Accept Refuse

EUR-Lex Access to European Union law

This document is an excerpt from the EUR-Lex website

Document 31991D0130

91/130/CEE: Decisión de la Comisión, de 19 de febrero de 1991, relativa a un procedimiento de aplicación del artículo 85 del Tratado CEE IV/32.524 - Screensport/Miembros de la UER (El texto en lengua inglesa es el único auténtico)

OJ L 63, 9.3.1991, p. 32–44 (ES, DA, DE, EL, EN, FR, IT, NL, PT)

In force

ELI: http://data.europa.eu/eli/dec/1991/130/oj

31991D0130

91/130/CEE: Decisión de la Comisión, de 19 de febrero de 1991, relativa a un procedimiento de aplicación del artículo 85 del Tratado CEE IV/32.524 - Screensport/Miembros de la UER (El texto en lengua inglesa es el único auténtico)

Diario Oficial n° L 063 de 09/03/1991 p. 0032 - 0044


DECISIÓN DE LA COMISIÓN de 19 de febrero de 1991 relativa a un procedimiento de aplicación del artículo 85 del Tratado CEE IV/32.524 - Screensport/Miembros de la UER (El texto en lengua inglesa es el único auténtico) (91/130/CEE)

LA COMISIÓN DE LAS COMUNIDADES EUROPEAS,

Visto el Tratado constitutivo de la Comunidad Económica Europea,

Visto el Reglamento no 17 del Consejo, de 6 de febrero de 1962, primer reglamento de aplicación de los artículos 85 y 86 del Tratado (1), cuya última modificación la constituye el Acta de adhesión de España y de Portugal, y, en particular, el apartado 1 de su artículo 3,

Vista la solicitud para que se compruebe una infracción, presentada el 17 de diciembre de 1987 de conformidad con el artículo 3 del Reglamento no 17, por WH Smith & Son Ltd y Screen Sport (antes Screensport Ltd) (en lo sucesivo Screensport),

Vistas la notificación y solicitud de declaración presentadas a la Comisión por el consorcio Eurosport (Eurosport Consortium), Sky Television Plc (en lo sucesivo Sky), Satellite Sport Sales Ltd, Satellite Sports Services Ltd y News International plc (en lo sucesivo NI) el 17 de enero de 1989,

Vista la Decisión de la Comisión, de 5 de diciembre de 1988, de iniciar el procedimiento en relación con este caso,

Habiendo dado a las empresas y a la asociación de empresas afectadas la oportunidad de dar a conocer sus puntos de vista en relación con las objeciones presentadas por la Comisión, de conformidad con los apartados 1 y 2 del artículo 19 del Reglamento no 17 y con el Reglamento no 99/63/CEE de la Comisión, de 25 de julio de 1963, relativo a las audiencias previstas en los apartados 1 y 2 del artículo 19 del Reglamento no 17 del Consejo (2),

Previa consulta al Comité consultivo en materia de prácticas restrictivas y posiciones dominantes,

Considerando lo que sigue:

I. HECHOS

Reclamación y notificación

(1) El 17 de diciembre de 1987, Screensport presentó una reclamación ante la Comisión en relación con:

i) determinadas actividades de la Unión Europea de Radiodifusión (en lo sucesivo UER) o de sus miembros, en concreto, la negativa a conceder sublicencias a Screensport para la retransmisión de acontecimientos deportivos sobre los que la UER o sus miembros habían adquirido derechos exclusivos, con la consecuencia de que las empresas privadas de distribución por cable y satélite tales como Screensport quedaban imposibilitadas para competir con la UER o sus miembros en el ámbito de los programas deportivos; y

ii) la empresa en común, creada entre la UER o alguno de sus miembros y News International Ltd para establecer un canal deportivo de televisión denominado « Eurosport ».

(2) En la presente Decisión, aunque se mencionan las actividades de la UER, no se estudia el primer punto de la reclamación, ya que este punto ya está siendo objeto de un procedimiento separado iniciado por la Comisión (asunto IV/32.150). El 20 de diciembre de 1988, la Comisión envió una declaración de objeciones al Consorcio Eurosport y a News International en relación con el punto ii).

(3) El 17 de enero de 1989, la Comisión recibió una notificación en la que se solicitaba una declaración negativa para una serie de acuerdos relativos al canal deportivo de televisión Eurosport, incluidos:

i) el acuerdo sobre el Consorcio Eurosport, celebrado el 5 de mayo de 1988 entre 16 miembros de la UER. Tras una serie de retiradas y nuevas adhesiones, el Consorcio cuenta actualmente con 17 miembros de la UER: ORF (Austria), BRT (Bélgica), RTBF (Bélgica), DR (Dinamarca), YLE (Finlandia), ERT (Grecia), RUV (Islandia), RTE (Irlanda), RAI (Italia), NRK (Noruega), SVT (Suecia), SSR (Suiza), BBC (Reino Unido), JRT (Yugoslavia), CVBC (Chipre), TRT (Turquía) e IBA (Israel).

ii) un acuerdo de accionistas, celebrado el 23 de diciembre de 1988 entre Sky Television plc (Sky) y el Consorcio Eurosport que establece, entre otras cosas, la propiedad exclusiva de Satellite Sport Sales, Ltd por parte de Sky [véanse considerandos (21) y (32)];

iii) un acuerdo sobre servicios, celebrado el 23 de diciembre de 1988 entre Satellite Sport Services Ltd (en lo sucesivo la empresa de servicios) propiedad conjunta del Consorcio Eurosport y Sky;

iv) un acuerdo sobre instalaciones, celebrado el 23 de diciembre de 1988 entre Sky y la empresa de servicios, y

v) una garantía, firmada el 23 de diciembre, concedida por NI, sociedad matriz de Sky, al Consorcio Eurosport.

El 10 de abril de 1989 la Comisión envió otra declaración de objeciones al Consorcio Eurosport y a la Sky.

El reclamante

(4) Screensport es una empresa con sede en Inglaterra que dispone de un canal deportivo internacional de televisión por satélite, y funciona desde marzo de 1984. Hasta marzo de 1989 suministraba sus programas a través de un satélite de baja potencia a distintos sistemas de distribución por cable situados en distintos lugares de Europa. Desde entonces, con el lanzamiento del satélite Astra en febrero de 1989, el consumidor también puede disponer de este servicio directamente, por medio de una antena parabólica instalada en su casa. Actualmente, este canal multilinguee es recibido en 12 países europeos, entre ellos 7 Estados miembros; el servicio lo proporciona Screensport, bien por sí sola o bien, en algunos países (como Francia, Alemania y los Países Bajos), en colaboración con otras empresas. WH Smith Ltd posee el 75 % del capital social de Screensport. El resto pertenece a ESPN, Inc, el canal por satélite y por cable más importante en los EE UU, cuyas acciones pertenecen a ABC y Capital Cities. En el año precedente hasta junio de 1989, el volumen de negocios de Screensport ascendió a 3,3 millones de libras, lo que supuso una pérdida para la empresa.

(5) El canal Screensport consta exclusivamente de programas deportivos que se transmiten en cuatro idiomas: inglés, francés, alemán y neerlandés.

Eurosport

(6) Al igual que Screensport, « Eurosport » es un canal internacional de televisión por satélite dedicado a temas deportivos que empezó a funcionar el 5 de febrero de 1989 desde el satélite Astra. Los telespectadores que están dentro del campo de influencia de este satélite reciben este servicio bien a través de empresas de teledistribución por cable o bien directamente a través de antenas parabólicas instaladas en sus hogares. Actualmente veintidós países europeos, incluidos ocho Estados miembros, reciben sus programas, 17 horas al día en inglés, alemán y neerlandés.

(7) El Consorcio Eurosort es el resultado de un acuerdo celebrado por un grupo de miembros de la UER. El Consorcio tiene vínculos contractuales con Sky y/u otras empresas del grupo Sky, y News International, sociedad matriz de Sky.

El consorcio Eurosport

(8) Eurosport es un consorcio de miembros de la Unión Europea de Radiodifusión (UER), una asociación de organismos de radiodifusión creada en 1950. Pueden ser miembros de la UER las organizaciones o grupos de organizaciones de radiodifusión de un país miembro de la UIT (Unión Internacional de Telecomunicaciones) situados en el Área Europea de Radiofusión, tal y como queda definida en los Reglamentos de Radio anejos al Convenio Internacional de Telecomunicaciones, que ofrezcan en ese país, con la autorización de las autoridades competentes, un servicio de radiodifusión de carácter e importancia nacional y que además cumplan los requisitos siguientes:

a) deben cubrir toda la población nacional y de hecho cubren ya por lo menos una parte sustancial de ella y hacen todos los esfuerzos posibles para lograr lo antes posible una cobertura total;

b) deben (y de hecho lo hacen) disponer de una programación variada y equilibrada dirigida a todos los sectores de la población, incluida una proporción razonable de programas destinados a intereses específicos o minoritarios de determinados sectores del público, sea cual sea la proporción entre coste del programa y audiencia;

c) deben producir, o encargar bajo su control editorial, una parte sustancial de los programas que ofrecen.

La UER cuenta actualmente con treinta y nueve miembros activos en treinta y dos países situados en el Área Europea de Radiodifusión, la mayoría de los cuales pertenece al sector público de radiodifusión. La pertenencia a la UER también está abierta a los consorcios, incluido el Consorcio Eurosport.

(9) Todos los miembros activos de la UER están habilitados para participar en un sistema institucionalizado de intercambio de programas de TV, incluidos los programas deportivos, a través de una red europea llamada « Eurovisión ». Actualmente participan en este sistema todos los miembros a excepción de dos. También pueden participar en él los consorcios, que consisten exclusivamente en una serie de miembros activos de distintos países que disponen de un servicio conjunto de programación televisiva internacional. Eurovisión se basa en el principio de reciprocidad: cuando una organización de radiodifusión cubre un acontecimiento determinado, que también puede ser deportivo, celebrado en su territorio nacional y que puede tener interés para otros miembros de Eurovisión, ofrece la señal (imagen básica y sonido internacional) a todos los demás miembros de Eurovisión, ya que a cambio recibirá ofertas idénticas de todos los demás miembros cuando se celebren acontecimientos en sus respectivos países. La organización en cuyo territorio se celebra el acontecimiento también proporciona la infraestructura necesaria para permitir a los demás radiodifusores trabajar en condiciones apropiadas (por ejemplo, espacio para los comentaristas).

(10) Existen acuerdos recíprocos del mismo tipo en intervisión, la versión de Europa del Este de Eurovisión. También se ha acordado la reciprocidad entre las seis asociaciones de radiodifusión que han adquirido conjuntamente los derechos mundiales de la Copa del Mundo de la FIFA tanto en pasadas como en futuras ediciones.

(11) A pesar de que las nuevas organizaciones privadas de radiodifusión representan una competencia cada vez mayor, en la actualidad la UER y sus miembros pueden ofrecer todavía en exclusiva la programación relativa a un gran número de grandes acontecimientos deportivos. Esto lo logran sobre todo adquiriendo conjuntamente los derechos sobre los acontecimientos deportivos e intercambiando la señal. Esto forma parte del sistema de Eurovisión al que nos hemos referido. Actualmente, la mayoría de los intercambios que se efectúan dentro del sistema de Eurovisión consisten en programas deportivos (el resto consiste casi exclusivamente en temas informativos).

(12) Aunque adquieran los derechos sobre estos acontecimientos deportivos, en la práctica la mayoría de los miembros de la UER sólo retransmite una pequeña proporción de estos acontecimientos. En efecto, los miembros sólo retransmiten una media del 15 % de todos los acontecimientos deportivos disponibles a través del sistema Eurovisión. Los miembros de la UER atribuyen esto a las obligaciones que se derivan de su « misión pública », que les impide concentrarse excesivamente en un único tipo de programas. Por lo tanto, con el fin de conseguir una cobertura más amplia de estos acontecimientos, tal y como desean las federaciones deportivas internacionales, y teniendo en cuenta la necesidad de reforzar su posición negociadora para la adquisición de derechos sobre los acontecimientos deportivos a la vista de la nueva y creciente competencia de los radiodifusores privados en relación con estos derechos, la UER comenzó en 1986 a estudiar la viabilidad de una asociación que creara un canal de televisión por cable dedicado al deporte. A tal fin se creó un grupo de trabajo que elaboró un informe destinado a las organizaciones miembros de la UER interesadas. Sobre la base de este informe se decidió proceder al establecimiento de este canal. No obstante, habida cuenta del fracaso comercial que habían sufrido con la creación de un canal conjunto por satélite (Europa TV), se decidió que un futuro canal televisivo de deportes no podría ser creado únicamente por miembros de la UER, sino que debería hacerse en colaboración con una empresa que tuviera experiencia en el ámbito de la televisión comercial por satélite y que estuviera dispuesta a asumir el riesgo financiero de un proyecto de este tipo. La empresa Sky fue seleccionada entre cuatro empresas solicitantes, tal y como se anunció en la prensa el 2 de diciembre de 1987. Antes de la selección, Sky había estado proyectando el lanzamiento de una serie de canales especializados, entre ellos uno dedicado al deporte (véase más adelante).

(13) El consorcio Eurosport lo crearon los miembros de la UER expresamente para prestar el servicio Eurosport. El acuerdo correspondiente se celebró el 5 de mayo de 1988, originariamente entre dieciséis miembros. Desde entonces, algunos miembros se han retirado del acuerdo y a cambio han entrado otros nuevos. En principio, pueden participar todos los miembros de la UER; necesitan el voto favorable de dos tercios de los miembros existentes. Actualmente, el consorcio cuenta con diecisiete miembros [véase considerando (3)].

(14) El Acuerdo establece que el consorcio, una asociación sin personalidad jurídica, se crea para un período de diez años, que finalizará en el décimo aniversario del lanzamiento de Eurosport. El canal consta básicamente de una serie de programas basados en material puesto a disposición del consorcio por los miembros de la UER, incluidos los miembros del consorcio. No obstante, los miembros del consorcio aceptan que éste debe tener libertad para desarrollar su propia política de programación. En concreto, puede incluir cualquier programa en el servicio a la hora y de la forma que considere oportuno. Por lo tanto, ningún miembro puede negar al consorcio un programa o un derecho determinado para evitar o retrasar su inclusión en el servicio. Con respecto a los programas deportivos producidos o adquiridos por un miembro, este miembro, a solicitud del consorcio, deberá:

a) poner el programa del miembro y sus derechos en relación con dicho programa a la libre disposición del consorcio para los fines del canal sin restricción alguna;

b) hacer todo lo posible, consultando con el consorcio o sus representantes, para garantizar todos los derechos adicionales necesarios con el fin de permitir que el programa sea incluido en la programación;

c) hacer todo lo posible, en colaboración con el consorcio, para ampliar la cobertura de un acontecimiento en la medida en que las instalaciones de producción lo permitan;

d) poner el comentario del programa a disposición del consorcio para que sirva de guía; y

e) proporcionar espacio para los comentaristas del consorcio o sus representantes en el acontecimiento, de conformidad con las reglas de reciprocidad de Eurovisión.

Conviene notar, en este contexto, que según las reglas de Eurovisión, el miembro de la UER que asume la cobertura del acontecimiento (radiodifusor anfitrión) tiene el derecho de impedir que Eurosport emita el mismo programa en su propio territorio y en su propio idioma. Esta limitación no se aplica a los acontecimientos deportivos que forman parte de la herencia deportiva común a todas las naciones europeas (Juegos Olímpicos de invierno, Juegos Olímpicos de verano, Copa Mundial de Fútbol, Copa de Europa de Fútbol).

(15) Los miembros tienen derecho a recibir aportaciones del consorcio por los costes relacionados con los programas puestos a su disposición. Estas aportaciones estarán en función del tipo de programa deportivo puesto a disposición por cada miembro y del número de horas de material de programación. Además, los miembros que sufran una pérdida desmesurada de audiencia a raíz de la existencia del canal serán compensados con una parte de los beneficios obtenidos por las actividades del consorcio.

(16) Todo miembro que desee retirarse del consorcio deberá hacerlo antes de transcurridos cuatro años desde la fecha de su ingreso; notificará por escrito su retirada con un mínimo de un año de antelación y se comprometerá a hacer todo lo posible para, durante ese período de un año, poner a disposición del consorcio, a solicitud de éste, todo el material de programación deportiva del mismo tipo que el que solía ofrecer antes a través del sistema de intercambio de programas de Eurovisión.

(17) El consorcio deberá informar regularmente de sus actividades al Consejo de Administración de la UER.

Sky

(18) Sky Television plc (antes Satellite Television plc), con sede en Inglaterra, es una empresa filial de News International plc (NI). La sociedad matriz del grupo es The News Corporation Ltd, con sede en Australia del Sur. En 1988, el volumen consolidado de negocios del grupo ascendió a 2 500 millones de libras. El volumen de negocios de NI en el período 1985-1986 ascendió a más de 450 millones de libras. Sky es una empresa que actualmente registra pérdidas.

(19) La principal actividad de Sky es la prestación en Europa de un servicio de radiodifusión por satélite en lengua inglesa. Antes, esta actividad se centraba en Sky Channel, un canal por satélite de contenido general en el que también tenían cabida los programas deportivos y al que tienen acceso más de 15 millones de hogares en dieciocho países europeos, entre ellos nueve Estados miembros de la CEE. En junio de 1988 se anunció que el canal iba a pasar a formar parte de una red directa de radiodifusión de cuatro canales llamada Sky Television. Los cuatro canales, entre ellos Eurosport y (uno nuevo) Sky Channel (conocido en el Reino Unido como Sky One) comenzaron a transmitir desde el satélite Astra en febrero de 1989. Sky Channel ha seguido adquiriendo derechos para retransmitir determinados acontecimientos deportivos.

(20) La participación de Sky en el canal deportivo europeo previsto se anunció en la prensa el 2 de diciembre de 1987. El grupo NI había creado una empresa en participación junto con algunos miembros de la UER para lanzar un canal deportivo por satélite que se iba a llamar Eurosport. De hecho, algunos representantes de NI habían participado anteriormente en reuniones del grupo de trabajo de deportes de la UER para debatir y organizar la creación de este canal. Algunas de las condiciones de participación fueron dadas a conocer en el comunicado de prensa y en los meses siguientes, en concreto, el alquiler de repetidores para los canales, incluido Eurosport, en el satélite Astra. Los últimos detalles, no obstante, se completaron con la firma de una serie de acuerdos el día 23 de diciembre de 1988. Se trata de los siguientes acuerdos:

(21) El acuerdo de accionistas (celebrado entre Sky y el consorcio Eurosport), que establece, entre otras cosas, que Sky y el consorcio Eurosport comparten a partes iguales la propiedad y la gestión de Satellite Sport Services Ltd, es decir, la compañía de servicios (véase más adelante). En cuanto a la gestión en concreto, Sky y el consorcio Eurosport tienen derecho a nombrar, cada una, tres directores de la empresa; el consorcio Eurosport nombra al jefe de programación y Sky al director gerente. El acuerdo establece también que la compañía de ventas (véase más adelante) es propiedad exclusiva de Sky. No obstante, Sky accede a que se nombre un director de esta empresa por designación del consorcio Eurosport. Este director dispondrá a todos los datos relativos a la compañía de ventas de los que disponen los demás miembros del consejo de dirección (incluida la contabilidad de la gestión) y de la información sobre la situación comercial de la compañía de ventas, que él podrá revelar al consorcio Eursoport. Además, el acuerdo establece que:

a) el consorcio Eurosport deberá cumplir el acuerdo sobre servicios (véase más adelante) y Sky y el consorcio Eurosport utilizarán sus respectivos poderes para asegurar el cumplimiento de este acuerdo por parte de la compañía de servicios;

b) el consorcio Eurosport deberá cumplir el acuerdo sobre ventas (véase más adelante) y Sky garantizará su cumplimiento por parte de la compañía de ventas;

c) Sky deberá cumplir el acuerdo financiero y garantizará el cumplimiento por parte de la compañía de ventas de este acuerdo (véase más adelante),

y

d) que Sky deberá cumplir el acuerdo sobre instalaciones (véase más adelante) y Sky y el consorcio utilizarán sus respectivos poderes para garantizar el cumplimiento de este acuerdo por parte de la compañía de servicios.

(22) Además, en el acuerdo de accionistas también se especifica el material para la programación deportiva que el consorcio Eurosport se compromete a poner a disposición de Eurosport para su radiodifusión. Este material incluye:

a) toda la programación deportiva producida o adquirida por los miembros [distinta a la que se describe en la letra b) de este mismo apartado];

b) toda la programación deportiva adquirida por los miembros y puesta a disposición del sistema de intercambio de programas de la Unión Europea de Radiodifusión (« Eurovisión ») por miembros de la Unión Europea de Radiodifusión que no son miembros de Eurosport, siempre que dicha programación forme parte de Eurovisión

y

i) que las leyes nacionales del lugar de constitución o de establecimiento del miembro de que se trate no prohíban disponer de este modo de la programación;

ii) que hayan sido adquiridos los derechos adicionales necesarios a solicitud de la compañía de servicios por o a través de los miembros afectados;

iii) que la programación sea adquirida con carácter no exclusivo;

y

iv) que la programación esté sujeta a las condiciones, reservas o cualesquiera otros requisitos que se impongan de conformidad con las disposiciones que regulan Eurovisión en cada momento.

(23) No obstante, los miembros se compromete con Sky a que, siempre que concedan una sublicencia para permitir la inclusión de la programación descrita en la letra a) del apartado 22 en un « servicio de televisión reservado » (« Reserved Service ») (tal y como se define a continuación), cuya recepción se limita básicamente al área de servicio del repetidor que se esté utilizando en ese momento para la retransmisión de Eurosport, darán prioridad a Eurosport en las cuarenta y ocho horas siguientes a la finalización de un acontecimiento o de la competición diaria de un acontecimiento que dure más de un día. Queda claro que si un miembro notifica a la compañía de servicios que quiere conceder una sublicencia para permitir la retransmisión de la programación especificada en la notificación de un « servicio de televisión reservado » sin esta cláusula de prioridad, podrá, salvo que en las cuarenta y ocho horas siguientes a la recepción de esta notificación la compañía de servicios comunique a dicho miembro que ha seleccionado esa programación para su inclusión en Eurosport en el período prioritario de cuarenta y ocho horas descrito anteriormente, conceder una sublicencia para la retransmisión de esa programación sin incluir esta cláusula de prioridad. A efectos de esta cláusula se definen los siguientes términos:

Servicio de televisión reservado (« Reserved Service »):

i) un servicio televisivo internacional, es decir, un servicio de teledifusión recibido en más de un país y que no está destinado básicamente a audiencias de un único país;

o

ii) un servicio televisivo por satélite de una tercera parte, es decir, un servicio de teledifusión suministrado por medio de un satélite (que sea por satélite fijo o satélite de radiodifusión) destinado básicamente a audiencias de un único país, en el cual ningún miembro tiene un interés económico serio, excepto como proveedor de programas,

que no sea

i) un servicio suministrado por un miembro de la Eurovisión (siendo este término definido por la UER);

ii) ni un servicio en relación con el cual un miembro, al conceder una sublicencia con respecto a dicha programación, esté obligado a hacerlo sin la cláusula de prioridad, debido a cualquier ley, reglamento o decisión de un tribunal o de otra autoridad competente o debido a cualquier contrato en vigor en el momento de la firma del acuerdo que haya sido revelado a Sky antes de esa fecha.

Puede que el uso de la cláusula arriba mencionada haya sufrido modificaciones debido a un cambio de las normas para las sublicencias de la UER ya que el 2 de julio de 1990, la UER adoptó un nuevo sistema de sublicencias para organismos terceros. Esta cuestión está siendo tratada en el asunto no IV/B/32.150 - UER/Eurovisión. De acuerdo con este nuevo sistema, las sublicencias se conceden a todas las terceras partes interesadas, con la reserva de un embargo temporal y otras restricciones relativas al horario y al volumen de las difusiones.

(24) Se ha añadido al acuerdo una lista de los acontecimientos deportivos sobre los cuales la UER, en nombre de sus miembros, ya ha adquirido derechos « estándar » o « mundiales », tal y como se definen en el acuerdo. El consorcio Eurosport garantizó a Sky que estos derechos seguían vigentes en el momento de la firma.

(25) El acuerdo tendrá un período de validez de diez años. Está permitido rescindir el acuerdo antes de tiempo en determinadas circunstancias. Existe también una cláusula que prevé la posible prórroga del acuerdo.

(26) El acuerdo sobre servicios, celebrado entre el consorcio Eurosport y Satellite Sports Services Ltd (la compañía de servicios propiedad conjunta del consorcio Eurosport y de Sky) establece que esta última empresa suministrará determinadas instalaciones y determinados servicios al consorcio, incluidos:

i) los relativos al establecimiento del canal Eurosport, incluida la negociación (en nombre del consorcio) para el repetidor y el enlace ascendente, junto con el apoyo técnico y la relación con los preveedores, las autoridades reguladoras, etc. necesaria para establecer el canal;

ii) los relativos al funcionamiento del canal Eurosport, incluida la preparación y selección de material de programación para su inclusión en el canal;

iii) los servicios de contabilidad y administrativos, de personal y demás servicios necesarios para el funcionamiento y la distribución de los servicios.

(27) Los derechos de autor de los programas y de todo el material del servicio son, y seguirán siendo, propiedad de los miembros del consorcio Eurosport (bien como propietarios o como concesionarios de licencias).

(28) El acuerdo sobre ventas, celebrado entre el consorcio Eurosport y Satellite Sport Sales Ltd (la compañía de ventas), propiedad exclusiva de Sky, aunque con un director nombrado por el consorcio Eurosport establece que

i) el consorcio Eurosport concede a la compañía de ventas el derecho exclusivo a celebrar contratos de publicidad destinada a Eurosport;

ii) el derecho a cobrar por la recepción y (en su caso) retransmisión de programas por satélite. Los contratos celebrados a este fin con las empresas de teledistribución por cable deberán ajustarse a un modelo previamente aceptado por escrito por la compañía de servicios;

y

iii) que el derecho a celebrar acuerdos sobre patrocinio de los programas incluidos en el canal de acuerdo, entre otras cosas, con las líneas directrices establecidas por la compañía de servicios y vigentes en cada momento y con cualesquiera otras obligaciones sobre patrocinio del consorcio Eurosport o de cualquiera de sus miembros de las que la compañía de ventas tenga conocimiento.

Como contrapartida, el consorcio Eurosport accede, entre otras cosas, a incluir la publicidad suministrada por la compañía de ventas, a ofrecer diariamente el propio servicio del canal tal como se ha convenido y a ponerlo a disposición para su distribución, con el fin de permitir a la compañía de ventas cumplir con sus obligaciones contractuales, que se derivan del acuerdo relativo a la transmisión por satélite en la zona de cobertura.

(29) El acuerdo sobre instalaciones, celebrado entre Sky y la compañía de servicios, establece que Sky proporcionará o conseguirá a la compañía de servicios, a precio de costo, personal especializado, instalaciones, recomendaciones, información, conocimientos técnicos (know how) y asistencia en la medida en que ésta lo solicite razonablemente, con el fin de que pueda cumplir sus obligaciones derivadas del acuerdo sobre servicios.

(30) El acuerdo financiero, celebrado entre Sky y la compañía de ventas establece que Sky proporcionará a la compañía de ventas, las instalaciones (incluidos conocimientos técnicos - know-how -, personal ejecutivo y técnico y edificios), los servicios y los fondos (préstamos sin intereses) que ésta solicite para cumplir sus obligaciones y ejercer las actividades estipuladas. A sus vez, la compañía de ventas pagará a Sky por las instalaciones y los servicios proporcionados.

(31) News International Plc (NI), sociedad matriz de Sky Television plc, garantiza irrevocablemente al consorcio Eurosport, en consideración a la entrada del consorcio en el acuerdo de accionistas junto con su empresa subsidiaria, el cumplimiento correcto y puntual y la observancia, por parte de Sky y la compañía de ventas, de sus respectivas obligaciones derivadas de los acuerdos, y, en caso de que éstas no lo hagan, el cumplimiento y la observancia de estas obligaciones por su parte.

La naturaleza de Eurosport

(32) Aunque acepte la necesidad de que Eurosport resulte económicamente viable, el consorcio Eurosport ha hecho siempre hincapié en que aquél representa una extensión de las actividades de sus miembros y que, como tal, constituye un canal de servicio público. En la actualidad, la programación de Eurosport incluye programas de la UER en un 50 %, del cual el 34 % es producido por miembros del consorcio y el 16 % por otros miembros de la UER. Se pone énfasis en el hecho de que es Eurosport el que emite los programas y es responsable de la programación. Los servicios suministrados por Sky a través de las compañías de ventas y de servicios constituyen una relación subcontractual. Sobre esta base, Eurosport ostenta los derechos de un miembro de pleno derecho de la UER en lo que al sistema de Eurovisión se refiere. Las empresas de teledistribución por cable y los organizadores de acontecimientos deportivos o sus agentes, en especial, se ven obligados a aceptar el carácter de servicio público de Eurosport. Como tal, es inevitable que estos profesionales consideren que este servicio está estrechamente vinculado a la UER y a sus miembros, incluidos los que no son miembros del consorcio Eurosport.

(33) Por el contrario, los telespectadores tienden más bien a asociar Eurosport a Sky. Con motivo de su inauguración se hizo una gran campaña publicitaria, por lo menos en el Reino Unido, en la que Eurosport se anunciaba como uno de los cuatro canales por satélite « Sky » lanzados por Sky Television desde el satélite Astra. En el continente, el canal también ha sido estrechamente vinculado a Sky Channel por el hecho de que los dos servicios de televisión han compartido el mismo canal por cable; Eurosport sustituye a Sky Channel a partir de las 6 de la tarde en algunas redes por cable que reciben el servicio desde otro satélite.

El mercado

(34) Hasta hace poco tiempo los telespectadores han estado dependiendo de sus organismos públicos de radiodifusión para tener acceso al deporte televisado; la propia televisión se transmitía por redes nacionales terrestres y con licencias para operar, limitadas en general a organismos públicos con obligación de ofrecer « servicios públicos » en relación con la calidad de programación, la diversidad, la educación, etc.

(35) En general, se ha considerado que el deporte entra dentro del ámbito de esta misión pública, por lo menos en lo que se refiere a la cobertura de algunos grandes acontecimientos internacionales como los Juegos Olímpicos, la Copa del Mundo de Fútbol o la Copa de Europa, y de algunos acontecimientos nacionales de especial interés para el público nacional. Algunos organismos han decidido destacar el deporte o al menos algunos acontecimientos más que otros. No obstante, una cobertura más amplia ha estado siempre sujeta a la obligación de televisar otro tipo de programas.

(36) Al mismo tiempo, no obstante, los monopolios concedidos a los servicios nacionales de radiodifusión les han permitido garantizar derechos exclusivos, a menudo a largo plazo, de radiodifusión de acontecimientos deportivos, en especial cuando estos derechos se negociaban por la UER. Además, el sistema de Eurovisión garantizaba a los miembros libre acceso a la señal para los programas emitidos en otros países, así como otros privilegios. Los precios de estos derechos se mantenían relativamente bajos, ya que los organizadores de acontecimientos deportivos estaban más preocupados por garantizar la cobertura televisiva, para atraer a los patrocinadores y lograr una promoción más amplia de sus acontecimientos a través de las audiencias televisivas.

(37) En los últimos años el progreso técnico ha permitido la introducción de servicios televisivos por cable y por satélite, es decir, la transmisión de una señal de televisión vía satélite a empresas de teledistribución por cable con las que han celebrado un contrato para recibir los programas de que se trate y distribuirlos a los telespectadores en un área determinada. Esto, junto con la desregulación de la teledifusión que ha tenido lugar en algunos Estados miembros, ha llevado al establecimiento de una serie de radiodifusores privados. Operan a escala local, nacional o internacional, ofreciendo bien un conjunto diversificado de programas, incluidos programas deportivos, o bien un servicio más especializado, como deportes, películas, artes o programación infantil.

(38) El último avance técnico ha sido la radiodifusión directa por satélite; las señales del satélite se reciben directamente desde pequeñas antenas parabólicas instaladas con este propósito. Tanto Eurosport como Screensport funcionan con este sistema, ofreciendo un servicio internacional en casi toda Europa. No obstante, el acceso a través de las empresas de teledistribución por cable sigue siendo fundamental para ambos servicios, sobre todo en países con una amplia red de cables a la espera del desarrollo del mercado de antenas parabólicas.

(39) Todos los radiodifusores comerciales o privados se financian principalmente con los ingresos procedentes de la publicidad, aunque algunos, además, tienen una cuota de suscripción. Por lo tanto, compiten entre sí para obtener estos beneficios, que en general están en función de los índices de audiencia de estos servicios. Los índices altos de audiencia están a su vez en función del atractivo del contenido del programa y de sus horarios de programación.

(40) Los radiodifusores públicos no han salido inmunes de la irrupción de la televisión comercial aunque no dependan tanto financieramente de los beneficios procedentes de la publicidad. Por el contrario, todos luchan por conseguir los mayores índices de audiencia posibles para sus servicios, incluso aunque deban cumplir otras condiciones de funcionamiento.

(41) El deporte es un área particularmente atractiva para una serie de nuevas empresas comerciales, bien como parte de canales televisivos de carácter general o bien como canales especializados en este tema. En determinados acontecimientos, los índices de audiencia pueden alcanzar un alto grado; además, son populares entre los patrocinadores comerciales. Los canales comerciales nacionales pueden seleccionar acontecimientos de especial interés para la audiencia nacional, mientras que los servicios internacionales resultan atractivos por el hecho de que los programas deportivos, más que ningún otro, atraviesan las fronteras lingueísticas, siendo especialmente idóneos para la radiodifusión y la publicidad internacionales. Como resultado de ello, los radiodifusores públicos han tenido que afrontar una competencia creciente en la adquisición de derechos de radiodifusión sobre determinados acontecimientos deportivos. Al mismo tiempo, los organizadores de estos acontecimientos o sus representantes, han sido cada vez más conscientes del valor que tienen sus acontecimientos para los radiodifusores, y por consiguiente, los precios han aumentado. Además, ha habido una tendencia cada vez mayor a « separar » los propios derechos, es decir, a distinguir entre, por ejemplo, derechos terrestres, de cable o de satélite, entre acontecimientos en directo o en diferido, entre cobertura amplia o cobertura limitada a determinadas imágenes de un acontecimiento; por lo tanto, se han comenzado a vender estos derechos de forma separada.

(42) Actualmente, una serie de radiodifusores nacionales comerciales que ofrecen servicios televisivos de carácter general incluye programas deportivos destinados a los telespectadores nacionales en varios Estados miembros. Entre estos destacan SAT 1 y RTL Plus en Alemania, así como Canal Plus, la Cinq y M6 en Francia. Algunos de estos canales han hecho ofertas mejorando las de la UER con respecto a algunos acontecimientos deportivos específicos. Además, UFA, un miembro del grupo Bertelsmann, ha adquirido para el mundo, exceptuando el Reino Unido, los derechos exclusivos de Wimbledon, antes ofrecido en Eurovisión.

(43) Un canal comercial por satélite dedicado al deporte fue lanzado en el Reino Unido en mayo de 1990 (British Satellite Broadcasting). El 10 de noviembre de 1990, esta sociedad acordó fusionarse con Sky, creando una nueva sociedad: British Sky Broadcasting. Se contempla actualmente la posibilidad de que esta sociedad ofrezca un canal deportivo (Sky Sports) destinado al Reino Unido, mientras el canal Eurosport esté dirigido hacia el público de la Europa continental. Existen proyectos para un canal similar en Francia (Sport-2-3).

(44) Actualmente, los únicos canales deportivos por satélite internacionales son Screensport y Eurosport. Como ambos transmiten desde el satélite Astra abarcan la misma área geográfica, que en principio incluye todos los Estados miembros de la Comunidad Europea.

(45) No obstante, muchos organizadores de acontecimientos deportivos o sus representantes han tratado de mantener sus relaciones con los radiodifusores públicos, algunos de los cuales tienen una reputación consolidada por la calidad de los acontecimientos que transmiten y pueden garantizar la cobertura nacional de los acontecimientos. Además, el sistema de Eurovisión, que permite a los organizadores o sus representantes negociar los derechos de venta para una serie de países, o de hecho en todo el área de Eurovisión, a través de un único organismo, la UER, y garantiza la cobertura a todos los miembros de la UER que quieran participar en un acontecimiento determinado, simplifica en gran medida el proceso de negociación y venta (a pesar del impacto negativo sobre los competidores de fuera del sistema). En todo caso, la UER tiene aún hoy en día los derechos exclusivos sobre una serie de grandes acontecimientos internacionales, cuyos, contratos aún no han expirado.

(46) Además, aunque la creciente competencia de los radiodifusores privados haya provocado que algunos grandes acontecimientos tradicionalmente retransmitidos por miembros de la UER, entre ellos el Open de Tenis de Wimbledon, hayan pasado a manos de radiodifusores privados, en la práctica la UER sigue adquiriendo derechos sobre otros grandes acontecimientos. Por ejemplo, la UER se ha asegurado los derechos de los Juegos Olímpicos de verano e invierno de 1992. También ha adquirido los derechos de la Copa del Mundo de Fútbol hasta 1998, junto con los derechos de la copa de Europa de Fútbol y de las finales de la copa de Campeones de Copa.

(47) Según denuncia Screensport, la creación de Eurosport ha exacerbado sus antiguos problemas para adquirir el derecho de acceso a los grandes acontecimientos, y en concreto de acontecimientos europeos, nacionales e internacionales, que le gustaría poder retransmitir en su propio canal internacional. Además, Eurosport tiene un acceso directo a los programas producidos por los miembros de la UER (tanto por los que son miembros del consorcio Eurosport como por los que no lo son), mientras que Screensport no lo tiene, ya que no está vinculado al sistema de Eurovisión. Esto también supone una discriminación de Screensport y le impide retransmitir acontecimientos deportivos europeos en los que tiene interés. A este respecto es especialmente preocupante el hecho de que Eurosport tiene acceso a acontecimientos « en directo », bien de forma simultánea con uno o más miembros del consorcio Eurosport o bien en solitario (el miembro del consorcio puede elegir a cambio mostrar posteriormente imágenes seleccionadas). De hecho, el consorcio Eurosport ha admitido que está llevando a cabo cierta coordinación de la programación con Eurosport.

(48) En consecuencia, Screensport denuncia que las redes de cable sólo pueden favorecer a Eurosport frente a su propio canal, incluidas las redes en aquellos países en los que no hay miembros del consorcio. Este problema se ha acentuado con la política de Sky de sustituir todas las noches la programación de Sky Channel por la de Eurosport en las redes establecidas y de tratar de sustituir totalmente este canal por Eurosport una vez que expiren los contratos actualmente en vigor.

(49) Por el contrario, Sky argumenta que la creación de Eurosport favorece la competencia en vez de perjudicarla, dado que los consumidores se benefician de la introducción de un nuevo canal dedicado al deporte que les permite disfrutar de una cobertura mucho más amplia de los acontecimientos deportivos que se transmiten en la televisión nacional, bien en directo o bien a una hora más adecuada, y posiblemente en combinación con el propio canal nacional (por ejemplo, las primeras jornadas de una competición transmitidas por Eurosport y las finales por el canal nacional). Además, el telespectador puede ver, probablemente por vez primera, algunos acontecimientos nuevos sólo accesibles antes a otras audiencias nacionales.

II. FUNDAMENTOS DE DERECHO

Apartado 1 del artículo 85

(50) Las partes objeto de la presente Decisión constituyen empresas con arreglo al apartado 1 del artículo 85.

(51) El acuerdo básico por el que se crea el servicio de un canal televisivo transnacional dedicado al deporte denominado « Eurosport » es el acuerdo de accionistas celebrado entre Sky y el consorcio Eurosport el 23 de diciembre de 1989, que, entre otras cosas, crea la compañía de servicios. No obstante, los pormenores del funcionamiento del canal y de los derechos y obligaciones de las partes hay que buscarlos en la compleja serie de acuerdos celebrados i) entre, actualmente, diecisiete miembros de la UER que han firmado el acuerdo del consorcio Eurosport y ii) entre el consorcio Eurosport y Sky o determinadas empresas del grupo Sky, y en la garantía concedida por NI, sociedad matriz de Sky. Todos ellos constituyen acuerdos en el sentido del apartado 1 del artículo 85.

(52) Desde un punto de vista global, estos acuerdos tienen por objeto o efecto impedir, restringir o falsear la competencia:

i) entre los socios de la empresa en participación, en la medida en que son competidores reales o potenciales en el mercado de la radiodifusión de acontecimientos deportivos, y

ii) con respecto a terceras empresas que quieren llevar a cabo la difusión de acontecimientos deportivos, en particular, canales transnacionales dedicados exclusivamente al deporte.

Respecto a i)

(53) Antes del lanzamiento de cuatro canales por satélite, entre ellos el canal Eurosport, en el Reino Unido y otros Estados miembros, Sky (entonces Satelite Television plc) ya tenía el servicio internacional de televisión por satélite y por cable Sky Channel, que llegaba a los telespectadores del Reino Unido y de otros cuatro Estados miembros (Bélgica, Alemania, Irlanda y Países Bajos).

(54) Aunque se trataba de un canal con contenido de carácter general, el servicio también ofrecía acontecimientos deportivos, y Sky se dedicaba intensamente a conseguir la adquisición de derechos sobre estos acontecimientos para su inclusión en el canal. Además, como había decidido entrar en el mercado de la radiodifusión directa por satélite, se sabía que estaba contemplando la posibilidad de crear un canal dedicado al deporte. Por eso, cuando los miembros interesados de la UER - más tarde el consorcio Eurosport - estudiaron la posibilidad de que Sky se convirtiera en socio de su propia empresa en participación, estaban valorando no sólo las cualidades de Sky como una empresa con experiencia en la televisión transancional por satélite de carácter comercial (deportes incluidos), sino también la amenaza de que Sky se pudiese convertir en un competidor directo como canal transnacional de televisión por satélite dedicado al deporte. Por su parte, Sky debía de saber que si creaba un canal de este tipo por sí sola podía encontrar los mismos problemas que por ejemplo tuvo Screensport en la adquisición de material de programación deportiva, en competencia con la UER, o en la adquisición de licencias de la propia UER.

(55) Por su parte, un consorcio de miembros de la UER - como el consorcio Eurosport - puede considerarse como un competidor potencial de Sky en la medida en que los miembros de la UER ya estaban estudiando la posibilidad de crear un canal transnacional de televisión por satélite dedicado al deporte, a pesar de que se había decidido realizar esta operación con otras empresas. Al respecto, cabe recordar que, además de Sky, otras tres empresas solicitaron participar en la citada operación. No obstante, ninguno de los tres solicitantes disponía, o iba a disponer, de un canal deportivo, según las informaciones de aquel momento.

(56) Por consiguiente, todo incentivo que hubiera podido inducir a Sky a actuar como un competidor real para Eurosport fue eliminado y toda competencia potencial entre los dos socios en cuanto a canales transnacionales de televisión por satélite dedicados al deporte dejó de existir después de la celebración del acuerdo para crear Eurosport conjuntamente.

Respecto a ii)

(57) Sky señala que Eurospot es sólo uno de los muchos canales de televisión cuyos programas incluyen temas deportivos y que en un futuro próximo va a haber aún más, en particular algunos dedicados exclusivamente al deporte. Por consiguiente, tanto Sky como el consorcio Eurosport afirman que la existencia de su propio canal no puede tener un efecto restrictivo sobre el mercado, sino que, por el contrario, este canal es absolutamente procompetitivo por naturaleza y supone un estímulo para otros posibles futuros canales.

(58) A este respecto resulta conveniente examinar más detalladamente el mercado de programas deportivos de televisión. En primer lugar están los radiodifusores del sector público, que están obligados a televisar los acontecimientos más importantes, o por lo menos algunos extractos de ellos, así como los acontecimientos que tengan un interés especial para la audiencia del país, incluidos los deportes minoritarios. Estos radiodifusores tienen una audiencia fija que cuenta con que la televisión nacional incluya los mencionados acontecimientos.

(59) Los nuevos canales televisivos privados nacionales han comprobado que determinados acontecimientos deportivos tienen unos índices de audiencia muy altos en los distintos países y traen consigo, por lo tanto, unos ingresos por publicidad muy elevados; por consiguiente, han tratado de explotar este mercado adquiriendo derechos sobre algunos acontecimientos deportivos específicos, con los que pretenden alejar a las audiencias de los distintos países de las televisiones públicas y atraerlas hacia sí. Los canales internacionales privados con un contenido de carácter general pueden querer también utilizar el deporte para los mismos fines; el principal atractivo del deporte es que atraviesa las fronteras lingueísticas. No obstante, estos canales pueden decidir no escoger los mismos acontecimientos deportivos que los canales comerciales nacionales, pero sí en cambio escoger aquellos con un interés internacional más amplio.

(60) Los canales internacionales dedicados enteramente al deporte no pueden adoptar este tipo de política selectiva. Por el contrario, su política debe ser ofrecer una gran variedad de deportes y lograr, en la medida de lo posible, una cobertura lo más amplia posible del mayor número de acontecimientos de interés para su audiencia potencial (incluidos los grupos minoritarios), teniendo en cuenta que su viabilidad financiera depende de los ingresos por publicidad (o, en su caso, de las suscripciones) derivados de los índices de audiencia. Actualmente sólo están en funcionamiento dos canales televisivos internacionales privados de este tipo: Screensport y Eurosport. Dado que ambos transmiten desde el satélite Astra, son competidores directos para la misma audiencia geográfica. Por lo tanto, compiten por el mismo tipo de material de programación, los mismos patrocinadores y también la misma publicidad. Además, ambos están tratando de triunfar en un nuevo ámbito: el mercado nacional de la televisión por satélite. No obstante, mientras esperan el desarrollo de este mercado, ambos tratan de alcanzar una audiencia lo más amplia posible a través de las empresas de teledistribución por cable.

(61) Si comparamos la posición de Eurosport con la de Screensport y otros posibles canales internacionales de televisión por satélite de carácter privado y dedicados al deporte, los términos de la empresa en participación conceden una clara situación privilegiada al primero con respecto al segundo. En primer lugar, y en lo que respecta al material de programación, Eurosport tiene un acceso ilimitado a todos los programas producidos o adquiridos por los miembros del consorcio Eurosport, incluidos los programas que adquieren, a través del sistema Eurovisión, de otros miembros de la UER que no son miembros del consorcio. Ningún otro canal tiene un acceso prioritario a estos programas, ni siquiera mediante sublicencias concedidas por la UER o sus miembros [véase considerando (63)]. En los acuerdos sobre la empresa en participación se incluyó una lista de los acontecimientos sobre los que la UER o sus miembros ya había adquirido derechos exclusivos « estándar » o « mundiales » (tal y como se definen en esta decisión), incluidos algunos grandes acontecimientos internacionales. Eurosport puede seleccionar a partir de esta lista (naturalmente incluidos los derechos adquiridos subsiguientemente) los acontecimientos que desea incluir en su programación. También puede elegir libremente la amplitud de cobertura que necesita y si es más importante ofrecer el programa en directo o en diferido. Puede hacerlo independientemente de los miembros del consorcio o puede decidir coordinar con ellos el horario de retransmisión del acontecimiento de que se trate.

(62) Conviene recordar en este contexto que los miembros de la UER se reservan la exclusividad para todos los derechos sobre los acontecimientos deportivos en directo, que ellos mismos producen o adquieren. En virtud de los acuerdos examinados en esta decisión, el canal Eurosport está incluido en este sistema.

(63) Al contrario que Eurosport, por lo tanto, las terceras empresas sólo pueden tener un acceso limitado al material de Eurovisión a través de sublicencias concedidas por la UER o por sus miembros individuales; los participantes en el sistema de Eurovisión tienen prioridad para retransmitir en directo. Las sublicencias se conceden en principio sólo para transmitir en diferido, bajo reserva de un embargo y otras restricciones relativas al horario y al volumen de las transmisiones. Eurosport, no obstante, tiene un acceso directo a todos los programas de la UER sin restricciones de ningún tipo. Esto, efectivamente, elimina toda posibilidad de que terceras empresas (en particular, los canales televisivos transnacionales y los canales de radiodifusión directa por satélite o por cable de carácter nacional) compitan en condiciones de igualdad con Eurosport con respecto a estos programas, y sobre todo de que puedan ofrecer una cobertura en directo.

(64) Además, Eurosport tiene un acceso gratuito a la señal que transmite los programas desde el país anfitrión, al igual que los demás miembros de la UER, como parte del sistema de reciprocidad de Eurovisión. Los canales deportivos privados no disponen de una concesión similar, sino que deberán pagar siempre por esta señal o proporcionarla por sus propios medios.

(65) En segundo lugar, en lo que respecta al mercado para la adquisición de derechos sobre los acontecimientos deportivos, el aumento de las ventajas derivadas de la posición negociadora de los miembros de la UER con respecto a un gran número de acontecimientos internacionales constituye un objetivo importante para Eurosport, en la medida en que los miembros de la UER se ven afectados. Esta posición les permite adquirir material en bloques que, aunque contengan acontecimientos que podrían no tener ningún interés para muchos radiodifusores nacionales públicos, constituyen un material de gran utilidad para un canal dedicado al deporte. En opinión de la Comisión, la política de adquisición conjunta de material que lleva a cabo la UER a través del sistema Eurovisión les confiere ya de entrada a sus miembros un grado considerable de poder en el mercado, a pesar de que los radiodifusores privados hayan conseguido superar las ofertas de la UER en algunos acontecimientos. Incluso si el poder que la UER tiene actualmente en el mercado parece haber disminuido con respecto a su posición anterior, no deja de ser un organismo potente con una situación privilegiada fuerte en el mercado de la adquisición de derechos sobre programas y no parece que esta situación vaya a cambiar en un futuro más o menos próximo. El hecho de que los miembros de este organismo refuercen no sólo su propia posición sino también la de un competidor potencial (Sky) mediante unos acuerdos a largo plazo que favorecen un canal transnacional privado de televisión por satélite dedicado exclusivamente a temas deportivos sólo puede reducir las oportunidades de terceras empresas, en especial de las que disponen de un canal privado transnacional de televisión dedicado al deporte, para competir en condiciones de igualdad con Eurosport para adquirir de la UER unos derechos de retransmisión por cable.

(66) En tercer lugar, la estrecha relación entre el canal Eurosport y la UER, a través del consorcio Eurosport, y el acceso directo a todo el material de programación de Eurosport, es claramente un factor que favorece a Eurosport frente a otros posibles canales deportivos internacionales, en la medida en que las empresas de teledistribución por cable se ven afectadas al determinar qué servicios de canales deportivos desean incluir en sus redes. Teniendo en cuenta que el desarrollo del mercado de las antenas parabólicas es una cuestión pendiente, el papel de estas empresas de teledistribución por cable puede ser crucial para la viabilidad financiera de los canales deportivos internacionales por satélite: deben garantizarles unos índices de audiencia lo bastante altos, con el fin de atraer la suficiente publicidad para poder seguir funcionando. A este respecto, las empresas de teledistribución por cable se han visto atraídas por el supuesto carácter de « servicio público » de Eurosport. Además, algunas aceptaron en sus relaciones contractuales con Sky, el cambio diario del Sky Channel al canal Eurosport; de este modo, Eurosport puede tener acceso de forma muy rápida a una amplia audiencia.

Efectos sobre el comercio entre los Estados miembros

(67) Dado el carácter internacional de Eurosport, al que se puede acceder en casi toda Europa occidental directamente por satélite o a través de la distribución por cable, y que incluye programas deportivos de acontecimientos que se celebran en muchos lugares del mundo, sobre los que un grupo de organizaciones de radiodifusión de numerosos países de Europa occidental han adquirido los derechos, las restricciones del juego de la competencia afectan al comercio en el conjunto del mercado común. Además, los correspondientes mercados publicitarios contienen elementos de carácter internacional de gran transcendencia, dado el interés de las grandes empresas de publicidad en la importación y la exportación para empresas de publicidad en la importación y la exportación para atraer clientes de otros Estados miembros. Por consiguiente, el caso que nos ocupa entra dentro del ámbito de aplicación del apartado 1 del artículo 85. No obstante, la presente Decisión se limita a los efectos de los acuerdos dentro de la Comunidad.

Apartado 2 del artículo 90

(68) El consorcio Eurosport pretende que sus miembros necesitan un canal de televisión por satélite, creado conjuntamente con Sky, para el cumplimiento de su misión pública ya que el objetivo del canal Eurosport es la transmisión de un número más elevado de programas producidos o adquiridos por los miembros del Consorcio. Dadas las relaciones de subcontratación en las que se basa el suministro de programas al Consorcio Eurosport, el canal dice ser un canal público de televisión, independientemente de los motivos comerciales que incitaron a su creación (se hace referencia aquí al deseo de los miembros de recobrar el coste de los programas deportivos que deben producir, pero que no podrían emitir de otro modo, debido a las obligaciones de programación de carácter general que pesan sobre ellos). Por este motivo, el consorcio Eurosport pretende que es aplicable la excepción prevista en el apartado 2 del artículo 90 según el cual las normas sobre la competencia no deben impedir a las empresas encargadas de la gestión de servicios de interés económico general cumplir con la misión específica a ellas confiada.

(69) Si puede ser posible que las obligaciones de misión de servicio público impuestas por los Estados miembros a los organismos nacionales de radiodifusión les conviertan en empresas encargadas de la gestión de servicios de interés económico general, es sin embargo muy dudoso que, dado el carácter nacional de esas obligaciones, su alcance pueda ser interpretado como extensible a las actividades transnacionales de naturaleza colectiva, como Eurosport. De todos modos, nada, en la posible aplicación del apartado 1 del artículo 85 a los acuerdos de empresa en participación les impediría cumplir con su misión, por no mencionar el reconocido carácter comercial de la empresa en la que se lanzó Sky por motivos puramente económicos, y que le indujo a ofrecer su experiencia en el sector de la gestión y su ayuda financiera, con la esperanza de obtener unos beneficios en el futuro.

Apartado 3 del artículo 85

Mejora de la producción, distribución de los productos o fomento del progreso técnico o económico

(70) Sky argumenta que la actividad de Eurosport supone una mejora de la producción y la distribución en el mercado: es uno de los primeros canales de televisión temáticos que transmiten por encima de fronteras nacionales fomentando el deporte en general y los deportes menos conocidos en particular; por lo tanto, está desarrollando una nueva audiencia que beneficia a futuros canales. También fomenta el progreso técnico o económico al utilizar cada vez más la tecnología de satélites, fomentar el deporte e invertir en él y crear oportunidades a los patrocinadores, los anunciantes, etc. Por su parte, el consorcio Eurosport pone el énfasis en el hecho de que Eurosport permite a miembros explotar al máximo sus derechos de transmisión; así pueden recuperar sus inversiones. No obstante, Screensport rechaza esta argumentación, aduciendo que se puede conseguir el mismo beneficio concediendo licencias sobre los derechos sobrantes a distintas empresas, incluida Screensport, mientras que Eurosport tiende a limitar la distribución, ya que los miembros de la UER prefieren seguir dando una única salida a estos derechos sobrantes antes que verse obligados a aumentar la presión comercial al distibuirlos de un modo más amplio o a renunciar de entrada a adquirir unos derechos que no van a poder explotar.

(71) En respuesta a este argumento, la Comisión reconoce el logro de Eurosport en el establecimiento de un segundo canal televisivo internacional por satélite de carácter privado y dedicado al deporte. No obstante, afirma que no supone una « mejora » en el sentido del apartado 3 del artículo 85 si, en la práctica, impide de forma desproporcionada el juego de la competencia en el correspondiente mercado. En estas circunstancias, tampoco hay un « fomento » del progreso técnico o económico. La Comisión considera que es especialmente importante en las nuevas industrias en desarrollo, que requieren una inversión considerable en tecnología y desarrollo, dar preferencia a garantizar una competencia lo más abierta posible para que todos los que deseen entrar en ese mercado tengan las mismas oportunidades para competir.

Beneficio para los consumidores

(72) Tal y como alegaron las partes, se podría aducir que, al menos a corto plazo, los consumidores se benefician de la introducción de un nuevo canal dedicado al deporte que les ofrece una cobertura de los acontecimientos deportivos mucho más amplia que la que ofrece la televisión nacional, bien en directo o a una hora posiblemente más adecuada, o, posiblemente, en combinación con el propio canal nacional (por ejemplo, las primeras jornadas de competición se muestran en Eurosport y la final en el canal nacional). Además, el telespectador puede ver, es posible que por vez primera, determinados acontecimientos que antes sólo veían los telespectadores de otros países.

(73) No obstante, este razonamiento omite tener en cuenta las posibilidades del grupo Sky para desarrollar, de forma autónoma, un canal dedicado al deporte. Ya se anunció públicamente que el grupo Sky iba a seguir de todos modos una política de cobertura extensiva de los acontecimientos deportivos. En estas circunstancias, puede ser que, por el contrario, se sirviera mejor al consumidor si éste pudiera elegir con conocimiento de causa entre por lo menos dos canales con gran variedad de programas deportivos europeos, incluidos los grandes acontecimientos internacionales, que podrían variar en estilo, presentación, calidad y contenido. En estas circunstancias es el consumidor quien decide en último término qué canales (y cuántos) de este tipo pueden triunfar.

Carácter indispensable

(74) Al contrario de lo que argumentan los partes, la Comisión no cree que un canal deportivo internacional como Eurosport sólo pueda funcionar sobre la base de una empresa en participación creada entre un grupo de miembros de la UER, con el apoyo de la propia organización y con el principal competidor con capacidad de crear una empresa alternativa. En opinión de la Comisión, la creación de esta empresa en participación es excesiva, y las restricciones implícitas del juego de la competencia no pueden considerarse indispensables para el establecimiento de un canal deportivo de dimensión internacional capaz de rivalizar con otros canales deportivos a beneficio del consumidor.

(75) La Comisión no puede aceptar que todas las restricciones contenidas en los acuerdos sean indispensables para el funcionamiento de la empresa en participación. Este canal goza en particular de una posición privilegiada con respecto a todos los posibles canales de televisión que transmiten acontecimientos deportivos y, en particular, a los canales transnacionales dedicados al deporte.

Conclusión

(76) En estas circunstancias, y desde el punto de vista de las normas sobre la competencia, los inconvenientes que se derivan de los acuerdos notificados por los socios de la empresa en participación Eurosport superan las eventuales mejoras y beneficios para el mercado en cuestión. Por estos motivos, la Comisión considera que la solicitud de exención en virtud del apartado 3 del artículo 85 debe ser denegada,

HA ADOPTADO LA PRESENTE DECISIÓN: Artículo 1

Los acuerdos para la creación de una empresa en común celebrados entre los miembros del consorcio Eurosport por una parte, y Sky Television plc, Satellite Sport Sales Ltd, Satellite Sports Services y News International plc por otra, y todas las disposiciones contractuales relacionadas con ellos, que fueron notificados a la Comisión el 17 de enero de 1989, constituyen una infracción del apartado 1 del artículo 85 del Tratado en la medida en que tienen por efecto conceder un accesso directo al sistema Eurovisión. Artículo 2

Se deniega la solicitud de exención con arreglo al apartado 3 del artículo 85 respecto a los acuerdos y disposiciones contractuales relacionadas con ellos, mencionados en el artículo 1. Artículo 3

Los destinatarios de la presente Decisión serán las siguientes empresas:

a) Los miembros del consorcio Eurosport

c/o Union Européenne de Radiodiffusion

Case Postale 67,

CH-1218 Grand-Saconnex (Ginebra);

b) Sky Television plc

Sky Television Center

6 Centaurs Business Park

Grant Way

Isle Worth

UK-Middlesex TW7 5QK;

c) Satellite Sport Sales Ltd

PO Box 495

Virginia Street

UK-London E1 9XY;

d) Satellite Sports Services Ltd

PO Box 495

Virginia Street

UK-London E1 9XY;

e) News International plc

PO Box 481

Virginia Street

UK-London E1 9BD. Hecho en Bruselas, el 19 de febrero de 1991. Por la Comisión

Leon BRITTAN

Vicepresidente (1) DO no 13 de 21. 2. 1962, p. 204/62. (2) DO no 127 de 20. 8. 1963, p. 2268/63.

Top