Glosario de las síntesis

Ayuda Exportar a PDF Imprimir esta página 

Principio de cautela (o de precaución)

El concepto de principio de cautela nació a partir de una Comunicación de la Comisión, adoptada en febrero de 2000, donde se definía este concepto y se explicaba cómo se proponía aplicarlo.

Este principio, que se trata en el artículo 191 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, hace referencia a un enfoque de la gestión del riesgo según el cual, en caso de que una política o acción pudiera causar daños a las personas o al medio ambiente, y no existiera consenso científico al respecto, la política o acción en cuestión debería abandonarse. Esta situación deberá revisarse conforme se disponga de nueva información científica.

El recurso al principio de cautela solo estará justificado en caso de riesgo potencial y en ningún caso podrá justificar una toma de decisión arbitraria.

El marco regulador de las sustancias químicas en la Unión Europea [Reglamento (CE) no 1907/2006, conocido como REACH] se basa en el principio de cautela, al igual que la legislación alimentaria general [Reglamento (CE) no 178/2002].