Accept Refuse

EUR-Lex Access to European Union law

Back to EUR-Lex homepage

This document is an excerpt from the EUR-Lex website

Document 52008XC0123(03)

Publicación de una solicitud con arreglo al artículo 6, apartado 2, del Reglamento (CE) n° 510/2006 del Consejo, sobre la protección de las indicaciones geográficas y de las denominaciones de origen de los productos agrícolas y alimenticios

OJ C 16, 23.1.2008, p. 14–22 (BG, ES, CS, DA, DE, ET, EL, EN, FR, IT, LV, LT, HU, MT, NL, PL, PT, RO, SK, SL, FI, SV)

23.1.2008   

ES

Diario Oficial de la Unión Europea

C 16/14


Publicación de una solicitud con arreglo al artículo 6, apartado 2, del Reglamento (CE) no 510/2006 del Consejo, sobre la protección de las indicaciones geográficas y de las denominaciones de origen de los productos agrícolas y alimenticios

(2008/C 16/05)

Esta publicación otorga un derecho de oposición con arreglo al artículo 7 del Reglamento (CE) no 510/2006 del Consejo (1). Las declaraciones de oposición deben llegar a la Comisión en el plazo de seis meses a partir de la presente publicación.

FICHA RESUMEN

REGLAMENTO (CE) No 510/2006 DEL CONSEJO

«ČESKÉ PIVO»

No CE: CZ/PGI/005/00375/14.10.2004

DOP ( ) IGP ( X )

En el presente resumen figuran los principales datos del pliego de condiciones a efectos informativos.

1.   Servicio competente del Estado miembro:

Nombre:

Úřad průmyslového vlastnictví

Dirección:

Antonína Čermáka 2a

CZ-160 68 Praha 6-Bubeneč

Tel.

(420) 220 383 111

Fax

(420) 224 324 718

E-mail:

posta@upv.cz

2.   Agrupación solicitante:

Nombre:

Sdružení České pivo

Dirección:

Lípová 15

CZ-120 44 Praha 2

Tel.

(420) 224 914 566

Fax

(420) 224 914 542

E-mail:

Composición:

Productores/transformadores ( X ) Otros ( X )

3.   Tipo de producto:

Clase 2.1: Cerveza

4.   Pliego de condiciones:

[resumen de los requisitos de conformidad con el artículo 4, apartado 2, del Reglamento (CE) no 510/2006]

4.1.   Denominación del producto: «České pivo».

4.2.   Descripción: El carácter distintivo de la «České pivo» («cerveza checa») se deriva de una serie de factores entre los que destacan las materias primas utilizadas, las destrezas acumuladas por la industria cervecera a lo largo de muchos años y los procedimientos de elaboración específicos. Las características más notables de la producción de esta cerveza son la aplicación del método de decocción al proceso de maceración o braceado, la cocción del mosto lupulado y la doble fermentación. El método global de elaboración (cuidadosa selección de las materias primas, malteado y fabricación de la cerveza en la zona tradicional de la República Checa) permite obtener un producto único, específico y de gran renombre.

A continuación se especifican los parámetros técnicos de la «České pivo». La cerveza se distingue por sus notas dominantes de malta y lúpulo; sólo se acepta un ligero regusto de pasteurización, levaduras o ésteres. El aroma menos intenso de la «České pivo» se deriva de su contenido relativamente bajo de subproductos no deseados de la fermentación. Es una cerveza de bastante a mucho cuerpo, con liberación lenta de gas carbónico. Del mismo modo, su densidad oscila entre media y alta, característica que se debe esencialmente a su contenido de extracto residual no fermentado causado por la diferencia entre la atenuación aparente y la real. El bajo nivel de atenuación implica asimismo un contenido de alcohol más bajo. Una característica muy importante de la «České pivo» es su amargor (de medio a elevado), con una nota final áspera muy ligera a ligera que tarda en desvanecerse en la boca. De ese modo, el sabor amargor estimula durante más largo rato las papilas gustativas; ese elevado grado de amargor facilita asimismo el proceso digestivo. Otros rasgos típicos de la «České pivo» son la elevada concentración de polifenoles y el alto pH.

La cerveza rubia (cerveza tipo lager rubia, cerveza de barril rubia y cerveza ligera) tiene un aroma ligero a medio de malta clara y lúpulo. Presenta un color dorado de intensidad media a fuerte; es chispeante y, al verterla en el vaso, forma una espuma blanca y compacta. La cerveza oscura (cerveza tipo lager oscura y cerveza de barril oscura) desprende el aroma distintivo de las maltas oscuras y tostadas. Tiene mucho cuerpo y su fuerte densidad es característica de la diferencia entre la atenuación aparente y la atenuación real y de la presencia de sustancias no fermentables en las materias primas empleadas para su elaboración. La rotunda densidad de la cerveza influye en su carácter amargo. Sólo se admiten como sabores y aromas secundarios las notas acarameladas y dulzonas.

Parámetros cualitativos

Cerveza rubia tipo lager

extracto seco primitivo: 11,00-12,99 (% del peso),

alcohol: 3,8-6,0 (% del volumen),

color: 8,0-16,0 (unidades EBC),

sustancias amargas: 20-45 (unidades EBC),

pH: 4.1-4.8,

diferencia entre la atenuación aparente y la atenuación real: 1,0-9,0 (% relativo),

polifenoles: 130-230 (mg/l).

Cerveza oscura tipo lager

extracto seco primitivo:11,00-12,99 (% del peso),

alcohol 3,6-5,7 (% del volumen),

color: 50-120 (unidades EBC),

sustancias amargas: 20-45 (unidades EBC),

pH: 4,1-4,8,

diferencia entre la atenuación aparente y la atenuación real 2,0-9,0 (% relativo).

Cerveza rubia de barril

extracto seco primitivo: 8,00-10,99 (% del peso),

alcohol: 2,8-5,0 (% del volumen),

color: 7,0-16,0 (unidades EBC),

sustancias amargas: 16-28 (unidades EBC),

pH: 4,1-4,8,

diferencia entre la atenuación aparente y la atenuación real: 1,0-11,0 (% relativo).

Cerveza oscura de barril

extracto seco primitivo: 8,00-10,99 (% del peso),

alcohol: 2,6-4,8 (% del volumen),

color: 50-120 (unidades EBC),

sustancias amargas: 16-28 (unidades EBC),

pH: 4,1-4,8,

diferencia entre la atenuación aparente y la atenuación real: 2,0-11,0 (% relativo).

Cerveza ligera

extracto seco primitivo: máximo 7,99 (% del peso),

alcohol: 2,6-3,6 (% del volumen),

color: 6,0-14,0 (unidades EBC),

sustancias amargas: 14-26 (unidades EBC),

pH: 4,1-4,8,

diferencia entre la atenuación aparente y la atenuación real: 1,0-11,0 (% relativo).

4.3.   Zona geográfica: La zona de producción de la «České pivo» se halla delimitada:

al suroeste por la cuenca de Cheb, el bosque de Bohemia (Český les), la sierra de Šumava, el bosque de Blanský y la falda de los montes Novohradské,

al sur por la cuenca de Třeboň, el límite meridional de la meseta checa (Českomoravská vrchovina) y los ríos Dyje a Morava más allá de Hodonín,

al sureste, por los confines occidental y septentrional de la reserva natural de los Cárpatos blancos,

al este, por los límites occidental, septentrional y suroriental de la reserva natural de Beskydy,

al oeste, por el río Ohře, la cuenca de Most y el río Elba hasta Děčín,

al noroeste, por los ríos Ploučnice y Kamenice y los montes Lužické,

al norte, por la cuenca de Liberecká, los flancos meridionales de los montes Krkonoše, los montes Broumovské y los flancos meridionales de los montes Orlické,

al noroeste, por la falda de Kralický Sněžník, los montes Rychlebské y Zlatohorská vrchovina, el río Opavice hasta su confluencia con el río Opava, el río Opava hasta su confluencia con el río Oder, el río Oder hasta su confluencia con el río Olše, el río Olše hasta su confluencia con el río Lomná y el río Lomná hasta la reserva natural de Beskydy.

La denominación geográfica «České pivo» contiene el nombre del país, habida cuenta de que, debido esencialmente al método específico de producción típico de la zona delimitada desde hace siglos, esta cerveza se halla vinculada con la práctica totalidad del territorio actual de la República Checa. Desde hace varios siglos, casi toda la cerveza elaborada en esta es una cerveza de fermentación baja, con una buena maduración y obtenida con el mismo método, a saber, el de maceración por decocción, ebullición del mosto lupulado y fermentación doble en dos etapas separadas (véase el punto 4.5). La «České pivo» se distingue de otras cervezas por su elevado contenido de extracto sin fermentar, su mayor cantidad de polifenoles, su pH más elevado, su color más intenso y su amargor y cuerpo más pronunciados.

Las especificidades del método de fabricación de esta cerveza, las cuales confieren al producto sus propiedades características, se hallan en el origen de su renombre y de la difusión nacional e internacional de la denominación «České pivo», y el producto ha quedado inequívocamente vinculado con su país de producción, la República Checa.

Subraya la importancia de la indicación y la calidad reconocida de la «České pivo» el hecho de que esta denominación se incluyó en el registro de denominaciones protegidas en el contexto del Acuerdo de 1985 entre el Gobierno de la República Socialista de Checoslovaquia y el Gobierno de la República Portuguesa relativo a la protección de las indicaciones de origen, las denominaciones de origen y otras denominaciones geográficas y similares. En aquél momento, la zona delimitada sólo representaba una parte del país, aunque pasó a cubrir casi toda la superficie de uno de los estados independientes que se crearon tras la disolución de la República Federativa Checa y Eslovaca. Los consumidores de todo el mundo asocian de forma inequívoca la denominación «České pivo» tanto a su lugar de producción, es decir, la República Checa, como a sus características específicas y su calidad.

Solicita el registro de la denominación geográfica «České pivo» la asociación de productores que elaboran esta cerveza prácticamente en todo el territorio de la República Checa. Las propiedades finales y el renombre de la cerveza «České pivo» proceden sin duda alguna del saber hacer ancestral de los cerveceros y productores de cerveza checos, los cuales han transmitido su valiosa experiencia de generación en generación en la región delimitada de la República Checa.

Por su superficie, la República Checa se sitúa entre los pequeños países europeos. Sus dimensiones y su relieve permiten hoy día, como han permitido en el pasado, garantizar el respeto de las condiciones de fabricación, es decir, las tecnologías y las materias primas utilizadas para la fabricación y el saber hacer de los productores en el conjunto del territorio delimitado.

La homogeneidad de la región delimitada, hecho evidente e indisputable, es resultado de los datos hasta ahora expuestos. Se debe esencialmente al método de fabricación típico y tradicional, diferente del de las regiones vecinas, al sabor original y a las propiedades características de la cerveza (véase el punto 4.2), cuyo renombre transciende ampliamente las fronteras de esa región.

Lúpulo

La mayor zona productora de lúpulo de la República Checa es la región de Žatecko, que comprende 355 municipios dedicados a este cultivo en los distritos de Louny, Chomutov, Kladno, Rakovník, Rokycany y Plzeň-sever, seguida de la región de Úštěcko, con 220 municipios en los distritos de Litoměřice, Česká Lípa y Mělník, y, en tercer lugar, de la región de Tršicko, con 65 municipios en las regiones de Olomouc, Přerov y Prostějov.

Las regiones lupuleras checas ocupan un territorio cuyo clima se halla en el límite entre el clima marítimo templado y el clima continental. La región de Žatecko no recibe una parte de las precipitaciones que caen sobre los montes de Krušné y el bosque de Bohemia, fenómeno que crea unas condiciones únicas en la zona.

Existen en esas regiones varios tipos de suelo (chernozem, rendzina, brunizem y suelos pardos) de diversas características (suelos arenosos, limosos y arcillosos) y formados sobre diferentes sustratos petrográficos y geológicos.

En la región productora de lúpulo de Žatecko, la mayor parte de las plantaciones de lúpulo reposan en suelos formados sobre estratos de la formación geológica del Pérmico. Esos suelos, conocidos como suelos pérmicos rojos, son abundantes en compuestos ferruginosos (entre un 6 % y un 7 % de óxido férrico), magnesio y otros compuestos metálicos.

La parte oriental de la región productora de lúpulo de Úštěcko está situada sobre una formación geológica terciaria del Cretáceo; la parte central, conocida como Polepská blata, reposa sobre sedimentos cuaternarios. La parte occidental de la zona de Úštěcko es rica en rocas basálticas volcánicas.

Los suelos de la región lupulera de Tršicko son en su mayoría de origen cuaternario y en parte de origen terciario.

Los suelos rojos pérmicos de la región de Žatecko se consideran los mejores para la producción de un lúpulo fino de óptima calidad. Se trata de suelos en su mayoría arcillosos y limosos que, tras ser removidos en profundidad, absorben bien el agua y el aire y asimilan perfectamente los nutrientes. El lúpulo se da mejor en tierras ligeramente ácidas y neutras. Los suelos adecuados para el cultivo del lúpulo deben presentar ciertas propiedades naturales, aunque también desempeñan un importante papel otros aspectos como las enmiendas y la labor del suelo, la utilización de fertilizantes orgánicos y minerales y la aplicación constante de otros tratamientos que permiten crear las condiciones propicias para el crecimiento y el buen desarrollo de ese cultivo.

4.4.   Prueba del origen: Cada productor de cerveza lleva un registro de proveedores de todas las materias primas, cuyo origen figura en las órdenes de entrega. Además, la rastreabilidad del origen del lúpulo cultivado en la República Checa es un requisito obligatorio en virtud de la Ley no 97/1996. Se lleva también un registro de todos los compradores del producto final. En todos los envases figuran los datos obligatorios relativos al productor y al producto, lo que permite un seguimiento preciso de este último. El proceso de fabricación se controla con rigor y precisión, y la información sobre cada partida de cerveza se registra de forma que, más adelante, puede retrazarse el origen de todas las materias primas utilizadas para cada partida de «České pivo» producida. El cumplimiento del pliego de condiciones es controlado por el departamento competente de la Inspección estatal de productos agrícolas y alimenticios.

4.5.   Método de obtención: Materias primas para la fabricación de la cerveza:

Malta: una malta rubia también conocida como malta Pils, producida a partir de cebada primaveral de dos carreras. Las variedades de cebada utilizadas para la fabricación de la malta se derivan de las variedades cultivadas que se hallan autorizadas por la Inspección estatal de productos agrícolas y alimenticios de Brno y recomendadas por el Instituto de investigación de cervecería y malteado (Výzkumný ústav pivovarský a sladařský) para la producción de la «České pivo» (los datos relativos al mosto preparado mediante el método de maceración tipo se indican en el cuadro que figura más adelante).

La tendencia actual en Europa y en el resto del mundo en cuanto a la calidad de la cebada cervecera es otorgar prioridad a las variedades de elevada actividad enzimática, alto contenido de extracto y elevados valores de atenuación final. En cambio, son característicos de la «České pivo» sus inferiores niveles de modificación proteolítica y citolítica y de fermentación, lo que se traduce en la presencia de extracto residual. Sobre esos datos se han definido los parámetros fundamentales a los que deben ajustarse las variedades de cebada adecuadas para la fabricación de la «České pivo»:

Lúpulo y productos a base de lúpulo: las variedades utilizadas son esencialmente las cultivadas en ciertas zonas de las regiones siguientes: 1) Žatecko; 2) Úštěcko; 3) Tršicko. El lúpulo se cultiva en suelos arcillosos o arcillo-limosos. Los suelos rojos pérmicos son típicos de la región de Žatecko. La temperatura media anual más favorable para el cultivo del lúpulo está comprendida entre 8 y 10 °C.

El lúpulo local es totalmente específico y distinto del que se cultiva en el extranjero, debido especialmente a la relación que presenta entre los ácidos alfa y beta. En el caso de las variedades corrientemente cultivadas, esta relación oscila entre 2,5 y 1, mientras que en el de las variedades que se cultivan en la zona delimitada, la relación media es de 1 a 1,5. Otras particularidades características de este lúpulo en comparación con las demás variedades es su contenido de beta-farneseno, que representa entre un 14 % y un 20 % de los aceites esenciales totales. Las variedades de lúpulo cultivadas en la región delimitada y, de forma general, todas las variedades de lúpulo utilizadas para la fabricación de la «České pivo» deben estar autorizadas por las autoridades de control y recomendadas por el Instituto de investigación de cervecería y malteado.

Agua: el agua utilizada para la fabricación de la cerveza «České pivo» procede de manantiales locales. Por lo que respecta a su dureza, el agua utilizada para la maceración de la cerveza se ha calificado de blanda a semidura.

Levadura cervecera: se utilizan cepas de levadura de fermentación baja o de fondo (Saccharomyces cerevisiae subsp. uvarum), que resultan especialmente idóneas para la producción de «České pivo» y generan la diferencia entre la atenuación aparente y la atenuación real especificada en el pliego de condiciones. Las cepas más frecuentemente utilizadas son las no 2, 95 y 96, incluidas en el registro de cepas de reproducción de levaduras cerveceras del Instituto de investigación de cervecería y malteado con el número de registro RIBM 655, que se hallan a disposición de todos los productores de la cerveza «České pivo».

Producción:

La elaboración de la cerveza se inicia en la sala de maceración, donde la malta molturada se mezcla con el agua y se macera, operación que convierte el almidón no fermentable en azúcares fermentables. El proceso de maceración se efectúa mediante decocción en una, dos o tras fases. No se utiliza el método de maceración por infusión. Al menos un 80 % de la cantidad total de malta molturada procede de variedades autorizadas, lo que garantiza las propiedades gustativas de la «České pivo».

La composición de la malta molturada y los datos sobre la malta transformada se indican en la ficha de maceración; el origen de la malta se halla documentado en las órdenes de entrega. La ficha de maceración contiene asimismo los datos sobre la temperatura y la duración de la maceración. Al término de dicho proceso, una vez filtradas las partes insolubles de la malta, se procede a la preparación de la malta lupulada mediante la lupulación. Esa fase dura entre 60 y 120 minutos durante los cuales debe evaporarse al menos un 6 % del volumen. El lúpulo se añade hasta tres veces. La cantidad mínima de lúpulo checo o de productos derivados del mismo es de 30 % para las cervezas rubias tipo lager y de al menos 15 % para las demás variedades de cerveza. La composición del lúpulo y de las materias primas de cada partida de cerveza se indica en la ficha de maceración. El origen de las materias primas se específica en las órdenes de entrega. Tras la ebullición, el mosto lupulado se enfría a una temperatura de fermentación comprendida entre 6 °C y 10 °C y se airea. Se añade a continuación la levadura de cerveza (Saccharomyces cerevisiae subsp. uvarum) utilizada exclusivamente para la fermentación baja o de fondo.

La fermentación se lleva a cabo a una temperatura máxima de 14 °C; este proceso tecnológico suele ir separado de la segunda fermentación, lo que significa que la fermentación se efectúa en dos fases. La evolución de la temperatura durante la fermentación se registra en la ficha de fermentación. La segunda fermentación se efectúa a temperaturas cercanas a 0 °C. El proceso de maduración se considera terminado tras la segunda fermentación de la cerveza en tanques. A continuación, la cerveza se filtra y se transvasa a barriles, botellas, latas o camiones-cisterna. Existe también la posibilidad de fabricar cervezas sin filtrar. El producto acabado debe ajustarse a los parámetros de calidad indicados en el apartado 4.2.

La totalidad del proceso de fabricación de la cerveza es objeto de un control permanente.

Método de control:

Mosto:

Extracto del primer mosto: se toma una muestra 10 minutos después de la clarificación.

Determinación del extracto: se efectúa mediante un picnómetro, un sacarímetro o un aparato especial (densímetro Paar u otro aparato que permita medir el nivel de extracción de las materias).

Transparencia del mosto a 25 °C: determinada mediante nefelometría a 25 °C, medida tras 30 minutos de mantenimiento de la temperatura.

Medida del extracto del último mosto a 25 °C, siguiendo el método utilizado para medir el extracto del primer mosto.

Mosto lupulado:

Extracto del mosto lupulado: se toma una muestra 15 minutos después del final de la ebullición.

Determinación del extracto: se efectúa mediante un picnómetro, un sacarímetro o un aparato especial (densímetro A. Paar u otro aparato que permita medir el nivel de extracción de las materias).

Contenido de sólidos sedimentables: control visual del mosto mezclado con el lúpulo cinco minutos después del final de la cocción del mosto en un cono Imhoff u otro pequeño recipiente que permita medir los sólidos sedimentables.

Limpidez del mosto lupulado: el mosto lupulado se filtra (papel de filtro analítico, cinta azul); el filtrado se utiliza para la nefelometría a un ángulo de 90°. Las mediciones se efectúan en parte a 20 °C (calentamiento durante 20 minutos) y en parte a 5 °C (calentamiento durante 20 minutos).

Determinación del amargor del mosto lupulado: contenido de ácidos iso-alfa-ácidos (IBU).

Atenuación real del mosto lupulado: determinada mediante un método recomendado.

Cerveza joven:

Determinación microscópica del número de células de levadura en el fluido.

Determinación de la viabilidad de las levaduras (mediante tinción con azul de metileno).

Determinación del contenido de ácidos iso-alfa-ácidos (IBU) con los métodos recomendados.

Cerveza terminada:

Análisis básico: extracto aparente y real, grado alcohólico, cálculo del extracto seco en el mosto primitivo, determinación de ácidos iso-alfa-ácidos (IBU), limpidez de la cerveza a un ángulo de 90°, atenuación real y color de la cerveza.

El control es efectuado por el laboratorio de la propia cervecería o por un laboratorio especializado (por ejemplo, el Instituto de investigación de cervecería y malteado) de conformidad con las normas analíticas para la industrias de la cervecería y la maltería o según las normas analíticas EBC.

4.6.   Vínculo: Como demuestran claramente los hallazgos arqueológicos, se produce cerveza en el territorio geográfico delimitado (en lo sucesivo «el territorio en cuestión») no sólo desde tiempo de los eslavos sino también por las poblaciones anteriores. Las primeras referencias a la preparación de la cerveza en el territorio en cuestión están relacionadas con el monasterio benedictino de Břevnov, cuyos monjes fabricaban cerveza y vino en el año 993.

La mención más antigua del cultivo del lúpulo en el territorio en cuestión figura en la carta fundacional del príncipe Břetislav I, por la que otorgaba al capítulo de San Venceslao de Stará Boleslav los diezmos del lúpulo cultivado en Žatec (Saaz), en Stará Boleslav y en Mladá Boleslav. El primer documento histórico directamente relacionado con la fabricación de la cerveza es la carta fundacional del capítulo de Vyšehrad, promulgada por Vratislav II, primer rey checo, en el año 1088. En este documento, preservado gracias a diversas transcripciones, se menciona la atribución de los diezmos del lúpulo, además de otros donativos como bienes raíces y remuneraciones diversas, a los canónigos del capítulo de Vyšehrad. Numerosos documentos del período comprendido entre 1090 y 1100 tratan del cultivo del lúpulo, la malta, la cerveza, el derecho de fabricación de esta bebida y su exportación. A partir de 1330, numerosos documentos de la realeza, la nobleza y la burguesía describen la producción de malta y cerveza.

El proceso de elaboración de la cerveza se ha transmitido de generación en generación. Originalmente, el privilegio de fabricar cerveza se hallaba reservado a determinadas personas (por ejemplo, los burgueses con derecho a fabricar cerveza o la nobleza). En el siglo XIV se crearon corporaciones de maestros cerveceros y productores de cerveza. La fabricación de cerveza de alta y baja fermentación conoció un gran auge que desembocó en la fundación de las cervecerías industriales que han perpetuado la tradición de la cerveza «České pivo» hasta nuestros días. 1842, año de fundación de las cervecerías de la ciudad de Plzen (Pilsen) marcó un importante punto de inflexión.

La fabricación de cerveza mediante fermentación de fondo fue objeto de constantes mejoras, y las características típicas de esta cerveza resultaban completamente diferentes a las de las cervezas fabricadas hasta ese momento. Esta bebida dorada y chispeante, con un agradable gusto a lúpulo y una espesa y compacta espuma se dio a conocer en el mundo entero. Así se abrió una nueva era en el desarrollo de la industria cervecera mundial, que atravesó un período de crecimiento excepcional, no sólo en los países checos, sino también en el Imperio Austro-Húngaro, en Alemania y en otros países europeos. A lo largo de las décadas siguientes se fundaron numerosas cervecerías equipadas con las tecnologías más modernas. Las instalaciones técnicas y los procedimientos fueron objeto de mejoras graduales que dieron lugar a la producción moderna y a gran escala que conocemos hoy. El principio básico, no obstante, ha permanecido inalterado. La cerveza, para cuya fabricación se empleaban y se emplean materias primas de origen esencialmente local, (es decir, procedentes de la zona delimitada, caracterizada por unos suelos y unas condiciones climáticas específicas), se ha ganado el respeto que merece y se ha creado una sólida posición y un gran renombre en el extranjero. Numerosos documentos de exportación atestiguan la popularidad de esta cerveza tanto en el pasado como en la actualidad.

La «České pivo» se fabrica con arreglo al procedimiento más arriba descrito, basado en el saber hacer de los cerveceros checos; se produce exclusivamente en la zona delimitada, esencialmente a partir de materias primas locales que poseen cualidades requeridas y de agua de los manantiales de la zona. Todos esos elementos otorgan a la «České pivo» sus propiedades específicas, las cuales se derivan en efecto de su composición única.

Los estudios realizados por el Instituto de investigación de cervecería y maltería. de Praga han puesto de manifiesto las grandes diferencias que distinguen a la «České pivo» de las cervezas extranjeras. Se seleccionó una serie de cervezas checas y extranjeras a fin de llevar a cabo una meticulosa evaluación analítica y sensorial.

El detallado modelo analítico y estadístico elaborado permitió describir las propiedades similares comunes y las diferencias entre las cervezas seleccionadas. Los resultados se obtuvieron con métodos estadísticos pluridimensionales (análisis de dispersión, de factores y de agrupaciones). Se demostró que la «České pivo» puede distinguirse de las cervezas extranjeras de la misma categoría.

En la mayor parte de los casos, la «České pivo» contiene residuos (sin fermentar) de extracción, lo que constituye una de sus características típicas. Otros rasgos que la diferencian de las cervezas extranjeras son su color más intenso, su amargor más fuerte, su pH más elevado y su contenido más importante de polifenoles. El color más intenso y el contenido más elevado de polifenoles se deben al método de maceración por decocción, método más frecuentemente utilizado en la República Checa. Todos estos parámetros se hallan determinados por la calidad y la composición de las materias primas y por las condiciones técnicas y tecnológicas. Desde el punto de vista del procedimiento tecnológico, los elementos esenciales son la composición de la malta molturada, la cantidad de lúpulo, la cepa de levadura utilizada y el método de fermentación empleado, combinados con la tradición cervecera y el factor humano. Desde el punto de vista de las características gustativas, la cerveza «České pivo» se caracteriza por su densidad y amargor bastante pronunciados y por la escasa presencia de aromas y sabores extraños.

El carácter único de la producción de «České pivo» reposa en una tradición secular de fabricación de cerveza en la zona delimitada y en la transmisión de las destrezas cerveceras de generación en generación hasta nuestros días. Las condiciones favorables para el cultivo del lúpulo en el territorio considerado, junto con los elevados conocimientos profesionales demostrados por el personal formado a todos los niveles en las escuelas checas confieren a esta cerveza una excelente reputación en el mundo entero. La denominación «České pivo» figuraba ya en el anexo del Acuerdo entre el Gobierno de la República Socialista de Checoslovaquia y el Gobierno de la República Portuguesa relativo a la protección de las indicaciones de origen, las denominaciones de origen y otras denominaciones geográficas y similares, publicado mediante Decreto del Ministro de Asuntos Exteriores no 63/1987, de 18 de mayo de 1987.

En 2003, la Oficina central de turismo checa llevó a cabo una encuesta sobre la percepción de la República Checa y sobre las motivaciones de los turistas a la hora de elegirla como destino. El grupo encuestado se componía de turistas alemanes, austriacos, polacos, italianos, neerlandeses, americanos, japoneses, escandinavos, rusos, coreanos del sur y procedentes de los países árabes. Se interrogó a un total de 1 800 personas (es decir, 150 por país o grupo de países), 66 % de las cuales eran varones. La encuesta reveló que asociaban a la República Checa primordialmente con Praga (47 %) y con una cerveza excelente (45 %). La pregunta se planteaba así: «Cuando Vd. oye la palabra “República Checa”, la primera idea que le viene a la mente es …».

La popularidad de la cerveza checa se halla asimismo reflejada en el crecimiento de sus exportaciones.

4.7.   Estructura de control:

Nombre:

Státní zemědělská a potravinářská inspekce

Dirección:

Květná 15

CZ-603 00 Brno

Tel.

(420) 543 540 205

Fax

(420) 543 540 210

E-mail:

sekret.ur@spzi.gov.cz

4.8.   Etiquetado: La denominación «České pivo» forma parte de la marca comercial que figura en la etiqueta principal del producto.

Ninguno de los elementos del pliego de condiciones de la «České pivo» tiene la finalidad de impedir las referencias a la fabricación en la República Checa de las cervezas no clasificadas bajo esa denominación en cumplimiento de los requisitos nacionales y comunitarios. Esas referencias, no obstante, no deberían formar parte de la marca comercial en la etiqueta principal de dichas cervezas.

Las referencias a la indicación geográfica protegida (IGP) y al símbolo comunitario correspondiente deben sin embargo estar claramente relacionadas con los términos «České pivo» y no dar la impresión de que las demás denominaciones indicadas en la etiqueta están registradas.


(1)  DO L 93 de 31.3.2006, p. 12.


Top