EUR-Lex Access to European Union law

Back to EUR-Lex homepage

This document is an excerpt from the EUR-Lex website

Document 52003AE0931

Dictamen del Comité Económico y Social Europeo sobre la "Propuesta de Decisión del Parlamento Europeo y del Consejo relativa a un mecanismo de seguimiento de las emisiones de gases de efecto invernadero en la Comunidad y de la aplicación del Protocolo de Kioto" (COM(2003) 51 final — 2003/0029 (COD))

OJ C 234, 30.9.2003, p. 51–54 (ES, DA, DE, EL, EN, FR, IT, NL, PT, FI, SV)

52003AE0931

Dictamen del Comité Económico y Social Europeo sobre la "Propuesta de Decisión del Parlamento Europeo y del Consejo relativa a un mecanismo de seguimiento de las emisiones de gases de efecto invernadero en la Comunidad y de la aplicación del Protocolo de Kioto" (COM(2003) 51 final — 2003/0029 (COD))

Diario Oficial n° C 234 de 30/09/2003 p. 0051 - 0054


Dictamen del Comité Económico y Social Europeo sobre la "Propuesta de Decisión del Parlamento Europeo y del Consejo relativa a un mecanismo de seguimiento de las emisiones de gases de efecto invernadero en la Comunidad y de la aplicación del Protocolo de Kioto"

(COM(2003) 51 final - 2003/0029 (COD))

(2003/C 234/14)

El 19 de febrero de 2003, de conformidad con el apartado 1 del artículo 175 del Tratado constitutivo de la Comunidad Europea, el Consejo decidió consultar al Comité Económico y Social Europeo sobre la propuesta mencionada.

La Sección Especializada de Agricultura, Desarrollo Rural y Medio Ambiente, encargada de preparar los trabajos del Comité en este asunto, adoptó su dictamen el 27 de junio de 2003 (ponente: Sra. Le Nouail Marliere).

En su 401o Pleno de los días 16 y 17 de julio de 2003 (sesión del 16 de julio), el Comité Económico y Social Europeo ha aprobado por 106 votos a favor y 8 abstenciones el presente Dictamen.

1. Antecedentes

1.1. Hay pruebas científicas(1) de que se está produciendo un cambio climático y de que la mayor parte del calentamiento de los últimos 50 años es obra del hombre. La concentración de dióxido de carbono en la atmósfera ha aumentado un 31 % en 25 años, la temperatura media del planeta ha aumentado 0,6 °C desde 1861 y el cambio se acelerará si no se toman medidas para reducir las emisiones: la elevación de las temperaturas será de 1,4 a 5,8 °C en los próximos 100 años, con lo que el nivel de los mares subirá entre 0,1 y 0,9 metros(2).

Los cambios climáticos acarrearían pérdidas económicas debidas a la mayor frecuencia de ciclones tropicales, la pérdida de tierras tras la subida del nivel del mar y los daños a las reservas de pesca, a la agricultura y a los recursos hídricos. Una elevación del nivel del mar de menos de un metro en 100 años sería suficiente para que desaparecieran del mapa numerosos estados insulares, se inundasen zonas costeras y tuviesen que desplazarse 150 millones de personas de aquí a 2050.

Los cambios climáticos aumentan la seguridad alimentaria en los países situados en zonas tropicales o subtropicales en los que predomina el mundo rural. En estos países se produciría una reducción del rendimiento de los cultivos y los expondría aún más al hambre, la agitación social y la inestabilidad política.

El número de habitantes de países con problemas de agua pasaría de 1,7 millardos (un tercio de la población mundial actual) a unos 5 millardos en 2025, y el abanico de la transmisión posible del paludismo y el dengue se ampliará, cuando estas enfermedades ya afectan al 40 %-50 % de la población mundial.

Todos los modelos alertan de que, dada la inercia térmica del planeta, incluso si se optara por una intervención enérgica se necesitarían décadas para frenar el calentamiento de un modo significativo.

1.2. La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), firmada por 154 países en la Cumbre de la Tierra en Río en junio de 1992, entró en vigor el 21 marzo de 1994 y representa un esfuerzo concertado para abordar el calentamiento global resultante de los cambios climáticos causados por el hombre (antropogénico). Su objetivo final es "la estabilización de las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera a un nivel que impida interferencias antropogénicas peligrosas en el sistema climático. Ese nivel debería lograrse en un plazo suficiente para permitir que los ecosistemas se adapten naturalmente al cambio climático, asegurar que la producción alimentos no se vea amenazada y permitir que el desarrollo económico prosiga de manera sostenible"(3).

1.3. El protocolo de Kioto (PK) a la CMNUCC fue adoptado en diciembre de 1997 en la tercera sesión de la Conferencia de las Partes en Kioto, Japón, y ratificado por 76 países y la Unión Europea y sus Estados miembros, así como por la mayoría de los países candidatos.

Para entrar en vigor, el Protocolo de Kioto ha de ser ratificado por más de 55 países responsables de más del 55 % de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) en 1990. Los Estados Unidos se apartaron del Protocolo en 1998. Pese a todos los esfuerzos para alcanzar el objetivo antes de la cumbre de Johannesburgo en agosto de 2002, este protocolo aún no ha entrado en vigor.

1.4. La UE se había comprometido a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero un 8 % para 2008-2012 en relación con los niveles registrados en 1990. Sin embargo, está previsto que, siempre y cuando se adopten y apliquen las medidas actuales, las emisiones totales de estos gases en la UE disminuyan en un 4,7 % entre 1990 y 2010, es decir, un 3,3 % por debajo del objetivo de una reducción del 8 %. Para que la UE pueda acercarse al objetivo de Kioto es necesario aumentar sustancialmente el número de medidas y de política complementarias(4). En 1998 los quince llegaron a un "acuerdo sobre el reparto de la carga" en el que cada país se marcaba un objetivo. La Unión Europea ratificó el Protocolo de Kioto en la sesión del Consejo celebrada el 4 de marzo de 2002, de conformidad con la Decisión del Consejo n° 358/2002/CE(5).Los Estados miembros concluyeron el proceso de ratificación nacional el 31 de mayo de 2002.

1.5. Con el fin de facilitar y fomentar la ejecución de sus compromisos de reducción de las emisiones, las Partes incluidas en el anexo I del PK tienen a su disposición mecanismos denominados flexibles creados con el fin de facilitar la realización de las reducciones de emisiones con una buena relación coste/eficacia. Estos mecanismos flexibles son el intercambio de los derechos de emisión, la aplicación conjunta y el sistema para un desarrollo limpio (fomentar el desarrollo sostenible y la cooperación entre países desarrollados y en desarrollo).

En la 7a Conferencia de las Partes de la CMNUCC, celebrada en Marrakech en noviembre de 2001 (CdP7), las Partes adoptaron también la Declaración Ministerial de Marrakech que reconocía que la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible era una ocasión importante para abordar los vínculos entre el cambio climático y el desarrollo sostenible(6).

2. Contenido de la propuesta

2.1. La propuesta objeto de examen sustituirá a la Decisión n° 389/93/CEE del Consejo, relativa a un mecanismo de seguimiento de las emisiones de CO2 y de otros gases de efecto invernadero en la Comunidad(7), que establecía un mecanismo de seguimiento de las emisiones antropogénicas de gases de efecto invernadero y de evaluación de los progresos realizados en cumplimiento de los compromisos contraídos respecto de dichas emisiones.

2.2. Los objetivos de la revisión son:

- Reflejar en el mecanismo de seguimiento las obligaciones de información y las orientaciones para la aplicación de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y del Protocolo de Kioto, sobre los que se adoptaron decisiones legales y acuerdos políticos en la 7a Conferencia de las Partes celebrada en Marrakech;

- Proporcionar más información sobre las previsiones de emisiones a nivel de la Comunidad y los Estados miembros, y armonizar dichas previsiones de emisiones teniendo en cuenta la experiencia derivada del actual mecanismo de seguimiento;

- Examinar los requisitos de información y la aplicación del "reparto de la carga" entre la Comunidad y los Estados miembros.

2.3. La experiencia derivada del actual mecanismo de seguimiento ha puesto de manifiesto la necesidad de una mayor armonización en la información sobre las políticas, las medidas y las previsiones de los Estados miembros. Hasta el momento, ha sido difícil evaluar adecuadamente las políticas y las previsiones de los Estados miembros debido a las diferencias metodológicas significativas existentes en el sistema actual. Unas previsiones fiables son de crucial importancia para un sistema de alerta precoz y para garantizar el cumplimiento de las reglas.

2.4. Está previsto un sistema de inventario de los gases de efecto invernadero en aplicación del Protocolo de Kioto. El cumplimiento de las orientaciones del Protocolo de Kioto por la Comunidad y la calidad del inventario comunitario de gases de efecto invernadero dependen de la aplicación de los sistemas nacionales de inventarios de los Estados miembros y de la calidad de los inventarios de los Estados miembros.

2.5. A fin de evaluar si la Comunidad y sus Estados miembros están en vías de cumplir los objetivos del Protocolo de Kioto, es decir, los progresos actuales y los previstos, se mantendrá la actual información anual al Consejo y al Parlamento.

2.6. Las orientaciones del apartado 4 del artículo 7 del Protocolo de Kioto exigen que cada Parte del anexo I establezca y mantenga un registro nacional que garantice la contabilización exacta de la emisión, tenencia, transferencia, adquisición, anulación y retirada de las unidades de cantidades atribuidas, las unidades de reducción de emisiones, las reducciones certificadas de emisiones y las unidades de absorción. A la Comunidad y los Estados miembros, como Partes del Protocolo de Kioto, se les pide que establezcan registros nacionales.

3. Observaciones generales

3.1. El Protocolo de Kioto, decidido en 1997 para limitar la emisión de gases de efecto invernadero, sólo cubre el 3 % de los esfuerzos necesarios para frenar el proceso de calentamiento. Su aplicación sería inútil, incluso contraproducente en algunos casos, puesto que favorecería alternativas que presentan otros riesgos, como la energía nuclear o el almacenamiento acelerado de carbono, cuyos efectos secundarios son inciertos. No obstante, el CESE aprueba las modificaciones que permitirán simplificar los procedimientos para los informes anuales o periódicos de los Estados miembros de la Unión Europea ampliada y el cumplimiento de sus obligaciones de información a la Secretaría de la Convención.

3.2. El CESE alienta los esfuerzos de la Comisión para presentar proyectos y estudios prospectivos, como el estudio WETO (World Energy, Technology, and Climate Policy Outlook 2030)(8), puesto que se trata de una prioridad del Sexto Programa Marco comunitario de investigación (2003-2006), que destinará 2,12 millardos de euros al desarrollo sostenible, a los cambios en el planeta y a los ecosistemas durante los próximos cuatro años. Este estudio examina las previsiones energéticas mundiales, los avances en el terreno de las tecnologías energéticas, las consecuencias para la política en materia de cambio climático y las perspectivas tecnológicas.

3.2.1. Los objetivos de Kioto respecto a las emisiones podrían alcanzarse más fácilmente si se descubrieran nuevas fuentes de energía. Según el estudio WETO, los costes para la consecución de estos objetivos podrían reducirse en una proporción hasta del 30 % si se utilizasen a gran escala fuentes de energía nucleares o renovables. También podrían reducirse notablemente las emisiones mediante una mayor eficacia energética y más ahorros de energía, lo cual tendría como consecuencia reducir la demanda energética y la cantidad de carbono de ésta. También según el estudio WETO, probablemente correspondan a la industria los mayores esfuerzos para reducir la demanda energética. La reducción del consumo de energía con alto contenido de carbono debería conseguirse principalmente sustituyendo el carbón y en menor medida el petróleo por gas y biomasa. Esta situación contempla asimismo un incremento considerable de la producción energética a través de la utilización de diversas formas de energía renovable, como la solar y la eólica. El Comité considera que todos los sectores de la actividad humana deben participar en los esfuerzos para reducir el consumo energético.

3.3. Por otra parte, el programa europeo sobre el cambio climático (PECC) ha confirmado que existe un gran potencial de reducción de emisiones, pero que continúa sin aprovecharse a causa de los obstáculos que impiden la penetración en el mercado de las tecnologías correspondientes. Ésta es la razón por la que el PECC ha señalado una serie de obstáculos y las medidas correspondientes para superarlos(9).

4. Observaciones particulares

4.1. El mecanismo de desarrollo limpio (MDL) permitirá a los países desarrollados ganar reducciones certificadas de emisiones financiando proyectos de reducción de emisiones en los países en desarrollo. Las reducciones de emisiones certificadas permitirán a su vez a los países desarrollados lograr sus propios objetivos de reducción de las emisiones. Por lo tanto, el Mecanismo de Desarrollo Limpio es especialmente interesante por lo que se refiere a las relaciones y a la cooperación entre países desarrollados y en desarrollo.

4.2. Incluso antes de la entrada en vigor del Protocolo de Kioto, las actividades basadas en proyectos pueden acogerse al MDL y generar créditos. Estos créditos tendrán valor puesto que los gobiernos pueden comprarlos para cumplir sus objetivos del Protocolo de Kioto. El MDL es, por lo tanto, un incentivo económico para inversiones extranjeras directas más ecológicas. Como tal y teniendo en cuenta la exigencia de adicionalidad medioambiental prevista por el Protocolo de Kioto, el MDL debería ser un buen vehículo para la transferencia de tecnologías limpias y modernas a los países en desarrollo aportando al mismo tiempo verdaderas ventajas desde el punto de vista del desarrollo(10).

5. Conclusiones

5.1. El CESE subraya la importancia que tiene para la Unión Europea actualizar su propio mecanismo de seguimiento de las emisiones de gases de efecto invernadero en la Comunidad y la ejecución del Protocolo de Kioto si quiere encontrarse en situación de trabajar activamente por las adhesiones y las ratificaciones del Protocolo de Kioto, en el marco de la cooperación paneuropea en materia medioambiental y después de la Conferencia de Kiev al respecto(11).

Bruselas, 16 de julio de 2003.

El Presidente

del Comité Económico y Social Europeo

Roger Briesch

(1) "Tercer Informe de evaluación del GIEC (Grupo intergubernamental de estudio del cambio climático) 2001" y estudio publicado por la Comisión Europea con el título "Perspectivas para la política mundial de energía, tecnología y clima".

(2) El medio ambiente en Europa: tercera evaluación, Agencia Europea del Medio Ambiente, Copenhague, 2003, p. 91.

(3) Artículo 2 del CMNUCC.

(4) El medio ambiente en Europa: tercera evaluación, Agencia Europea del Medio Ambiente, Copenhague, 2003, p. 91.

(5) Decisión n° 358/2002/CE del 25 de abril de 2002 relativa a la aprobación, en nombre de la Comunidad Europea, del Protocolo de Kioto a la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y al cumplimiento conjunto de los compromisos contraídos con arreglo al mismo (DO L 130, 15.5.2002, p. 1 a 20, que comprenden el Protocolo y sus anexos).

Informe del Parlamento Europeo A5-0025/2002 sobre la propuesta del Consejo relativa a la aprobación, en nombre de la Comunidad Europea, etc.

(6) Comunicación de la Comisión al Consejo y al Parlamento Europeo sobre el cambio climático en el contexto de la cooperación al desarrollo (COM (2003) 85 final).

(7) DO L 167 de 9.7.1993, p. 31, modificado por la Decisión n° 296/99/CE (DO L 117 de 5.5.1999, p. 35).

Dictamen del Comité Económico y Social Europeo sobre la "Propuesta de Decisión del Consejo relativa a un mecanismo de seguimiento de las emisiones de CO2 y otros gases de efecto invernadero en la Comunidad", DO C 73 de 15.3.1993, p. 73.

Dictamen del PE (una sola lectura), DO C 115 de 26.4.1993, p. 246.

Dictamen del Comité Económico y Social Europeo sobre la "Propuesta de Decisión del Consejo por la que se modifica la Decisión n° 389/93/CEE relativa a un mecanismo de seguimiento de las emisiones de CO2 y de otros gases de efecto invernadero en la Comunidad", DO C 89 de 19.3.1997, p. 7.

Decisión del PE (segunda lectura), T4-0079/1999, 9.2.1999, DO C 150 de 28.5.1999.

(8) "Energía, tecnología y política climática: Perspectivas mundiales para 2030". Cabe citar asimismo dos comunicaciones recientes de la Comisión: "El cambio climático en el contexto de la cooperación al desarrollo", COM(2003) 85 final, y "Elaboración de un plan de acción a favor de la ecotecnología", COM(2003) 131 final, de 11.3.2003 y de 25.3.2003, respectivamente.

(9) COM(2003) 131 final.

(10) COM(2003) 85 final.

(11) Comunicación de la Comisión al Consejo y al Parlamento Europeo: "Cooperación paneuropea en cuestiones de medio ambiente después de la Conferencia de Kiev (2003)", COM(2003) 62 final.

Top