Help Print this page 

Document 52014IE0493

Title and reference
Dictamen del Comité Económico y Social Europeo sobre el tema «Impacto de los servicios a las empresas en la industria» (Dictamen de iniciativa)
  • In force
OJ C 12, 15.1.2015, p. 23–32 (BG, ES, CS, DA, DE, ET, EL, EN, FR, HR, IT, LV, LT, HU, MT, NL, PL, PT, RO, SK, SL, FI, SV)
Languages, formats and link to OJ
BG ES CS DA DE ET EL EN FR GA HR IT LV LT HU MT NL PL PT RO SK SL FI SV
HTML html BG html ES html CS html DA html DE html ET html EL html EN html FR html HR html IT html LV html LT html HU html MT html NL html PL html PT html RO html SK html SL html FI html SV
PDF pdf BG pdf ES pdf CS pdf DA pdf DE pdf ET pdf EL pdf EN pdf FR pdf HR pdf IT pdf LV pdf LT pdf HU pdf MT pdf NL pdf PL pdf PT pdf RO pdf SK pdf SL pdf FI pdf SV
Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal Display Official Journal
 To see if this document has been published in an e-OJ with legal value, click on the icon above (For OJs published before 1st July 2013, only the paper version has legal value).
Multilingual display
Text

15.1.2015   

ES

Diario Oficial de la Unión Europea

C 12/23


Dictamen del Comité Económico y Social Europeo sobre el tema «Impacto de los servicios a las empresas en la industria»

(Dictamen de iniciativa)

(2015/C 012/04)

Ponente:

Sr. van Iersel

Coponente:

Sr. Leo

El 22 de enero de 2014, de conformidad con el artículo 29, apartado 2, de su Reglamento interno, el Comité Económico y Social Europeo decidió elaborar un dictamen de iniciativa sobre el

Impacto de los servicios a las empresas en la industria

La Comisión Consultiva de las Transformaciones Industriales (CCMI), encargada de preparar los trabajos en este asunto, aprobó su dictamen el 16 de septiembre de 2014.

En su 502o pleno de los días 15 y 16 de octubre de 2014 (sesión del 16 de octubre), el Comité Económico y Social Europeo aprobó por 100 votos a favor, ninguno en contra y 2 abstenciones el presente dictamen.

1.   Conclusiones y recomendaciones

1.1

Dada la estrecha interacción entre los servicios y la producción industrial y su incidencia en el crecimiento sostenible y el empleo en Europa, el CESE insta a la Comisión a que en su próximo mandato incluya los servicios a las empresas en su lista de prioridades. Esto es aún más necesario debido al nuevo modelo de producción que algunos denominan «la cuarta revolución industrial».

1.2

Se requieren iniciativas concretas de la UE en todos los ámbitos relacionados con la revolución digital y los cambios económicos y sociales a los que darán lugar. La principal condición previa es sensibilizar a las autoridades públicas y a la sociedad.

1.3

Los servicios a las empresas deberían formar parte de una política industrial activa y tenerse en cuenta explícitamente en la revisión intermedia de la Estrategia Europa 2020, prevista para 2015. El CESE observa que la Comisión y el Consejo hasta ahora han subestimado la importancia de estos servicios.

1.4

La mitad de las direcciones generales de la Comisión interviene, de una manera u otra, en el ámbito de los servicios, pero carece de un enfoque sistemático, y mucho menos estratégico. No hay una política clara ni un portavoz visible en este ámbito. Además, la decisión del Consejo de reducir de 9  000 millones, la cifra propuesta por la Comisión, a 1  200 millones de euros el presupuesto del Mecanismo «Conectar Europa» en el marco financiero plurianual no solo se considera muy decepcionante, sino que demuestra una falta de visión a largo plazo.

1.5

La UE debe decidir ahora si desea asumir un papel de liderazgo, contribuyendo así a un nuevo crecimiento sostenible y a crear nuevos puestos de trabajo, o si prefiere dejar que otros ocupen su sitio.

1.6

Por tanto, el CESE valora muy positivamente la iniciativa que emprendió la Comisión el año pasado para poner en marcha un debate fundamental en el seno de un Grupo de Alto Nivel sobre los Servicios a las Empresas (1). El CESE insiste en que esta iniciativa debe ir seguida en breve de:

un análisis detallado,

una coordinación eficaz entre los departamento competentes de la Comisión, y

una agenda europea (véase el punto 1.15).

1.7

Los servicios a empresas están en rápida expansión y ya son predominantes en la industria manufacturera. Una amplia y creciente gama de empresas, tanto industriales como de servicios, participa actualmente en la concepción y realización de nuevas generaciones de servicios a empresas. Las nuevas tecnologías hacen que los servicios sean aún más importantes para la producción industrial.

1.8

Además, el «internet de los objetos» y el «internet de los servicios» se consideran actualmente en Europa como la cuarta revolución industrial, en los albores de una nueva época posterior a la de la automatización.

1.9

Este salto cualitativo es el resultado de una cooperación vertical y horizontal de la máquina a internet, de la máquina al ser humano y de máquina a máquina a lo largo de la cadena de valor y en tiempo real. Se crearán islas de automatización que se verán interconectadas en una infinidad de redes y variaciones. Los programas informáticos y las redes permitirán conectar productos inteligentes, servicios digitales y clientes a los nuevos «productos» innovadores del futuro.

1.10

Esta perspectiva es objeto de un amplio debate. El proyecto alemán «Industry 4.0» es un enfoque económico y político pionero que presta debida atención tanto a los servicios a las empresas como al contexto económico más amplio, que actualmente experimenta una profunda transformación. Junto con iniciativas similares, debería constituir un componente básico de la agenda para la industria y una amplia gama de partes interesadas públicas y privadas. En los mercados digitales, los primeros en actuar se han beneficiado en el pasado de grandes ventajas competitivas.

1.11

Se prevén iniciativas estratégicas comparables a nivel mundial en los Estados Unidos, China y Corea. El Pentágono tiene previsto poner en marcha un programa de inversiones. Los gigantes tecnológicos como Google, Amazon, Apple y Yahoo disfrutan de una ventaja natural en el mercado.

1.12

El factor humano es determinante. Las nuevas cadenas de valor y los nuevos modelos empresariales generan nuevas alianzas e interrelaciones entre las empresas, lo que incide enormemente en la organización del trabajo. Asimismo, se esperan cambios considerables en el mercado laboral. En el sector industrial y, en particular, en el sector de los servicios a las empresas, constantemente aparecen nuevas formas de organización del trabajo, del empleo y las competencias se actualizan debido a los rápidos avances de la tecnología digital. Hay que vigilar de cerca estas transformaciones. Las políticas específicas, que deben basarse en una investigación debidamente financiada, deben centrarse en promover condiciones favorables y mitigar los efectos negativos.

1.13

Muchos sectores de los servicios a las empresas carecen actualmente de una cultura de diálogo social, lo cual podría obrar en detrimento de la calidad del empleo en esos sectores. Es necesario un marco sólido para el diálogo social y la participación activa — también en vista de una educación e instalaciones de formación innovadoras — a nivel empresarial, sectorial, nacional y de la UE, teniendo en cuenta la frecuente restructuración de las empresas en el cambiante sector de los servicios a las empresas.

1.14

El reconocimiento de las cualificaciones y competencias a nivel transfronterizo y de la UE contribuirá a la movilidad de los trabajadores y la adquisición de conocimientos. Además, brindará nuevas y mejores oportunidades a las numerosas pequeñas empresas y microempresas en este ámbito.

1.15

El CESE suscribe en gran medida las recomendaciones del Grupo de Alto Nivel de la UE y de los cinco grupos de trabajo de 2013. Habida cuenta de la gran importancia que revisten los servicios a las empresas para el objetivo de una producción industrial que represente el 20 % del PNB en 2020, así como las perspectivas de la cuarta revolución industrial, se necesita un programa o una hoja de ruta europeos para los servicios a las empresas. El CESE opina que debería incluir los siguientes aspectos:

A.

Conocimientos y apoyo político:

sensibilización y promoción del debate;

definición y clasificación de los servicios a las empresas; y

estadísticas pertinentes y fiables sobre los servicios a las empresas y su evolución.

B.

Ámbitos políticos:

reforzar la integración, luchar contra la fragmentación del mercado interior y eliminar los obstáculos al comercio en el territorio de la UE;

apoyar un marco normativo y plataformas europeas en materia de normalización;

fortalecer el mercado interior en el sector de las telecomunicaciones;

fomentar las inversiones en las infraestructuras necesarias para garantizar un mercado digital seguro para la comunicación, la cooperación y el intercambio de productos y servicios digitales;

proteger los datos y los derechos de propiedad intelectual; y

reducir las barreras legislativas y reglamentarias al comercio internacional de servicios a las empresas.

C.

Temas específicos:

el impacto de los datos masivos («Big Data») — el aumento significativo del volumen, la variedad y la velocidad de los datos — debido a la intensificación de la creación de redes y la generación de datos;

el nexo importantísimo entre la investigación, el sector industrial, los servicios y el empleo;

los contratos públicos;

el comportamiento medioambiental y la sostenibilidad; y

el impacto social de los servicios a las empresas en la sociedad en general y en el mercado de trabajo.

D.

Aspecto financiero:

recursos financieros.

2.   Introducción

2.1

En las economías avanzadas, los servicios representan más del 70 % de la producción y el empleo. El porcentaje de servicios y su complejidad están aumentando en todo el mundo.

2.2

Los servicios a las empresas son un importante factor de crecimiento. Según la Comisión Europea, entre 1999 y 2009 su tasa media de crecimiento fue del 2,38 %, mientras que la media de todos los sectores de la economía de la UE fue del 1,1 %. Durante el mismo período, la tasa de crecimiento del empleo en este sector fue del 3,54 %, mientras que la cifra correspondiente a todos los sectores de la economía de la UE solo fue del 0,77 %.

2.3

El desarrollo del sector de los servicios (o la «terciarización») en el conjunto de la actividad económica en la UE supera al de la industria manufacturera. La siguiente etapa es la «cuaternización», que se asocia al auge de los servicios basados en la información y el conocimiento.

2.4

El término «servicios» es de carácter genérico. Designa una gama muy amplia de actividades económicas y sociales correspondientes a empleos de todos los niveles, desde los más bajos hasta los más altos. El empleo aumenta en oficios que requieren una cualificación elevada o baja, mientras que la mano de obra correspondiente a oficios que requieren una cualificación media disminuye, lo que ejerce presión sobre la clase media.

2.5

En la interacción entre la industria y los servicios se identifican las siguientes categorías principales de servicios:

los servicios externos utilizados por la industria, es decir, servicios prestados por el sector de los servicios a las empresas. Estos servicios cubren toda la gama de servicios operativos (por ejemplo, limpieza industrial), servicios profesionales (por ejemplo, ingenieros) y otros servicios, incluidos los servicios intensivos en conocimientos (por ejemplo, informática);

los servicios internos utilizados por la industria, es decir, los servicios prestados internamente en la industria;

los servicios de apoyo prestados por la industria, es decir, los servicios prestados por la industria en relación con sus productos (por ejemplo, los servicios postventa);

los servicios integrados prestados por la industria, es decir, los servicios integrados en los productos fabricados por la industria (por ejemplo, los programas informáticos).

2.6

Los servicios a las empresas han experimentado un aumento considerable desde la década de los setenta. Actualmente representan un volumen de negocios de 2  000 millones de euros y dan empleo a 24 millones de personas. Aparte de los departamentos internos de prestación de servicios en las empresas de mayor envergadura, millones de empresas, en su mayoría pequeñas empresas y microempresas, operan en este ámbito. Los servicios a las empresas representan el 11,7 % de la economía de la UE.

2.7

El panorama es sumamente diversificado y no existe un denominador común. El tremendo impacto afecta a todos los estratos y relaciones sociales. Constituyen una de las fuerzas motrices del cambio y estimulan la revisión de los modelos empresariales. Contribuyen a una reorganización continua de las empresas públicas y privadas y los organismos públicos.

2.8

Durante las últimas décadas, los cambios se han visto impulsados de manera significativa por la automatización y las TIC (2). Asimismo, los acontecimientos en determinados sectores de servicios tienen a menudo efectos transversales sobre otros sectores.

2.9

Se están difuminando las fronteras tradicionales entre la producción industrial y los servicios. El desarrollo de la industria manufacturera ya no puede disociarse de los servicios, como en el pasado. En este contexto, el objetivo de la UE de aumentar el porcentaje de la industria manufacturera en el PNB europeo a un 20 % debe definirse nuevamente teniendo en cuenta el valor añadido de los servicios a las empresas. Sería más apropiado hablar de una cadena de valor centrada en la producción industrial (3).

2.10

En la escena internacional, Europa está obteniendo buenos resultados en líneas generales, aunque la industria europea está experimentando dificultades en algunos ámbitos. Un aumento de la productividad y la introducción dinámica de nuevas tecnologías puede tener un efecto positivo sobre la deslocalización. Por otra parte, se observa cierta reluctancia de la población a la renovación y una resistencia latente a la innovación. Esta tendencia merece especial atención por parte de los responsables políticos.

3.   El desarrollo de los servicios a las empresas y las interrelaciones en la industria

3.1

Los servicios a las empresas se encuentran en una fase muy dinámica. Debido a la revolución originada por internet, está aumentando el impacto de los servicios en las cadenas de producción y en el rendimiento general de las empresas. Las cadenas de producción funcionan actualmente con programas informáticos. La importancia de la mano de obra en la industria manufacturera está disminuyendo.

3.2

Esto contradice la teoría tradicional e indica que la industria manufacturera y los servicios a las empresas están cada vez más interrelacionados. Por consiguiente, cualquier distinción entre los dos a menudo es artificial. Hoy en día, las empresas utilizan insumos y producen bienes y servicios que incorporan componentes procedentes tanto de la industria manufacturera como del sector de los servicios. Esta interacción es un proceso bidireccional.

3.3

Puede sacarse la misma conclusión de los cambios que se están operando en la escena empresarial. Aunque los servicios suponen principalmente una actividad de apoyo, son factores clave en la fragmentación de las cadenas de valor. Entre otras cosas, contribuyen a la fragmentación de las empresas de mayor envergadura transformándolas de entidades relativamente estáticas en un conjunto de interacciones dinámicas combinadas entre elementos más o menos independientes, o al menos identificables, de dentro o fuera de la misma empresa (externalización). Como intermediarios flexibles y adaptables, los servicios apoyan estos procesos.

3.4

La fragmentación de la cadena de valor también reduce considerablemente las diferencias entre sectores, dado que las líneas divisorias entre estos se están difuminando. Se está dibujando un panorama totalmente nuevo, por ejemplo la producción de un automóvil por parte de Google, a sabiendas de que el 35 % de las inversiones en la producción de este tipo de vehículo se destina a programas informáticos y que se llega incluso al 50 % en la ingeniería y en la fabricación de maquinaria sofisticada.

3.5

Pese al reconocimiento general de la incidencia de los servicios en el conjunto de la economía y el empleo, sorprende la ausencia de análisis en profundidad a escala de la UE, que se debe en parte a los siguientes motivos:

dejando de lado algunas grandes empresas, el sector en general está formado por numerosas pequeñas empresas y microempresas que apenas están organizadas, por lo que la voz del sector de los servicios a las empresas a escala de la UE es muy débil;

es muy difícil, además, establecer clasificaciones fiables debido a un proceso dinámico y continuo de renovación e invención;

la atención exclusiva que desde hace tiempo se presta en la UE a la industria manufacturera le ha impedido analizar objetivamente la enorme repercusión de los servicios de apoyo.

3.6

Por tanto, los indicadores estadísticos tradicionales, que establecen claras distinciones entre la producción industrial y los servicios, no son capaces de reflejar la compleja estructura de las cadenas de valor. Las perspectivas de entrada/salida deberían poner de relieve, entre otras cosas, los sectores de servicios que ofrecen prestaciones a la industria manufacturera y en qué medida, y viceversa. Para ello, primero es necesario desarrollar nuevos conjuntos de indicadores estadísticos.

3.7

Unas estadísticas más precisas y detalladas constituirán un fundamento más adecuado para los debates políticos sobre la situación actual y los instrumentos que podrían utilizarse para mejorar la producción.

3.8

Las estadísticas también pueden ayudar a centrar el debate, entre otras cosas, en la supresión de barreras al comercio y la movilidad transfronterizos que tienen su origen en las reglamentaciones nacionales, la sobrerregulación y los derechos nacionales especiales que se conceden a profesiones del sector servicios, por ejemplo en materia de cualificaciones. La armonización y el reconocimiento transfronterizo de las cualificaciones profesionales debería facilitar la movilidad transfronteriza de las profesiones reguladas, lo que también resulta especialmente interesante para las pequeñas empresas y las microempresas.

3.9

Disponer de cifras globales para la UE pondrá de manifiesto las considerables diferencias existentes entre los países europeos. Un sector de servicios fuerte contribuye a una economía fuerte. Las infraestructuras, especialmente las de banda ancha, revisten una gran importancia. Es preciso protegerlas como es debido por motivos de protección de datos y para garantizar la continuidad del servicio. Algunos Estados miembros deberán realizar un esfuerzo considerable para ponerse al día en este ámbito.

3.10

Las cadenas de producción están más concentradas que en el pasado. El carácter interconectado de los mercados europeos y emergentes ha dado lugar a complejas redes económicas y de conocimientos, en las que los servicios constituyen una fuerza motriz. La deslocalización resultará menos eficaz, puesto que la industria dependerá de los servicios más especializados, intensivos en conocimientos y de alta calidad.

3.11

Europa conserva una ventaja comparativa en la producción de este tipo de servicio de gama alta, debido en especial a su mano de obra altamente cualificada y su nivel de I+D. Sin embargo, Europa no debe caer en el error de la complacencia. Además, debe tomar la iniciativa para mantener su ventaja competitiva. Para ello, en particular, se requieren políticas que fomenten niveles permanentemente elevados de inversión en I+D y una nueva mejora de las competencias de la mano de obra.

3.12

La interacción entre los proveedores de servicios y los clientes es de vital importancia. Los servicios a las empresas fomentan la producción — productos o instrumentos auxiliares — del cliente. Se han realizado avances gracias a una cooperación eficaz entre la oferta y la demanda, y la búsqueda de nuevas «arquitecturas». Con diferentes visiones y «lenguajes» se crean nuevas soluciones. En estos procesos, las soluciones creativas e individualizadas proceden de distintas disciplinas.

Cabe destacar la ausencia de empresas de tamaño medio. A excepción de los grandes prestadores de servicios como la empresa SAP, Europa está menos bien representada que los Estados Unidos en el importante sector de la prestación de servicios. En algunos sectores de tecnología punta Europa está prácticamente ausente a diferencia de los Estados Unidos. Los ejemplos de Google, Apple, Amazon y Microsoft, como maestros del juego en el que «el ganador se lo lleva todo», no hacen más que demostrar hasta qué punto resulta deplorable que Europa no esté representada en este campo.

3.13

En cuanto a los problemas que plantea la Directiva de servicios, la realización del mercado único de los servicios a las empresas debe ir acompañada de un compromiso de aprovechar las oportunidades de crecimiento y creación de empleo, manteniendo bajo control las posibles consecuencias negativas de la liberalización de los servicios como, por ejemplo, el dumping social y salarial.

3.14

En 2011, la Comisión hizo especial hincapié en la necesidad de una evaluación del papel de los servicios a las empresas intensivos en conocimientos. La conclusión general es que los servicios y, en particular los servicios a las empresas intensivos en conocimientos, desempeñan un papel cada vez más importante como insumos en los procesos de producción industrial. En realidad, estos dos elementos son inseparables y la producción del sector industrial depende cada vez más de la calidad de este tipo de servicios.

3.15

El mundo de la ciencia y las universidades también contribuyen de manera considerable a los servicios innovadores, interactuando con la industria. En el sector de los servicios a las empresas, se están creando start ups prometedoras en un número considerable de universidades. Esto se añade a la agrupación de la ciencia, las soluciones innovadoras y la industria. Además, esto genera otros efectos positivos ya que unos servicios de mayor calidad contribuyen a aumentar la cadena de valor en sectores en los que un país ya cuenta con capacidad tecnológica y una ventaja comparativa (4). La importancia de la industria manufacturera se ve considerablemente reforzada en el comercio internacional.

3.16

Dada la importancia de los servicios, se habla de la «terciarización de la industria manufacturera». La simbiosis entre la industria manufacturera y los servicios a menudo cambia la orientación de muchas empresas o incluso ámbitos de actividad en su totalidad. Los nuevos servicios permiten modificar los modelos de comercialización, porque ya no se centran en la venta de productos, sino en las necesidades (individuales) de los clientes. Otro ejemplo es que la industria manufacturera es cada vez más dependiente del diseño y la ejecución de los servicios a las empresas, que representan la parte más rentable de sus actividades.

3.17

En este contexto, aumentar al 20 % la parte la industria manufacturera en el PNB europeo de aquí a 2020 es un objetivo demasiado general. Más bien, se debería intentar crear las condiciones favorables para mejorar los procesos industriales de modo que la relación simbiótica entre la industria manufacturera y los servicios no solo permita ofrecer productos modernos mediante procesos de producción avanzados, sino que garantice la productividad.

3.18

La nueva ola de aplicaciones de las TIC es un proceso que se autoalimenta: los servicios generan servicios y, por consiguiente, su importancia para el conjunto de la economía aumenta de manera desproporcionada. Además, fomentan la productividad y estimulan los efectos transversales en todos los sectores de la economía, dando lugar a nuevas combinaciones. Darán también un nuevo impulso a la globalización.

3.19

Otro fenómeno es la comercialización simultánea, con los servicios, de un creciente número de productos que se agregan o incluso se incorporan a los mismos, lo cual conduce a su vez a nuevas alianzas y combinaciones.

4.   La cuarta revolución industrial: un cambio radical

4.1

La variedad y la repercusión de los servicios a las empresas se amplía considerablemente cuando se conecta con la cuarta revolución industrial, cuyo alcance es mucho mayor que el de los servicios a las empresas (5). Esta revolución sucede a las tres eras de mecanización, electricidad y TI. Ahora se trata únicamente de la introducción del internet de los servicios y el internet de los objetos.

4.2

Forman parte de este proceso varias iniciativas emprendidas en el ámbito empresarial y científico, algunas de las cuales contaban con el respaldo de autoridades públicas, destinadas a ajustar el procesamiento de la producción y crear nuevos productos. Una de estas iniciativas pioneras, puesta en marcha por el Gobierno alemán en 2012, es una hoja de ruta sobre la cuarta revolución industrial (6).

4.3

Existen actualmente otras iniciativas paralelas con características similares, por ejemplo:

la iniciativa neerlandesa «Industria Inteligente» de abril de 2014;

las estrategias de las regiones austríacas «Industria 4.0»;

las agrupaciones competitivas de la región valona;

el proyecto «El futuro de la industria manufacturera» patrocinado por el gobierno de Reino Unido;

la fundación Democenter — Sipe de la región de Emilia Romaña;

la Smart Manufacturing Leadership Coalition de EE. UU.; y

el centro de innovación Cyber-Physical Systems de la India (más amplio que el 4.0).

4.4

La fábrica inteligente del futuro es muy compleja y sofisticada, y se integra en una red que se ajusta con precisión gracias a aplicaciones y sistemas de software muy desarrollados. Esto dará lugar a una individualización progresiva — tanto para los clientes como los trabajadores — en el suministro y la explotación de productos y componentes inteligentes y hechos a medida.

4.5

El potencial para la industria y la economía es inmenso. Hay que promover la realización instantánea de los deseos del cliente, la flexibilidad, una optimización del proceso decisorio, una utilización eficaz de las materias primas y un valor añadido potencial gracias a los nuevos servicios. Es posible que estos avances encajen con las tendencias demográficas en Europa y sean positivos para el equilibrio entre la vida laboral y familiar, aumentando al mismo tiempo la competitividad en un entorno de renta alta.

4.6

En todos los sectores industriales, se contemplará la integración horizontal y vertical, así como la integración digital de la ingeniería de extremo a extremo en toda la cadena de valor. El libre acceso y la innovación impulsarán una puesta en red intensa.

4.7

Para no perder terreno ante competidores de terceros países, hay que poner en marcha plataformas comunes de la UE en materia de normalización de productos y servicios, que incluyan los elementos pertinentes en la cadena de valor.

4.8

Participarán empresas grandes y pequeñas. Las perspectivas de las pyme son buenas. Podrán recurrir con mucha mayor facilidad que en el pasado a los servicios y los sistemas de software. Se crearán nuevas oportunidades para las pymes de base regional, que también podrán integrarse más fácilmente en los procesos de internacionalización. Las pymes se beneficiarán en cualquier caso de la transferencia interdisciplinaria de conocimientos y tecnología.

4.9

Tal como se ha señalado anteriormente, la relación entre los clientes y los proveedores será mucho más estrecha en todas las categorías.

4.10

Las tecnologías informáticas existentes deben adaptarse a las exigencias específicas de la industria manufacturera y seguir desarrollándose. La investigación, la tecnología y las iniciativas de formación son necesarias para desarrollar metodologías en ámbitos como la ingeniería de la automatización, la modelización y la optimización de los sistemas.

4.11

Se necesita una infraestructura económica que incluya un desarrollo adecuado de infraestructuras de internet de banda ancha y medios de educación y formación adecuados. A este respecto, el CESE insiste una vez más en la necesidad de emprender una iniciativa de crecimiento, además de políticas presupuestarias saneadas (7). Los Estados miembros de la UE deberían sacar partido de la recuperación actual y aprovechar la oportunidad para intensificar urgentemente sus inversiones en las infraestructuras indispensables para la era de la «Industria 4.0».

4.12

«Industria 4.0» brindará a Europa una oportunidad irrepetible para perseguir varios objetivos con una sola inversión en infraestructuras. Su aplazamiento obraría en detrimento de la competitividad europea. Este tipo de inversión debería, por tanto, valorarse positivamente en las recomendaciones específicas para cada país en el marco del Semestre Europeo.

4.13

La hoja de ruta alemana tiene suficientemente en cuenta los aspectos sociales de este nuevo contexto. Involucra el conjunto de la sociedad y no únicamente la dirección y el personal de las empresas. Se trata de un cambio radical en el ámbito de la interacción entre el ser humano y la tecnología y el ser humano y su entorno. Las innovaciones tecnológicas deben situarse en su contexto sociocultural, ya que los cambios culturales y sociales también son en sí mismos importantes motores de innovación.

4.14

En el mismo orden de ideas, la innovación también se traduce en enfoques descentralizados en materia de dirección y gestión, así como en la responsabilidad de los trabajadores de tomar sus propias decisiones. Esto conlleva cambios fundamentales.

4.15

Deberían organizarse plataformas, seminarios y grupos de trabajo a escala nacional y de la UE, que asocien a las empresas, los interlocutores sociales, el mundo científico y las administraciones públicas. Estas plataformas y grupos de trabajo son fundamentales para definir la visión y las estrategias de gestión del proceso de transformación, procurando aprovechar las oportunidades y evitar escollos. El Grupo de Alto Nivel (véase más abajo) constituye un ejemplo de éxito en el diálogo entre las partes interesadas.

4.16

El nuevo mundo de las industrias y servicios digitales necesitará una plataforma de intercambio digital segura y fiable, con unos derechos de mercado claramente definidos y protegidos (8). En este mundo moderno e híbrido, es igualmente importante una plataforma de comunicación y cooperación.

5.   Consecuencias para la sociedad y los mercados de trabajo  (9)

5.1

Una sociedad dominada por el sector de los servicios y la digitalización tiene enormes consecuencias para el mercado de trabajo y la sociedad en su conjunto:

La «terciarización» de la economía conlleva una disminución del empleo en la clase media. Para detener e invertir esta tendencia, la creación de oportunidades laborales de ingresos medios debería ser un objetivo explícito de las políticas en materia de ajuste estructural. Para ello, instrumentos como las políticas activas del mercado laboral y las inversiones en educación y formación innovadoras deberían destacarse en las políticas de la UE para el sector industrial y el sector servicios. Deberían tomarse medidas encaminadas a examinar cómo los acuerdos colectivos pueden ayudar en este sentido.

Las personas, independientemente de su nivel, deben prepararse para adquirir un nuevo conjunto de aptitudes; por ello, en vistas del enorme desafío social, es muy importante fomentar planes educativos y un aprendizaje permanente actualizados. La transición afecta a todas las generaciones, por lo que también hay que brindar la oportunidad a los trabajadores de mayor edad a que actualicen continuamente sus aptitudes. Toda investigación o evaluación del proceso de transformación deberá ayudar a determinar debidamente cuáles son las cualificaciones y aptitudes necesarias para las profesiones.

El cambio está impulsado principalmente por (nuevas) pequeñas empresas y microempresas, mientras que las grandes empresas reducen su mano de obra. Este proceso se traduce en una fuerte progresión de las start-ups y los trabajadores por cuenta propia en toda Europa. Hoy en día, una persona puede crear una empresa de software durante el fin de semana, utilizando herramientas que se pueden adquirir fácilmente y que le permitirán desarrollar y probar rápidamente sus productos; se trata de un fenómeno denominado «lean start-up».

5.2

Resulta preocupante que este cambio radical en la economía, con todas sus consecuencias para la sociedad y el mercado de trabajo, siga sin analizarse suficientemente y debatirse ampliamente fuera de los círculos empresariales y científicos.

5.3

Por consiguiente, son muchas las razones por las que esta transición a perspectivas totalmente nuevas para la economía sea debatida ampliamente por los responsables políticos y la sociedad, tanto a escala nacional como de la UE. Este proceso incide en la vida cotidiana de numerosos ciudadanos en las regiones y pueblos, en términos tanto de empleo como de desempleo. Por tanto, también incidirá en las decisiones que tomen las personas sobre su propio futuro. Es preciso destacar y tener en cuenta suficientemente los aspectos sociales y culturales implicados.

5.4

La investigación sobre los rápidos cambios operados en el mercado de trabajo deben cartografiarse con precisión para sentar las bases de la educación y la formación del futuro y debería ser prioritaria en el marco del capítulo del programa Horizonte 2020 dedicado al «Liderazgo industrial».

5.5

Peligran numerosos empleos en situación vulnerable y, si este proceso no se gestiona correctamente, tendrá consecuencias sociales y políticas. La UE y los Estados miembros deben, por tanto, crear un entorno político y normativo que, además de proporcionar las nuevas tecnologías indispensables, garantice que se alcanzan los objetivos de mejorar las condiciones de vida y de trabajo, y evitar la polarización entre los grupos de renta baja y los de renta elevada.

5.6

La evolución es desigual de un país a otro. Es necesario revisar los programas tradicionales y adaptar los planes de estudios. El proceso ya está en curso en las empresas. La relación entre la educación y las empresas está cambiando para adaptarse al ritmo de las transformaciones industriales. Los trabajadores deben estar preparados para desarrollar aptitudes diferentes y, en general, más especializadas y deben estar capacitados para adaptarse a los cambios repentinos en la demanda de aptitudes.

5.7

Esta perspectiva no significa en modo alguno que haya que centrarse únicamente en las aptitudes técnicas. Las aptitudes intelectuales y sociales siguen siendo igual de importantes. Estos aspectos serán indispensables para seguir el ritmo de la evolución de la sociedad y de la necesidad de que la innovación social va de la mano con los cambios fundamentales de la economía.

5.8

En esta perspectiva global, el diálogo social a nivel empresarial, sectorial, nacional y europeo debe garantizarse a fin de examinar los cambios y las condiciones generales en la UE y en los Estados miembros, así como la manera de preparar debidamente la mano de obra.

6.   El Grupo de Alto Nivel sobre los Servicios a las Empresas: un primer paso

6.1

Durante demasiado tiempo, se ha desatendido la repercusión de la intensificación de los servicios a las empresas en el ámbito de la UE y en las políticas de la UE. El salto cualitativo que se espera hace que sea aún más necesario rectificar esta situación. Por tanto, el CESE acoge muy favorablemente, como primer paso, el informe del Grupo de Alto Nivel sobre los Servicios a las Empresas de 2013.

6.2

Aunque la Comisión participa en procesos que tiene relación con los efectos generales de los servicios a las empresas, en particular a través de la Agenda Digital y los proyectos de investigación e innovación, no se dispone de una visión de conjunto.

6.3

Los servicios a las empresas merecen un lugar destacado en una política industrial orientada al futuro. El informe del Grupo de Alto Nivel debería allanar el camino para obtener una visión completa de la situación y determinar las medidas convenientes a escala de la UE.

6.4

El Grupo de Alto Nivel define un gran número de servicios a las empresas, que van desde los servicios profesionales hasta los servicios de apoyo operativo, pasando por los servicios técnicos.

6.5

En particular, dejan claro que hasta la fecha los servicios a las empresas no se han tenido suficientemente en cuenta ni en la elaboración de las nuevas políticas de la Comisión, ni en los debates políticos del Consejo de Competitividad.

6.6

Paralelamente al Grupo de Alto Nivel, cinco grupos de trabajo han elaborado informes sobre: (i) el mercado único, (ii) la innovación, (iii) las competencias, (iv) las normas y (v) el comercio. Contienen numerosas observaciones analíticas y detalladas sobre el proceso en curso en los ámbitos examinados y los enfoques necesarios para las políticas y acciones de la UE.

6.7

Muchas de las observaciones y propuestas formuladas en los informes destacan la necesidad de realizar análisis en profundidad paralelamente a la prestación de un asesoramiento político mejor y más orientado a las pymes, conforme a lo que el CESE lleva años preconizado, al igual que numerosos expertos. El destacado papel que desempeñan las microempresas y las pequeñas empresas, así como el aumento exponencial de su número en el actual ciclo industrial, ponen de manifiesto una vez más la urgente necesidad de mejorar la reglamentación y las condiciones de las asociaciones para la innovación, y de centrarse especialmente en el acceso a la financiación.

6.8

Aparte de los obstáculos tradicionales a la prestación de servicios en comparación con los que afronta la industria manufacturera, el análisis muestra que, sorprendentemente, la actual fragmentación del mercado único de mercancías también tiene consecuencias perjudiciales adicionales para el desarrollo y el fomento de los servicios a las empresas. Europa sigue estando muy lejos de su objetivo de crear un gran mercado interior de servicios.

6.9

Las múltiples propuestas de mejora del entorno de los servicios a las empresas ponen de manifiesto el importante significado de estos en el nexo entre la industria manufacturera y los servicios y, por tanto, para la perspectiva del fortalecimiento de la industria manufacturera en Europa.

6.10

En consecuencia, el CESE opina que el trabajo del Grupo de Alto Nivel y los grupos de trabajo son un muy buen punto de partida para llevar a cabo un análisis detallado y para que la Comisión elabore propuestas concretas.

Bruselas, 16 de octubre de 2014.

El Presidente del Comité Económico y Social Europeo

Henri MALOSSE


(1)  El Grupo de Alto Nivel sobre los Servicios a las Empresas, constituido por la DG Empresa e Industria, presentó sus conclusiones en abril de 2014. En paralelo, cinco grupos de trabajo se centraron en ámbitos específicos.

(2)  Véase especialmente el dictamen del CESE TEN/549, «Configuración de la gobernanza de Internet», julio de 2014. (Pendiente de publicación en el DO).

(3)  Institut der Deutschen Wirtschaft, Colonia, 2013.

(4)  OECD Trade Policy Papers no. 148, «The role of services for competitiveness in manufacturing» (El papel de los servicios para la competitividad en el sector industrial), 2013.

(5)  En próximos dictámenes deberán debatirse más detenidamente las implicaciones de gran alcance de la industria 4.0.

(6)  Recomendaciones para aplicar la iniciativa estratégica de la industria 4.0, abril de 2013.

(7)  Véase el dictamen del CESE «Una industria europea más fuerte para el crecimiento y la recuperación económica. Actualización de la Comunicación sobre política industrial» aprobado en julio de 2013, especialmente el punto 1.2. DO C 327, 12.11.2013, p. 82.

(8)  Véase el dictamen del CESE TEN/550, «Ciberataques en la UE», aprobado en julio de 2014. (Pendiente de publicación en el DO)

(9)  Véase también el dictamen del CESE TEN/548, «Sociedad digital: acceso, educación, formación, empleo, herramientas para la igualdad», aprobado en julio de 2014. (Pendiente de publicación en el DO)


Top