EUR-Lex Access to European Union law

Back to EUR-Lex homepage

This document is an excerpt from the EUR-Lex website

Document 62000CJ0268

Sentencia del Tribunal de Justicia (Sala Tercera) de 19 de marzo de 2002.
Comisión de las Comunidades Europeas contra Reino de los Países Bajos.
Incumplimiento de Estado - Calidad de las aguas de baño - Aplicación inadecuada de la Directiva 76/160/CEE.
Asunto C-268/00.

European Court Reports 2002 I-02995

ECLI identifier: ECLI:EU:C:2002:186

62000J0268

Sentencia del Tribunal de Justicia (Sala Tercera) de 19 de marzo de 2002. - Comisión de las Comunidades Europeas contra Reino de los Países Bajos. - Incumplimiento de Estado - Calidad de las aguas de baño - Aplicación inadecuada de la Directiva 76/160/CEE. - Asunto C-268/00.

Recopilación de Jurisprudencia 2002 página I-02995


Partes
Motivación de la sentencia
Decisión sobre las costas
Parte dispositiva

Palabras clave


Estados miembros - Obligaciones - Ejecución de las directivas - Incumplimiento no discutido

(Art. 226 CE)

Partes


En el asunto C-268/00,

Comisión de las Comunidades Europeas, representada por los Sres. G. Valero Jordana y C. van der Hauwaert, en calidad de agentes, que designa domicilio en Luxemburgo,

parte demandante,

contra

Reino de los Países Bajos, representado por el Sr. M.A. Fierstra, en calidad de agente,

parte demandada,

que tiene por objeto que se declare que el Reino de los Países Bajos ha incumplido las obligaciones que le incumben en virtud del Derecho comunitario, al no haber observado las obligaciones impuestas por los artículos 4, apartado 1, y 6, apartado 1, de la Directiva 76/160/CEE del Consejo, de 8 de diciembre de 1975, relativa a la calidad de las aguas de baño (DO 1976, L 31, p. 1; EE 15/01, p. 133), dentro de los plazos señalados por la citada Directiva,

EL TRIBUNAL DE JUSTICIA (Sala Tercera),

integrado por la Sra. F. Macken, Presidenta de Sala, y los Sres. C. Gulmann (Ponente) y J.-P. Puissochet, Jueces;

Abogado General: Sr. F.G. Jacobs;

Secretario: Sr. R. Grass;

visto el informe del Juez Ponente;

oídas las conclusiones del Abogado General, presentadas en audiencia pública el 17 de enero de 2002;

dicta la siguiente

Sentencia

Motivación de la sentencia


1 Mediante escrito presentado en la Secretaría del Tribunal de Justicia el 3 de julio de 2000, la Comisión de las Comunidades Europeas interpuso un recurso, con arreglo al artículo 226 CE, con objeto de que se declare que el Reino de los Países Bajos ha incumplido las obligaciones que le incumben en virtud del Derecho comunitario, al no haber observado las obligaciones impuestas por los artículos 4, apartado 1, y 6, apartado 1, de la Directiva 76/160/CEE del Consejo, de 8 de diciembre de 1975, relativa a la calidad de las aguas de baño (DO 1976, L 31, p. 1; EE 15/01, p. 133), dentro de los plazos señalados por la citada Directiva.

2 La Directiva pretende proteger el medio ambiente y la salud pública por medio de medidas de reducción de la contaminación de las aguas de baño. Regula tanto las aguas continentales (aguas interiores) como el agua de mar (aguas costeras).

3 El artículo 4, apartado 1, de la Directiva aclara que los Estados miembros adoptarán las disposiciones necesarias para que la calidad de las aguas de baño se ajuste a los valores límite fijados en virtud del artículo 3 de la Directiva (en lo sucesivo, «valores límite») en un plazo de diez años a partir de la notificación de ésta. Puesto que la citada Directiva fue notificada el 10 de diciembre de 1975, el referido plazo expiraba el 10 de diciembre de 1985.

4 Con el fin de controlar la calidad de las aguas de baño, el artículo 6, apartado 1, de la Directiva obliga a las autoridades competentes de los Estados miembros a efectuar determinados muestreos cuya frecuencia mínima se fija en el anexo de la Directiva. Los Estados miembros debían adoptar las medidas necesarias para atenerse a esta obligación en un plazo de dos años a partir de la notificación de la Directiva, es decir, el 10 de diciembre de 1977, a más tardar. El anexo de la Directiva precisa la frecuencia mínima del muestreo, así como el método de análisis o de inspección que debe aplicarse para cada uno de los diecinueve parámetros que prevé.

5 El 5 de septiembre de 1996, la Comisión dirigió al Reino de los Países Bajos un escrito de requerimiento en el cual afirmaba que éste no había adoptado las medidas necesarias para cumplir sus obligaciones derivadas de la Directiva. Por un lado, había omitido efectuar muestreos para todos los parámetros y para todas las aguas de baño, según las frecuencias mínimas establecidas en el anexo de la Directiva, contraviniendo el artículo 6, apartado 1, de la Directiva. Por otro lado, el referido Estado miembro no había adoptado las medidas necesarias para velar por que la calidad de las aguas de baño se ajustara a los valores límite, en un plazo de diez años a partir de la notificación de la Directiva, infringiendo así el artículo 4, apartado 1, de la Directiva.

6 En su respuesta de 13 de febrero de 1997, el Gobierno neerlandés reconoció las citadas infracciones de la Directiva. Sin embargo, el citado Gobierno alega que el informe sobre las aguas de baño correspondiente a la temporada de baño 1996 ponía de manifiesto una disminución del número de zonas en las que había sido insuficiente la frecuencia del muestreo y que el informe sobre las aguas de baño para la temporada de baño 1997 mostraba una mejora significativa de la calidad de las aguas de baño.

7 El 15 de octubre de 1998, la Comisión dirigió al Reino de los Países Bajos un dictamen motivado en el cual volvía a formular las dos imputaciones que ya había expuesto en su escrito de requerimiento. La demandante instaba al citado Estado miembro a adoptar las medidas necesarias para atenerse al dictamen en un plazo de dos meses a partir de su notificación.

8 El Gobierno neerlandés reconoció, en su respuesta de 19 de abril de 1999 al dictamen motivado, que las dos imputaciones estaban fundadas, según se desprende de las cifras para la temporada de baño 1997. Dicho Gobierno añadió que se habían adoptado con carácter urgente algunas medidas destinadas a cumplir las obligaciones derivadas de la Directiva y que las cifras relativas a la temporada de baño 1998 señalaban que tales medidas ya habían producido sus frutos, vista la mejora sensible de la situación. El Gobierno neerlandés explicó igualmente que una de las razones por las que aún no se había dado cumplimiento a la Directiva era que el Derecho interno no se había adaptado a ésta de una forma completamente correcta, por lo cual debía modificarse la legislación nacional. Por otra parte, dicho Gobierno indicó que se había adoptado un «plan por etapas» con el fin de garantizar la observancia de la Directiva.

9 Mediante escrito de 28 de marzo de 2000, el Gobierno neerlandés señaló a la Comisión que se había adaptado la legislación nacional con el fin de ajustarla a la Directiva y que ya había entrado en vigor la citada modificación.

10 Al haber considerado la Comisión, especialmente sobre la base de las cifras corregidas relativas a la temporada de baño 1999, que el Reino de los Países Bajos seguía sin haber cumplido sus obligaciones en virtud de los artículos 4, apartado 1, y 6, apartado 1, de la Directiva, interpuso el presente recurso.

11 En su escrito de interposición del recurso, la Comisión alega que sigue sin haberse efectuado un muestreo suficiente del 0,7 % de las aguas interiores y que un 8 % de estas mismas aguas no respetan los valores límite. La Comisión destaca, a este respecto, que el porcentaje de las aguas interiores que no respeta los valores límite ha aumentado, ya que, con anterioridad, era del 3,7 %. El Reino de los Países Bajos no puede cuestionar tales cifras, puesto que las aprobó antes de publicarlas.

12 Por lo que atañe a la calidad insuficiente de las aguas de baño, la Comisión alega que, según la jurisprudencia del Tribunal de Justicia (sentencias de 14 de julio de 1993, Comisión/Reino Unido, C-56/90, Rec. p. I-4109, apartado 43; de 8 de junio de 1999, Comisión/Alemania, C-198/97, Rec. p. I-3257, apartado 35, y de 25 de mayo de 2000, Comisión/Bélgica, C-307/98, Rec. p. I-3933, apartados 48 y 49), el artículo 4, apartado 1, de la Directiva no puede entenderse en el sentido de que los Estados miembros deben esforzarse únicamente por adoptar todas las medidas razonablemente posibles. Antes bien, la referida disposición implica una obligación de resultado que exige a los Estados miembros adoptar las medidas necesarias para que la calidad de las aguas de baño en su territorio respete efectivamente los valores límite a más tardar diez años a partir de la notificación de la Directiva, ya que dicho plazo es más largo que el plazo de dos años señalado con carácter general para la ejecución de la Directiva, con el fin de permitir que los Estados miembros observen una exigencia de esta índole.

13 El Gobierno neerlandés reconoce, en su defensa, que el Reino de los Países Bajos no ha respetado las obligaciones impuestas por los artículos 4, apartado 1, y 6, apartado 1, de la Directiva en materia de calidad de las aguas de baño y de frecuencia del muestreo. Sobre este particular, el Gobierno neerlandés se remite al prudente arbitrio del Tribunal de Justicia.

14 Al no haberse aplicado la Directiva en los plazos previstos en ésta, debe considerarse fundado el recurso interpuesto por la Comisión.

15 Procede, pues, declarar que el Reino de los Países Bajos ha incumplido las obligaciones que le incumben en virtud de los artículos 4, apartado 1, y 6, apartado 1, de la citada Directiva al no haber observado, dentro de los plazos señalados por la Directiva, las obligaciones impuestas en materia de calidad y de frecuencia del muestreo de las aguas de baño.

Decisión sobre las costas


Costas

16 En virtud del artículo 69, apartado 2, del Reglamento de Procedimiento, la parte que pierda el proceso será condenada en costas, si así lo hubiera solicitado la otra parte. La Comisión ha pedido que se condene al Reino de los Países Bajos. Al haber sido desestimados los motivos formulados por éste, procede condenarle en costas.

Parte dispositiva


En virtud de todo lo expuesto,

EL TRIBUNAL DE JUSTICIA (Sala Tercera)

decide:

1) Declarar que el Reino de los Países Bajos ha incumplido las obligaciones que le incumben en virtud de los artículos 4, apartado 1, y 6, apartado 1, de la Directiva 76/160/CEE del Consejo, de 8 de diciembre de 1975, relativa a la calidad de las aguas de baño, al no haber observado, dentro de los plazos señalados por la citada Directiva, las obligaciones impuestas en materia de calidad y de frecuencia del muestreo de las aguas de baño.

2) Condenar en costas al Reino de los Países Bajos.

Top