Glosario de las síntesis

Ayuda Exportar a PDF Imprimir esta página 

Armonización fiscal

Los artículos 110 a 113 del Tratado de Funcionamiento de la UE (TFUE) recogen disposiciones concretas sobre la imposición. La política fiscal de la Unión Europea (UE) se centra principalmente en el buen funcionamiento del mercado único, es decir, en garantizar que los ciudadanos y las empresas no tengan que enfrentarse a obstáculos relacionados con las actividades económicas transfronterizas.

Asimismo, también pueden adoptarse medidas fiscales a escala de la UE para apoyar políticas medioambientales y energéticas (artículos 192 y 194, respectivamente, del TFUE).

La Comisión Europea no considera que la armonización generalizada de los regímenes fiscales de los países de la UE sea necesaria en tanto en cuanto no se obstaculice el establecimiento y el funcionamiento del mercado único. En este sentido, los países deberían poder elegir el régimen que consideren más adecuado para sí mismos.

De acuerdo con el principio de subsidiariedad, únicamente se tomarán medidas a escala de la UE cuando la iniciativa a escala nacional no haya dado lugar a una solución eficaz y este objetivo pueda lograrse mejor a escala de la UE.

Los esfuerzos de armonización de la UE se centran principalmente en la legislación de la fiscalidad aplicable a bienes y servicios [impuestos indirectos como el impuesto sobre el valor añadido (IVA) e impuestos especiales que gravan productos energéticos, electricidad, alcohol y labores del tabaco] en lugar de la fiscalidad aplicable a ingresos y beneficios (impuestos directos).