Glosario de las síntesis

Ayuda Exportar a PDF Imprimir esta página 

Derecho de petición

Por «derecho de petición» se entiende el derecho de todo ciudadano de la Unión Europea (UE) y de toda persona física o moral que resida o tenga su domicilio social en un país de la UE a presentar ante el Parlamento Europeo una petición o reclamación sobre un asunto propio de los ámbitos de actuación de la UE que le afecte directamente (artículo 227 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea).

Las peticiones se clasifican como sigue:

  • «para información» (indica dónde se puede obtener más información);
  • «para otra acción» (a tener en cuenta en propuestas legislativas o acciones políticas);
  • «para opinión» (requiere una respuesta por escrito de la comisión parlamentaria competente).

La comisión parlamentaria de peticiones, que actúa en nombre de los ciudadanos y residentes de la UE, examina la admisibilidad de las peticiones y, si lo considera oportuno, puede someter una cuestión al Defensor del Pueblo. Si una petición se considera admisible, la comisión de peticiones puede pedir a la Comisión Europea que le proporcione documentos o datos. Asimismo, puede transmitir la petición a otras comisiones parlamentarias para su información, con objeto de que emprendan alguna acción. En determinados casos excepcionales, la comisión de peticiones puede presentar un informe al Parlamento para su aprobación en el pleno, o efectuar una misión de investigación.