutores sociales y la sociedad civil que apliquen de forma coordinada acciones tendentes a garantizar la igualdad de trato entre hombres y mujeres en todos los sectores de la sociedad.

3.12

Muchos estudios e investigaciones analizan los nuevos riesgos sociales vinculados al impacto de la globalización y la digitalización en el mundo laboral. El CESE comparte las preocupaciones asociadas a la creciente fragmentación del trabajo, la robotización y la informatización, pero al mismo tiempo considera que estos procesos, si se gobiernan bien, brindan una oportunidad de mejora de las condiciones de trabajo, para hacer menos pesadas algunas tareas y simplificar otras especialmente complejas.

3.13

La protección de los consumidores también desempeña un papel importante en el ámbito de la sostenibilidad social, ya que el papel de los consumidores también está sujeto a cambios debidos a la digitalización. Las políticas europeas en este contexto siempre deberían estar actualizadas y garantizar los instrumentos para una resolución eficaz de problemas relacionados con los consumidores, y habría que prestar una especial atención a los cambios debidos a la digitalización en sectores como el transporte, la energía y los servicios financieros.

3.14

Nuevas desigualdades y riesgos sociales en la era digital podrían derivarse también del fenómeno de la exclusión digital, es decir, de la posesión o no por algunos grupos de población de las competencias informáticas necesarias y la alfabetización digital esencial para el acceso a información y servicios, en ocasiones esenciales. El CESE considera que la sostenibilidad social se basa también en contar con oportunidades justas y efectivas para la formación a lo largo de toda la vida desde la infancia. Se trata de una condición indispensable, en particular para las personas con discapacidad, especialmente en las nuevas profesiones digitales. Dicha formación debería tener en cuenta la potencial exclusión de amplios grupos de población (en particular, personas de edad avanzada, ciudadanos que viven en zonas periféricas, migrantes, personas poco cualificadas, etc.) como consecuencia de la exclusión digital. En la era digital, es esencial garantizar el acceso a internet, proporcionar formación en alfabetización digital a personas en riesgo de desempleo y brindarles la oportunidad de ejercer sus derechos y tener acceso a los servicios sociales, especialmente a los fundamentales. El Comité insta a los interlocutores sociales y a las instituciones a que, en colaboración con la sociedad civil organizada, actúen con prontitud para introducir medidas a tal fin.

Bruselas, 15 de marzo de 2018.

El Presidente del Comité Económico y Social Europeo

Georges DASSIS


(1)  DO C 81 de 2.3.2018, p. 145.

(2)  DO C 170 de 5.6.2014, p. 23.

(3)  DO C 226 de 16.7.2014, p. 21.

(4)  DO C 51 de 17.2.2011, p. 20.

(5)  SOC/570 (véase la página 8 del presente Diario Oficial); DO C 129, 11.4.2018, p. 7; DO C 434, 15.12.2017, p. 36; DO C 434, 15.12.2017, p. 87<X 0.30; DO C 173, 31.5.2017, p. 45; DO C 303, 19.8.2016, p. 54; DO C 13, 15.1.2016, p. 161; DO C 128, 18.5.2010, p. 74.

(6)  DO C 13 de 15.1.2016, p. 40.

(7)  DO C 129 de 11.4.2018, p. 7; DO C 84 de 17.3.2011, p. 38; DO C 120 de 16.5.2008, p. 66.


ANEXO

Las enmiendas siguientes a los puntos 1.3 y 1.4, que obtuvieron como mínimo un cuarto de los votos, fueron rechazadas en el transcurso de los debates:

Punto 1.3

Modifíquese de la manera siguiente:

 

1.3

El CESE señala la preocupación manifestada por el Parlamento Europeo en su Resolución de 19 de enero de 2017 sobre el pilar europeo de derechos sociales acerca de la necesidad de actualizar las actuales normas laborales y sociales; a este respecto, el CESE aportará a su debido tiempo su contribución al «Paquete de equidad social», incluido en el programa de trabajo de la Comisión para 2018. Asimismo, subraya la necesidad de nuevas condiciones marco en los mercados de trabajo para apoyar nuevas y más diversas trayectorias profesionales y mejorar el empleo y las normas para los trabajadores de toda Europa, independientemente de sus condiciones contractuales, y favorecer una mayor convergencia hacia mejores condiciones de vida y de trabajo, que también contribuiría a superar las disparidades regionales. El CESE aprobará su dictamen sobre la propuesta de directiva marco sobre condiciones de trabajo dignas en la Unión Europea.

Exposición de motivos

Se presentará oralmente.

Resultado de la votación

A favor

72

En contra

121

Abstenciones

9

Punto 3.4

Modifíquese de la manera siguiente:

 

3.4

El CESE señala la preocupación manifestada por el Parlamento Europeo en su Resolución de 19 de enero de 2017 sobre el pilar europeo de derechos sociales acerca de la necesidad de actualizar las actuales normas laborales y sociales; a este respecto, el CESE aportará a su debido tiempo su contribución al «Paquete de equidad social», incluido en el programa de trabajo de la Comisión para 2018. Asimismo, subraya la necesidad de nuevas condiciones marco en los mercados de trabajo para apoyar nuevas y más diversas trayectorias profesionales en dichos mercados y mejorar el empleo y las normas para los trabajadores de toda Europa, independientemente de sus condiciones contractuales, y favorecer una mayor convergencia hacia mejores condiciones de vida y de trabajo; esto también contribuiría a superar las disparidades regionales. El CESE aprobará su dictamen sobre la propuesta de directiva marco sobre condiciones de trabajo dignas en la Unión Europea.

Exposición de motivos

Se presentará oralmente.

Resultado de la votación

A favor

72

En contra

121

Abstenciones

9


Top