EUR-Lex Access to European Union law

Back to EUR-Lex homepage

This document is an excerpt from the EUR-Lex website

Document 52015DC0301

INFORME DE LA COMISIÓN AL PARLAMENTO EUROPEO Y AL CONSEJO EVALUACIÓN DEL REGLAMENTO (CE) N° 1606/2002, DE 19 DE JULIO DE 2002, SOBRE LA APLICACIÓN DE LAS NORMAS INTERNACIONALES DE CONTABILIDAD

COM/2015/0301 final

  The HTML format is unavailable in your User interface language.

Bruselas, 18.6.2015

COM(2015) 301 final

INFORME DE LA COMISIÓN AL PARLAMENTO EUROPEO Y AL CONSEJO

EVALUACIÓN DEL REGLAMENTO (CE) N° 1606/2002, DE 19 DE JULIO DE 2002, SOBRE LA APLICACIÓN DE LAS NORMAS INTERNACIONALES DE CONTABILIDAD

{SWD(2015) 120 final}


1.Introducción

Más de diez años después de la adopción del Reglamento 1606/2002 («Reglamento de las NIC») 1 y tras un primer examen de su funcionamiento en 2008 2 , la Comisión decidió evaluar si había alcanzado sus objetivos, en el marco del Programa de adecuación y eficacia de la reglamentación (REFIT) 3 . Al mismo tiempo, el Reglamento 258/2014 4 impone a la Comisión la obligación de presentar un informe sobre las conclusiones de la evaluación, acompañado, en su caso, de propuestas de modificación, y sobre las modalidades de gobernanza de los organismos pertinentes.

El objetivo de adoptar las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF) 5 emitidas por el Consejo de Normas Internacionales de Contabilidad (CNIC/IASB) para su utilización en la UE era mejorar la eficiencia del funcionamiento de los mercados de capitales de la UE y del mercado interior.

En virtud del Reglamento, desde 2005 los estados financieros consolidados de las empresas cotizadas de la UE 6 se elaboran de conformidad con las NIIF. Los Estados miembros pueden hacer extensiva la aplicación de las NIIF a los estados financieros anuales individuales y a las empresas no cotizadas. La «Directiva sobre transparencia» 7 establece asimismo que todos los emisores (incluidos los de terceros países) cuyos valores coticen en un mercado regulado situado o que opere en la UE deberán utilizar las NIIF.

El presente informe resume las conclusiones de la evaluación y señala posibles mejoras. El documento de trabajo de los servicios de la Comisión que lo acompaña contiene más información en apoyo del presente informe.

2.Metodología

Para llevar a cabo la evaluación, la Comisión recabó la opinión de las partes interesadas mediante una consulta pública (agosto – noviembre de 2014, 200 contribuciones), un grupo informal de expertos (18 organizaciones públicas y privadas, tres reuniones en 2014) y el Comité de Reglamentación Contable, integrado por representantes de todos los Estados miembros. Llevó a cabo un análisis de las publicaciones relativas al impacto de la adopción obligatoria de las NIIF en la UE y al funcionamiento de las NIIF durante la crisis. Asimismo, se inspiró en la experiencia interna de los organismos europeos e internacionales pertinentes. La evaluación tomó en consideración las recomendaciones formuladas por el Sr. Maystadt 8 de reforzar la contribución de la UE en las labores internacionales de normalización.

La evaluación pretendía comparar la situación en el marco del Reglamento de las NIC con la que se habría dado si no se hubieran adoptado las NIIF. Sin embargo, no había una situación de referencia clara para la comparación, ya que no existe una única alternativa en la UE y que los principios de contabilidad generalmente aceptados (PCGA) nacionales o estadounidenses evolucionaron durante el período considerado.

En general, la evaluación se llevó a cabo desde el punto de vista de la UE en su conjunto, sin un análisis sistemático de la interacción entre el Reglamento y las legislaciones nacionales. No se efectuó una revisión técnica de las NIIF, ni se analizó la carga administrativa que pueden representar las diferentes normas. Tampoco se consideraron posibles sistemas de contabilidad alternativos para las sociedades no cotizadas de la UE.

Los efectos de la adopción de las NIIF durante el período examinado fueron difíciles de aislar, ya que se produjeron otros cambios reglamentarios importantes; además, estos efectos variaban según los PCGA nacionales utilizados antes de las NIIF. También resultó complicado obtener datos cuantitativos sobre las empresas que aplican las NIIF y sobre los costes y beneficios. La investigación existente se ha centrado principalmente en las grandes empresas. Por último, quienes respondieron a la consulta pública se autoeligieron y no constituyen necesariamente una muestra representativa.

En la evaluación no se abordó la auditoría. No hay duda de que unas auditorías de calidad son necesarias para garantizar la fiabilidad de los estados financieros. Durante el período analizado, la UE ha reforzado su marco regulador relativo a las auditorías legales, incluida la supervisión independiente de los auditores y las sociedades de auditoría 9 .

3.Resultados

3.1.Criterios de evaluación

3.1.1.Eficacia

El objetivo del Reglamento de las NIC era armonizar la información financiera de las empresas cotizadas, asegurando un alto grado de transparencia y comparabilidad de sus estados financieros, con el fin de mejorar la eficiencia del funcionamiento de los mercados de capitales de la UE y del mercado interior. El Reglamento atribuía importancia al reconocimiento de las NIIF a nivel internacional, de modo que las empresas de la UE pudieran competir en pie de igualdad por los recursos financieros en los mercados mundiales de capitales.

Transparencia y comparabilidad

La Comisión constata que el Reglamento de las NIC ha permitido aumentar la transparencia de los estados financieros al mejorar la calidad de la contabilidad y de la comunicación de información y al aumentar el valor y la pertinencia de la información financiera, lo que ha incrementado la precisión de las expectativas del mercado, en particular las previsiones de los analistas. Asimismo, ha permitido aumentar la comparabilidad entre los estados financieros dentro de un mismo sector o país y entre los diferentes sectores y países, aunque siguen existiendo algunas diferencias.

Los datos recogidos parecen indicar que la calidad de los estados financieros preparados con arreglo a las NIIF es buena, lo que implica que las normas son de buena calidad. No obstante, se critica su complejidad. En las conclusiones se señala que gran parte de esta complejidad es inevitable, ya que es fruto de la complejidad inherente de las actividades. Aunque las normas no son específicas de cada sector, se consideran suficientemente flexibles como para adaptarse a la mayoría de los modelos de negocio; hay dudas, con todo, sobre su idoneidad para los inversores a largo plazo y sobre el volumen de la información que debe comunicarse.

El Reglamento de las NIC reconocía que una información financiera de gran calidad depende de una aplicación correcta y rigurosa de las normas. En virtud de la Directiva sobre transparencia, el control de la aplicación efectiva de las normas contables es responsabilidad de cada uno de los Estados miembros. La Autoridad Europea de Valores y Mercados (AEVM) coordina sus actividades con el fin de mejorar la convergencia en materia de supervisión y garantizar una aplicación uniforme de las NIIF en la UE.

Según los datos recogidos, existen mecanismos adecuados para garantizar la correcta aplicación de las NIIF y la AEVM desempeña un papel importante a la hora de promover la uniformidad y la coherencia de la aplicación en toda la UE. No obstante, algunos de estos datos ponen de manifiesto la persistencia de algunas diferencias entre los Estados miembros en materia de control del cumplimiento. La AEVM ha publicado recientemente nuevas directrices 10 sobre supervisión de la información financiera que podrían aportar mejoras en este ámbito, aunque es demasiado pronto para evaluar su impacto.

La coherencia en la aplicación de las normas puede depender de la forma en que se interpretan. La AEVM señala al Comité de Interpretaciones de las NIIF los puntos de divergencia en la práctica. La Comisión acoge con satisfacción la cooperación eficaz entre estos dos organismos.

Funcionamiento eficiente de los mercados de capitales de la UE y del mercado interior

La Comisión constata la mejora del comportamiento de los mercados de capitales: mayor liquidez; menores costes de capital; aumento de las operaciones transfronterizas; acceso más fácil al capital a nivel de la UE y mundial; mejor protección de los inversores y mantenimiento de la confianza de los inversores. Sin embargo, como se ha señalado anteriormente, los efectos de las NIIF no han podido aislarse de los de otras modificaciones introducidas en los mercados de capitales.

Se ha debatido ampliamente en qué medida la utilización de las NIIF pudo haber agravado, en su caso, la crisis financiera, aunque las conclusiones son dispares. Hay dos aspectos de la contabilidad en el punto de mira. El primero es el uso de los precios corrientes (valor razonable) para determinar el valor de los instrumentos financieros. Cuando los mercados son excesivamente pujantes o pesimistas, es posible que este valor se exagere. Por el contrario, instrumentos tales como los préstamos bancarios se notifican sobre la base del coste, con la necesidad constante de evaluar si los clientes reembolsarán los importes adeudados. Durante la crisis financiera, la norma aplicable a la pérdida de valor de los préstamos fue muy criticada por haber dado lugar a una constitución de provisiones «demasiado escasas y demasiado tardías». Otras críticas se referían a la falta de comunicación de información por parte de algunos bancos. Tras un dilatado procedimiento reglamentario, el CNIC publicó en 2014 una nueva norma aplicable a los instrumentos financieros (NIIF 9), que está siendo evaluada actualmente para su adopción. En general, la crisis financiera ha puesto de relieve que las normas pueden tener amplios efectos económicos (véase 3.2).

Normas mundiales

El Reglamento de las NIC preveía la conversión de las NIIF en normas mundiales, lo que redundaría en beneficio de las empresas de la UE. Las partes interesadas consideraron que la decisión de la UE de adoptar las NIIF imprimiría un impulso importante a la credibilidad y aceptación de estas a escala mundial. Hasta la fecha, más de cien países reconocen las NIIF y las normas están respaldadas por organizaciones internacionales, como el G-20, el Consejo de Estabilidad Financiera (CEF), el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y el Comité de Supervisión Bancaria de Basilea.

Los Estados Unidos no permiten a sus empresas nacionales utilizar las NIIF, lo que limita significativamente su aplicación a nivel mundial. El acuerdo de «equivalencia», en virtud del cual la Securities and Exchange Commission (SEC) estadounidense acepta que los estados financieros de las empresas extranjeras se preparen con arreglo a las NIIF, se percibe como una importante ventaja para los alrededor de 90 grandes emisores de la UE que cotizan en los Estados Unidos.

En 2002, el CNIC y el organismo de normalización de los Estados Unidos (FASB) iniciaron un programa para la convergencia de sus normas respectivas. La crisis financiera realzó la importancia de esta labor, apoyada activamente por el G-20 y el CEF. En algunos ámbitos, sin embargo, estos organismos no pudieron alcanzar posiciones comunes.

3.1.2.Eficiencia

En términos generales, de la evaluación se desprende que los beneficios de la aplicación del Reglamento de las NIC son superiores a los costes.

No obstante, la aplicación de las normas de contabilidad no se presta fácilmente a un análisis de costes y beneficios tradicional, ya que los beneficios no son cuantificables en términos monetarios; los datos sobre costes son escasos y la distribución de los costes y beneficios es desigual: los gastos son soportados en su mayoría por las empresas que elaboran los estados financieros con arreglo a las NIIF, mientras que los beneficios se reparten entre ellas, los usuarios de los estados financieros, incluidos los inversores, y la economía en general.

Sin embargo, las empresas respaldaron ampliamente las NIIF, lo que da a entender que para ellas los costes son proporcionales a los beneficios. Hay datos que apuntan a que la ratio entre costes y beneficios depende de características de la empresa, como su tamaño y el volumen de sus operaciones internacionales. Algunas partes interesadas estiman conveniente ampliar el uso de las NIIF, ofreciendo a las empresas la posibilidad de adoptarlas por el ahorro de costes que supondría, especialmente en el caso de las empresas pertenecientes a grupos que cotizan en bolsa. Otras proponen también introducir una versión más ligera de las NIIF para las filiales de los grupos cotizados, con menores exigencias de información. Se señaló que el coste de la adopción de las NIIF podía representar un obstáculo para una oferta pública inicial, sobre todo para las pequeñas y medianas empresas (PYME).

Los usuarios de los estados financieros se mostraron ampliamente favorables a las NIIF por la mejora de la transparencia y de la comparabilidad que aporta.

Todas las partes interesadas deben hacer frente a costes durante la elaboración y adopción de las normas. Según algunas contribuciones, más recientemente la relación entre costes y beneficios se ha visto afectada negativamente por las frecuentes modificaciones de las normas, su complejidad y el creciente volumen de información que obligan a publicar.

3.1.3.Pertinencia

En términos generales, de la evaluación se desprende que los objetivos del Reglamento de las NIC siguen siendo pertinentes.

La creciente globalización de los mercados de capitales ha resaltado aún más la necesidad de unificar el lenguaje de la información financiera. En 2002, no existía igualdad de condiciones para las empresas cotizadas en los mercados de capitales de la UE. Ahora que esta igualdad es una realidad, el debate se centra en la igualdad de condiciones a escala mundial. Como se ha indicado, las organizaciones internacionales apoyan las NIIF como normas de ámbito mundial.

La crisis puso de manifiesto la necesidad de comprender los efectos de la normativa en los mercados financieros y en las economías. El Reglamento de las NIC especifica que, como condición para su introducción en la UE, las normas internacionales deben responder al interés público europeo. El término «interés público» no se define, pero puede entenderse que engloba la estabilidad financiera general y consideraciones económicas. En particular, es necesario evaluar si las normas contables podrían ser perjudiciales para la economía o para determinadas partes interesadas, como los inversores a largo plazo. También son cada vez más numerosas las voces que piden que la normativa se considere de manera global, en términos de sus efectos acumulativos.

En el momento de la adopción del Reglamento de las NIC, se acordó que sus objetivos eran más pertinentes para las empresas cotizadas de la UE, lo que se reflejó en su ámbito de aplicación obligatoria, que los Estados miembros tienen la posibilidad de ampliar. Algunas partes interesadas consideraron que la ampliación del uso de las NIIF (por ejemplo, a los estados financieros anuales individuales de las empresas cotizadas que no elaboran estados financieros consolidados) podría aportar ventajas similares, en particular para los inversores. Otras partes subrayaron el riesgo de imponer normas complejas a las PYME.

3.1.4.Coherencia

Dentro del Reglamento de las NIC

Las NIIF adoptadas por la UE se han codificado en un Reglamento de la Comisión que es jurídicamente vinculante (1126/2008) 11 y que se ha modificado con cada nueva norma y enmienda. Dos veces al año, la Comisión elabora una versión consolidada no vinculante de las normas en vigor en todas las lenguas de la UE. Se ha constatado la necesidad de mejorar las traducciones en determinadas lenguas, las dificultades prácticas de la consolidación de las normas y algunas discrepancias entre los textos consolidados del CNIC y de la UE. Así pues, una codificación oficial de todas las NIIF por parte de la Comisión podría representar un ejercicio útil.

Algunas partes interesadas también cuestionaron la necesidad de que las nuevas normas o modificaciones sean coherentes con el corpus existente de NIIF, más allá del proceso reglamentario del CNIC.

Con otros actos legislativos de la UE

La Comisión se ha comprometido a ayudar a eliminar los puntos de fricción en la interacción entre el Reglamento de las NIC y la Directiva contable. Hasta ahora, la aplicación de unos métodos de transposición e interpretación adecuados por los Estados miembros ha permitido resolver los problemas.

Las normas relativas al mantenimiento del capital y la distribución de dividendos también se han citado como fuente de dificultades jurídicas en determinados Estados miembros que permiten o exigen la utilización de las NIIF para elaborar los estados financieros anuales individuales en que se basan los beneficios distribuibles. Cada Estado miembro considera en su legislación nacional el modo de resolver estos problemas, en el marco de los requisitos de mantenimiento de capital de la UE.

Según el actual Marco Conceptual del CNIC, el objetivo de la información financiera con propósito general es proporcionar información sobre la entidad que informa que sea útil a los inversores, los prestamistas y otros acreedores existentes y potenciales. Aunque la información financiera basada en las NIIF es el punto de partida de gran parte de la normativa prudencial, el CNIC no incluye a los supervisores ni a los reguladores prudenciales en su lista de usuarios. Es necesario garantizar, no obstante, que la información financiera sea adecuada para esa finalidad, reconociendo al mismo tiempo que los reguladores prudenciales pueden exigir otra información para sus propios fines.

Se ha constatado que, aunque las NIIF, las obligaciones reglamentarias y las normas fiscales y de mantenimiento del capital pueden imponer a las empresas diferentes requisitos de información, estas diferencias se consideran, en gran medida, proporcionadas y legítimas, habida cuenta de la variedad de objetivos perseguidos.

3.1.5.Valor añadido europeo

A finales de la década de 1990, la internacionalización de las empresas, la realización del mercado único y la globalización de los mercados financieros generaron la necesidad de hallar un lenguaje contable común para las empresas cotizadas. Algunas de ellas debían preparar un conjunto suplementario de cuentas, en el marco de las normas internacionales o estadounidenses, debido a que sus cuentas nacionales no estaban reconocidas a escala internacional. La UE decidió aplicar las NIIF a las empresas cotizadas a través de un Reglamento, ya que las dificultades de conciliar las diferentes tradiciones contables de los Estados miembros habrían impedido mejorar adecuadamente las Directivas contables.

La experiencia demuestra que el Reglamento ha alcanzado sus objetivos de forma eficaz y eficiente y que estos siguen siendo pertinentes. Asimismo, aún no existe una alternativa clara a las NIIF, por lo que el Reglamento sigue ofreciendo un valor añadido a Europa, al reducir las barreras transfronterizas gracias a un lenguaje contable internacional común y al otorgar a la UE un mayor peso en la elaboración de normas internacionales.

Se ha constatado que el equilibrio entre la obligatoriedad del ámbito de aplicación del Reglamento y la posibilidad ofrecida a los Estados miembros de ampliar la aplicación de las NIIF a nivel nacional garantiza el respeto de los principios de subsidiariedad y proporcionalidad. Los Estados miembros han aplicado estas opciones de diversas maneras, que tienen en cuenta su entorno económico y jurídico específico. La utilización obligatoria de las NIIF no se ha hecho extensiva en general a las sociedades no cotizadas o a los estados financieros individuales.

3.2.Criterios y proceso de adopción

3.2.1.Mecanismo de adopción – proceso

Las NIIF emitidas por el CNIC son refrendadas por la Comisión con arreglo a un procedimiento de comitología. El proceso de adopción sigue siendo necesario para garantizar que las normas elaboradas por un organismo privado cumplan determinados criterios y sean adecuadas para la economía europea antes de incorporarlas al Derecho de la UE.

La Comisión tiene como objetivo garantizar que el proceso de adopción se lleve con fluidez y eficiencia; según la información recibida, la mayoría de las partes interesadas considera que el funcionamiento del proceso es correcto. Los plazos suscitan cierta inquietud, ya que introducen inseguridad jurídica. No obstante, debe respetarse la regularidad del proceso, ofreciendo a las partes interesadas tiempo suficiente para sus contribuciones, según proceda.

Otro factor importante en el proceso de adopción es que los efectos de una norma se comprendan plenamente. Hasta la fecha, el CNIC ha facilitado un análisis limitado de los efectos de sus normas, y se ha centrado en la calidad de la información facilitada a los usuarios de los estados financieros. Por otra parte, los servicios de la Comisión y el Grupo Consultivo Europeo en materia de Información Financiera (EFRAG) evalúan los efectos de las normas a escala de la UE.

3.2.2.Mecanismo de adopción – flexibilidad

Algunas partes interesadas europeas consideran que el Reglamento de las NIC carece de flexibilidad, ya que no permite modificar las NIIF añadiendo texto y las posibilidades de «excluir» («carve-out») texto son limitadas. En la UE, una exclusión de este tipo utilizada por una serie de bancos lleva en vigor desde 2005. Otras partes interesadas consideran que las normas emitidas por el CNIC no deberían modificarse para su aplicación en Europa. Según el informe Maystadt, la prudencia se impone en este ámbito y la mayoría de las partes interesadas son favorables al statu quo.

Asimismo, la opinión expresada en las observaciones recibidas es que la reforma del EFRAG debe reforzar la influencia de Europa en la elaboración de normas en una fase más temprana del proceso.

3.2.3.Criterios de adopción

El Reglamento de las NIC establece una serie de criterios que deben cumplirse para que una norma sea adoptada en la UE. La norma no debe ser contraria al principio de «imagen fiel» enunciado en la Directiva contable, debe favorecer el interés público europeo y debe cumplir unos criterios básicos relacionados con la calidad de la información requerida para los estados financieros. El informe Maystadt señaló que podrían añadirse otros dos criterios como componentes del interés público: que las normas no pongan en peligro la estabilidad financiera y que no obstaculicen el desarrollo económico de la Unión. Propuso como alternativa publicar una comunicación con orientaciones para la interpretación del criterio del interés público.

En conjunto, de las opiniones recogidas se desprende que los criterios actuales funcionan adecuadamente; aunque algunas partes interesadas desearían incluir en el Reglamento otros criterios, no existe una mayoría clara en favor de la adición de un criterio en particular. Sin embargo, algunas partes interesadas consideran que sería útil que se precisara el contenido del concepto de interés público europeo, mientras que para otras el término es suficientemente genérico como para tener sentido y permite cierta flexibilidad en la práctica. La mayoría de las partes interesadas no son partidarias de modificar el Reglamento de las NIC propiamente dicho; prefieren que la Comisión identifique, caso por caso, los ámbitos en los que debe centrarse el EFRAG.

El objetivo es llegar a una interpretación común de los términos utilizados en el Reglamento, en particular «interés público» e «imagen fiel». En este último caso, algunas partes interesadas recomiendan que cada norma se evalúe expresamente para determinar si garantizaría una contabilidad prudente, lo que consideran un factor importante a la hora de ofrecer una imagen fiel. La Comisión, conjuntamente con el EFRAG, debe elaborar directrices para mejorar la comprensión de los criterios de adopción.

3.3.Gobernanza

3.3.1.Fundación NIIF

La Fundación NIIF es una organización independiente que establece normas de contabilidad para más de 100 países. Por tanto, necesita mecanismos de gobernanza sólidos que garanticen la rendición de cuentas.

Dispone de una estructura de gobernanza de tres niveles destinada a favorecer la transparencia, la separación de funciones y una supervisión adecuada. Su Consejo de Seguimiento de autoridades públicas, en el que participa la Comisión Europea, garantiza que la Fundación NIIF esté sujeta a supervisión pública. Puede remitir asuntos de interés general al CNIC.

En 2013, la Fundación NIIF se financió principalmente mediante contribuciones. Su objetivo es establecer regímenes nacionales de financiación (obligatorios), que guarden proporción con el PIB de cada país. Hasta la fecha, ello ha resultado difícil, ya que muchos países que utilizan las NIIF no aportan las contribuciones correspondientes. Por ello, la Fundación sigue recurriendo a contribuciones voluntarias, procedentes a menudo del sector privado, lo que puede dar lugar a un riesgo de conflictos de intereses. La UE en su conjunto, incluidas las contribuciones de los Estados miembros, es el principal respaldo económico de la Fundación NIIF, con un compromiso plurianual que ofrece a esta una fuente estable de financiación y le ayuda a reducir su dependencia del sector privado.

En el período considerado, se produjeron varios cambios positivos: la creación del Foro Asesor de Normas Contables, con representación europea; recomendaciones de un grupo consultivo a los Fideicomisarios sobre la metodología para el trabajo de campo y análisis de los efectos, que serán aplicadas por el CNIC, y la introducción de revisiones de normas con posterioridad a su aplicación.

En respuesta a la demanda de las partes interesadas, que incluyen preocupaciones europeas, el CNIC está elaborando su Marco Conceptual, que mejorará la información financiera mediante un conjunto de conceptos completo y actualizado que se utilizará en sus futuros trabajos. El 28 de mayo de 2015, se publicó un proyecto de norma que aborda una serie de cuestiones relevantes, entre ellas el restablecimiento del concepto de prudencia como elemento importante de la información financiera.

La Fundación NIIF está obligada por su Constitución a revisar su estructura organizativa cada cinco años. Las revisiones anteriores mejoraron significativamente su gobernanza. La próxima revisión brindará la oportunidad de abordar la cuestión de su financiación y el procedimiento de toma de decisiones, incluido el papel del Consejo de Seguimiento.

3.3.2.EFRAG

En julio de 2014, la Comisión presentó un informe 12 sobre el avance en la aplicación de la reforma del EFRAG con arreglo a las recomendaciones del informe Maystadt. La Comisión llegó a una conclusión favorable con respecto a los progresos registrados hasta la fecha. La reforma se empezó a aplicar el 31 de octubre de 2014, cuando entraron en vigor los Estatutos y el Reglamento interno modificados del EFRAG. Consistió en la creación de un nuevo Consejo del EFRAG, su nuevo órgano decisorio, con una representación equilibrada de los intereses públicos y privados, con el fin de reforzar la legitimidad de sus posiciones y contribuir al objetivo de que Europa se exprese con una sola voz.

4.Conclusión y próximas etapas

La Comisión está satisfecha de la calidad general de la evaluación y, en este contexto, considera los resultados globales suficientemente fundamentados, a pesar de la disponibilidad limitada de datos cuantitativos. Las principales conclusiones ponen de manifiesto que los objetivos del Reglamento se han cumplido

Se ha constatado que la reforma del EFRAG, en el período examinado, se percibe como un elemento importante para reforzar la aportación de la UE en la elaboración de las NIIF.

No obstante, existen posibilidades de mejora de la manera en que se aplican las disposiciones del Reglamento de las NIC; la Comisión ha identificado una serie de medidas prácticas que podrían adoptarse.

Funcionamiento del Reglamento de las NIC

Los datos parecen indicar que el actual ámbito de aplicación del Reglamento y el margen de maniobra de que disponen los Estados miembros son adecuados. En el marco de su Libro Verde «Construir una Unión de los Mercados de Capitales» 13 , la Comisión ha puesto en marcha un debate sobre la conveniencia de elaborar normas contables comunes a escala de la UE, de calidad elevada y simplificadas para las PYME que cotizan en los sistemas multilaterales de negociación (SMN), más concretamente los mercados de PYME en expansión.

La Comisión apoya las NIIF como normas mundiales y sigue instando a la SEC de EE.UU. a adoptarlas para su utilización por las empresas nacionales. La convergencia no se considera un fin en sí misma, ya que las NIIF deben ser de gran calidad y adecuadas para los mercados europeos, y, por ende, para otros países del mundo. La Comisión considera que el compromiso con respecto a las NIIF debe plasmarse en el establecimiento de contribuciones financieras permanentes para financiar la Fundación NIIF, en proporción al PIB del país contribuyente. La Comisión insiste, por tanto, en que en la revisión de la gobernanza 2015 de la Fundación NIIF se plantee como condiciones necesarias para participar en los órganos de dirección y seguimiento de la Fundación NIIF y el CNIC la utilización de las NIIF y la existencia de una contribución financiera permanente.

La eficacia y la eficiencia del Reglamento dependen de la calidad de las normas propiamente dichas, que deben seguir siendo objeto de una evaluación adecuada durante su elaboración y adopción. En particular, debe tenerse en cuenta toda interacción entre el Reglamento de las NIC y otras disposiciones legislativas de la UE sobre la base de un enfoque holístico de su coherencia y sus efectos globales, la complejidad de las normas y el volumen de información que debe presentarse. La Comisión examinará la conveniencia de reforzar las normas de la UE relativas a la distribución de dividendos.

La Comisión anima a los Estados miembros a aplicar las directrices de la AEVM en materia de supervisión de la información financiera. En el marco del Libro Verde «Construir una Unión de los Mercados de Capitales», la Comisión examinará si las competencias de las Autoridades Europeas de Supervisión, entre ellas la AEVM, son suficientes para garantizar la coherencia de la supervisión y si unos planteamientos más eficaces para la presentación de información de mercado y con fines de supervisión, con la participación de la AEMA y de las autoridades nacionales, según proceda, podrían ser útiles para los participantes en el mercado.

Para garantizar la simplificación de la legislación y la coherencia, la Comisión estudiará la posibilidad de proceder a un ejercicio de codificación de la legislación por la que se adoptan las NIIF a medio plazo, tras la adopción de varias normas importantes pendientes. La Comisión intentará reforzar la cooperación con la Fundación NIIF, en particular en los aspectos de traducción.

Proceso de adopción

La Comisión velará por que sus solicitudes de dictamen al EFRAG en materia de adopción aborden, caso por caso, problemas específicos, en particular cuestiones de interés público, a fin de que los dictámenes del EFRAG traten estas cuestiones de forma adecuada. La participación de los Estados miembros en una fase más temprana del proceso ayudará a informar a los servicios de la Comisión de cualquier preocupación y la nueva estructura de gobernanza del EFRAG reforzará su capacidad de abordar las cuestiones planteadas. La Comisión elaborará ideas y prácticas de trabajo a través del diálogo con el Comité de Reglamentación Contable, el Consejo del EFRAG y otras instituciones de la UE.

La Comisión anima al EFRAG a desarrollar sus capacidades por lo que respecta al análisis de los efectos de las normas, incluidos los efectos macroeconómicos. La Comisión invita al BCE y a las Autoridades Europeas de Supervisión, en su calidad de observadores en el Consejo del EFRAG en el marco de la nueva estructura de gobernanza, a compartir activamente sus puntos de vista con el Consejo, a fin de facilitar la toma en consideración de algunos aspectos, como los efectos sobre la estabilidad financiera.

Mecanismos de gobernanza para las organizaciones pertinentes

La Comisión reconoce las mejoras de la gobernanza de la Fundación NIIF. No obstante, como miembro del Consejo de Seguimiento, pide a este organismo que, en lugar de centrarse en cuestiones de organización interna, dirija ahora su atención al debate de los asuntos de interés público que puedan someterse a la Fundación.

La Comisión insta al CNIC a que, a la hora de elaborar sus normas, refuerce sus análisis de impacto, tenga en cuenta las necesidades específicas de los inversores con diferentes horizontes temporales de inversión y proponga soluciones específicas, en particular a los inversores a largo plazo.

La Comisión acoge con satisfacción la intención del CNIC de reintroducir el principio de prudencia en el Marco Conceptual.

La Comisión aprobó y supervisó la aplicación de la reforma de la gobernanza del EFRAG en 2014. Con el fin de alcanzar el objetivo de reforzar la influencia de la UE en la elaboración de normas internacionales de contabilidad, la Comisión continuará siguiendo de cerca la aplicación de la reforma y presentará un informe cada año, de conformidad con el Reglamento 258/2014.

(1)

Reglamento (CE) nº 1606/2002 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 19 de julio de 2002, relativo a la aplicación de normas internacionales de contabilidad (DO L 243 de 11.9.2002).

(2)

COM(2008) 215.

(3)

COM(2014) 368.

(4)

Artículo 9, apartado 2, del Reglamento (UE) nº 258/2014 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 3 de abril de 2014, por el que se instituye un programa de la Unión destinado a respaldar determinadas actividades en el ámbito de la información financiera y la auditoría durante el período 2014-2020, y se deroga la Decisión nº 716/2009/CE (DO L 105 de 8.4.2014).

(5)

Las normas internacionales de contabilidad (NIC) fueron publicadas inicialmente por el Comité de Normas Internacionales de Contabilidad (IASC), antecesor del CNIC.

(6)

Cuyos valores se negocian en un mercado regulado de la UE.

(7)

Directiva 2004/109/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 15 de diciembre de 2004, sobre la armonización de los requisitos de transparencia relativos a la información sobre los emisores cuyos valores se admiten a negociación en un mercado regulado y por la que se modifica la Directiva 2001/34/CE (DO L 390 de 31.12.2004).

(8)

«Should IFRS Standards be more "European"? Mission to reinforce the EU’s contribution to the development of international accounting standards», Informe de Philippe MAYSTADT – octubre de 2013.

(9)

Directiva 2006/43/CE, relativa a la auditoría legal de las cuentas anuales y de las cuentas consolidadas, modificada por la Directiva 2014/56 y el Reglamento 537/2014, aplicable a partir de mediados de junio de 2016.

(10)

ESMA/2014/807.

(11)

Reglamento (CE) nº 1126/2008, de 3 de noviembre de 2008, por el que se adoptan determinadas Normas Internacionales de Contabilidad de conformidad con el Reglamento (CE) nº 1606/2002 del Parlamento Europeo y del Consejo (DO L 320 de 29.11.2008, p. 1).

(12)

 COM(2014) 396.

(13)

COM(2015) 063.

Top