Accept Refuse

EUR-Lex Access to European Union law

Back to EUR-Lex homepage

This document is an excerpt from the EUR-Lex website

Document 52017AR1261

Dictamen del Comité Europeo de las Regiones — Migración en la ruta del Mediterráneo Central

OJ C 342, 12.10.2017, p. 27–31 (BG, ES, CS, DA, DE, ET, EL, EN, FR, HR, IT, LV, LT, HU, MT, NL, PL, PT, RO, SK, SL, FI, SV)

12.10.2017   

ES

Diario Oficial de la Unión Europea

C 342/27


Dictamen del Comité Europeo de las Regiones — Migración en la ruta del Mediterráneo Central

(2017/C 342/04)

Ponente:

Hans Janssen (NL/PPE), alcalde de Oisterwijk

Documento de referencia:

Comunicación conjunta al Parlamento Europeo, al Consejo Europeo y al Consejo

Migración en la ruta del Mediterráneo Central — Gestionar los flujos, salvar vidas

JOIN(2017) 4 final

RECOMENDACIONES POLÍTICAS

EL COMITÉ EUROPEO DE LAS REGIONES (CDR)

Introducción y contexto

1.

reconoce que la Comunicación constituye un elemento importante de una reforma más amplia de la política de la UE. Tiene el valor añadido de proponer medidas concretas para completar las orientaciones estratégicas del Consejo de 2014, en las que los dirigentes europeos acordaron ofrecer una vía para el desarrollo futuro de políticas en el ámbito de la Justicia y los Asuntos de Interior, incluida la inmigración y el asilo, en los próximos años;

2.

considera que, en una cuestión tan delicada y estratégica, los Estados miembros y las instituciones de la Unión Europea deberían seguir configurando una estrategia para la región, en el marco de sus relaciones con la Unión Europea y, por consiguiente, una verdadera política migratoria y asumir la consiguiente responsabilidad política en cuanto a su aplicación en interés de los pueblos de Europa, teniendo en cuenta al mismo tiempo las características específicas de los Estados miembros, las características específicas de los países de origen y los derechos de los migrantes de conformidad con los acuerdos internacionales y europeos;

3.

reconoce que las políticas en materia de migración y desarrollo están íntimamente relacionadas. La cooperación internacional, nacional, regional y local es crucial para que se haga realidad una política migratoria europea común y para que se cumpla la Agenda Europea de Migración;

4.

aboga por la adopción de un enfoque integral a la gestión de la migración, que permita una gestión más descentralizada y eficiente de los movimientos migratorios. Esta gestión descentralizada garantizará la igualdad de trato y los derechos;

5.

subraya la enorme importancia de reducir el número de migrantes que mueren en el mar en su intento por llegar a Europa y la necesidad de proseguir e intensificar los esfuerzos para salvar a las personas en peligro; expresa su profunda tristeza por los centenares de vidas que ya se han perdido y recomienda a todos los países y organizaciones implicados que traten de prevenir esta tragedia humana (1); reitera que el desarrollo de vías adicionales seguras y accesibles para la migración a la UE, tales como los visados humanitarios, los reasentamientos y la reunificación familiar ampliada, deben formar parte de los esfuerzos por desarrollar una política de migración global y humana;

6.

celebra las medidas suplementarias aportadas por la Comunicación conjunta para reforzar las iniciativas en toda la ruta migratoria del Mediterráneo Central, en particular en Libia y sus alrededores. Teniendo en cuenta el elevado número de vidas perdidas en el mar y a lo largo de la ruta migratoria del Mediterráneo Central, la cuestión de gestionar flujos y salvar vidas sigue siendo una prioridad absoluta;

7.

considera que la gobernanza multinivel es un elemento imprescindible para lograr resultados óptimos. En este contexto, es esencial que la UE y las autoridades nacionales y subnacionales trabajen en estrecha cooperación con los entes locales y regionales en los países de tránsito y con la sociedad civil, las asociaciones de inmigrantes y las comunidades locales en los países de acogida, y sean receptivas a sus aportaciones;

8.

subraya que el éxito de estas acciones exige una estrecha cooperación con los socios pertinentes en los países situados a lo largo de la ruta del Mediterráneo Central y esfuerzos concertados por parte de las instituciones de la UE y los Estados miembros, así como la cooperación con organizaciones internacionales, tales como el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). Advierte que algunas de las acciones propuestas solo podrán aplicarse con éxito si la situación sobre el terreno lo permite. Estas acciones deberían considerarse complementarias del importante número de iniciativas ya ejecutadas por la UE y sus Estados miembros, especialmente en el marco de la Agenda Europea de Migración y el programa de Asociación en Materia de Migración (2);

9.

desea expresar su agradecimiento por los esfuerzos realizados por Italia, Malta, Grecia, Chipre, Francia, España y Portugal, que ya han conectado sus centros de coordinación nacionales de Eurosur para la vigilancia fronteriza a la red del Mediterráneo «Seahorse»;

10.

recuerda que la ruta del Mediterráneo Central se ha convertido en la ruta principal para los migrantes y refugiados que intentan llegar a Europa. En 2016 fueron detectadas en esta ruta más de 180 000 personas, de las cuales la inmensa mayoría alcanzó el continente europeo a través de Italia. Casi el 90 % de las personas que utilizan esta ruta salen de Libia, donde la inestable situación política y económica ofrece a los traficantes de personas la oportunidad de ampliar sus actividades; destaca la apremiante necesidad de reducir el número de travesías y de tratar de evitar que zarpen ilegalmente lanchas y botes con rumbo a la UE. Subraya la importancia de las medidas preventivas en todos los niveles de gobierno;

11.

toma nota de que los traficantes y tratantes contribuyen de por sí a la inestabilidad en Libia por sus actos y violaciones de los derechos humanos, aumentando la vulnerabilidad de los migrantes. La búsqueda de una solución duradera para los desafíos de la gobernanza y la seguridad en Libia sigue siendo una prioridad fundamental para la Unión Europea, sus Estados miembros y sus socios internacionales, ya que es un requisito previo para la gestión sostenible de la situación actual;

12.

señala que la mayoría de los inmigrantes en Libia son nacionales de terceros países, y la mayor parte de ellos procede de países del África subsahariana. Por consiguiente, un enfoque eficaz también debe tomar en consideración medidas orientadas al sur de Libia;

13.

subraya el valor añadido de las medidas anunciadas en la Comunicación: ampliación de los programas de formación para la guardia costera libia, garantizar fuentes de financiación sostenibles para cubrir las necesidades de formación en el futuro, medidas firmes para mejorar la lucha contra los traficantes y tratantes y proporcionar incentivos para que Túnez, Argelia y Egipto participen en la red del Mediterráneo «Seahorse» para asegurar la adhesión a nivel subregional; destaca que en todas estas actividades la prioridad clave debe ser restaurar el respeto de los derechos humanos fundamentales y el Estado de Derecho en beneficio de los migrantes y de la población local;

Centrar la atención en Libia: necesario pero delicado

14.

reitera la necesidad de un compromiso serio con las autoridades libias para garantizar la mejora de las condiciones en los centros para inmigrantes, prestando especial atención a las personas vulnerables y los menores y asegurando una estrecha colaboración con la Organización Internacional para las Migraciones y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, así como un control efectivo de las normas por parte de estos organismos;

15.

acoge con satisfacción la intensificación de los trabajos y el compromiso de los municipios libios para fomentar medios de vida alternativos y apoyar la resiliencia de las comunidades locales que alberguen migrantes, pero también la cooperación técnica para que los municipios libios puedan definir estrategias de desarrollo para sus territorios y mejorar los servicios de apoyo a su población;

16.

subraya la necesidad de una estrategia de cooperación a medio y largo plazo, a fin de respaldar y apoyar a las autoridades locales y nacionales libias en el desarrollo de sus capacidades en materia de gestión del territorio;

17.

anima a fomentar la cooperación transfronteriza, el diálogo y el intercambio de información entre Libia y los países vecinos del Sur, en particular aprovechando todo el potencial de la red de servicios de inteligencia de Frontex en África;

18.

señala que, al emprenderse acciones conjuntas con Libia, es preciso minimizar el riesgo de que otras rutas puedan abrirse en los países vecinos; por este motivo, acoge con satisfacción la adopción de un enfoque regional integral gracias a una mayor cooperación con Egipto, Túnez y Argelia y a la intensificación del diálogo y la cooperación operativa sobre migración con estos países. Estos precisan más apoyo para poder desarrollar sus propios sistemas operativos de asilo y asistir a las personas necesitadas de protección internacional;

19.

teniendo en cuenta los diferentes proyectos y programas de la UE en la región, centrados en cuestiones interrelacionadas, es imprescindible coordinar estas iniciativas para asegurar su eficacia por lo que se refiere a la realización de los objetivos mencionados anteriormente;

20.

observa que, hasta el momento, la respuesta común de la UE a la migración irregular ha tomado la forma de enfoques centrados en la seguridad a nivel estatal principalmente orientados a combatir el tráfico de personas mediante la colaboración con las autoridades estatales;

21.

pide que se preste más atención a las distintas economías políticas locales implicadas en la migración irregular. Entre los agentes implicados se cuentan las empresas de transporte que facilitan la circulación irregular de los migrantes, las poblaciones locales que proporcionan alimentos y alojamiento para ganarse la vida, las fuerzas de seguridad locales que aumentan sus ingresos a través del soborno y los impuestos de circulación, las élites políticas que utilizan los recursos financieros obtenidos facilitando la migración irregular para el clientelismo político y ganar influencia, grupos armados que aprovechan el tráfico y la explotación de seres humanos para reforzar su posición, etc.; conocer a los diferentes actores y entender su relación con la gobernanza local y la dinámica de estabilidad o conflicto es un requisito previo para lograr una gestión eficaz de la migración, como también lo es garantizar su participación en el debate en torno a las estrategias de estabilización y construcción de un futuro para el país;

22.

por lo tanto, acoge con satisfacción la propuesta de reforzar el apoyo socioeconómico a los municipios que se encuentran a lo largo de la ruta migratoria y asociarlos en la aplicación de estrategias que hagan posible que las poblaciones locales disfruten de mejores condiciones de vida y, por lo tanto, de mejores perspectivas de futuro en su territorio;

23.

hace hincapié en que unas políticas de migración bien diseñadas podrían contribuir a crear medios de subsistencia alternativos e instituciones de mayor calidad a largo plazo, dando así respuesta desde dentro a algunas de las causas profundas de la migración. Para garantizar la elaboración de políticas de tal eficacia, es preciso adaptar las políticas actuales de migración al hecho de que los problemas de gobernanza y estabilidad están en la raíz de la migración irregular subsahariana;

24.

reitera que las rutas de migración irregular atraviesan muchos países de la región en los que las autoridades estatales son débiles o inexistentes. Libia es un caso claro en este sentido. Diversos informes han demostrado que los ingresos procedentes del tráfico y la trata capacitan a fuerzas armadas irregulares que operan como autoridades de facto sobre el terreno, lo que les permite actuar como perturbadores en los procesos de resolución de conflictos de más amplitud. Incluso allí donde hay autoridades estatales formales, la colaboración con estos actores en la lucha contra la migración irregular es una empresa intrínsecamente política que puede acabar consolidando los intereses de los traficantes y las fuerzas armadas irregulares alineados al gobierno. En un contexto de soberanía fragmentada no hay interlocutores neutrales;

25.

hace hincapié en que el cambio climático y las catástrofes naturales pueden ser factores que conducen a la migración y el desplazamiento de personas. Además, pide que se invierta en desarrollar la resiliencia frente a las catástrofes como medida preventiva para hacer frente a las causas originarias de la migración;

Mejorar la gestión de la migración en Libia

26.

alienta a proseguir los esfuerzos para establecer una cooperación sistemática con las autoridades libias, prestando especial atención a la gestión de las fronteras, la lucha contra la migración irregular y la respuesta en relación con los derechos humanos y las necesidades de los migrantes en Libia, incluido el desarrollo, en cooperación con la sociedad civil, de alternativas a la detención de migrantes, que únicamente debería utilizarse como último recurso y solo en condiciones que respeten el Derecho internacional humanitario y las normas en materia de derechos humanos. La formación y el apoyo logístico sobre estos temas deberían constituir un elemento importante de los programas de desarrollo de capacidades financiados por la UE;

27.

sugiere que se estudie junto con el ACNUR la posibilidad de adoptar medidas concretas para el reasentamiento de los migrantes que necesitan protección internacional desde Libia a los Estados miembros de la UE y otros países socios internacionales;

28.

pide que se refuerce la iniciativa piloto destinada a estabilizar a las comunidades en las zonas afectadas por los desplazamientos internos y de tránsito de migrantes, incluida la cooperación en la definición de estrategias para sus territorios cuyo objetivo sea dignificar las condiciones del país como espacio de vida para las poblaciones, por ejemplo mediante la creación de oportunidades laborales para las personas que necesitan protección, lo que tendría la ventaja añadida de facilitar su aceptación por parte de las comunidades de acogida, así como la cooperación para mejorar los servicios y equipamientos públicos de apoyo a la población, entre otros aspectos;

29.

aboga por potenciar el retorno voluntario asistido en curso desde Libia a los países de origen, cuando la situación sobre el terreno lo permita y en coordinación con los socios internacionales, en particular la OIM;

Los entes locales, un elemento esencial de la solución

30.

acoge con satisfacción el reconocimiento de los entes locales y regionales como agentes importantes a la hora de solucionar y gestionar las cuestiones de migración, salvar vidas y luchar contra la delincuencia;

31.

reitera que las ciudades son agentes de primer orden en el contexto de la migración global, además de ser también las más directamente afectadas por sus consecuencias negativas. Los entes locales tienen la responsabilidad inmediata de las condiciones de vida, los logros y retos de los inmigrantes. Los entes locales pueden tener éxito allí donde muchos gobiernos nacionales penan por conseguirlo o incluso fracasan (3);

32.

subraya el papel de los entes locales de los países de origen, tránsito y destino en la política de migración, especialmente en relación con la integración y la cohesión social. Los entes locales se hallan claramente en primera línea a la hora de hacer frente a los retos de la migración, habida cuenta de su mandato, su presencia sobre el terreno y su experiencia a la hora de gestionar la realidad cotidiana de sociedades cada vez más diversificadas; en cualquier caso, la migración es una responsabilidad común y una cuestión que se gestiona a cualquier nivel, ya sea de la UE, nacional, regional o local. Sin embargo, es importante tener en cuenta al mismo tiempo las condiciones locales y regionales para garantizar la mejor acogida de migrantes —y la más sostenible— y, de ese modo, también el éxito de la integración;

33.

considera que la UE debería aprovechar el potencial y experiencia de las regiones que componen su frontera marítima sur —tanto en el Mediterráneo como en el Atlántico—, como puentes privilegiados para el desarrollo de relaciones mutuamente beneficiosas con los países terceros;

34.

subraya la necesidad de reforzar las comunidades locales en Libia, en consonancia con la Declaración de Malta sobre los aspectos exteriores de la migración adoptada por los miembros del Consejo Europeo (4), y respalda por consiguiente proyectos como la iniciativa de Nicosia; pide al Servicio Europeo de Acción Exterior y a la Comisión Europea que, en cooperación con el CDR y las asociaciones de gobierno local y regional, exploren las posibilidades que se ofrecen para emprender proyectos similares en otros países;

35.

reconoce el valor añadido de la iniciativa de Nicosia como un proyecto de desarrollo de capacidades en apoyo de los municipios libios que se lleva a cabo en asociación con los entes locales y regionales europeos y con la ayuda financiera de la Comisión Europea. Recuerda que esta iniciativa debe ser reforzada de tal manera que sus actuaciones puedan ser más eficaces y obtener mejores resultados, teniendo en cuenta, no obstante, la necesidad de mantenerse alerta ante el complejo contexto relativo a la cuestión de la legitimidad en Libia y de seguir a la escucha de cualquier posible implicación política;

36.

admite que la capacidad de los entes locales a lo largo de la ruta del Mediterráneo Central no está bien desarrollada. El problema se complica cuando se intenta responder a necesidades diferentes, especialmente en un clima de fragilidad económica. Los entes locales deben disponer de los instrumentos que les permitan evaluar las necesidades más urgentes de los diferentes grupos de migrantes, en particular los menores no acompañados, los adolescentes y las mujeres;

37.

hace hincapié en la necesidad de prestar mayor atención a la protección de los niños. Durante los tres últimos meses se ha registrado un número récord de víctimas mortales de refugiados y migrantes en el Mediterráneo Central, incluidos unos 190 niños. Nos sumamos al llamamiento de Unicef a la UE y sus Estados miembros a que se comprometan a proteger a los niños refugiados y migrantes, especialmente a los no acompañados, de la explotación, la violencia y el tráfico de menores, y a reforzar los programas de protección de la infancia en Libia;

38.

aclara que la ayuda de la UE para el desarrollo de las capacidades de los entes locales no solo implica aumentar sus capacidades técnicas, sino también garantizar que se cubren de forma eficiente las necesidades y servicios básicos. Hay datos empíricos que muestran que la gestión descentralizada de los servicios sociales y los bienes públicos ofrece la mayor garantía de una relación coste-eficacia óptima en la planificación y ejecución de las políticas de desarrollo;

39.

aboga por que se fomenten los programas de descentralización y gobernanza local, en consonancia con las estrategias nacionales de reducción de la pobreza;

40.

insiste en que la coherencia e interacción entre las políticas nacionales y las iniciativas locales de migración para la prestación de servicios, la protección y la inclusión social de los migrantes, en la medida en que tengan derecho a la protección internacional, es un ámbito que merece más atención. Como mínimo, los gobiernos locales necesitan la autoridad y los recursos para responder adecuadamente a las necesidades de los migrantes en las comunidades que se encuentran bajo su jurisdicción. Idealmente, deberían estar en condiciones de funcionar en un entorno político global que favorezca un enfoque integrador, allí donde se den las condiciones adecuadas;

41.

observa que Libia ha experimentado turbulencias de carácter político y social a lo largo de los últimos seis años, después y a causa de los acontecimientos de la «primavera árabe». La crisis global en la que Libia se encuentra desde 2014 ha provocado el caos total y un fuerte deterioro de las condiciones de vida en todo su territorio. La casi ausencia del Estado y los recursos muy limitados de que disponen los ayuntamientos han hecho que la debilidad institucional sea un obstáculo considerable para la estabilidad y el desarrollo. Al mismo tiempo, el país ha optado por reformas que establecen un sistema descentralizado de gobernanza con la aprobación de su Ley 59 (sobre el gobierno local) en 2012 que, a pesar de la inestabilidad en el país, sigue siendo un punto de referencia en las reuniones de todos los partidos políticos libios, independientemente de su filiación política;

42.

hace hincapié en que muchos jóvenes procedentes de las ciudades libias han entrado en el «negocio de la migración», ya que se trata de una fuente de ingresos muy lucrativa. A los jóvenes que han participado en conflictos armados y en las actividades de las milicias resulta particularmente difícil integrarlos. Las organizaciones sociales tradicionales (tribus, familias, escuelas e instituciones) tienen dificultades a la hora de entendérselas con la juventud. Las drogas y la delincuencia están muy extendidas. La ausencia de políticas específicas de juventud ha agravado la situación de los jóvenes;

43.

pone de relieve que los municipios pueden desempeñar un papel importante, no solo en Libia sino en los distintos países a lo largo de la ruta del Mediterráneo. En tanto que agentes institucionales y legítimos responsables de las cuestiones locales, les corresponde contribuir de forma importante a la estabilización. El desarrollo económico local, la coordinación con los agentes de la seguridad y unas políticas de juventud y migración eficaces constituyen los pilares en los que debe apoyarse esta función. No obstante, los gobiernos locales necesitan mucha ayuda para poder asumir estas responsabilidades;

44.

aboga por programas que contribuyan a reforzar, capacitar y hacer más eficaz la gobernanza local en Libia y otros países del Mediterráneo Central prestando atención a las tres dimensiones de la gobernanza local: gestión, prestación de servicios y participación. También deben hacerse esfuerzos para mejorar las perspectivas económicas locales, la vida social y la inclusión política de los jóvenes con un nivel educativo elevado en las zonas rurales, ciudades y pueblos, con vistas a reducir los factores que conducen a la radicalización y la migración;

45.

subraya que es posible generar una tracción a nivel local para mejorar la gobernanza pese a la falta de capacidad de facto de los gobiernos locales en estos momentos, y defiende la necesidad fundamental de apoyar la gobernanza local, ya que ello promoverá inevitablemente la estabilización y creará las condiciones necesarias para la reconstrucción futura, uno de los requisitos para una gestión eficaz y sostenible de la migración en Libia;

46.

subraya la importancia de la participación de las mujeres y los jóvenes, algo que debería seguir siendo crucial en las diversas actividades de apoyo, en particular a través de la implicación activa de las organizaciones de la sociedad civil y los políticos independientes;

47.

insiste en el valor añadido de los objetivos concretos a la hora de limitar los efectos negativos de las distintas formas de migración, desplazamiento e inestabilidad, para lo que conviene aumentar el atractivo económico de las zonas y actividades rurales a fin de apoyar a los municipios en su nuevo mandato de ejecutar las medidas de descentralización;

48.

reconoce que la tragedia comienza en los países de origen, y no en el mar. Por lo tanto, alienta a la UE a contribuir al desarrollo económico local en los países situados a lo largo de la ruta del Mediterráneo Central mediante el apoyo a los municipios en su función de agentes de desarrollo local y permitiendo la participación de los jóvenes y las mujeres en los asuntos locales y las actividades socioeconómicas;

49.

se ofrece para seguir apoyando el diseño y la aplicación de la política de migración de la UE, aprovechando asimismo los conocimientos y la experiencia de la Asamblea Regional y Local Euromediterránea (ARLEM).

Bruselas, 12 de julio de 2017.

El Presidente del Comité Europeo de las Regiones

Markku MARKKULA


(1)  CDR 5728/2014, Dictamen sobre los esfuerzos por fomentar una verdadera solidaridad mediante una auténtica política migratoria europea — Ponente: François Decoster (FR/ADLE).

(2)  COR-2016-04555-00-00-AC-TRA, Dictamen sobre el Marco de Asociación con terceros países en el contexto de la migración — Ponente: Peter Bossman (SL/PSE).

(3)  CDR 9/2012 fin, Dictamen sobre Migración y movilidad, un enfoque global — Ponente: Nichi Vendola (IT/PSE).

(4)  http://www.consilium.europa.eu/es/press/press-releases/2017/01/03-malta-declaration/


Top