EUR-Lex Access to European Union law

Back to EUR-Lex homepage

This document is an excerpt from the EUR-Lex website

Document 52019IR4989

Dictamen del Comité Europeo de las Regiones — Los entes locales y regionales en un diálogo permanente con los ciudadanos

COR 2019/04989

OJ C 440, 18.12.2020, p. 49–53 (BG, ES, CS, DA, DE, ET, EL, EN, FR, HR, IT, LV, LT, HU, MT, NL, PL, PT, RO, SK, SL, FI, SV)

18.12.2020   

ES

Diario Oficial de la Unión Europea

C 440/49


Dictamen del Comité Europeo de las Regiones — Los entes locales y regionales en un diálogo permanente con los ciudadanos

(2020/C 440/09)

Ponente:

Declan MCDONNELL (IE/AE), concejal del Ayuntamiento de Galway

Documento de referencia:

Comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo, al Consejo Europeo, al Consejo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones — Europa en mayo de 2019: preparación para una Unión más unida, más fuerte y más democrática en un mundo sumido en una incertidumbre creciente. Contribución de la Comisión Europea a la reunión informal de los dirigentes de la EU-27 en Sibiu (Rumanía) el 9 de mayo de 2019

COM(2019) 218 final

RECOMENDACIONES POLÍTICAS

EL COMITÉ EUROPEO DE LAS REGIONES

Preámbulo

1.

reitera la importancia de entender y comunicar las percepciones y las expectativas de los ciudadanos y de los representantes de los entes locales y regionales sobre la UE, de anclar las políticas de la UE localmente para lograr un cambio en la vida de las personas y de construir nuestra Unión desde la base, tal como señala en su Dictamen «Reflexionar sobre Europa: la voz de los entes regionales y locales para restaurar la confianza en la Unión Europea» (1); considera que el camino a seguir para una reactivación democrática de la UE debe apoyarse en una participación desde la base por encima y más allá de las medidas actuales;

2.

considera que los canales de comunicación de abajo arriba y los instrumentos de participación complementan y refuerzan la democracia representativa, así como promueven la subsidiariedad activa, dando a los ciudadanos una mayor participación más allá de las elecciones y entre las elecciones; está convencido de que una participación ciudadana transparente, seria y pertinente significa un papel compartido y, por tanto, una participación práctica de los ciudadanos en la toma de decisiones, y considera insuficiente la comunicación formal por sí sola en este caso. La participación auténtica aumenta la legitimidad y la eficacia de la democracia representativa al: 1) incrementar la comunicación para prevenir conflictos; 2) generar consenso y, sobre todo, 3) reforzar el poder de las decisiones adoptadas y explicar la justificación de las decisiones;

3.

comparte las opiniones expresadas en la contribución de la Comisión Europea a la reunión informal de los líderes de la EU-27 en Sibiu (2), en particular una reflexión completa sobre los retos en materia de comunicación, incluida la fragmentación y la desinformación; es consciente de que la comunicación es una condición previa para que los ciudadanos puedan tomar decisiones con conocimiento de causa y participar plenamente en la democracia de la UE;

4.

destaca que las instituciones europeas deben comprometerse a trabajar de forma más estrecha y cooperar con los ciudadanos, para dar a comprender mejor la elaboración de políticas europea, mejorar la eficiencia y eficacia de dicha elaboración de políticas y evitar los atajos que propone el populismo, y que minan inevitablemente el funcionamiento adecuado de la democracia;

5.

expone su determinación de abrir canales bidireccionales de comunicación entre las instituciones europeas y los ciudadanos europeos, centrándose en los problemas de la vida cotidiana de las personas y promoviendo la participación ciudadana en la elaboración de las políticas. La pandemia de COVID-19 ha demostrado además la necesidad de un canal de comunicación que pueda seguir funcionando a pesar de las crisis y, especialmente, durante las mismas;

6.

reconoce que la pandemia de COVID-19 ha fomentado el uso de los medios digitales y los sistemas de conferencia en línea y ve las oportunidades que ofrece la digitalización para la participación ciudadana en tiempos de crisis; en los últimos meses, la participación ciudadana se ha trasladado a los foros y conferencias digitales, que han contribuido a que los ciudadanos intervengan en los procesos de toma de decisiones de manera más rápida, exhaustiva e inclusiva;

7.

acoge con satisfacción la próxima Conferencia sobre el Futuro de Europa y apoya el llamamiento del Parlamento Europeo, expuesto en su Resolución de 18 de junio de 2020, de incluir en el mandato de la Conferencia sobre el Futuro de Europa un compromiso por un seguimiento significativo y por una participación directa de los ciudadanos significativa, y su posición de que «la participación directa de los ciudadanos, las organizaciones de la sociedad civil, los interlocutores sociales y los representantes electos debe seguir siendo una prioridad de la Conferencia»;

8.

destaca que la Conferencia sobre el Futuro de Europa no debe ser un mero proceso de duración determinada, sino una oportunidad para replantearse y reformar el modo en que la UE funciona y es percibida por sus ciudadanos; por lo tanto, desea proponer un mecanismo para un diálogo permanente con los ciudadanos que pueda ser probado durante la Conferencia, pero que tenga por objeto introducir un mecanismo estructural a largo plazo para la participación de los ciudadanos en la formulación de políticas de la UE, dirigido por los entes locales y regionales como el nivel de gobierno más cercano a los ciudadanos, y que incluya un claro mecanismo de intercambio de información;

9.

reitera el llamamiento a la Comisión, recogido en su Resolución sobre las propuestas del Comité Europeo de las Regiones con vistas al programa de trabajo de la Comisión Europea para 2021 (3) de «cooperar con el CDR en el desarrollo de un modelo piloto para mantener un diálogo permanente y estructurado con los ciudadanos a través de los entes locales y regionales, permitiendo un proceso de comunicación bidireccional entre los ciudadanos y las instituciones europeas que podría servir más adelante para mejorar la toma de decisiones de la UE a largo plazo»;

10.

insiste en que en todas las consultas públicas relacionadas con los diálogos con los ciudadanos debe garantizarse el máximo grado de pluralismo; subraya que esto significa que todos los programas, listas de oradores, paneles, literatura y documentos, etc. deben ser equilibrados y garantizar la presentación de una gran variedad de puntos de vista, que reflejen la diversidad de opiniones en Europa, con el fin de propiciar un debate profundo. Hace hincapié en que la selección de los participantes en estas reuniones debe hacerse con total independencia y sin interferencias políticas de ningún tipo;

Los entes locales y regionales como puente entre los ciudadanos y las instituciones de la UE

11.

comparte la preocupación de que las instituciones europeas puedan parecer física y, sobre todo, culturalmente alejadas de la vida cotidiana de los ciudadanos europeos; pide a las instituciones representativas como los entes locales y regionales, especialmente a aquellos que no intervienen actualmente en los mecanismos de participación de los ciudadanos, que desempeñen un papel activo para crear unos canales de comunicación eficaces y significativos con los ciudadanos que permitan diseñar y aplicar políticas de la UE orientadas a la demanda, aunque esto debe llevarse a cabo de modo que se respete el tiempo de los ciudadanos y que conduzca a resultados;

12.

pide a los entes locales y regionales de toda la UE que desempeñen un papel central en la educación de los ciudadanos sobre la UE, a fin de animarles a intervenir en la democracia participativa. Se reconoce en general que los ciudadanos solo pueden participar si se utilizan métodos innovadores y si están plenamente informados de las implicaciones del desarrollo de las políticas o de las decisiones de financiación para su ámbito local. Cabe fomentar el uso de las tecnologías digitales y las redes sociales, así como el trabajo con organizaciones de voluntariado; se remite a una serie de iniciativas de reclutamiento de ciudadanos interesados que han obtenido resultados satisfactorios; por ejemplo, las que abren la participación a ciudadanos seleccionados al azar ya sea mediante conversaciones telefónicas, una extracción por sorteo recurriendo a los registros de población o visitas puerta a puerta, a fin de llegar a una sección transversal mucho más amplia de la población;

CitizEN Network — Red de compromiso ciudadano con la UE — Un ecosistema para la participación ciudadana

13.

propone crear una red paneuropea basada en la participación voluntaria llamada CitizEN, que actúe como recurso central para las estrategias, metodologías e instrumentos, y que, haciendo uso de las iniciativas existentes, informe tanto directa como indirectamente a los ciudadanos de toda la UE sobre las cuestiones europeas y su impacto en las personas;

14.

no obstante, reconoce que existen muchos mecanismos de deliberación y participación activos en la mayoría de los Estados miembros y regiones, por lo que sugiere que la red ciudadana conozca y aproveche las buenas prácticas ya existentes. Por lo tanto, la red facilitaría el diálogo interregional y la congruencia entre las instituciones para garantizar un enfoque coherente, respetando al mismo tiempo la diversidad de enfoques en las distintas situaciones políticas y sociales;

15.

pide a la red que integre a las organizaciones miembro a nivel regional (principalmente regiones NUTS 2, pero también NUTS 1 o NUTS 3 en función de las organizaciones nacionales) y local que ya gestionan la participación ciudadana, así como a organizaciones de voluntariado activas a nivel local y regional, que cubren un amplio abanico de intereses;

16.

espera que la red persiga tres objetivos: 1) reforzar la interacción entre las instituciones europeas y los ciudadanos, mediante métodos directos de participación a nivel local y regional; 2) proporcionar ejemplos de métodos de participación que puedan utilizarse tanto de manera formal como informal, y 3) servir de archivo de información y de intercambio de las mejores prácticas de iniciativas de participación nacionales, regionales y locales en toda la Unión Europea;

17.

está dispuesto a elaborar un conjunto de principios comunes para la red que no sean vinculantes, sino que sirvan de guía de buenas prácticas, para elaborar un enfoque común (que permita reconocer métodos diferentes) y para establecer un conjunto de normas mínimas destinado a las organizaciones participantes;

18.

sugiere que la red se organice mediante grupos de trabajo temáticos, que estarán integrados por organizaciones miembro, en torno a una serie de temas generales (como, por ejemplo, la presupuestación participativa, la ciudadanía digital o la inclusividad en la participación ciudadana) y cuestiones temáticas como el cambio climático, la cohesión social, el medio ambiente, el deporte, la cultura, la juventud, la enseñanza, las organizaciones urbanas y rurales y las artes;

19.

sugiere que la red determine, coordine y ponga en práctica una estrategia común de formación sobre la participación de los ciudadanos. Se animaría a los entes locales y regionales, así como a los organismos públicos y privados, a participar en iniciativas de formación, a fin de que los funcionarios y los dirigentes locales interactúen plenamente con los ciudadanos y contribuyan a aprovechar el enorme potencial de la participación ciudadana. También será importante colaborar con los colegios y los centros de enseñanza para garantizar que la ciudadanía europea activa pase a formar parte del plan de estudios en toda la UE;

20.

está dispuesto a dirigir, en colaboración con todas las demás instituciones europeas, el diseño, la aplicación y la gobernanza de la red, esforzándose por promover una metodología de trabajo común y el despliegue de un conjunto común de instrumentos de participación (procesos de deliberación, iniciativas ciudadanas, presupuestación participativa, procesos de colaboración masiva gubernamental, pequeñas reuniones de ciudadanos, etc.), incluida una plataforma digital compartida que pueda utilizarse para gestionar ejemplos de mejores prácticas procedentes de distintos Estados miembros;

21.

solicita que se faciliten recursos para el funcionamiento de la red durante un período de tiempo limitado, mientras que la red solicita financiación permanente o asistencia técnica de los programas de financiación de la UE;

22.

espera que la red promueva y aumente la visibilidad de las prácticas de participación ciudadana de las regiones que intervengan, lo que a su vez debería garantizar unos niveles más elevados de participación activa;

23.

sugiere que la red podría ayudar a las organizaciones a reforzar la confianza de los ciudadanos para que reciban información sobre el impacto de su labor en la configuración de la política de la UE; por tanto, propone que el CDR actúe de intermediario entre la red, sus miembros y las instituciones de la UE, operando como canal bidireccional;

24.

sugiere que la red se ponga en marcha en el marco de la Conferencia sobre el Futuro de Europa, con el fin de convertirse en una infraestructura estable y permanente capaz de realizar el seguimiento de la labor de dicha Conferencia y de garantizar que los ciudadanos estén bien informados y puedan participar en las fases de seguimiento, evaluación y valoración correspondientes;

Un ecosistema para la participación de los ciudadanos

25.

considera que todas las organizaciones que formen parte de la red, así como los entes locales y regionales, deben esforzarse por interactuar con los ciudadanos mediante prácticas no formales e informales, utilizando espacios y prácticas de participación no convencionales (como clubes deportivos); diseñar instrumentos de participación para «ir a donde los ciudadanos se reúnen» en vez de «pedirles que vengan», y permitir maneras de adaptar la participación informal a la elaboración formal de políticas; por último, crear estrategias de modo que las instituciones participen en los mecanismos informales sin socavarlos ni desnaturalizarlos. Dichos dispositivos y estrategias pueden contribuir a un nuevo conjunto de instrumentos de participación que abarque desde la escucha activa en las redes sociales hasta metodologías de innovación social y laboratorios vivientes para la experimentación democrática. Esto es especialmente importante para los ciudadanos que están infrarrepresentados en las instituciones democráticas (minorías étnicas, personas con discapacidad, jóvenes o personas mayores);

26.

espera, por tanto, que este ecosistema estable de métodos de participación sirva de forma continua para complementar los canales institucionales y oficiales de comunicación y representación de las instituciones democráticas europeas. Su objetivo no sería sustituir la democracia representativa, sino enriquecerla con los instrumentos y medios de la democracia deliberativa y, a veces, la democracia directa;

27.

destaca que los ciudadanos están avanzando hacia nuevos formatos de participación política —la tecnopolítica—, a partir de las tecnologías digitales y los datos abiertos. Ello permite que la participación tenga lugar en espacios informales y fuera de los entornos formalizados normales. Las instituciones políticas deben adoptar estos nuevos medios de participación para fomentar un ecosistema de participación;

28.

considera que es fundamental utilizar las plataformas en línea para gestionar los tipos de métodos de participación, permitir a los participantes de toda la UE, independientemente de su origen social, intervenir en debates, así como garantizar la rastreabilidad y la rendición de cuentas de las propuestas de una manera sencilla y accesible. Las tecnologías digitales deben complementar los métodos de participación cara a cara y utilizarse para fomentar la participación entre ciudadanos que no se sienten representados por organizaciones de la sociedad civil o ciudadanos que no suelen intervenir por medio de los instrumentos participativos tradicionales;

29.

considera que este ecosistema de participación debe contar con un apoyo claro de las administraciones públicas a todos los niveles, además de ser suficientemente flexible para promover formas nuevas e innovadoras de intervención de los ciudadanos, posibilitando herramientas de tecnología digital que proporcionen el multilingüismo en la interlocución con la ciudadanía;

30.

espera que la solidaridad transnacional entre regiones más avanzadas y menos avanzadas en el ámbito de la participación ciudadana ayude a estas últimas a formar parte de un ecosistema para toda Europa, mediante la contribución con conocimientos e iniciativa, y que el ecosistema de la Unión respete la autonomía de los Estados miembros, las regiones y las ciudades, siendo al mismo tiempo lo bastante flexible para adaptarse a las necesidades y prioridades culturales, sociales y políticas;

Los diálogos ciudadanos durante la Conferencia sobre el Futuro de Europa

31.

pide que las estrategias de información, comunicación y participación entre las instituciones europeas y los ciudadanos durante la Conferencia sobre el Futuro de Europa se lleven a cabo por medio de los órganos representativos locales y regionales adecuados, en colaboración con las organizaciones de la sociedad civil;

32.

anima a las organizaciones regionales y locales a poner en marcha procesos participativos durante la Conferencia sobre el Futuro de Europa, en sus respectivos niveles, utilizando una combinación de procesos de deliberación abiertos. A continuación, las propuestas y los resultados de los procesos deliberativos podrán resumirse e incorporarse a la contribución del CDR a la Conferencia sobre el Futuro de Europa y ayudar a crear el archivo de la red con conocimientos y experiencias sobre comunicación con los ciudadanos;

33.

aboga por una participación ciudadana transnacional en la Conferencia sobre el Futuro de Europa, ya que el debate ha de tener una dimensión transfronteriza y paneuropea; este debate exige la implicación transnacional de un foro de ciudadanos procedentes de toda Europa, a fin de resolver los problemas comunes;

Hacia un nuevo enfoque para la elaboración de políticas y la toma de decisiones

34.

se muestra realmente convencido de que, al aumentar la participación ciudadana y aprovechar el potencial de los ciudadanos en la elaboración activa de políticas, el gobierno abierto es una de las respuestas a la crisis de las instituciones democráticas;

35.

considera que la transparencia y los datos abiertos son imprescindibles para la confianza. Las administraciones deben reforzar el vínculo entre las políticas de participación y estrategias de transparencia y los datos abiertos, y trabajar en favor de la accesibilidad de todos los recursos y los bienes públicos para la elaboración de políticas y la toma de decisiones: datos, información, metodologías, recursos de formación y plataformas tecnológicas;

36.

espera que se elaboren criterios sobre el gobierno abierto a escala de la UE que sean adecuados para todos los demás niveles de gobierno, y

37.

opina que los entes locales y regionales son los únicos que conocen realmente las necesidades y los retos de los ciudadanos a escala local y son responsables de la ejecución de las políticas de la UE en la esfera local y regional. Por lo tanto, es necesario que la normativa de la UE prevea que los Estados miembros tengan no solo que consultar e involucrar a los entes locales y regionales en los procesos de toma de decisiones relacionados con la legislación nacional y de la UE, sino también delegar la gestión de los fondos y los instrumentos financieros, con arreglo al principio de subsidiariedad. Así se podrá garantizar que unas decisiones adoptadas con mayor proximidad al ciudadano sirvan para que este pueda comprender mejor la UE. A modo de conclusión, esto permitirá un nuevo enfoque para la elaboración de políticas y la toma de decisiones que sea más abierto y participativo, dirigido por los entes locales y regionales en un diálogo más permanente con los ciudadanos: en pocas palabras, una nueva cultura política y democrática europea común.

Bruselas, 14 de octubre de 2020.

El Presidente del Comité Europeo de las Regiones

Apostolos TZITZIKOSTAS


(1)  CoR 2018/C 461/02 (DO C 461 de 21.12.2018, p. 5).

(2)  COM(2019) 218 final.

(3)  RESOL-VII/007.


Top