21977A0919(01)

Convenio sobre la protección del Rin contra la contaminación química

Diario Oficial n° L 240 de 19/09/1977 p. 0037 - 0063
Edición especial en español: Capítulo 15 Tomo 2 p. 0048-0057
Edición especial en portugués: Capítulo 15 Tomo 2 p. 0048-0057
DA L 240 19/09/1977 P. 0053-0063
DE L 240 19/09/1977 P. 0053-0063
EN L 240 19/09/1977 P. 0037-0047
FR L 240 19/09/1977 P. 0037-0047
IT L 240 19/09/1977 P. 0053-0063
NL L 240 19/09/1977 P. 0053-0063


CONVENIO sobre la protección del Rin contra la contaminación química

EL GOBIERNO DE LA REPÚBLICA FEDERAL DE ALEMANIA,

EL GOBIERNO DE LA REPÚBLICA FRANCESA,

EL GOBIERNO DEL GRAN DUCADO DE LUXEMBURGO,

EL GOBIERNO DEL REINO DE LOS PAÍSES BAJOS,

EL GOBIERNO DE LA CONFEDERACIÓN SUIZA,

Y LA COMUNIDAD ECONÓMICA EUROPEA,

Refiriéndose al Acuerdo de 29 de abril de 1963 y al Acuerdo adicional de 3 de diciembre de 1976 sobre la Comisión internacional para la protección del Rin contra la contaminación;

Considerando que la contaminación química de las aguas del Rin amenaza a su fauna y a su flora y tiene también efectos indeseables sobre las aguas del mar;

Conscientes de los peligros que pueden derivarse para determinadas utilizaciones de las aguas del Rin;

Deseosos de mejorar la calidad de las aguas del Rin para estas utilizaciones;

Considerando que el Rin se utiliza para otros fines, en particular, la navigación y como medio receptor de aguas residuales;

Convencidos de que la acción internacional para la protección de las aguas del Rin contrala contaminación química debe valorarse en relación con otros esfuerzos realizados para la protección de las aguas del Rin, especialmente los esfuerzos tendentes e la celebración de convenios contra la contaminación por cloruros y la contaminación térmica, y que esta acción forma parte de las medidas progresivas y coherentes para la protección de las aguas continentales y las aguas marinas contra la contaminación;

Considerando la acción emprendida por la Comunidad Económica Europea para la protección de las aguas, en particular, en el marco de la Directiva del Consejo, de 4 de mayo de 1976, relativa a la contaminación causada por determinadas sustancias peligrosas vertidas en el medio acuático de la Comunidad;

Refiriéndose a los resultados de las Conferencias ministeriales que se celebraron los días 25 y 26 de octubre de 1972 en la Haya, los días 4 y 5 de diciembre de 1973 en Bon y el 1 de abril de 1976 en París, sobre la protección del Rin contra la contaminación,

HAN CONVENIDO EN LO SIGUIENTE:

Artículo 1

1. Las Partes Contratantes adoptarán, a fin de majorar la calidad de las aguas del Rin, tomarán, de conformidad con las siguientes disposiciones, las medidas adecuadas para:

a) eliminar la contaminación de las aguas de superficie de la cuenca del Rin debida a sustancias peligrosas incluídas en las categorías y grupos de sustancias que figuran en el Anexo I (en adelante denominadas «sustancias recogidas en el Anexo I»). Se proponen eliminar, progresivamente, los vertidos de estas sustancias, teniendo en cuenta los resultados de los exámenes de cada una de ellas efectuados por los expertos, así como los medios técnicos disponibles;

b) reducir la contaminación de las aguas del Rin debida a las sustancias peligrosas incluidas en las categorías y grupos de sustancias que figuran en el Anexo II (en adelante denominadas «sustancias recogidas en el Anexo II»).

2. Las medidas contempladas en el apartado 1 anterior se adoptarán teniendo en cuenta, dentro de límites razonables, que las aguas del Rin se utilizan para los siguientes fines:

a) la producción de agua potable para el consumo humano;

b) su consumo por animales domésticos y salvajes;

c) la conservación y mejora de las especies naturales, tanto en lo que se refiere a la fauna como a la flora, y la conservación del poder autodepurador de las aguas;

d) la pesca;

e) fines recreativos, teniendo en cuenta los requisitos de la higiene y de la estética;

f) el suministro directo o indirecto, con fines agrícolas, de aguas continentales a las tierras;

g) la producción de agua para usos industriales;

y la necesidad de preservar una calidad aceptable de las aguas del mar.

3. Las disposiciones del presente Convenio constituyen un primer paso para alcanzar el objetivo contemplado en el apartado 1 anterior.

4. El Anexo A del Convenio precisa lo que las Partes Contrantantes entienden por «Rin» para la aplicación de dicho Convenio.

Artículo 2

1. Los gobiernos Partes del presente Convenio elaborarán, para su propio uso, de conformidad con las disposiciones del apartado 1 del Anexo III, un inventario nacional de los vertidos en las aguas superficiales de la cuenca del Rin que puedan contener sustancias recogidas en el Anexo I a las que sean aplicables las normas de emisión.

2. Los gobiernos comunicarán a la Comisión internacional para la protección del Rin contra la contaminación (en adelante deniminada «la Comisión internacional»), de conformidad con lo dispuesto en el apartado 2 del Anexo III, los elementos de su inventario regularmente actualizado al menos cada tres años.

3. Las propuestas de la Comisión internacional previstas en el apartado 3 del artículo 6 podrán incluir, si fuera necesario, un inventario de las diferentes sustancias recogidas en el Anexo II.

Artículo 3

1. Todo vertido efectuado en las aguas superficiales de la cuenca del Rin que pueda contener una de las sustancias recogidas en el Anexo I, estará sometido a una autorización previa concedida por la autoridad competente del gobierno interesado.

2. Para los vertidos de estas sustancias en las aguas superficiales de la cuenca del Rin y, cuando sea necesario a los fines de la aplicación del presente Convenio, para los vertidos de estas sustancias en las alcantarillas, la autorización fijirá norñas de emisión que no podrán rebasar los valores límite establecidos de conformidad con el artículo 5.

3. En lo que se refiere a los vertidos existentes de estas sustancias, la autorización fijará un plazo para el cumplimiento de las condiciones previstas en la misma. Este plazo no podrá rebasar los límites fijados de conformidad con el apartado 3 del artículo 5.

4. La autorización sólo podrá concederse por un periodo de tiempo limitado. Podrá renovarse teniendo en cuenta las eventuales modificaciones de los valores límite contemplados en el artículo 5.

Artículo 4

1. Las normas de emisión fijadas por las autorizaciones concedidas en aplicación del artículo 3 determinarán:

a) la concentración máxima admisible de una sustancia en los vertidos. En caso de dilución, el valor límite previsto en la letra a) del apartado 2 del artículo 5 deberá dividirse por el factor de dilución;

b) la cantidad máxima admisible de una sustancia en los vertidos durante uno o varios períodos determinados. Si fuera necesario, esta cantidad máxima también podrá expresarse en unidad de peso del contaminante por unidad de elemento característico de la actividad contaminadora (por ejemplo, unidad de peso por materia prima o por unidad de producto).

2. Si el causante del vertido declarare que no se halla en condiciones de cumplir las normas de emisión o si la autoridad competente del gobierno interesado comprobare esta imposibilidad, la autorización será denegada.

3. Cuando no se cumplan las normas de emisión, la autoridad competente del gobierno interesado adoptará todas las medidas necesarias para procurar que las condiciones de la autorización se cumplan, y si fuera necesario, que se prohíba el vertido.

Artículo 5

1. La Comisión internacional propondrá los valores límite previstos en el apartado 2 del artículo 3 y, si fuera necesario, su aplicación a los vertidos en las alcantarillas. Estos valores límite se fijarán de conformidad con el procedimiento previsto en el artículo 14. Después de su adopción, serán incluídos en el Anexo IV.

2. Estos valores límite se definirán:

a) por la concentración máxima admisible de una sustancia en los vertidos

y, si fuera adecuado,

b) por la cantidad máxima admisible de una sustancia de este tipo expresada en unidades de peso del contaminante por unidad de elemento característica de la actividad contaminadora (por ejemplo, unidad de peso por materia príma o por unidad de producto).

Si fuere adecuado, los valores límite aplicables a los residuos industriales se fijarán por sectores y por tipos de productos.

Los valores límite aplicables a las sustancias recogidas en el Anexo I se determinarán principalmente tomando como base:

- la toxicidad,

- la persistencia,

- la bioacumulación,

teniendo en cuenta los mejores medios técnicos disponibles.

3. La Comisión internacional propondrá a las Partes Contratantes los límites de los plazos contemplados en el apartado 3 del artículo 3 en función de las características propias de los sectores industriales afectados y, en su caso, de los tipos de producto. Estos límites se fijarán de conformidad con el procedimiento en el artículo 14.

4. La Comisión internacional utilizará los resultados obtenidos en los puntos de medición internacionales para evaluar en qué medida varía el contenido de las aguas del Rin en las sustancias recogidas en el Anexo I, después de la aplicación de las anteriores disposiciones.

5. En lo que se refiere a la calidad de las aguas del Rin, la Comisión internacional podrá proponer, si fuera necesario, otras medidas destinadas a reducir la contaminación de dichas aguas teniendo en cuenta, en particular, la toxicidad, la persistencia y la bioacumulación de la sustancia considerada. Estas propuestas se adoptarán de conformidad con el procedimiento previsto en el artículo 14.

Artículo 6

1. Todo vertido de una de las sustancias recogidas en el Anexo II que pueda afectar a la calidad de las aguas del Rin, deberá ser objeto de una regulación por parte de las autoridades nacionales, con vistas a una estricta limitación.

2. Los gobiernos Partes del presente Convenio procurarán establecer, en el plazo de dos años a partir de la entrada en vigor del presente Convenio, programas nacionales de reducción de la contaminación de las aguas del Rin por las sustancias recogidas en el Anexo II, para cuya ejecución aplicarán, en particular, los medios previstos en los apartados 1, 4, 6 y 7 del presente artículo.

3. Las Partes Contratantes se concertarán en el seno de la Comisión internacional antes de establecer estos programas nacionales. Con este fin, la Comisión internacional procederá regularmente a efectuar una comparación de los proyectos de programas nacionales con vistas a asegurar la coherencia de los objetivos y de los medios de estos proyectos y presentará propuestas a fin de alcanzar, en particular, objetivos comunes de reducción de la contaminación de las aguas del Rin. Estas últimas propuestas se adoptarán aplicando el procedimiento previsto en el artículo 14 del presente Convenio. La comparación de los proyectos de programas nacionales no podrán retrasar la aplicación a nivel nacional o regional de las medidas tendentes a reducir la contaminación de las aguas del Rin.

4. Todo vertido que pueda contener una de las sustancias recogidas en el Anexo II se someterá a una autorización previa concedida por la autoridad competente del gobierno interesado en la que se fijen las normas de emisión. Éstas se determinarán en función de los objetivos de calidad previstos en el apartado 5.

5. Los programas contemplados en el apartado 2 anterior incluirán los objetivos de calidad para las aguas del Rin.

6. Los programas podrán contener también disposiciones específicas relativas a la composición y al empleo de sustancias o de grupos de sustancias y de productos, y tendrán en cuenta los últimos progresos técnicos económicamente factibles.

7. Los programas fijarán los plazos para su aplicación.

8. Los programas y los resultados de su aplicación se comunicarán a la Comisión en forma de resúmenes.

Artículo 7

1. Las Partes Contratantes adoptarán todas las medidas legales y reglamentarias para garantizar que el depósito de las sustancias recogidas en los Anexos I y II se efectúe sin que exista peligro de contaminación de las aguas del Rin.

2. La Comisión internacioanal propondrá, si fuere necesario, a las Partes Contratantes, medidas apropiadas relativas a la protección de las aguas subterráneas para prevenir la contaminación de las aguas del Rin por las sustancias recogidas en los Anexos I y II.

Artículo 8

1. Las Partes Contratantes velarán por el control de los vertidos en aplicación del presente Convenio.

2. Informarán anualmente a la Comisión internacional de la experiencia adquirida.

Artículo 9

La aplicación de las medidas adoptadas en virtud del presente Convenio no podrá en ningún caso tener como efecto un aumento directo o indirecto de la contaminación de las aguas del Rin.

Artículo 10

1. A fin de controlar el contenido de las aguas del Rin en las sustancias recogidas en los Anexos I y II, cada uno de los gobiernos interesados se encargará, en las estaciones de medición convenidas en el Rin, de la instalación y del funcionamiento de aparatos y de sistemas de medición, que sirvan para determinar la concentración de dichas sustancias.

2. Cada uno de los gobiernos interesados informará regularmente, al menos una vez al año, a la Comisión internacional, de los resultados de estos controles.

3. La Comisión internacional redactará un informe anual que resuma los resultados de los controles y permita seguir la evolución de la calidad de las aguas del Rin.

Artículo 11

Cuando un gobierno Parte del presente Convenio, compruebe un aumento súbito y notable de las sustancias recogidas en los Anexos I y II en las aguas del Rin o tenga conocimiento de un accidente cuyas consecuencias puedan amenazar gravemente la calidad de estas aguas, informará sin demora a la Comisión internacional y las Partes Contratantes que pudieran verse afectadas según un procedimiento que la Comisión internacional deberá elaborar.

Artículo 12

1. Las Partes Contratantes informarán regularmente a la Comisión internacional sobre la experiencia adquirida durante la aplicación del presente Convenio.

2. La Comisión internacional formulará, en su caso, recomendaciones con el fin de mejorar paulatinamente la aplicación de este Convenio.

Artículo 13

La Comisión internacional elaborará recomendaciones para lograr resultados comparables por medio del empleo de métodos adecuados de medición y de análisis.

Artículo 14

1. Los Anexos I y IV, que forman parte integrante de presente Convenio, podrán modificarse y completarse con vistas a su adaptación al desarrollo científico y técnico o a la mejora de la eficacia de la lucha contra la contaminación química de las aguas del Rin.

2. Con este fin, la Comisión internacional recomendará las modificaciones o elementos adicionales que estime pertinentes.

3. Los textos modificados o completados entrarán en vigor después de su adopción unánime por las Partes Contratantes.

Artículo 15

Toda contraversia entre las Partes Contratantes relativa a la interpretación o a la aplicación del presente Convenio, que no haya podido solucionarse mediante negociación, salvo que las partes de la controversia dispongan lo contrario, será sometida a arbitraje, a instancia de una de ellas, de conformidad con lo dispuesto en el Anexo B, que forma parte integrante del presente Convenio.

Artículo 16

Para la aplicación del presente Convenio, la Comunidad Económica Europea y sus Estados miembros actuarán en los ámbitos de sus respectivas competencias.

Artículo 17

1. Cada una de las Partes signatarias notificará al gobierno de la Confederación Suiza la ejecución de los procedimientos requeridos en lo que a ella respecta, para la entrada en vigor del presente Convenio.

2. Sin perjuicio de la notificación por cada Parte del cumplimiento de los procedimientos requeridos para la entrada en vigor del Acuerdo adicional del Acuerdo sobre la Comisión internacional para la protección del Rin contra la contaminación, el presente Convenio entrará en vigor el primer día del segundo mes siguiente a la recepción de la última notificación prevista en el apartado anterior.

Artículo 18

Al término de un plazo de tres años desde la entrada en vigor del presente Convenio, cada una de las Partes Contratantes podrá denunciarlo en cualquier momento mediante una declaración remitida al gobierno de la Confederación Suiza. La denuncia surtirá efecto, para la Parte denunciante, seis meses después de que el gobierno de la Confederación Suiza haya recibido la declaración.

Artículo 19

El gobierno de la Confederación Suiza informará a las Partes Contratantes de la fecha de recepción de toda notificación o declaración recibidas en aplicación de los artículos 14, 17 y 18.

Artículo 20

1. Si una de las Partes del Acuerdo de 29 de abril de 1963 sobre la Comisión internacional para la protección del Rin contra la contaminación denunciare este Acuerdo, las Partes Contratantes procederán sin demora a celebrar consultas sobre las medidas necesarias para asegurar la continuidad de ejecución de las tareas que corresponden a la Comisión internacional con arreglo al presente Convenio.

2. Si en los seis meses siguientes a la apertura de las consultas no se hubiere alcazado un acuerdo, cada una de las Partes Contratantes podrá denunciar el presente Convenio en cualquier momento, de conformidad con el artículo 18, antes de la expirarción del plazo de tres años.

Artículo 21

El presente Convenio, redactado en un ejemplar único, en lenguas alemana, francesa y neerlandesa, siendo los tres textos igualmente auténticos, se depositará en los archivos del gobierno de la Confederación Suiza, que remitirá una copia certificada conforme a cada una de las Partes Contratantes.

Hecho en Bon el 3 de diciembre de 1976.

Por el Gobierno de la República Federal de Alemania

Por el Gobierno de la República Francesa

Por el Gobierno del Gran Ducado de Luxemburgo

Por el Gobierno del Reino de los Paises Bajos

Por el Gobierno de la Confederación Suiza

Por la Comunidad Económica Europea

ANEXO A

Para la aplicación del presente Convenio, se considerará que el Rin comienza a la salida del Lago inferior e incluye los brazos, hasta la línea costera, por los que sus aguas corren libremente hasta el mar del Norte, incluyendo el IJssel hasta Kampen.

Al establecer los programmas nacionales previstos en el artículo 6 del Convenio, en lo que se refiere a los objectivos de calidad y, al coordinar los programmas en el seno de la Comisión internacional, se tendrá en cuenta, según los casos, la distinción entre aguas dulces y aguas salobres del río.

ANEXO B

ARBITRAJE

1. A menos que las partes de la controversia dispongan lo contrario, el procedimiento de arbitraje se desarrollará con arreglo a lo dispuesto en el presente Anexo.

2. El Tribunal de arbitraje estará compuesto por tres miembros. Cada una de las partes de la controversia nombrará a un árbitro. Los dos árbitros nombrados de esta forma designarán de común acuerdo a un tercero que sumirá la presidencia del Tribunal.

Si al término de un plazo de dos meses a partir de la designación del segundo árbitro, no hubiere sido designado el presidente del Tribunal, el Presidente des Tribunal Europeo de los Derechos del Hombre procederá, a instancia de la parte más diligente, a designarlo en un nuevo plazo de dos meses.

3. Si en un plazo de dos meses desde la recepción de la petición prevista en el artículo 15 del Convenio, una de las partes de la controversia no hubiere designado al miembro del Tribunal que le corresponde, la otra parte podrá recurrir al Presidente del Tribunal Europeo de los Derechos del Hombre, que designará al presidente del Tribunal de arbitraje en un nuevo plazo de dos meses. Desde el momento de su nombramiento, el presidente del Tribunal de arbitraje requerirá a la parte que no hubiera nombrado árbitro para que lo haga en un plazo de dos meses. Transcurrido este plazo, someterá el asunto al Presidente del Tribunal Europeo de los Derechos del Hombre, que procederá a dicha designatión en un nuevo plazo de dos meses.

4. Si en los casos contemplados en los apartados anteriores, el Presidente del Tribunal Europeo de los Derechos del Hombre tuviere algún impedimento o fuere nacional de una de las partes de la controversia, la designación del presidente del Tribunal o el nombramiento del árbitro corresponderá al vicepresidente del Tribunal o al miembro de mayor antigüedad del Tribunal que no tenga impedimento alguno ni sea nacional de una de las partes en litigio.

5. Las disposiciones precedentes se aplicarán, según el caso, para cubrir las vacantes.

6. El Tribunal de abitraje decidirá con arreglo a las normas de Derecho internacional y, en particular, con arreglo a las disposiciones del presente Convenio.

7. Las decisiones del Tribunal de arbitraje, tanto en lo que se refiere al procedimiento como al fondo, se adoptarán por mayoría de votos de sus miembros, sín que la ausencia o la abstención de uno de los miembros del Tribunal designado por las partes le impidan a éste pronunciarse. En caso de empate, decidirá el voto del presidente. Las decisiones del Tribunal serán vinculantes para las partes. Estas sufragarán los gastos del árbitro que hayan designado y compartirán a partes iguales los demás gastos. Sobre los demás aspectos, el Tribunal de arbitraje establecerá su propio procedimiento.

8. En caso de controversia entre dos Partes Contratantes, de las cuales sólo una sea un Estado miembro de la Comunidad Económica Europea, siendo a su vez Parte Constratante, la otra Parte enviará el requerimiento a este Estado miembro y a la Comunidad, que le notificarán conjuntamente, en un plazo de dos meses a partir de la recepción del requerimiento, si el Estado miembro, la Comunidad o el Estado miembro y la Comunidad se constituyen, conjuntamente, en partes de la controversia. A falta de esta notificación en dicho plazo, el Estado miembro y Comunidad serán considerados como una misma y única parte de la controversia para la aplicación de lo dispuesto en el presente Anexo. Lo mismo ocurrirá cuando el Estado miembro y la Comunidad se constituyan conjuntamente en parte de la controversia.

ANEXO I

Categorías y grupos de sustancias

El Anexo I incluye determinadas sustancias individuales que forman parte de las categorías y grupos de sustancias siguientes, seleccionadas principalmente en función de su toxicidad, persistencia y bioacumulación, con excepción de las que son biológicamente inofensivas o que se transforman rápidamente en sustancias biológicamente inofensivas:

1. compuestos órgano-halogenados y sustancias que puedan originar este tipo di compuestos en el medio acuático.

2. compuestos órgano-fosforados.

3. compuestos órgano-estánnicos.

4. sustancias cuyo poder cancerígeno en el medio acuático o a través de éste se haya comprobado (1).

(1) En la medida en que determinadas sustancias recogidas en el Anexo II tienen un poder cancerígeno, dichas sustancias se incluyen en la categoría 4 del presente Anexo.

5. mercurio y compuestos del mercurio.

6. cadmio y compuestos del cadmio.

7. aceites minerales persistentes e hidrocarburos de origen petrolífero persistentes.

ANEXO II

Categorías y grupos de sustancias

El Anexo II incluye:

- las sustancias que forman parte de las categorías y grupos de sustancias enumerados en el Anexo I y para los que no se han fijado los valores límite contemplados en el artículo 5.

- determinadas sustancias individuales y determinadas categorías de sustancias que forman parte de las categorías y grupos de sustancias enumerados a continuación.

y que tienen un efecto perjudicial sobre el medio acuático que, sin embargo, puede estar limitado a una determinada zona y que depende de las características de las aguas receptoras y de su localización.

Categorías y grupos de sustancias contempladas por el segundo guión:

1. Los metaloides y metales siguientes, así como sus compuestos:

1. zinc

2. cobre

3. níquel

4. cromo

5. plomo

6. selenio

7. arsénico

8. antimonio

9. molibdeno

10. titanio

11. estaño

12. bario

13. berilio

14. boro

15. uranio

16. vanadio

17. cobalto

18. talio

19. teluro

20. plata

2. Biocidas

y sus derivados que no figuren en el Anexo I;

3. Sustancias que tengan un efecto perjudicial para el gusto y/o el olor de los productos de consumo humano derivados del medio acuático;

4. Compuestos órgano-silicados tóxicos o persistentes y sustancias que puedan originar este tipo de compuestos en las aguas, salvo aquéllos que sean biológicamente inofensivos o que se transformen rápidamente en el agua en sustancias inofensivasá;

5. Compuestos inorgánicos de fósforo y fósforo elemental;

6. Aceites minerales no persistentes e hidrocarburos de origen petrolífero no persistentes;

7. Cianuros,

fluoruros;

8. Sustancias que ejerzan una influencia desfavorable en el balance de oxígeno, en particular:

amomíaco,

nitritos.

ANEXO III

El inventario nacional previsto en el partado 1 del artículo 2 del presente Convenio tratará sobre los causantes de los vertidos, los puntos de vertido, las sustancias vertidas, clasificadas según su naturaleza y sobre la cantidad de estas sustancias.

2. Los elementos del inventario contemplados en el apartado 2 del artículo 2 del Convenio tratarán de las cantidades globales respectivas de las diferentes sustancias recogidas en el Anexo I, vertidas en las aguas de la cuenca del Rin entre los puntos de medición propuestos por la Comisión internacional y aceptados por todas las Partes Contratantes.

ANEXO IV

Valores límite (artículo 5)

>SITIO PARA UN CUADRO>