EUR-Lex Access to European Union law

Back to EUR-Lex homepage

This document is an excerpt from the EUR-Lex website

Document 52005IE0374

Dictamen del Comité Económico y Social Europeo sobre «Los distritos industriales europeos y las nuevas redes del conocimiento»

OJ C 255, 14.10.2005, p. 1–13 (ES, CS, DA, DE, ET, EL, EN, FR, IT, LV, LT, HU, NL, PL, PT, SK, SL, FI, SV)

14.10.2005   

ES

Diario Oficial de la Unión Europea

C 255/1


Dictamen del Comité Económico y Social Europeo sobre «Los distritos industriales europeos y las nuevas redes del conocimiento»

(2005/C 255/01)

El Comité Económico y Social Europeo, el 1 de julio de 2004, de conformidad con el artículo 29.2 del Tratado constitutivo de la Comunidad Europea, decidió consultar al Comité Económico y Social Europeo sobre «Los distritos industriales europeos hacia las nuevas redes del conocimiento».

La Sección Especializada de Mercado Único, Producción y Consumo, encargada de preparar los trabajos en este asunto, aprobó su dictamen el 16 de marzo de 2005 (ponente: Sr. PEZZINI).

En su 416o Pleno de los días 6 y 7 de abril de 2005 (sesión del 6 de abril), el Comité Económico y Social Europeo ha aprobado por 127 votos a favor y 3 abstenciones el presente Dictamen.

1.   Introducción

1.1

La temática de los distritos ha sido objeto, especialmente durante los últimos quince años, de una amplia reflexión a todos los niveles y en todos los países industrializados. Incluso los países en vías de desarrollo y los países asociados mediterráneos han intentado imitar la organización por distritos que se ha consolidado en muchos países europeos, a fin de dar un mayor desarrollo a su organización empresarial.

1.2

Además, los estudios realizados en los distritos han puesto de relieve su aportación positiva a la política de empleo y han permitido identificar numerosas buenas prácticas (1), en relación con la «responsabilidad social de las empresas», incluso muchos años antes de la publicación por parte de la Comisión de su Libro Verde (2).

1.3

Entretanto, los nuevos fenómenos económicos y sociales y las nuevas redes del conocimiento han modificado los vínculos tradicionales de los distritos, orientando los sistemas productivos hacia metadistritos (3) y poniendo de manifiesto la necesidad de una conexión en red de las realidades económicas.

1.4

Ante la necesidad de alcanzar una síntesis, y dada la amplitud del fenómeno, el presente Dictamen de iniciativa se divide en los siguientes apartados:

Punto 2: Definiciones y problemáticas abiertas

Punto 3: De los distritos a los metadistritos europeos del conocimiento

Punto 4: La situación de los distritos en Estados Unidos y a escala internacional

Punto 5: La situación actual y los instrumentos existentes en la UE

Punto 6: Hacia un nuevo enfoque estratégico de las políticas de la UE para los distritos del conocimiento

Punto 7: Conclusiones y recomendaciones

1.5

El presente Dictamen de iniciativa sobre las nuevas redes europeas de distritos inteligentes (4) tiene por objeto:

efectuar un análisis de la realidad de los distritos industriales, los distritos tecnológicos y los metadistritos existentes;

verificar las condiciones de éxito para el desarrollo de nuevos distritos, y analizar su potencial en relación con la estrategia de Lisboa, en la actual Unión Europea de 25 y en la futura Unión Europea de 28;

sentar las bases de una política integral europea en favor de nuevas redes europeas de distritos basados en el conocimiento y de metadistritos;

determinar los instrumentos necesarios para realizar estas políticas, valorar los distritos existentes y sugerir eventuales modificaciones e innovaciones;

determinar las condiciones de base para el nacimiento de una auténtica plataforma (5) europea de referencia, para las nuevas redes europeas de distritos del conocimiento, en una Unión Europea de 25;

contribuir a la creación de nuevos y mejores puestos de trabajo.

1.6

El Comité Económico y Social ha subrayado en repetidas ocasiones el compromiso adquirido por el Consejo Europeo al definir el objetivo central de la Estrategia de Lisboa, a saber, «convertirse en la economía basada en el conocimiento más competitiva y dinámica del mundo», capaz de crecer económicamente de manera sostenible con más y mejores empleos y con mayor cohesión social.

1.6.1

Por consiguiente, en adelante conviene que las estrategias de crecimiento se basen cada vez más en la capacidad de:

integrar del mejor modo posible las diversas políticas de desarrollo;

intensificar la cooperación social para garantizar una mejor evolución del trabajo y, por consiguiente, mejorar las dinámicas del distrito;

reforzar el intercambio entre la investigación de alto contenido tecnológico y el desarrollo industrial territorial;

alcanzar una elevada masa crítica entre la industria, las instituciones de educación superior e investigación, las nuevas PYME avanzadas, los recursos profesionales cualificados, las actividades financieras y de servicios, el capital de riesgo y los poderes públicos y privados;

acelerar el desarrollo de sistemas productivos y distributivos en redes europeas permanentes, basadas en el conocimiento, la capacidad de intercambio de información y conocimientos, y una adecuada capacidad de absorción, enriquecimiento y retransmisión de las mismas.

1.7

A cuatro años ya del lanzamiento de la estrategia de Lisboa, es imposible no percibir que los avances realizados para concretar sus objetivos y responder adecuadamente al proceso iniciado son más bien decepcionantes. El mismo informe del Grupo de alto nivel sobre la estrategia de Lisboa, presidido por Wim Kok, llega a la conclusión de que«the disappointing delivery of the strategy has been due primarily to a lack of determined political action », y añade que «the agenda has been overloaded, coordination has been poor and there have been conflicting priorities»  (6).

1.8

En el Consejo Europeo de Bruselas de 4-5 de noviembre de 2004, el propio Presidente de la Comisión Europea destacó que el Informe Kok «presenta una evaluación realista, pero alarmante, de los progresos registrados, y muestra que somos nosotros ahora quienes debemos actuar ahora para recuperar el tiempo perdido»  (7). En particular, destaca la necesidad de «focalizar más precisamente las prioridades, supervisar los progresos y asumir las grandes responsabilidades en el seguimiento de éstos»  (8). Sobre este mismo tema se ha pronunciado también el Comité en un Dictamen recientemente aprobado. (9)

1.9

La reubicación de las prioridades en el ámbito de la estrategia de Lisboa debería, en opinión del Comité, ver en los distritos industriales y su desarrollo uno de los elementos clave para la creación de nuevos conocimientos, y también, sobre todo, de nuevos y mejores puestos de trabajo aprovechando las buenas oportunidades que ofrecen las redes, que permiten desarrollar múltiples interacciones entre el saber codificado de la investigación y el saber tácito (10) que impregna y se encarna en los sistemas de producción y distribución.

1.10

El fomento de las acciones a nivel local y la capacidad de ponerlas en red para realizar la estrategia de Lisboa resultan esenciales para fomentar, por una parte, la creación y el desarrollo de empresas innovadoras en todo el territorio de la Unión, sobre todo en los Estados miembros de reciente adhesión; y, por otra parte, para reforzar las posibilidades de encuentro y colaboración, en un espíritu de una mayor cohesión económica y social.

1.11

El nuevo «distrito tecnológico abierto» permite la integración y la conexión en red de todos los sujetos que operan en una determinada área con los que operan en otras.

1.12

En concreto, las redes europeas de distritos tecnológicos abiertos son esenciales para la consecución de los siguientes objetivos:

una mejor calidad del trabajo y, por consiguiente, el crecimiento del ser humano en el trabajo, a través de una mayor responsabilidad, un compromiso más serio con el mismo y una nueva madurez cultural;

la difusión de tecnologías y conocimientos y la aceleración de sus aplicaciones innovadoras para obtener éxito en el mercado;

la generación de mejores empleos dirigidos a personal cualificado y el fomento de la creación de perfiles profesionales nuevos y diversificados;

una mayor sensibilidad sobre la preservación y la defensa del medio ambiente y del territorio en que operan los distritos, además de la definición de medios más adecuados para lograr la sostenibilidad en sus tres aspectos, social, económico y medioambiental;

una mayor cohesión económica y social y una mejor gobernanza: el objetivo es crear normas y lenguajes comunes y lograr un tipo de comunidad que se desarrolle en un ciclo permanente de aprendizaje mutuo;

la consolidación y el desarrollo de redes permanentes de comunicación y colaboración funcional que conecten entre sí a las empresas, los trabajadores, los inventores, las comunidades, las instituciones públicas y privadas, el mundo financiero, el universitario y educativo, los sistemas comerciales y de marketing, así como a otros agentes del desarrollo regional;

el fomento del espíritu de iniciativa y empresarial entre los jóvenes;

el desarrollo equilibrado y competitivo del entramado industrial y de distribución de la Europa ampliada y la aceleración de su plena integración en un nuevo y gran mercado único.

1.13

En un contexto como el actual de creciente globalización de la economía mundial, el desarrollo de la Europa del conocimiento tiene importantes repercusiones en los sistemas nacional, regional y local e incluso en el equilibrio internacional. Estas repercusiones se reflejan en la rápida adquisición y aplicación de las nuevas tecnologías, en la contratación a nivel internacional de mano de obra cualificada y, por último, en las posibilidades de organizar de forma descentralizada los procesos productivo y distributivo, manteniendo su carácter compacto, flexible y de alto nivel de calidad.

1.14

En el contexto de la economía de producción, y en particular de la realidad económica de los distritos, los fenómenos de la globalización y la casi simultánea aparición y desarrollo de las tecnologías de red han generado cambios a corto, medio y largo plazo.

1.15

Los distritos actuales han insistido en las dinámicas de apertura hacia nuevos mercados y apoyan los cambios políticos más recientes, que además han venido acompañados de acciones cada vez más frecuentes de traslado de industrias favorecidas por las condiciones particulares de algunos países y respaldadas por el creciente nivel de informatización.

1.16

Por término medio, el 50 % de la producción de los distritos en la UE-25 está destinada al extranjero. Por lo tanto, la estructura industrial de los distritos está ya internacionalizada y su horizonte de referencia para las ventas es cada vez más el mercado internacional.

1.17

Debemos pasar de la fase de internacionalización a la fase de globalización:

el proceso de globalización, más allá de sus perspectivas de salida de la producción a los mercados extranjeros, debe implicar las diversas fases del proceso de producción;

para apoyar las políticas de penetración y de posible asociación (partnership), ha de potenciarse el sistema de la localización de información sobre mercados nuevos y tradicionales, sobre los posibles socios extranjeros y sobre la potencialidad del territorio más allá de las fronteras actuales;

hay que diversificar el «ámbito extranjero» en lo referente a los centros de producción o venta estableciendo igualmente estrategias de red y de coempresa (co-business) para incluir los otros campos operativos y sus peculiaridades. Deberá realizarse no sólo desde el punto de vista de los negocios, sino, sobre todo, de las fuentes de innovación e investigación y de los nuevos proyectos y creaciones, y siempre teniendo en cuenta los aspectos industriales, financieros, de organización y formación;

es fundamental que se valoricen al máximo las identidades culturales de las diferentes realidades, con el fin de sacar el máximo provecho de sus integraciones y puesta en red a escala europea;

es imperativo, a fin de hacer frente a los nuevos desafíos de la competitividad, desarrollar la formación permanente y las nuevas capacidades profesionales (11).

1.18

La ampliación de los límites geográficos, impulsada por las ventajas económicas y propiciada por la tecnología, ha relajado los lazos de proximidad territorial que caracterizaban a los distritos en sus comienzos y en los que se basaba su fuerza. Esto ha conducido a la aparición de empresas líder, cuyo marco de referencia en el mercado tanto de venta como de abastecimiento ha pasado de una lógica territorial a una virtual fundamentada esencialmente en estrategias de interés económico.

1.19

Actualmente los distritos industriales europeos son centro de una particular atención al estar atravesando una fase muy delicada. Efectivamente, deben hacer frente a dos tipos de problema:

la apertura y la competencia de los nuevos mercados (de los cuales los países asiáticos son los más amenazadores);

la necesidad de reorganización y renovación de las relaciones entre empresas con el apoyo de nuevas tecnologías y nuevos conocimientos, tácitos o codificados.

1.20

La nueva configuración de los modelos de competencia en el mercado mundial implica grandes cambios. Las nuevas plataformas integradas y las redes deben dar respuesta a los temas relativos a la investigación y la innovación, los proyectos de nuevos productos y procesos productivos, la gestión de nuevos recursos humanos más cualificados y nuevos materiales, la producción y la comercialización, las finanzas y el crédito, la logística y la atención al mercado, y los servicios dedicados al cliente.

1.21

A escala internacional, Estados Unidos es la región más marcada por las experiencias de los distritos y agrupaciones industriales: se han ido multiplicando de la costa Oeste a la Este, pasando por Silicon Valley, San Diego y la «Route 128». Si bien se hallan diversificados, en relación con las diferentes etapas del desarrollo industrial, en América Latina encontramos distritos en México (Guadalajara Cluster), Brasil (Sinos Valley) y Uruguay (Meat Cluster). Por lo que respecta a Asia, se encuentran ejemplos significativos en la India (Agra Cluster, Tiruppur Cluster y Ludhiana Cluster), Pakistán (Sialkot Cluster), Corea del Sur (Consumer Microelectronics Assembly Cluster) e Indonesia (Central Java Cluster). El fenómeno de los distritos ha llegado incluso a África, donde hay algunos ejemplos en países del África subsahariana.

1.22

En Europa, aparte de las experiencias italianas, que se cuentan ya por decenas, las más significativas son las de Francia que han conducido a la fundación del club de los «Districts Industriels Français» en 1998, y las de Alemania, donde existen 50 «Raumordnungsregionen» e iniciativas particularmente importantes en Baden-Wurtemberg. También cabe destacar los ejemplos británicos (por ejemplo, el Cambridge High-Tech Cluster, el Motor Sport Cluster de Birmingham o los distritos de Escocia y otras regiones). En Escandinavia la escuela nórdica ha producido numerosos ejemplos positivos, caracterizados por la importancia que se atribuye al aprendizaje como elemento fundamental de desarrollo, facilitado por la proximidad. En los nuevos Estados miembros, se están registrando experiencias significativas en diferentes regiones de varios países, como por ejemplo la República Checa, Hungría, Polonia, Eslovenia, Malta y los países bálticos.

2.   Definiciones y problemáticas abiertas

2.1

Dar una definición unívoca de una realidad industrial tan variada, dinámica y diversificada a nivel mundial no es sencillo.

2.2

Efectivamente, los distritos se pueden definir, en términos generales, como sistemas productivos locales homogéneos, caracterizados por una gran concentración de empresas industriales, por lo general PYME, de una gran especialización productiva.

2.3

El Informe final del Grupo de expertos de la Comisión Europea-DG Empresa sobre «Entreprise Clusters and Networks» (12) define los distritos como

«groups of independent companies and associated institutions that are:

collaborating and competing,

geographically concentrated in one or several regions, even though the cluster may have global extensions,

specialized in a particular field, linked by common technologies and skills,

either science-based or traditional,

clusters can be either institutionalized (they have a proper cluster manager) or non-institutionalized

the cluster has a positive influence on: innovation and competitiveness; skill formation and information; growth and long-term business dynamics».

2.3.1

A lo largo de las últimas décadas, los distritos creados para favorecer la aparición y el desarrollo de actividades productivas en sectores de la industria y los servicios de regiones con determinadas características económicas han evolucionado de forma muy autónoma centrando sus actividades en sectores específicos, en los que han adquirido y desarrollado ventajas competitivas particularmente importantes. La necesidad de ajustarse a unas condiciones de calidad y seguridad cada vez más rigurosas ha llevado a las empresas de los distritos a centrar su atención en segmentos de mercado cada vez más específicos, prueba de lo cual es la alta calidad de sus productos.

2.4

Los distritos no son simplemente conjuntos de empresas especializadas y localizadas en un territorio, sino agrupaciones de empresas que mantienen relaciones de equipo. Dentro de estas agrupaciones se colabora en proyectos y se compite en ellos, mientras que el territorio, lejos de ser un simple marco en que las empresas operan y producen, constituye una verdadera infraestructura de integración social, económica y de ciclos de producción. En sustancia, es el lugar donde se acumulan las tradiciones productivas y los conocimientos prácticos.

2.5

La aceleración de la transmisión de información y la posibilidad de estudiar en tiempo reducido todo el panorama de la oferta, han facilitado el trabajo a las empresas aunque también las han obligado a adaptarse. El equilibrio de los distritos ha cambiado. La aparición y la consolidación de nuevos paradigmas tecnológicos han afectado a toda la cadena de producción con repercusiones en los profesionales, la organización del trabajo, la valoración de los trabajadores y los ámbitos de expansión.

2.6

Las empresas están cada vez más integradas y conectadas con centros de servicios especializados y de formación profesional, universidades, parques tecnológicos y centros de investigación presentes en su territorio. La calidad del producto final, factor indispensable para la supervivencia de las empresas de un distrito, se basa principalmente en la capacidad de éstas de combinar lo mejor posible las tradiciones productivas ya consolidadas con las exigencias de innovación y especialización demandadas o percibidas por el mercado.

2.7

La internacionalización de la producción exige cada vez más esfuerzos de inversión por parte de las empresas. Dichos esfuerzos van definiendo la estructura de una red transnacional. También las PYME y las grandes multinacionales han de poder contar con infraestructuras tecnológicas de apoyo adecuadas para favorecer el intercambio de conocimientos, cuando la red en la que pretenden construir su ventaja competitiva se extienda más allá del ámbito local, que les permita compartir y elaborar los conocimientos, y con una mano de obra responsable y motivada.

2.8

La creciente integración de los mercados, por un lado, perjudica a las empresas, acostumbradas a operar en mercados restringidos, y, por otro, les ofrece grandes oportunidades de salida al mercado, especialmente a las PYME más dinámicas. De hecho, los grandes cambios tecnológicos no benefician necesariamente a las grandes empresas puesto que, a menudo, la economía de redes neutraliza factores como el traslado geográfico o la disponibilidad de una red autónoma de distribución, eliminando de este modo cualquier debilidad histórica de las PYME. Sin embargo, las PYME deben poder aprovechar plenamente las oportunidades que les ofrece el desarrollo tecnológico, sobre todo a través de las ayudas de los Centros de asistencia y de servicios.

2.9

Gracias a las redes se han superado parcialmente las diversas restricciones que se encontraban en la base de los vínculos geográficos. Elementos antes esenciales, como el intercambio rápido de información o la posibilidad de control, que estaban subordinados a una reducción del tiempo de recorrido, están garantizados hoy con las conexiones informáticas.

2.10

Aunque se hayan ampliado en gran medida las oportunidades y actividades posibles, el desafío que la red es incapaz de enfrentar es el contacto interpersonal. Los contactos «cara a cara», basados en el conocimiento y la experiencia, son por el momento irremplazables. La relación de confianza que se establece entre los agentes sigue siendo necesaria, si bien la red ha suprimido parcialmente las restricciones geográficas, desestructurando así los distritos, cuyas empresas trabajan cada vez más con agentes externos al distrito, a menudo en varias naciones.

3.   De los distritos a los metadistritos europeos del conocimiento

3.1

Los distritos industriales tradicionales se encuentran a menudo flanqueados, y a veces sustituidos, por metadistritos. Los metadistritos se pueden definir, en relación con los distritos clásicos, como plataformas industriales integradas en las que los elementos de la red tecnológica se expanden, a fin de absorber nuevos lugares de elaboración cognitiva y de investigación aplicada y, superando el propio concepto de pertenencia territorial, elaborar sistemas productivos y distributivos impulsados por valores y estrategias comunes.

3.2

El metadistrito hace posible que las diferentes fases puedan tener lugar en puntos alejados geográficamente, elegidos a partir de criterios económicos y de oportunidades locales: manteniendo, por esta razón, inalterables los niveles de productividad y las garantías de calidad (especialmente para las empresas manufactureras) a lo largo del proceso de aprendizaje en la interacción ( learning-by-interaction ) que permite pasar de un enfoque basado en la adecuación a otro de tipo proactivo.

3.3

En su evolución a metadistrito, el distrito industrial deberá ser un laboratorio de conocimientos. Las instituciones –y en particular, los entes locales y regionales– o principalmente las empresas, deben dirigir las políticas necesarias para apoyar la nueva situación de los distritos dentro de la lógica global, y dichas políticas deberán versar sobre los recursos humanos y el nivel de innovación en un proceso que puede ser asegurado, en el aspecto operativo, por los responsables de los entes públicos regionales implicados.

3.4

Los metadistritos ponen principalmente en red a las PYME y las grandes empresas, que interactúan y estrechan sus relaciones de colaboración y trabajo con los centros más avanzados de investigación científica y tecnológica. Sus fuerzas motoras son:

los agentes líder, es decir, aquellos que pueden dirigir el desarrollo del sector;

las inversiones para alcanzar alto niveles tecnológicos;

la cooperación entre las empresas y entre éstas y el sistema de investigación;

la motivación y la preparación de la mano de obra, a todos los niveles.

3.5

En general hay cuatro elementos que sirven para identificar un metadistrito:

la multisectorialidad: un enfoque sectorial que implica toda una actividad de servicios, de investigación y de desarrollo;

la territorialidad: se supera el concepto de proximidad territorial sustituyéndolo por el de relaciones de red y de valorización de las diversas identidades culturales de los distintos socios;

la significación: los sectores representados en los metadistritos son importantes para la economía y se caracterizan por una presencia significativa de centros de creación de conocimientos;

el liderazgo: existen empresas líder capaces de dirigir un metadistrito en un contexto muy marcado por la gran presencia de PYME.

3.6

El proceso de conocimiento de este fenómeno encaminado a planificar acciones dirigidas a los metadistritos es indudablemente aún más complejo y articulado debido a que, como ya se indicó en relación con la identificación de los metadistritos, el objetivo es seleccionar de forma experimental ámbitos de excelencia de producción con fuertes vínculos –existentes o potenciales– con el mundo de la investigación, la producción y la innovación. Sin embargo, la comprensión de los fenómenos sigue siendo complicada, al contarse con escasos estudios empíricos al respecto y poca documentación estadística.

3.7

El plano de la programación debe comprender todos los elementos necesarios para analizar mejor las características de los metadistritos:

la identificación y cuantificación de los agentes tradicionales: empresas de sectores especializados de producción, transformación de materias primas y semielaboradas, maquinaria, servicios de producción, componentes del sector, identificación de las especializaciones pujantes de cada sector y modelos de transferencia de tecnologías entre empresas;

identificación y cuantificación de los nuevos agentes del sistema: universidades, centros de investigación científica, servicios tecnológicos para las empresas, comunicación y comercialización, identificación de los agentes líder, relaciones e interacciones con el sector de producción y modelos de transferencia y cooperación tecnológica;

análisis comparativos a escala nacional e internacional con el fin de identificar sistemas de producción similares, evaluar las macrodinámicas de los campos relacionados, analizar las estrategias de desarrollo actuales de la administración pública en ámbitos específicos y evaluar el sistema de relaciones entre el sector público y el privado y entre las universidades, los centros y las empresas;

evaluación de la competitividad de los sectores de los metadistritos y de la potencialidad del sistema; análisis SWOT  (13) de los metadistritos, con una particular atención a las debilidades y a los riesgos;

identificación de las directrices de intervención: políticas y acciones dirigidas a la investigación, las inversiones, la internacionalización y la competitividad en los mercados extranjeros;

grado de preparación y compromiso de los trabajadores –en los distintos niveles– integrados en los distritos.

3.8

Efectivamente, pasar a un sistema dominado por el conocimiento también conlleva importantes problemas de gobernanza:

la evolución del distrito hacia una configuración de red abierta, o de redes locales integradas en sistemas de red globales de producción, junto con la transferencia y el uso de conocimientos implica pasar de las empresas no organizadas en distritos del antiguo sistema de división del trabajo basado en la producción –en que hasta ahora han funcionado con éxito– a un nuevo sistema centrado en el conocimiento, que engloba a todos los trabajadores, a los cuadros públicos y privados, y a todos los niveles. Mientras el primero se centra en la capacidad de gestionar operaciones prácticas de fabricación, el recurso importante del segundo lo constituye la capacidad de gestionar flujos globales de información, de comunicarse mediante lenguajes científico-técnicos y de dirigir modelos complejos de organización en un contexto de necesidad endógena del distrito de reinvertir en la formación profesional y en el conocimiento estructurado;

los procesos interactivos centrales son conexiones entre las relaciones de colaboración y confianza entre empresarios de un distrito, y entre empresarios y trabajadores, así como entre la organización pluralista del proceso de producción y la relación de colaboración entre las empresas y de éstas con los entes locales y regionales. El elemento clave viene representado por el valor del concepto del capital social dentro del sistema de agregación de distritos  (14) y por el modo en que las políticas responden a la disipación progresiva de dicho capital social y a la degeneración del sistema vivaz y dinámico de interacción social;

el distrito contiene un calidoscopio de ambiciones y de frustraciones, así como de formas de competencia, emulación y colaboración que definen a toda su comunidad. Todo ello dirigido a penalizar los comportamientos desfavorables y a premiar los que favorecen el desarrollo de los distritos mediante patentes de fiabilidad.

3.9

Por último, las nuevas estructuras de servicios que actúan como interfaz cognitiva entre la dimensión local y las redes globales. Se trata del nacimiento de nuevas agencias calibradas en base a las exigencias de las empresas locales y a sus mecanismos originales de competencia y cooperación dirigida a asistir en la evolución del proceso de producción.

4.   La situación de los distritos en Estados Unidos y a escala internacional

4.1

En lo relativo a la experiencia estadounidense, según algunas estimaciones ya a mediados de los años 90 se contaban en los Estados Unidos cerca de 380 distritos y agrupaciones de empresas, que operaban en un amplio abanico de sectores industriales y de servicios, y que representaban el 67 % de la población activa y el 61 % de la producción de Estados Unidos (15). Nacidos a menudo de la crisis de las estructuras productivas regionales, como en el caso del San Diego Cluster californiano, surgido de la reconversión del sector de la defensa, dichos distritos se han beneficiado del prominente papel desarrollado por los gobiernos estatales y locales, los cuales iniciaron un proceso aprovechado después por el sector privado. Así, en Arizona una comisión gubernativa ha desarrollado en las universidades locales una acción de localización de los distritos en el territorio, reagrupando los principales agentes del sector privado y promoviendo con ello la creación de organizaciones de distrito con el fin de evaluar y hacer frente a los vínculos y las oportunidades de cada uno de los distritos. Algunas iniciativas similares se han desarrollado en otros Estados de la Unión, como por ejemplo los de Nueva York, Minnesota, Oklahoma y Oregón.

4.2

En Canadá, el Gobierno federal ha colocado en el lugar preferente de su estrategia para la innovación la creación y el desarrollo de distritos industriales basados en el conocimiento, reconocidos a nivel internacional, gracias a su definición por parte de las principales agencias federales (granting agencies) de las inversiones en materia de investigación efectuadas por las 27 regiones y ciudades del país. La estrategia canadiense para la innovación ha incluido entre sus objetivos prioritarios a la política general innovación el de desarrollar hasta 2010 al menos diez «technology clusters» internacionalmente reconocidos. La presencia en los distritos industriales de grandes instituciones de investigación, a menudo de carácter universitario, es una característica bastante frecuente de la experiencia canadiense (16).

4.3

En los contextos asiáticos y latinoamericanos, las experiencias han resultado ser extremadamente heterogéneas. Existen distritos en India e incluso en China. En Pakistán, la presión de los nuevos retos competitivos provenientes de la liberalización del comercio y de la globalización ha acentuado la tendencia a colaborar con las asociaciones industriales y con los servicios que proporcionan éstas para así hacer frente a las exigencias de niveles internacionalmente reconocidos de garantía de calidad. En Brasil y México, los distritos han debido hacer frente a una competencia internacional en materia de precios, como consecuencia de la fuerte penetración china en el mercado norteamericano, competencia que ha impulsado por una parte una nueva fase de integración vertical y, por otra, una diferenciación de los propios distritos.

4.4

En Nueva Zelanda se han adoptado, por parte de los gobiernos locales, varias iniciativas de promoción de distritos industriales, mientras que en Australia se han desarrollado, en particular por iniciativa de las autoridades locales de Adelaida, Cairns y Hunter Valley, acciones de abajo arriba que han definido grupos empresas que han desarrollando entre sí una dinámica relacionada con sus respectivas necesidades, y que han obtenido en algunos casos financiaciones oficiales para la financiación de los estudios, las consultorías y los servicios de secretaría.

5.   La situación actual y los instrumentos existentes en la UE

5.1

En muchas zonas de Europa la política industrial, que hasta ahora se orientaba hacia las políticas y acciones del sector, ha comenzado a interesarse por el territorio para apoyar las condiciones que han contribuido al éxito del « Made in ...» en todo el mundo. Sin embargo, en muchas ocasiones los sistemas de producción local se han tenido que enfrentar a dificultades a la hora de dar respuestas adecuadas del punto de vista de la gestión y la organización; esto ha dejado vía libre a nuevos tipos de apoyos, que ya no se orientan hacia las empresas individuales, sino hacia el sistema territorial en su conjunto.

5.2

Las autoridades locales, junto con las universidades, los centros de investigación, las asociaciones empresariales y las entidades de crédito, se han comprometido a apoyar las medidas dirigidas a la difusión de la innovación, el fomento de la calidad, el aumento de la comercialización de productos locales y la creación de proyectos de sistema mediante iniciativas basadas en las relaciones empresariales.

5.3

Los distritos industriales, ya reconocidos jurídicamente en diversos países europeos (por ejemplo, en Italia, por mediación de la Ley 317/1991), se consideran unánimemente un éxito en algunas economías nacionales, en particular la italiana. A pesar de ello, no es fácil identificarlos de forma precisa y, de hecho, su identificación por parte de los entes institucionales no coincide ni con su número, ni con su sector de especialización.

5.4

La promoción de distritos ha sido objeto de iniciativas a escala regional en Italia (Piamonte, Lombardía, Véneto, Emilia-Romaña y Toscana), España (Cataluña y Valencia) y Alemania (por ejemplo, las iniciativas BioRegio, Exist e InnoRegio). En Francia, la Datar (17) ha desarrollado, en su calidad de servicio interdepartamental del Primer ministro, políticas específicas de apoyo al desarrollo de los sistemas productivos locales generados en el Club de distritos industriales de Francia. En Escocia, País de Gales e Irlanda del Norte, existen numerosas experiencias de distritos.

5.5

También los países nórdicos han desarrollado enfoques propios en materia de política de distritos, como por ejemplo Dinamarca, donde la metodología de los distritos ha tenido una repercusión importante en la política económica del país, o Finlandia, donde la promoción de los distritos ha influenciado no sólo la política económica sino también la de investigación científica, la tecnológica y la de formación.

5.6

En los nuevos Estados miembros, se han lanzado, desde 2000-2001, varios programas de desarrollo de los distritos. En la República Checa se ha creado el programa Cooperación. Hungría ha lanzado el programa NFT-GVOP, que prevé el desarrollo de parques industriales (18) que tienen su origen en una ONG (19): la Asociación de parques industriales. Actualmente, Hungría cuenta con unos 165 parques industriales, en los cuales se concentra el 18 % del empleo industrial y el 28 % de las exportaciones industriales. En el período entre 1997 y 2003 en los parques húngaros se han invertido 46 182 000 euros (20). El programa PGK (21) surgió en la región transdanubiana occidental y el programa SME Clustering/Networking en Polonia. En Eslovenia se lanzó en 2001 un programa trienal para el desarrollo de los distritos, que ha implicado a más de 500 empresas y 50 instituciones. Además, hay más de 130 proyectos piloto y experiencias que están desarrollándose en los Países Bálticos. En Malta se ha puesto en funcionamiento por parte de los entes locales una estrategia de apoyo a distritos clave, en sectores como la sanidad, la oceanografía, las tecnologías de la información, la aviación y los servicios. Asimismo, en los países candidatos a la adhesión se han desarrollado experiencias significativas, como por ejemplo el distrito de Timisoara, en Rumania. En Bulgaria, en 2001, en el marco del programa Phare «Capacity building for accelerated growth of the SME sector in Bulgaria», se identificaron cinco distritos potenciales. Para su posterior desarrollo, el Ministerio de Economía ha considerado oportuno crear una Agencia nacional encargada especialmente de tutelar su desarrollo.

5.7

En los Países Bajos, la lógica de los distritos ha pasado a formar parte de los programas gubernamentales, mientras que en Austria se han desarrollado políticas específicas destinadas a reforzar los vínculos entre las instituciones de investigación y el sector privado, reducir los obstáculos reglamentarios y administrativos a la innovación, promover distritos específicos y crear centros de competencia.

5.8

Una política favorable a los distritos implica, sin embargo, un enfoque integrado global que tenga en cuenta los vínculos entre las empresas, entre los sectores industriales y también entre las empresas, las instituciones y los entes locales. Con arreglo a este enfoque, el sector privado debería ser el motor de las iniciativas, mientras que el sector público debería desarrollar un papel de facilitador y catalizador.

5.9

El sistema de distritos da origen a diversos fenómenos de integración horizontal entre empresas, que van de las relaciones entre empresas del sector primario y secundario, pasando por las de un mismo sector, hasta la externalización. Esta integración permite mantener un alto grado de flexibilidad y realizar actividades económicas propias de grandes empresas a través de la integración productiva. La capacidad del distrito de proveer autónomamente en todas las fases de la cadena de producción dentro del sector en que opera mediante la fragmentación de las fases de producción, permite gestionar con flexibilidad los costes de producción y ajustarse más fácilmente a las condiciones del mercado.

5.10

El éxito que los productos de distrito han logrado en los mercados internacionales también es fruto de su gran capacidad de innovar y de su constante búsqueda por mejorar los productos, ambas favorecidas por la competencia entre las mismas empresas de la zona industrial y por la interacción con las universidades y/o centros de enseñanza superior del territorio. Estas sinergias han hecho que sectores normalmente considerados poco desarrollados desde el punto de vista tecnológico (por ejemplo, el sector textil y de confección) sean competitivos a nivel internacional.

5.11

Hasta ahora los elementos que se han tenido en consideración para determinar los indicadores de la posible existencia de un distrito han sido factores como: la densidad empresarial, el nivel de especialización de los sectores y el porcentaje de empleados en el sector de las transformaciones. Por lo tanto, se ha tratado siempre de valores cuantitativos con el objetivo de poder decidir de forma objetiva. No obstante, hay que analizar factores como el perfil económico, la innovación del producto, la estrategia de conjunto de las empresas y, sobre todo, el elemento «red». Efectivamente este último es fundamental tanto para determinar el origen de la estructura del distrito como para identificar los futuros puntos fuertes del metadistrito con vistas a establecer un vínculo estrecho entre la investigación y las empresas.

5.12

A escala de la Unión Europea, varias iniciativas pueden contribuir al desarrollo de los distritos tecnológicos europeos, si bien hasta ahora no ha madurado una política integrada auténtica y propia a favor del desarrollo de las redes de distritos innovadores, coherente con el relanzamiento de la estrategia de Lisboa, confirmado por el Consejo Europeo de 4 y 5 de noviembre de 2004, y con el compromiso de reintegrar cuanto antes en el mercado único ampliado el tejido económico y social de las pequeñas y medianas empresas de los antiguos y nuevos Estados miembros.

5.13

La Europa de los 15 desarrolló una serie de instrumentos comunitarios susceptibles de ser activados con el fin de promover el desarrollo y la creación de redes de distritos del conocimiento. Dichos instrumentos se refieren, concretamente, a la política regional, la política de investigación y desarrollo, la política de empresa e innovación, la política de la sociedad de la información y por último la política de formación.

5.13.1

Política regional. Gracias a su dotación financiera, particularmente importante, la política de investigación e innovación de los Fondos Estructurales promueve, mediante las acciones innovadoras derivadas del artículo 10 del FEDER, el programa RIS (Estrategias de innovación regional) y las iniciativas comunitarias, como Interreg III — Sección C, en particular el desarrollo regional. Por su parte, el Fondo Europeo de Inversiones y el Banco Europeo de Inversiones, con su «Iniciativa para el crecimiento», constituyen elementos activos que permiten desarrollos innovadores «en red» de las PYME.

5.13.2

Política europea de IDT. El Sexto programa marco de investigación y desarrollo 2002-2006 constituye una fuente importante de posibles apoyos al desarrollo de realidades de distritos del conocimiento, concretamente en los ámbitos de:

nuevos instrumentos de proyectos integrados y redes de excelencia realizables para los objetivos indicados en la prioridad temática horizontal, dedicada a las PYME,

línea de intervención «investigación e innovación»,

becas «Marie Curie» para las empresas previstas en el segundo programa específico,

esquema de coordinación ERA-NET,

acción Ciencia y gobernanza (Foresight tecnológico).

5.13.3

Además, el Plan de acción «Más investigación para Europa — Objetivo: 3 % del PIB», prevé una serie de nuevas acciones a escala nacional y europea. Asimismo, en el ámbito de los servicios de aplicación del programa Galileo de radionavegación por satélite será posible desarrollar iniciativas de apoyo a las redes de distritos europeos del conocimiento.

Sin embargo, como han revelado recientes informes, entre otros el relativo a la participación de las PYME en el Programa, el acceso de estas empresas ha experimentado fuertes dificultades, en particular en los nuevos Estados miembros (22).

5.13.4

Política empresarial. En el ámbito de la política empresarial y de innovación, cabe destacar en particular:

el programa Innovación y PYME,

el programa RITTS (Estrategias de innovación regional y de transferencia tecnológica),

los proyectos TRIP (Proyectos de innovación transregional),

la acción piloto PAXIS, para la creación y el desarrollo de redes de empresas innovadoras, así como otras acciones piloto en curso, en apoyo del desarrollo de la redes sectoriales de distritos industriales,

la red de Euro Info Centers.

5.13.5

De entre las iniciativas desarrolladas por la DG Empresa, tienen particular interés las relativas al desarrollo de redes de distritos y las acciones en favor de las empresas y redes de empresas del programa IDAbc. En el marco de las acciones conjuntas para el desarrollo sostenible gestionadas por la DG Medio Ambiente, en cambio, cabe recordar en particular las iniciativas de cooperación entre distritos industriales en materia de certificación EMS-EMAS (Eco-Management and Audit Scheme) financiadas a escala regional.

5.13.6

Política de la sociedad de la información. Es posible activar muchos proyectos en apoyo de la redes de distritos, en el ámbito del programa e-Europe 2005 y, en particular, en el marco de las iniciativas e-Government, e-Business, e-Commerce, e-Procurement, redes de banda ancha, e-Inclusion, Go Digital.

5.13.7

Política de instrucción y formación. Determinadas medidas previstas en los programas Sócrates y Leonardo pueden activarse por medio de acciones de formación destinadas a las redes de distritos del conocimiento, y también pueden proyectarse iniciativas en el ámbito del programa e-Learning y del programa e-Europe 2005.

6.   Hacia un nuevo enfoque estratégico de las políticas de la UE en favor de los nuevos distritos del conocimiento

6.1

Durante el Consejo Europeo de primavera de 2004 se destacó que «las medidas adoptadas a escala europea son sólo parte de la fórmula necesaria para encauzar debidamente la estrategia de Lisboa; son numerosas las reformas (23) y las inversiones, responsabilidad de los Estados miembros, que siguen pendientes de realizarse.» Dichas orientaciones han sido confirmadas por el Consejo Europeo de 4 y 5 de noviembre de 2004, durante el cual se presentó el Informe Kok (24).

6.2

Se han definido los desafíos más significativos en tres ámbitos estratégicos fundamentales para el crecimiento:

6.2.1

El desarrollo de redes inteligentes transnacionales, que habrá de conseguirse utilizando entre otros la iniciativa comunitaria para el crecimiento y dando prioridad a las inversiones de investigación, innovación y formación a lo largo de toda la vida. Otro elemento importante es la determinación y la formación de nuevos perfiles profesionales, recurriendo para ello a los instrumentos de cooperación previstos en el Sexto programa marco.

6.2.2

El reforzamiento de la competitividad de las empresas en el mercado global y de la sostenibilidad ambiental, que habrá de llevarse a la práctica, entre otros, mediante el desarrollo de las comunicaciones de banda ancha y la redes de alta velocidad, necesarias para la investigación y para la innovación (Geant), la utilización de las aplicaciones piloto del programa Galileo, así como el desarrollo de iniciativas en el marco del programa e-Europe 2005.

6.2.3

La potenciación de la llamada «política de proximidad» (25) de la Europa ampliada, que debe tener por objeto conseguir sinergias más orgánicas y consistentes con los nuevos vecinos de Europa, en la perspectiva de crear una zona de prosperidad y seguridad mediante la puesta en práctica de mecanismos de cooperación en temas sensibles como la gestión de las fronteras comunes, el control de los flujos migratorios y la lucha contra toda delincuencia organizada.

6.3

En todos los países de la Unión, y en particular en los nuevos Estados miembros, existe una conciencia creciente de la importancia de las redes de distritos y de los distritos industriales como elemento que ha de permitir reforzar la competitividad y la productividad, mejorar la política de empleo, aumentar la calidad de los puestos de trabajo y favorecer el desarrollo de las pequeñas y medianas empresas.

6.4

En opinión del Comité, es necesario que, también a escala de la Unión, se desarrolle la política integrada en favor de una plataforma europea para el apoyo a la creación de nueva redes europeas de metadistritos del conocimiento.

6.5

El CESE tiene el convencimiento de que, en una perspectiva de mercado global, los nuevos metadistritos del conocimiento son un auténtico instrumento de éxito que permite por una parte garantizar a las PYME un mejor acceso a competencias de calidad, servicios comunes modernos y nuevas infraestructuras del conocimiento, y, por otra parte, mejorar la gestión de las empresas y desarrollar la toma de conciencia y madurez de la fuerza de trabajo.

6.6

El Comité considera que la creación de una plataforma europea de distritos podría proporcionar el marco de coherencia, transparencia y facilidad de acceso, muy necesario tanto para el mundo de las PYME como para los Estados miembros, antiguos y nuevos, así como para los países candidatos y las zonas de proximidad europea.

6.7

La citada plataforma europea de distritos debería poder coordinar las numerosas políticas que gestionan las diferentes Direcciones Generales, los instrumentos hoy disponibles y las acciones comunitarias.

6.8

En opinión del Comité, la citada plataforma europea debería contar con una dotación financiera que le permita conseguir la masa crítica necesaria para sostener la intervención de la Unión. Las acciones coordinadas dentro de la plataforma y conducidas en el ámbito de la estrategia de Lisboa podrían sin duda contribuir al desarrollo de aquellas PYME dotadas de una particular riqueza en conocimiento tácito estratificado. Dicho conocimiento podría ser codificado y transformado en patrimonio común mediante la acción comunitaria, y transferido a las redes europeas.

6.9

La plataforma europea de distritos debería garantizar un marco programático destinado a:

nuevas iniciativas de redes europeas de metadistritos para los sectores industriales específicos, cuando dichas acciones sean necesarias también en relación con la creación de plataformas tecnológicas, como en el caso de la industria bioquímica, la aeroespacial, la textil, la de tecnologías de la información y la de comunicación;

nuevas iniciativas destinadas a desarrollar una visión estratégica compartida que permita explorar las futuras opciones europeas en ámbitos en los que se experimente en innovaciones, tanto en los productos como en los procesos, anticipando los potenciales desarrollos;

acciones de strategic capacity building de redes de distrito en los antiguos y nuevos Estados miembros, en los países candidatos y en los países limítrofes;

verificar la relación entre la dimensión del metadistrito y la política de empleo;

acciones que permitan potenciar el crecimiento cultural de los trabajadores en la organización de los distritos;

intercambio de mejores prácticas de red, sobre la base de criterios armonizados de evaluación y de recorrido; el objetivo consiste en crear un fundamento sólido para el área de investigación e innovación europea en la Unión ampliada, con evaluaciones de impacto y feedback claro y comparable, con el fin de poder acumular una suma adecuada de conocimientos codificados y transferibles;

acciones de formación conjunta para los gestores de distrito, responsables de empresa y responsables de los sistemas financieros y de crédito, que se desarrollarían con los responsables políticos y los responsables del sector público, es decir, con los cuadros de los entes locales y regionales responsables de dicha formación;

creación de cátedras Jean Monnet (26) especializadas en nuevas redes de distritos del conocimiento, así como premios europeos a las dinámicas de distrito europeas de más éxito y transferibilidad;

creación de un sistema de becas de estudio para agentes tecnológicos de distrito, con el fin de financiar la presencia en las redes de investigadores y expertos capaces de realizar auditorías y marketing tecnológicos;

desarrollo de una importante función de comunicación e información basada en un portal interactivo sobre los distritos del conocimiento;

facilitación de acceso a los conocimientos adquiridos y a los proyectos, con asistencia de los institutos del Centro Común de Investigación y en particular del Instituto de Prospectiva Tecnológica de Sevilla;

inclusión de una línea presupuestaria específica para el desarrollo de las redes de distritos del conocimiento del Séptimo programa marco de IDT y demostración;

inclusión de un programa de actividades de apoyo al desarrollo de los distritos, en el nuevo marco de la política de cohesión para 2007-2013.

7.   Recomendaciones finales

7.1

En todos los países desarrollados está en marcha un proceso de desindustrialización, y en la UE el valor añadido del sector terciario ha alcanzado ya el 70 % del total del PIB (frente a un 22 % correspondiente a la industria, un 5 % a la construcción y un 3 % a la agricultura) (27). Pero este proceso no debe facilitarse, porque buena parte del valor añadido de los servicios se dirige a las empresas (28) o viene de las empresas: comercio y transporte (21,6 %), servicios financieros y servicios a las empresas (27,2 %), administración pública (21,6 %) (29).

7.1.1

Una política que pueda respaldar y difundir el espíritu que anima las experiencias de los distritos puede sin duda contribuir a que los distritos de la Europa ampliada, en su totalidad, compitan con naciones en las que actualmente el coste del trabajo es inferior, pero donde no existe diálogo entre las partes sociales y donde las normas de higiene y seguridad en el trabajo no se respetan.

7.1.2

Se trata, en substancia, según el CESE, de valorizar en mayor medida los márgenes competitivos, que se derivan de una práctica correcta y experimentada de responsabilidad social dentro de las empresas (30), que conduce al mundo del trabajo, en su conjunto, a producir con conciencia y seriedad, a respetar los plazos, a determinar el «precio justo» (31) y a ofrecer garantías de competencia, puntualidad y seriedad en los servicios post venta.

7.2

El CESE desea que se logren los medios para intensificar las conexiones en red de los nuevos distritos, sobre todo de los nuevos Estados miembros, al objeto de estimular una demanda bien informada que sea impulsada por el mercado.

7.3

Se deberían asignar fondos progresivamente decrecientes (por un período de 3 ó 4 años) destinados a cubrir estudios de viabilidad, start-up, costes de corretaje de red, sostenibilidad medioambiental y laboratorios de ensayo para homologación.

7.4

El marco tecnológico y las relaciones sociales cambian rápidamente e imponen la creación sin demora de nuevas figuras profesionales, con las consiguientes exigencias de instrumentos de formación permanente (32), para:

corredores de red;

expertos en mercadotecnia tecnológica;

animadores de innovación y transferencia tecnológica;

gestores de megadistritos.

7.5

Gracias a su propia experiencia, el CESE insta a que se organicen en el ámbito de los metadistritos cursos basados en la innovación tecnológica en los que participen conjuntamente actores públicos y privados, la industria, el mundo del trabajo, la universidad y la banca. Y podrían acompañarse de becas para la realización de prácticas cruzadas entre personal del sector público y el privado, entre la industria y el mundo académico.

7.6

La DG Innovación, a la que corresponde el mérito de respaldar las experiencias europeas en un contexto mundial, debería aumentar su apoyo a los mecanismos de lanzamiento, control y evaluación de ejercicios de foresight tecnológico y de evaluación comparativa interdistritos y transnacional, con el fin de aumentar constantemente la base cultural e informativa sobre los cambios en curso y sobre los instrumentos para dominarlos.

7.7

Para facilitar el crédito, que representa siempre un elemento crítico en todos los Estados miembros, pero en particular en los de reciente adhesión, se podría organizar una ventanilla en el FEI (33), con la tarea de respaldar, con los instrumentos avaladores de que dispone, las garantías sobre los créditos concedidos por los bancos, instituciones financieras, consorcios y cooperativas que operan con las empresas de los metadistritos.

7.8

El nuevo distrito del conocimiento es también, en opinión del CESE, el lugar ideal para experimentar todas las formas más avanzadas de responsabilidad social de las empresas, a través de formas de gobierno electrónico y de comercio electrónico, así como las nuevas relaciones e-business2business, que son fundamentales para el desarrollo transnacional de las redes de distritos, con la ayuda de las redes interoperativas comunes IDA-bc (34), en estrecha relación con el programa e-Europe 2005 (35).

7.9

El CESE considera también importante que la Comisión proceda a la creación de un «Thesaurus» de nomenclatura común que sea utilizado por todos los distritos que participan en los programas comunitarios, además de un banco de datos interactivo, europeo, que comprenda todos los distritos, clasificados por sectores y actividades.

7.10

Sería asimismo importante que, en el seno de la DG Empresa, se procediera a la creación de un núcleo comunitario de coordinación y de cooperación entre las realidades de los distritos y las distintas instituciones implicadas. Dicho núcleo podría, entre otras cosas, preparar y mantener actualizadas guías de buenas prácticas para su difusión a nivel regional.

7.11

La cultura que está en la base de la responsabilidad social de las empresas y que constituye en éstas un recurso para la colectividad se opone a la intromisión de la burocracia, que sobrecarga los costes y resta interés al «quehacer». Por consiguiente, se considera que el lanzamiento de una iniciativa «Slid» representa un instrumento valioso para extender a los distritos las experiencias maduradas con el programa Slim (36).

7.12

Sería también oportuno, en opinión del CESE, que se creara un Help Desk para ofrecer asesoramiento y asistencia en materia de propiedad intelectual, además de una serie de servicios en relación con la vida de los distritos, que cada vez más forman parte de las redes europeas y el mercado global.

7.13

Es necesario facilitar la participación de los actores de los distritos en los proyectos normativos previos y de conformación, con miras al desarrollo tecnológico, que se llevan a cabo en el marco de las organizaciones CEN, CENELEC, ETSI y NORMAPME (37).

7.14

El CESE considera importante llamar la atención sobre el próximo V Programa plurianual en favor del espíritu empresarial y la competitividad de las empresas, para el período 2007-2013 (38), que aborda la realidad y las exigencias de los distritos industriales.

7.15

En opinión del CESE, que se basa entre otras cosas en las experiencias acumuladas durante los últimos años y sobre todo después de los Consejos Europeos de Lisboa, Barcelona y Sevilla, sería muy oportuna la creación de una plataforma europea de diálogo permanente, dividida por sectores y por actividades, e integrada por los responsables de los distritos, autoridades públicas, interlocutores sociales, representantes financieros, centros de investigación y ONG.

7.15.1

El CESE considera necesaria una reflexión sobre el reconocimiento comunitario de las redes europeas de metadistritos del saber, con el objetivo de:

facilitar los intercambios dentro y fuera del mercado único;

permitir a las empresas de diferentes países poner en común sus recursos;

dar al proyecto de distrito una plena validez europea, con acceso directo a los programas y a las iniciativas europeas; y

someter a evaluación, control y evaluación comparativa las redes de distritos europeos.

7.15.2

En esta óptica, el CESE considera oportuno que se organice, basándose en el presente Dictamen, una audiencia pública en la que participen las entidades de distrito y las organizaciones interesadas, en los diferentes niveles territoriales, con objeto de estimular la cooperación transfronteriza y poner de manifiesto:

las ventajas políticas: el desarrollo de la cooperación económica transnacional favorece la integración europea y las buenas prestaciones en los mercados globales;

las ventajas en materia de simplificación: pueden identificarse, de hecho, nuevos tipos de formalidades de acceso a los recursos del conocimiento, financieros y productivos;

las ventajas económicas, bajo el perfil de la competitividad: los distritos europeos del conocimiento podrían optar por un consorcio europeo en red, que podría tener por distintivo una marca europea;

las ventajas en el amplio e interesante campo de la asociación entre el sector público y el privado: las nuevas realidades de los distritos deberían asociar sistemas de empresas privadas con entes y autoridades locales, por cuanto éstas pueden desarrollar un importante papel como catalizadores activos y generadores de propuestas;

las ventajas en la integración entre la empresa, la universidad y la investigación, a fin de poder llegar, con carácter sistemático, hasta las nuevas realidades tecnológicas e innovadoras.

7.15.3

El consorcio europeo de distritos europeos del conocimiento debería favorecer el espíritu empresarial, la responsabilidad social, la creación de nuevas actividades, el desarrollo de la formación permanente e incitar a la asociación transfronteriza. El consorcio debería cumplir los requisitos siguientes:

ser de acceso fácil y libre tanto para las personas físicas como para las jurídicas (públicas y privadas);

tener por características la simplicidad, la flexibilidad y la adaptabilidad, en función de las exigencias de los diferentes asociados;

ser evolutivo y elástico, a fin de poder adaptarse a la evolución de los mercados;

tener una estructura de nivel europeo, en la que participen muchos de los Estados miembros o asociados (39).

7.15.4

Naturaleza. El distrito europeo del conocimiento debería tener carácter privado y por consiguiente no debería recurrir públicamente a los ahorradores.

7.15.5

Concesión. El distrito europeo del conocimiento debería hacer referencia a los criterios que regulan la constitución de consorcios, que pueden participar en el Sexto programa marco de IDT, debería tener una duración de cinco años renovables (40) y estar inscrito en un registro pertinente, en el marco de una plataforma de distritos europeos del conocimiento instituida ante la Comisión.

7.15.6

Estatuto jurídico. El coordinador del distrito europeo del conocimiento debería ser el único interlocutor reconocido en las relaciones con las instituciones comunitarias, del mismo modo que sucede para los proyectos integrados y las redes de excelencia en seno del Programa marco de IDT comunitario.

7.16

En conclusión, el CESE estima que la experiencia adquirida con los distritos debe orientarse ahora hacia los metadistritos del conocimiento, lo que representa una gran oportunidad para:

aumentar el empleo,

mejorar las relaciones sociales en el mercado de trabajo,

incrementar las competencias profesionales de los trabajadores, a todos los niveles,

mayor seguridad e higiene en el lugar de trabajo,

desarrollar y extender la certificación ética y medioambiental (ISO 14.000 y EMAS),

afrontar mejor los problemas del crédito y el impacto de Basilea II,

mejorar la calidad y la competitividad de los productos fabricados en Europa,

respaldar y ampliar las posibilidades de exportación,

fortalecer el poder del trabajo, de los trabajadores y de la empresa ante la burocracia.

7.17

Por estos motivos, y a los distintos niveles: local, nacional y europeo, el desarrollo de los metadistritos debe apoyarse y estimularse.

Bruselas, 6 de abril de 2005.

La Presidenta

del Comité Económico y Social Europeo

Anne-Marie SIGMUND


(1)  Véase: Becchettini, Los distritos industriales y las dinámicas sociales, 1995.

(2)  COM(2001) 366 final, de 18.7.2001.

(3)  «Meta», prefijo de origen griego (metà) que significa lo que está más allá, lo que supera algo. El metadistrito rebasa el ámbito tradicional del distrito, situándose más allá del distrito tradicional.

(4)  Por distritos inteligentes del saber, del conocimiento o tecnológicos, se entiende los nuevos distritos que, en oposición a los distritos industriales, utilizan ampliamente las tecnologías de la información y de la comunicación.

(5)  En el COM(2002) 714 final de 11.12.2002 se señala que las plataformas tecnológicas constituyen medios «que abren los mercados a la cooperación y elaboran a largo plazo planes estratégicos de I+D para tecnologías específicas. Dichas plataformas pueden garantizar también la necesaria sinergia entre autoridades públicas, usuarios, reguladores de mercados, industria, consumidores y polos de excelencia. Es preciso, pues, asegurar la coherencia entre la investigación que cree nuevas tecnologías y el marco regulador en el que esas tecnologías puedan desarrollarse y comercializarse».

(6)  «Facing the challenge», Informe Kok sobre la estrategia de Lisboa, presentado a la Comisión el 3 de noviembre de 2004 y al Consejo Europeo de Bruselas el 4-5 de noviembre de 2004: «Los decepcionantes resultados de la estrategia son debidos en primer lugar a una falta de acción política decidida» y «La agenda de Lisboa se ha sobrecargado, la coordinación ha sido deficiente y se han registrado conflictos de prioridades». (Traducción provisional a falta de la versión oficial).

(7)  «It provides a realistic, but worrying, assessment of progress. It shows that we must act now to make up for lost time». Discurso del Presidente designado de la Comisión al Consejo Europeo de Bruselas de 4-5 novembre 2004.

(8)  «We will need to refocus priorities , measure progress and assume greater responsibility for following them through». Cfr. «Facing the challenge».

(9)  DO C 120 de 20.5.2005 (ponentes: Sres. VEVER, EHNMARK y SIMPSON).

(10)  R. Nelson y S. G. Winter (1982), «An evolutionary theory of economic change». El saber tácito, que se contrapone a la información o «saber codificado», no está formalizado y se transmite sólo a través de la interacción social.

(11)  Cfr. COM(2004) 474 final de 14.7.2004 y el Dictamen CESE 139/2005 de 10.2.2005 (ponente: Sr. KORYFIDIS).

(12)  Cfr. Final report of the expert group on enterprise clusters and networks, p. 9 – Comisión Europea DG Empresa, 2002.

«Grupos de empresas independientes e instituciones asociadas que: colaboran y compiten; se concentran en una o varias regiones geográficas, aun cuando la agrupación industrial pueda tener una extensión global; se especializan en un ámbito determinado, unido por tecnologías y capacidades comunes; tienen carácter científico o tradicional; están compuestas por clusters de tipo institucional (con su gestor específico) o no institucional; en los que el cluster tiene una influencia positiva en la innovación y la competitividad, la formación de capacidades y la información, y el crecimiento y la dinámica de desarrollo a largo plazo». (Traducción provisional a falta de la versión oficial).

(13)  En inglés, iniciales de: puntos fuertes, puntos débiles, oportunidades y riesgos.

(14)  Las encuestas llevadas a cabo entre trabajadores de distritos muestran un fuerte sentido de participación y motivación de éstos, incluso en los niveles más bajos (región Lombardía, preámbulo a la Ley sobre Metadistritos, 2004).

(15)  Cfr. OCDE «Incoraggiare l'imprenditorialità come motore della crescita in una economia globalizzata» 2004 – 2da Conferencia de la OCDE de ministros de Pequeñas y Medianas Empresas, Estambul 3-5 junio de 2004.

(16)  Cfr. Canada Foundation for Innovation: «Research funding: key to clusters», 2003 – J. Adam.

(17)  Datar: Délégation à l'aménagement du territoire et à l'action régionale.

(18)  Con una superficie mínima de 25 000 metros cuadrados y con una sociedad de gestión que se ocupa de las infraestructuras y de las empresas. El sector público y el privado participan para contribuir a la acción de los parques. Faltan, lamentablemente, los bancos y las instituciones financieras.

(19)  ONG: organización no gubernamental.

(20)  Fuente: Janos Toth, miembro del CESE.

(21)  PGK: Pannon Gazdasagi Kezdemenyezes.

(22)  Cfr. Cordis, Comunicado de prensa: La UE desea aumentar la participación de las PYME en el Sexto programa marco (14.1.2005); cfr. también Comisión Europea: Five years assessment of IST research and development (17.1.2005).

(23)  Informe de la Comisión al Consejo Europeo de primavera “Hagamos Lisboa - Reformas para la Unión ampliada” COM(2004) 29 final, de 20.2.2004.

(24)  Cfr. Nota 2.

(25)  El Proceso de Barcelona para la cuenca mediterránea (1995), el proceso de asociación y estabilización de los Balcanes occidentales, y los acuerdos de cooperación y asociación con los países de la Comunidad de Estados Independientes (ex URSS).

(26)  Desde el comienzo, en 1990, y octubre de 2003, la DG Educación y Cultura ha aprobado cerca de 2 500 proyectos de enseñanza sobre temas europeos, entre los que figuran 82 polos europeos, 601 cátedras y 1 560 cursos permanentes y módulos. Las condiciones para obtener financiación se hacen públicas cada año en el sitio: http://europa.eu.int/comm/education/programmes/ajm/index_fr.html.

(27)  Fuente: Eurostat – Estructura del valor añadido bruto, 2002.

(28)  Según la Oficina de Análisis Económico, cada dólar de demanda final gastado en la manufactura genera 0,55 dólares de PNB en el sector industrial y 0,45 dólares de PNB en los sectores no industriales. Manufacturing in America: A Comprehensive Strategy to Address the Challenges to U.S. Manufacturers; Department of Commerce, January 2004 (http://www.commerce.gov/DOC_MFG_Report_Complete.pdf) november 2004-MANUFUTURE. EUROPEAN COMMISSION.

(29)  Fuente: Eurostat, ibidem.

(30)  Véase Libro Verde sobre la responsabilidad social de las empresas, COM(2001) 366 final de 18.7.2001.

(31)  El concepto de «precio justo» fue acuñado formalmente por los Jefes de Estado y de Gobierno durante el Consejo Europeo de Cardiff, en 1998. El coste medioambiental debe incluirse en el precio del producto y no puede endosarse a las generaciones futuras. Una de las formas más rápidas para integrar las consideraciones medioambientales consiste en fijar precios que reflejen los costes medioambientales de los productos y de los servicios y en utilizar instrumentos de mercado para perseguir los objetivos medioambientales de manera positiva.

(32)  Cfr. nota no 11.

(33)  FEI, Fondo Europeo de Inversiones, creado en 1994 con dos objetivos: respaldar las redes y facilitar el acceso al crédito de las PYME. Los accionistas del FEI son el BEI, la Comisión Europea y numerosos bancos europeos. Sobre todo en los últimos años la acción del FEI se está caracterizando por la ayuda al crédito de las pequeñas empresas y de las microempresas.

(34)  Dictamen CESE 1610/2003 de 10.12.2003, ponente: Sr. PEZZINI (DO C 80 de 30.3.2004). La creación de redes transfronterizas mediante las tecnologías de la información (TI) se ha convertido en el instrumento fundamental para una cooperación entre las administraciones públicas dirigida a dar vida a una Europa moderna, ampliada y segura. Por otra parte, los estudios realizados por la Comisión coinciden en afirmar que las inversiones en este ámbito generan nuevas dinámicas económicas totalmente positivas (con elevados índices de retorno). Una iniciativa comunitaria al respecto es el programa Interchange of Data between Administrations (IDA), que, lanzado por la Comisión en 1993-1995 con IDA I (1995-1999), se ha mantenido en el período 1999-2004 con IDA II, con una dotación de 127 millones de euros, de los cuales aproximadamente el 60 % se ha utilizado para proyectos sectoriales de interés común (PCIs) y el resto para medidas horizontales, destinadas a garantizar la interoperatividad y la plena accesibilidad a las redes transeuropeas.

(35)  EEurope 2005: una sociedad de la información para todos. Plan de acción del Consejo Europeo de Sevilla – 21 y 22 de junio de 2002. Síntesis: el plan de acción pretende crear un contexto favorable para las inversiones privadas y la creación de nuevos puestos de trabajo, aumentar la productividad, modernizar los servicios públicos y garantizar a todos los ciudadanos la posibilidad de participar en una sociedad de la información global. eEurope 2005 pretende por lo tanto promover servicios, aplicaciones y contenidos seguros basados en una infraestructura a banda ancha ampliamente disponible.

(36)  El programa SLIM se creó a comienzos de los años 90, a iniciativa de la DG XXIII, al objeto de simplificar los trámites burocráticos que condicionaban entonces, más que ahora, la vida de las pequeñas empresas y de las microempresas. A raíz de la experiencia de SLIM surgió y se afirmó el programa BEST.

(37)  Comité Europeo de la Normalización (CEN); Comité Europeo de Normalización Electrónica (CENELEC); Instituto Europeo de Normas y Telecomunicaciones (ETSI). Normalización para la pequeña y mediana empresa (NORMAPME).

(38)  Véase COM(2004) 781 final, de 7.12.2004 y CESE 245/2005.

(39)  Cfr. Programa marco de IDT.

(40)  La duración limitada de la acreditación es necesaria para evitar todo riesgo de «fosilización» de las realidades de distrito cuando no se renuevan.


Top