EUR-Lex Access to European Union law

Back to EUR-Lex homepage

This document is an excerpt from the EUR-Lex website

Document EESC-2021-01138-AC

Dictamen - Comité Económico y Social Europeo - Nueva estrategia de adaptación al cambio climático de la UE

EESC-2021-01138-AC

ES

NAT/815

Nueva estrategia de adaptación al cambio climático de la UE

DICTAMENComité Económico y Social EuropeoComunicación de la Comisión al Parlamento Europeo, al Consejo,
al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones:
Forjar una Europa resiliente al cambio climático ‒
La nueva estrategia de adaptación al cambio climático de la UE[COM(2021) 82 final]

Ponente: Dimitris DIMITRIADIS

Coponente: Kęstutis KUPŠYS

Consulta

Comisión Europea, 26.3.2021

Fundamento jurídico

Artículo 304 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea

Sección competente

Sección de Agricultura, Desarrollo Rural y Medio Ambiente

Aprobado en sección

23/06/2021

Aprobado en el pleno

07/07/2021

Pleno n.º

562

Resultado de la votación
(a favor/en contra/abstenciones)

229/3/12



1.Conclusiones y recomendaciones

1.1El Comité Económico y Social Europeo apoya firmemente la adopción de la estrategia de adaptación al cambio climático de la UE puesto que se trata de un paso crucial hacia el objetivo del Pacto Verde Europeo de lograr la neutralidad y la resiliencia climáticas antes de 2050. Sin embargo, hubiera querido que los ámbitos de actuación previstos no solo se esbozaran en términos generales, sino que se dieran ejemplos concretos. Hay que ofrecer a la ciudadanía una descripción más vívida de cómo podrían ser los cambios.

1.2El riesgo de daños económicos y de pérdida de vidas debido a la mayor frecuencia e intensidad de los efectos de fenómenos meteorológicos extremos relacionados con el clima perdurará. El riesgo de que las repercusiones del cambio climático y los esfuerzos de adaptación al cambio climático puedan exacerbar las desigualdades existentes es igualmente importante. Por tanto, una adaptación que haga hincapié en la equidad resulta esencial para proteger las vidas, los empleos y medios de subsistencia de la ciudadanía europea, sobre todo en lo que respecta a los más vulnerables, que tradicionalmente se ven más duramente afectados por el cambio climático.

En el marco de una transición justa, las organizaciones de la sociedad civil desempeñan un papel fundamental. En particular, debe garantizarse la participación de los interlocutores sociales para conseguir implantar satisfactoriamente las adaptaciones en el entorno laboral y mantener condiciones de trabajo decentes mediante el diálogo social y la negociación colectiva.

1.3La ejecución de la estrategia, así como del Pacto Verde Europeo, debería basarse en un enfoque sistémico, al objeto de abordar múltiples objetivos al mismo tiempo y promover instrumentos políticos y soluciones tecnológicas que puedan utilizarse en todos los diferentes sectores de la economía.

1.4En particular, el Comité pide que se otorgue tanta importancia a la financiación de la mitigación como a la financiación de la adaptación. Es esencial que todas las políticas climáticas a todos los niveles combinen estrategias de mitigación y de adaptación.

1.5El CESE considera necesario disponer de directrices, objetivos y herramientas de seguimiento, índices de referencia e indicadores específicos en materia de adaptación que contribuyan a aportar transparencia en lo que respecta a la asignación de recursos, a anticipar y gestionar las repercusiones del cambio climático y a evaluar los avances en la adaptación al cambio climático, al tiempo que se desarrolla la capacidad a escala local, nacional y regional para utilizar todas estas herramientas.

1.6El CESE considera que las soluciones basadas en la naturaleza, la bioeconomía y la transición a una economía circular representan enfoques fundamentales de adaptación al cambio climático y, al mismo tiempo, una oportunidad para que la recuperación de la UE sea sostenible en términos medioambientales y sociales.

1.7El Comité hace un llamamiento a la Comisión para que logre una mayor adecuación de las políticas de adaptación al cambio climático a la justicia climática en la futura elaboración de políticas de adaptación. Reconoce que el cambio climático puede tener diferentes efectos sociales, económicos y en la salud pública, además de otros efectos adversos en las comunidades, y aboga por abordar con decisión las desigualdades existentes mediante estrategias de mitigación y adaptación a largo plazo para que nadie se quede atrás.

1.8Para apoyar a las empresas en su propia adaptación y en sus esfuerzos por ofrecer soluciones de adaptación a la sociedad, la UE debe seguir propiciando y fomentando las condiciones necesarias para la innovación, la inversión y el comercio que mejoren el desarrollo sostenible. La adaptación al cambio climático y sus costes deberían, por tanto, ser un elemento esencial de la estrategia industrial de la UE.

1.9El CESE considera que la agricultura, la silvicultura y la pesca figuran entre las actividades comerciales más directamente afectadas, si bien pueden contribuir, al mismo tiempo, a las soluciones de adaptación, la captura de carbono y la seguridad alimentaria. Es necesario investigar e innovar de modo intensivo, pero también ofrecer recompensas a los sumideros de CO2 creados de forma demostrable, para apoyar a estos sectores

1.10La pérdida económica media anual causada por catástrofes relacionadas con el clima se cifra en cientos de miles de millones de dólares. El informe de las Naciones Unidas «Costo Humano de los Desastres» también dibuja un panorama deprimente: «En el período 2000-2019 se produjeron 7348 grandes desastres que se cobraron 1,23 millones de vidas, afectaron a 4 200 millones de personas (muchas de ellas más de una vez) y provocaron pérdidas económicas mundiales de aproximadamente 2,97 billones de dólares». La UE cuenta con varias fuentes de financiación de la adaptación, a saber, el presupuesto del Pacto Verde Europeo, el MFP y el Instrumento de Recuperación de la Unión Europea (NextGenerationEU). El CESE aboga por una mayor claridad sobre las diferentes opciones, así como procedimientos simplificados que permitan acceder de manera oportuna a la financiación a nivel práctico. Además, la eliminación de las subvenciones a los combustibles fósiles y una reforma fiscal ecológica liberarían una considerable cantidad de recursos de los presupuestos públicos, abordarían incoherencias sistémicas y generarían nuevos ingresos para financiar la adaptación al cambio climático. El CESE critica que todavía no se haya presentado ninguna hoja de ruta concreta para eliminar estas subvenciones perjudiciales para el medio ambiente.

1.11El CESE pide, asimismo, medidas que conviertan la canalización de la inversión a la industria de los combustibles fósiles en la estrategia menos favorable para las entidades financieras y creen un incentivo para la asignación de fondos privados a actividades que apoyen la mitigación del cambio climático y la adaptación al mismo. Esto es importante para las inversiones tanto dentro como fuera de la UE, y con el fin de erigirse en referente normativo de ámbito mundial en el campo de las finanzas sostenibles, la Comisión debería mantener el listón alto y adherirse a principios con base científica y de neutralidad tecnológica, incluida la taxonomía de la UE.

1.12La estrategia reconoce la necesidad de financiación internacional adicional para la adaptación al cambio climático, en particular de fuentes públicas; sin embargo, el CESE insta a la Comisión a que aclare de forma precisa cómo eliminará los obstáculos para acceder a la financiación de los países, las comunidades y los sectores más vulnerables a escala mundial y cómo incluirá propuestas para la integración de las cuestiones de género y la lucha contra las desigualdades a escala regional y local.

1.13Es preciso que la UE preste una atención especial a la cooperación internacional en sus diversas formas, entre ellas, las asociaciones de inversión, comercio e innovación, con el objetivo de reforzar las medidas de adaptación a escala mundial, y especialmente en los países en desarrollo.

1.14En términos generales, el Comité considera que la estrategia constituye el fundamento de una iniciativa jurídicamente vinculante que obligue a los Estados miembros a elaborar planes y estrategias nacionales de adaptación al cambio climático. La Ley Europea del Clima será decisiva para lograr políticas vinculantes en materia climática.

1.15Debe prestarse apoyo a los gobiernos locales y regionales, en calidad de autoridades de ejecución de la mayoría de iniciativas de adaptación, dotándolos de recursos suficientes para desarrollar capacidad en este ámbito, incluso en la formulación de la política de adaptación.

2.Antecedentes

2.1La Comisión Europea adoptó su nueva estrategia de adaptación al cambio climático de la UE el 24 de febrero de 2021 1 . La nueva estrategia establece el modo en que la Unión Europea puede adaptarse a las repercusiones del cambio climático y ser resiliente al mismo antes de 2050.

2.2El Comité Económico y Social Europeo acoge favorablemente la adopción de la estrategia de adaptación al cambio climático de la UE, con sus cuatro objetivos —hacer que la adaptación de Europa sea más inteligente, más rápida y más sistémica e intensificar la acción internacional en materia de adaptación al cambio climático—, puesto que se trata de un paso crucial en el importante proceso de elaboración de políticas.

2.3En dicha estrategia, hacer que la adaptación sea más inteligente significa «mejora[r] el conocimiento y la disponibilidad de datos, pero gestionando al mismo tiempo la incertidumbre inherente que trae consigo el cambio climático; garantizando más y mejores datos sobre los riesgos y las pérdidas relacionados con el clima y convirtiendo la Plataforma Europea de Adaptación al Clima (ADAPT) en un lugar prominente para difundir conocimientos sobre la adaptación». Hacer que la adaptación sea más sistémica consiste en «apoya[r] el desarrollo de políticas en todos los niveles de gobernanza, la sociedad y la economía, y todos los sectores a través de la mejora de las estrategias y planes de adaptación; integrar la resistencia frente al cambio climático en la política macropresupuestaria y promover soluciones de adaptación basadas en la naturaleza». Acelerar la adaptación en todos los ámbitos implica agilizar «el desarrollo y despliegue de soluciones de adaptación; reducir los riesgos relacionados con el clima; colmar la brecha de protección del clima y garantizar la disponibilidad de agua potable y un suministro viable».

2.4La pérdida económica media anual causada por catástrofes relacionadas con el clima se cifra en cientos de miles de millones de dólares. Los informes revelan 2 que, de persistir las trayectorias de emisiones actuales, se prevé que partes de Europa meridional experimenten fenómenos de calor extremo una vez cada dos años y que el rendimiento de las cosechas de maíz de secano disminuyan un 50 %. Estos impactos diferenciados podrían contribuir a una mayor divergencia, en lugar de convergencia, en la UE. La pandemia de COVID-19 ha demostrado que es primordial comprender e integrar la conexión entre la agenda medioambiental y la de salud pública en la elaboración de políticas, teniendo en cuenta que la lucha contra las amenazas a la biodiversidad puede contribuir a reducir el riesgo de futuras enfermedades y pandemias zoonóticas, y reconociendo que las medidas de recuperación de la pandemia y las de adaptación al cambio climático comparten el mismo objetivo de resiliencia para el futuro 3 .

2.5El presente Dictamen del CESE pretende aportar una perspectiva de la sociedad civil sobre el objetivo de la estrategia y las medidas en las que se basa.

3.Observaciones generales

3.1El CESE hace hincapié en la necesidad de facilitar la aplicación conjunta de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, el Pacto Verde Europeo, la Ley Europea del Clima y el Pacto por el Clima, así como el desarrollo y la ejecución de los planes de recuperación y resiliencia, mediante estrategias tanto de mitigación del cambio climático como de adaptación al mismo. El CESE apoya plenamente la nueva estrategia de adaptación al cambio climático de la UE, aprobada el 24 de febrero de 2021 por la Comisión Europea.

3.2Hace hincapié en que, a pesar de las medidas intensivas para luchar contra el cambio climático, existe una necesidad de adaptación urgente y duradera. El riesgo de daños económicos y de pérdida de vidas humanas debido a la mayor frecuencia e intensidad de los efectos de fenómenos meteorológicos extremos relacionados con el clima perdurará. El riesgo de que las repercusiones del cambio climático y los esfuerzos de adaptación al cambio climático puedan exacerbar las desigualdades existentes es igualmente importante. La adaptación será esencial a la hora de proteger los derechos humanos de la ciudadanía europea en lo que respecta a la seguridad, el trabajo digno y la resiliencia de los medios de subsistencia.

3.3El CESE comparte la preocupación de la Comisión respecto de los riesgos sanitarios derivados del cambio climático y la consiguiente necesidad de comprenderlos mejor, mediante la Plataforma Europea de Adaptación al Clima (Climate-ADAPT). Sin embargo, tal y como han destacado la Organización Mundial de la Salud 4 y la Agencia Europea de Medio Ambiente 5 , existen pruebas del impacto desigual de la contaminación y degradación ambientales en comunidades socialmente desfavorecidas y grupos vulnerables. Por ello, el concepto de desigualdad medioambiental debería incorporarse a las políticas de la Unión en vista de la dimensión social del cambio climático.

3.4El Comité observa que, si se toman las medidas adecuadas, la adaptación redundará en beneficio de todos, ya que evitará las pérdidas ocasionadas por el cambio climático, generando ventajas económicas, aumentando la justicia social y reforzando la protección medioambiental.

3.5La ejecución de la nueva estrategia de adaptación al cambio climático de la UE, así como del Pacto Verde Europeo, debería formar parte de un enfoque sistémico, que aspire a abordar múltiples objetivos y a promover instrumentos políticos y soluciones tecnológicas que puedan utilizarse en todos los sectores de la economía. Por lo tanto, son necesarios un método de análisis sistémico y global, y las herramientas pertinentes para su aplicación, para garantizar que los objetivos se abordan de manera simultánea.

3.6El CESE considera necesario disponer de directrices, objetivos y herramientas de seguimiento, índices de referencia e indicadores específicos en materia de adaptación que contribuyan a anticipar y gestionar las repercusiones del cambio climático y a evaluar los avances en la adaptación al cambio climático.

3.7El Comité señala que las soluciones basadas en la naturaleza, la bioeconomía y la transición a una economía circular son enfoques fundamentales en la adaptación al cambio climático y se remite a sus Dictámenes anteriores sobre la bioeconomía 6 y la economía circular 7 . Además, las prácticas sostenibles de gestión forestal, del suelo y del agua son útiles tanto para la adaptación como para la mitigación, además de sentar las bases para una producción de alimentos y biomasa resiliente al cambio climático, climáticamente neutra y sostenible.

3.8El CESE pide que se otorgue tanta importancia a la financiación de la mitigación como a la financiación de la adaptación. Es esencial que todas las políticas climáticas a todos los niveles combinen estrategias de mitigación y de adaptación, y el CESE pide medidas adicionales para garantizar que se mantenga este principio, dado que la mitigación protege a las generaciones futuras frente al agravamiento de la crisis climática, mientras que la adaptación protege a las generaciones actuales y futuras de los fenómenos meteorológicos extremos causados por el cambio climático ya existente. La metodología de la UE de seguimiento climático del presupuesto de la UE debería modificarse a efectos de diferenciar explícitamente los gastos de adaptación y mitigación.

3.9Por ejemplo, los Estados miembros de la UE deberían informar a las autoridades encargadas de revisar los «planes nacionales integrados de energía y clima» de que se ha de poner el mismo énfasis en las estrategias de adaptación y de mitigación, debido a las mayores ambiciones en materia climática de la UE y al impacto de la COVID-19. Las ciudades y los municipios también deberían comprometerse y recibir apoyo, posiblemente mediante el Pacto de los Alcaldes, a la hora de integrar la adaptación en sus planes de mitigación y crear sinergias.

3.10El CESE está convencido de la necesidad de adoptar un enfoque que incluya a las partes interesadas en el diseño y el desarrollo conjuntos de los itinerarios de adaptación pertinentes. Estos planes deberían ser objeto de una creación conjunta de manera integrada con los itinerarios de mitigación pertinentes, ya que la mitigación y la adaptación están interrelacionadas y se influyen mutuamente. Deberían preverse iniciativas de desarrollo de capacidades y de sensibilización pública al objeto de respaldar las actividades de adaptación de todas las partes interesadas, incluidos los jóvenes. Para los jóvenes, y especialmente para los niños, será fundamental una mayor armonización entre el sistema educativo y las necesidades de empleo de la «cuarta revolución industrial» en curso.

3.11Habida cuenta de los aspectos económicos y medioambientales, resulta esencial mitigar las posibles repercusiones sociales negativas de las políticas de adaptación, a fin de garantizar un amplio apoyo a la ejecución de la estrategia. El CESE pide que se emprendan acciones específicas adicionales para los grupos vulnerables de partes interesadas, prestando una atención especial a cuestiones como el género, la edad y los grupos minoritarios.

3.12El CESE señala que la innovación y la aplicación en materia de adaptación requieren una financiación paciente, a largo plazo y estratégica, y que el Estado está llamado a desempeñar un importante papel emprendedor para favorecer dicha paciencia. Los gastos asociados a las políticas de descarbonización de la UE tendrán que minimizarse y repartirse entre los diferentes sectores a fin de velar por que los grupos de población con menores ingresos y las comunidades vulnerables no soporten una proporción injusta de la carga financiera. Según un informe 8 de la Red de Soluciones para un Desarrollo Sostenible (SDSN) de las Naciones Unidas, deben adoptarse contramedidas adecuadas para evitar cualquier aumento de la desigualdad y garantizar un apoyo más amplio a la transición hacia la sostenibilidad.

3.13La UE dispone de diferentes fondos para financiar la adaptación. El CESE aboga por una mayor claridad sobre las diferentes opciones, así como por procedimientos simplificados que permitan a los actores acceder de manera oportuna a la financiación a nivel práctico.

3.14El desarrollo y el uso de herramientas financieras para las políticas de adaptación (subvenciones, permutas de crédito, bonos de adaptación, reducción de las emisiones debidas a la deforestación y la degradación forestal, etc.) deberían reforzarse en mayor medida. A fin de aumentar la ambición global de la estrategia, es preciso debatir y fomentar el uso de nuevos posibles instrumentos, como los canjes de deuda por clima, para garantizar los flujos financieros hacia los países que requieren una actuación inmediata.

3.15El CESE destaca igualmente la importancia de integrar los riesgos y las profundas incertidumbres (cuando se desconocen las probabilidades de los fenómenos) relacionados con las catástrofes naturales climáticas en los modelos y las herramientas utilizados para diseñar las políticas macrofiscales.

3.16La estrategia debería ir seguida de un plan de acción en el que se concrete la hoja de ruta para su aplicación a escala europea, nacional, regional y local, y que incluya modalidades de apoyo a los diferentes sectores de la economía y la sociedad para que comprendan y aborden los riesgos climáticos, prestando especial atención a los sectores y comunidades más vulnerables.

3.17La coordinación de las medidas de adaptación con los programas de recuperación de la COVID-19 se considera esencial durante y después de la pandemia.

4.Observaciones específicas

Medidas a nivel de la UE

4.1El Comité pide a la Comisión que vele por una mayor adecuación de las políticas de adaptación al cambio climático a la justicia climática. Al hacer frente a los desafíos del cambio climático nadie debe quedarse atrás y deben abordarse primero las necesidades de los más vulnerables, que a menudo son los menos preparados y, en muchos casos, los menos responsables del estado actual del clima.

4.2Dentro de Europa, las repercusiones del cambio climático afectarán de forma distinta a las diferentes regiones geográficas. Por lo tanto, las respuestas políticas y los esfuerzos de adaptación al cambio climático deben tener en cuenta estas diferencias y las particularidades de las diversas regiones.

4.3Resulta esencial establecer índices de vulnerabilidad locales para guiar las estrategias de adaptación, que deberían desarrollarse en tres vertientes: vulnerabilidad geográfica o regional, vulnerabilidad sectorial o económica, y vulnerabilidad social.

4.4La estructura existente para los proyectos de adaptación se centra a menudo en las repercusiones del cambio climático y no en las causas fundamentales de la vulnerabilidad. Por consiguiente, el CESE pide una integración y una incorporación profundas de la planificación de la adaptación al cambio climático en todas las políticas, estrategias y medidas pertinentes de la UE.

4.5Ante todo, es importante invertir en el fortalecimiento del capital humano, es decir, facilitar la creación de innovaciones tecnológicas y sociales y proporcionar conocimientos y herramientas a la ciudadanía europea para que se prepare adecuadamente para los desafíos climáticos que se avecinan. Debe prestarse especial atención a la educación y las capacidades de las personas infrarrepresentadas y marginadas.

4.6También es importante proporcionar a las empresas las herramientas y el apoyo necesarios para evaluar y gestionar las repercusiones del cambio climático. Las repercusiones climáticas afectan a todas las industrias, ya sea directa o indirectamente. La adaptación al cambio climático y sus costes deberían, por tanto, ser un elemento esencial de la política industrial de la UE y también deberían tenerse en cuenta en las ayudas estatales.

4.7La agricultura, la silvicultura y la pesca figuran entre las actividades comerciales más directamente afectadas, si bien pueden contribuir, al mismo tiempo, a las soluciones de adaptación, la captura de carbono y la seguridad alimentaria. Es necesario investigar e innovar de modo intensivo, pero también ofrecer recompensas a los sumideros de CO2 creados de forma demostrable, para apoyar a estos sectores El CESE reconoce, asimismo, la necesidad urgente de afrontar los cambios ocasionados por el clima en los océanos mediante decisiones de gestión pesquera flexibles, adaptables y rápidas con miras a garantizar la sostenibilidad a largo plazo de la producción de proteína animal con bajas emisiones de carbono en Europa.

4.8La digitalización ofrece muchas oportunidades para la adaptación al cambio climático, por ejemplo, en el seguimiento, la elaboración de modelos, la producción y la comunicación, y debe hacerse pleno uso de ella. También se necesitan medidas adecuadas para garantizar la resiliencia frente al cambio climático de las infraestructuras críticas de toda la UE, como la energía, el transporte y las redes, y los sistemas digitales.

4.9Las soluciones basadas en la naturaleza ayudarán a la UE a adaptarse a la nueva realidad climática y a minimizar los efectos potencialmente devastadores del cambio climático. Además, brindan una oportunidad para que la UE se recupere de una manera sostenible desde el punto de vista medioambiental y social. El CESE pide que se vele por una participación real de las comunidades locales en la aplicación y el diseño de estas soluciones.

4.10La desinversión en los combustibles fósiles y la inversión en medidas de adaptación al cambio climático deberían ir de la mano. Por lo tanto, el Comité considera que la taxonomía de la UE para las finanzas sostenibles es una herramienta importante que permite a la UE ser más ambiciosa con respecto a la adaptación al cambio climático. Asimismo, una adaptación de la fiscalidad medioambiental y un desplazamiento de la presión fiscal del trabajo hacia la utilización de recursos naturales podrían abordar las incoherencias sistémicas y generar nuevos ingresos para financiar la adaptación, así como acelerar la desinversión en actividades perjudiciales para el medio ambiente.

4.11El CESE toma nota de la primera serie de criterios técnicos para definir las actividades que contribuyen de forma sustancial a la mitigación del cambio climático y a la adaptación al mismo 9 . Aboga por unos criterios de taxonomía con base científica y tecnológicamente neutros que conviertan la canalización de las inversiones hacia la industria de los combustibles fósiles en la estrategia menos favorable para las entidades financieras y generen un incentivo para la asignación de fondos privados a actividades que apoyen las medidas de mitigación del cambio climático y de adaptación al mismo.

4.12En general, el Comité considera que la estrategia sienta las bases de una iniciativa jurídicamente vinculante que obligará a los Estados miembros a elaborar planes y estrategias nacionales de adaptación al cambio climático.

Medidas a escala nacional y subnacional

4.13Ante todo, la inercia a nivel nacional debe superarse con la ayuda de una responsabilidad y un liderazgo políticos fuertes y de una participación activa de la sociedad civil. Para que esto suceda, los Estados miembros deberían recibir incentivos para conceder una alta prioridad al Pacto Verde Europeo en general y a las cuestiones relativas a la adaptación al cambio climático en particular, a la hora de establecer sus objetivos políticos a largo plazo, hasta 2050 y más allá. Además, se necesitan objetivos explícitos de gasto en adaptación y transparencia para evitar que la adaptación se vea marginada. Las metodologías de seguimiento climático del presupuesto de los Estados miembros deberían modificarse a efectos de diferenciar explícitamente los gastos de adaptación y mitigación.

4.14El Comité considera fundamental que todos los miembros de la sociedad comprueben y perciban que las medidas de adaptación les ayudan a mejorar sus condiciones de vida particulares y a afrontar riesgos futuros. Las estrategias nacionales de adaptación deben, por tanto, incluir el mantenimiento de un fuerte apoyo a la seguridad social para gestionar la inminente transición.

4.15Para mejorar una adecuada adaptación a escala nacional es necesario un fuerte énfasis en la implementación de políticas modernas de innovación y empresa orientadas a sistemas de producción más ecológicos y resilientes, y políticas activas del mercado laboral centradas en la creación de empleo, las nuevas capacidades, la formación y el reciclaje profesional de los trabajadores. El enfoque debería implicar activamente a los trabajadores en la formulación conjunta de los programas de desarrollo de capacidades.

4.16Son necesarias nuevas inversiones en servicios e infraestructuras públicas para garantizar la resiliencia del agua, la energía, el transporte y los sistemas digitales frente al cambio climático. Asimismo, se considera fundamental una ordenación del territorio adecuada, ya que sienta las bases para reducir la vulnerabilidad de los edificios a fenómenos meteorológicos extremos.

4.17En lo que respecta a la fiscalidad medioambiental, deberían tenerse en cuenta consideraciones relacionadas con la equidad y otros mecanismos económicos para la gestión del medio ambiente, que respaldarían los incentivos para la mitigación del cambio climático, proporcionarían ingresos para apoyar los esfuerzos de adaptación y mitigarían los efectos regresivos de estas políticas en los grupos de partes interesadas afectados de forma desproporcionada. Lo mismo cabe decir de la eliminación de las subvenciones a los combustibles fósiles, prometida en repetidas ocasiones, que liberará una considerable cantidad de recursos de los presupuestos públicos que podrían a su vez destinarse a la adaptación al cambio climático. El CESE critica que todavía no haya un calendario para esta eliminación de las subvenciones perjudiciales, a pesar de que se lleva debatiendo desde hace más de treinta años.

Cooperación internacional y un papel más importante para la UE a escala mundial

4.18El CESE respalda la necesidad de «intensificar la acción internacional para la resiliencia frente al cambio climático», tal como afirma la Comisión, ya que está de acuerdo con la declaración de la Comisión de que «nuestra ambición en materia de adaptación al cambio climático debe coincidir con nuestro liderazgo mundial respecto de la mitigación del cambio climático».

4.19El CESE destaca que, fuera de la UE, los países menos desarrollados y los pequeños países insulares en desarrollo no solo se ven más afectados por las repercusiones del cambio climático, sino que son más vulnerables a las perturbaciones económicas, las desigualdades y la crisis sanitaria de la COVID-19.

4.20En consonancia con la Asociación estratégica UE-África, el CESE aboga por trabajar con los países más amenazados de África. Se debería prestar más apoyo a programas como el Pacto de los Alcaldes para el África subsahariana, que permiten a los agentes locales y nacionales colaborar en planes de mitigación y adaptación. Tal como observa la Comisión, el Banco Mundial ha señalado que, solo en el África subsahariana, el cambio climático podría provocar la migración de hasta 70 millones de personas de aquí a 2050, con importantes consecuencias sociales, económicas y medioambientales. El marco de la Asociación Oriental podría proporcionar otra plataforma para la acción conjunta.

4.21La estrategia reconoce la necesidad de financiación internacional adicional para la adaptación al cambio climático, incluida la procedente de fuentes públicas, y tratará de aumentar la financiación destinada a la adaptación a través de los instrumentos de la UE para la acción exterior. No obstante, el CESE insta a la Comisión a que aclare de forma precisa cómo eliminará los obstáculos para acceder a la financiación de los países, las comunidades y los sectores más vulnerables a escala mundial y cómo incluirá propuestas para la integración de las cuestiones de género y la lucha contra las desigualdades. La financiación basada en las subvenciones para la adaptación debería ser primordial en este caso.

4.22Es importante poner a disposición los recursos necesarios para la investigación y para llevar a la práctica los resultados de la investigación. A este respecto, se debe prestar especial atención a los países del Sur Global, que están llevando a cabo muchos proyectos prometedores para combatir las repercusiones del cambio climático. Es importante garantizar el apoyo financiero y logístico necesario para estos proyectos.

4.23Para lograr que la financiación privada trabaje para el clima, se debería hacer especial hincapié en desincentivar a las entidades financieras privadas para que no financien actividades perjudiciales fuera de las fronteras de la UE, y en reorientar esos recursos financieros hacia actividades de adaptación. La UE debe participar activamente en la cooperación internacional para desarrollar una taxonomía común y reforzar su papel como referente normativo emergente con el objetivo de lograr unas finanzas sostenibles.

4.24El CESE cree que, para apoyar el fortalecimiento de la resiliencia en respuesta a las crisis mundiales, la UE debería adoptar posturas firmes respecto a la financiación de la adaptación durante las negociaciones. La UE debería apoyar la consecución de un equilibrio del 50 % en la financiación de la mitigación y la adaptación. Todo lo anterior debe llevarse a cabo sin perder de vista la Conferencia sobre el Cambio climático (COP26) de este año.

4.25El plan de acción para la adaptación recogido en la nueva Hoja de Ruta del Banco Climático del Grupo del BEI debe prestar especial atención al fomento de la inversión en adaptación en los países en desarrollo, sin exacerbar la vulnerabilidad frente a la deuda.

4.26La adaptación al cambio climático también guarda relación con el comercio y la inversión extranjera directa. El cambio climático afecta, por ejemplo, a las cadenas de suministro mundiales, al acceso a las materias primas extranjeras y a la logística. A pesar de los riesgos, el cambio climático proporciona a las empresas de la UE la oportunidad de ofrecer soluciones de adaptación a los mercados mundiales. La política comercial de la UE debe considerar y facilitar la gestión de los riesgos y el aprovechamiento de las oportunidades. El comercio también debería formar parte de las asociaciones con los países en desarrollo para mejorar sus posibilidades de adaptación.

4.27El Comité señala que el actual impulso político mundial no tiene precedentes. El papel de liderazgo de Europa es indiscutible: el Pacto Verde Europeo fue el primer compromiso político anunciado con el nivel adecuado de ambición y dirección. La cumbre sobre el cambio climático organizada por el presidente Joe Biden 10 en abril de 2021 fue un éxito extraordinario y representa un punto de inflexión. Las principales economías mundiales —Estados Unidos, China, Unión Europea, Japón, Reino Unido, India, Canadá, Corea del Sur, Brasil— se están alineando finalmente en torno al objetivo de una profunda descarbonización. El CESE reconoce que la UE tiene que aprovechar este impulso y redoblar los esfuerzos mundiales dirigidos a promover la ambición de mitigación del cambio climático y adaptación al mismo en consonancia con el Acuerdo de París.

El papel de los agentes de la sociedad civil

4.28Es imposible implementar con éxito la adaptación sin el apoyo activo de los agentes de la sociedad civil.

4.29Por lo tanto, los itinerarios de adaptación deberían desarrollarse conjuntamente con todas las partes interesadas pertinentes, en particular, los responsables políticos, los empresarios y trabajadores, las ONG, el sector financiero, los científicos y los desarrolladores de tecnologías. Habida cuenta de la naturaleza local de las políticas de adaptación, la sociedad civil, a escala nacional, regional y, sobre todo, local, debería participar en todas las fases de planificación y aplicación.

4.30La estrategia también debería promover y supervisar la participación de los interlocutores sociales de diferentes sectores a escala europea y en todos los Estados miembros, y garantizar un diálogo social bipartito y tripartito sólido, así como fomentar la negociación colectiva cuando proceda.

4.31Es preciso desarrollar, establecer y utilizar las herramientas de participación de las partes interesadas, incluidas las facilitadas por la ciencia ciudadana.

4.32El CESE destaca la necesidad de asignar recursos financieros significativos para aplicar estas herramientas en la práctica, lo que a su vez exige un diseño científico de las herramientas e inversiones en el desarrollo de capacidades.

4.33Las organizaciones de la sociedad civil también desempeñan un importante papel en la sensibilización, entre otras cosas, sobre temas relacionados con los hábitos de consumo, el uso de la energía y el transporte y la conservación de la naturaleza. Desempeñan un papel importante en la movilización de la sociedad, transmitiendo mensajes de protección frente al cambio climático a la ciudadanía y facilitando información pública para apoyar decisiones sobre qué se puede hacer para luchar contra el cambio climático y adaptarse a él.

4.34Y, lo que es más importante, son los agentes de la sociedad civil los que implementan las medidas de adaptación en la práctica. Por ejemplo, muchas de las medidas de adaptación ya están siendo aplicadas por las empresas, que necesitan anticipar los cambios, por ejemplo, en la demanda de productos, las condiciones de inversión y producción y los requisitos de los seguros. Las empresas también desarrollan y proporcionan soluciones de adaptación a la sociedad. Se debe prestar apoyo a estas acciones propiciando y fomentando las condiciones para el desarrollo de la innovación, la inversión y el comercio.

4.35Los empresarios y los trabajadores son quienes mejor determinan los retos y los riesgos que plantean las consecuencias del cambio climático para sus lugares de trabajo, como una exposición a altas temperaturas, la radiación ultravioleta natural, y otros peligros para la salud y la seguridad que entraña el cambio climático. Deberían participar en el diseño y la aplicación de las políticas de adaptación a todos los niveles, haciendo especial hincapié en las condiciones de trabajo.

4.36El consumo de materiales, productos y servicios repercute directamente en el alcance de la extracción de recursos naturales y los niveles de emisión, con implicaciones importantes para otros límites planetarios. El comportamiento de los consumidores puede influir en las emisiones y el uso de recursos, tanto de manera directa como indirecta, y por consiguiente también en el alcance del cambio climático.

4.37Sin embargo, el CESE observa que la participación activa de los consumidores no es una «varita mágica», como tampoco lo es la participación de cada una de las demás partes interesadas. La mitigación y la adaptación al cambio climático requieren la sensibilización y el compromiso por parte de toda la sociedad, así como el apoyo de los gobiernos y demás responsables de las políticas. Una acción política audaz y una transición ecológica rápida serán, sobre todo, los motores definitivos del desarrollo sostenible y determinarán, en particular, el éxito de las medidas de mitigación y adaptación al cambio climático.

Bruselas, 7 de julio de 2021

Christa Schweng
Presidenta del Comité Económico y Social Europeo

_____________

(1)       https://eur-lex.europa.eu/legal-content/ES/TXT/?uri=COM:2021:82:FIN .
(2)     https://www.eea.europa.eu//publications/climate-change-impacts-and-vulnerability-2016 .
(3)     https://covid19commission.org/enhancing-global-cooperation .
(4)    OMS Europa, 2019, Environmental health inequalities resource package, Oficina Regional para Europa, Copenhague.
(5)    Informe de la AEMA n.º 21/2019.
(6)     DO C 440 de 6.12.2018, p. 45 ; DO C 240 de 16.7.2019, p. 37 ; DO C 47 de 11.2.2020, p. 58 ; DO C 110 de 22.3.2019, p. 9 .
(7)     DO C 264 de 20.7.2016, p. 98 ; DO C 230 de 14.7.2015, p. 99 ; DO C 14 de 15.1.2020, p. 29 ; DO C 367 de 10.10.2018, p. 97 ; DO C 345 de 13.10.2017, p. 102 .
(8)     https://www.unsdsn.org/the-future-europe-wants-a-green-and-digital-job-based-and-inclusive-recovery-from-covid-19-pandemic .
(9)     https://eur-lex.europa.eu/legal-content/ES/ALL/?uri=COM:2021:188:FIN .
(10)    El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, y el enviado especial para el cambio climático, John Kerry, reunieron a dirigentes mundiales cuyos países representan el 82 % de las emisiones mundiales de carbono, el 73 % de la población mundial y el 86 % de la producción económica mundial, para comprometerse con una acción climática decidida. Fuente: https://ourworldindata.org/co2-emissions .
Top