Accept Refuse

EUR-Lex Access to European Union law

Back to EUR-Lex homepage

This document is an excerpt from the EUR-Lex website

Document 52018DC0790

INFORME DE LA COMISIÓN AL PARLAMENTO EUROPEO Y AL CONSEJO sobre la aplicación del marco común de seguimiento y evaluación y los primeros resultados del rendimiento de la política agrícola común

COM/2018/790 final

Bruselas, 5.12.2018

COM(2018) 790 final

INFORME DE LA COMISIÓN AL PARLAMENTO EUROPEO Y AL CONSEJO

sobre la aplicación del marco común de seguimiento y evaluación y los primeros resultados del rendimiento de la política agrícola común


INFORME DE LA COMISIÓN AL PARLAMENTO EUROPEO Y AL CONSEJO

sobre la aplicación del marco común de seguimiento y evaluación y los primeros resultados del rendimiento de la política agrícola común

Introducción

La reforma de la política agrícola común (PAC) de 2013 estableció un marco común de seguimiento y evaluación con el objetivo de medir los resultados de la ejecución de la PAC en el periodo 2014-2020, mostrar sus logros y mejorar su eficiencia 1 . Por primera vez, este marco abarcaba tanto el primer pilar (pagos directos 2 y medidas de mercado 3 ) como el segundo pilar (desarrollo rural 4 ), así como las medidas horizontales 5 (por ejemplo, la condicionalidad) de la PAC.

La PAC 2014-2020 estableció que la Comisión presentará un informe inicial «sobre la aplicación del marco común de seguimiento y evaluación y los primeros resultados del rendimiento de la PAC a más tardar el 31 de diciembre de 2018», y que la evaluación final de la ejecución de la PAC para 2014-2020 está prevista para 2021. El presente informe anticipa la fecha de publicación para fomentar el debate sobre las propuestas legislativas de la PAC adoptadas el 1 de junio de 2018, y se publica junto a la divulgación de todo el conjunto de indicadores pertinentes 6 .

Este informe inicial describe el diseño y la aplicación del marco, ofrece los primeros resultados del rendimiento de la PAC sobre la base de las pruebas recopiladas a través del marco común de seguimiento y evaluación y otros estudios (p. ej.: evaluaciones) y vincula las lecciones aprendidas con el rendimiento y el marco de seguimiento y evaluación incluido en las propuestas de la PAC posterior a 2020.

Diseño y aplicación del marco común de seguimiento y evaluación

Marco jurídico

El marco de seguimiento y evaluación de la PAC 2014-2020 estableció en el Reglamento horizontal5 que el rendimiento de la PAC se evaluará en relación con tres objetivos generales de aquella:

a.producción alimentaria viable, con atención especial a la renta agrícola, la productividad agraria y la estabilidad de los precios;

b.gestión sostenible de los recursos naturales y acción por el clima, con especial atención a las emisiones de gases de efecto invernadero, la biodiversidad, el suelo y el agua;

c.desarrollo territorial equilibrado, con especial atención al empleo rural, el crecimiento y la pobreza en las zonas rurales.

Además, en cuanto al segundo pilar, el Reglamento sobre disposiciones comunes 7 establece los elementos comunes de supervisión y evaluación de los Fondos Estructurales y de Inversión Europeos, mientras que el Reglamento sobre desarrollo rural4 aborda las especificidades de los programas de desarrollo rural.

El marco común de seguimiento y evaluación ofrece información clave sobre la ejecución de la PAC (seguimiento), así como sobre sus resultados y repercusiones (evaluación) 8 . Cuantifica las actuaciones de los Estados miembros (resultados), describe los logros y verifica en qué medida se han alcanzado los objetivos 9 . La Comisión, conjuntamente con los Estados miembros en el marco de un grupo de expertos, diseñó el marco común de seguimiento y evaluación, y elaboró un listado de indicadores que, seleccionados sobre la base de una lógica de intervención que va de los objetivos e intervenciones generales a las específicas, se establecieron en varios actos de ejecución.

Indicadores

Se definieron cinco tipo de indicadores para apoyar la evaluación del rendimiento de la PAC: 10

·cuarenta y cinco indicadores de contexto que describen el ámbito operativo general de la política;

·ochenta y cuatro indicadores de ejecución que miden las actividades directamente relacionadas con las intervenciones de política;

·cuarenta y un indicadores de resultados: dieciséis indicadores de resultados para el primer pilar que miden los efectos directos e inmediatos de las intervenciones y veinticinco indicadores de resultados para el segundo pilar (diecinueve de los cuales corresponden a indicadores de objetivos);

·veinticuatro indicadores de objetivos (diecinueve de los cuales corresponden a indicadores de resultados) que se utilizan para establecer objetivos cuantificados al inicio del periodo de programación;

·dieciséis indicadores de impacto que miden la repercusión a largo plazo, y más allá de los efectos inmediatos, de las intervenciones de política (trece de los cuales también se incluyen en el conjunto de indicadores de contexto).

Para cada uno de los indicadores se prepararon fichas de información con su definición y las fuentes de datos, el nivel de detalle geográfico, la frecuencia de notificación y el calendario 11 . Además, se incluyeron subindicadores en los casos en que se consideró necesario un desglose, por ejemplo, por sector o por categoría. En total, el marco actual tiene más de novecientos subindicadores.

Fuentes de datos

Los indicadores se definen, en la medida de lo posible, de manera que la recopilación de datos se base en los canales existentes 12 para así evitar crear una carga administrativa adicional para los beneficiarios y los Estados miembros. La amplia gama de fuentes de datos utilizadas en el marco común de seguimiento y evaluación incluye notificaciones de los Estados miembros, estadísticas europeas facilitadas por Eurostat 13 , datos recopilados por la Agencia Europea de Medio Ambiente.

En el primer pilar, los indicadores de ejecución están disponibles a través del Sistema de información para el control y la gestión del mercado agrícola (ISAMM), el Clearance Audit Trail System (CATS, «Sistema de pista de auditoría para la liquidación de cuentas») y el Sistema informático de gestión de los gastos agrícolas (AGREX). Se dispone de datos para 2015, 2016 y, parcialmente, para 2017.

En el segundo pilar, los datos de seguimiento se recopilan mediante los informes anuales de ejecución que los Estados miembros presentan en junio de cada año con respecto al año anterior. Estos informes incluyen los valores de los indicadores de ejecución, de resultados y de objetivos. Además, en 2017 (y 2019) los Estados miembros tuvieron que presentar informes anuales de ejecución ampliados que incluían información adicional basada en actividades de evaluación. Asimismo, la información sobre el gasto se recopila trimestralmente a través de la declaración de gastos del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural. En cuanto al desarrollo rural, se dispone de datos de los indicadores para 2015 y hasta finales de 2016. 14

La utilización de las fuentes de datos existentes y el nivel de detalle requerido por determinados indicadores repercuten sobre el calendario y la frecuencia con la que están disponibles los datos. Por ejemplo, la información basada en los datos de la encuesta sobre la estructura de las explotaciones agrícolas de Eurostat se recopila cada tres años y está disponible un año y medio después del año de referencia. Del mismo modo, algunos indicadores medioambientales se basan en encuestas periódicas; los relativos a la calidad del suelo se recopilan cada cinco años, y la información más reciente corresponde a 2012.

Evaluación inicial del rendimiento de la PAC

El rendimiento de la PAC en lo relativo a la consecución de sus objetivos comunes se medirá y evaluará sobre la base de indicadores de impacto comunes, y los objetivos específicos subyacentes sobre la base de indicadores de resultados.

El presente informe inicial describe, por tanto, los logros de la PAC sobre la base de los datos disponibles hasta la fecha en el ámbito del marco común de seguimiento y evaluación 15 . La información sobre la evaluación se tiene en cuenta cuando está disponible. En el análisis de impacto de las propuestas de reforma de la PAC posterior a 2020 16  y en las diversas fuentes de información de referencia recopilada a dichos efectos se ofrece un análisis más detallado 17 .

En este punto es pertinente proceder con cautela. Para evaluar este rendimiento, es necesario aislar el efecto de las políticas de otros factores determinantes (hechos coyunturales, otras políticas relacionadas, etc.). Se requiere medir los llamados «impactos netos». Normalmente, esto se lleva a cabo mediante evaluaciones. En este momento, la información disponible para realizar estas evaluaciones es limitada porque la última reforma de la PAC no se ha aplicado hasta 2015. La disponibilidad de los indicadores de impacto (y de contexto) también ha sufrido retrasos. En varios indicadores, los datos más recientes se refieren a 2012 o 2013, es decir, antes de la aplicación de la reforma de la PAC de 2013. Por último, algunos indicadores de impacto necesitan un periodo más largo para mostrar sus efectos, lo que dificulta calcular en cifras netas la repercusión de la PAC.

Producción alimentaria viable

Orientación al mercado y estabilidad de los precios

La PAC ha sido objeto de varias reformas encaminadas hacia una mayor orientación al mercado y ha pasado de la ayuda a los productos (a través de los precios) a la ayuda a los productores (a través de la ayuda a la renta, principalmente mediante pagos disociados). Este cambio redujo la diferencia de precios entre la UE y el mercado mundial a lo largo del tiempo y mejoró la competitividad y los resultados comerciales de la UE: la ratio entre los precios de la UE y del mercado mundial de las principales materias primas agrícolas (media ponderada) disminuyó del 140 % en 2007 al 113 % en 2017.

En los últimos diez años, las exportaciones agroalimentarias casi se duplicaron hasta alcanzar los 138 000 millones EUR en 2017, y contribuyeron a la mejora de la balanza comercial que alcanzó los 20 500 millones EUR (+ 28 000 millones EUR frente a 2007). Las exportaciones de la UE representan alrededor del 17 % del total de las exportaciones agroalimentarias mundiales, porcentaje que se ha mantenido bastante estable a lo largo del tiempo.

Al mismo tiempo, el mercado de la UE está más abierto: Las importaciones de productos agroalimentarios de la UE aumentaron hasta los 117 000 millones EUR en 2017 (+51 % frente a 2007), y las importaciones de la UE de países menos adelantados han aumentado más de un 75 % desde 2007, hasta alcanzar un valor de 3 500 millones EUR en 2017. En conjunto, todas las demás grandes potencias comerciales mundiales, Estados Unidos, China, Japón, Rusia y Canadá importaron únicamente 3 000 millones EUR de países menos adelantados.

Si bien los agricultores de la UE están ahora más expuestos a la volatilidad de los precios mundiales, dicha volatilidad sigue siendo inferior a la de sus principales competidores; por ejemplo, para el trigo blando fue del 6,8 % en el periodo 2015-2017, mientras que en el mercado mundial fue del 10 %.

Con los precios de la UE más cercanos a los del mercado mundial, han dejado de utilizarse las restituciones a la exportación de la Unión, y los regímenes de intervención se aplican con menos frecuencia que hace veinte años. En la actualidad, la PAC actúa como una red de seguridad del mercado que apoya los precios en aquellos sectores que se enfrentan con unas bajadas de precios excesivas y excepcionales. En los últimos años, en la mayoría de sectores los precios se mantuvieron muy por encima del precio de intervención, salvo por la leche descremada en polvo, cuyo precio descendió por debajo de los niveles del precio de intervención en 2015 y 2016, dando lugar a compras de intervención pública que representaron el 2 % y el 23 %, respectivamente, del total de la producción de la UE.

La experiencia de los últimos años muestra que, en caso de necesidad, se dispone de medidas de mercado que pueden aplicarse para frenar la caída de los precios. En respuesta a la prohibición de importación impuesta por Rusia en 2014, se introdujeron medidas excepcionales como la ayuda al almacenamiento privado y las retiradas del producto.

Renta agrícola

Uno de los objetivos claves de la PAC es contribuir a la renta agrícola y limitar su variabilidad. El principal instrumento de ayuda a la renta agrícola son los pagos directos, la mayoría de los cuales están disociados de la producción real.

La media de los pagos directos por beneficiario ascendía a casi 6 200 EUR en 2016, lo que representa un porcentaje del 44 % de la renta agrícola empresarial en la Europa de los Veintiocho con una distribución distinta según el tipo y el tamaño de la explotación 18 . En algunos sectores (carne bovina, ovino, aceituna) y zonas (zonas con limitaciones naturales específicas), los pagos directos representan una parte aún mayor de la renta y ayudan a mantener en funcionamiento explotaciones en todo el territorio de la UE, contribuyendo así a la vitalidad rural. No obstante, la renta agrícola en estos sectores y zonas sigue estando por debajo de la media de la UE. En los sectores en los que la volatilidad de los precios es elevada, los pagos directos ayudan a los agricultores a afrontar mejor las caídas de los precios. Un informe reciente del Banco Mundial llega a la conclusión de que la PAC contribuye eficazmente a la renta agrícola y ayuda a reducir la brecha entre la renta agrícola y los salarios percibidos en otros sectores económicos 19 .

La reforma de la PAC de 2013 también ofreció varios instrumentos de gestión del riesgo: primas de seguros, fondos de inversión y un nuevo instrumento de estabilización de los ingresos. En vista de su limitada utilización 20 (en 2016, solo el 0,5 % de las explotaciones agrícolas participó en las estrategias de gestión de riesgos), se propusieron algunos cambios al denominado Reglamento ómnibus 21 . Un reciente estudio sobre la gestión de riesgos en la agricultura de la UE reveló que los agricultores europeos están cada vez más expuestos a riesgos, mientras que la disponibilidad de instrumentos de gestión de riesgos se retrasa. Los seguros siguen siendo el instrumento más utilizado; la disponibilidad y la utilización de los fondos de inversión son más limitadas 22 .

Productividad agrícola

La productividad agrícola, expresada como la productividad total de los factores, está aumentando de forma lenta, pero constante (+0,7 % anual en los últimos cinco años), y el crecimiento de la productividad laboral es el que más contribuye al aumento de la productividad.

Los pagos disociados de la PAC y el apoyo al desarrollo rural se vinculan positivamente al aumento en la productividad agrícola por trabajador (al contrario que las ayudas asociadas). Los pagos de la PAC aumentan el acceso de los agricultores al crédito y reducen la exposición al riesgo, lo que les permite invertir más 23 .

Un factor importante que determina el aumento de la productividad a largo plazo es la innovación. Para acelerar la adopción de la innovación, en 2012 la Comisión puso en marcha la Asociación Europea para la Innovación en materia de Productividad y Sostenibilidad Agrícolas (véase el apartado 3.4).

Gestión sostenible de los recursos naturales y acción por el clima

La PAC contribuye de muchas maneras a la gestión sostenible de los recursos naturales y a la acción por el clima a través de los efectos combinados de distintas medidas de la PAC, incluida la condicionalidad [en el 90 % de la superficie agrícola utilizada (SAU)], los pagos directos (ecologización en el 77 % de la SAU 24 ) y las medidas de desarrollo rural dirigidas a objetivos medioambientales específicos, acompañadas por las ayudas al asesoramiento agrícola y por las innovadoras actividades de la Asociación Europea para la Innovación y sus grupos operativos.

La producción agrícola tiene un impacto en el medio ambiente, pero también hay otros factores en juego. Dado que los datos recientes sobre indicadores medioambientales son escasos, y que los impactos medioambientales normalmente son procesos a largo plazo, sigue siendo difícil establecer un vínculo directo entre la intervención de la PAC y su efecto real sobre el medio ambiente. Las emisiones agrícolas de gases de efecto invernadero (GEI) disminuyeron en más del 20 % desde 1990, hasta el 12 % del total de las emisiones GEI de la UE en 2016, gracias a la reducción de las emisiones de óxido nitroso procedentes de la gestión del suelo agrícola (principalmente, por la disminución en el uso de fertilizantes nitrogenados) y a la reducción de las emisiones procedentes de la fermentación entérica como consecuencia de la disminución del número global de cabezas de ganado. No obstante, la tasa de disminución se ha estabilizado en los últimos diez años y hoy las emisiones fluctúan alrededor de las 490 millones de toneladas equivalentes de CO2. Contrariamente a lo que suele suponerse, las emisiones de las superficies de pastos y tierras de cultivo siguen siendo positivas, aunque con una tendencia a la baja (-15 % entre 2006 y 2016), siendo los principales motivos la conversión de la tierra a tierra de cultivo y las prácticas de gestión de los pastos, aunque se observan grandes diferencias entre Estados miembros. Además, las emisiones de amoníaco procedentes de la agricultura aumentaron en los últimos dos años (+10 %). Estos indicadores medioambientales muestran que los problemas medioambientales siguen estando presentes y que queda mucho por hacer a través de la futura PAC.

Los tres requisitos de ecologización de los pagos directos tienen como objetivo aumentar la eficacia de la PAC en la consecución de sus objetivos medioambientales y climáticos y garantizar la sostenibilidad a largo plazo de la agricultura de la UE:

1) superficies de interés ecológico destinadas principalmente a salvaguardar y mejorar la biodiversidad en las explotaciones agrarias;

2) mantenimiento de pastos permanentes con el objetivo de apoyar la fijación del carbono, apoyar la biodiversidad y proteger contra la erosión del suelo y la calidad del suelo;

3) diversificación de cultivos con el objetivo principal de mejorar la calidad del suelo.

No obstante, la ecologización fue criticada por la carga adicional que supone para los agricultores y las administraciones en comparación con su resultado medioambiental. Una reciente evaluación sobre el pago para prácticas agrícolas beneficiosas para el clima y el medio ambiente 25 confirma que la actual aplicación de la ecologización por parte de los Estados miembros y agricultores podría mejorarse para cumplir mejor con sus objetivos.

En lo que respecta a las medidas de desarrollo rural, los contratos de gestión respetuosos con la biodiversidad o el paisaje abarcan el 13 % de la SAU, los contratos para mejorar la gestión del agua el 9 % de la SAU, los contratos para prevenir la erosión del suelo y mejorar la gestión del suelo el 9 % de la SAU y los contratos dirigidos a reducir los GEI o las emisiones de amoníaco el 1 % de la SAU 26 . Además, el 7 % de la SAU es superficie de agricultura biológica 27 . La cuantificación del impacto de los Estados miembros ha sido limitada, ya que, según ellos, en las evaluaciones llevadas a cabo en 2016 era «demasiado pronto como para observar los efectos de los programas de desarrollo rural en los valores de los indicadores de impacto ambiental» 28 .

La reforma de la PAC estableció que los Estados miembros deberían reservar al menos el 30 % del segundo pilar para medidas de mitigación del clima, así como para medidas con las que abordar cuestiones medioambientales 29 . En 2016, los Estados miembros superaron con creces esta obligación en términos de gasto, alcanzando de media un 67 % en la UE, y siendo las zonas con limitaciones naturales u otras dificultades específicas (30 %) y las medidas agroambientales y climáticas (18 %) las que más contribuyen a este objetivo.

Además de este compromiso específico de la PAC a nivel de los Estados miembros, el Consejo y el Parlamento Europeo acordaron que al menos el 20 % del presupuesto de la UE para el periodo 2014-2020 debería destinarse a acciones relacionadas con el clima, e incluir contribuciones de distintas políticas 30 . La PAC juega un papel fundamental en los esfuerzos por alcanzar el objetivo. Sobre la base de la metodología de seguimiento del clima definida para el actual periodo de programación 31 de conformidad con los «Marcadores de Río» de la OCDE, la contribución de la PAC al cambio climático se estima en un 26 %, es decir, 102 800 millones EUR.

Desarrollo territorial equilibrado

En 2016, la agricultura representa el 13,5 % del empleo total en las zonas rurales (en comparación con el 12,4 % de 2012). El sector agrario empleaba a 8,7 millones de agricultores equivalentes a tiempo completo (2013). La tendencia a largo plazo de salida de mano de obra de la agricultura se debe a la demografía, los cambios estructurales, la mecanización y las oportunidades fuera del sector agrario. En los últimos años, la salida de mano de obra de la agricultura se ha ralentizado.

La PAC contribuye a un desarrollo territorial equilibrado a través de varios regímenes de ayuda al sector agrario (que suele ser la columna vertebral de la economía rural), y a través de la ayuda directa a las entidades no agrarias de las zonas rurales. Dichos regímenes incluyen:

·Apoyo a alrededor de 7 millones de beneficiarios, que abarcan alrededor del 65 % del número total de explotaciones agrarias 32 . En el año de solicitud 2015, había alrededor de 6,8 millones de beneficiarios acogidos a regímenes de ayuda y más de 3 millones al amparo de las medidas de desarrollo rural 33 .

·Apoyo específico a los agricultores de zonas de montaña y otras zonas con limitaciones específicas (2,7 millones de beneficiarios, 8 000 millones EUR).

·Apoyo a los jóvenes agricultores mediante un complemento obligatorio del pago básico durante los cinco primeros años que apoya a unos 312 000 jóvenes agricultores (352 millones EUR), y mediante una amplia gama de medidas de apoyo a los jóvenes agricultores en el marco del desarrollo rural.

·Ayuda voluntaria asociada para 2,3 millones 34 de beneficiarios (3 900 millones EUR).

Además, los Estados miembros tienen la opción de redistribuir hasta el 30 % de su dotación de pagos directos a las primeras hectáreas de cada explotación agrícola («pago redistributivo»); nueve Estados miembros han aplicado este régimen en 2016, y han apoyado a 1,8 millones de agricultores con 1 600 millones EUR.

La PAC también contribuye directamente a apoyar el desarrollo de los servicios básicos y las tecnologías de la comunicación en las zonas rurales, en concreto las medidas que tardan varios años en completarse, como las inversiones a largo plazo (banda ancha y otras infraestructuras). En 2016, 90 millones de personas se beneficiaron de estas inversiones. Además, 171 millones de ciudadanos del medio rural ya están cubiertos por una estrategia de desarrollo local en el marco de LEADER, el cual ha demostrado ser un enfoque muy acertado para el fomento del desarrollo rural y el desarrollo de capacidades en las zonas rurales.

La ayuda de la PAC (como inversiones en tecnologías de la comunicación e infraestructura) tiene un efecto multiplicador en otros sectores de las zonas rurales, principalmente en la industria alimentaria y en aquellos que prestan servicios a la agricultura. La tasa de empleo en las zonas rurales registró una fuerte recuperación, pasando del 62,5 % en 2011 (a consecuencia de la crisis económica) al 66 % en 2016, tasa casi similar a la del resto de la economía. La diferencia entre la renta agrícola y la renta de otros sectores económicos sigue siendo importante, aunque se está reduciendo (el porcentaje de la renta agrícola media en comparación con el salario del conjunto de la economía aumentó del 32 % durante el periodo 2005-2010 al 47 % en 2017). En consecuencia, la tasa de pobreza en zonas rurales disminuyó (del 29 % en 2011 al 26 % en 2016 en la Europa de los Veintiocho) y se aproximó a la tasa de pobreza del conjunto de la economía (25 %). Por tanto, la PAC desempeña un papel importante en la reducción de la pobreza en las zonas rurales y contribuye a la creación de mejores puestos de trabajo para los agricultores de los Diecisiete.

Transmisión de conocimientos e innovación

El fomento de la transmisión de conocimiento y la innovación es una prioridad transversal de la PAC a la que se le ha asignado un presupuesto total de 5 700 millones EUR. Los programas de desarrollo rural para el periodo 2014-2020 incluyen un paquete flexible de medidas de apoyo al asesoramiento, la formación, la innovación y la cooperación y el desarrollo de conocimientos en las zonas rurales. Más de 492 000 agricultores (el 4,5 % del total de agricultores) han recibido financiación para la formación, y más de 63 500 agricultores para el asesoramiento 35 .

Un estudio de evaluación previo realizado en 2016 fue favorable a la iniciativa Asociación Europea para la Innovación (AEI). Todos los Estados miembros (salvo Luxemburgo) han decidido aplicar la AEI en el periodo actual (véase también el apartado 3.2). A finales de 2016, se habían apoyado más de 245 operaciones de cooperación 36 .

Experiencia adquirida

El marco común de seguimiento y evaluación

A pesar de su aplicación más bien breve, la contribución del marco común de seguimiento y evaluación a la evaluación de la PAC 2014-2020 ya aporta experiencias útiles para su evolución futura.

La experiencia ha mostrado que actualmente existen demasiados indicadores y subindicadores. En primer lugar, no permiten obtener una imagen inmediata de los logros de la PAC. En segundo lugar, no todos los indicadores son adecuados para su objetivo; por ejemplo, algunos indicadores no están disponibles anualmente o sufren retrasos, por lo que no pueden utilizarse para llevar a cabo un seguimiento temprano. Otros indicadores solo están ligeramente vinculados con la PAC. Al mismo tiempo, faltan determinados indicadores. Por ejemplo, una evaluación en curso sobre el cambio climático concluye que el limitado desglose de algunos indicadores de ejecución impide disponer de información suficiente sobre la ejecución de la PAC en lo que se refiere a dicho ámbito.

En lo relativo al segundo pilar, la experiencia de los periodos de programación anteriores muestra que durante los primeros años los Estados miembros pasan por un proceso de aprendizaje para notificar correctamente los datos. Esto también es válido para el periodo de programación 2014-2020. Con el objetivo de abordar esta cuestión, en 2018 se desarrolló un proceso de validación basado en la experiencia adquirida, para advertir a los Estados miembros sobre posibles errores previos a la presentación de los datos en el informe anual de ejecución. Debe señalarse que la PAC actual no incluye la obligación legal de que los Estados miembros corrijan los datos tras su notificación.

En aquellos casos en que la experiencia con los datos (disponibilidad) ha puesto de manifiesto la necesidad de ajustar uno de los elementos del indicador (p. ej.: la definición, el alcance, la frecuencia de notificación), se ha adaptado la descripción detallada del indicador y, en su caso, el reglamento pertinente. Este último ha sido, por ejemplo, el caso de los requisitos de información en materia de inversiones y de apoyo a los jóvenes agricultores. Dado que los Estados miembros solo debían informar una vez la acción había finalizado, no se informó de los logros parciales. Ello supuso subestimar en gran medida los valores en comparación con el rendimiento real, en particular, para aquellas medidas que pueden durar varios años. Un cambio en las normas de desarrollo permite ahora a los Estados miembros notificar los valores de los indicadores alcanzados en operaciones parcialmente ejecutadas a partir del año de referencia 2017.

También se informó de problemas con varios indicadores de impacto. Por ejemplo, el indicador de gran valor natural no dispone de datos comparables para todos los Estados miembros. Los datos utilizados para calcular el índice de aves agrarias no están completos, y la Comisión está buscando formas de mejorar esta recopilación de datos. La posibilidad de medir vía encuestas la contribución de las medidas de desarrollo rural al ahorro en agua y energía en la agricultura todavía no se ha adoptado a consecuencia, entre otros, del limitado periodo de aplicación.

Seguimiento y evaluación del rendimiento en la futura PAC

Las propuestas para la reforma de la PAC posterior a 2020 dejan de centrarse en el cumplimiento y las normas para centrarse en los resultados y el rendimiento, y dan más flexibilidad a los Estados miembros para decidir cómo cumplir mejor con los objetivos comunes. El nuevo marco de seguimiento y evaluación del rendimiento establece un conjunto único de objetivos a nivel de la UE para ambos pilares de la PAC. El rendimiento general de la política se evaluará varias veces al año sobre la base de los indicadores de impacto, y el seguimiento al rendimiento anual de la política se basará en el listado completo de indicadores de resultados, mientras que los indicadores de ejecución deberían vincular anualmente el gasto con los resultados de la ejecución de la política.

La pertinencia de la experiencia en el marco actual consiste en que, en este cambio hacia el rendimiento, son fundamentales menos indicadores, pero mejor orientados. Por tanto, en las propuestas legislativas de la PAC posterior a 2020, se propone reducir el número de indicadores de 146 a 101 37 . Este conjunto de indicadores más específicos han sido seleccionados de forma que reflejen lo más fielmente posible si las intervenciones subvencionadas contribuyen a la consecución de los objetivos.

La política basada en el rendimiento también requiere una mejora en la calidad de las notificaciones remitidas por los Estados miembros. Por tanto, en la próxima PAC, los organismos de certificación tendrán que garantizar la fiabilidad de los informes de rendimiento sobre los productos y resultados. Además, los indicadores seleccionados se generan normalmente mediante procesos administrativos o están disponibles de otro modo, para así reducir la carga administrativa. Existe una gran necesidad de mejorar la disponibilidad futura de la información (tanto mediante un mayor intercambio de información entre fuentes ya existentes como mediante nuevas tecnologías). No obstante, CATS (Sistema de pista de auditoría para la liquidación de cuentas) o un conjunto de datos de características similares seguirán siendo necesarios como fuente de datos.

(1)      Artículo 110 del Reglamento (UE) n.º 1306/2013.
(2)      Reglamento (UE) n.º 1307/2013.
(3)      Reglamento (UE) n.º 1308/2013.
(4)      Reglamento (UE) n.º 1305/2013.
(5)      Reglamento (UE) n.º 1306/2013.
(6)      Próximo sitio web.
(7)      Reglamento (UE) n.º 1303/2013.
(8)      Para obtener más información, consúltese Technical handbook on the monitoring and evaluation framework of the CAP 2014-2020 (2015).
(9)      Para obtener más información, consúltese The monitoring and evaluation framework for the CAP 2014-2020 (2015).
(10)      Reglamento de Ejecución (UE) n.º 834/2014 de la Comisión.
(11)      Las fichas de información están disponibles aquí .
(12)      La mayoría de los indicadores de desarrollo sostenible también forman parte del marco común de seguimiento y evaluación.
(13)      Estadísticas agrarias, estadísticas agroambientales, estadísticas de utilización y ocupación del suelo (incluida la encuesta LUCAS), estadísticas regionales, estadísticas sociales, estadísticas comerciales, etc.
(14)      El 30 de junio de 2018, los Estados miembros deberían notificar los datos de 2017. Estos datos no estaban disponibles durante la elaboración del presente informe.
(15)      La Comisión ha llevado a cabo varios controles de calidad. No obstante, no siempre se han podido corregir los errores. Asimismo, la Comisión volvió a calcular los indicadores de resultados del desarrollo rural sobre la base de los indicadores de ejecución y de contexto de 2013, a fin de garantizar que los datos se calculan de forma armonizada.
(16)      COM(2018) 392, COM(2018) 393, COM(2018) 394.
(17)       Hechos y cifras  
(18)      Fichas estadísticas: https://ec.europa.eu/agriculture/statistics/factsheets_es
(19)      Banco Mundial, Thinking CAP: Supporting Agricultural Jobs and Incomes in the EU (2017).
(20)      La reducida utilización puede explicarse por el hecho de que los fondos únicamente pueden utilizarse en caso de pérdidas de rentas superiores al 30 %. Además, se prohibía dirigirlos a sectores específicos, y no se permite ninguna ayuda pública al capital social inicial. Para más explicaciones, véase el Market Brief on risk management .
(21)      Reglamento (UE) n.º 2017/2393.
(22)       https://ec.europa.eu/agriculture/external-studies/2017-risk-management-eu-agriculture_en .
(23)

      https://www.ceps.eu/publications/cap-subsidies-and-productivity-eu-farms

(24)      Datos de 2016. Los datos de 2017 de todos los Estados miembros todavía no están disponibles.
(25)       Evaluation study of the payment for agricultural practices beneficial for the climate and the environment («greening» of direct payments).  
(26)

.    Para el cálculo de este indicador, solo deben tenerse en cuenta los regímenes cuyos resultados estén programados en el ámbito prioritario 5D (independientemente del momento en el que se haya programado el gasto pertinente). Este porcentaje coincide con el objetivo agregado de la UE (3 %).

(27)      La mayoría de los agricultores ecológicos reciben apoyo a través del desarrollo rural.
(28)      Summary report: synthesis of the evaluation components of the 2017 enhanced Annual Implementation Report.
(29)      El artículo 59, apartado 6 del Reglamento (UE) n.º 1305/2013 establece que los Estados miembros deberán reservar al menos el 30 % del segundo pilar para los artículos 17, 21, 28, 29, 30 (a excepción de la Directiva marco de aguas y pagos relacionados), 31, 32 y 34 del mismo Reglamento.
(30)      COM(2011) 500 final, de 29 de junio de 2011, «Un presupuesto para Europa 2020», parte II, p. 13.
(31)      Reglamento de Ejecución (UE) n.º 215/2014 de la Comisión.
(32)      El número de beneficiarios se refiere al ejercicio financiero 2016, que se corresponde con el año de solicitud 2015. El número de explotaciones se refiere a 2013, ya que es el último año del que hay datos disponibles.
(33)      La mayoría de beneficiarios de las ayudas al desarrollo rural también son beneficiarios de los pagos directos, pero solo se contabilizan una vez.
(34)      Un beneficiario puede recibir ayuda asociada en el marco de más de una medida. Por tanto, este número puede incluir un doble cómputo.
(35)      Las notificaciones de los Estados miembros no estaban plenamente armonizadas (p. ej.: el número de sesiones de formación impartidas frente al número de folletos).
(36)       Evaluation study of the implementation of the European Innovation Partnership for Agricultural Productivity and Sustainability .
(37)      Con exclusión de los indicadores de contexto, que se mantienen.
Top