EUR-Lex Access to European Union law

Back to EUR-Lex homepage

This document is an excerpt from the EUR-Lex website

Document 32000D0335

2000/335/CE: Decisión de la Comisión, de 8 de diciembre de 1999, sobre las directivas que fomentan la cría de cabras hembras (Baja Austria) [notificada con el número C(1999) 5210] (El texto en lengua alemana es el único auténtico)

OJ L 120, 20.5.2000, p. 7–11 (ES, DA, DE, EL, EN, FR, IT, NL, PT, FI, SV)

Legal status of the document In force

ELI: http://data.europa.eu/eli/dec/2000/335/oj

32000D0335

2000/335/CE: Decisión de la Comisión, de 8 de diciembre de 1999, sobre las directivas que fomentan la cría de cabras hembras (Baja Austria) [notificada con el número C(1999) 5210] (El texto en lengua alemana es el único auténtico)

Diario Oficial n° L 120 de 20/05/2000 p. 0007 - 0011


Decisión de la Comisión

de 8 de diciembre de 1999

sobre las directivas que fomentan la cría de cabras hembras (Baja Austria)

[notificada con el número C(1999) 5210]

(El texto en lengua alemana es el único auténtico)

(2000/335/CE)

LA COMISIÓN DE LAS COMUNIDADES EUROPEAS,

Visto el Tratado constitutivo de la Comunidad Europea y, en particular, el párrafo primero del apartado 2 de su artículo 88.

Vistos el Reglamento (CE) n° 2467/98 del Consejo, de 3 de noviembre de 1998, por el que se establece la organización común de mercados en el sector de las carnes de ovino y de caprino(1) y, en particular, su artículo 22, y el Reglamento (CEE) n° 804/68 del Consejo, de 27 de junio de 1968, por el que se establece la organización común de mercados en el sector de la leche y de los productos lácteos(2), cuya última modificación la constituye el Reglamento (CE) n° 1587/96(3), y , en particular, su artículo 23,

Tras haber emplazado a los interesados para que presenten sus observaciones de conformidad con el citado párrafo primero del apartado 2 del artículo 88(4),

Considerando lo siguiente:

I. PROCEDIMIENTO

(1) Por carta de 26 de agosto de 1997, Austria notificó a la Comisión la ayuda arriba indicada, facilitándole después información complementaria por cartas de 13 de julio y de 19 de octubre de 1998.

(2) Por carta de 21 de enero de 1999, la Comisión informó a Austria de su decisión de incoar frente a esa ayuda el procedimiento previsto en el apartado 2 del artículo 88 del Tratado CE.

(3) La Decisión de la Comisión de incoar ese procedimiento se publicó en el Diario Oficial de las Comunidades Europeas(5). La Comisión invitó a los interesados a que presentaran sus observaciones sobre la ayuda.

(4) La Comisión no recibió de los interesados ninguna observación.

II. DESCRIPCIÓN

(5) La medida en cuestión consiste en un régimen general de ayuda por el que se prevé la concesión directa de un importe de 250 chelines austriacos por cabra y año en las zonas de la provincia de Baja Austria calificadas de "desfavorecidas" de conformidad con el artículo 21 del Reglamento (CE) n° 950/97 del Consejo, de 20 de mayo de 1997, relativo a la mejora de la eficacia de las estructuras agrarias(6), así como de otro importe de 200 chelines austriacos por cabra y año en otras partes de esa provincia.

(6) El objetivo de ese régimen es fomentar la cría de cabras como alternativa a una tradición de ganado lechero. Además, considerando de común interés el uso extensivo de pastizales y zonas elevadas y de montaña, Austria pretende que esa cría sea sostenible en unos y otras.

(7) En principio, puede acogerse al régimen toda persona física o jurídica que críe cabras a escala comercial en la provincia de Baja Austria. Para recibir las primas, el beneficiario debe criar en la explotación un mínimo de diez cabras durante todo el año y éstas deben tener por lo menos doce meses o haber parido al menos una vez.

(8) La dotación presupuestaria anual de esta medida asciende a 500000 chelines austriacos, es decir, 36350 euros. La duración del régimen es ilimitada.

(9) Tras un primer examen de la información recibida, la Comisión decidió incoar el procedimiento del apartado 2 del artículo 88 del Tratado CE con el fin de estudiar el régimen con mayor detalle. En la apertura del procedimiento, la Comisión expresó sus dudas sobre la compatibilidad del régimen con el mercado común, dado que a primera vista no parecía sino una ayuda de funcionamiento sin ningún impacto positivo de carácter estructural. Además, la ayuda prevista por el régimen no sólo era similar sino que además se añadía a las ayudas que ya se conceden en el marco de la organización común del mercado del sector, que es excluyente en su ámbito específico de competencias.

III. COMENTARIOS DE AUSTRIA

(10) Austria confirmó que el objetivo de la ayuda era fomentar la cría de cabras como línea de producción alternativa. Con ello se pretendía garantizar un uso extensivo de pastizales y zonas de montaña en la provincia de Baja Austria.

(11) Austria adujo que no era sostenible el argumento de que la ayuda fuese contraria al artículo 87 del Tratado CE por tener como único objetivo reducir los costes de las explotaciones de cabras. Antes bien, su objetivo se inscribía en la letra c) del apartado 3 del artículo 87, disposición esta por la que las ayudas destinadas a facilitar el desarrollo de determinadas actividades o zonas económicas son compatibles con el mercado común si no afectan a las condiciones del comercio de modo contrario al interés común. En opinión de Austria, la finalidad del régimen no era favorecer a determinados criadores sino, de conformidad con la letra c) del apartado 3 del artículo 87 del Tratado CE, hacer una contribución sustancial al establecimiento y desarrollo de la cría de cabras en la provincia de Baja Austria.

(12) Austria señaló que esa provincia no era autosuficiente en productos derivados de la cabra, lo que demostraba irrefutablemente que apenas había entre los Estados miembros comercio de esos productos. Asimismo, insistió en que eran infundados los temores de que el régimen pudiera falsear la competencia o afectar al comercio entre los Estados miembros.

(13) Según Austria, al prestar apoyo a la cría de "animales de razas locales en peligro de desaparición", la ayuda prevista podía acogerse a lo dispuesto en el apartado 1 del artículo 2 del Reglamento (CEE) n° 2078/92 del Consejo, de 30 de junio de 1992, sobre métodos de producción agraria compatibles con las exigencias de la protección del medio ambiente y la conservación del espacio natural(7). El objetivo de la ayuda era, en efecto, fomentar una especie en extremo peligro, lo que tendría un positivo impacto en el medio ambiente al utilizarse para esa cría zonas de montaña y frenarse así la progresiva degeneración del paisaje en estepa.

(14) Antes de que se incoara el procedimiento del apartado 2 del artículo 88 del Tratado CE, Austria había argumentado también que el fundamento jurídico del régimen previsto eran las disposiciones que regulan la indemnización compensatoria establecida en el Reglamento (CE) n° 950/97, modificado por el Reglamento (CE) n° 2331/98(8).

IV. EVALUACIÓN DE LA AYUDA

Organizaciones comunes de mercado

(15) El artículo 22 del Reglamento (CE) n° 2467/98 dispone que los artículos 87, 88 y 89 del Tratado CE se apliquen a los productos cubiertos por ese mismo Reglamento. De igual forma, según el artículo 23 del Reglamento (CEE) n° 804/68, esos artículos del Tratado CE deben aplicarse también a los productos objeto de este Reglamento.

(16) Así pues, el sector beneficiario del régimen de ayudas aquí considerado (es decir, el de las cabras hembras, la leche de cabra y la carne de caprino) está sujeto a las disposiciones comunitarias en materia de ayudas estatales.

Prohibición de las ayudas estatales en virtud del apartado 1 del artículo 87 del Tratado CE

(17) Por disposición del apartado 1 del artículo 87 del Tratado CE, son "incompatibles con el mercado común, en la medida en que afecten a los intercambios comerciales entre Estados miembros, las ayudas otorgadas por los Estados o mediante fondos estatales, bajo cualquier forma, que falseen o amenacen falsear la competencia, favoreciendo a determinadas empresas o producciones".

Ayudas concedidas con fondos estatales

(18) Por adoptar la forma de una ayuda provincial directa, el régimen considerado constituye sin lugar a dudas una ayuda concedida "mediante fondos estatales". Además, el Tribunal de Justicia ha juzgado reiteradamente que las ayudas otorgadas por organismos administrativos correspondientes a un ámbito inferior al federal están cubiertas por la prohibición de las ayudas estatales(9).

Selectividad de la medida

(19) Dado que las primas se pagan directamente a los criadores de cabras, uno de los efectos de la medida es el apoyo especial que se presta selectivamente a ciertas empresas o a un determinado sector de la producción agrícola. Austria ha declarado que lo que se pretende con ello es hacer una contribución sustancial al establecimiento y desarrollo de la cría de cabras en la provincia de Baja Austria(10). En su carta de 19 de octubre de 1999, afirma efectivamente que el objetivo de la ayuda es fomentar un sector económico concreto. Esto confirma el carácter selectivo de la medida: la ayuda sólo se concede a una régión de Austria y únicamente se fomenta un determinado sector agrario (la cría de cabras hembras).

Falseamiento de la competencia

(20) Según la jurisprudencia del Tribunal de Justicia, la mejora de la posición competitiva de una empresa como resultado de una ayuda estatal indica generalmente un falseamiento de la competencia frente a las empresas competidoras que no reciban la ayuda(11). Ni el nivel relativamente bajo de la ayuda ni la dimensión relativamente modesta de las empresas beneficiarias descartan la posibilidad de perturbaciones en el comercio entre los Estados miembros(12). La aplicación de la regla de minimis está excluida del sector agrario por la Comunicación de la Comisión relativa a las ayudas de minimis(13)

Interferencia del comercio

(21) Una medida estatal afecta al comercio entre los Estados miembros si obstaculiza las importaciones procedentes de los otros o favorece las exportaciones nacionales a ellos. El factor decisivo en este sentido es el riesgo de que el comercio intracomunitario se vea o pueda verse alterado como consecuencia de la medida.

(22) Los productos a los que pretende aplicarse el régimen considerado forman parte del comercio intracomunitario y están sujetos, por tanto, al juego de la competencia. En 1998, Austria importó 151 cabras (4370 euros) y exportó a otros Estados miembros 1518 animales de esa especie (50160 euros). Cualquier ayuda, incluso de un importe relativamente bajo, puede afectar al comercio entre los Estados miembros si, como es el caso, existe una fuerte competencia en el sector en el que operan los beneficiarios(14). Además, los productos contemplados por el régimen compiten también con otros productos de otros Estados miembros que el consumidor considera de calidad similar y posibles sustitutos. Así pues, la ayuda afecta al comercio entre los Estados miembros.

(23) No tiene fundamento alguno la afirmación de Austria de que, por no ser la provincia de Baja Austria autosuficiente en productos de la cabra, no exista prácticamente comercio de estos productos entre los Estados miembros. A parte de no haber pruebas suficientes para respaldar la aplicación que se pide del apartado 1 del artículo 87 del Tratado, no es necesario, en principio, que el comercio entre los Estados miembros tenga una determinada escala. Además, dada la posibilidad de sustitución de los productos, el mercado al que afecta la medida es más amplio que el de los productos directamente beneficiados.

(24) Tampoco puede aceptarse el argumento de Austria de que, por ser relativamente bajo el nivel de precios registrado en esa provincia en comparación con otros Estados miembros, no pueda hablarse de falseamiento de la competencia. Antes bien, ese bajo nivel de precios podría impulsar a los productores a buscar salidas fuera de la provincia y, en ese caso, la ayuda se lo facilitaría al reducir sus costes de producción.

(25) Por consiguiente, el régimen considerado pertenece al tipo de ayudas que contempla el apartado 1 del artículo 87 del Tratado CE.

Apartado 2 del artículo 87 del Tratado CE: excepciones

(26) Los apartados 2 y 3 del artículo 87 del Tratado CE prevén una serie de excepciones a la prohibición contenida en el apartado 1 de ese mismo artículo.

(27) Sin embargo, dadas las características y los objetivos del régimen previsto, no son aplicables a este caso las excepciones del apartado 2, ni Austria ha reclamado tampoco su aplicación.

Apartado 3 del artículo 87 del Tratado CE: excepciones discrecionales

(28) El apartado 3 del artículo 87 contempla una serie de ayudas que pueden considerarse compatibles con el mercado común. Su compatibilidad con el Tratado tiene que examinarse desde el punto de vista de la Comunidad y no desde el de un determinado Estado miembro. Además, para garantizar el correcto funcionamiento del mercado común y el cumplimiento de lo dispuesto en la letra g) del párrafo primero del artículo 3 del Tratado CE, las excepciones previstas en el apartado 3 del artículo 87 tienen que interpretarse en sentido estricto.

(29) Por lo que se refiere a la letra a) del apartado 3 del artículo 87, debe señalarse que la medida no se destina exclusivamente a regiones cuya situación económica pueda describirse como "muy desfavorable en relación al conjunto de la Comunidad", según los términos de las Directrices sobre las ayudas de Estado de finalidad regional(15) (es decir, regiones con un producto interior bruto por habitante, medido en paridad de poder de compra, inferior al 75 % de la medida comunitaria).

(30) En cuanto a la letra b) del apartado 3 del artículo 87, se observa que la medida no tiene por objeto "fomentar la realización de un proyecto importante de interés común europeo" ni "poner remedio a una grave perturbación en la economía" de Austria.

(31) En fin, en lo que atañe a la letra d) del apartado 3 del artículo 87, es evidente que la medida no está diseñada ni es adecuada para la consecución de los objetivos que contempla esa disposición.

Letra c) del apartado 3 del artículo 87 del Tratado CE

(32) Las ayudas destinadas a facilitar el desarrollo de determinadas actividades o regiones económicas pueden ser consideradas por la Comisión compatibles con el mercado común, en virtud de la letra c) del apartado 3 del artículo 87, si las mismas no alteran las condiciones comerciales de forma contraria al interés común.

(33) En este caso, sin embargo, no es posible considerar que el régimen previsto se destine al desarrollo de determinadas zonas o sectores económicos. Si la concesión de la ayuda no se hace depender del logro de mejoras estructurales en la producción, no habrá más resultados que el de reducir los costes de producción de los beneficiarios, y ello sólo por el tiempo que dure el propio régimen. El efecto de la medida estará, pues, limitado temporalmente y desaparecerá tan pronto como deje de concederse la ayuda. En tales circunstancias, ha sido práctica constante de la Comisión considerar que las medidas de ese tipo, además de no cumplir los criterios de la letra c) del apartado 3 del artículo 87 del Tratado CE, constituyen una ayuda de funcionamiento y, como tales, son imcompatibles con el mercado común(16).

(34) Austria invocó el Reglamento (CEE) n° 2078/92 como justificación del régimen de ayuda propuesto. Sin embargo, en la decisión de apertura del procedimiento, la Comisión observó que no había recibido ningún dato sobre los aspectos medioambientales de la medida y pidió a Austria que incluyera esa información en sus comentarios. Hoy, la Comisión no puede sino constatar que los comentarios de Austria sobre la vertiente ambiental de la medida no ofrecen nuevos datos, aparte de la breve observación de que la cría de cabras hace posible la utilización de las tierras de montaña y lentifica así su transformación en estepa.

(35) En este punto, debe señalarse, por una parte, que la ayuda, tal y como se presenta, no pretende concederse exclusivamente en las zonas de montaña de la provincia de Baja Austria y, por otra, que, pese a las peticiones que se le han hecho, Austria no ha revelado el beneficio ambiental concreto que resultaría de la prosecución de una cría que ha dejado de ser económicamente viable, ni tampoco los costes que ocasionaría esa cría. Por lo tanto, no hay en este caso motivo alguno para que se concedan ayudas como compensación de un compromiso medioambiental.

(36) El Reglamento (CEE) n° 2078/92 no puede, pues, esgrimirse como fundamento jurídico para considerar la ayuda compatible con el mercado común. Además, hay que tener en cuenta que, salvo los pagos que se permiten para reducir el número de unidades de ganado o para favorecer la conservación de especies en peligro (véase el artículo 4 del citado Reglamento), las ayudas por unidad de producción no pueden cofinanciarse en virtud de dicho Reglamento ni considerarse permisibles en el marco que disponen los artículos 87 a 89 del Tratado CE en conexión con el artículo 10 de ese mismo Reglamento.

(37) Pese a la referencia que hace Austria a las ayudas dispuestas en la letra c) del artículo 1 del Reglamento (CEE) n° 2078/92 para las "razas en peligro", debe observarse que la ayuda prevista no está destinada a una raza caprina concreta que se halle en peligro de extinción. La ayuda se concede por la cría de cabras (hembras) en general. Además, la Comisión sólo considera que una raza está en peligro de extinción cuando cuenta con datos científicos que muestren la evolución numérica de la raza en cuestión(17). Austria no ha facilitado ningún dato que indique la existencia en Baja Austria de una raza concreta de cabras en peligro. Así pues, hay dos motivos por los que la medida no puede acogerse a las ayudas para razas en peligro del Reglamento (CEE) n° 2078/92: por una parte, no se dispone de ninguna información que apunte a un peligro de extinción de las cabras en Baja Austria y, por otra, la medida no se dirige a una determinada raza caprina, sino a las cabras en general.

(38) Antes de que se iniciara el procedimiento de investigación del apartado 2 del artículo 88 del Tratado, Austria indicó que las disposiciones que regulan la indemnización compensatoria valían como fundamento jurídico de la medida, sin dar ninguna explicación, sin embargo sobre el modo en que ésta cumplía los criterios establecidos en los artículos 17 y siguientes del Reglamento (CE) n° 950/97 del Consejo. Pese a su petición, esta explicación no se ofreció tampoco en los comentarios enviados por Austria el 22 de febrero de 1999. Así pues, las declaraciones que hiciera la Comisión en la apertura del procedimiento siguen estando fundamentadas: el apartado 1 del artículo 37 del citado Reglamento excluye la concesión de ayudas estatales en el ámbito de la indemnización compensatoria de los artículos 17 y siguientes. El régimen de la indemnización compensatoria no sirve, por tanto, de fundamento jurídico para la medida en cuestión.

Implicaciones jurídicas de las organizaciones de mercado

(39) Como ya se ha indicado en el considerando 15, la existencia de unas organizaciones comunes de mercados determina la aplicación a sus productos de los artículos 87 a 89 del Tratado CE. Según reiterada jurisprudencia del Tribunal de Justicia, lo anterior debe entenderse en el sentido de que los Estados miembros pueden conceder una ayuda fuera del ámbito de dichas organizaciones siempre que tal ayuda sea compatible con esos artículos del Tratado. En cambio, dentro del ámbito propio de una organización de mercado, se excluye toda ayuda estatal suplementaria, dado que la misma afectaría al funcionamiento de esa organización(18). Así pues, incluso aunque hubiera habido alguna posibilidad de excepción en virtud de los apartados 2 y 3 del artículo 87 del Tratado CE, la Comisión habría tenido que rechazar la medida por su incompatibilidad con la organización común del mercado(19).

(40) En sus comentarios, Austria no contradijo la posición de la Comisión expuesta en el momento de incoarse el procedimiento, ni tampoco negó que el régimen previsto constituyera una ayuda suplementaria en el sentido que se indica en el considerando 39.

(41) Por todo ello, la Comisión considera que el régimen de ayuda propuesto constituye, por su naturaleza (pagos por unidad de producción), una medida suplementaria que se añade a los mecanismos de apoyo de precios ya existentes en la organización común del mercado de las carnes de ovino y de caprino. Dicho régimen equivale, por tanto, a una ayuda estatal que, por concederse en el ámbito exclusivo del Reglamento (CE) n° 2467/98 del Consejo, tiene carácter ilegal. Este hecho por sí solo es suficiente para que la Comisión esté obligada a la prohibición de la medida.

V. CONCLUSÍON

(42) En vista de lo que precede, la medida debe considerarse como una ayuda de funcionamiento que está prohibida por el apartado 1 del artículo 87 del Tratado CE y que no puede acogerse a ninguna de las excepciones previstas en los apartados 2 y 3 de ese mismo artículo. Como tal, es incompatible con el mercado común y, además, contraria al Reglamento (CE) n° 2467/98.

HA ADOPTADO LA PRESENTE DECISIÓN:

Artículo 1

De conformidad con el apartado 1 del artículo 87 del Tratado CE, es incompatible con el mercado común el régimen de ayuda notificado por Austria que prevé la concesión de un importe de 250 chelines austriacos por cabra y año en las zonas desfavorecidas de la provincia de Baja Austria enmarcadas en el artículo 21 del Reglamento (CE) n° 950/97 del Consejo, y de otro importe de 200 chelines austriacos por cabra y año en otras zonas de esa misma provincia.

El régimen de ayuda es, además, contrario al Reglamento (CE) n° 2467/98. Dicho régimen no puede, por tanto, ejecutarse.

Artículo 2

Austria comunicará a la Comisión, en un plazo de dos meses a partir de la notificación de la presente Decisión, las medidas adoptadas en cumplimiento de la misma.

Artículo 3

El destinatario de la presente Decisión será la República de Austria.

Hecho en Bruselas, el 8 de diciembre de 1999.

Por la Comisión

Franz Fischler

Miembro de la Comisión

(1) DO L 312 de 20.11.1998, p. 1.

(2) DO L 148 de 28.6.1968, p. 13.

(3) DO L 206 de 16.8.1996, p. 21.

(4) DO C 113 de 24.4.1999, p. 4.

(5) Véase la nota 4.

(6) DO L 142 de 2.6.1997, p. 1.

(7) DO L 215 de 30.7.1992, p. 85.

(8) DO L 291 de 30.10.1998, p. 10.

(9) Sentencia del Tribunal de Justicia de 14 de octubre de 1987 en el asunto C-248/84 (Recopilación 1987, p. 4013).

(10) Véase la carta de 22 de febrero de 1999.

(11) Sentencia del Tribunal de Justicia de 17 de septiembre de 1980 en el asunto C-730/79: Philip Morris (Recopilación 1980, p. 2671, apartados 11 y 12).

(12) Sentencias del Tribunal de Justicia de 21 de marzo de 1990 en el asunto C-142/87: Bélgica contra Comisión (Recopilación 1990, p. I-959, apartado 43), y de 14 de septiembre de 1994 en los asuntos C-278/92, C-279/92 y C-280/92: España contra Comisión (Recopilación 1994, p. I-4103, apartados 40 a 42).

(13) DO C 68 de 6.3.1996.

(14) Véanse los asuntos C-259/85: Francia contra Comisión (Recopilación 1987, p. 4393, apartado 24), y C-303/88: Italia contra Comisión (Recopilación 1991, p. I-1433, apartado 27).

(15) DO C 74 de 10.3.1998, p. 9.

(16) Sentencia del Tribunal de Primera Instancia de 8 de junio de 1995 en el asunto T-459/93: Siemens (Recopilación 1995, p. II-1675).

(17) La Comisión aprobó en su día algunas ayudas para razas caprinas que se consideraban en peligro de extinción en Austria. Se trataba de las razas Gemsfarbige Gebirgsziege, Pinzgauer Ziege, Saanenziege, Toggenburgerziege y Tauernschecken.

(18) Sentencia del Tribunal de Justicia de 12 de junio de 1990 en el asunto 35/88: KYDEP (Recopilación 1990, p. I-3125).

(19) Sentencia del Tribunal de Justicia de 26 de junio de 1979 en el asunto 177/78: Pigs and Bacon contra Comisión (Recopilación 1979, p. 2161).

Top