Accept Refuse

EUR-Lex Access to European Union law

Back to EUR-Lex homepage

This document is an excerpt from the EUR-Lex website

Document 62009CN0214

Asunto C-214/09 P: Recurso de casación interpuesto el 12 de junio de 2009 por Anheuser-Busch, Inc. contra la sentencia del Tribunal de Primera Instancia (Sala Primera) dictada el 25 de marzo de 2009 en el asunto T-191/07, Anheuser-Busch, Inc./Oficina de Armonización del Mercado Interior (Marcas, Dibujos y Modelos) (OAMI), Budějovický Budvar, národní podnik

OJ C 193, 15.8.2009, p. 13–14 (BG, ES, CS, DA, DE, ET, EL, EN, FR, IT, LV, LT, HU, MT, NL, PL, PT, RO, SK, SL, FI, SV)

15.8.2009   

ES

Diario Oficial de la Unión Europea

C 193/13


Recurso de casación interpuesto el 12 de junio de 2009 por Anheuser-Busch, Inc. contra la sentencia del Tribunal de Primera Instancia (Sala Primera) dictada el 25 de marzo de 2009 en el asunto T-191/07, Anheuser-Busch, Inc./Oficina de Armonización del Mercado Interior (Marcas, Dibujos y Modelos) (OAMI), Budějovický Budvar, národní podnik

(Asunto C-214/09 P)

2009/C 193/18

Lengua de procedimiento: inglés

Partes

Recurrente: Anheuser-Busch, Inc. (representantes: V. von Bomhard, Rechtsanwältin, B. Goebel, Rechtsanwalt)

Otra parte en el procedimiento: Oficina de Armonización del Mercado Interior (Marcas, Dibujos y Modelos), Budějovický Budvar, národní podnik

Pretensiones de la parte recurrente

Que se anule la sentencia del Tribunal de Primera Instancia de las Comunidades Europeas de 25 de marzo de 2009 en el asunto T-191/07.

Que se condene en costas a la demandante en primera instancia.

Motivos y principales alegaciones

Anheuser-Busch invoca tres motivos en apoyo de su recurso de casación, a saber, en primer lugar, la infracción del artículo 41, apartado 2, frase tercera, del Reglamento (CE) no 207/2009 (1) en relación con las reglas 16, apartados 1 y 3, y 20, apartado 2, del Reglamento (CE) no 2868/95 de la Comisión, de 13 de diciembre de 1995, (2) por el que se establecen normas de ejecución del Reglamento (CE) no 40/94 del Consejo sobre la marca comunitaria; (3) en segundo lugar, una infracción del artículo 76, apartado 2, del Reglamento (CE) no 207/2009 y, en tercer lugar, la infracción del artículo 42, apartados 2 y 3, del Reglamento (CE) no 207/2009.

Los dos primeros motivos se refieren a cuestiones de procedimiento. Anheuser-Busch sostiene que son relevantes en este asunto. La Sala de Recurso sólo pudo pronunciarse sobre la oposición basada en el artículo 8, apartado 1, letra a), del Reglamento (CE) no 207/2009, por lo que se refiere a las cervezas, tomando en consideración el registro internacional anterior no238 203. Ello también significa que se ignoraron las alegaciones relativas a la cuestión de si la palabra «Budweiser» dominaba las marcas figurativas de Budvar, formuladas previamente durante el procedimiento de oposición.

El Tribunal de Primera Instancia se equivocó al considerar que Budvar no tenía la obligación jurídica de aducir la prueba de la validez continuada (es decir, de la renovación) de su registro internacional no238 203. Esta obligación resulta del artículo 41, apartado 2, frase tercera, del Reglamento (CE) no 207/2009 en relación con las reglas 16, apartados 1 y 3, y 20, apartado 2, del Reglamento de ejecución de 1995, y la notificación realizada por la OAMI el 18 de enero de 2002, en la que se reiteraba la invitación a Budvar a presentar «cualquier otro hecho, prueba o alegación en apoyo de su oposición». La obligación suponía que debían presentarse tales pruebas dentro del plazo señalado en dicha notificación, a saber, el 26 de febrero de 2002. Sin embargo, no se presentaron hasta el 21 de enero de 2004.

Por consiguiente, la conclusión del Tribunal de Primera Instancia de que el artículo 76, apartado 2, del Reglamento (CE) no 207/2009 no resultaba aplicable en relación con la presentación del certificado de renovación, por cuanto no había «fecha límite» para su presentación, era también equivocada, y constituía una infracción de dicha disposición. En realidad, existía una «fecha límite» y la Sala de Recurso debería al menos haber ejercido el poder discrecional que le confiere el artículo 76, apartado 2, respecto a la cuestión de si iba o no a tomar en consideración la prueba. El Tribunal de Primera Instancia interpretó la resolución de la Sala de Recurso en el sentido de que afirmaba que el certificado de renovación se había presentado dentro de la fecha límite. Como consecuencia, la infracción del artículo 76, apartado 2, se produce por la no utilización de la facultad discrecional por la Sala de Recurso, y por su confirmación por el Tribunal de Primera Instancia.

El Tribunal de Primera Instancia tampoco reconoció que la prueba de uso presentada por Budvar en apoyo de su oposición era insuficiente y se refería, además, a marcas comerciales distintas de aquella a la que se referían la resolución impugnada y la resolución de la Sala de Recurso en la que aquella se basaba, infringiendo de este modo el artículo 42, apartados 2 y 3, del Reglamento (CE) no 207/2009.


(1)  Reglamento (CE) no 207/2009 del Consejo, de 26 de febrero de 2009, sobre la marca comunitaria (DO L 78, p. 1).

(2)  Reglamento (CE) no 2868/95 de la Comisión, de 13 de diciembre de 1995, por el que se establecen normas de ejecución del Reglamento (CE) no 40/94 del Consejo, sobre la marca comunitaria (DO L 303, p. 1).

(3)  Reglamento (CE) no 40/94 del Consejo, de 20 de diciembre de 1993, sobre la marca comunitaria (DO L 11. p. 1).


Top