EUR-Lex Access to European Union law

Back to EUR-Lex homepage

This document is an excerpt from the EUR-Lex website

Document 52012AE0816

Dictamen del Comité Económico y Social Europeo sobre la «Propuesta modificada de Decisión del Consejo sobre el sistema de recursos propios de la Unión Europea» [COM(2011) 739 final — 2011/0183 (CNS)] y la «Propuesta modificada de Reglamento del Consejo por el que se establecen medidas de ejecución del sistema de recursos propios de la Unión Europea» [COM(2011) 740 final — 2011/0184 (APP)]

OJ C 181, 21.6.2012, p. 45–51 (BG, ES, CS, DA, DE, ET, EL, EN, FR, IT, LV, LT, HU, MT, NL, PL, PT, RO, SK, SL, FI, SV)

21.6.2012   

ES

Diario Oficial de la Unión Europea

C 181/45


Dictamen del Comité Económico y Social Europeo sobre la «Propuesta modificada de Decisión del Consejo sobre el sistema de recursos propios de la Unión Europea»

[COM(2011) 739 final — 2011/0183 (CNS)]

y la «Propuesta modificada de Reglamento del Consejo por el que se establecen medidas de ejecución del sistema de recursos propios de la Unión Europea»

[COM(2011) 740 final — 2011/0184 (APP)]

2012/C 181/09

Ponente: Gérard DANTIN

El 19 de octubre de 2011, de conformidad con el artículo 311 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, el Consejo decidió consultar al Comité Económico y Social Europeo sobre la

«Propuesta de Decisión del Consejo sobre el sistema de recursos propios de la Unión Europea»

COM(2011) 510 final — 2011/0183 (CNS)

y la

«Propuesta de Reglamento del Consejo por el que se establecen medidas de ejecución del sistema de recursos propios de la Unión Europea»

COM(2011) 511 final.

El 9 de noviembre de 2011 la Comisión aprobó las propuestas modificadas, y el 15 de diciembre de 2011 el Consejo decidió, de conformidad con el artículo 311 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, consultar al Comité Económico y Social Europeo sobre la

«Propuesta modificada de Decisión del Consejo sobre el sistema de recursos propios de la Unión Europea»

COM(2011) 739 final — 2011/0183 (CNS)

y la

«Propuesta modificada de Reglamento del Consejo por el que se establecen medidas de ejecución del sistema de recursos propios de la Unión Europea»

COM(2011) 740 final — 2011/0184 (APP).

que sustituyen a las propuestas mencionadas más arriba.

La Sección Especializada de Unión Económica y Monetaria y Cohesión Económica y Social, encargada de preparar los trabajos en este asunto, aprobó su dictamen el 7 de marzo de 2012.

En su 479o Pleno de los días 28 y 29 de marzo de 2012 (sesión del 29 de marzo de 2012), el Comité Económico y Social Europeo aprobó por 165 votos a favor, 21 en contra y 11 abstenciones el presente dictamen.

1.   Conclusiones y recomendaciones

1.1   Un sistema en virtud del cual aproximadamente el 75 % de los recursos de la Unión proceden directamente de los presupuestos nacionales se aleja de la letra y del espíritu del Tratado de Roma (1).

1.2   La situación actual, que se basa en lo esencial en una «cotización PNB», ha enconado los debates presupuestarios conduciendo al concepto de justa compensación y a mecanismos de compensación que no tienen en cuenta las ventajas que aporta la Unión en el ámbito, por ejemplo, de la paz, la libertad, la prosperidad y la seguridad.

1.3   Dicho esto, el Comité acoge favorablemente las propuestas legislativas presentadas al Consejo por la Comisión. Considera, en efecto, que van en la buena dirección, entre otras cosas porque reducen a la mitad la contribución PNB y crean, a modo de compensación, dos nuevos recursos propios basados, uno en el IVA y el otro en un impuesto sobre las transacciones financieras. Este aumento proporcional de los recursos propios reales, al mismo tiempo que aproximará el funcionamiento de la UE en materia presupuestaria al espíritu y a la letra del Tratado de Roma, contribuirá a incrementar la autonomía financiera de la UE y respaldará los grandes esfuerzos presupuestarias de los Estados miembros.

1.4   Acoge asimismo favorablemente que, a modo de corolario de la instauración de nuevos recursos propios, el documento objeto de examen proponga instaurar un nuevo sistema de importes a tanto alzado destinado a sustituir a todos los mecanismos de corrección existentes, si bien considera que la iniciativa no es suficiente.

1.5   No obstante, si bien el CESE aprueba de manera global el contenido de las propuestas objeto de examen, desea hacer las siguientes observaciones.

1.5.1   En varios de sus dictámenes el Comité ha llamado la atención sobre el hecho de que el IVA intracomunitario es fuente de una importante evasión. Considera, pues, necesario que la instauración de este nuevo recurso propio vaya acompañada de disposiciones destinadas a suprimir o cuando menos, reducir, el fraude. En consecuencia, estará alerta a las propuestas legislativas que se hagan a raíz de las reflexiones iniciadas por el «Libro Verde sobre el futuro del IVA».

1.5.2   En su Comunicación titulada «La revisión del presupuesto de la UE» la Comisión enumeraba una serie de medios de financiación razonables que, a su modo de ver, habrían podido constituir perfectamente nuevos recursos propios. Con la excepción del nuevo IVA y del impuesto sobre las transacciones financieras, dichos medios no han sido aceptados; sin embargo, se desconocen, al margen de las ventajas e inconvenientes de cada de ellas, las razones políticas de estas decisiones. El Comité considera que debería habérsele solicitado un dictamen antes de que la Comisión se hubiera pronunciado sobre este tema.

1.5.3   Tal como lo indicaba en su dictamen relativo a «La revisión del presupuesto de la UE», el CESE considera que el incremento del presupuesto europeo es en sí mismo no solo algo deseable sino necesario ante la dimensión de los nuevos desafíos que exigen una respuesta común. El CESE lamenta que el texto que se somete a examen limite su reflexión a la mera estructura y contenido cualitativo interno del presupuesto sin apoyarse en nuevos recursos propios a fin de abordar la cuestión esencial de su volumen.

Aunque el CESE no subestima los aspectos tratados en los documentos sometidos a examen, considera que el presupuesto no es una mera cuestión de cifras o de decidir su organización interna. Ante todo es un instrumento al servicio de un proyecto político, de las ambiciones de la Unión. A tal fin, debe poseer coherencia y existir una adecuación entre los fines políticos de la UE y los medios de que se dota para lograrlos. Lamenta que la Comisión no haya aprovechado esta ocasión para facilitar financieramente, entre otras cosas, la puesta en marcha de las obligaciones que se derivan del Tratado de Lisboa, de la Estrategia Europa 2020, o incluso de la necesidad de tomar iniciativas destinadas a estimular el crecimiento.

2.   Introducción: la situación actual

2.1   La propuesta de decisión objeto de examen es una de las seis propuestas legislativas que acompañan a la Comunicación «Un presupuesto para Europa 2020» (COM(2011) 500 final) (2). Cada una de ellas será objeto de un examen por separado (3).

2.2   La cuestión de los recursos propios es estructural y políticamente importante. De hecho, el origen de los recursos determina la relación entre los ciudadanos, los Estados miembros y las instituciones de la UE, a la vez que implica la cuestión de la autonomía financiera de la Unión. El debate sobre los recursos propios de la UE está vinculado al debate general sobre el futuro de la integración en el cual intervienen dos visiones, la federal y la intergubernamental.

2.2.1   Por ello, el Comité considera desde 2008 que la definición de la política presupuestaria no puede funcionar al margen de una elección de fondo entre federalismo (4) y sistema intergubernamental. Es evidente que el progreso de la integración europea se mide también sobre la base de las modalidades de financiación del presupuesto» (5).

2.3   Si bien el Tratado de Roma de 25 de marzo de 1957 preveía un periodo de transición de las contribuciones nacionales, disponía en su artículo 201 que «el presupuesto de la Unión, sin perjuicio de otros ingresos, se financiará enteramente con cargo a los recursos propios de la Unión».

2.4   Actualmente los recursos de la Unión están integrados por los llamados recursos propios tradicionales, que provienen de los derechos de aduana, los derechos agrícolas y las cotizaciones del azúcar, y por los llamados nuevos recursos propios, que proceden de un impuesto que grava la base armonizada del impuesto del valor añadido (IVA) y de una tasa que grava el producto nacional bruto (PNB). Estos recursos IVA y PNB son en realidad «verdaderos falsos recursos propios», dado que los Estados miembros los recaudan sobre sus ingresos. Se consideran recursos propios únicamente porque se destinan al presupuesto europeo, que se eleva para 2011 a 126500 millones de euros, es decir, el 1,13 % del PNB de la UE-27.

2.4.1   El informe sobre el funcionamiento del sistema de recursos propios (6) iniciado por los servicios de la Comisión demuestra que el actual sistema financiero obtiene una mala nota en la mayor parte de los criterios de evaluación. Este dispositivo es al mismo tiempo opaco y complejo, lo que hace que su comprensión quede reservada a unos pocos especialistas; ello dificulta que los ciudadanos lo vean como algo propio y obstaculiza y compromete su control democrático.

Por otra parte, el modo en que se financia el presupuesto de la UE hace que una serie de Estados miembros consideren su contribución a la Unión únicamente como gastos, suscitándose así invariablemente tensiones cada vez que se debate el presupuesto.

2.4.2   Esta situación ha llevado a la Comisión a presentar al Consejo una propuesta de modificación del sistema de los recursos de la Unión Europea. Esta propuesta, que tiene en cuenta el marco jurídico renovado propuesto por el Tratado de Lisboa, se inscribe en el contenido de su anterior Comunicación titulada «Revisión del presupuesto de la UE» (7).

2.5   De este modo, el presente documento se elaborará en total simbiosis con el dictamen que el Comité aprobó en su pleno de junio de 2011 sobre esta Comunicación (8).

3.   Un marco jurídico renovado

3.1   El Tratado de Lisboa crea un nuevo marco jurídico. Aporta modificaciones importantes, no solo al procedimiento presupuestario de la Unión sino también al modo de financiación de su presupuesto.

De este modo, el artículo 311 prevé que «se podrá establecer nuevas categorías de recursos propios o suprimir una categoría existente.» Y prevé igualmente que el Consejo «fijará, mediante reglamentos adoptados con arreglo a un procedimiento legislativo especial, las medidas de ejecución del sistema de recursos propios.» Queda así abierta la vía para reducir el número actual de recursos propios y crear otros nuevos recursos cuyas medidas de ejecución se fijarían mediante reglamentos.

4.   Contenido de la propuesta de decisión al Consejo

4.1   La propuesta de decisión objeto de examen relativa a los recursos propios comprende tres elementos principales: la simplificación de las contribuciones de los Estados miembros, la introducción de nuevos recursos propios y la reforma de las mecanismos de corrección. Se trata de tres propuestas que deben considerarse como un todo y dan lugar a una sola decisión.

4.1.1   Simplificar la contribución de los Estados miembros

La Comisión propone que se suprima el actual recurso propio IVA debido a su complejidad y a que solo ofrece un escaso valor añadido con respecto al recurso propio PNB. Se propone suprimir este recurso a partid del 31 de diciembre de 2013.

4.1.2   Introducir nuevos recursos propios

En su Comunicación sobre «La revisión del presupuesto de la UE» la Comisión enumera seis posibles recursos propios. En los textos sometidos a examen selecciona dos de ellos. Propone la instauración de un impuesto sobre las transacciones financieras, a partir del 1 de enero de 2014 como muy tarde, y de un nuevo recurso basado en el IVA a partir también del 1 de enero de 2014 como muy tarde. Estos nuevos recursos propios financiarían aproximadamente el 51 % de los gastos de la UE, los recursos propios tradicionales representarían casi el 20 % del total y el recurso propio PNB aproximadamente el 30 % pasando del 74,2 % al 29,7 % (9).

4.1.3   Reformar los mecanismos de corrección

4.1.3.1   Hoy en día se aplican correcciones temporales que finalizarán en 2013. La corrección concedida al Reino Unido y las rebajas sobre su financiación, acordadas a cuatro Estados miembros (Alemania, los Países Bajos, Austria y Suecia), así como la corrección oculta consistente en retener, en concepto de gastos de recaudación, el 25 % de los importes percibidos por los Estados miembros en tanto que recursos propios tradicionales, continuarán aplicándose tal cual hasta que entre en vigor una decisión sobre los recursos propios.

4.1.3.2   Constatando que la situación objetiva de un cierto número de Estados miembros ha evolucionado bastante, que desde 1984 (Acuerdo de Fontainebleau) las condiciones subyacentes a los mecanismos de corrección aplicados hasta ahora han evolucionado igualmente (el porcentaje que representa la PAC en el presupuesto de la UE y la financiación basada en el IVA han disminuido considerablemente y el Reino Unido es hoy uno de los Estados miembros más prósperos de la Unión (10)), la Comisión indica que conviene revaluar la corrección concedida al Reino Unido

4.1.3.3   El proyecto de Decisión que se somete a examen propone pues la puesta en marcha de correcciones temporales en favor de Alemania, los Países Bajos, el Reino Unido y Suecia. Asimismo, se pondrá en marcha un nuevo sistema de importes a tanto alzado, destinado a sustituir todos los mecanismos de corrección existentes a partir del 1 de enero de 2014. Por otra parte, la Comisión propone reducir el importe de la corrección oculta del 25 al 10 %.

5.   Consideraciones generales

5.1   Un sistema en el que aproximadamente el 75 % de los ingresos de la Unión no proviene de recursos propios sino que procede directamente de los presupuestos nacionales a través del recurso RNB y en el que el 15 % procede de un recurso como el porcentaje sobre la cuota IVA que, por su determinación, no puede considerarse un recurso propio de la Unión a todos los efectos, se aleja de la letra y del espíritu del Tratado de Roma.

5.2   El Comité subraya que son precisamente estas «cotizaciones» las que han exacerbado el debate cortoplacista de los contribuyentes netos en el que no se tienen en cuenta las ventajas que aporta la Unión, por ejemplo, en el ámbito de la paz, la libertad, la prosperidad y la seguridad.

5.2.1   El CESE considera que el concepto de «justa compensación» inducido por «las cotizaciones» del PNB resulta todavía menos aceptable hoy que en los inicios de la construcción europea. Tal concepto, que con demasiada frecuencia ha viciado el funcionamiento de la Unión Europea monopolizando sus debates, se halla en gran medida en la raíz de sus insuficiencias, retrasos y fracasos. Es un concepto contrario al espíritu de una Unión entre Estados y pueblos y a cualquier planteamiento económico racional. En efecto, en una Unión económica, monetaria y política, los beneficios y el valor añadido deben, por definición, resultar beneficiosos para todos. Los progresos realizados por la Unión Europea se han basado en el efecto multiplicador que resulta de una puesta en común, algo que está en las antípodas del concepto de justa compensación (11).

5.3   El sistema actual de recursos propios, que depende de las contribuciones de las Estados miembros, es opaco y complejo, lo que limita el control democrático, y no contribuye a la visibilidad del compromiso en favor de la integración europea; además, un sistema así, al contribuir a que se perciba la contribución a la Unión como una carga suplementaria que pesa sobre los presupuestos nacionales, no facilita a la UE los créditos necesarios para llevar a cabo el conjunto de sus políticas.

5.3.1   Además, el sistema actual, igualmente constituido de diversos mecanismos de corrección o de descuento, ya se trate de descuento general en favor de un Estado miembro, como la corrección concedida al Reino Unido, o de descuentos especiales, tales como los descuentos concedidos para financiar otros descuentos, resulta excesivamente complejo, carece de transparencia y resulta del todo incomprensible para los ciudadanos europeos. Un sistema de estas características no contribuye de ningún modo a satisfacer la exigencia de un vínculo directo entre la Unión y sus ciudadanos.

5.4   Con respecto a las consideraciones generales que preceden, el Comité acoge favorablemente las propuestas legislativas presentadas por la Comisión al Consejo. Considera en efecto que van en la buena dirección al simplificar su estructura y reducir en concreto las contribuciones nacionales existentes en el presupuesto de la Unión Europea del 85,3 % (111800 millones de euros) al 29,7 % (48300 millones de euros), en tanto que las correspondientes al PNB pasarían de 74,2 % (97300 millones de euros) al 29,7 % (48300 millones de euros) aproximándose así al espíritu y a la letra del Tratado de Roma. Este aumento proporcional de los recursos propios reales contribuirá a incrementar la autonomía financiera de la UE al mismo tiempo que apoyará los amplios esfuerzos presupuestarios de los Estados miembros.

6.   Consideraciones particulares

6.1   En su Comunicación titulada «La revisión del presupuesto de la UE» la Comisión enumeraba una serie de medios de financiación que, a su modo de ver, habrían podido constituir nuevos recursos propios: el impuesto europeo al sector financiero, las subastas en el marco del sistema de intercambio de las cuotas de emisiones de gases de efecto invernadero, una tasa europea relacionada con el transporte aéreo, un IVA europeo, una tasa europea sobre la energía, un impuesto europeo sobre sociedades.

6.1.1   Cada uno de estos posibles medios ha sido objeto por parte de la Comisión de un análisis (12) en el que se exponen para cada uno de ellos las ventajas e inconvenientes que presentarían, sin que se hayan dado a conocer nunca las razones políticas que han llevado a excluir algunas de estas posibilidades y que han llevado a la decisión favorable a un nuevo IVA y a un impuesto sobre las transacciones financieras.

6.1.2   El Comité estima que las razones políticas que han conducido al rechazo de determinadas posibilidades deben conocerse y que se debería haber solicitado un dictamen al Comité antes de que la Comisión se pronunciara sobre este tema.

6.2   El contenido de las propuestas de modificación

6.2.1   Suprimir el actual recurso propio IVA. Simplificar las contribuciones de los Estados miembros

Ese «recurso propio semi-verdadero» recaudado por los Estados miembros sobre sus propios ingresos parece hoy en día obsoleto. No corresponde más que a una base matemática que sirve a calcular las contribuciones nacionales. Es complejo, exige cumplir numerosas formalidades administrativas para lograr una base imponible armonizada y solo ofrece un escaso valor añadido. El Comité es favorable a esta simplificación.

6.2.2   La creación un nuevo recurso IVA

Sería una de las facetas de un nuevo régimen del IVA profundamente modificado y aplicable en la Unión. Representaría el 18,1 % de las nuevos recursos propios (véase anexo I) en al año 2020.

Ello se inscribiría en el marco del «Libro Verde sobre el futuro del IVA» (13). Las iniciativas que se propone tomar la Comisión en su contenido han sido aprobadas por el Comité.

Esta parte del IVA sobre bienes y servicios, adquisiciones intracomunitarias de bienes y la importación de bienes sometidos a una tasa normal de IVA en cada Estado miembro en virtud de la Directiva 2006/112/CE (14) no debería exceder dos puntos del porcentaje del tipo normal y el reglamento de ejecución prevé un punto de porcentaje efectivo.

El Comité aprueba la creación de este nuevo recurso IVA que substituye al existente y cuyo análisis ha demostrado que estaba obsoleto. En efecto, estima que el presupuesto de la UE –y los recursos que lo constituyen– deben considerarse como uno de los medios que se ponen al servicio de objetivos comunes.

No obstante, hubiera sido más sencillo enjuiciar de manera circunstanciada el fondo y la forma de esta propuesta si los textos sometidos a examen hubieran facilitado datos precisos sobre los cambios que implica sobre la estructura del IVA y si se hubieran determinado mediante un estudio las diferentes incidencias financieras que sobre cada Estado miembro tendría esta modificación.

Por otra parte, tal como lo ha señalado en varias ocasiones en sus dictámenes, el Comité llama de nuevo la atención sobre el hecho de que el IVA intracomunitario es fuente de una importante evasión. Considera pues necesario que este nuevo recurso propio se ponga en marcha al mismo tiempo que las disposiciones destinadas reducir –e incluso suprimir– el fraude. En este contexto el CESE estará muy atento a las disposiciones legislativas que se propongan cuando concluyan las reflexiones iniciadas en su «Libro Verde sobre el futuro del IVA».

6.2.3   Instaurar un impuesto sobre las transacciones financieras

En varios de sus dictámenes (15) el Comité se ha pronunciado ya en favor de la instauración, bajo determinadas condiciones, de un impuesto sobre las transacciones financieras (ITF). Entre otras cosas, ha señalado:

que convenía favorecer la introducción de un ITF a escala mundial, teniendo en cuenta las reservas expresadas en cuanto a los riesgos del efecto de deslocalización; que, de todos modos, si resultaba irrealizable el CESE se mostraba favorable a adoptar un impuesto de ese tipo a nivel de la UE teniendo en cuenta las conclusiones de la evaluación de impacto efectuada por la Comisión Europea;

que, entre otras cosas, además de que el ITF puede incrementar la estabilidad y la eficacia de los mercados financieros reduciendo su volatilidad, ese impuesto era necesario, tanto para los Estados miembros como para la UE, a fin de obtener ingresos destinados a reducir los desequilibrios presupuestarios.

En efecto, tal como señala la Comisión en su propuesta al Consejo, este impuesto podría constituir una nueva fuente de ingresos, recaudada a nivel de la Unión. Permitiría reducir las contribuciones de las Estados miembros, ofrecer a los gobiernos nacionales un mayor margen de maniobra y contribuir así al esfuerzo general de sanear los presupuestos. Por otra parte, esta iniciativa de la UE constituirá un primer avance sobre la vía de la aplicación de un ITF a escala mundial, idea que actualmente se debate en la cumbre del G20.

Habida cuenta de lo dicho anteriormente y de sus dictámenes anteriores, el Comité es favorable a la instauración de un impuesto sobre las transacciones financieras como recurso propio del presupuesto de la Unión Europea.

Este impuesto representaría en 2020 el 33,3 % de los recursos propios de la Unión (véase anexo I) por una suma asignada al presupuesto de 54200 millones de euros y, según las primeras estimaciones, permitiría generar cada año, en función de la reacción de los mercados, ingresos por un importe de 57000 millones de euros (16).

Los tipos impositivos en % del montante imponible no serían inferiores al 0,1 % para las transacciones financieras que no conciernen a los contratos derivados y de 0,01 % para las transacciones financieras relacionadas con contratos derivados (17).

6.2.4   La reforma de los mecanismos de corrección

El Comité se felicita de que el proyecto de decisión que se somete a examen proponga revaluar la corrección concedida al Reino Unido e instaurar un nuevo sistema de importes a tanto alzado destinado a reemplazar todos los mecanismos de corrección existentes a partir del 1 de enero de 2014. Lo mismo puede decirse de la reducción del importe de la corrección oculta del 25 al 10 % (véase punto 4.1.3).

Estas propuestas van en la buena dirección pero no bastan, pues no extraen todas las consecuencias de un presupuesto basado mayoritariamente en recursos propios.

En efecto, el Comité estima que en un presupuesto compuesto de más del 66 % por recursos propios el concepto de «justa compensación» debe descartarse, dado que es contrario a los valores de solidaridad y a los beneficios mutuos de la integración europea (véase punto 5.2.1). Si el CESE apoya la propuesta de la Comisión Europea relativa a la primacía de un sistema basado sobre los recursos propios, es porque entre otras cosas espera de esta reforma una posible supresión, a la larga, de los mecanismos correctores nacionales, que no tendrán ya justificación en un presupuesto europeo renovado que asegure un mayor valor añadido para todos los Estados miembros (18).

No obstante, dado que se trata de juzgar de modo intrínseco las propuestas de texto sometidas a examen, el CESE señala que es difícil realizar una valoración precisa pues no proporcionan justificaciones sobre el volumen de las correcciones propuestas ni se establecen comparaciones con el sistema existente.

6.3   Como ya lo indicó en su Comunicación relativa a la «Revisión del presupuesto de la UE» (19), el documento objeto de examen recuerda que, según la Comisión, «la introducción de nuevos recursos propios es un argumento que no se refiere al tamaño del presupuesto (…)». El Comité no comparte esta opinión. En efecto, cuando se abre un procedimiento de «Revisión del presupuesto de la UE» y de su reorganización modificando e introduciendo recursos propios y reformando los mecanismos correctores, es legítimo plantear la cuestión de las repercusiones que tendrán tales cambios sobre el volumen del presupuesto y orientarlas en función de las decisiones políticas que se han decidido o que se han de decidir.

6.3.1   Desde este punto de vista, el Comité considera que el presupuesto de la UE no es una cuestión de cifras ni de cómo se organizan de manera interna los diferentes elementos que lo componen. Es ante todo un instrumento al servicio de un proyecto político, de las ambiciones de la Unión. Así, debe haber coherencia y adecuación entre las ambiciones políticas de la UE y los medios que se asigna a sí misma para lograrlos. Ahora bien, hoy en día la Unión Europea carece de medios presupuestarios suficientes para llevar a cabo su estrategia política, la Estrategia Europa 2020, y para cumplir las obligaciones que se derivan del nuevo Tratado de Lisboa.

El Comité considera que el incremento del presupuesto europeo aparece en sí mismo no solo como algo deseable sino como algo necesario dada la dimensión de los nuevos desafíos que exigen una respuesta común (20).

Bruselas, 29 de marzo de 2012.

El Presidente del Comité Económico y Social Europeo

Staffan NILSSON


(1)  Artículo 201.

(2)  «Propuesta de Reglamento del Consejo por el que se establece el Marco Financiero Plurianual para el período 2014-2020», COM(2011) 398 final; «Proyecto de Acuerdo interinstitucional entre el Parlamento Europeo, el Consejo y la Comisión sobre cooperación en materia presupuestaria y buena gestión financiera», COM(2011) 403 final; «Propuesta modificada de Decisión del Consejo sobre el sistema de recursos propios de la Unión Europea», COM(2011) 739 final; «Propuesta modificada de Reglamento del Consejo por el que se establecen medidas de ejecución del sistema de recursos propios de la Unión Europea», COM(2011) 740 final; «Propuesta modificada de Reglamento del Consejo sobre los métodos y el procedimiento de puesta a disposición de los recursos propios tradicionales y del recurso propio basado en la RNB y las medidas para hacer frente a las necesidades de tesorería (refundición)», COM(2011) 742 final; «Propuesta de Directiva del Consejo relativa a un sistema común del impuesto sobre las transacciones financieras y por la que se modifica la Directiva 2008/7/CE», COM(2011) 594 final.

(3)  Véase a este respecto, entre otros, el Dictamen del CESE sobre el «Sistema común del impuesto sobre las transacciones financieras» (Véase la página 55 del presente Diario Oficial) y el Dictamen del CESE sobre el «Presupuesto 2014-2020» (no publicado aún en el DO).

(4)  El federalismo puede definirse como

el principio de superposición (las competencias estatales se reparten entre gobierno federal y los gobiernos de los estados federados), el principio de autonomía (cada nivel de gobierno es autónomo o «soberano» en un ámbito jurisdiccional) y el principio de participación (las entidades federadas están representadas y participan en las decisiones federales tomadas a nivel del Estado federal).

Las modalidades de aplicación de estos principios pueden variar, pero un sistema formalmente federal no presupone necesariamente en la práctica un mayor o menor grado de centralismo ni de democracia.

Fuente: http://fr.wikipedia.org/wiki/F%C3%A9d%C3%A9ralisme.

(5)  Véase el dictamen del CESE: «Reforma presupuestaria y futura financiación de la UE», DO C 204 de 9.8.2008, p. 113.

(6)  Documento de trabajo de la Comisión: «Rapport de la Commission sur le fonctionnement du système des ressources propres», SEC(2011) 876 final de 29.6.2011 (solo disponible en inglés y francés).

(7)  COM(2010) 700 final.

(8)  Véase el dictamen del CESE: «Revisión del presupuesto de la UE», DO C 248 de 25.8.2011, p. 75.

(9)  Véase el anexo I.

(10)  Véase el anexo II.

(11)  Véase la nota 5.

(12)  SEC(2011) 876 final - Documento de trabajo de los servicios de la Comisión: «Financiar el presupuesto de la UE: Informe sobre el funcionamiento del sistema de recursos propios» que acompaña a la «Propuesta de la Comisión de Decisión del Consejo sobre el sistema de recursos propios de la Unión Europea».

(13)  Véase el dictamen del CESE sobre el «Libro Verde sobre el futuro del IVA», DO C 318, 29.10.2011, p. 87.

(14)  DO L 347 de 11.12.2006, p. 1.

(15)  Véanse el dictamen del CESE sobre el «Informe Larosière», DO C 318 de 23.12.2009, p. 57; el dictamen del CESE sobre «El impuesto sobre las transacciones financieras», DO C 44 de 11.2.2011, p. 81, Resumen y conclusiones, punto 1.10; el dictamen del CESE sobre «Política presupuestaria: crecimiento y ajuste presupuestario», DO C 248 de 25.8.2011, p. 8, puntos 4.4.2, 1.5.3 y 1.5.4; y el dictamen del CESE sobre la «Fiscalidad del sector financiero», DO C 248 de 25.8.2011, p. 64.

(16)  Véase el COM(2011) 594 final: «Propuesta de Directiva del Consejo relativa a un sistema común del impuesto sobre las transacciones financieras y por la que se modifica la Directiva 2008/7/CE».

(17)  Ídem nota a pie de página 10.

(18)  Véase el dictamen del CESE «Revisión del presupuesto de la UE», DO C 248 de 25.8.2011, p. 75, punto 4.4.

(19)  COM(2010) 700 final.

(20)  Véase el dictamen del CESE «Revisión del presupuesto de la UE», DO C 248 de 25.8.2011, p. 75, puntos 1.1 y 4.1.


ANEXO I

Estimación de la evolución de la estructura de la financiación de la UE (2012-2020)

 

Proyecto de presupuesto 2012

2020

Miles de millones de EUR

% de recursos propios

Miles de millones de EUR

% de recursos propios

Recursos propios tradicionales

19,3

14,7

30,7

18,9

Contribuciones nacionales existentes

de las cuales

111,8

85,3

48,3

29,7

Recurso propio IVA

14,5

11,1

Recurso propio PNB

97,3

74,2

48,3

29,7

Nuevos recursos propios

de los cuales

83,6

51,4

Nuevo recurso IVA

29,4

18,1

Impuesto de la UE sobre las transacciones financieras

54,2

33,3

Total recursos propios

131,1

100,0

162,7

100,0

Fuente: Cálculo de la Comisión basado en el COM(211) 510 puesto al día sobre la base del COM(2011) 738.


ANEXO II

Evolución de parámetros clave (1984-2011)

 

1984

2005

2011

Porcentaje de la PAC sobre el presupuesto (% del total)

69 %

50 %

44 %

Contribución basada en el IVA (% del total)

57 %

16 %

11 %

Prosperidad del Reino Unido

(PNB per capita expresado en SPA)

93 % de la UE-10

117 % de la UE-25

111 % de la UE-27

Fuente: Comisión Europea, DG Budget.


Top