52007IP0021

Resolución del Parlamento Europeo sobre la discriminación de las mujeres jóvenes y las niñas en materia de educación (2006/2135(INI))

Diario Oficial n° 250 E de 25/10/2007 p. 0102 - 0106


P6_TA(2007)0021

Discriminación de las mujeres jóvenes y las niñas en materia de educación

Resolución del Parlamento Europeo sobre la discriminación de las mujeres jóvenes y las niñas en materia de educación (2006/2135(INI))

El Parlamento Europeo,

- Reafirmando los principios establecidos en el artículo 2, artículo 3, apartado 2, artículo 13, artículo 137, apartado 1, letra i) y artículo 141 del Tratado constitutivo de la Comunidad Europea,

- Vista la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea, proclamada en 2000, y en especial su artículo 23,

- Visto el Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales de 1950,

- Vista la Declaración Universal de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, de 10 de diciembre de 1948,

- Vistos los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) de las Naciones Unidas, en especial el ODM3, sobre la promoción de la igualdad de género y la autonomía de la mujer como requisito previo, entre otras cosas, para lograr la igualdad en todos los niveles de educación y en todas las áreas de trabajo,

- Vista la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer de las Naciones Unidas, celebrada en Pekín en septiembre de 1995, así como la Declaración y la Plataforma de Acción, adoptada en Pekín, y los subsiguientes documentos, adoptados en los períodos extraordinarios de sesiones de las Naciones Unidas Beijing + 5 y Beijing + 10, sobre acciones e iniciativas para poner en práctica la Declaración de Beijing, adoptada el 9 de junio de 2000, y la Plataforma de Acción, adoptada el 11 de marzo de 2005,

- Visto el Protocolo opcional de la Convención de las Naciones Unidas de 1979 sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Contra la Mujer (CEDAW), adoptada en 1999, que declara que los individuos o los grupos de individuos, bajo la jurisdicción de un Estado parte, que sean presuntas víctimas de la violación, por el Estado parte, de cualquiera de los derechos establecidos en la Convención, pueden presentar una comunicación al respecto al Comité para la Eliminación de la Discriminación contra las Mujeres,

- Vistos los Informes Mundiales de Supervisión de la Organización para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) de la acción "Educación para todos" 2003/2004, 2005 y 2006,

- Vistas las recomendaciones del Consejo de Europa, y en especial su resolución y plan de acción aprobados en la Sexta Conferencia Ministerial Europea sobre la igualdad entre mujeres y hombres, celebrada en Estocolmo los días 8 y 9 de junio de 2006,

- Vista la Recomendación 2006/143/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 15 de febrero de 2006, sobre una mayor cooperación europea en la garantía de la calidad de la enseñanza superior [1],

- Vista la Recomendación 98/561/CE del Consejo, de 24 de septiembre de 1998, sobre la cooperación europea para la garantía de la calidad en la enseñanza superior [2],

- Vistas sus Resoluciones, de 28 de abril de 2005, sobre la situación de la población romaní en la Unión Europea [3], y de 1 de junio de 2006, sobre la situación de las mujeres romaníes en la Unión Europea [4],

- Vista la Comunicación de la Comisión de 4 de julio de 2006"Hacia una estrategia de la Unión Europea sobre los derechos de la infancia" (COM(2006) 0367),

- Vista la Comunicación de la Comisión, de 1 de marzo de 2006, titulada "Plan de trabajo para la igualdad entre las mujeres y los hombres 2006-2010" (COM(2006) 0092),

- Vista la Comunicación de la Comisión, de 1 de junio de 2005, titulada "Estrategia marco contra la discriminación y por la igualdad de oportunidades para todos" (COM(2005) 0224),

- Vistas las comunicaciones de la Comisión de 19 de febrero de 2004 (COM(2004) 0115) y de 14 de febrero de 2005 (COM(2005) 0044) sobre la igualdad entre hombres y mujeres,

- Vista la Comunicación de la Comisión, de 5 de febrero de 2003, titulada "El papel de las universidades en la Europa del conocimiento" (COM(2003) 0058),

- Vista la Comunicación de la Comisión, de 7 de junio de 2000, titulada "Hacia una estrategia marco comunitaria sobre la igualdad entre hombres y mujeres (2001-2005)" (COM(2000) 0335),

- Vista la Declaración de los ministros de la Unión Europea responsables de las políticas de igualdad de género en la Conferencia de ministros sobre la Igualdad de Género, celebrada en Luxemburgo el 4 de febrero de 2005,

- Vista la Declaración "Década de la inclusión romaní 2005-2015", firmada en Sofía el 2 de febrero de 2005, por los primeros ministros de los países del Centro y Sur de Europa participantes

- Vista la Declaración de Atenas, aprobada en la Cumbre Europea sobre Mujeres en el Poder, de 1992, que declara que las mujeres constituyen la mitad de los talentos y de las cualificaciones potenciales de la humanidad,

- Vistos los informes y debates de la Comisión de Cultura y Educación y de la Comisión de Derechos de la Mujer e Igualdad de Género,

- Visto el artículo 45 de su Reglamento,

- Visto el informe de la Comisión de Derechos de la Mujer e Igualdad de Género (A6-0416/2006),

A. Considerando que las estadísticas de los Estados miembros muestran una proporción más baja de mujeres que de hombres entre quienes obtienen una titulación postuniversitaria, y considerando las informaciones según las cuales existe un número más bajo de mujeres que de hombres entre quienes prosiguen una formación continua debido a diversas restricciones relacionadas con el género,

B. Considerando que las tareas del cuidado del hogar y de la familia siguen siendo desempeñadas en gran medida por las mujeres, lo que limita sus posibilidades de dedicar tiempo al desarrollo de su nivel de calificación y a su formación continua,

C. Considerando que el acceso a la educación, en particular a la educación superior, es especialmente difícil para los jóvenes procedentes de familias de bajos ingresos, lo que refuerza la preferencia tradicional de educar a los varones,

D. Considerando que los importantes avances realizados en materia de igualdad de género en la educación constituyen sobre todo avances cuantitativos, es decir, un aumento del número de mujeres que obtienen el acceso a todos los niveles de la educación, pero que no existe la correspondiente mejora cualitativa en lo que se refiere a la selección de estudios y especialidades, sobre todo debido a los estereotipos sociales y a los roles tradicionales establecidos en función del sexo;

E. Considerando que la educación es un valor europeo importante, un derecho fundamental y un instrumento clave para la inclusión social; considerando la persistencia en la sociedad de una cierta hostilidad y de prejuicios contra las mujeres tituladas, y que las mujeres tituladas con frecuencia no encuentran salidas correspondientes a su potencial tanto en la vida profesional como en la pública,

F. Considerando que en determinadas culturas persisten prejuicios religiosos y tradicionales restringen el acceso de las mujeres y las niñas a la educación,

G. Considerando que a través de los medios de comunicación se difunden reiteradamente estereotipos relativos a los roles de cada sexo, con lo que se refuerzan las visiones tradicionales del papel de la mujer, en lugar de difundir ejemplos admirables y dignos de imitación como el de Maria Skłodowska- Curie,

H. Considerando que el acceso a la educación de las niñas y las jóvenes procedentes de minorías nacionales, en particular de la minoría romaní, o de niñas y jóvenes procedentes de grupos inmigrantes, es especialmente limitado, y con frecuencia, además, se caracteriza por la discriminación y la segregación en las escuelas, en las que influyen factores como los programas de enseñanza de apoyo, con pocos recursos, personal sin motivación ni formación, escasas infraestructuras y programas educativos y de examen inadecuados,

I. Considerando que muchos Estados miembros carecen de presupuestos de educación dotados de recursos suficientes y que, al mismo tiempo, en dichos Estados los empleos en la educación los ocupan mayoritariamente las mujeres,

1. Señala que la educación y la formación de las niñas y mujeres es un derecho humano y un elemento esencial para el disfrute completo de los demás derechos sociales, económicos, culturales y políticos;

2. Celebra el hecho de que una media de ocho de cada diez jóvenes que estudian en las instituciones universitarias de los Estados miembros acaben sus estudios, y que las estadísticas indiquen una igualdad de oportunidades para ambos sexos por lo que respecta a la obtención de una educación universitaria y, ciertamente, un mayor nivel de motivación entre las mujeres cuando no se enfrentan a restricciones por razón de género;

3. Señala que, en el ámbito de la educación y la investigación, las mujeres superan a los hombres en cuanto a número de licenciados (un 59 %), pero que su presencia disminuye de manera regular al ir ascendiendo en la carrera, pasándose de un 43 % de doctoradas a sólo un 15 % de catedráticas;

4. Celebra el hecho de que se hayan tomado varias medidas concretas para reducir la desigualdad de género en el acceso a la educación, como parte del Proyecto del Milenio de las Naciones Unidas, y de que la cuestión de la igualdad de acceso a la educación para ambos sexos se esté debatiendo abiertamente en los Estados miembros;

5. Se congratula por la reforma del sistema de educación universitario, derivada de la Estrategia de Lisboa, que versa en particular sobre el aprendizaje permanente, que ofrece a las jóvenes la posibilidad de proseguir su educación;

6. Celebra el informe de la Comisión sobre la calidad de la educación escolar, publicado en 2000, en el que analiza 16 indicadores, incluido el acceso a la educación desde el punto de vista del género;

7. Celebra la creación de un Instituto de la Igualdad de Género, cuyas actividades incluirán el control de la situación por lo que respecta al acceso a la educación para ambos sexos en los distintos Estados miembros y en el resto del mundo;

8. Recomienda que se evalúe la política relativa al acceso equitativo a la educación sobre la base del análisis de estadísticas desglosadas por sexo, a fin de poner más de manifiesto y resolver mejor las desigualdades que persisten en el acceso y la obtención de determinadas cualificaciones académicas superiores, incluso en el tercer ciclo y en la investigación científica, así como en el ámbito del aprendizaje permanente;

9. Pide a los Estados miembros que faciliten el acceso a la educación para aquellas mujeres y aquellos hombres que cuidan de sus hijos y para las madres y los padres que, para tener hijos, han interrumpido el proceso para la obtención de un título;

10. Recomienda el diálogo con los interlocutores sociales, con objeto de motivarles para que creen unas condiciones favorables con objeto de que las mujeres que han interrumpido su formación y las que tienen un bajo nivel de formación puedan mejorar su acceso a la educación y a la formación permanente;

11. Señala que la diferencia salarial entre las mujeres y los hombres se mantiene a niveles inaceptablemente elevados y no muestra ningún signo significativo de desaparecer; señala que las mujeres ganan por término medio un 15 % menos que los hombres, lo que resulta tanto del no respeto de la legislación en materia de igualdad de salarios como de diversas desigualdades estructurales, tales como la segregación en el mercado laboral, las diferencias en los modelos de trabajo, el acceso a la educación y la formación, unos sistemas de evaluación y pago desequilibrados, y los estereotipos;

12. Pide a la Comisión y a los Estados miembros que utilicen todos los medios disponibles para eliminar los estereotipos comunes de discriminación contra las mujeres en su lugar de trabajo, especialmente presentes en el ámbito científico y tecnológico, donde están muy poco representadas, y concedan una atención especial a las cuestiones de género y para supervisar y evaluar los datos de un modo periódico;

13. Pide a los Estados miembros que incentiven el acceso de las mujeres a los cargos de responsabilidad y de toma de decisiones de las empresas públicas y privadas, con especial atención en el ámbito académico;

14. Insta a la Comisión a que fomente los principios de igualdad y de acceso equitativo de las niñas a la educación en sus relaciones con los terceros países y, en particular, en sus políticas de buena vecindad y de ayuda al desarrollo;

15. Insta a los Estados miembros a que refuercen la posición de las mujeres docentes en las más altas esferas del sistema educativo y en los centros de toma de decisiones en materia de educación, posición que sigue registrando una supremacía numérica de los colegas masculinos;

16. Subraya la necesidad de reformar los programas en todos los niveles de la educación, así como al contenido de los libros de texto; recomienda que la formación de los docentes y otros trabajadores de la educación se oriente a cumplir las exigencias de una política de género equilibrada, y que los temas políticos relacionados con el género formen parte de la formación de los profesores en los centros correspondientes y otras facultades;

17. Recomienda que la Comisión y los Estados miembros apliquen una política dirigida a las minorías nacionales, éticas y culturales, sin olvidar a la minoría romaní, que permita el acceso a una educación de calidad y la igualdad de condiciones en la educación para niños y niñas, incluidos los programas preescolares y los que no reciban notas, prestando especial atención a un enfoque multicultural que facilite la integración de las jóvenes y las niñas procedentes de las minorías y los grupos inmigrantes en el sistema educativo general, con vistas a luchar contra la doble discriminación;

18. Pide al Consejo, a la Comisión y a los Estados miembros que tomen todas las medidas necesarias para proteger los derechos de las mujeres y las niñas inmigrantes y para combatir la discriminación a la que se enfrentan en su comunidad de origen, rechazando todas las formas de relativismo cultural y religioso que puedan violar los derechos fundamentales de las mujeres;

19. Recomienda que los Estados miembros apoyen la concienciación sobre la igualdad de acceso a la educación a todos los niveles, en particular en las comunidades vulnerables, con objeto de eliminar todo tipo de prejuicios que obstaculice el acceso de mujeres y niñas a la educación;

20. Recomienda a los Estados miembros que adapten sus programas de estudios a las necesidades de los jóvenes que tienen un empleo y a las de las personas, en particular las mujeres y las jóvenes, que tienen niños pequeños a su cargo o que están en permiso por maternidad; considera que actualmente existen posibilidades técnicas para encontrar soluciones adecuadas;

21. Pide mayores esfuerzos para reconocer a los jóvenes, en particular, a las niñas y a las jóvenes intelectualmente dotadas, y a los que sufren dificultades para el aprendizaje, como la dislexia, la dispraxia, la discalculia y trastornos de déficit de atención e hiperactividad, y para prestarles un mejor apoyo;

22. Pide a los Estados miembros que reevalúen los métodos de examen utilizados para dirigir a los niños hacia las escuelas de recuperación, en especial a los niños romaníes;

23. Celebra la puesta en práctica de programas educativos financiados con fondos de la UE, así como con fondos de otro origen incluido el sector no lucrativo, para promover la educación de mujeres y niñas de familias socialmente desfavorecidas; celebra en particular la utilización de los programas y fondos de ayuda existentes, así como la búsqueda de nuevas modalidades de financiación; al mismo tiempo, hace hincapié en la necesidad de invertir mucho más, en todos los Estados miembros, en la educación de los jóvenes con miras al futuro;

24. Insta a los Estados miembros a que empleen el instrumento de la presupuestación con perspectiva de género y corrijan de este modo las desigualdades de género, lo que beneficiará en particular al ámbito de la educación;

25. Recomienda a los Estados miembros la creación y seguimiento de políticas de educación nacionales que posibiliten que todas las niñas, al igual que los niños, entren, permanezcan y concluyan los ciclos educativos obligatorios, asegurando que permanecen en la escuela hasta alcanzar la edad mínima de entrada legal en el mercado de trabajo;

26. Indica la necesidad vital de efectuar una evaluación meticulosa de los datos estadísticos relativos al género, así como a otros aspectos de discriminación múltiple tales como la etnia, dado especialmente que no siempre disponemos de unos datos en materia de género estadísticamente diferenciados por lo que respecta a los niños y jóvenes; recuerda que esta cuestión debe convertirse, entre otras, en una de las tareas del nuevo Instituto de la Igualdad de Género;

27. Pide a los Estados miembros que apoyen la presentación positiva de los dos sexos en los medios de comunicación, promoviendo una imagen digna de mujeres y hombres, libre de conceptos llenos de prejuicios y distorsionados, que acaban por menospreciar a uno o a ambos sexos;

28. Indica la necesidad de adaptar las nuevas tecnologías en el ámbito de la formación a las necesidades educativas de las mujeres, por ejemplo, la posibilidad de la formación a distancia utilizando tecnologías informáticas;

29. Pide a los Estados miembros y a la Comisión que se tomen medidas para acabar con la brecha digital por razón de género dentro del marco de la Estrategia de Lisboa, con el fin de extender la sociedad de la información con medidas que favorezcan la igualdad entre hombres y mujeres, con acciones que faciliten a las mujeres las condiciones de acceso, impulsando la adquisición de las e-capacidades, realizando programas que contemplen acciones específicas de inclusión para las mujeres de grupos vulnerables y compensadoras de los desequilibrios entre los ámbitos urbanos y rurales;

30. Recomienda que los Estados miembros desarrollen programas más flexibles para la educación para adultos y para la formación a lo largo de toda la vida de modo que las trabajadoras y las madres puedan continuar su educación en programas compatibles con sus horarios, ofreciendo con ello a las mujeres un mayor acceso a la educación y la oportunidad de tomar parte en programas educativos alternativos para que puedan llegar a ser más independientes y puedan participar significativamente en la sociedad, promoviendo en mayor medida la igualdad de género;

31. Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo y a la Comisión.

[1] DO L 64 de 4.3.2006, p. 60.

[2] DO L 270 de 7.10.1998, p. 56.

[3] DO C 45 E de 23.2.2006, p. 129.

[4] DO C 298 E de 8.12.2006, p. 283.

--------------------------------------------------