EUR-Lex Access to European Union law

Back to EUR-Lex homepage

This document is an excerpt from the EUR-Lex website

Document 52023AE4250

Dictamen del Comité Económico y Social Europeo sobre la Comunicación conjunta al Parlamento Europeo, al Consejo Europeo y al Consejo sobre la «Estrategia Europea de Seguridad Económica» [JOIN(2023) 20 final]

EESC 2023/04250

DO C, C/2024/2489, 23.4.2024, ELI: http://data.europa.eu/eli/C/2024/2489/oj (BG, ES, CS, DA, DE, ET, EL, EN, FR, GA, HR, IT, LV, LT, HU, MT, NL, PL, PT, RO, SK, SL, FI, SV)

ELI: http://data.europa.eu/eli/C/2024/2489/oj

European flag

Diario Oficial
de la Unión Europea

ES

Serie C


C/2024/2489

23.4.2024

Dictamen del Comité Económico y Social Europeo sobre la Comunicación conjunta al Parlamento Europeo, al Consejo Europeo y al Consejo sobre la «Estrategia Europea de Seguridad Económica»

[JOIN(2023) 20 final]

(C/2024/2489)

Ponente:

Milena ANGELOVA

Consulta

Comisión Europea, 20.9.2023

Base jurídica

Artículo 304 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea

Decisión de la Asamblea

11.7.2023

Base jurídica

Artículo 52, apartado 2, del Reglamento interno

 

Dictamen de iniciativa

Sección competente

Relaciones Exteriores

Aprobado en sección

21.12.2023

Aprobado en el pleno

14.2.2024

Pleno n.o

585

Resultado de la votación

(a favor/en contra/abstenciones)

143/2/9

1.   Conclusiones y recomendaciones

1.1.

El Comité Económico y Social Europeo (CESE) valora positivamente el enfoque de la Comunicación conjunta de abordar las medidas de seguridad económica desde varios puntos de vista. Al tiempo que respalda el planteamiento basado en la evaluación de amenazas, riesgos y vulnerabilidades, el CESE también aboga por que se analicen y aprovechen las oportunidades que brindan los retos mundiales, sobre la base de la evaluación exhaustiva de los puntos fuertes de la UE.

1.2.

El CESE considera esencial la prioridad de promover la competitividad de la UE. Subraya que invertir en innovación, desarrollo de competencias y capacidades industriales, además de garantizar el buen funcionamiento del mercado interior, constituyen medios indispensables para reforzar tanto la productividad como la competitividad y reducir las dependencias críticas, preservando al mismo tiempo la economía social de mercado de la Unión.

1.3.

El CESE destaca que la seguridad energética y en lo que atañe a las materias primas es fundamental para todos los sectores y, por tanto, clave para la seguridad económica global de la UE. Por otra parte, cada vez resulta más importante disponer de sistemas digitales seguros y de una sólida capacidad digital, habida cuenta de que la digitalización afecta al conjunto de la economía y de la sociedad.

1.4.

A fin de garantizar un acceso estable a la financiación y evitar dependencias excesivas del exterior, urge completar la unión de los mercados de capitales y la unión bancaria. El CESE hace hincapié en que, en este ámbito, la UE sigue estando a la zaga de sus principales rivales, y necesita eliminar los obstáculos existentes y abstenerse de adoptar medidas que puedan poner en peligro el acceso a la financiación privada. Además, la UE debe garantizar una financiación pública adecuada, otorgando prioridad a la inversión en infraestructuras, investigación e innovación, así como a la educación y formación.

1.5.

Para mejorar las posibilidades de diversificar las cadenas de suministro y ampliar los mercados de productos, el CESE aboga por que lleven a la práctica plenamente los acuerdos comerciales y de inversión y se culminen rápidamente las negociaciones comerciales en curso, así como por que se entablen negociaciones con nuevos socios potenciales. El CESE considera que el nuevo enfoque en materia de comercio y desarrollo sostenible es en esencia «parte del paquete» (1), lo que incluye su aplicación a las asociaciones sobre materias primas fundamentales. Entre las prioridades para la UE debe figurar también el impulso de los sistemas de comercio multilateral basados en normas y los acuerdos mundiales, las asociaciones temáticas bilaterales y plurilaterales, así como las asociaciones con países en desarrollo. El CESE considera que, a través de la cooperación internacional, la UE no solo puede reducir la confrontación y sus propias dependencias críticas, sino también reforzar los beneficios mutuos y la implicación de otras economías en las asociaciones con la UE.

1.6.

Si bien la asociación proactiva debe percibirse como la vía principal para reforzar la seguridad económica de la UE en las relaciones internacionales, es necesario adoptar medidas contundentes ya sean compensatorias o de salvaguardia en caso de que terceros países planteen un riesgo para la seguridad económica de la Unión mediante medidas relacionadas con el comercio, la inversión o la cooperación tecnológica.

1.7.

El CESE pide a los responsables de la formulación de políticas de la UE que mejoren, mediante políticas nacionales y una diplomacia activa, las condiciones existentes para que permitan, alienten y apoyen a las empresas de la Unión, incluidas las microempresas y las pequeñas y medianas empresas (pymes), con vistas a gestionar los riesgos geoeconómicos en sus operaciones, y que velen por que las medidas estratégicas no les impongan costes u obstáculos desproporcionados para ellas. En este sentido, el CESE considera fundamental procurar que las empresas de la UE se impliquen decididamente en la identificación y evaluación de los riesgos, las oportunidades y las medidas relacionados con la seguridad económica.

1.8.

El CESE aboga asimismo por la participación de otros agentes pertinentes de la sociedad civil en la elaboración y la ejecución ulteriores de la Estrategia de Seguridad Económica. Además, el CESE destaca la necesidad de promover las sinergias entre los Estados miembros y de generar beneficios en el conjunto de la Unión, contribuyendo de este modo a la unidad, la fortaleza mundial y la seguridad económica general de la Unión.

2.   Observaciones generales

2.1.

El CESE acoge favorablemente la Comunicación conjunta sobre la «Estrategia Europea de Seguridad Económica» (2), publicada por la Comisión Europea y el Alto Representante, por ser una iniciativa de actualidad para responder a las nuevas circunstancias geopolíticas y geoeconómicas, en permanente evolución. El presente Dictamen aborda el planteamiento general y el contenido de la Estrategia propuesta, mientras que un Dictamen complementario (3) se centra en el papel que desempeñan las tecnologías y los sectores estratégicos.

2.2.   Prioridades y principios

2.2.1.

El CESE valora positivamente el enfoque adoptado en la Comunicación para abordar la seguridad económica desde varios puntos de vista y respalda las prioridades planteadas en la Estrategia: el fomento de la competitividad de la UE, su protección contra los riesgos para la seguridad económica y su asociación con países fiables con los que compartan inquietudes e intereses. Se trata de prioridades estrechamente interrelacionadas. Por ejemplo, una competitividad reforzada contribuye a reducir las dependencias y el proteccionismo, y convierte a la UE en un socio más atractivo en materia comercial y de cooperación económica. A su vez, las colaboraciones beneficiosas ayudan a aumentar la competitividad y a reducir las dependencias perjudiciales.

2.2.2.

La interconexión de dichas prioridades requiere un enfoque transversal de las relaciones exteriores y las políticas internas de la UE. En general, resultan fundamentales tanto una política exterior y de seguridad común sólida como unas políticas comerciales, tecnológicas, industriales y de inversión con visión de futuro. Con todo, los efectos de las diversas medidas estratégicas se manifiestan en distintos momentos, algo que también se ha de tener en cuenta al planificar las etapas de aplicación.

2.2.3.

El CESE también llama la atención respecto a las interrelaciones en materia de seguridad entre los ámbitos económico, social y geopolítico. Si bien la seguridad económica es un facilitador necesario del modelo social de la UE, los derechos fundamentales y el Estado de Derecho constituyen el fundamento de la seguridad económica de la UE. A escala mundial, la UE debe afanarse por ser un agente fuerte, a través tanto de una sólida posición económica como de sus capacidades diplomáticas y de defensa, y contribuir así a la resolución de conflictos geopolíticos y al progreso de la paz, la democracia, los derechos humanos y los ODS, en un marco de cooperación multilateral dentro del sistema de las Naciones Unidas. En este contexto, la reforma de las Naciones Unidas cumple una función esencial.

2.2.4.

El CESE también coincide con que los principios de proporcionalidad y precisión se han de aplicar a toda medida que vele por la seguridad económica. Además, el CESE propone atenerse a los principios de proactividad, viabilidad y participación durante la fase de aplicación.

2.2.5.

En consonancia con el principio de proactividad, se pide a la Unión que adopte medidas y oriente los avances sirviéndose de sus propios puntos fuertes y oportunidades, en lugar de mostrar una posición defensiva y limitarse a contrarrestar las medidas adoptadas por otros agentes mundiales. Con arreglo al principio de viabilidad, la UE debe garantizar que las medidas adoptadas sean viables en la práctica y se correspondan con la realidad de las empresas y de otros agentes. El principio de participación se refiere al requisito de cooperación e implicación de todas las partes interesadas en la elaboración y la ejecución de la Estrategia.

2.3.   Evaluación de riesgos y oportunidades, puntos fuertes y débiles

2.3.1.

El CESE reconoce los tipos de riesgos que se mencionan en la Estrategia, es decir, los riesgos relacionados con la resiliencia de las cadenas de suministro, la seguridad física y cibernética de las infraestructuras críticas, la seguridad tecnológica y las fugas tecnológicas, así como la militarización de las dependencias económicas o coerción económica. Dichos riesgos apelan al examen y debida consideración de los factores clave de la dependencia económica: la proporción de lo que constituyen importaciones a la hora de utilizar tecnologías, productos y materias primas fundamentales o estratégicas; la concentración de la importación y exportación en determinados países y la fiabilidad de estos; la capacidad para sustituir las importaciones críticas por producción propia o innovaciones originales, y la posibilidad de diversificar las cadenas de suministro y los mercados de productos (4).

2.3.2.

Además, el CESE llama la atención sobre los riesgos económicos relacionados con la militarización de los recursos naturales y del medio ambiente. Esto se aplica, por ejemplo, a las crecientes tensiones originadas por la escasez de agua y a los numerosos impactos del cambio climático, que pueden afectar, al menos de forma indirecta, a la seguridad económica de la Unión. Los riesgos y conflictos relacionados con el medio ambiente, junto con otros conflictos y guerras, exigen una preparación adecuada por parte de la UE en el contexto de su Estrategia de Seguridad Económica.

2.3.3.

El CESE señala que, además de los riesgos y amenazas externos, acechan otros relacionados con acontecimientos internos a la UE. El mercado único constituye la base de la cooperación exterior; por este motivo, las distorsiones en el mercado interior representan un riesgo letal para el papel que desempeña la Unión en el mundo. Además, las políticas nacionales que debilitan las condiciones de inversión implican riesgos para la seguridad económica de la UE. Esta situación pone de relieve la necesidad de implantar un control adecuado de la competitividad en el proceso de formulación de políticas de la UE.

2.3.4.

El CESE respalda la propuesta relativa a la evaluación periódica de los riesgos y de su evolución. Al ser el sector privado el que afronta y gestiona muchos de los riesgos, el CESE considera fundamental que las empresas de la UE participen estrechamente en la identificación y la evaluación de los riesgos. También deben considerarse debidamente los puntos de vista y las aportaciones de otras partes interesadas, como los interlocutores sociales, la comunidad educativa e investigadora, los consumidores y otros agentes de la sociedad civil.

2.3.5.

Además de reconocer y evaluar la amplia variedad de riesgos, también deben analizarse las oportunidades generadas por los avances geoeconómicos, tecnológicos y medioambientales para la UE. Las oportunidades están relacionadas principalmente con la propuesta de soluciones a retos mundiales relacionados con el agua salubre y el saneamiento, los alimentos y la energía, la digitalización y el transporte, la asistencia sanitaria y la educación, y el cambio climático y la degradación del medio ambiente. La gestión de la migración inducida por el clima y los conflictos constituye asimismo un ámbito en el que la creación de soluciones transfronterizas y el refuerzo de la seguridad económica de la UE requieren una estrategia y unas herramientas proactivas.

2.3.6.

La capacidad de la UE para gestionar su seguridad económica depende de sus puntos fuertes y débiles, que deben cotejarse constantemente con los riesgos y oportunidades actuales y previstos. Para reforzar su seguridad económica, la UE debe centrarse tanto en seguir desarrollando sus puntos fuertes como en eliminar sus deficiencias.

2.3.7.

En cuanto a las oportunidades, la UE debe encontrar aspectos específicos que aporten una ventaja competitiva a los agentes europeos. El CESE pide por tanto a la Comisión que colabore estrechamente con las empresas de la UE y otros agentes pertinentes para encontrar medidas que les permitan aprovechar estas oportunidades, y satisfacer así las necesidades mundiales sin dejar de reforzar la seguridad económica de la UE.

2.4.   Fomentar la competitividad y las capacidades

2.4.1.

La competitividad de la UE se ha debilitado por muchas razones, entre otras por el déficit de inversión pública y privada, el insuficiente refuerzo de factores de productividad como la investigación, desarrollo e innovación (I+D+i) y la formación, y las múltiples crisis recientes y el consecuente aumento de los costes. Por estos motivos, el CESE considera extremadamente importante la prioridad de promover la competitividad de la UE. El CESE respalda el enfoque de la Estrategia de reforzar su mercado único, así como sus capacidades industriales, tecnológicas y de innovación, preservando al mismo tiempo la economía social de mercado de la UE. Promover la producción nacional y la diversificación de las cadenas de suministro, y garantizar el correcto funcionamiento del mercado interior, también son medios indispensables para reducir las dependencias críticas.

2.4.2.

El CESE pide a la Comisión Europea y a los Estados miembros que refuercen la competencia leal y la igualdad de condiciones en el mercado interior y que velen eficazmente por el cumplimiento de las normas existentes. Debe garantizarse que todos los participantes en el mercado, incluidos los de fuera de la Unión, cumplan las reglas y normas de la UE en el mercado único.

2.4.3.

El acceso seguro y asequible a la energía y a las materias primas es crucial para todos los sectores y refleja claramente la importancia de un suministro interno adecuado, un mercado interior que funcione correctamente y unas cadenas de suministro exteriores fiables. Los sistemas digitales seguros y una sólida capacidad digital también son cada vez más importantes para la seguridad económica de la UE, habida cuenta de que la digitalización afecta al conjunto de la economía y la sociedad y los datos están intrínsecamente vinculados al mercado único de bienes, servicios, capitales y personas. Debe garantizarse especialmente la capacidad y la influencia de la UE en el desarrollo y utilización de la inteligencia artificial y otras tecnologías digitales avanzadas.

2.4.4.

La culminación de la Unión Financiera, esto es, la unión de los mercados de capitales y la unión bancaria, es también esencial. Un mercado de capitales de la UE que funcione correctamente y sea estable y un sector bancario de la Unión independiente son necesarios para garantizar un acceso estable a la financiación, evitando al mismo tiempo unas dependencias del exterior excesivas. El CESE insta a las autoridades nacionales y a las instituciones competentes de la UE a que redoblen sus esfuerzos por completar tanto la unión de los mercados de capitales como la unión bancaria. Además, la UE debe eliminar los obstáculos existentes y abstenerse de adoptar nuevas medidas que puedan poner en peligro el acceso a la financiación, en particular para las pymes.

2.4.5.

Además del buen funcionamiento de los mercados de capital, también se requieren unos fondos públicos adecuados y asignados eficazmente para poder alcanzar los objetivos fijados en materia de seguridad económica. El CESE hace hincapié en la necesidad de priorizar la inversión adecuada en infraestructuras seguras, especialmente en infraestructuras críticas, así como en investigación e innovación, y en educación y formación. En este contexto, el CESE lamenta que la Comisión Europea no haya propuesto en su última revisión del marco financiero plurianual la creación de un Fondo para la Soberanía Europea (5).

2.4.6.

El CESE también destaca que la seguridad económica debe abarcar todos los segmentos de la economía, entre otros la sostenibilidad macroeconómica, la estabilidad macrofinanciera, y la resiliencia, la inclusividad y la sostenibilidad de la economía real. Fomentar las condiciones para una inversión sostenible desde el punto de vista económico, social y medioambiental es fundamental para avanzar en la consecución de estos objetivos.

2.4.7.

En lugar de iniciar una carrera por las subvenciones destinada a promover sus industrias, la UE debe esforzarse por alcanzar la excelencia en innovación, emprendimiento, capacidades y competencias, y por aprovechar estas bazas. El refuerzo de la capacidad de innovación requiere inversiones en infraestructuras de I+D+i, talento de alto nivel y diversos ecosistemas de innovación. La educación y la formación deben responder a las necesidades presentes y futuras en materia de capacidades, y abarcar toda la gama de capacidades laborales, desde las más elevadas hasta las básicas, entre otras vías, mediante un reciclaje profesional exhaustivo y una formación de aprendices de alta calidad. Para aprovechar y desarrollar el talento de los jóvenes es necesario proporcionarles una perspectiva de futuro alentadora, a través de la mejora tanto de sus oportunidades como de sus habilidades para configurar su propio futuro.

2.4.8.

En el contexto de varias transiciones paralelas, constituyen medidas necesarias para impulsar el empleo, además del desarrollo de capacidades, la promoción de condiciones favorables para la creación de puestos de trabajo y las facilidades para la circulación de los trabajadores en el mercado laboral.

2.4.9.

Dado que el cambio demográfico genera escasez de mano de obra en todos los sectores y en diversos empleos y tareas, la UE también debe fomentar y facilitar la movilidad transfronteriza de las personas cualificadas, tanto dentro de su territorio como, en particular, en cooperación con terceros países. Se debe dedicar un esfuerzo específico a atraer y retener el talento necesario en las tecnologías y actividades estratégicas (6). El CESE destaca la importancia de un enfoque general dirigido a impulsar la capacidad industrial. En lugar de «escoger a los ganadores», lo que conlleva el riesgo de que las empresas realicen inversiones erróneas a la luz de las políticas y asuman menos riesgos, la UE debe ofrecer condiciones que favorezcan un avance continuo y el desarrollo de nuevas soluciones sobre una base amplia. Por ejemplo, mejorar la transición ecológica únicamente promoviendo sectores o tecnologías concretos, definidos como «ecológicos» o «limpios» no es lo más indicado, puesto que en la transición ecológica participan todo tipo de empresas y son muchas las empresas «tradicionales» que suministran las materias primas y los componentes necesarios o son una plataforma de innovación para nuevos productos y soluciones.

2.4.10.

Del mismo modo, a la hora de definir y promover las tecnologías «estratégicas» o «críticas», deben tenerse en cuenta todas las tecnologías y sectores pertinentes. Como se destaca en el Dictamen complementario, el CESE aboga por que se definan las tecnologías y los sectores «estratégicos» y «críticos» de manera coherente y transparente y con la debida justificación, a fin de aportar la seguridad jurídica y operativa necesaria. Habida cuenta de los diversos aspectos relacionados con la naturaleza y el uso de las tecnologías, el CESE recalca el papel de las tecnologías al servicio de las funciones esenciales de la sociedad. Estas incluyen, por ejemplo, las tecnologías energéticas, digitales y de transporte, las tecnologías del agua y la salud, así como las tecnologías relacionadas con la seguridad.

2.4.11.

En lugar de decidir sobre las estructuras de producción, las gamas de productos o las cadenas de suministro de las empresas, el papel fundamental de los responsables de la formulación de políticas es establecer marcos facilitadores, así como alentar y apoyar a las empresas en la tarea de gestionar los nuevos riesgos geoeconómicos —entre ellos la fragmentación mundial— en sus operaciones, velando al mismo tiempo por la sostenibilidad económica, social y medioambiental de cada entidad. Esta labor incluye, por ejemplo, facilitar el acceso a materias primas fundamentales o ayudar a superar los cuellos de botella. Para este empeño común resulta esencial una sólida política exterior y de seguridad, en coordinación con otras políticas, como las de comercio, industria y energía.

2.4.12.

Teniendo en cuenta que los riesgos para la seguridad económica afectan a una amplia gama de operaciones empresariales, como la gestión de la cadena de suministro, la importación, la exportación, la inversión y la cooperación tecnológica, el CESE considera importante garantizar que las medidas estratégicas que abordan los riesgos no generen costes u obstáculos desproporcionados para las empresas de la UE. En consonancia con el principio de viabilidad, el CESE pide a la Comisión y a los Estados miembros que contribuyan a fomentar la concienciación, el conocimiento y las capacidades para afrontar los riesgos para la seguridad económica, especialmente por parte de las microempresas y las pymes que tienen dificultades para afrontar simultáneamente las transiciones ecológica y digital.

2.4.13.

El CESE también destaca la necesidad de que la UE utilice y refuerce las sinergias entre los Estados miembros y se esfuerce por generar beneficios en el conjunto de la UE, contribuyendo de este modo a la unidad, la fortaleza mundial y la seguridad económica general de la UE.

2.5.   De una cooperación perjudicial a otra beneficiosa

2.5.1.

El CESE se muestra plenamente conforme con la necesidad urgente de que la UE reduzca las dependencias económicas que plantean riesgos para la seguridad económica y la resiliencia de la UE y de sus Estados miembros. Al mismo tiempo, el CESE comparte la afirmación de que la UE no puede lograr por sí sola la seguridad económica, y respalda la cooperación con la gama más amplia posible de socios, siempre que sea sostenible y razonable desde el punto de vista económico, social y medioambiental. El CESE apoya la «reducción del riesgo» como enfoque general respecto a la seguridad económica de la UE, mientras que la «disociación» debe aplicarse a situaciones extremadamente graves, como es el caso de la agresión rusa.

2.5.2.

El CESE considera que, además de reducir sus propias dependencias críticas, la UE debe ir más allá y procurar la generación de vínculos y asociaciones basadas en los puntos fuertes de la UE, que aporten beneficios mutuos y estimulen los compromisos de cooperación. Para ello, es necesario conformar una posición económica sólida para la UE en la escena mundial. Además de la protección frente a la importación desleal, la UE debe potenciar de manera decidida las oportunidades de exportación y la internacionalización de sus empresas, lo que también favorecería otros intereses de la UE, como el impulso de los objetivos medioambientales y sociales.

2.5.3.

Aumentar y diversificar los socios mejora las posibilidades de diversificar las cadenas de suministro y facilita el acceso a recursos de producción tanto críticos como comunes. También contribuye a ampliar los mercados de exportación, reduciendo así la dependencia respecto a un número limitado de clientes. Para ello, es importante aprovechar plenamente los acuerdos comerciales y de inversión actuales pertinentes y culminar con celeridad las negociaciones comerciales en curso, además de emprender nuevas negociaciones con posibles nuevos socios. Para garantizar un enfoque general, así como la legitimidad pública necesaria, es importante que las asociaciones sobre materias primas fundamentales estén sujetas a requisitos de sostenibilidad al mismo nivel que los acuerdos comerciales. Ello supone elaborar un sólido capítulo sobre desarrollo sostenible, una supervisión y una aplicación específicas, el seguimiento de la sociedad civil y sanciones como último recurso (7).

2.5.4.

El CESE considera útil que la UE impulse las asociaciones temáticas en ámbitos como la digitalización, las materias primas y la energía. El CESE también destaca la importancia cada vez mayor de la diplomacia azul y la cooperación en el sector del agua, que incluye la gestión sostenible de los recursos hídricos y la mejora de las tecnologías azules.

2.5.5.

La investigación y la innovación son un aspecto esencial de la cooperación temática. Las asociaciones tecnológicas, si bien exigen que la UE se proteja contra los abusos, aumentan las posibilidades de que la Unión participe en el desarrollo de tecnologías estratégicas y críticas. Los proyectos de investigación conjuntos y de alto nivel, en cooperación con las industrias, también contribuyen al desarrollo, la atracción y la retención de talento de alto nivel.

2.5.6.

Un papel activo en el desarrollo y el cumplimiento de reglas y normas internacionales brinda a la Unión la oportunidad de convertirse en un referente mundial en la definición de normas. Además de promover los intereses económicos de la UE, la cooperación con países afines también permite promover tecnologías y productos sostenibles y fiables en todo el mundo.

2.5.7.

El CESE considera, en consonancia con la Estrategia, que redunda en interés de la UE reforzar la cooperación multilateral —y, si es oportuno, plurilateral— por medio de foros y organizaciones internacionales. Deben prestarse más atención y esfuerzos a la cooperación en el seno de la OMC y a la reforma de dicha Organización. De esta forma se contrarrestaría la tendencia actual a la fragmentación de la economía mundial y los mercados internacionales. Es fundamental apoyar la cooperación internacional, teniendo en cuenta el impacto de la fragmentación y la confrontación en la economía europea, principalmente en el comercio, la tecnología y la inversión, incluido el sistema de pagos y la estabilidad del euro. La cooperación multilateral también es indispensable, por ejemplo, para abordar problemas medioambientales y sanitarios comunes.

2.5.8.

El CESE conviene en que las asociaciones con los países en desarrollo contribuyen a la seguridad económica de la UE, al mejorar el acceso a los recursos y proporcionar nuevos mercados. Además de la cooperación económica basada en el mercado, la UE debe facilitar una mayor participación de sus empresas y otros agentes de la sociedad civil, incluidas las ONG y las empresas de la economía social, en los proyectos de cooperación al desarrollo. El refuerzo de capacidades, incluida la educación y el desarrollo de destrezas, debe constituir una parte esencial de estas asociaciones.

2.5.9.

La cooperación en el contexto de Global Gateway es un ejemplo de asociaciones financieras y técnicas que tienen por finalidad generar beneficios mutuos para los socios. Por otra parte, este tipo de asociaciones aportan numerosos beneficios en términos de desarrollo sostenible, al responder de forma simultánea a las necesidades y los objetivos económicos, sociales y medioambientales. Para aportar mayor valor añadido, dicha cooperación debe complementarse con asociaciones ecosistémicas que se sirvan de las infraestructuras.

2.6.   Protección contra los riesgos y amenazas

2.6.1.

Si bien la asociación proactiva debe percibirse como la vía principal para reforzar la seguridad económica de la UE en las relaciones internacionales, es necesario adoptar contramedidas decisivas en los casos en que terceros países amenacen la seguridad económica de la UE mediante condiciones y prácticas comerciales desleales o ilegales, abusos relacionados con inversiones hacia o desde el exterior, o riesgos vinculados a la cooperación tecnológica. El CESE apoya la propuesta de evaluar y utilizar la amplia gama de instrumentos existentes y otros posibles nuevos para prevenir y abordar los riesgos y las distorsiones relacionados con el comercio y la inversión.

2.6.2.

Al mismo tiempo, es importante evitar que se promueva un mayor proteccionismo y seguir manteniendo, en general, las asociaciones como primera opción. El CESE señala igualmente la importancia de la coordinación y la unidad entre los Estados miembros de la UE, y de la cooperación con los países socios a la hora de utilizar estos instrumentos. Además, se requieren análisis de costes y beneficios adecuados a la hora de planificar y decidir su uso.

2.6.3.

El CESE apoya el diseño y la adopción de medidas eficaces para abordar los riesgos relacionados con las tecnologías de doble uso. Asimismo, el CESE considera fundamental proteger los derechos de propiedad intelectual e industrial y prevenir el espionaje y las fugas de tecnología, tal y como se insiste en la Estrategia.

2.6.4.

Ante la floreciente economía de los datos, se debe también prestar cada vez más atención y destinar más inversión a la ciberseguridad y a la seguridad de las infraestructuras digitales. El CESE también hace hincapié en la necesidad de proteger la seguridad de otros tipos de infraestructuras críticas, entre ellas las infraestructuras de energía, transporte, agua y sanidad. Se debe reforzar tanto la seguridad física como la ciberseguridad, teniendo en cuenta la gran variedad de ataques e incidentes posibles.

2.6.5.

Para mejorar la preparación de la UE frente a crisis y situaciones de emergencia, deben considerarse diversos tipos de riesgos de manera integrada y debe adoptarse un enfoque global respecto a la gestión de riesgos. También debe intensificarse la cooperación en las actividades de prospectiva y la planificación de contingencias, aprovechando plenamente la cooperación público-privada que combina el marco proporcionado por la gobernanza pública y la experiencia práctica y la actuación de las empresas, los trabajadores y los ciudadanos en general.

3.   Observaciones específicas

3.1.

A partir de las observaciones y los argumentos generales expresados anteriormente, y teniendo en cuenta que el refuerzo de la competitividad y el impulso de asociaciones beneficiosas son fundamentales para mejorar la seguridad económica de la UE, el CESE propone que la Comisión Europea considere añadir a la lista de próximos pasos a dar los aspectos y medidas descritos a continuación.

3.2.

Supervisar constantemente las estrategias y medidas relacionadas con la seguridad económica aplicadas por terceros países.

3.3.

Evaluar los puntos fuertes de la Unión con respecto a la evolución geopolítica y geoeconómica y las medidas adoptadas por otros agentes mundiales.

3.4.

Determinar, junto con las empresas y otras partes interesadas pertinentes, las medidas estratégicas que se requieren para aprovechar o crear oportunidades comerciales y de asociación que propicien los cambios a escala mundial.

3.5.

Definir las tecnologías y sectores «estratégicos» y «críticos» de manera coherente y transparente, a fin de proporcionar la seguridad jurídica y operativa necesaria.

3.6.

Llevar a cabo un control adecuado de la competitividad en lo relativo al impacto tanto económico como social de las iniciativas políticas de la UE y contribuir así a la seguridad económica de esta.

3.7.

Reforzar la inteligencia económica y las capacidades de previsión de la Comisión Europea.

3.8.

Facilitar la cooperación en materia de investigación, innovación y desarrollo de capacidades con socios afines en temas críticos cada vez más importantes, como la gestión de los recursos hídricos y las tecnologías azules.

3.9.

Mejorar la preparación frente a los flujos migratorios, inducidos por fenómenos relacionados con el clima y el medio ambiente, además de por situaciones de conflicto y guerra.

3.10.

Potenciar la cooperación entre los sectores público y privado con el fin de estar mejor preparados ante las situaciones de emergencia relacionadas con la seguridad.

3.11.

Implicar a la amplia gama de agentes pertinentes de la sociedad civil en la elaboración y la posterior ejecución de la Estrategia Europea de Seguridad Económica.

Bruselas, 14 de febrero de 2024.

El Presidente del Comité Económico y Social Europeo

Oliver RÖPKE


(1)  Dictamen del Comité Económico y Social Europeo sobre la Comunicación «El poder de las asociaciones comerciales: juntos por un crecimiento ecológico y justo» (DO C 140 de 21.4.2023, p. 69).

(2)  JOIN(2023) 20 final, Bruselas, 20.6.2023.

(3)  https://www.eesc.europa.eu/es/our-work/opinions-information-reports/opinions/strategic-technologies-driver-european-sovereignty-and-resilience-supplementary-opinion-rex579-european-economic

(4)  Junto con los Estados Unidos, China desempeña un papel central en el contexto geopolítico y geoeconómico del mundo y ocupa una posición crucial en el comercio mundial, en las cadenas de suministro y en las asociaciones de inversión. La UE también depende en gran medida de China, en particular en lo que respecta a determinadas tecnologías y materias primas fundamentales que resultan esenciales para la transición ecológica y digital.

(5)  Dictamen del CESE sobre la «Estrategia anual de crecimiento sostenible 2023» (DO C, C/2024/871, 6.2.2024, ELI: http://data.europa.eu/eli/C/2024/871/oj;

(6)  Dictamen del Comité Económico y Social Europeo sobre la «Propuesta de Directiva del Parlamento Europeo y del Consejo relativa al estatuto de los nacionales de terceros países residentes de larga duración» [COM(2022) 650 — final], sobre la «Propuesta de Directiva del Parlamento Europeo y del Consejo por la que se establece un procedimiento único de solicitud de un permiso único que autoriza a los nacionales de terceros países a residir y trabajar en el territorio de un Estado miembro y por la que se establece un conjunto común de derechos para los trabajadores de terceros países que residen legalmente en un Estado miembro» [COM(2022) 655 — final] y sobre la «Comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo, al Consejo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones — Atraer capacidades y talento a la UE» [COM(2022) 657 — final] (DO C 75 de 28.2.2023, p. 136).

(7)  Dictamen del Comité Económico y Social Europeo sobre la Comunicación «El poder de las asociaciones comerciales: juntos por un crecimiento ecológico y justo» (DO C 140 de 21.4.2023, p. 69)..


ELI: http://data.europa.eu/eli/C/2024/2489/oj

ISSN 1977-0928 (electronic edition)


Top