EUR-Lex Access to European Union law

Back to EUR-Lex homepage

This document is an excerpt from the EUR-Lex website

Document 52020DC0494

INFORME DE LA COMISIÓN AL PARLAMENTO EUROPEO Y AL CONSEJO Primer informe sobre la aplicación del plan plurianual para las poblaciones de bacalao, arenque y espadín del mar Báltico y para las pesquerías que explotan estas poblaciones

COM/2020/494 final

Bruselas, 14.9.2020

COM(2020) 494 final

INFORME DE LA COMISIÓN AL PARLAMENTO EUROPEO Y AL CONSEJO

Primer informe sobre la aplicación del plan plurianual para las poblaciones de bacalao, arenque y espadín del mar Báltico y para las pesquerías que explotan estas poblaciones

{SWD(2020) 171 final}


CONCLUSIONES

La evolución del medio marino y de las poblaciones de peces del mar Báltico está determinada por tendencias a largo plazo desde mucho antes de que el plan plurianual entrara en vigor en 2016. Las causas primeras y los motivos de la evolución de las pesquerías en el mar Báltico se remontan a muchos años atrás. Durante muchos años las pesquerías habían evolucionado de forma moderadamente positiva. Sin embargo, a día de hoy ciertas poblaciones, principalmente el bacalao del Báltico oriental, están en peligro de extinción debido a una serie de influencias que comenzaron mucho antes de 2016. Si bien la aplicación del plan plurianual ha reducido la presión pesquera desde 2016, otros factores de mortalidad se han convertido en predominantes para determinadas poblaciones. Por ejemplo, en el caso del bacalao del Báltico oriental, los científicos consideran que mueren tres veces más peces debido a las presiones medioambientales que a la pesca efectiva.

Las partes interesadas y los Estados miembros a los que se ha consultado sostienen opiniones divergentes acerca del plan plurianual. Los Estados miembros creen que es demasiado pronto para evaluar los efectos del plan plurianual, pero ven potencial para que se convierta en un instrumento más importante para la gestión de la pesca, ya que contiene todos los elementos necesarios para alcanzar los objetivos pertinentes. Sin embargo, el Consejo Consultivo del Mar Báltico (CCMB) y sus miembros tienen una opinión mayormente negativa. La industria pesquera favorecería un uso más extenso de los límites superiores del FRMS por razones económicas. No obstante, la experiencia ha demostrado que la pesca excesiva de poblaciones que no se encuentran en buen estado es una visión cortoplacista, que conduce a la sobreexplotación pesquera y a la desaparición de las pesquerías. Por otro lado, las organizaciones no gubernamentales (ONG) consideran que los límites superiores no están en consonancia con el rendimiento máximo sostenible (RMS). La Comisión no está de acuerdo con esa opinión, ya que todo el intervalo está en línea con el RMS, que es un concepto económico a largo plazo acordado por los colegisladores en 2014.

La Comisión considera que el plan plurianual para el mar Báltico 1 ha demostrado ser una herramienta útil para la aplicación de la política pesquera común (PPC) 2 , en especial para fijar las posibilidades de pesca. Ofrece normas transparentes para la adaptación regional de la gestión de la pesca. Para las poblaciones de peces con una evaluación rica en datos (o «RMS»), el plan establece los límites superiores para el total admisible de capturas anual («TAC»), al tiempo que permite cierta flexibilidad para las poblaciones saludables. Para las poblaciones que se encuentran bajo presión, que tienen tan pocos peces en el mar que están peligrosamente por debajo de los niveles mínimos, el plan crea una red de seguridad. Esta red de seguridad garantiza que se reduzcan al mínimo las cuotas para las poblaciones que se encuentran bajo presión y que se tomen medidas correctoras adicionales para reconstituirlas.

La Comisión cree que las decisiones sostenibles. y en ocasiones difíciles, tomadas por el Consejo para las poblaciones del mar Báltico fueron posibles gracias al marco que estableció el plan plurianual, que combina una red de seguridad y flexibilidad. Sin el plan plurianual, habría sido muy difícil acordar remedios para ayudar a recuperarse a las poblaciones de peces por debajo del límite y, probablemente, se habría establecido un nivel más elevado para las cuotas. Por otro lado, el plan plurianual ofreció también cierta flexibilidad para las poblaciones de peces saludables, al permitir utilizar el límite superior del FRMSpara amortiguar reducciones severas en las cuotas. El plan plurianual ha garantizado que, a día de hoy, todas las poblaciones de peces se gestionen de acuerdo con el RMS, o bien que se hayan establecido medidas para devolverlas al RMS, sentando las bases para la rentabilidad a largo plazo de la industria pesquera y los sectores conexos.

Por lo tanto, la Comisión concluye que el plan plurianual proporciona un instrumento estable a largo plazo para la aplicación de la PPC en el mar Báltico, ofreciendo menos incertidumbre para el establecimiento de las cuotas, garantizando medidas correctoras para las poblaciones de peces bajo presión, haciendo que el proceso de establecimiento de las cuotas sea más transparente para las partes interesadas y los Estados miembros y permitiendo que la industria pesquera planifique mejor sus recursos pesqueros.

1.Introducción

El acuerdo del grupo de trabajo interinstitucional sobre planes plurianuales entre el Parlamento Europeo y el Consejo en 2014 3 allanó el camino para la adopción en 2016 del primer plan de gestión plurianual para el mar Báltico. El plan plurianual dispone que la Comisión informe a los colegisladores sobre los resultados y el impacto del mismo en las poblaciones de peces y en las pesquerías que explotan esas poblaciones, en concreto por lo que respecta al logro de los objetivos del plan plurianual. Este es el primer informe de este tipo.

Los objetivos del plan plurianual son: contribuir a alcanzar los objetivos de la PPC; garantizar que la pesca restablezca y mantenga las poblaciones de peces por encima de niveles que puedan producir el RMS; contribuir a eliminar los descartes evitando y reduciendo las capturas no deseadas, y ayudar a la aplicación de la obligación de desembarque para las especies pertinentes, así como a aplicar un enfoque basado en el ecosistema para minimizar los efectos negativos de las actividades pesqueras en el medio ambiente. El grupo de trabajo acordó y, posteriormente, los colegisladores decidieron que el objetivo de mortalidad por pesca se establecería como un intervalo de valores (con unos límites superior e inferior), coherentes con la consecución del RMS. Cabe señalar que todo el intervalo está en línea con el RMS, que es un concepto económico a largo plazo. El plan plurianual cuenta con normas transparentes para establecer las posibilidades de pesca para las poblaciones de peces mediante una evaluación para alcanzar el RMS. Además, contiene normas específicas en materia de control y faculta a la Comisión para adoptar actos delegados relativos a determinadas poblaciones que constituyen capturas accesorias, excepciones a la obligación de desembarque y medidas técnicas.

El plan plurianual cubre como especies objetivo el bacalao, el arenque y el espadín, así como las capturas accesorias de solla, platija europea, rodaballo y rémol 4 . Las especies objetivo representan en torno al 95 % de las capturas totales en el mar Báltico. 5 Los reglamentos del Consejo sobre las posibilidades anuales de pesca en el mar Báltico establecen TAC anuales y cuotas nacionales para las poblaciones objetivo, así como para la solla y el salmón.

El plan plurianual se aplicó por primera vez para la temporada de pesca que comenzó el 1 de enero de 2017. Al ser el primero de este tipo, el plan plurianual del mar Báltico ha supuesto un modelo para los planes plurianuales posteriores para el mar del Norte, las aguas occidentales y el Mediterráneo occidental. La experiencia obtenida con la aplicación del plan plurianual del mar Báltico se empleó para la mejora de este plan y para la redacción de los planes plurianuales posteriores.

El presente informe se basa en la última recomendación del Consejo Internacional para la Exploración del Mar (CIEM) para las poblaciones pertinentes del mar Báltico 6 , una recomendación especial ad hoc solicitada al CIEM 7 , el análisis realizado por el Comité Científico, Técnico y Económico de Pesca de la Comisión (CCTEP) 8 de los informes anuales de 2018 sobre la obligación de desembarque 9 e información de que dispone la Comisión. Además, se consultó al foro para la pesca en el mar Báltico (BaltFish), al CCMB y a sus miembros 10 . Este informe, por tanto, presenta la evolución en los ámbitos pertinentes de aplicación del plan plurianual y trata de sacar conclusiones tras tres años completos de aplicación (2017-2019) y las posibilidades de pesca establecidas en virtud de dicho plan durante cuatro años consecutivos (2017-2020).

2.Evolución en los ámbitos pertinentes

El informe se centra en la evolución desde 2016 en cinco ámbitos principales: niveles de pesca, descartes, enfoque basado en el ecosistema, cooperación regional y aspectos socioeconómicos.

2.1.Posibilidades de pesca establecidas desde 2017

Hasta 2019 había una evaluación del RMS disponible para siete de las ocho poblaciones de peces (esta evaluación no estaba disponible para el bacalao del Báltico oriental. En 2020 dejó de estar disponible para el arenque del golfo de Botnia).

En los cuatro ejercicios de establecimiento del TAC desde la entrada en vigor del plan plurianual en julio de 2016, tuvieron que establecerse un total de treinta y dos TAC, contemplados en el plan plurianual, de los cuales veinticuatro eran casos claros y ocho requerían algunos elementos adicionales de contexto 11 .

Entre los veinticuatro casos claros, la Comisión propuso TAC en el punto FRMSo en el intervalo inferior de FRMS en veintitrés de los casos. En uno de los casos (arenque del Báltico central para 2019), la Comisión propuso, de acuerdo con el plan plurianual, un TAC en el punto superior del FRMS, que el Consejo siguió. De los veinticuatro casos mencionados, el Consejo siguió la propuesta de la Comisión en dieciséis de ellos; en dos de los casos decidió establecer TAC por debajo de la propuesta de la Comisión (espadín para 2017 y arenque central para 2018); en cinco de los casos aumentó el TAC dentro de los rangos aplicables del FRMS del plan plurianual (arenque del golfo de Riga para 2017, arenque occidental y del golfo de Botnia para 2018, bacalao occidental para 2019 y espadín para 2020). En un caso final relacionado con una especie de captura accesoria, aumentó el TAC por encima del dictamen cautelar (solla para 2018), mientras que para todos los demás años el TAC se ajustó al RMS combinado y al dictamen cautelar.

Los ocho casos que presentaban un contexto concreto son el bacalao occidental para 2017 y 2018, el arenque occidental para 2019 y 2020 y el bacalao oriental para la totalidad del periodo. A continuación se resumen dichos casos.

2.1.1.Bacalao occidental

Durante años se ha sabido que se producían grandes cantidades de bacalao oriental en el área 24, que forma parte del área de gestión del bacalao occidental. En 2015, el CIEM pudo cuantificar este fenómeno y ofreció opciones de gestión. Estas opciones tenían implicaciones directas para la relativa estabilidad, pero los Estados miembros del Mar Báltico no pudieron ponerse de acuerdo sobre el camino a seguir. En ambos casos, la Comisión propuso más tarde un TAC en el valor del punto FRMS (correspondiente a una reducción del 35 % y el 88 %, respectivamente, en comparación con el TAC del año anterior), basado en la presencia de bacalao oriental y occidental en la zona de gestión. El Consejo estableció el TAC para 2017 reduciendo el valor en un 56 % en relación al TAC de 2016. Para 2018, la Comisión volvió a tener en cuenta la existencia de las dos poblaciones de bacalao y propuso una prórroga del TAC de 2017, que el Consejo siguió. Además, dado que la cantidad de peces en el mar ha estado por debajo del Btrigger durante muchos años, la Comisión propuso, y el Consejo adoptó, tiempo de veda para el desove y un límite de capturas para la pesca recreativa. En relación al TAC para 2019, debe tenerse en cuenta que el dictamen científico ofrecía un intervalo muy amplio (de +30 % a casi +400 %). La Comisión propuso el valor del punto más bajo porque el dictamen científico indicaba que la población se basaba en la clase de un único año bueno; el Consejo estableció el TAC en el rango inferior con un aumento del 70 %. Para 2020, siguiendo el consejo del CIEM de que debía revisarse a la baja en un 54 % la cantidad de peces en la clase de un único año bueno, la Comisión propuso establecer el TAC en el valor del punto más bajo, lo que representaba una reducción del 68 % en comparación con el TAC de 2019. El Consejo estableció el TAC en el rango inferior, reduciéndolo en un 60 %.

2.1.2.Bacalao del Báltico oriental

No hubo ninguna evaluación del RMS para el bacalao del Báltico oriental durante el período cubierto por este informe y, hasta 2019, el CIEM aconsejó reducir cada año el TAC para el bacalao del Báltico oriental en base a los dictámenes cautelares. Para 2017, la Comisión propuso un TAC del -39 %, en consonancia con la recomendación del CIEM sobre la presencia de bacalao del Báltico oriental en la zona de distribución. El Consejo estableció un TAC del -25 % en comparación con el TAC de 2016. Para 2018, la Comisión tuvo en cuenta la presencia de la población en la zona de distribución y propuso una reducción del TAC del 28 %, estableciendo así el TAC ligeramente por encima del dictamen del CIEM. Por lo tanto, la Comisión propuso prorrogar el TAC para la población occidental, fijándolo de este modo por debajo del valor del punto FRMS. El Consejo redujo el TAC para la población oriental en un 8 % en comparación con el TAC de 2017. Para 2019, la Comisión propuso, y el Consejo adoptó, un TAC correspondiente a una reducción del 15 % en comparación con el TAC de 2018. Los TAC fijados por el Consejo para los tres años estaban todos por encima del nivel aconsejado en los dictámenes cautelares del CIEM.

Para 2020, el dictamen del CIEM fue mucho más estricto, con una recomendación de cero capturas por primera vez. La Comisión buscó entonces una propuesta que tuviera en cuenta la realidad de las pesquerías mixtas del mar Báltico, donde el bacalao del Báltico oriental es una captura accesoria inevitable en la mayoría de las otras pesquerías. Por lo tanto, propuso cerrar toda la pesca selectiva para el bacalao del Báltico oriental y permitir únicamente un TAC restrictivo de captura accesoria de 2 000 t (es decir, -92 % en comparación con el TAC de 2019). Este TAC restrictivo de captura accesoria se estableció para cubrir las capturas accesorias inevitables de bacalao oriental en otras pesquerías, de modo que pudieran continuar su actividad. Esto se combinó con medidas correctoras, según lo dispuesto por el plan plurianual, como una veda para desove para todas las flotas que capturan bacalao del Báltico oriental. El Consejo aceptó la propuesta de la Comisión. Dada la complejidad de la situación de esta población, la Comisión propuso modificar el plan plurianual del Báltico para reforzar ciertas medidas de gestión y ofrecer a los operadores desmantelar sus buques y el abandono definitivo del sector 12 .

2.1.3.Arenque del Báltico occidental

El TAC para el arenque del Báltico occidental se estableció durante muchos años de acuerdo con el RMS, hasta 2018. En 2018, el CIEM reevaluó la población y concluyó que la biomasa de dicha población se encontraba por debajo del punto de referencia límite de la biomasa Blim. Dado que ningún TAC positivo reconstituiría la población por encima del Blim en el próximo año, emitió un dictamen de cero capturas para 2019. La Comisión trató de buscar una solución equilibrada proponiendo, al mismo tiempo, un TAC lo suficientemente bajo como para ayudar a reconstituir la población. Usando las normas del plan plurianual, la Comisión propuso para 2019 una reducción del TAC del 44 % (es decir, el nivel inferior de Frms) junto con una medida correctora, de acuerdo con lo requerido en virtud del plan, de una disminución adicional del 19 %. De acuerdo con el plan plurianual, el Consejo redujo el TAC en un 48 % en comparación con el TAC de 2018. Para 2020, la Comisión propuso una reducción del TAC del 42 % (es decir, el nivel inferior de Frms), junto con una medida correctora de una reducción adicional del 29 %. De acuerdo con el CIEM, estas medidas se tomaron para reconstituir la población por encima del Blim para 2022. En virtud del plan plurianual, el Consejo estableció el TAC en un nivel correspondiente a una reducción del 65 % en comparación con el TAC de 2019. Estas decisiones demuestran que el Consejo tomó decisiones difíciles, aunque necesarias, y que fueron posibles gracias al marco de recuperación a largo plazo previsto en el plan plurianual, que combina TAC restrictivos con medidas correctoras adicionales.

2.1.4.Resumen

En 2016 tres de los siete TAC para poblaciones con una evaluación de RMS se ajustaron al dictamen de RMS: arenque del Báltico occidental y central, y solla. De 2017 a 2019, seis TAC se ajustaron al RMS cada año. No fue el caso del bacalao del Báltico occidental en 2017, la solla en 2018 y el arenque del Báltico occidental en 2019, ya que para el último se recibió un dictamen de cero capturas, dado que la biomasa de esta población se encontraba por debajo de los límites biológicos seguros. Por principio, una pesquería que recibe un dictamen de cero capturas no es conforme con el RMS y la prioridad es reconstruir la población. Solo cuando la población se ha recuperado, el problema vuelve a ser qué TAC puede establecerse de acuerdo con el dictamen de RMS del CIEM y el plan plurianual. Para 2020, cinco de seis TAC para poblaciones con una evaluación del RMS se ajustaron al RMS; no se logró para el arenque occidental, ya que recibió de nuevo un dictamen de cero capturas.

Las partes interesadas a las que se consultó expresaron opiniones contrarias sobre el papel del plan plurianual en relación al establecimiento del TAC. De acuerdo con las administraciones nacionales, el plan plurianual facilitó el proceso y puso de manifiesto la importancia de las evaluaciones analíticas de las poblaciones y el impacto de las fluctuaciones anuales de los niveles de TAC recomendados, así como de factores no relacionados con la pesca. Según el Consejo Consultivo del Mar Báltico, el plan plurianual no ha cumplido las expectativas de nadie; algunos miembros incluso lo encuentran contraproducente. Hay dos líneas de argumentación para fundamentar esta evaluación: para algunos, el plan plurianual es demasiado rígido porque no permite suficientes aumentos del TAC en determinadas situaciones, mientras que otros miembros argumentan que el plan plurianual es demasiado flexible y, por lo tanto, no garantizaba que todos los TAC se fijaran en el RMS, a más tardar, para 2020.

La Comisión no comparte las opiniones expresadas por el CCMB. En vista de lo anterior, es evidente que el plan plurianual facilitó el acuerdo sobre las posibilidades de pesca y las medidas correctoras ofreciendo un conjunto de normas claro, tanto para que la Comisión las siga en sus propuestas como para que el Consejo las observe en su toma de decisiones. Al seguir las normas detalladas establecidas en el plan plurianual, las decisiones han sido coherentes y han estado alineadas con los objetivos de la PPC y están dando resultados; por ejemplo, se espera que el bacalao occidental se haya recuperado en 2020 y el arenque occidental está en vías de recuperación.

2.2.Obligación de desembarque y descartes

Uno de los objetivos clave de la PPC reformada es la aplicación de la obligación de desembarque y la eliminación gradual de los descartes, evitando y reduciendo las capturas no deseadas. La obligación de desembarque se aplica a las especies que se gestionan por medio de un TAC. En el mar Báltico, la obligación de desembarque entró en vigor el 1 de enero de 2015 para el bacalao, el arenque, el espadín y el salmón, y el 1 de enero de 2017 para la solla.

El artículo 7 del plan plurianual recoge disposiciones detalladas en relación a la aplicación de la obligación de desembarque. Además, faculta a la Comisión para adoptar actos delegados en relación a exenciones relacionadas con la alta capacidad de supervivencia y de minimis, en materia de disposiciones específicas sobre documentación y sobre fijación de tallas mínimas de referencia para la conservación 13 . Además, el plan plurianual especifica que la obligación de desembarque no se aplica a la pesca recreativa.

El CIEM estima 14 que las prácticas de descarte probablemente apenas hayan cambiado desde la entrada en vigor de la obligación de desembarque: los descartes de especies pelágicas siguen siendo insignificantes; para el resto de pesquerías, los descartes notificados oficialmente se han reducido casi a cero, aunque sigue habiendo descartes ilegales. En su evaluación de los informes anuales de 2018 de los Estados miembros sobre la obligación de desembarque 15 , el CCTEP indica que los organismos regionales pertinentes desarrollaron de forma proactiva enfoques para el mar Báltico, a fin de mejorar la aplicación de la obligación de desembarque. Sin embargo, el CCTEP también afirmó que en las cuencas marítimas los datos cuantitativos seguían siendo demasiado limitados para permitir una estimación de los cambios en las cantidades de descarte. Además, había indicios de que las prácticas operativas de la industria pesquera en el mar no habían cambiado, por lo que una reducción de los descartes parecía bastante improbable.

Las partes interesadas a las que se consultó comparten las opiniones del CIEM sobre la continuación de los descartes. En su opinión, deberían mejorarse los controles. Las partes interesadas hacen hincapié, con razón, en que dichos controles se encuentran dentro del ámbito del Reglamento (CE) n.º 1224/2009 16 de control de la PPC, y no del plan plurianual. Algunas partes interesadas afirman que un uso más frecuente del límite superior del FRMS para establecer los TAC habría ayudado a reducir los descartes, mientras que las ONG no quieren usar los límites superiores en absoluto. Todos los encuestados coinciden en su evaluación en que los niveles reales de descartes se han mantenido bastante estables desde la entrada en vigor de la obligación de desembarque.

La Comisión cree que la causa principal del problema persistente de los descartes se debe a la falta de control y de cumplimiento por parte de las autoridades de los Estados miembros, y que debe abordarse dentro del régimen comunitario de control de la pesca. El plan plurianual para el Mar Báltico no se diseñó para solucionar este problema.

2.3.Enfoque basado en el ecosistema

El reglamento de base de la PPC establece en su artículo 2, apartado 3, que la PPC debe aplicar el enfoque basado en el ecosistema a la gestión de la pesca para reducir los impactos negativos de las actividades pesqueras en el ecosistema marino. El artículo 3, apartado 3, del plan plurianual dispone que el plan debe ser coherente con la legislación medioambiental de la UE y, en particular, con el objetivo de lograr un buen estado medioambiental para 2020, como lo exige la Directiva marco sobre la estrategia marina 2008/56/CE (en lo sucesivo, «Directiva marco») 17 . La Directiva marco establece once descriptores cualitativos para determinar el buen estado medioambiental. El plan plurianual tiene como objetivo garantizar el cumplimiento de las condiciones del descriptor 3 (como el más pertinente para la gestión de las actividades pesqueras) y contribuir al cumplimiento de otros descriptores pertinentes en proporción al papel correspondiente que desempeñan las pesquerías.

El descriptor 3 está directamente relacionado con el establecimiento de las posibilidades de pesca. Dice así: «las poblaciones de todos los peces y moluscos explotados comercialmente se encuentran dentro de límites biológicos seguros, presentando una distribución de la población por edades y tallas que demuestra la buena salud de las reservas». Las actividades pesqueras tienen un impacto sobre los descriptores relacionadas con la biodiversidad (1), las redes tróficas marinas (4), la integridad del suelo marino (6) y los desechos marinos (10). La contribución de la pesca a los demás descriptores es, en el mejor de los casos, indirecta o insignificante 18 .

El impacto que las actividades pesqueras tienen sobre la población de marsopas en el mar Báltico es motivo de grave preocupación. El ahogamiento en aparejos de pesca se considera la principal causa de mortalidad antropogénica para estos mamíferos. Con una población estimada de tan solo 447 individuos, esta población está actualmente clasificada como en peligro crítico 19 . La Comisión considera que los Estados miembros del mar Báltico no han tomado medidas suficientes para proteger a estos animales y estudiará medidas urgentes que puedan estar justificadas y que estén indicadas por la ciencia.

El CIEM confirma que el ecosistema del mar Báltico está atravesando un cambio fundamental y que no está en equilibrio. Numerosas especies y hábitats del mar Báltico no se encuentran en buen estado medioambiental debido a la influencia humana sobre el medio marino 20 . Los cinco elementos de presión principales sobre el mar Báltico son la acumulación de nutrientes y materias orgánicas, la pesca, la entrada de compuestos contaminantes, la entrada de especies alóctonas, y la abrasión y la pérdida de sustrato.

2.4.Cooperación regional

Para tener más en cuenta las diferencias entre las distintas cuencas marinas e integrar más a las partes interesadas en la gestión de las pesquerías, la UE introdujo en 2004 los consejos consultivos regionales 21 . El CCMB se constituyó en junio de 2006. Su principal objetivo es ofrecer asesoramiento en la gestión de las pesquerías del mar Báltico. Se compone de una serie de organizaciones que representan a las pesquerías y otros grupos de interés afectados por la PPC (p. ej. organizaciones medioambientales y organizaciones de pesca deportiva y recreativa) 22 .

La reforma de la PPC en 2013 reforzó aún más la dimensión regional y la propiedad de la gestión de las pesquerías. El papel y la función de los consejos consultivos se integró en el reglamento de base de la PPC 23 . Los consejos consultivos deben ser consultados sobre determinados asuntos, en especial acerca de las recomendaciones conjuntas de los Estados miembros, y sus dictámenes deben tenerse en cuenta. Deben explicarse también las divergencias en las medidas adoptadas. La Comisión y los Estados miembros pueden consultar al consejo consultivo acerca de cualquier medida, y los consejos pueden emitir recomendaciones al respecto e informar sobre los problemas relacionados con la gestión de las pesquerías y con aspectos socioeconómicos y de conservación.

Otro aspecto más de la regionalización reforzada es que los Estados miembros pertinentes pueden presentar recomendaciones conjuntas sobre cuestiones para las que la Comisión está facultada para adoptar actos delegados, es decir, para las medidas de conservación necesarias, medidas técnicas y planes de descarte. A tal efecto, los Estados miembros del Mar Báltico crearon a finales de 2013 el foro para la pesca en el Mar Báltico («BaltFish») 24 . El objetivo principal de BaltFish es mejorar la coordinación y la cooperación entre los Estados miembros en materia de gestión de las pesquerías, así como fomentar la cooperación con otras partes interesadas clave de la región. Cuenta con dos niveles de trabajo: un Grupo de Alto Nivel formado por los directores de pesca de los Estados miembros con funcionarios asociados de la Comisión, y un Seminario del Foro formado por representantes de los Estados miembros, la Comisión, el CCMB y organizaciones intergubernamentales y otras partes interesadas pertinentes.

Las partes interesadas a las que se consultó no están convencidas sobre el valor añadido del plan plurianual por lo que respecta a la cooperación regional. Los Estados miembros creen que la cooperación regional se ha desarrollado de forma positiva pero destacan que, en concreto, podría mejorarse la preparación de recomendaciones conjuntas. La idea de las recomendaciones conjuntas como instrumento hecho a medida a nivel regional se entiende bien, pero su preparación a menudo requiere una investigación inicial que conlleva mucho tiempo. Además, la adopción de actos delegados también requiere tiempo debido a los distintos pasos científicos y administrativos en el proceso. Por último, el escrutinio del Consejo y el Parlamento Europeo son pasos importantes en el proceso. Los Estados miembros señalan que necesitarían estructuras más formales para los grupos regionales que el plan plurianual no ofrece. Esto explicaría por qué las partes interesadas creen que el plan plurianual ha demostrado ser inadecuado para el desarrollo de la regionalización.

El CCMB comparte la opinión de que el plan plurianual no ha mejorado la cooperación regional. Asimismo, se lamenta de que BaltFish no dedique suficiente tiempo a cuestiones no relacionadas con las posibilidades de pesca anuales.

La Comisión considera que el plan plurianual ofrece el marco legal necesario y que los Estados miembros deben hacer un uso mayor de la regionalización elaborando más propuestas conjuntas y consultando a los consejos consultivos y a otras partes interesadas sobre las cuestiones que han influido en el Mar Báltico en los últimos años. Algunas cuestiones clave, como una gestión más sostenible para el bacalao del Báltico oriental o la adopción de medidas reales para proteger a las marsopas, especie en situación crítica, no se han abordado de manera colectiva.

2.5.Desarrollo socioeconómico

En general, las pesquerías del mar Báltico han generado beneficios, aunque los desembarques y su valor han disminuido, principalmente debido al descenso de los precios del bacalao. En este momento, no hay datos disponibles sobre la evolución desde 2018; sin embargo, la situación medioambiental, el agotamiento del bacalao del Báltico oriental y la situación actual de salud pública ciertamente han tenido un impacto negativo.

Las partes interesadas a las que se ha consultado aseguran que hay una correlación negativa entre la aplicación del plan plurianual y el desarrollo socioeconómico, debido a la evolución negativa de las poblaciones de peces. El sector pesquero sostiene que el principal fallo del plan plurianual es la falta de consideraciones socioeconómicas y la rigidez en el establecimiento de los TAC, ya que el sector cree que las condiciones para usar los límites superiores deberían ser menos estrictas, a fin de poder usar dichos límites con más frecuencia. Por otro lado, las ONG afirman que la inclusión de las consideraciones socioeconómicas en el establecimiento de los TAC no está suficientemente documentada y que el uso de los límites superiores del FRMS representa «sobreexplotación pesquera». También creen que la «sobreexplotación pesquera» ha dado lugar a una evolución socioeconómica negativa. Los Estados miembros hacen hincapié en que el límite superior puede utilizarse por razones socioeconómicas.

Por su parte, la Comisión considera que el plan plurianual ha sido beneficioso. El desarrollo mixto de las poblaciones de peces y de las pesquerías no se debe tanto a la aplicación del plan plurianual como a causas que existían mucho antes de que el plan plurianual entrara en vigor, es decir, factores ambientales y, en concreto, la pesca no sostenible, que con el tiempo han causado un daño socioeconómico real con un coste grave para los pescadores y las pescadores que dependen de la pesca para su subsistencia. Solo las prácticas pesqueras sostenibles y una protección medioambiental adecuada pueden garantizar comunidades pesqueras vivas a lo largo del tiempo. Esto es lo que trata de ofrecer el marco legal del plan plurianual.

Por último, cabe mencionar que el Reglamento del Fondo Europeo Marítimo y de Pesca (FEMP) 25 apoya los objetivos de la PPC y, por lo tanto, también la aplicación del plan plurianual. En este contexto, los Estados miembros hacen uso del FEMP, en concreto, para apoyar el desarrollo de una pesca más selectiva, cofinanciar las actividades de control y cumplimiento de la pesca y reducir el impacto socioeconómico de algunas medidas de conservación para los pescadores. En función de los informes de los Estados miembros, la Comisión presenta un informe anual sobre la aplicación del FEMP 26 .

(1)

     Reglamento (UE) 2016/1139 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 6 de julio de 2016, por el que se establece un plan plurianual para las poblaciones de bacalao, arenque y espadín del mar Báltico y para las pesquerías que explotan estas poblaciones (DO L 191 de 15.7.2016, p. 1). En lo sucesivo, el «plan plurianual».

(2)

     Reglamento (UE) n.º 1380/2013 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 11 de diciembre de 2013, sobre la política pesquera común (DO L 354 de 28.12.2013, p. 22). En lo sucesivo, «Reglamento básico de la PPC».    

(3)

   Documento 8529/14 Limité Pêche 117, Codec 1004, de 3 de abril de 2014, Consejo de la Unión Europea.

(4)

     Para el salmón del Báltico, la Comisión propuso un plan plurianual en COM(2011) 470 final, de 12 de agosto de 2011.

(5)

     Dictamen del CIEM de 2019 – Baltic Sea Ecoregion Fisheries Overview (Descripción de la pesca de la ecorregión del mar Báltico), de 2 de septiembre de 2019, p. 5.

(6)

     Disponible en: http://www.ices.dk/community/advisory-process/Pages/Latest-advice.aspx.

(7)

     Dictamen del ICES de 2019 – sr.2019.15, de 27 de junio de 2019.

(8)

     Decisión 2016/C 74/05 de la Comisión, de 25 de febrero de 2016, por la que se establece un Comité Científico, Técnico y Económico de Pesca (DO L 74 de 26.2.2016, p. 4).

(9)

     Informe de la de la 60.ª reunión plenaria del Comité Científico, Técnico y Económico de Pesca (PLEN-19-01), punto 6.2, pp. 18; informe de contrato ad hoc Evaluation of Member States’ Annual Reports on the Landing Obligation (for 2018) [Evaluación de los informes anuales de los Estados miembros sobre la obligación de desembarque (para 2018)], de marzo de 2019, documento de referencia para el informe de la reunión plenaria.

(10)

     El cuestionario y las respuestas al mismo se recogen en el documento de trabajo de los servicios de la Comisión SWD(2020)XXX, que acompaña a este informe.

(11)

     En el anexo al documento de trabajo de los servicios de la Comisión, que acompaña a este informe, se ofrece una tabla detallada. 

(12)

     Propuesta COM(2019) 564 final, de 31 de octubre de 2019, de Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo por el que se modifica el Reglamento (UE) 2016/1139 en lo que respecta a la introducción de límites de capacidad para el bacalao del Báltico oriental, la recopilación de datos y las medidas de control en el mar Báltico y el Reglamento (UE) n.º 508/2014 en lo que respecta a la paralización permanente de las flotas que pescan bacalao del Báltico oriental. 

(13)

     El artículo 15, del Reglamento (UE) 2019/1241 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 20 de junio de 2019, sobre la conservación de los recursos pesqueros y la protección de los ecosistemas marinos con medidas técnicas, y por el que se modifican los Reglamentos (CE) n.º 1967/2006 y (CE) n.º 1224/2009 del Consejo y los Reglamentos (UE) n.º 1380/2013, (UE) 2016/1139, (UE) 2018/973, (UE) 2019/472 y (UE) 2019/1022 del Parlamento Europeo y del Consejo, y por el que se derogan los Reglamentos (CE) n.º 894/97, (CE) n.º 850/98, (CE) n.º 2549/2000, (CE) n.º 254/2002, (CE) n.º 812/2004 y (CE) n.º 2187/2005 del Consejo (DO L 198 de 25.7.2019, p. 105), también contiene una facultación.

(14)

     Véase la nota a pie de página5, p. 7; dictamen del CIEM de 2019: Baltic Sea Ecoregion Ecosystem overview (visión general del ecosistema de la ecorregión del mar Báltico), de 12 de diciembre de 2019, p. 8.

(15)

     Véase la nota a pie de página9.

(16)

     Reglamento (CE) n.º 1224/2009 del Consejo, de 20 de noviembre de 2009, por el que se establece un régimen comunitario de control para garantizar el cumplimiento de las normas de la política pesquera común (DO L 343 de 22.12.2009, p. 1).

(17)

     Directiva 2008/56/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 17 de junio de 2008, por la que se establece un marco de acción comunitaria para la política del medio marino (DO L 164 de 25.6.2008, p. 19).

(18)

     Introducción de especies alóctonas (2), eutrofización inducida por el ser humano (5), condiciones hidrográficas (7), nivel de contaminación del mar (8), nivel de contaminantes presentes en el pescado y los mariscos (9) e introducción de energía, incluido el ruido subacuático (11).

(19)

     Véase la nota a pie de página 14 (visión general del ecosistema), p. 18.

(20)

     Véase la nota a pie de página7, p. 1; nota a pie de página 14 (visión general del ecosistema), p. 3.

(21)

     Decisión 2004/585/CE del Consejo, de 19 de julio de 2004, por la que se crean consejos consultivos regionales en virtud de la política pesquera común (DO L 256 de 3.8.2004, p. 17).

(22)

     http://www.bsac.dk/BSAC/About-the-BSAC.

(23)

     Artículos 43 a 45, del Reglamento (UE) n.º 1380/2013. Además, el Reglamento Delegado (UE) 2015/242 de la Comisión, de 9 de octubre de 2014, establece normas más detalladas sobre el funcionamiento de los consejos consultivos en virtud de la Política Pesquera Común (DO L 41 de 17.2.2015, p. 1).

(24)

     Memorandum of Understanding on the Principles and working methods of the Baltic Sea Fisheries Forum (BaltFish) (Memorando de entendimiento sobre los principios y métodos de trabajo del foro para la pesca en el mar Báltico), de 13 de diciembre de 2013, http://www.bsac.dk/BSAC-Resources/Documents-section/BALTFISH.

(25)

     Reglamento (UE) n.º 508/2014 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 15 de mayo de 2014, relativo al Fondo Europeo Marítimo y de Pesca, y por el que se derogan los Reglamentos (CE) n.º 2328/2003, (CE) n.º 861/2006, (CE) n.º 1198/2006 y (CE) n.º 791/2007 del Consejo, y el Reglamento (UE) n.º 1255/2011 del Parlamento Europeo y del Consejo (DO L 149 de 20.5.2014, p. 1).

(26)

     Para el último borrador del informe, véase: https://ec.europa.eu/fisheries/sites/fisheries/files/2019-11-26-emff-implementation-report_en.pdf.

Top