EUR-Lex Access to European Union law

Back to EUR-Lex homepage

This document is an excerpt from the EUR-Lex website

Document 32006D0063

2006/63/CE: Decisión de la Comisión, de 26 de noviembre de 2003 , referente al régimen de ayudas que la Región de Piamonte, Italia, se propone aplicar a favor de la reducción de la contaminación en su territorio [notificada con el número C(2003) 3520] (Texto pertinente a efectos del EEE)

DO L 32 de 4.2.2006, p. 82–90 (ES, CS, DA, DE, ET, EL, EN, FR, IT, LV, LT, HU, NL, PL, PT, SK, SL, FI, SV)

Legal status of the document In force

ELI: http://data.europa.eu/eli/dec/2006/63(1)/oj

4.2.2006   

ES

Diario Oficial de la Unión Europea

L 32/82


DECISIÓN DE LA COMISIÓN

de 26 de noviembre de 2003

referente al régimen de ayudas que la Región de Piamonte, Italia, se propone aplicar a favor de la reducción de la contaminación en su territorio

[notificada con el número C(2003) 3520]

(El texto en lengua italiana es el único auténtico)

(Texto pertinente a efectos del EEE)

(2006/63/CE)

LA COMISIÓN DE LAS COMUNIDADES EUROPEAS

Visto el Tratado constitutivo de la Comunidad Europea y, en particular, su artículo 88, apartado 2, párrafo primero,

Visto el Acuerdo sobre el Espacio Económico Europeo y, en particular, su artículo 62, apartado 1, letra a),

Visto el Reglamento (CE) no 659/1999 del Consejo, por el que se establecen disposiciones de aplicación del artículo 93 del Tratado CE (1),

Después de haber emplazado a los interesados para que presenten sus observaciones, de conformidad con el citado artículo,

Considerando lo siguiente:

1.   PROCEDIMIENTO

(1)

Mediante sendos escritos fechados respectivamente el 16 de diciembre de 2002, registrado por la Comisión el 18 del mismo mes y año (A/39321), y el 20 de diciembre de 2002, registrado el 31 del mismo mes y año (A/39483), las autoridades italianas notificaron, de conformidad con el artículo 88, apartado 3, del Tratado CE, un régimen de ayudas de la Región de Piamonte referente a la ampliación de la red de distribución para la venta de gas natural destinado a la automoción.

(2)

En escrito D/50722 de 3 de febrero de 2003 la Comisión solicitó información adicional sobre el régimen de ayudas notificado.

(3)

El 25 de marzo del 2003 las autoridades italianas remitieron información adicional en el escrito A/32278, registrado el 28 de marzo de 2003.

(4)

Mediante escrito SG(2003) D/229965 fechado el 28 de mayo de 2003, la Comisión informó a Italia de que había decidido incoar el procedimiento previsto en el artículo 88, apartado 2, del Tratado CE respecto de la medida propuesta.

(5)

La decisión de la Comisión de incoar el procedimiento fue publicada en el Diario Oficial de la Unión Europea  (2). La Comisión instó a las partes interesadas a presentar sus observaciones en el plazo prescrito (un mes), de acuerdo con el Reglamento (CE) no 659/1999.

(6)

La Comisión recibió observaciones de terceros con fecha de 29 de agosto de 2003 (Bundesverband der deutschen Gas- und Wasserwirtschaft e. V., BGW, Alemania), 1 de septiembre de 2003 (Bundesministerium der Finanzen, Alemania) y 2 de septiembre de 2003 (OMV Erdgas, Austria).

(7)

La respuesta oficial de Italia, toda vez que las autoridades italianas habían solicitado, el 10 de julio y el 5 de agosto de 2003, dos prórrogas del plazo fijado para la respuesta, concedidas por la Comisión el 7 de agosto de 2003, se remitió con escrito del 10 de octubre de 2003 (A/37006).

2.   DESCRIPCIÓN DETALLADA DEL RÉGIMEN

2.1.   Fundamento jurídico y objeto del régimen

(8)

La ayuda notificada se fundamenta en las disposiciones contenidas en las normas siguientes:

A.

Legislación principal

Deliberación de la Junta Regional (DGR) no 67-7675 de 11.11.2002: «Proyecto para la potenciación de la red de venta de metano para automoción. Transferencia a los ayuntamientos de fondos para la financiación de empresas que se propongan la realización de plantas de distribución de metano para automoción. Definición de los plazos para la presentación de los expedientes de candidatura y de los criterios para su valoración.».

B.

Legislación secundaria

Ley no 426 de 9.12.1998: «Nuevas intervenciones en materia de medio ambiente».

Decreto Ministerial de 22.12.2000: «Identificación de la red nacional de gasoductos conforme al artículo 9 del decreto legislativo no 164 de 23 de mayo del 2000».

Decreto Ministerial no 256 de 17.7.1998: «Reglamento por el que se dictan normas sobre facilidades para los vehículos de motor alimentados con metano o gases de petróleo licuado (GPL)».

Decreto Ministerial de 28.5.1999 de «Concesión de préstamos a las colectividades locales por parte de la Caja de Depósitos y Préstamos para la financiación de iniciativas en materia de medio ambiente previstas por la Ley no 426 de 9 de diciembre de 1998».

Decreto Ministerial de 5.4.2001 sobre «Ayudas directas a los ciudadanos para la adquisición de vehículos eléctricos, de metano y GPL, así como para instalaciones de metano y GPL».

Deliberación de la Junta Regional no 13-7622 sobre «Difusión del uso de metano y GPL, así como de otros tipos de motores innovadores de bajo impacto medioambiental en los parques móviles de servicio públicos. Definición de los criterios de reparto y transferencia de fondos a las provincias».

Deliberación de la Junta Regional no 62-6806 sobre «Criterios generales y modalidades de contribución del Plan de inversiones en transporte público local en el Piamonte con arreglo a la Ley 194/98. Asignación a la Dirección Regional de Transportes de 9 009 895,07 EUR con cargo al capítulo 25192/2002».

(9)

El régimen afecta a la ampliación de la red de estaciones de servicio para la distribución de gas natural (metano) para usos de automoción. Actualmente sólo hay doce instalaciones de este tipo en el territorio del Piamonte, en comparación con las 80 de Emilia Romaña y las 64 del Véneto. Se considera que el número citado es insuficiente para alcanzar el objetivo de Kyoto de reducción de emisiones de CO2, según lo establecido por las legislaciones nacional y regional, y para reducir el impacto ambiental de otras sustancias peligrosas presentes en la atmósfera, disminuyendo el nivel regional de los siguientes contaminantes: a) el dióxido de nitrógeno; b) las partículas finas; c) el benceno. Estas emisiones contaminantes son consecuencia de la congestión del tráfico y del uso excesivo de determinada mezcla de combustibles tradicionales. Por este motivo, la Región del Piamonte ha centrado su actuación en el transporte público y privado tanto en términos de circulación o estructura del parque móvil como en términos de distribución de carburante.

2.2.   Forma de la medida

(10)

La ayuda propuesta se concede bajo forma de subvención.

2.3.   Intensidad, beneficiarios y costes subvencionables

(11)

La ayuda asciende a 150 000 EUR por instalación de distribución. No se indica la intensidad. Los costes subvencionables y los beneficiarios se describen en la parte 4, «Observaciones de Italia».

2.4.   Presupuesto y duración

(12)

El presupuesto asciende a unos 5 millones EUR. La duración del régimen depende de la dotación presupuestaria prevista para los años 2002, 2003 y 2004.

3.   MOTIVOS PARA LA INCOACIÓN DEL PROCEDIMIENTO

(13)

En su Decisión de 28 de mayo de 2003 (en lo sucesivo, «la Decisión de incoación del procedimiento»), la Comisión expuso las dudas planteadas por el régimen notificado desde distintos puntos de vista.

3.1.   Dudas sobre el importe de la ayuda

(14)

La Comisión ha observado que el importe de la ayuda supera el máximo de 100 000 EUR en un período de tres años por cada empresa, fijado por el Reglamento (CE) no 69/2001 de la Comisión, de 12 de enero de 2001, relativo a la aplicación de los artículos 87 y 88 del Tratado CE a las ayudas de minimis  (3), y ha tomado nota de que las autoridades italianas no tenían intención de reducir el importe de la ayuda, previsto en 150 000 EUR por instalación de distribución, ya que dicha cantidad supondría el incentivo mínimo necesario para fomentar en la región la inversión en nuevas instalaciones de distribución.

3.2.   Dudas sobre la distancia de la red de las fronteras intracomunitarias y acerca del posible impacto de la medida sobre los intercambios intracomunitarios, dado que no se trata de una medida de minimis

(15)

En la Decisión de incoación del procedimiento, la Comisión observó que, a primera vista, subsiste un efecto potencial sobre el comercio, puesto que el gas natural es objeto de intercambios internacionales y las instalaciones de distribución pueden estar próximas a la frontera.

3.3.   Dudas sobre la propiedad de las instalaciones de distribución de gas natural y la identidad de los beneficiarios de la ayuda

(16)

En la Decisión de incoación del procedimiento la Comisión hizo referencia a una anterior Decisión sobre un caso análogo, la 1999/705/CE, de 20 de julio de 1999, relativa a la ayuda estatal concedida por los Países Bajos a 633 estaciones de servicio neerlandesas situadas en la frontera con Alemania (4). Tal Decisión fue confirmada por el Tribunal de Justicia por sentencia de 13 de junio de 2002 (5).

3.4.   Dudas en cuanto al impacto ambiental de la medida

(17)

La Comisión ha observado que, en su notificación, las autoridades italianas no han demostrado claramente la realidad de los beneficios para el medio ambiente que tendría que producir el régimen.

(18)

Dos cuestiones planteadas en la Decisión 1999/705/CE y en la posterior sentencia del Tribunal citada en el apartado 16 son especialmente importantes a efectos del presente caso.

(19)

En la Decisión de incoación del procedimiento, la Comisión insistió en la correcta identificación del «beneficiario», que podría ser distinto y no coincidente con la «instalación de distribución». Así sucedería, por ejemplo, si a) el mismo propietario tuviese o gestionase varias estaciones de servicio o b) si el mismo distribuidor presentara más de una petición de ayuda. De hecho, no resulta imposible que una gran sociedad petrolera controle efectivamente la gestión de una instalación de distribución como consecuencia de un acuerdo exclusivo de adquisición o de otro tipo de acuerdos.

(20)

Por tanto, con el fin de comprobar que no se produzca una acumulación incompatible de ayudas, la Comisión ha clasificado a los distribuidores en seis categorías, de las que las tres más pertinentes son las que siguen:

a)

la de los vendedores/propietarios («dealer-owned/dealer-operated», en lo sucesivo, «Do/Do»), en la que el vendedor es propietario del distribuidor, que gestiona por cuenta propia, y está a la vez vinculado a la petrolera (proveedor) por un acuerdo exclusivo de adquisición;

b)

la de los vendedores/arrendatarios («company-owned/ dealer-operated», en lo sucesivo, «Co/Do»), en la que el vendedor es arrendatario del distribuidor, que gestiona por cuenta propia, y está a la vez vinculado al proveedor por un acuerdo exclusivo de adquisición;

c)

la de los vendedores empleados («company-owned/ company-operated», en lo sucesivo, «Co/Co»), en la que la gestión del distribuidor corresponde a empleados o a sociedades controladas por la petrolera. Éstos no asumen los riesgos de la gestión y no tienen libertad para escoger a sus proveedores.

(21)

Corresponde a las autoridades italianas probar la identidad del auténtico propietario de las instalaciones de distribución, así como la naturaleza del vínculo contractual que una a proveedores y gestores. A tal fin, la Comisión formuló a las autoridades italianas dos preguntas referentes, respectivamente, a la propuesta de modificar el régimen para conformarlo a todas las disposiciones del Reglamento (CE) no 69/2001 (6), así como al régimen de propiedad de las instalaciones de distribución y a las dimensiones de las sociedades beneficiarias. En concreto, la Comisión deseaba saber si todos o algunos de los nuevos distribuidores iban a formar parte de una red de venta perteneciente a grandes empresas o compañías petroleras internacionales.

(22)

La Comisión ha considerado insuficientes las respuestas de las autoridades italianas. En efecto, por un lado, no podían excluir que varias instalaciones de distribución pertenecientes a una misma gran empresa pudieran presentar repetidas veces una solicitud de subvención. Por otro lado, no han presentado pruebas de que la relación contractual (7) fuese de tal naturaleza que vinculara al gestor (la entidad gestora de las instalaciones) con el proveedor sin dejarle ningún margen de decisión.

3.5.   Dudas en cuanto a los costes subvencionables

(23)

La Comisión ha observado que la ayuda a la inversión no está claramente ligada a ningún coste subvencionable con arreglo a las directrices comunitarias sobre ayudas estatales en favor del medio ambiente (8) y, en concreto, el apartado 37 de dichas directrices. Por otro lado, las ayudas a la inversión notificadas en el marco del régimen de referencia no corresponden a ninguno de los casos previstos en los apartados 29 (ayudas para la superación de normas comunitarias), 30 (ahorro energético), 31 (producción combinada de electricidad y de calor) y 32 (ayudas al fomento de fuentes de energía renovables) de las directrices sobre ayudas en materia de medio ambiente (9).

3.6.   Observaciones finales

(24)

A pesar de sus dudas, la Comisión ha reconocido que existía una presunción previa en el sentido de que las posibles distorsiones de competencia resultarían ciertamente limitadas.

(25)

La Comisión ha observado igualmente que el régimen tampoco se ajustaba a otras directrices u orientaciones.

4.   OBSERVACIONES DE ITALIA

4.1.   Sobre el impacto ambiental de la medida

(26)

En sus observaciones, las autoridades italianas opinan que, para alcanzar los objetivos de Kyoto, que han sido incorporados tanto en la legislación comunitaria como en la italiana, es necesario intervenir sobre una de las actividades humanas más contaminantes, es decir, el transporte por carretera (movilidad). El CO2, el PM10, el PM2,5 y el NO2 son los principales agentes contaminantes generados por tal actividad y el gas metano constituye la alternativa mejor a los carburantes tradicionales. Su difusión debería tener un impacto en el transporte público, en los parques móviles de utilidad pública y en el transporte de mercancías por carretera.

(27)

Además, en Piamonte la circulación de automóviles en los centros urbanos con más de diez mil habitantes está limitada. A este respecto, el gas metano puede desempeñar una función importante a la hora de alcanzar el objetivo de la movilidad sostenible.

(28)

El efecto alegado sobre las emisiones contaminantes generado por la sustitución de los vehículos alimentados con carburantes tradicionales (autobuses, camiones, furgones y demás) con vehículos de metano queda confirmado por los datos estadísticos facilitados por las autoridades regionales piamontesas.

(29)

La Comisión misma propuso la sustitución del 20 % de la gasolina y del gasóleo utilizados en el sector del transporte por carretera con carburantes alternativos, y el gas natural ha sido señalado como uno de los carburantes que pueden contribuir de forma significativa a este objetivo.

4.2.   Con respecto a la entidad de la ayuda

(30)

En sus observaciones, las autoridades italianas mantienen que una aportación de 150 000 EUR para cada instalación de distribución es la cantidad mínima necesaria para estimular y fomentar las inversiones destinadas a la realización de las infraestructuras, tanto como parte de una nueva instalación de distribución de metano para automoción, como en calidad de nuevo punto de venta (distribuidor e infraestructura conexa) en el ámbito de una instalación existente. La cantidad de 150 000 EUR se basa en el cálculo del incentivo mínimo en un sector cuya rentabilidad en condiciones normales de mercado se sigue considerando débil en razón de los largos plazos de amortización del capital y de sus márgenes de beneficio muy bajos. Así lo demuestra el hecho de que, en los últimos veinticinco años, solo se hayan instalado seis puntos de venta.

(31)

En apoyo de sus argumentaciones, las autoridades italianas facilitaron a la Comisión unas estimaciones sobre el margen de funcionamiento de un propietario de un distribuidor medio, basadas en los costes calculados para un distribuidor hipotético de metano para automoción conectado a un metanoducto con una presión comprendida entre los 5 y los 12 bar. El margen de funcionamiento, incluyendo los costes variables y los costes fijos, asciende a 0,069 EUR/m3 de gas vendido. Deduciendo los costes variables, el margen disminuye a 0,040 EUR/m3 (margen medio aplicado por el gestor), que puede reducirse más en razón de los costes fijos anuales (costes de personal, de mantenimiento de la instalación y administrativos), cifrados en 10 000 EUR anuales.

(32)

En el ejemplo citado por las autoridades italianas, solo el 2,51 % de la facturación anual de la estación de servicio es imputable al metano.

4.3.   En relación con los costes de inversión para las instalaciones de distribución

(33)

En su respuesta, las autoridades italianas han facilitado una lista detallada de los costes de inversión subvencionables. Se trata exclusivamente de las maquinarias y equipamientos indispensables para el suministro del gas y para la seguridad de la instalación; en concreto:

cabina de medición,

compresores,

bombonas de apagado,

paneles de control y mando de gas,

estructura de alojamiento de los compresores,

grupos frigoríficos,

cabinas eléctricas,

distribuidores por peso dobles,

marquesinas para cubrir los distribuidores de metano,

otros posibles equipamientos indispensables para el suministro del metano y para la seguridad de la instalación.

(34)

El coste de los artículos mencionados, los únicos subvencionables, asciende por término medio, según las autoridades italianas, a unos 500 000 EUR, si corresponden a sistemas de compresión capaces de tratar presiones de extracción del gas situadas entre los 5 y los 12 bar.

(35)

Entre los demás costes no subvencionables se encuentran: las conexiones a la red de gas, a la red eléctrica y a los demás servicios públicos (que, por término medio, ascienden a unos 100 000 EUR, con oscilaciones posibles que dependen mucho de la distancia y de la naturaleza del terreno); la compra de terrenos; las obras de construcción (conexiones viarias); los costes accesorios (proyecto, otorgamiento de los necesarios permisos y concesiones). Este tipo de costes corre enteramente a cargo del inversor.

(36)

Aunque no sea necesario seguir analizando los importes correspondientes a los costes de inversión, indicados por las autoridades italianas, de un punto de venta adicional para el gas natural en una estación de servicio ya existente, a partir del momento en que se adopte en relación con la medida propuesta una decisión de denegación de la ayuda, la Comisión considera aceptable un importe máximo de 300 000 EUR para los costes de instalación de un puesto de suministro de gas, sobre la base de las condiciones de mercado en otros Estados miembros.

4.4.   En cuanto a la distancia de la red respecto de las fronteras intracomunitarias y al posible impacto de la medida sobre los intercambios entre los Estados miembros

(37)

Dada la especial estructura de la oferta nacional y consideradas las opciones estratégicas adoptadas en el pasado para diversificar la oferta y para reducir la dependencia del petróleo, Italia presenta una cuota muy elevada de metano entre los principales carburantes para automoción.

(38)

El cuadro siguiente compara la situación de Italia con la de los demás países europeos (10).

País

Instalaciones de GPL

Instalaciones de metano

Alemania

396

356 (51 en construcción)

Austria

15

8

Bélgica

625

8

Bulgaria

36

0

Croacia

16

1

Dinamarca

465

1

Eslovaquia

25

4

Eslovenia

6

n.d.

España

39

10

Finlandia

3

5

Francia

1 962

12

Grecia

35

n.d.

Hungría

40

3

Irlanda

150

2

Italia

2 126

402

Luxemburgo

12

5

Noruega

31

4

Países Bajos

2 200

9

Polonia

3 300

8

Portugal

140

5

Reino Unido

1 254

13

República Checa

350

12

Rusia

342

208

Suecia

11

23

Suiza

14

27

Turquía

181

3

Ucrania

n.a.

87

(39)

El cuadro siguiente compara la situación en las distintas regiones italianas.

Región

Instalaciones de metano

Valle de Aosta

0

Piamonte

12 (11)

Liguria

7

Lombardía

29

Véneto

68

Friuli-Venezia Giulia

4

Trentino-Alto Adigio

3

Emilia-Romaña

81

Marcas

44

Abruzos

12

Molise

3

Toscana

51

Umbría

16

Lacio

13

Apulia

20

Campania

19

Basilicata

3

Calabria

1

Sicilia

6

Cerdeña

0

«Distribuidores blancos» (instalaciones independientes no recogidas a nivel regional): todas las clases de carburante

[976]

Total para Italia

392

(40)

De las 1 974 (12) instalaciones de distribución de carburante para automoción existentes en el Piamonte (en 1980 existían 3 753), las que también tienen autorización para suministrar metano son 14, de las que 12 están en funcionamiento. De estas últimas, seis fueron construidas en los últimos 25 años. Las provincias de Turín y Alessandria presentan la proporción más elevada (seis instalaciones cada una), seguidas por Cúneo y Novara, en las que existe, respectivamente, una sola instalación. Asti, Biella, Verbania y Vercelli carecen de instalaciones.

(41)

La dotación prevista permitirá únicamente la construcción de 33 instalaciones. Por lo que toca a la demanda, en Piamonte circulan unos 5 500 vehículos de metano (que corresponden a un 0,16 % del parque de vehículos). En Italia los vehículos de metano son unos 330 000, es decir, un 0,80 % del parque de vehículos.

(42)

Por lo que respecta a la proximidad de las instalaciones a la frontera y las posibles consecuencias sobre los intercambios entre Estados miembros, las autoridades italianas argumentaron lo que sigue:

La autonomía de los vehículos de metano es de unos 300 km. Por lo tanto, el suministro de metano debe producirse necesariamente en los puntos de venta disponibles durante el horario de apertura (la actual normativa italiana excluye la posibilidad del recurso al autoservicio).

La distribución territorial de los metanoductos condiciona considerablemente la localización de las instalaciones que, para resultar rentables, han de estar situadas a corta distancia del metanoducto más cercano. La cartografía facilitada por las autoridades regionales indica el recorrido de los dos metanoductos más próximos a la frontera entre Italia y Francia: 1) el metanoducto «Val di Susa» conecta a Salbertrand con Bardonecchia, a través de Oulx; 2) el metanoducto «Val Chisone» sigue el alineamiento del valle entre Roure y Cesana Torinese, a medio camino entre Sestrière y Clavière, en la frontera francesa. Los dos metanoductos están conectados a través de Sauze d’Oulx.

Las autoridades regionales piamontesas mantienen que las estaciones de servicio de gas metano en Italia no compiten en absoluto con las instalaciones francesas existentes o futuras y que no falsean ni amenazan con falsear la competencia de forma tal que salgan perjudicados los intercambios entre los Estados miembros conforme al artículo 87, apartado 1, del Tratado CE. Por el contrario, el incremento previsto de los vehículos de metano en Piamonte podría, gracias al incremento de los flujos de tráfico transfronterizo, ocasionar un incremento de las ventas de metano también en las estaciones de servicio no italianas, situadas en Francia o en otros Estados miembros.

(43)

En conclusión, la situación anteriormente descrita excluye cualquier impacto negativo en el plano transfronterizo de los distribuidores piamonteses de metano y sugiere, por el momento, simplemente un efecto localizado, es decir, regional, de la medida y un efecto potencial positivo para el futuro.

4.5.   En relación con la propiedad de las instalaciones de distribución de metano y con la identidad de los beneficiarios de la ayuda (naturaleza del acuerdo entre proveedor y gestor)

(44)

El sector de la oferta de carburantes (distribución) fue liberalizado en 1998 (13).

(45)

Tienen derecho a la autorización todos los operadores que cumplan los requisitos subjetivos y objetivos correspondientes (seguridad, normas mínimas de servicio, protección del medio ambiente, etc.). La autorización corresponde a la administración municipal competente. La medida no distingue en función de las dimensiones o del poder de mercado de los inversores y está destinada tanto a las grandes empresas petroleras como a los gestores autónomos, ya presentes en el mercado o que deseen entrar en el mismo. Los límites presupuestarios sólo permiten la construcción de 33 instalaciones. Los beneficiarios serán seleccionados sobre la base de un procedimiento abierto (convocatoria de concurso público).

(46)

El titular de la autorización puede decidir que gestionará directamente su instalación o que la confiará a terceros (gestores) conforme a un contrato de cesión gratuita del uso de una duración mínima de seis años (renovable) o de acuerdo con un contrato de suministro de carburantes (14).

(47)

Los titulares de autorizaciones pueden ser empresas petroleras con marca propia (ERG, Tamoil) o sujetos autónomos (los llamados «retisti» o miembros de una red). A partir de los datos facilitados por las autoridades italianas, las empresas petroleras con marca propia son titulares, aproximadamente, de un 65 % de las instalaciones existentes en el Piamonte, mientras que los sujetos autónomos son titulares del restante 35 %.

(48)

Cuando el titular de la autorización es una compañía petrolera, el modelo dominante, tanto en el Piamonte como a escala nacional, es el de las instalaciones de distribución propiedad de la compañía petrolera gestionadas por terceros («Co/Do»), en cuyo caso el vendedor es arrendatario de la estación de servicio, que gestiona por cuenta propia, y está vinculado al proveedor y licenciatario por un acuerdo exclusivo de adquisición («somministrazione» o suministro) o por un contrato de cesión gratuita de uso («comodato petrolifero» o préstamo petrolero) (15). En este caso, la instalación de distribución tiene la marca de la compañía petrolera propietaria de la estructura, que lleva a cabo todas las inversiones necesarias para la transformación y la modernización de la instalación. El gestor adquiere los carburantes a la compañía petrolera pagando la mercancía en un plazo de tres o cuatro días. El gestor, que ha pasado a ser propietario exclusivo de los carburantes (metano/GPL), los vende a un precio fijado libremente, pero la compañía puede aconsejar un precio de venta al público, indicar un precio máximo o ambas cosas.

(49)

En el Piamonte, sólo en diez casos se ha adoptado el modelo «Co/Co», en el que la sociedad petrolera propietaria de la estación de servicio se encarga directamente también de la gestión. Ninguna de estas estaciones de servicio vende metano.

(50)

Los contratos o acuerdos entre las compañías petroleras (propietario-titular de la autorización) y la asociación de gestores fueron notificados a la «Autorità Garante della Concorrenza e del Mercato» (Autoridad de Garantía de la Competencia y del Mercado), que los aprobó.

(51)

Para el 35 % restante de las instalaciones, en las que los vendedores son también propietarios, «Do/Do», el gestor (miembro de la red) estipula un contrato con una compañía petrolera por el que se le cede la marca y se prevé la compra en exclusiva de carburantes (16).

5.   OBSERVACIONES DE LAS PARTES INTERESADAS

(52)

Todas las partes interesadas que han remitido observaciones, conforme al artículo 6, apartado 1, del Reglamento (CE) no 659/1999 (17), están de acuerdo en apoyar la postura de la región del Piamonte por lo que toca a la necesidad de fomentar el uso del metano en el sector del transporte por motivos ambientales.

(53)

OMV Erdgas subraya los efectos benéficos para el medio ambiente que la iniciativa propuesta debería suponer y la importancia de fomentar el uso del metano como objetivo de política ambiental. El uso del metano como combustible para automoción ha supuesto un esfuerzo de reconversión considerable por parte de las principales casas automovilísticas en Europa (Fiat, Opel, Volvo, Renault, VW, Ford y Mercedes) y está influyendo profundamente en el sector de los vehículos comerciales. No obstante, el mercado del metano todavía no ha alcanzado un grado avanzado de madurez y precisa de nuevas inversiones. El primer paso en esta dirección consiste en el desarrollo de una infraestructura adecuada de estaciones de servicio que, dado el número limitado de vehículos alimentados con metano que circulan en Europa, todavía no es rentable. La propuesta de Directiva presentada por la Comisión el 7 de noviembre de 2001 estableció como objetivo para el 2020 un uso del metano para automoción igual al 10 % del mercado de los combustibles (18). Por consiguiente, resulta necesario y justificado apoyar la construcción de la infraestructura para el gas metano. Además, OMV Erdgas subraya la importante diferencia que presenta el régimen propuesto por el Piamonte respecto del proyecto neerlandés, que prevé la concesión de ayudas a las estaciones de servicio neerlandesas ubicadas en la frontera con Alemania para compensar el diferencial en los impuestos especiales aplicados en las regiones fronterizas y permite, de esta forma, que los distribuidores neerlandeses compitan con las estaciones de servicio alemanas del otro lado de la frontera en igualdad de condiciones. Esto no sucede en el caso del Piamonte.

(54)

Asimismo, el Gobierno Federal alemán subraya en sus observaciones la sustancial diferencia entre los casos neerlandés e italiano. Ante todo, es evidente que la norma de minimis no tiene aplicación a la norma adoptada por la región del Piamonte y que cualquier discusión al respecto carecería de objeto. Por otro lado, el Gobierno alemán considera que la medida de referencia corresponde al ámbito de las directrices comunitarias sobre ayudas estatales en favor del medio ambiente y que debe valorarse a la luz de tales directrices en razón de su objetivo declarado, que ha de distinguirse de sus efectos. Los demás argumentos alegados por el Gobierno alemán no son distintos de los expuestos por OMV Erdgas (19).

(55)

BGW (Bundesverband der Deutschen Gas und Wasserwirtschaft), la Asociación federal de los sectores del agua y del gas, elogia la iniciativa del Piamonte y expone medidas parecidas así como las iniciativas emprendidas en Alemania con el fin de implantar un mercado del metano para automoción. El argumento principal es que las instalaciones de distribución de gas metano en Italia no compiten en absoluto con los distribuidores alemanes y que no hay ningún indicio de distorsión o amenaza de distorsión de la competencia que sea perjudicial para los intercambios entre Estados miembros conforme al artículo 87, apartado 1, del Tratado CE. Por el contrario, el aumento previsto del número de vehículos alimentados por metano en el Piamonte podría suponer, gracias a un incremento de los flujos de tráfico transfronterizo, un aumento en las ventas de metano también en las estaciones de servicio alemanas, lo que es, de por sí, un elemento positivo. Conviene observar que las autoridades regionales piamontesas se han valido de la misma argumentación respecto de Francia.

6.   VALORACIÓN

6.1.   Legalidad de la ayuda

(56)

Las autoridades italianas han cumplido su obligación, con arreglo al artículo 88, apartado 3, del Tratado, al notificar la ayuda a la Comisión antes de proceder a su aplicación.

6.2.   Existencia de una ayuda conforme al artículo 87, apartado 1, del Tratado CE

(57)

Con arreglo al artículo 87, apartado 1, del Tratado CE «son incompatibles con el mercado común, en la medida en que afecten a los intercambios comerciales entre Estados miembros, las ayudas otorgadas por los Estados o mediante fondos estatales, bajo cualquier forma, que falseen o amenacen falsear la competencia».

(58)

La medida del Piamonte constituye una ventaja concedida mediante recursos públicos (subvenciones iguales a 150 000 EUR procedentes del presupuesto de la región del Piamonte) a favor de determinadas empresas (los titulares de las autorizaciones, los propietarios de las estaciones de servicio). Por lo tanto, la medida tiene una finalidad selectiva. No obstante, sobre la base de las pruebas aportadas por las autoridades italianas después de que la Comisión decidiera incoar el procedimiento formal de investigación, el efecto sobre los intercambios entre Estados miembros con arreglo al artículo 87, apartado 1, del Tratado ha resultado nulo.

(59)

Sin embargo, ha de observarse que la medida podría condicionar los intercambios si hubiese competencia entre los distribuidores italianos que reciban una subvención de la región del Piamonte y los distribuidores de metano de otro Estado miembro. A este respecto, procede subrayar que el único Estado miembro con el que la región del Piamonte tiene frontera común es Francia. En su mayor parte, la frontera se caracteriza por montañas que sólo pueden atravesarse en un vehículo por los pasos alpinos o bien por túneles de autopista de peaje. Además, los distribuidores deben conectarse a los gasoductos existentes dentro de los límites regionales. Tal como ya se ha señalado, los dos gasoductos más cercanos a la frontera entre el Piamonte y Francia cruzan los Alpes en Bardonecchia y en Cesana Torinese, localidades accesibles desde Francia, respectivamente, por la galería de peaje del Fréjus y el paso del Montgenèvre. Por lo tanto, contrariamente a cuanto sucedía en el caso objeto de la Decisión no 1999/705/CE, no resulta concebible que un automovilista pueda cruzar la frontera con el fin de adquirir metano por un precio inferior. Además, la autonomía de un motor alimentado con metano es inferior a la de un vehículo de gasolina (300 km en comparación con un mínimo de 600 km) y el suministro de metano sólo puede realizarse durante el horario de apertura de la estación de servicio.

(60)

Por otro lado, debe observarse que los intercambios podrían verse perjudicados por la medida si la misma empresa pudiese recibir varias subvenciones para la construcción de otras tantas instalaciones de distribución de metano. A este respecto, se señala que, por motivos presupuestarios, sólo está prevista la construcción de 33 distribuidores nuevos. Las subvenciones se concederán previa convocatoria de concurso público. En la práctica, sólo las estaciones de servicio existentes recibirán las subvenciones, ya que una estación de servicio nunca podrá ser rentable si se limita a vender sólo metano. De las 1 974 estaciones de servicio existentes en la región del Piamonte, sólo diez son gestionadas directamente por la empresa propietaria («Co/Co»), es decir, por la propia compañía petrolera. La gestión de las restantes 1 964 instalaciones de distribución corresponde a vendedores que son sus propietarios, «Do/Do» (aproximadamente un 35 %), mientras que cerca de un 65 % es propiedad de la compañía petrolera, pero su gestión la lleva a cabo un tercero («Co/Do»). En el caso que nos ocupa, no existe un mecanismo parecido a la cláusula referente al sistema de gestión de los precios (SGP), con arreglo a la cual, en los modelos «Do/Do» y «Co/Do» la subvención va a compensar a la compañía petrolera como sucedía en el caso regulado por la Decisión 1999/705/CE (20) de la Comisión. Por lo tanto, la misma sociedad puede recibir varias subvenciones sólo en la fórmula «Co/Co». Suponiendo que las 33 subvenciones se distribuyan en proporción a los porcentajes de las clases de instalaciones existentes: «Co/Co», «Do/Do» y «Co/Do», no es posible que una compañía petrolera reciba varias subvenciones. Además, conviene mencionar que actualmente ninguna de las catorce estaciones de servicio que venden metano es de la clase «Co/Do». Además, las autoridades italianas se han comprometido a no conceder ninguna ayuda a este tipo de estaciones de servicio. De acuerdo con tales consideraciones, resulta, por lo tanto, inconcebible que una compañía petrolera pueda recibir varias subvenciones y que ello pueda influir en los intercambios entre Estados miembros conforme al artículo 87, apartado 1, del Tratado CE.

6.3.   Conclusión

(61)

A la luz de cuanto antecede, la Comisión considera que el régimen de ayudas notificado por la región del Piamonte para la ampliación de la red de distribución de venta de gas natural para automoción no constituye ayuda estatal conforme al artículo 87, apartado 1, del Tratado CE.

HA ADOPTADO LA PRESENTE DECISIÓN:

Artículo 1

La medida que la región Piamonte de Italia pretende aplicar con el fin de reducir las emisiones de gas de efecto invernadero con la «Delibera della Giunta Regionale (DGR) n. 67-7675» (Deliberación de la Junta Regional) de 11 de noviembre de 2002, no constituye ayuda estatal.

Artículo 2

El destinatario de la presente Decisión será la República Italiana.

Hecho en Bruselas, el 26 de noviembre de 2003.

Por la Comisión

Mario MONTI

Miembro de la Comisión


(1)  DO L 83 de 27.3.1999, p. 1.

(2)  DO C 183 de 2.8.2003, p. 5.

(3)  DO L 10 de 13.1.2001, p. 30.

(4)  DO L 280 de 30.10.1999, p. 87.

(5)  Asunto C-382/99 «Reino de los Países Bajos contra Comisión de las Comunidades Europeas», Rec. [2002], p. I-5163.

(6)  Véase la nota 3.

(7)  Por ejemplo, un acuerdo de adquisición exclusiva u otro acuerdo vinculante y, en su caso, cláusulas especiales de exclusividad que vinculen al proveedor y a la instalación de distribución.

(8)  DO C 37 de 3.2.2001, p. 3.

(9)  En los apartados 68 a 71 de las directrices comunitarias sobre ayudas estatales en materia de medio ambiente (DO C 37 de 3.2.2001, p. 3) se hace referencia al compromiso incluido en el Protocolo de Kyoto, firmado por los Estados miembros y por la Comunidad, de limitar o reducir las emisiones de gas de efecto invernadero, pero se afirma también que «es prematuro definir desde ahora las […] condiciones de autorización [de las ayudas que en su caso concedan los Estados miembros con tal fin]».

(10)  Assogasliquidi Consorzio ECOGAS.

(11)  El dato para el Piamonte sube a 14 si se tienen en cuenta dos «distribuidores blancos».

(12)  Situación actualizada a junio de 2003.

(13)  Como consecuencia del Decreto Legislativo no 32/1998.

(14)  Llamados respectivamente «contratto di comodato» (contrato de préstamo) y «contratto di somministrazione» (contrato de suministro).

(15)  En referencia a la discusión sobre el precedente neerlandés, véanse los apartados 17 a 22.

(16)  Llamado «contratto di convenzionamento» (convención). Este tipo de contratos tiene una duración variable, a menudo anual, y, en todo caso, inferior a cinco años.

(17)  Véase la nota 1.

(18)  La Comisión no ha considerado en profundidad tales observaciones, aunque no las comparta necesariamente en su totalidad, a la luz de su conclusión de que la medida de referencia no constituye ayuda.

(19)  El Gobierno alemán cita otros documentos o programas de la Comisión en apoyo de su postura: el Libro Verde de la Comisión «Hacia una estrategia europea de seguridad en el aprovisionamiento energético»; la Directiva 1999/30/CE (relativa a los valores límite de calidad del aire ambiente para las partículas de varias sustancias); el Libro Blanco de la Comisión «La política europea de los transportes hasta el 2010»; los programas comunitarios de I+D Civitas I y Civitas II (transportes urbanos limpios); la Comunicación de la Comisión relativa a los combustibles alternativos para el transporte por carretera y a un conjunto de medidas para promover el uso de biocarburantes [COM(2001) 547 final].

(20)  Véase especialmente el apartado 85 de la Decisión.


Top