Glosario de las síntesis

Ayuda Exportar a PDF Imprimir esta página 

Jerarquía de las normas de la Unión Europea (UE)

El derecho de la Unión Europea se basa en el derecho primario y el derecho secundario (o derivado). El derecho primario está constituido por los Tratados, los principios generales establecidos por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) y los acuerdos internacionales. El derecho derivado está constituido por todos los actos que permiten ejercer las competencias de la UE.

Con la entrada en vigor del Tratado de Lisboa y la desaparición de la anterior estructura de pilares, la mayoría de las políticas europeas pasan a estar sujetas al método comunitario, con excepción de la política exterior y de seguridad común (PESC). Sólo podrán adoptarse los actos enunciados en el artículo 288 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (UE): Reglamentos, Directivas, Decisiones, Recomendaciones y Dictámenes. En la mayoría de los casos, los Tratados prevén el tipo de acto que debe utilizarse. En caso contrario, el artículo 296 del TFUE permite a las instituciones decidir el tipo de acto que debe adoptarse en cada caso.

Asimismo, el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE) introduce una jerarquía de normas en el derecho derivado. En concreto, establece una distinción entre:

  • los actos legislativos (artículo 289 del TFUE): actos jurídicos adoptados por un procedimiento legislativo ordinario o especial;
  • los actos delegados (artículo 290 del TFUE): actos no legislativos de alcance general que completan o modifican determinados elementos no esenciales de un acto legislativo. El poder para adoptar este tipo de actos puede ser delegado a la Comisión por el Parlamento Europeo o el Consejo;
  • los actos de ejecución (artículo 291 TFUE): actos, en general, adoptados por la Comisión, a la que se le confía la competencia de ejecución. En algunos casos el Consejo también puede adoptar actos ejecutivos.