EUR-Lex Access to European Union law

Back to EUR-Lex homepage

This document is an excerpt from the EUR-Lex website

Document 52022IE2145

Dictamen del Comité Económico y Social Europeo sobre «Mejorar la movilidad laboral para apoyar la recuperación económica» (Dictamen de iniciativa)

EESC 2022/02145

OJ C 75, 28.2.2023, p. 50–55 (BG, ES, CS, DA, DE, ET, EL, EN, FR, GA, HR, IT, LV, LT, HU, MT, NL, PL, PT, RO, SK, SL, FI, SV)

28.2.2023   

ES

Diario Oficial de la Unión Europea

C 75/50


Dictamen del Comité Económico y Social Europeo sobre «Mejorar la movilidad laboral para apoyar la recuperación económica»

(Dictamen de iniciativa)

(2023/C 75/08)

Ponente:

Philip VON BROCKDORFF

Decisión de la Asamblea

20.1.2022

Base jurídica

Artículo 52, apartado 2, del Reglamento interno

 

Dictamen de iniciativa

Sección competente

Empleo, Asuntos Sociales y Ciudadanía

Aprobado en sección

29.9.2022

Aprobación en el pleno

26.10.2022

Pleno n.o

573

Resultado de la votación

(a favor/en contra/abstenciones)

101/0/0

1.   Conclusiones y recomendaciones

1.1.

El CESE ha recordado en una serie de dictámenes la importancia que reviste la movilidad laboral y ha señalado que, a lo largo de los años, esta movilidad ha aumentado dentro de la UE, pero solo a un ritmo moderado.

1.2.

El CESE considera que es necesario analizar más a fondo por qué —independientemente de las restricciones causadas por la pandemia— el número de personas móviles en edad de trabajar está creciendo en la UE en una proporción menor que en años anteriores. Pide también que se lleve a cabo un estudio para determinar el coste económico del estado actual del mercado laboral.

1.3.

El CESE recomienda adoptar medidas nacionales más eficaces que den prioridad a las políticas activas de mercado de trabajo, como las prestaciones vinculadas al trabajo para los trabajadores de la Unión y de terceros países.

1.4.

EL CESE pide a la Comisión Europea que, como parte de las recomendaciones específicas por país, incluya en el Semestre Europeo indicadores para supervisar las políticas nacionales que de una u otra manera restringen la movilidad de los trabajadores en toda la UE.

1.5.

El CESE pide, asimismo, a la Comisión Europea que analice la evolución negativa de la movilidad laboral, especialmente la fuga de cerebros en determinados sectores y regiones. Al mismo tiempo, las medidas de lucha contra la fuga de cerebros deben ir asociadas a aquellas que promueven una convergencia social y económica al alza.

1.6.

El CESE también recomienda que los Estados miembros sigan mejorando sus portales pertinentes con la inclusión de las condiciones mínimas de trabajo exigidas por la legislación nacional para evitar abusos. Pide, asimismo, que se redoblen los esfuerzos para mejorar las competencias lingüísticas.

1.7.

El CESE pide a los Estados miembros que faciliten la movilidad de las personas con discapacidad.

1.8.

El CESE también considera que la igualdad de género es un factor importante para mejorar la movilidad laboral en la UE, como se señala en el Dictamen SOC/731 (1).

1.9.

El CESE pide a la Comisión Europea que supervise continuamente la coordinación de la seguridad social y garantice soluciones comunes a las nuevas situaciones que vayan surgiendo, como el teletrabajo desde el extranjero. Además, pide que se intensifiquen los esfuerzos para crear un número europeo de seguridad social como posible solución para superar los obstáculos en el acceso a la seguridad social en situaciones transfronterizas.

1.10.

El CESE señala que unas buenas condiciones de trabajo y empleo, así como aspectos relacionados con la calidad de vida, por ejemplo la disponibilidad de escuelas e instalaciones recreativas de calidad, son necesarias para que las empresas mantengan una ventaja competitiva y atraigan a trabajadores cualificados.

1.11.

El CESE señala asimismo que la pandemia de COVID-19 hizo que aumentaran claramente las oportunidades de teletrabajo. Cada vez son más los trabajadores que tienen interés en trabajar a distancia desde el extranjero durante un período corto o de manera temporal. Por lo tanto, espera con interés las próximas negociaciones de los interlocutores sociales sobre una Directiva en la materia.

1.12.

El CESE pide que se cree una red de puntos de información a escala de la UE, que incluya no solo servicios en línea, sino también servicios físicos y telefónicos, con el fin de ayudar a los trabajadores y a los empleadores a hacer frente a las consultas en ámbitos como los servicios bancarios y de seguros.

1.13.

Por último, el CESE subraya la importancia del análisis estadístico en curso de los flujos de movilidad laboral para ayudar a abordar la inadecuación de las capacidades en los mercados de trabajo de la UE y evaluar el impacto de acontecimientos como la guerra de Ucrania y los movimientos de personas en edad de trabajar dentro de los Estados miembros de la UE y entre ellos.

2.   Observaciones generales

2.1.

En un momento de gran incertidumbre económica, con la revisión a la baja de las previsiones económicas y con un probable aumento de los tipos de interés en la zona del euro para contrarrestar las altas tasas de inflación que se avecinan, la movilidad laboral en la UE podría desempeñar un papel crucial en la recuperación económica y las perspectivas de crecimiento de la UE. En general, se reconoce que la libre circulación de trabajadores y servicios contribuye al crecimiento económico y a la cohesión de la Unión y crea oportunidades de empleo en el mercado único. El efecto es claro: un aumento de la movilidad para cubrir las vacantes existentes mejora la asignación de los recursos laborales y aumenta la producción económica y el bienestar, sobre todo si las condiciones de trabajo que se ofrecen son justas. El mercado laboral de la UE también se basa en el principio de igualdad de trato consagrado en el artículo 45 del TFUE y especificado en una serie de normas de Derecho derivado. En general, la economía de la UE se verá beneficiada por el aumento de la movilidad laboral. Sin embargo, para cada Estado miembro puede haber ganancias y pérdidas, dependiendo de los efectos a largo plazo de la dirección de los flujos de movilidad. A corto plazo, la movilidad laboral sería beneficiosa para los países de origen que se caracterizan por un desempleo estructural. Sin embargo, los efectos netos para los países receptores dependerían en gran medida, entre otras cosas, de las condiciones laborales ofrecidas a los trabajadores.

2.2.

El CESE se ha referido en una serie de dictámenes a la importancia de la movilidad laboral y ha señalado que la movilidad laboral dentro de la UE ha aumentado a lo largo de los años, pero a un ritmo moderado y, en términos porcentuales, sigue estando por detrás de la movilidad laboral en los Estados Unidos. Según un estudio realizado por la Dirección General de Política Regional y Urbana de la Comisión Europea, la población estadounidense que se ha trasladado a otro Estado representa alrededor del 2,8 % del total de la población en edad de trabajar, mientras que en la UE el porcentaje es de alrededor del 1,2 % (2).

2.3.

Según las estadísticas de población de Eurostat para 2019, en la UE trece millones de personas en edad de trabajar (20-64) se trasladaron de un Estado miembro a otro. Sin embargo, el número de personas móviles en edad de trabajar creció en la UE en un porcentaje menor que en años anteriores, y la pandemia no ha contribuido a aumentar esta cifra.

2.4.

La Encuesta de Población Activa de la UE de 2019 indicó una cifra de 11,9 millones de personas móviles de la UE en edad de trabajar (definidos como ciudadanos de la UE que residen en un Estado miembro distinto de su país de ciudadanía), de los cuales 9,9 millones eran trabajadores móviles activos (definidos como ciudadanos de la UE que aceptan un empleo en un Estado miembro diferente sin necesidad de obtener un permiso de trabajo), lo que representaba el 4,2 % del total de la mano de obra de los entonces veintiocho Estados miembros. La salida del Reino Unido de la UE ha reducido obviamente las oportunidades de trabajo para los ciudadanos de la UE y los principales países de destino son ahora Alemania, Francia, Italia y España.

2.5.

Rumanía y Polonia son los países de origen más importantes de los trabajadores móviles activos, y los principales sectores de actividad económica de estas personas en la UE son la industria manufacturera y el comercio mayorista y minorista. La construcción, el transporte, la asistencia social y los servicios domésticos, el turismo y la agricultura también son sectores relativamente importantes.

2.6.

El número de trabajadores transfronterizos en la EU-28 era de 1,5 millones y, de nuevo, tras la salida del Reino Unido de la UE, el número ha disminuido, siendo los principales países de residencia de estos trabajadores Francia, Alemania y Polonia, con otros flujos notables entre Eslovaquia, Hungría y Austria. El CESE señala que la movilidad laboral dentro de la UE está motivada por diversas razones, dependiendo de la situación personal de cada persona, en particular las diferencias salariales entre el país de acogida y el país de residencia del trabajador transfronterizo. La decisión de trasladarse al extranjero para trabajar puede basarse en una combinación de varias razones, entre ellas el empleo estacional en sectores como la agricultura y el turismo. Más recientemente, el empeoramiento del poder adquisitivo que afecta a los ciudadanos de toda la UE podría desincentivar la movilidad laboral, especialmente si el aumento de los precios repercute también en el coste de la vivienda de alquiler.

2.7.

En los últimos años, ha aumentado la movilidad entre las personas con un alto nivel de estudios y más de un tercio de los trabajadores móviles de la UE pertenecen a esta categoría. Por el contrario, la proporción de los trabajadores móviles poco cualificados ha disminuido en un porcentaje idéntico al del aumento de los trabajadores móviles con un alto nivel de formación. Cabe señalar que la movilidad de los trabajadores móviles altamente cualificados es un importante factor de desarrollo de la economía basada en el conocimiento. Los principales países de destino de la UE para los trabajadores móviles altamente cualificados son Alemania, España, Francia, Bélgica y Austria. Si bien los trabajadores móviles altamente cualificados suelen trabajar como profesionales en sectores como el comercio, la enseñanza, la ciencia y la ingeniería, la sobrecualificación parece ser bastante frecuente. Se calcula que el 55 % de los trabajadores móviles altamente cualificados son mujeres.

2.8.

Según las proyecciones demográficas de Eurostat, se espera un aumento de la edad media de los ciudadanos de la UE. Asimismo, se considera significativo el descenso previsto de la población en edad de trabajar como proporción del conjunto de la población, sobre todo en lo que se refiere a las personas de entre veinte y treinta y nueve años de edad. Por el contrario, los grupos de mayor edad experimentarán importantes aumentos proporcionales. Esta evolución demográfica tendrá una repercusión considerable en el número potencial de trabajadores móviles de la UE en los próximos años, ya que es más probable que las personas se trasladen al principio de su vida laboral y, a medida que envejecen, es menos probable que lo hagan. Esto lo corroboran los datos, ya que las personas de veinte a veintinueve años y de treinta a treinta y nueve registran un mayor número de salidas anuales que otros grupos de edad.

2.9.

Dado que el número de personas en grupos de edad más jóvenes también está disminuyendo en los países de origen, se espera que esto se traduzca en una disminución del número de trabajadores con movilidad en toda la UE. Sin embargo, esta disminución prevista de los flujos de movilidad puede verse contrarrestada por el envejecimiento de la población de la UE, con una mayor demanda de asistencia sanitaria y social especializada, que requerirá un aumento de la contratación de trabajadores móviles.

2.10.

De lo anterior se desprende que los flujos de movilidad en la UE siguen planteando un reto que limita la oferta y provoca una inadecuación de las capacidades en la mayoría de los sectores, incluidos los de las tecnologías de la información y la industria de alta tecnología. Esta situación no se ha visto favorecida por la pandemia, ya que la movilidad dentro de la UE se ha visto limitada por los confinamientos y otras medidas restrictivas, como el cierre de fronteras y la prohibición de viajar. Antes de la pandemia, la movilidad laboral de este a oeste había superado a los flujos de sur a norte, y se prevé que esta tendencia continúe con la llegada de refugiados procedentes de una Ucrania asolada por la guerra. En cualquier caso, es necesario que la movilidad de los ciudadanos de la UE regrese a los niveles anteriores a la pandemia, y cuanto antes, mejor. El número de ciudadanos móviles activos en el mercado de trabajo disminuyó en un 4 % entre 2019 y 2020 (3).

2.11.

El reconocimiento mutuo de los títulos y las cualificaciones es esencial para cubrir las vacantes en relación con las cuales persiste la escasez de mano de obra y para facilitar la movilidad. Sin embargo, es necesario reforzar el sistema de reconocimiento para que funcione con eficacia y apoye la movilidad laboral. El problema se plantea sobre todo en el reconocimiento mutuo de las cualificaciones profesionales, más que a nivel académico o profesional. Dicho esto, cabe reconocer que existe un enfoque diferente para el reconocimiento mutuo entre las cualificaciones académicas y las profesionales. También hay que tener presente que, según el artículo 166 del TFUE, la UE debe respetar plenamente la responsabilidad de los Estados miembros en lo relativo al contenido y la organización de la formación profesional, al tiempo que refuerza y completa las medidas de los Estados miembros.

3.   Observaciones específicas

3.1.

El CESE considera que es necesario analizar más a fondo por qué —independientemente de las restricciones causadas por la pandemia— el número de personas móviles en edad de trabajar está creciendo en la UE en una proporción menor que en años anteriores. Pide también que se realice un estudio para determinar el coste económico de la situación actual del mercado laboral, caracterizada por la fragmentación en función de los Estados miembros: «el coste de un mercado laboral de la UE no unificado».

3.2.

El CESE recomienda adoptar medidas de política nacional más eficaces y crear incentivos a la movilidad, incluida la movilidad circular (invirtiendo en los países de origen a través de programas de intercambio y aprendizaje mutuo), haciendo hincapié en las medidas políticas nacionales activas del mercado de trabajo, como las prestaciones vinculadas al trabajo para los trabajadores de la Unión y de terceros países. A este respecto, considera que ofrecer a las personas solicitantes de empleo una ayuda financiera, como la cobertura de los costes de traslado para ocupar un puesto de trabajo en otro Estado miembro o región, fomentaría aún más la movilidad. Además, es necesario intensificar los esfuerzos para mejorar la información relativa a los puestos de trabajo en otros países de la Unión, así como la asistencia a la reubicación, con el fin de facilitar la logística que conlleva el traslado a otro país, por ejemplo, en cuanto a la búsqueda de alojamiento, el registro con fines fiscales, la búsqueda de una escuela para los hijos, posiblemente la ayuda a las parejas de las personas reubicadas para encontrar un empleo, etc. El CESE recomienda hacer uso de las herramientas de IA en una web común para toda la UE que centralice todas las ofertas de empleo en los Estados miembros de la Unión, con el fin de ajustar mejor los perfiles y los requisitos de los puestos de trabajo. En la misma línea, deberían ofrecerse más incentivos específicos para animar a los trabajadores desempleados a trasladarse a Estados miembros con bajos niveles de desempleo. La falta de mano de obra cualificada es el problema más acuciante para las empresas europeas, tal como se indica en el informe SAFE publicado por el BCE el 1 de junio de 2022.

3.3.

El CESE lamenta que el mercado laboral de la UE siga estando fragmentado. La movilidad laboral ha sido víctima del enfoque fragmentado adoptado hasta la fecha. Deben evitarse otras políticas inconexas, sobre todo a escala nacional. Considerando que es necesario salvaguardar la igualdad de trato entre los trabajadores locales y los trabajadores móviles, el CESE pide a la Comisión Europea que, como parte de las recomendaciones específicas por país, incluya en el Semestre Europeo indicadores para supervisar las políticas nacionales que de una u otra manera restringen la movilidad de los trabajadores en la UE.

3.4.

Un incremento de la movilidad de los trabajadores y profesionales de la UE solo puede producirse si se mejoran el cumplimiento de las disposiciones existentes, el acceso a la información y la cooperación entre los Estados miembros. El CESE considera que el papel de la Comisión Europea en este ámbito es fundamental. Señala que los distintos Estados miembros pueden ser reacios a adoptar más reformas del mercado único por temor a que esto pueda provocar pérdidas de empleo a corto plazo, especialmente en los países ya rezagados y en los países/sectores de baja productividad. En teoría, la libre circulación de los trabajadores ayudaría a resolver este problema, pero, desde una perspectiva nacional, podría conducir mientras tanto a una pérdida de recursos y a una posible fuga de cerebros y capacidades. Por lo tanto, podría ser necesario que la Comisión Europea analice la evolución negativa de la movilidad laboral, especialmente la fuga de cerebros en determinados sectores y regiones. Al mismo tiempo, las medidas de lucha contra la fuga de cerebros deben ir asociadas a aquellas que promueven una convergencia social y económica al alza. El CESE reconoce que puede haber una serie de variables en juego, como las perspectivas demográficas y su efecto en el tamaño y la composición de la población en edad de trabajar tanto en los países de origen como en los de destino.

3.5.

Si bien es necesario mantener en todo momento las normas de educación y validación, el CESE pide a los Estados miembros que reduzcan la burocracia y respeten el principio fundamental de la igualdad de trato. En este sentido, se considera necesario seguir mejorando los mecanismos de reconocimiento mutuo y los portales de movilidad laboral. El CESE toma nota de las importantes mejoras introducidas en el portal de movilidad laboral EURES, la plataforma en línea Europass y la Clasificación Europea de Capacidades, Competencias, Cualificaciones y Ocupaciones (ESCO), y pide a los Estados miembros que sigan mejorando sus portales correspondientes con la inclusión de las condiciones laborales mínimas exigidas por la legislación nacional. Esto último se considera especialmente relevante para evitar abusos en las condiciones laborales de los trabajadores móviles en regiones transfronterizas y de los trabajadores de terceros países. El CESE también pide que se realicen más esfuerzos para mejorar las competencias lingüísticas, ya que la falta de estas competencias supone un importante obstáculo para la libre circulación en la UE.

3.6.

El CESE pide a los Estados miembros que faciliten la movilidad de las personas con discapacidad. A este respecto, se considera pertinente la adopción de una definición común europea de la condición de discapacidad, en línea con la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, y el reconocimiento mutuo de la condición de discapacidad entre los Estados miembros.

3.7.

El CESE considera que la igualdad de género es un factor importante para mejorar la movilidad laboral en la UE, como se señala en el Dictamen SOC/731. Esto debería formar parte de un compromiso más amplio con el respeto de las normas de democracia e igualdad para todos como medio para aumentar la movilidad laboral.

3.8.

El CESE recomienda que los Estados miembros de acogida faciliten a las personas que trabajan en su territorio el acceso a la formación, como los programas de idiomas, al comienzo de su experiencia profesional y el reciclaje, en su caso, en una fase posterior, para hacer frente a la escasez de mano de obra en determinados sectores y apoyar las transiciones digitales y las medidas encaminadas a una economía climáticamente neutra.

3.9.

El CESE también señala que Erasmus+ podría mejorar la movilidad laboral en toda la UE y pone de relieve un estudio realizado en 2011 (4) que analiza cómo los estudios en el extranjero afectan a la movilidad en el mercado laboral más adelante en la vida utilizando la exposición a Erasmus como fuente independiente de variación de los estudios en el extranjero. El estudio reveló que estudiar en el extranjero aumenta significativamente la probabilidad de trabajar en el extranjero tras la obtención de un título académico. Los titulados universitarios que han estudiado en el extranjero tienen unos quince puntos porcentuales más de probabilidades de trabajar en el extranjero tras finalizar sus estudios.

3.10.

El CESE acoge con satisfacción la mejora de la coordinación de la seguridad social en la UE, pero observa con cierta preocupación que siguen existiendo dificultades para que los trabajadores móviles, en particular los transfronterizos y los fronterizos, accedan a los sistemas de protección social. Por ello, el CESE pide a la Comisión Europea que supervise continuamente la coordinación de la seguridad social y garantice soluciones comunes a las nuevas situaciones que vayan surgiendo, como el teletrabajo desde el extranjero. Nunca se insistirá lo suficiente en la importancia de una acción coordinada a escala de la Unión. Los Estados miembros deben garantizar los derechos sociales de los trabajadores móviles en todo momento, especialmente en situaciones de crisis. Si bien reconoce las diferencias existentes en los regímenes de pensiones en toda la UE, el CESE también pide que se redoblen los esfuerzos para coordinar y hacer cumplir mejor los derechos de pensión de los trabajadores móviles en toda la UE, posiblemente mediante recomendaciones específicas para cada país en el marco del Semestre Europeo. Además, el CESE pide que se intensifiquen los esfuerzos para crear un número europeo de seguridad social como posible solución para superar los obstáculos en el acceso a la seguridad social en situaciones transfronterizas.

3.10.1.

Cabe destacar que se supone que el producto paneuropeo de pensiones individuales (PEPP) (5) resulta especialmente atractivo para los trabajadores por cuenta propia y para los trabajadores móviles que trabajan en distintos países a lo largo de su vida laboral. No cabe duda de que la capacidad de cambiar de proveedor de PEPP a través de las fronteras contribuirá a la movilidad laboral, aunque no está claro hasta qué punto lo hará, ya que todavía no se dispone de PEPP.

3.10.2.

Cuando se introdujo, el CESE acogió favorablemente el concepto de PEPP como un paso crucial para animar a los ciudadanos de la UE a tomar las medidas oportunas para sus años de jubilación y como elemento esencial de la Unión de los Mercados de Capitales (UMC). Sin embargo, dado que la oferta de PEPP aún tiene que materializarse, el CESE considera necesario realizar un esfuerzo adicional en el plan de acción de la UMC (6), en el marco de la acción 9, con vistas a estimular la participación en regímenes profesionales de jubilación.

3.11.

El CESE señala que la pandemia de COVID-19 aumentó claramente las oportunidades de teletrabajo (7). Cada vez son más los trabajadores que tienen interés en trabajar a distancia desde el extranjero durante un período corto o de manera temporal. El CESE espera con interés las próximas negociaciones de los interlocutores sociales sobre la revisión y actualización del acuerdo marco autónomo sobre teletrabajo de 2002, que se presentará para su adopción en forma de un acuerdo jurídicamente vinculante aplicado mediante una Directiva.

3.12.

El CESE señala que unas buenas condiciones de trabajo y empleo, así como aspectos relacionados con la calidad de vida, como la disponibilidad de buenas escuelas e instalaciones de un nivel alto y sostenible, son necesarias para que las empresas mantengan una ventaja competitiva y atraigan a trabajadores cualificados. El CESE destaca asimismo la importancia de las actuales inversiones en la formación formal e informal y en el aprendizaje permanente, con el fin de apoyar la transición hacia la economía digital y neutra en carbono. En un entorno dinámico y que evoluciona con rapidez, resulta esencial adaptarse con celeridad y eficacia a las necesidades cambiantes del mercado laboral, reconociendo al mismo tiempo el impacto de la falta de personal en la mano de obra existente. A este respecto, cabe recordar el acuerdo marco de los interlocutores sociales europeos sobre la digitalización, según el cual ambas partes se comprometen con el reciclaje y el perfeccionamiento profesional para hacer frente a los retos digitales de las empresas.

3.13.

El CESE insiste en la necesidad de digitalizar los procedimientos de movilidad laboral y de desplazamiento de trabajadores para mejorar el intercambio de información entre las autoridades nacionales y eliminar los obstáculos que no son proporcionados, lo que también ayudará a controlar y hacer cumplir las normas correctamente. El CESE se muestra de acuerdo con la propuesta contenida en la Resolución del Parlamento Europeo, de 20 de mayo de 2021, sobre el tema «Impacto de las normas de la Unión en la libre circulación de trabajadores y servicios: la movilidad de los trabajadores dentro de la Unión como herramienta para que las necesidades del mercado laboral y las capacidades se compaginen» (2020/2007(INI)) (8), que recomienda el establecimiento de un servicio de ventanilla única para trabajadores y futuros empleadores en materia de normas europeas aplicables, ubicado tanto digital como físicamente en el seno de la Autoridad Laboral Europea (ALE). Como se establece en el artículo 5 del Reglamento de la ALE, esta última mejorará la disponibilidad, calidad y accesibilidad de la información sobre la movilidad laboral, en particular a través de un sitio web único para toda la Unión que sirva de portal único para acceder a todas las fuentes de información a escala de la Unión y nacional en todas las lenguas oficiales de la UE. Además, la ALE deberá apoyar a los Estados miembros en la actualización de sus sitios web nacionales.

3.14.

Paralelamente, el CESE pide a los Estados miembros que digitalicen los servicios públicos, en particular los servicios de seguridad social correspondientes, para facilitar la movilidad de los trabajadores europeos en toda la UE, garantizando al mismo tiempo la portabilidad de los derechos y el cumplimiento de las obligaciones en materia de movilidad de los trabajadores y profesionales.

3.15.

Al mismo tiempo, el CESE pide que se cree una red de puntos de información a escala de la UE, que incluya no solo servicios en línea, sino también servicios físicos y telefónicos, con el fin de ayudar a los trabajadores y a los empleadores a hacer frente a las consultas en ámbitos como los servicios bancarios y de seguros.

3.16.

El CESE subraya la importancia del análisis estadístico en curso de los flujos de movilidad laboral para ayudar a abordar la inadecuación de las capacidades en los mercados de trabajo de la UE y evaluar el impacto de acontecimientos como la guerra de Ucrania y los movimientos de personas en edad de trabajar dentro de los Estados miembros de la Unión y entre ellos. El CESE reconoce que la adecuación a escala europea es mucho más difícil que a escala nacional o regional. No obstante, considera fundamental el papel que desempeñan los consejeros EURES a la hora de prestar apoyo con conocimiento de causa a los trabajadores móviles.

3.17.

También se considera pertinente la investigación sobre la movilidad de los trabajadores de terceros países y sus condiciones laborales. El CESE expresa su preocupación por la existencia de condiciones laborales precarias para los trabajadores de terceros países en los Estados miembros y aboga por una aplicación más estricta de las normas. Señala asimismo que la movilidad de la mano de obra de los Estados miembros de la UE no será suficiente para cubrir la escasez de capacidades. También habrá que facilitar y potenciar la migración laboral desde terceros países. A este respecto, acoge con satisfacción el reciente paquete de medidas sobre política migratoria, pero reitera su opinión de que es necesario adoptar medidas eficaces para que las personas desempleadas de la UE puedan incorporarse al mercado laboral.

Bruselas, 26 de octubre de 2022.

La Presidenta del Comité Económico y Social Europeo

Christa SCHWENG


(1)  DO C 443 de 22.11.2022, p. 63.

(2)  https://epc2010.princeton.edu/papers/100976

(3)  Informe anual sobre la movilidad laboral dentro de la UE (2021).

(4)  Parey y Waldinger (2011), Studying abroad and the effect on international labour market mobility; evidence from the introduction of Erasmus.

(5)  Dictamen del CESE «Producto paneuropeo de pensiones individuales (PEPP)» (DO C 81 de 2.3.2018, p. 139).

(6)  Véase el Dictamen del CESE «Una Unión de los Mercados de Capitales para las personas y las empresas: nuevo plan de acción», (DO C 155 de 30.4.2021, p. 20).

(7)  DO C 220 de 9.6.2021, p. 13, DO C 220 de 9.6.2021, p. 106.

(8)  OJ C 15, 12.1.2022, p. 137.


Top