Accept Refuse

EUR-Lex Access to European Union law

Back to EUR-Lex homepage

This document is an excerpt from the EUR-Lex website

Document 52016IP0225

Resolución del Parlamento Europeo, de 12 de mayo de 2016, sobre la indicación obligatoria del país de origen o del lugar de procedencia de determinados alimentos (2016/2583(RSP))

OJ C 76, 28.2.2018, p. 49–53 (BG, ES, CS, DA, DE, ET, EL, EN, FR, HR, IT, LV, LT, HU, MT, NL, PL, PT, RO, SK, SL, FI, SV)

28.2.2018   

ES

Diario Oficial de la Unión Europea

C 76/49


P8_TA(2016)0225

Indicación obligatoria del país de origen o del lugar de procedencia de determinados alimentos

Resolución del Parlamento Europeo, de 12 de mayo de 2016, sobre la indicación obligatoria del país de origen o del lugar de procedencia de determinados alimentos (2016/2583(RSP))

(2018/C 076/10)

El Parlamento Europeo,

Visto el Reglamento (UE) n.o 1169/2011 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 25 de octubre de 2011, sobre la información alimentaria facilitada al consumidor y por el que se modifican los Reglamentos (CE) n.o 1924/2006 y (CE) n.o 1925/2006 del Parlamento Europeo y del Consejo, y por el que se derogan la Directiva 87/250/CEE de la Comisión, la Directiva 90/496/CEE del Consejo, la Directiva 1999/10/CE de la Comisión, la Directiva 2000/13/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, las Directivas 2002/67/CE y 2008/5/CE de la Comisión y el Reglamento (CE) n.o 608/2004 de la Comisión (1) (Reglamento sobre la información alimentaria facilitada al consumidor), y, en particular, su artículo 26, apartados 5 y 7,

Vistos los informes de la Comisión al Parlamento Europeo y al Consejo, de 20 de mayo de 2015, sobre la indicación obligatoria del país de origen o del lugar de procedencia de la leche, la leche utilizada como ingrediente de productos lácteos y los tipos de carne distintos de la carne de vacuno, porcino, ovino, caprino y aves de corral (COM(2015)0205) y sobre la indicación obligatoria del país de origen o del lugar de procedencia de los alimentos no transformados, los productos que constan de un solo ingrediente y los ingredientes que representan más del 50 % de un alimento (COM(2015)0204),

Visto el informe de la Comisión al Parlamento Europeo y al Consejo, de 17 de diciembre de 2013, sobre la indicación obligatoria del país de origen o del lugar de procedencia de la carne utilizada como ingrediente (COM(2013)0755), y el documento de trabajo conexo de la Comisión, de 17 de diciembre de 2013, sobre el etiquetado del origen de la carne utilizada como ingrediente: actitudes de los consumidores, viabilidad de los posibles escenarios y repercusiones (SWD(2013)0437),

Vista su Resolución, de 11 de febrero de 2015, sobre el etiquetado del país de origen de la carne en los alimentos procesados (2), y la respuesta formal de la Comisión, adoptada el 6 de mayo de 2015,

Visto el Reglamento de Ejecución (UE) n.o 1337/2013 de la Comisión, de 13 de diciembre de 2013, por el que se establecen disposiciones de aplicación del Reglamento (UE) n.o 1169/2011 del Parlamento Europeo y del Consejo en lo que se refiere a la indicación del país de origen o del lugar de procedencia para la carne fresca, refrigerada o congelada de porcino, ovino, caprino y aves de corral (3),

Vista su Resolución, de 6 de febrero de 2014 (4), sobre el Reglamento de Ejecución (UE) n.o 1337/2013 de la Comisión, de 13 de diciembre de 2013, antes mencionado,

Vista su Resolución, de 14 de enero de 2014, sobre la crisis alimentaria, los fraudes en la cadena alimentaria y el control al respecto (5),

Vista la pregunta a la Comisión sobre la indicación obligatoria del país de origen o del lugar de procedencia de determinados alimentos (O–000031/2016 — B8–0363/2016),

Vista la propuesta de Resolución presentada por la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria,

Vistos el artículo 128, apartado 5, y el artículo 123, apartado 2, de su Reglamento,

A.

Considerando que, de conformidad con el artículo 26, apartado 5, del Reglamento sobre la información alimentaria facilitada al consumidor, la Comisión debe presentar informes al Parlamento Europeo y al Consejo a más tardar el 13 de diciembre de 2014 sobre la indicación obligatoria del país de origen o del lugar de procedencia de los tipos de carne distintos de las carnes de vacuno, porcino, ovino, caprino y aves de corral, la leche, la leche utilizada como ingrediente de productos lácteos, los alimentos no transformados, los productos que consten de un solo ingrediente y los ingredientes que representen más del 50 % de un alimento;

B.

Considerando que el artículo 26, apartado 8, del Reglamento sobre la información alimentaria facilitada al consumidor establece que, a más tardar el 13 de diciembre de 2013, la Comisión adoptará actos de ejecución para la aplicación del apartado 3 de dicho artículo;

C.

Considerando que las normas sobre el etiquetado de origen ya están en vigor y funcionan eficazmente para muchos otros alimentos, como por ejemplo la carne no transformada, los huevos, las frutas y hortalizas, el pescado, la miel, el aceite de oliva virgen extra, el aceite de oliva virgen, el vino y las bebidas espirituosas;

D.

Considerando que el artículo 26, apartado 7, del Reglamento sobre la información alimentaria facilitada al consumidor, dispone que los informes deben tener en cuenta, entre otros elementos, la necesidad de que el consumidor esté informado, la viabilidad de incluir la indicación obligatoria del país de origen o el lugar de procedencia y un análisis de los costes y los beneficios de la introducción de estas medidas; que en dicho artículo se establece, asimismo, que los informes pueden ir acompañados de propuestas de modificación de las disposiciones pertinentes de la legislación de la UE;

E.

Considerando que el artículo 26, apartado 2, del Reglamento sobre la información alimentaria facilitada al consumidor subraya que la indicación del país de origen o el lugar de procedencia será obligatoria en los casos en que su omisión pudiera inducir a error al consumidor sobre el país de origen o el lugar de procedencia real del alimento, en particular si la información que acompaña al alimento o la etiqueta en su conjunto pudieran insinuar que el alimento tiene otro país de origen o lugar de procedencia;

F.

Considerando que el 20 de mayo de 2015 la Comisión publicó su informe sobre la indicación obligatoria del país de origen o del lugar de procedencia de la leche, la leche utilizada como ingrediente de productos lácteos y los tipos de carne distintos de la carne de vacuno, porcino, ovino, caprino y aves de corral («informe sobre la leche y otros tipos de carne») y su informe sobre la indicación obligatoria del país de origen o del lugar de procedencia de los alimentos no transformados, los productos que constan de un solo ingrediente y los ingredientes que representan más del 50 % de un alimento;

G.

Considerando que, de acuerdo con el informe de la Comisión COM(2013)0755, cuanto más complejas sean las fases de despiece y de transformación dentro del sector cárnico y más avanzado sea el nivel de transformación, más compleja es la trazabilidad a efectos del etiquetado del origen;

H.

Considerando que la cadena de suministros alimentaria es, a menudo, larga y compleja, con multitud de explotadores de empresas alimentarias y otras partes interesadas; que los consumidores son cada vez menos conscientes de cómo se producen sus alimentos y que los explotadores de empresas alimentarias no siempre tienen una visión general de la cadena de producción;

I.

Considerando que la disposición de los consumidores a pagar por la información sobre el origen no parece muy favorable, aunque las encuestas a los consumidores (6) sobre su disposición a pagar indican que están muy dispuestos a pagar más por la información sobre el origen;

J.

Considerando que, en su Resolución de 11 de febrero de 2015, el Parlamento exhortó a la Comisión a que plasmara su informe de 17 de diciembre de 2013 en propuestas legislativas dirigidas a conferir un carácter obligatorio a la indicación del origen de la carne en los alimentos transformados, a fin de garantizar una mayor transparencia en toda la cadena alimentaria e informar mejor a los consumidores europeos, teniendo en cuenta sus evaluaciones de impacto y evitando que los costes y las cargas administrativas alcancen niveles excesivos; que la Comisión no ha formulado todavía ninguna propuesta legislativa de seguimiento;

K.

Considerando que solo existen especificaciones rigurosas para los sistemas de calidad voluntarios, como los relativos a la denominación de origen protegida (DOP), la indicación geográfica protegida (IGP) o las especialidades tradicionales garantizadas (ETG), mientras que los criterios utilizados en los sistemas de etiquetado voluntario de los productos alimenticios cubiertos por el Reglamento (UE) n.o 1169/2011 pueden variar en gran medida entre sí;

Leche de consumo y leche utilizada como ingrediente de productos lácteos

1.

Señala que el considerando 32 del Reglamento sobre la información alimentaria facilitada al consumidor establece que la leche es uno de los productos para los que la indicación de origen es considerada de especial interés;

2.

Subraya que, según la encuesta del Eurobarómetro de 2013, el 84 % de los ciudadanos de la UE considera necesario indicar el origen de la leche, se venda como tal o se utilice como ingrediente en productos lácteos; observa que es uno de los diversos factores que pueden influir en el comportamiento de los consumidores;

3.

Destaca que la indicación obligatoria del origen de la leche, vendida como tal o utilizada como ingrediente en productos lácteos, es una medida útil para proteger la calidad de los productos lácteos y salvaguardar el empleo en un sector que sufre una crisis grave;

4.

Observa que, según la encuesta que acompaña al informe de la Comisión sobre la leche y otros tipos de carne, los costes del etiquetado de origen obligatorio de la leche y la leche utilizada como ingrediente aumentan conforme se incrementa la complejidad del proceso de producción; señala que en la misma encuesta se sugiere que las empresas en determinados Estados miembros habrían sobrestimado el impacto del etiquetado de origen obligatorio en su posición competitiva, puesto que no se pudo hallar una explicación clara a las elevadas estimaciones de los costes realizadas por estas empresas, si bien se afirma que puede indicar una firme oposición per se al etiquetado de origen;

5.

Pide que se forme un grupo de trabajo de la Comisión para seguir evaluando el informe de esta, publicado el 20 de mayo de 2015, a fin de determinar qué costes pueden reducirse hasta un nivel aceptable si otras nuevas propuestas de etiquetado obligatorio del país de origen se aplican únicamente a los productos lácteos y a los productos lácteos ligeramente transformados;

6.

Valora positivamente el análisis incluido en la encuesta de los costes y beneficios de la introducción del etiquetado de origen obligatorio de la leche y la leche utilizada como ingrediente, pero considera que la Comisión no tiene suficientemente en cuenta en sus conclusiones los aspectos positivos del etiquetado del país de origen de tales productos, por ejemplo, la mejora de la información ofrecida a los consumidores; indica que los consumidores pueden sentirse inducidos a error si la información sobre el etiquetado obligatorio de origen no está disponible y se utilizan otras etiquetas alimentarias, como las banderas nacionales;

7.

Destaca la importancia de las pequeñas y medianas empresas en la cadena de transformación;

8.

Opina que la Comisión debe tener en cuenta y analizar el impacto económico del etiquetado de origen obligatorio sobre las pymes de los sectores agrícolas y alimentarios afectados;

9.

Estima que la conclusión de la Comisión en relación con la leche y la leche utilizada como ingrediente posiblemente sobrevalora los costes del etiquetado del país de origen para las empresas, ya que examina todos los productos lácteos de manera conjunta;

10.

Toma nota de que la Comisión concluye que los costes del etiquetado del país de origen para la leche serían razonables;

Otros tipos de carne

11.

Subraya que, según la encuesta de Eurobarómetro de 2013, el 88 % de los ciudadanos de la UE considera necesario indicar el origen de los tipos de carne distintos de las carnes de vacuno, porcino, ovino, caprino y aves de corral;

12.

Indica que el escándalo de la carne de caballo puso de relieve la necesidad de una mayor transparencia en la cadena de suministro de la carne de caballo;

13.

Indica que el informe de la Comisión concluyó que los costes de funcionamiento del etiquetado del país de origen obligatorio para las carnes incluidas en su ámbito de análisis serían relativamente poco importantes;

Carne transformada

14.

Destaca que el informe de la Comisión, de 17 de diciembre de 2013, sobre la indicación obligatoria del país de origen o del lugar de procedencia de la carne utilizada como ingrediente reconoce que más del 90 % de los consumidores encuestados considera importante que se etiquete el origen de la carne en los alimentos transformados;

15.

Opina que tanto los consumidores como numerosos profesionales están a favor del etiquetado obligatorio de la carne en los productos transformados y que esta medida permitiría conservar la confianza de los consumidores en los productos alimentarios al dotar de mayor transparencia a la cadena alimentaria;

16.

Subraya el interés de los consumidores europeos por un etiquetado obligatorio de origen para todos los productos alimentarios;

17.

Señala que el etiquetado por sí mismo no constituye una garantía frente al fraude, y destaca la necesidad de un sistema de control rentable para garantizar la confianza del consumidor;

18.

Recuerda que los sistemas de etiquetado voluntarios, implantados de manera adecuada en diversos Estados miembros, han resultado satisfactorios tanto para la información al consumidor como para los productores;

19.

Considera que la falta de adopción de los actos de ejecución contemplados en el artículo 26, apartado 3, del Reglamento (UE) n.o 1169/2011 no permite una correcta aplicación de lo dispuesto en el artículo;

20.

Observa que ya existen denominaciones de origen protegidas para muchos productos cárnicos y lácteos transformados (por ejemplo, el jamón y el queso), según las cuales el origen de la carne utilizada se establece en los criterios de producción y se aplica una mayor trazabilidad; pide a la Comisión, por tanto, que promueva el desarrollo de los productos con «denominación de origen protegida» (DOP), «indicación geográfica protegida» (IGP) o «especialidad tradicional garantizada» (ETG) con arreglo al Reglamento (UE) n.o 1151/2012 (7), garantizando así a los consumidores el acceso a productos de alta calidad de una procedencia segura;

21.

Pide a la Comisión que garantice que ningún reglamento actual de etiquetado del país de origen en la Unión resulte debilitado en ninguna de las negociaciones comerciales en curso, como la ATCI, y que no se obstaculice el derecho a proponer en el futuro otras normativas de etiquetado del país de origen para otros alimentos;

Conclusiones

22.

Pide a la Comisión que dé aplicación a la indicación obligatoria del país de origen o el lugar de procedencia de todos los tipos de leche de consumo, productos lácteos y productos a base de carne, y que estudie la posibilidad de ampliar dicha indicación obligatoria a otros productos alimenticios que consten de un solo ingrediente o tengan un ingrediente predominante, elaborando propuestas legislativas en estos ámbitos;

23.

Insta a la Comisión a que presente propuestas legislativas dirigidas a conferir un carácter obligatorio a la indicación del origen de la carne en los alimentos transformados, a fin de garantizar una mayor transparencia en toda la cadena alimentaria e informar mejor a los consumidores europeos, tras el escándalo de la carne de caballo y otros casos de fraude alimentario; señala, asimismo, que los requisitos obligatorios de etiquetado deben tener en cuenta el principio de proporcionalidad, así como la carga administrativa para los operadores de las empresas alimentarias y las autoridades responsables de su aplicación;

24.

Considera que la indicación de origen obligatoria de los alimentos tiene el objetivo de restablecer la confianza de los consumidores en los productos alimentarios; pide a la Comisión que elabore una propuesta en este sentido, teniendo en cuenta la transparencia de la información y su legibilidad para los consumidores, la viabilidad económica de las empresas europeas y el poder de adquisición de los consumidores;

25.

Destaca la importancia de que el mercado interior ofrezca igualdad de condiciones y suplica a la Comisión que lo tenga en cuenta al debatir las normas relativas al etiquetado de origen obligatorio;

26.

Pide a la Comisión que respalde los sistemas de etiquetado relativos al bienestar animal durante la crianza, el transporte y el sacrificio;

27.

Lamenta que la Comisión aún no haya tomado medidas para incluir también los huevos y los ovoproductos en la lista de alimentos para los que la indicación del país de origen o del lugar de procedencia es obligatoria, aunque los ovoproductos baratos a partir de huevo líquido o deshidratado que se utilizan principalmente en alimentos transformados llegan al mercado de la Unión importados de terceros países y eluden de forma manifiesta la prohibición de cría en batería de la UE; considera, por este motivo, que en este contexto un etiquetado obligatorio de ovoproductos y alimentos con huevo con indicación del origen y la forma de cría podría mejorar la transparencia y protección, y pide a la Comisión que presente un análisis del mercado y, cuando proceda, elabore propuestas legislativas adecuadas;

28.

Opina que el etiquetado del país de origen de la leche de consumo, los productos lácteos ligeramente transformados (como el queso y la nata) y los productos cárnicos ligeramente transformados (como la panceta y las salchichas) habría reducido significativamente los costes asociados, y que este etiquetado debe examinarse con carácter prioritario;

29.

Considera que el etiquetado de origen como tal no previene el fraude; defiende, en este sentido, un avance en el compromiso firme por una mayor supervisión, una mejor aplicación de la legislación vigente y sanciones más duras;

30.

Pide a la Comisión que tome las medidas necesarias para combatir el fraude en relación con las normas de etiquetado voluntario de origen para productos alimenticios;

31.

Invita a la Comisión a que respalde los sistemas de calidad existentes de los productos agrícolas y alimenticios contemplados en el Reglamento (UE) n.o 1151/2012, y solicita que se intensifiquen las campañas europeas de promoción de dichos productos;

32.

Pide una vez más a la Comisión que cumpla con su obligación legal de adoptar, para el 13 de diciembre de 2013, los actos de ejecución necesarios para la correcta aplicación del artículo 26, apartado 3, del Reglamento (UE) n.o 1169/2011, de modo que las autoridades nacionales puedan imponer las correspondientes sanciones;

o

o o

33.

Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión y a los Gobiernos y Parlamentos de los Estados miembros.


(1)  DO L 304 de 22.11.2011, p. 18.

(2)  Textos Aprobados, P8_TA(2015)0034.

(3)  DO L 335 de 14.12.2013, p. 19.

(4)  Textos Aprobados, P7_TA(2014)0096.

(5)  Textos Aprobados, P7_TA(2014)0011.

(6)  http://ec.europa.eu/food/safety/docs/labelling_legislation_final_report_ew_02_15_284_en.pdf, p. 50.

(7)  DO L 343 de 14.12.2012, p. 1-29.


Top