Accept Refuse

EUR-Lex Access to European Union law

Back to EUR-Lex homepage

This document is an excerpt from the EUR-Lex website

Document 52016IR1726

Proyecto de Dictamen del Comité Europeo de las Regiones — Siderurgia: Preservar el empleo y el crecimiento sostenibles en Europa

OJ C 17, 18.1.2017, p. 13–19 (BG, ES, CS, DA, DE, ET, EL, EN, FR, HR, IT, LV, LT, HU, MT, NL, PL, PT, RO, SK, SL, FI, SV)

18.1.2017   

ES

Diario Oficial de la Unión Europea

C 17/13


Proyecto de Dictamen del Comité Europeo de las Regiones — Siderurgia: Preservar el empleo y el crecimiento sostenibles en Europa

(2017/C 017/04)

Ponente:

Isolde RIES (DE/PSE), vicepresidenta primera del Parlamento del Estado federado de Sarre

Documento de referencia:

Comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo, al Consejo Europeo, al Consejo, al Comité Económico y Social Europeo, al Comité de las Regiones y al Banco Europeo de Inversiones — Siderurgia: Preservar el empleo y el crecimiento sostenibles en Europa

COM(2016) 155 final

OBSERVACIONES GENERALES

El COMITÉ EUROPEO DE LAS REGIONES,

Pertinencia y contexto del sector siderúrgico en la Unión Europea

1.

destaca que el sector siderúrgico de la UE ha desempeñado y sigue desempeñando un papel preponderante en el proceso de integración europea y constituye un fundamento esencial para la prosperidad, el valor añadido, la inversión y el empleo en Europa. Se trata de un sector estratégico clave de la UE que emplea a 330 000 personas y cuenta con 500 centros de producción en 23 Estados miembros. En 2014, este sector produjo anualmente 169 millones de toneladas de acero, un volumen equivalente al 10 % de la producción anual, y registró un volumen de negocios de 166 000 millones de euros, lo que corresponde al 1,3 % del PIB de la UE;

2.

destaca que, a pesar de la caída de la producción y el empleo en las últimas décadas, la industria siderúrgica continua siendo un factor clave para la reindustrialización de Europa. El objetivo declarado en la Comunicación de la Comisión «Por un renacimiento industrial europeo», de 22 de enero de 2014, de aumentar la contribución de esta industria en el PIB hasta el 20 % de aquí a 2020 solo puede lograrse mediante una industria siderúrgica competitiva;

3.

señala la fuerte interdependencia económica del sector siderúrgico con los sectores que le preceden y le siguen en la cadena de producción. Junto con sus proveedores (como los sectores de la minería, la energía, el transporte y los servicios) y sus clientes (como las empresas del metal, el sector de vehículos y maquinaria y la construcción), la industria siderúrgica conforma una amplia red de valor añadido y de agrupaciones empresariales;

4.

hace especial hincapié en que la futura evolución de la industria siderúrgica europea afectará de forma directa e indirecta al desarrollo regional y local y en que una industria del acero competitiva y sostenible es al mismo tiempo una condición necesaria para la recuperación económica y el crecimiento en muchas regiones europeas; constata que el sector de la siderurgia constituye también una importante fuente de empleo indirecto, ya que desempeña un papel de gran relieve para muchos otros sectores industriales;

5.

llama la atención sobre el hecho de que la industria siderúrgica europea forma parte integrante de los mercados internacionales de materias primas, adquisiciones y ventas y, por lo tanto, requiere condiciones de competencia equitativas;

6.

subraya que las empresas de la industria siderúrgica, por su naturaleza, son grandes consumidoras de energía y que el gasto energético representa cerca de un 40 % de los costes de explotación. Por ello, esta rama de la industria depende plenamente de un abastecimiento energético asequible y seguro;

7.

destaca la contribución de la industria siderúrgica al devenir de la transición energética y a la lucha contra el cambio climático. Por ejemplo, los productos innovadores de acero son imprescindibles para la construcción de turbinas eólicas y centrales y vehículos eléctricos altamente eficientes. Aunque la producción de acero es una considerable fuente de CO2, los aceros innovadores ahorran seis veces tanto CO2 como genera su producción;

8.

recuerda que la industria siderúrgica reviste una importancia estratégica para la creación de infraestructuras ferroviarias en todo el continente europeo. También es importante su contribución a la creación de redes de transporte local por ferrocarril, una alternativa útil para descongestionar el transporte por carretera, teniendo en cuenta, en particular, la mejora de la calidad de vida y del medio ambiente en las áreas metropolitanas;

9.

destaca que los productores de acero de Europa deben producir de la forma más rentable y eficaz posible y realizar continuas inversiones en las tecnologías más modernas. La competitividad a largo plazo depende también de su capacidad para desarrollar tecnologías de vanguardia en ámbitos como, por ejemplo, la eficiencia energética. Pero es igualmente importante que la UE y sus Estados miembros tengan en cuenta, en todas sus decisiones, el impacto sobre la competitividad nacional e internacional del sector siderúrgico y la repercusión económica a largo plazo;

10.

toma nota de que, para garantizar su supervivencia, la industria siderúrgica deberá seguir demostrando que está dispuesta a afrontar los retos del futuro gracias a su capacidad de innovación y su respeto del medio ambiente. Entre los retos se cuentan, por ejemplo, contribuir activamente a la protección del medio ambiente y del clima pero también aplicar de forma coherente las normas técnicas sobre política medioambiental y climática al reinvertir los beneficios;

11.

destaca los elevados niveles de protección social del sector siderúrgico europeo y sus esfuerzos por la protección del clima y el medio ambiente;

12.

constata que el reciclaje del acero ahorra materias primas, energía y emisiones de gases de efecto invernadero y refuerza la economía circular. Cabe destacar especialmente que el acero es un material reciclable al 100 %. Debería seguir desarrollándose la reutilización y el reciclaje de acero para contribuir al objetivo de una economía circular competitiva y sostenible, ya que el balance del comercio de chatarra en la UE es positivo. Además, el desarrollo de nuevos tipos de acero, aleaciones ferrosas, fundiciones y técnicas de producción tienen un enorme potencial para el mercado;

13.

destaca que la industria siderúrgica europea, gracias al uso de tecnologías avanzadas y al empleo de profesionales altamente cualificados, tiene un rendimiento excelente y que, al mismo tiempo, la investigación y el desarrollo de productos orientados al cliente constituyen el núcleo de su actividad. El desarrollo de productos innovadores y de calidad contribuye a garantizar y potenciar la competitividad de las empresas;

14.

reitera que la industria siderúrgica moderna depende en gran medida del desarrollo constante de una mano de obra altamente cualificada que sea capaz de hallar soluciones vanguardistas; señala que la Agenda de nuevas cualificaciones propugnará una inversión continua en las personas, con políticas de recualificación y mejora de las competencias. Todo ello redundará en beneficio de un amplio abanico de sectores económicos, incluida la industria siderúrgica;

15.

apoya los esfuerzos del sector siderúrgico europeo por asegurar una mayor igualdad de oportunidades para todos los trabajadores. Por ejemplo, en los últimos diez años ha aumentado la proporción de mujeres en este sector, y actualmente se sitúa entre el 6 % y el 25 %, dependiendo de la posición que ocupe y del Estado miembro de la UE de que se trate. Asimismo, en los últimos dos años las empresas siderúrgicas han lanzado una serie de iniciativas en diversos Estados miembros destinadas a atraer a las mujeres hacia el sector;

16.

puntualiza que la industria siderúrgica de la UE desempeña un papel preponderante en materia de salud y seguridad y ofrece las más estrictas normas de higiene industrial en el trabajo a nivel mundial. El intercambio de buenas prácticas en materia de salud y seguridad en el lugar de trabajo se debate en profundidad a escala de la UE. Además, la industria siderúrgica de la UE realiza un diálogo social intensivo a escala de la UE;

17.

destaca que las competencias y tecnologías digitales deben integrarse en la educación y la formación profesional, en especial los períodos de prácticas; hace hincapié en que la digitalización de los procesos de producción exige a los trabajadores un mayor nivel de competencias como consecuencia de la mayor complejidad de las tareas (1);

18.

subraya que la digitalización de los procesos de producción y el consiguiente aumento de la complejidad de las tareas exigen a los trabajadores una mayor capacidad de abstracción y resolución de problemas. Además, el personal debe organizar su propio trabajo y tener un alto nivel de competencias de carácter interdisciplinar, así como de gestión autónoma y de comunicación;

19.

señala que el exceso de capacidad mundial, los períodos de precios bajos, los altos precios de la energía, las tasas y gravámenes sobre la energía y la próxima reforma del régimen de comercio de derechos de emisión de la UE, pero también las prácticas de dumping de los productores siderúrgicos de fuera de la UE que distorsionan el mercado, suponen una enorme carga financiera para los productores siderúrgicos de Europa. La producción de acero bruto y las cuotas de mercado mundiales del sector europeo del acero están disminuyendo, lo que conlleva procesos de adaptación de las empresas y de la oferta de empleo;

20.

observa con preocupación las devastadoras consecuencias sociales y económicas que tienen para las comunidades locales y regionales los cierres y los recortes en la producción de hierro y acero, y aboga por la necesidad de adoptar medidas que apoyen la regeneración y el crecimiento de dichas comunidades;

21.

considera que es razonable y pertinente adoptar una estrategia de la UE para el futuro de la industria siderúrgica. En este sentido, es esencial fomentar la participación de los entes locales y regionales en los procesos de adaptación o de toma de decisiones y tener en cuenta las respectivas circunstancias locales y las especializaciones de las empresas;

22.

aboga por una política industrial de la UE que se base en los conceptos rectores de la competitividad de la industria siderúrgica, por un lado, y del establecimiento de un marco que respete la competencia, por otro, gracias a lo cual será posible proteger los centros de producción y los empleos existentes y mejorarlos en el futuro;

23.

al igual que hace la Comisión en su Hoja de Ruta de la Energía para 2050, considera que reducir las emisiones de CO2 del sector de la energía y hacer un uso elevado de energía procedente de fuentes renovables puede resultar menos costoso, a largo plazo, que continuar las políticas actuales, y que el coste de la energía nuclear y de la energía procedente de combustibles fósiles probablemente seguirá aumentando a lo largo del tiempo, mientras que los costes de las energías renovables pueden disminuir; al mismo tiempo, reconoce el deseo de los Estados miembros de conceder una compensación adecuada por la carga financiera desproporcionada que soporta la industria siderúrgica —expuesta a la competencia internacional— en razón del desarrollo de las energías renovables; no obstante, pide que se garantice, a escala europea, que los mecanismos de compensación nacionales, en especial en materia de ayudas estatales, no se traduzcan en una distorsión de la competencia en el mercado interior de la UE;

24.

señala que es necesario apoyar a aquellos entes locales que dependen en gran medida de la industria siderúrgica para que amplíen su espectro económico, antes de tener que aplicar medidas de reestructuración; la diversificación del tejido económico local debería centrarse especialmente en las sinergias entre la industria sostenible y los servicios y también podría impulsarse mediante incentivos fiscales;

Reforma del régimen de comercio de derechos de emisión de la UE

25.

acoge con satisfacción que el Consejo Europeo, en sus Conclusiones de 23 y 24 de octubre de 2014, se esforzara por lograr un equilibrio entre los objetivos de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, por una parte, y la salvaguardia de la competitividad de la industria europea, por otra;

26.

no obstante, señala que la decisión del Consejo Europeo de aumentar el factor anual de reducción de las emisiones permitidas para la industria desde el 1,74 % en el tercer período de comercio (2013-2020) hasta el 2,20 % en el cuarto período de comercio (2021-2030), pese a continuar asignando gratuitamente derechos de emisión sobre la base de un indicador, puede dar lugar a una considerable escasez de derechos de emisión y, con ello, a cargas adicionales para el sector siderúrgico, que aquellos países competidores que no disponen de un sistema de comercio de emisiones no tienen que soportar;

27.

considera esencial establecer un régimen de comercio de derechos de emisión a escala mundial para garantizar la competitividad de las empresas europeas y evitar las fugas de carbono, lo que prevendrá el aumento de los derechos de emisión destinados a subasta. Otras garantías podrían adoptar la forma de mecanismos armonizados de compensación de los costes indirectos (como los causados por la electricidad) o de índices de referencia basados en datos precisos y actualizados;

28.

en este sentido, destaca, además, que el indicador de arrabio para la asignación de derechos de la industria siderúrgica se encontraba alrededor de un 10 % por debajo de lo que era viable física y técnicamente ya en el tercer período de comercio (2013-2020). Tampoco es apropiado el indicador de sinterización, ya que incluye instalaciones de peletización. Esta asignación debe basarse en hechos (teniendo plenamente en cuenta la generación de electricidad a partir de los gases del proceso) y modificarse a la par de los avances tecnológicos. Al mismo tiempo, es necesario atribuir de forma dinámica los derechos de emisión a lo largo del proceso de producción;

29.

celebra que la Comisión presentara su Propuesta de «Directiva del Parlamento Europeo y del Consejo por la que se modifica la Directiva 2003/87/CE para intensificar las reducciones rentables de emisiones y facilitar las inversiones en tecnologías hipocarbónicas» antes del comienzo del cuarto período del comercio europeo de emisiones;

30.

por ello, espera que el futuro marco del comercio de derechos de emisión de la UE resulte claro a todas las partes interesadas en una fase temprana;

31.

al mismo tiempo, constata la necesidad de alcanzar una amplia concertación y mantener un debate en profundidad con todas las partes interesadas sobre la reforma del régimen de comercio de derechos de emisión de la UE;

32.

no obstante, observa con preocupación que la propuesta de Directiva de la Comisión no contempla de modo satisfactorio la solicitud del Consejo Europeo de garantizar la competitividad internacional de la industria, ya que especialmente la industria siderúrgica europea deberá afrontar costes sustanciales que amenazan su existencia;

33.

por consiguiente, pide revisar a fondo la propuesta de Directiva en las próximas fases del proceso legislativo e integrar, en particular, los criterios siguientes (respetando la eficacia del régimen de comercio de derechos de emisión de la UE y una distribución justa de los costes entre todos los sectores de la economía):

renunciar de forma general a gravar las instalaciones más eficientes,

incentivarlas de manera constante para que evolucionen desde el punto de vista tecnológico y reduzcan su impacto medioambiental mediante indicadores realistas y viables tanto técnica como económicamente, sobre la base del 10 % de las instalaciones más eficientes,

a la hora de fijar los indicadores, tener plenamente en cuenta las emisiones derivadas de la generación de electricidad a partir de los gases del proceso,

no aplicar ninguna reducción general de los indicadores y renunciar al factor de corrección,

no deteriorar la compensación de precios de la electricidad para las industrias que hacen uso intensivo de energía y ofrecer la posibilidad de compensar los costes indirectos totales, teniendo en cuenta al menos parámetros de referencia a escala europea para evitar distorsiones de la competencia en el mercado único de la UE,

incluir en las normas destinadas a prevenir la deslocalización los precursores que utilizan las industrias que hacen uso intensivo de energía, y

adaptar la cuota asignada según las variaciones de los niveles de producción;

34.

considera de vital importancia compensar plenamente el coste de las emisiones de gases de efecto invernadero que repercute en el precio de la energía, a fin de contrarrestar el posible traslado de las emisiones de CO2 a otros lugares. Dado que esta compensación, hasta ahora, puede adoptar muchas formas en los Estados miembros, no pueden descartarse distorsiones de la competencia. En consecuencia, la Comisión Europea debería examinar si en el futuro la compensación debería armonizarse o concederse a escala de la UE;

35.

se congratula de que la comunidad internacional se haya comprometido por primera vez, en el marco de la Conferencia de París sobre protección del clima y en virtud del Derecho internacional, a mantener el calentamiento del planeta por debajo de los 2 oC y quiera realizar serios esfuerzos para limitar el aumento de la temperatura media mundial a 1,5 oC. Es necesario concretar el principio de alcanzar un balance neutro de las emisiones de gases de efecto invernadero a nivel mundial en la segunda mitad del siglo, dadas sus repercusiones en el sector de la producción. La opción (dejada abierta) de desarrollar y acordar mecanismos de mercado que posibiliten un comercio de derechos de emisión mundial y eficaz brinda la oportunidad de reducir o evitar las distorsiones de la competencia;

Comercio exterior de la UE

36.

reconoce que la ausencia de una igualdad de condiciones, las prácticas comerciales desleales de las empresas y las políticas comerciales desiguales de países de fuera de la UE representan graves amenazas para la industria siderúrgica europea;

37.

por consiguiente, considera que la política comercial de la UE, incluidos sus instrumentos de defensa comercial, constituyen un medio esencial para garantizar la competitividad global de la industria siderúrgica europea y apoya el llamamiento del Parlamento en favor de una reforma general de los instrumentos de defensa comercial de la UE para eliminar del sistema de la UE los denominados «elementos OMC+» y garantizar, en particular, unas condiciones de competencia equitativas para la industria de la UE con China (2);

38.

observa con preocupación que la industria siderúrgica mundial presenta en la actualidad una sobrecapacidad de 452 millones de toneladas y que el exceso de capacidad de la industria siderúrgica china da origen constantemente a importaciones a la UE, a precios objeto de dumping, lo que, en ausencia de contramedidas comerciales efectivas por parte de la UE, amenaza de forma directa e indirecta la existencia de la siderurgia europea y pone en peligro numerosos puestos de trabajo;

39.

pide que se cree un mecanismo que pueda funcionar en los terceros países para comprobar cómo funcionan las instalaciones de tratamiento de materias primas secundarias (chatarra) en los países de destino, a fin de impedir las exportaciones a terceros países que no traten los residuos de manera compatible con el medio ambiente;

40.

pide a las instituciones de la UE que autoricen a la Comisión a utilizar una metodología no convencional en las investigaciones antidumping y antisubvenciones de las importaciones chinas, conforme a la sección 15 del Protocolo de Adhesión de China a la OMC, hasta que China cumpla los cinco criterios de la UE necesarios para obtener el reconocimiento de economía de mercado. Señala además que una posible concesión del trato de economía de mercado a la República Popular China en diciembre de 2016 haría casi imposible aplicar medidas efectivas antidumping porque se modificaría la metodología empleada para el cálculo del margen de dumping. Al mismo tiempo, destaca que no es obligatorio que los miembros de la OMC concedan automáticamente a China la condición de economía de mercado en 2016;

41.

en este contexto, recuerda que actualmente China cumple solo uno de los cinco criterios de la UE para el reconocimiento como economía de mercado. Entre los criterios técnicos se cuentan adoptar decisiones empresariales en respuesta a las señales del mercado, llevar la contabilidad de las empresas con arreglo a las normas internacionales de contabilidad, no sufrir distorsiones significativas de los costes de producción y de la situación financiera de las empresas heredadas del antiguo sistema de economía no sujeta a las leyes del mercado, aplicar las leyes relativas a la propiedad y la quiebra que garantizan la seguridad jurídica y la estabilidad necesarias para el funcionamiento de las empresas y efectuar las operaciones de cambio a los tipos de mercado;

42.

por consiguiente, pide a la Comisión que, para su estudio sobre las repercusiones económicas y sociales de la concesión a China del trato de economía de mercado, espere a conocer las opiniones de los círculos económicos afectados y estreche la coordinación con otros importantes miembros de la OMC, como EE. UU., antes de tomar su decisión sobre el estatuto de economía de mercado;

43.

en caso de que se conceda a China el trato de economía de mercado, pide que se creen instrumentos eficaces y equivalentes que permitan proteger un comercio justo. En este contexto, debería también considerarse una posible solución futura que no mencione explícitamente los países de economía centralizada en el Reglamento de base antidumping de la UE sino que establezca reglas generales para las economías centralizadas en el presente Reglamento. La metodología del país análogo podría ser reemplazada por otra, aunque los países de economía centralizada podrían seguir asumiendo la responsabilidad de probar que existe una economía de mercado, como es el caso ahora;

44.

en caso de que se conceda a China el trato de economía de mercado, pide que se creen instrumentos eficaces y equivalentes que permitan proteger un comercio justo;

45.

acoge con satisfacción que, en febrero de 2016, la Comisión impusiera derechos antidumping provisionales sobre las importaciones de productos planos de acero laminados en frío procedentes de Rusia y China;

46.

sin embargo, lamenta que la Comisión, en el caso de los productos siderúrgicos chinos, aplicara la «regla del derecho inferior» y, con ello, estableciera derechos antidumping provisionales inferiores a los márgenes de dumping constatados;

47.

considera que la aplicación de esta regla ofrece una protección demasiado escasa para la competitividad de la industria siderúrgica europea;

48.

señala que las normas de la OMC no exigen tal regla y que otros países, como EE. UU., tampoco la aplican;

49.

por consiguiente, considera importante eliminar la «regla del derecho inferior» en el marco de una reforma de los instrumentos de defensa comercial, en particular en caso de que exista exceso de capacidad;

50.

acoge con satisfacción que la Comisión Europea, como se anunció en el plan de acción, haya decidido, el 28 de abril de 2016, (volver a) establecer un sistema de vigilancia previa de las importaciones de productos siderúrgicos a la UE, lo que requerirá una licencia para la importación de tales productos a la Unión, servirá para prever la evolución del mercado a corto plazo y ayudará a la Comisión a tratar debidamente las importaciones desleales, lo que incluye la posibilidad de incoar casos cuando las tendencias de las importaciones amenacen causar un perjuicio a los productores de la Unión;

51.

acoge con satisfacción los esfuerzos de la Comisión —plasmados en las medidas de defensa comercial de la UE, ya en vigor, sobre productos siderúrgicos— de impulsar normas que permitan una competencia internacional leal y contribuir así a salvaguardar la competitividad de la siderurgia europea;

52.

sin embargo, también considera que los procedimientos antidumping de la UE, especialmente en comparación con las prácticas de otros miembros de la OMC, son demasiado largos y, por ello, la eficacia de la protección de la competitividad de la industria siderúrgica europea se resiente;

53.

por consiguiente, pide que también se considere acelerar los procedimientos antidumping de la UE en el marco de una reforma de los instrumentos de defensa comercial de la UE;

54.

apoya a la Comisión en sus esfuerzos, durante los diálogos y negociaciones internacionales, de abordar la cuestión de establecer unas condiciones equitativas a escala mundial;

55.

espera que el Consejo incluya capítulos de energía y materias primas en todos los nuevos mandatos de negociación de los acuerdos de libre comercio;

56.

pide a la Comisión que vele por que el CDR, en su calidad de representante institucional de los entes locales y regionales europeos, participe en el Grupo de alto nivel sobre las industrias con un consumo intensivo de energía, que fue creado en mayo de 2015, para garantizar así que las partes interesadas que ya están representadas tengan en cuenta los intereses y el potencial del nivel regional y local;

Medidas complementarias destinadas a salvaguardar la competitividad de la industria siderúrgica de la UE

57.

reitera que los correspondientes programas de inversión de la UE que apoyan la inversión en nuevos equipos, I+D, cualificaciones y formación pueden contribuir de forma importante a garantizar la competitividad y el cumplimiento de las normas de protección medioambiental y climática y de los derechos de los trabajadores en el sector siderúrgico;

58.

presta atención a los objetivos del Fondo de Investigación del Carbón y del Acero, así como de los Fondos Estructurales y de Inversión Europeos (Fondos EIE) y del Fondo Europeo para Inversiones Estratégicas (FEIE), gracias a los que el sector siderúrgico puede recibir apoyo para proyectos de investigación e innovación, en particular, a través de posibles sinergias y medidas de coordinación. No obstante, señala que el FEIE tiene un potencial muy limitado para el sector siderúrgico, ya que las condiciones del mercado no pueden garantizar un rendimiento adecuado de la inversión debido a los bajos precios del acero que se dan en la actualidad. Teniendo en cuenta el estricto régimen de ayudas de la UE, también las cooperaciones entre entes regionales y locales que tengan intereses específicos en el sector siderúrgico pueden aportar valiosas contribuciones;

59.

recuerda la importancia de la inversión pública y, a escala europea, los fondos del programa Horizonte 2020 para fomentar la innovación en la industria siderúrgica y mejorar la eficiencia medioambiental y energética del sector;

60.

confía en que, dadas las características específicas del sector siderúrgico, que requiere tanto acciones de investigación como medidas de carácter estructural, en la evaluación de los proyectos de investigación del programa Horizonte 2020 se valoren más los proyectos que prevean una asociación europea y la utilización de recursos derivados de los Fondos Estructurales, a fin de garantizar una mayor integración entre los distintos programas europeos;

61.

subraya el objetivo de la cualificación y el mantenimiento de los niveles de empleo en el contexto de una industria siderúrgica de la UE más competitiva, reconociendo, en los casos de reestructuración industrial, la importancia del Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización (FEAG) en materia de apoyo social, por ejemplo, en caso de reducciones de plantilla, ya que en aquellas situaciones en que se despide a más de 500 trabajadores de una única empresa (incluidos sus proveedores y los transformadores de sus productos) o en que numerosos trabajadores pierden sus empleos en un sector determinado en una región o en varias regiones vecinas, es posible cubrir, a través de este Fondo, hasta el 60 % del coste de los proyectos destinados a ayudar a los trabajadores despedidos a encontrar un nuevo empleo o crear su propia empresa; no obstante, expresa sus dudas sobre si el presupuesto anual máximo de 150 millones de euros para el período 2014-2020 permitirá afrontar los retos;

62.

destaca que la transferencia de experiencia y conocimientos a las nuevas generaciones de trabajadores en la industria siderúrgica de la UE ya desempeña un papel fundamental y que las cualificaciones y los conocimientos industriales de los trabajadores deberían reforzarse mediante medidas específicas de educación y formación continua;

63.

reconoce la importancia de crear y desarrollar sistemas eficientes de economía circular en todos los lugares de producción de la industria siderúrgica, de modo que el aumento del uso de subproductos y acero reciclado mejore la competitividad de las plantas, así como, en consonancia con las medidas de «simbiosis industrial» del plan de acción de la Comisión sobre la economía circular, de aumentar las modalidades de utilización de las escorias procedentes de la producción de acero.

Bruselas, 15 de junio de 2016.

El Presidente del Comité de las Regiones Europeo

Markku MARKKULA


(1)  CDR 1319/2014 — Comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo, al Consejo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones — Marco de Calidad de la UE para la Anticipación del Cambio y la Reestructuración.

(2)  Véase la Resolución del Parlamento Europeo, de 12 de mayo de 2016, sobre la condición de economía de mercado de China [2016/2667 (RSP)].


Top